Archivo para sobrevivientes

¿QUÉ SIGNIFÍCAN LAS “VESTIDURAS BLANCAS” DE REV. 7:13-14?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 19/11/2014 by Armando López Golart

untitled 3Una de las enseñanzas más sorprendentes con las que nos hemos topado, tiene que ver con aquella que afirma que las “vestiduras blancas” en la Biblia son clara evidencia de que sus poseedores pasarán a gobernar con Cristo en el reino de Dios; uno de los personajes que más se prodiga en tan discutible “enseñanza”, es el ínclito Apologista Mario Olcese y que recientemente (13/11/14) publicó un video bajo el título “Uyuyuy: ¡otra prueba contundente de que la grande muchedumbre reinará con cristo mil años!” y en cuya “entradilla” de presentación, nos decía lo siguiente;:

Este vídeo les presentará varios pasajes bíblicos clave y luego escucharán mis comentarios sobre lo que nos quieren enseñar éstos, y que los convencerán de que la grande muchedumbre que sale de la gran tribulación, reinará con Cristo en su trono y en su reino.” (Negritas nuestras).

Observen que en dicho titular, ese “genio” de la teología nos señala que estaríamos hablando de una prueba “contundente” y en la entradilla mencionada, que determinados pasajes “nos convencerán” de que dicha multitud salida de tan catastrófico acontecimiento, efectivamente, reinarán con Cristo en el reino de Dios…… algo que los autores de este blog ya les aseguramos que es totalmente falso, como todo lo que sale de tan disparatada mente. Porque en el desarrollo de su planteamiento (y para ponerles en antecedentes de qué va la cosa), lo que hace el autor en cuestión es establecer una relación causa/efecto entre el ir cubierto con “vestiduras blancas” y para lo cual usa una serie de pasajes que tienen esa expresión como denominador común, con el reinar con Cristo en el reino de Dios y por lo que, dado que de aquellos que “salen de la gran tribulación” se nos dice que están vestidos de la “larga ropa blanca” (Rev. 7:9), resulta que dichas personas y siempre según el planteamiento del Sr. Olcese, también reinarán con Cristo junto a los participantes de la “primera” resurrección de Rev. 20:6.

Dicho lo cual y no perdiendo de vista el hecho, importantísimo en esta cuestión, que cuando estamos hablando de esos que “salen de la gran tribulación” estamos hablando de personas que “sobreviven” a la misma (luego no han muerto en ella), por lo que pasan con vida al reino de Dios y circunstancia esta que les inhabilita totalmente de participar en resurrección alguna, veamos ahora lo que las Escrituras nos dicen acerca del significado, más bien “simbolismo”, del estar uno vestido con ropajes blancos; de entrada tenemos que el color que más se menciona en la Biblia es precisamente el blanco y que fundamentalmente se utiliza como símbolo de justicia y limpieza espiritual ante Dios, eso es, se relaciona dicho color con el mantener uno una condición aprobada ante el Creador, como se infiere de los siguientes pasajes y referidos en este caso a ángeles:

Cuando entraron en la tumba conmemorativa, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido de una ropa larga blanca y se aturdieron.” (Mar. 16:5).

María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús.” (Juan 20:11-12).

También, los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos y estaban vestidos (los miembros de dicho ejército, no los caballos y por si hay algún “despistadillo” por ahí) de lino fino, blanco y limpio. (Rev. 19:14). (Acotación nuestra).

Sin embargo, ni los ángeles, ni los miembros del ejército celestial (ni los caballos, por supuesto) y aunque vayan ataviados con vestimentas de color blanco, tienen nada que ver con el reinar al lado de Cristo en el milenio; partiendo de dicha premisa, volvamos a los sobrevivientes de la “gran tribulación” y veamos la razón del porque se nos los muestra en Rev. 7:9, ataviados con “vestiduras blancas”, algo que se nos explica en los siguientes versos 13-14:

Después de estas cosas vi y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. (……)

13 Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero”.”

Y puesto que la ropa literal no se puede lavar y mucho menos, emblanquecer con sangre, tenemos que estar hablando de algo simbólico y que solo puede estar relacionado con una apariencia de justicia…… eso es, que por haber ejercido fe en el sacrificio de Jesucristo, dichas personas han adquirido una condición aprobada ante Dios (y que se simboliza presentándolos cubiertos de ropaje blanco), como se deduce del verso 15 en donde se lee como sigue:

Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda (en señal de protectora aprobación) sobre ellos.” (Acotación nuestra).

Que ello es así, queda constatado por lo que las Escrituras nos dicen de la “novia de Cristo”, al explicarnos el significado de sus inmaculadas prendas blancas de “lino fino y brillante” que reflejaban su pureza:

Regocijémonos y llenémonos de gran gozo y démosle la gloria, porque han llegado las bodas del Cordero y su esposa se ha preparado. 8 Sí, a ella se le ha concedido estar vestida de lino fino, brillante y limpio (obviamente blanco), porque el lino fino representa los actos justos de los santos.” (Rev. 19:7-8). (Acotaciones nuestras).

No queda ninguna duda, por  tanto, que el estar vestido de “largas ropas blancas” tiene que ver con una “condición” de la persona como tal y no como indicativo de una “posición” o cargo a ocupar en un momento determinado. Pero es que además, el que estas personas de las que estamos hablando y que son las que “salen” de la “gran tribulación” (luego sobreviven a ella) no reinarán con Cristo en el milenio, queda probado por lo que se lee en los versos siguientes y algo de lo que el Sr. Olcese parece no haberse dado cuenta…… cierto es, que después de la “genialidad” interpretativa de esta “figura” de la teología al afirmar que en Rev. 20:6 “no se dice por ningún lado” que aquellos que tomen parte de esa “primera” resurrección mencionada, son los únicos que reinarán con Cristo durante el periodo milenial, cualquier cosa se puede esperar de tan esperpéntico personaje; hecho este pequeño inciso, veamos ahora qué es lo que se nos dice en los versos 16-17 de ese capítulo 7 de Revelación o Apocalipsis:

Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.”

Sí analizamos con atención este pasaje, veremos que estas personas “salidas” del trágico evento ocurrido sobre la tierra y causado por el juicio divino, serán “pastoreadas” y “guiadas a fuentes de aguas de vida” y ello durante el milenio (observemos que la acción transcurre con Jesucristo ya instalado en su trono y ejerciendo como rey)…… algo de lo que no precisan esos que acompañan a Jesucristo en su reinar (Rev. 14:1), pues al ser resucitados reciben la inmortalidad que les confiere el tener vida en sí mismos y por lo que no necesitan ni ser “pastoreados” ni “guiados” a fuentes de “agua de vida” alguna. Pero que además, al ser reyes y sacerdotes del Dios Altísimo y de Su Cristo, no solo no necesitan de ser “pastoreados” o dirigidos por nadie, sino que son ellos los que guían en su condición de reyes y pastorean en su condición de sacerdotes, bajo la dirección del Hijo de Dios, a esos miembros de la “gran muchedumbre” salidos de la “gran tribulación” (Rev. 7:9; 14), así como a aquellos que durante el milenio vayan resucitando.

Luego lo considerado hasta el momento, nos deja claro que esa gran multitud de la que se nos habla en Rev. 7:9 y que sobrevive a la “gran tribulación, lejos de reinar con Cristo lo que hacen es beneficiarse de la dirección y pastoreo de esos reyes y sacerdotes salidos de la “primera” resurrección, durante el milenio y junto con aquellos que vayan resucitando en el transcurso del mismo…… aparte del hecho incontestable, de que puesto que los miembros de dicha gran multitud pasan con vida al reino de Dios, no pueden participar de resurrección alguna y algo que por lo visto, es incapaz de entender ese “súmmum” de la lógica y el sentido común que es el Sr. Olcese. Pero veamos unos pasajes que dicho personaje menciona en el video mencionado y que nos dan la razón a nosotros (algo de lo que al parecer no se ha enterado el “caballero” en cuestión), en el sentido de que esa multitud de personas que sobrevive a la gran tribulación, puesto que no han muerto, no pueden acceder al gobierno del reino de Dios en calidad, también, de inmortales reyes y sacerdotes, pues esto es lo que leemos en Rev. 3:21:

Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.”

Fíjense ustedes, que la condición para sentarse junto a Cristo en un trono en el reino de Dios, era el “vencer” como él había vencido y algo que todos sabemos en qué consistió dicha victoria: aguantar hasta una muerte de martirio, en defensa de su integridad a Dios…… por lo que se espera que todos aquellos que deseen alcanzar dicho privilegio, tienen que pasar por ahí pues, según Pablo y en armonía con el texto que acabamos de considerar, para resucitar a la semejanza de Cristo, eso en gloria e inmortalidad, hay que morir a la semejanza de este sufriendo una muerte de sacrificio (Rom.6:5); ello nos lleva a considerar, otro de los pasajes que nos menciona el Sr. Olcese en su video que también va en línea con nuestra afirmación y que se encuentra en Rev. 6:9-11, donde se lee así:

Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido degollados (o asesinados, en todo caso muertos) a causa de la palabra de Dios y a causa de la obra de testimonio que solían tener. 10 Y clamaban con voz fuerte y decían: “¿Hasta cuándo, Señor Soberano santo y verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar (algo que no tendría sentido pedir, si hubieran muerto por causas naturales) nuestra sangre en los que moran en la tierra?”. 11 Y a cada uno de ellos se dio una larga ropa blanca (y por lo que vamos viendo hasta el momento, ello solo significaría que se les “reafirmó” en su condición de aprobados ante el Altísimo); y se les dijo que descansaran por un poco de tiempo más, hasta que se completara también el número de sus coesclavos y de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como ellos también lo habían sido (eso es, asesinados en defensa de su fe).” (Acotaciones nuestras).

Por lo que resulta que es el propio Jehová Dios, el que nos dice que aquellos que tengan que reinar en su reino, tienen que morir inexcusablemente una muerte de sacrificio en defensa de su integridad hacia Él…… y algo que no ocurre con aquellos que sobreviven a la “gran tribulación” y como la misma palabra nos indica: si “sobreviven” a ella, es que no han muerto; y que ello es como se lo explicamos nosotros, queda de nuevo confirmado por la visión que se le dio a Juan y en la que se nos muestra una característica como denominador común, entre aquellos que ocupan los tronos del reino, según Rev. 20:4:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha (o asesinados) por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Acotación nuestra).

Noten que lo que se destaca en este pasaje, es que no es la clase de vestimenta que uno lleva la que determina si uno accede a reinar con Cristo o no, sino el hecho de haber sido “ejecutado con hacha”, eso es, el sufrir una muerte violenta o de martirio en defensa de su integridad a Dios y prescindiendo de cual haya sido el instrumento usado para tal fin, pues en dicho pasaje no se pone el énfasis en el instrumento usado para dar muerte, sino por la violencia en que esta se produce; por lo que una vez más se incide en las Escrituras, que solo se puede acceder al gobierno del reino en calidad de inmortal reye y sacerdote mediante el sufrir una muerte de martirio como la que acabó con la vida de Jesús…… y algo que no ocurre, repetimos, con aquellos que salen con vida de la gran tribulación y por lo que el término “sobrevivientes” se ajusta perfectamente a su situación. Lo que queda claro entonces, es que lo de las “vestiduras blancas” no es más que algo accesorio en todo este asunto y que se limita a señalar que uno tiene el favor de Dios en un momento determinado; pero claro, resulta que el Sr. Olcese, ignorante donde los haya en cuanto a conocimiento escritural y del dominio de su contexto (e incapaz, por otra parte, de leer con un mínimo de corrección cualquier texto que se le presente), apoya su versión de unos sobrevivientes de la “gran tribulación” reinando también con Cristo en el reino de Dios, en las palabras de Pablo contenidas en 1 Tes. 4:15-17 y en donde se lee como sigue:

Porque esto les decimos por palabra de Jehová: que nosotros los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor no precederemos de ninguna manera a los que se han dormido en la muerte; 16 porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero. 17 Después, nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire; y así siempre estaremos con el Señor.”

Para entender lo que Pablo nos estaba queriendo decir con esa referencia a “nosotros los vivientes”, tenemos que acudir a lo que bíblicamente se entiende por dicha expresión y por lo que tendríamos que empezar por analizar unas palabras que en su momento pronunció Jesús, que se encuentran en Mat. 8:21-22:

Entonces otro de los discípulos le dijo: “Señor, permíteme primero ir y enterrar a mi padre”. 22 Jesús le dijo: “Continúa siguiéndome y deja que los muertos entierren a sus muertos”.”

Veamos ahora, algo muy interesante que dijo el apóstol Pedro en su primera carta:

De hecho, con este propósito las buenas nuevas fueron declaradas también a los muertos, para que fueran juzgados en cuanto a la carne desde el punto de vista de los hombres, pero vivieran en cuanto al espíritu desde el punto de vista de Dios.” (1 Pedro 4:6)

Pero dado que en Ecl. 9:5 se nos dice que “en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto”, tenemos que preguntarnos de nuevo de qué clase de muertos se nos está hablando, que no solo podían enterrar a sus propios muertos, sino que además se les podían declarar las “buenas nuevas”…… y algo a lo que Pablo añade un poco de luz, cuando nos dice lo siguiente:

Además, aunque estaban muertos en sus ofensas y en el estado incircunciso de su carne, Dios los vivificó junto con él (Jesucristo). Bondadosamente nos perdonó todas nuestras ofensas.” (Col. 2:13). (Acotación nuestra).

Luego tanto Jesús, como Pablo y, posteriormente Pedro, se estaban refiriendo a personas vivas y que a causa del pecado heredado, estaban en una condición de muertos ante su Creador; recordemos que en el caso de Adán, lo que se le dijo fue que en el día que comiera del árbol prohibido “moriría”…… sin embargo, después de haber montado la que montó, este vivió aún cientos de años antes de morir, luego ¿es que se equivocó Jehová? No, sino que lo que ocurrió es que en el preciso momento de caer en la desobediencia, Adán ya fue dado como muerto por su Creador Dios y dada la inmutabilidad de la sentencia divina, pues en este mismo momento le fue retirada su capacidad de vivir eternamente y su cuerpo empezó el declive celular, hasta llegar a la muerte física; partiendo de esta idea, veamos ahora lo que, por otra parte, también dijo Jesús acerca de aquellos que le seguirían:

Muy verdaderamente les digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna y no entra en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida.” (Juan 5:24).

O lo que es lo mismo, que esas personas “muertas” que siguieron a Jesús y que recibieron la adopción como Hijos de Dios, pasaron a estar “vivas” ante el Creador, aunque estuvieran dentro de un cuerpo físico aún imperfecto como el resto de su contemporáneos…… y ahora, teniendo esto en mente, veamos lo que pudo decir el apóstol Juan acerca de sí mismo y personas de su misma condición, como el apóstol Pablo, por ejemplo:

Nosotros (eso es, aquellos que tenían la condición de Hijos de Dios, mediante el bautismo en espíritu santo) sabemos que hemos pasado de muerte a vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en la muerte.” (1 Juan 3:14). (Acotación nuestra).

De ahí que Pablo pudiera decir aquello de “nosotros los vivientes (o que habían sido declarados “vivos” por Dios) que sobrevivamos hasta la presencia del Señor…” (1 Tes. 4:15) y en claro contraste con el resto de la humanidad, que estaba muerta a los ojos de Dios; ahora bien, dado que ni él ni sus compañeros sobrevivieron al primer siglo ¿a quiénes se estaba refiriendo, entonces, con esa mención a determinados personajes de su misma condición como Hijos de Dios (fíjense que Pablo dice “nosotros los vivientes”, luego refiriéndose a un grupo en particular) que estarían presentes en el tiempo del regreso de Jesucristo a la tierra? Pues sencillamente a aquellos que se nos cita en Rev. 11:3 y que prefigurados por los “dos testigos”, en definitiva un pequeño resto “ungido” aún por aparecer y que por espacio de 1.260 días anunciarán por toda la tierra el inminente regreso de Jesucristo para tomar el control de los asuntos de la tierra…… recordemos que en el pasaje leído de Rev. 6:9-11 y que se nos habla de la apertura del quinto sello, a aquellos que claman venganza a Jehová por el vil asesinato del que han sido objeto, se les dice que esperen un poco más “hasta que se completara también el número de sus coesclavos y de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como ellos también lo habían sido”.

Entonces estaríamos hablando de que en ese pasaje de Rev. 6:9-11 mencionado, se nos dice que aún está por completarse un pequeño grupo de poderosísimas personas (Rev. 11:5-6) aquí en la tierra y a la manera de los Pablo, Pedro, Juan y compañía, que a su vez, completarán el gran total de otro grupo de personas asesinadas por su integridad a Dios y que en conjunto, son las que reinarán con Cristo en el reino de Dios…… y ya que viene a cuento, decir que si se precisa de un determinado grupo de personas para completar una cantidad mayor, eso significa que el número de aquellos que tienen que reinar con Jesucristo es una cantidad cerrada y predeterminada. Y de la única que se nos habla en las Escrituras en clara referencia a aquellos que forman parte de dicho gobierno de hechura divina, la encontramos en Rev. 14:1 y cuando se nos muestra a Jesucristo ya en su posición de rey, circundado por 144.000 cogobernantes con él…… por otra parte, que estaríamos hablando de una cantidad cerrada de personas que reinarían con Cristo en el milenio, queda claro cuando en Rom. 11:17-19 y hablando de un olivo simbólico que representaba a Israel, Pablo señala que unas ramas podían sustituir a otras, por lo que hay que entender que el número de ellas no se podía ni disminuir, ni aumentar.

Y que si nos permiten el inciso, eso es precisamente lo que nos propone esa catástrofe intelectual andante que es Apologista Mario Olcese y también supuesto “ungido”, cuando afirma que todos los cristianos bautizados de todos los siglos y según han ido apareciendo e independientemente de su número, más los notables del AT, más los sobrevivientes de la “gran tribulación” y que según Rev. 7:9 es incalculable, todos ellos juntos formarán parte de ese reino de inmortales reyes y sacerdotes que se sentarán en tronos al lado de Jesucristo en el milenio y conformando con ello, una cantidad “cuasi” galáctica compuesta de “millones, miles de millones” de gobernantes en el reino de Dios…… y que como animalada, no está nada mal.

Hecho este inciso y volviendo al tema que nos ocupa, vemos que las palabras de Pablo en 1 Tes. 4:15-17 acerca de “nosotros los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor”, nada tienen que ver con los sobrevivientes de la “gran tribulación”, pues estas personas poderosísimas por aparecer y a las que se refería Pablo, tenían que ser muertas “como ellos (los Pedro, Juan. Pablo y compañía) también los habían sido”, según Rev. 6:11…… hecho que se produce a los 1.260 días o tres años y medio de haber iniciado su comisión (Mat. 24:14) de anunciar al mundo la inminente venida del Hijo de Dios a la tierra, para tomar el control de la misma y que se nos relata de la siguiente manera:

Y cuando hayan terminado de dar su testimonio, la bestia salvaje que asciende del abismo hará guerra contra ellos y los vencerá y los matará. 8 Y sus cadáveres estarán en el camino ancho de la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también el Señor de ellos fue fijado en el madero. 9 Y los de los pueblos y tribus y lenguas y naciones mirarán sus cadáveres por tres días y medio y no permiten, que sus cadáveres sean puestos en una tumba. 10 Y los que moran en la tierra se regocijan sobre ellos y gozan y se enviarán regalos los unos a los otros, porque estos dos profetas atormentaron (con su predicación de la pronta llegada del Hijo de Dios y lo que ello significaba de juicio) a los que moran en la tierra.

11 Y después de los tres días y medio, espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos y se pusieron de pie y gran temor cayó sobre los que los contemplaban (eso es, resucitaron a la vista de todo el mundo y con lo que se identifica el momento en que se produce la “primera” resurrección, según se deduce de lo afirmado por Pablo en 1 Tes. 4:16-17). 12 Y oyeron una voz fuerte procedente del cielo decirles: “Suban acá”. Y subieron al cielo en la nube y sus enemigos los contemplaron.” (Rev. 11:7-12). (Acotaciones nuestras).

Luego es correcto lo que dice Pablo en 1 Tes. 4:15-17, en el sentido de que los de su clase (“ungidos”) que “estemos vivos en aquél momento seremos arrebatados” de la tierra (al igual que lo fue Jesucristo); sin embargo, estas personas no se puede confundir y como de forma disparatada hace el Sr. Olcese, con los vivos que salen de la “gran tribulación”, pues los personajes citados estaban vivos después de ser resucitados de una muerte violenta en defensa de su lealtad a Dios…… y circunstancia que no concurre en el caso de los sobrevivientes de Rev. 7:9; 14.

Por lo tanto y ya para concluir, vemos que nada tiene que ver el vestir de blanco, gris merengo o verde oliva para reinar al lado de Cristo, pues ha quedado claro que los que salen de la “gran tribulación” y si bien se les ha dotado de una indumentaria de color blanco, eso es, de “largas vestiduras blancas” no pueden de ninguna manera reinar en el milenio sencillamente porque al no haber muerto, no pueden participar de resurrección alguna…… requisito indispensable para adquirir la inmortalidad y la condición de reyes y sacerdotes de Dios y del Cristo durante el milenio, según Rev. 20:6. Luego lo que el Sr. Olcese tendría que hacer antes de decir tantas “chorradas”, es aprender a leer correctamente los textos bíblicos y contrastarlos adecuadamente con el contexto escritural (y que para algo está), para ver si estos apoyan sus planteamientos o no; pero claro, para eso hay que saber y ese “genio” de la interpretación bíblica no tiene ni puñetera idea de lo que habla, pues tal parece que lo más cercano que ha visto parecido a una Biblia, es la hoja dominical de alguna iglesia del vecindario…… ¡y es que si no es así, tantas “meteduras de pata” no se entienden!

MABEL

Anuncios

DOS “EJEMPLOS” DE RAZONAMIENTO LÓGICO Y SENTIDO COMÚN.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , on 16/11/2014 by Armando López Golart

mqdefaultcag1rzljHace unos días, en este blog publicamos un artículo bajo el título “Lo uno y lo contrario…… ¡¡en menos de un minuto!!” en el que nos hacíamos eco de un correo que nos remitió Apologista Mario Olcese y en donde nos “amenazaba” con que si nosotros continuábamos metiéndonos con él, criticando esa bazofia mentirosa a la que pomposamente llama “estudios”, él haría lo mismo con nosotros…… a lo que los autores de este blog, respondíamos en el sentido de que eso es precisamente lo que nosotros queremos que haga, pues cada vez que se mete con aquí los “mendas”, más quedan expuestas sus carencias en cuanto a conocimiento escritural y más el ridículo hace y algo que quedará fehacientemente confirmado, cuando les expongamos los “ejemplos” citados. Decíamos también, al final de nuestro escrito, que estuvieran atentos a su “demoledor ataque” como respuesta al mismo y que se produjo en el mismo día que publicamos nosotros el artículo de referencia, en dos videos que analizaremos seguidamente y a cual más disparatado, por lo que le rogamos al Sr. Olcese que sepa disculparnos el exceso ¡¡pero es que ya hay que ser acémila, para publicar lo que ha publicado!!

En el primero de ellos y bajo el título “Las dos clases de perfección: la del espíritu (carácter) y la del cuerpo en dos momentos distintos” (10/11/14), dicho personaje pasa a explicarnos y como se puede intuir del titular señalado, que existen dos clases de perfección y algo de lo que nunca, hasta donde nosotros recordamos, nos había dicho ni una sola palabra…… por lo que habría que suponer, que el espíritu santo le ha “soplado” al oído una nueva “revelación”; porque recordarán ustedes que según tan disparatado personaje nos cuenta y en el colmo de la estupidez, lo que expone en sus artículos son “descubrimientos bíblicos según se los revela el espíritu santo” (28/08/07, párrafo ocho) y afirmación que repite en su escrito del 29/03/08, en su antepenúltimo párrafo. Pero retomando el tema, resulta que un primer “perfeccionamiento” y según nos plantea dicho “entendido”, tiene que ver con el “carácter” o comportamiento que cada uno tiene con respecto de Dios y por lo que podríamos considerarlo como la perfección “espiritual” y que, según ese desconcertante “caballero”, ocurre durante la vida de uno.

De tal suerte, que cuando el Altísimo declaró, por ejemplo a Job, como un personaje “perfecto”, estaba señalando al hecho de que dicho personaje ya era “per-fec-to” en su condición espiritual…… mientras que la perfección del cuerpo físico, eso es, los pequeños “defectillos” que uno pudiera tener como, ser manco, cojo, ciego, paralítico, etc. etc. etc., se producirá en el momento del regreso de Cristo a la tierra y en la llamada “primera” resurrección. Lo que sorprende grandemente, es que nada de esto nos dijo el Sr. Olcese en el video que publicó el 26/10/14 y en el que en una delirante y esperpéntica dramatización, señal inequívoca de que ese “caballero” tal parece no estar en sus cabales, señalaba que Jehová ya había declarado a Job “per-fec-to” en vida de este y, repetimos, sin decirnos absolutamente nada acerca del tipo de perfección al que se estaba refiriendo en ese video (probablemente fue una “revelación” de última hora)…… luego la pregunta es ¿por qué no nos matizó dicha cuestión en ese momento y nos lo hace ahora?

Pues, sencillamente, porque no puede objetar nada a lo que le planteábamos en nuestro artículo mencionado al inicio del primer párrafo de este escrito y en donde le señalábamos las contradicciones en las que sobre este tema quedó entrampado; por lo que como el clásico “trilero” que es, se saca ahora ese disparate de la manga para salirse como sea del “embolao” en el que se ha metido…… pero no adelantemos acontecimientos y vean ustedes lo que ya nos plantea en la “entradilla” que sirve de orientación, sobre el tema del que se va a tratar en el video que estamos analizando:

Hay dos perfecciones que todo cristiano debe buscar, la del carácter, que es uno espiritual, y la del cuerpo, que se logrará cuando Cristo venga a transformarnos para darnos el regalo del cuerpo perfecto, que ya no esté sujeto a las taras, enfermedades, y a la muerte.

La Biblia dice que Job era un hombre perfecto, tal como lo fueron Noé, Abraham, Asa y todos los hombres y mujeres ejemplares que nos hablan las Escrituras. Esta perfección está referida sólo al carácter. Ellos demostraron su fe con obras de justicia y de rectitud que los convirtieron en perfectos a la vista de Dios. Sin embargo, resta aún la perfección del cuerpo (Romanos 8:23), la cual se producirá sólo en la parusía de Cristo. Mientras tanto, mientras vamos haciéndonos perfectos en lo espiritual, en el carácter, en nuestras acciones justas; todavía debemos esperar que Cristo venga para resucitarnos a la semejanza de su resurrección para nunca más morir. Este es el perfeccionamiento corporal que yo llamo escatológico.” (Negritas nuestras).

Claro…… y las vacas volando de flor en flor ¿no Sr. Olcese? Porque miren, queridos amigos que nos leen, que llevamos años estudiando las Escrituras y jamás nos hemos topado con tan estrambótica enseñanza…… pero como en dicho video el autor en cuestión, nos acusa a los autores de este blog de buscarle siempre “cinco pies al gato”, eso es lo que vamos hacer a continuación y en un intento de hacer honor a dicha fama, sacando razones que demuestran que la afirmación de ese “portento” de la interpretación bíblica que responde al nombre de Apologista Mario Olcese, es un disparate monumental; porque de entrada, ya tenemos que el pasaje de Hech. 3:20-21 nos dice lo siguiente:

“…… y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.”

Y dado que cuando Jehová dice “todas las cosas”, son sencillamente todas las cosas, por narices se tiene que incluir en la mencionada “restauración” la espiritualidad del “personal” de la que depende el “carácter” o modo de actuar de cada uno y que afecta a nuestra relación con Dios. De hecho, en el mismo inicio de la “entradilla” transcrita, hemos visto que dicho personaje relaciona el “carácter” con la espiritualidad y lo que nos lleva a razonar lo siguiente: si como nos señala el Sr. Olcese en su entradilla, Job ya era un hombre “per-fec-to”, así como los Abraham, Noé y compañía en cuanto a su faceta espiritual y algo que supuestamente reconoció el propio Jehová con sus palabras registradas en Job 1:8 y 2:3; por lo tanto, solo quedaba pendiente para ellos la “perfección” física a ocurrir en el momento del regreso de Cristo para alcanzar la total perfección y por lo que, razonablemente, tenemos que pensar que estaríamos ante personas que eran espiritualmente “perfectas” a la manera de Jesús y por tanto, ajenas totalmente a la influencia del pecado que nos somete a todos los seres humanos…… pues de lo contrario, Dios no los podía haber declarado “perfectos” en ese terreno. En el caso concreto de Job, repetimos, vemos que lo que se nos dice y sacado de la versión escritural que usa ese “genio” de la interpretación bíblica, eso es, la RV 1960, es lo siguiente:

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8: 2:3).

Sin embargo, con lo que nos encontramos es que dicho “genio” de nuevo nos la ha querido “dar con queso”, ya que de forma artera nos ha intentado engañar de nuevo, pues esa expresión “perfecto” solo se usa en las versiones JBS y en las RV Antigua, 1960 y 1977, mientras en el resto de traducciones bíblicas dicha expresión es sustituida por los términos “intachable”, “cabal”, “integro” o sinónimos de estas…… en todo caso, nada que tenga que ver con una perfección espiritual de tal calibre, que Jesucristo en su regreso a la tierra solo se tenga que preocupar de la perfección física. Por lo tanto, con lo que nos hemos encontrado es con otra incomprensible y delirante interpretación fuera de toda lógica y sentido común (virtudes de las que carece absolutamente ese extraño personaje, como queda patente en la imagen que acompaña a este escrito), alejada totalmente del contexto escritural y tendente a retorcer este, en un desesperado intento de tener razón a toda costa ante la imposibilidad de refutar nuestros argumentos; porque la realidad es que en las Escrituras lo que se lee son cosas como las que expondremos a continuación, que refutan categóricamente la existencia de personas a las que su “perfección” espiritual las eximiera de cometer pecado y por lo que no pueden ser “perfectas” en ese sentido:

En caso de que pequen contra ti (porque no hay hombre que no peque)…… (1 Rey. 8:46; 2 Crón. 6:36)).

¿Quién puede decir: “He limpiado mi corazón; he quedado puro de mi pecado”?” (Prov. 20:9).

Pues no hay en la tierra hombre justo que siga haciendo el bien y no peque.” (Ecle. 7:20).

Lo leído nos lleva a afirmar y dado que el que peca no es el cuerpo físico, sino las acciones derivadas del “carácter” o condición espiritual de cada uno, que no existe ni ha existido nunca persona alguna (en este mundo de imperfección) “perfecta” en su condición espiritual, excepto Jesús que era perfecto tanto física como espiritualmente desde que nació, hasta que murió asesinado; pero veamos ahora la afirmación de Pablo con respecto de esta circunstancia constatada en los pasajes leídos y que es del todo esclarecedora:

Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios 24 y es como dádiva gratuita que por su bondad inmerecida, se les está declarando justos (según el Sr. Olcese, en sentido espiritual) mediante la liberación por el rescate pagado por Cristo Jesús.” (Rom. 3:23-24). (Acotación nuestra).

Palabras que nos dejan meridianamente claro, que en todo caso antes del sacrificio expiatorio del Hijo de Dios, nadie podía ser declarado “perfecto” ni física ni espiritualmente, a menos que Jehová transgrediera su propio propósito al mandar a Su Hijo a la tierra, eso es, que por medio del sacrificio de este se hiciera accesible a la humanidad “la dádiva gratuita de Su bondad inmerecida” y que tiene que ver con el obtener la perfección, tanto física como espiritual y que, según hemos leído en Hech. 3:20-21, nadie puede alcanzar hasta que Cristo regrese a la tierra; por lo que de nuevo el Sr. Olcese se ha “columpiado” en su intento desesperado por salirse del “follón” en el que se ha metido, pues desde este blog le estamos cerrando todas las salidas y lo que le lleva cada vez más a aumentar el tamaño de sus disparates. Porque la experiencia demuestra que cuando uno miente, en este caso en planteamientos teológicos y como es el caso de tan contradictorio personaje, para encubrir sus mentiras publicadas precisa de otras cada vez más “gordas” hasta que se llega al esperpento que hoy nos ha intentado colar…… y es que como decían nuestros abuelos “se coge antes a un mentiroso, que a un cojo”.

Ahora bien, por si con esto que les hemos contado no hubiera bastante, veamos lo que nos explica ese “portento” intelectual y por lo visto, para rematar el asunto, en el segundo de los videos mencionados y publicado en el mismo día (10/11/14) con unas pocas horas de diferencia, cuyo mismo titular ya demuestra que algo está fallando en la mente de tan indocto personaje (vulgo, que le faltan un par de “tornillos”); porque eso de que “Los fieles de la primera resurrección no son los únicos que reinarán con Cristo” no se lo cree ni harto de vino y tema del que les transcribimos también (sin retoque alguno), la “entradilla” a modo de presentación del argumento sobre el que se habla en el video en cuestión:

Algunos detractores me dicen que los fieles que salen de la gran tribulación no reinarán con Cristo porque ellos no han muerto, ya que son sobrevivientes de ese periodo terrible. Dicen que Apo.20:6 “prueba” que sólo los que resucitan reinarán con Cristo, no los vivos. Sin embargo, Apo. 20:6 no dice por ningún lado que los que partiicpan en la primera resurrección son los únicos que reinarán con Cristo. Simplemente dice que los fieles muertos resucitarán para reinar con él. ¿Pero qué ocuure con los fieles vivos para cuando venga Cristo? El Apóstol Pablo explica que los muertos en Cristo resucitarán primero, y luego los que queden vivos en su parusía serán igualmente transformados, y ambos, muertos resucitados y los que quedaron vivos, serán arrebatados por Cristo para darle el encuentro en el aire, y así estaremos siempre con el Señor (1 Tim. 4:14-17). Así que los fieles muertos resucitados, y los fieles de la gran tribulación que quedarán vivos cuando Cristo venga, juntos serán glorificados para estar con Cristo para siempre.” (Negritas nuestras).

De entrada, tenemos que tener en cuenta que esos fieles de los que nos menciona el Sr. Olcese y que “salen de la gran tribulación”, son personas que sobreviven a la misma y afirmación que dicho personaje ha publicado en no pocas ocasiones, lo que significa que no han muerto y por lo que entran con vida en el reino de Dios. Partiendo de esta premisa, veamos su declaración en el sentido que Rev. 20:6 “no dice por ningún lado” que solo aquellos que participan en dicha “primera” resurrección son los que reinaran con Cristo y afirmación que no solo es una aberración de su disparatada y errática mente, sino una prueba más que concluyente de que dicho personaje, el “no va más” del sentido común, no tiene ni puñetera idea de leer con un mínimo de corrección (luego nos encontramos ante un analfabeto integral), porque veamos qué se nos dice en dicho pasaje:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos (eso es, de los que participan de la misma, luego no sobre aquellos que no lo hacen) la muerte segunda no tiene autoridad (eso significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Acotaciones nuestras).

Luego está claro para una persona con un mediano coeficiente intelectual (el del Sr. Olcese está, obviamente, bajo mínimos), que los que serán sacerdotes y reinarán con Jesucristo en condición de inmortalidad, son “estos” que “tienen parte” en dicha “primera” resurrección y no aquellos que no participen de la misma. Porque y para enfatizar el asunto, la expresión “sobre estos”, hace referencia única y específicamente a aquellos que tienen parte en dicha resurrección y por lo tanto, no sobre aquellos que no tienen participación en ella; luego contrario a lo afirmado por ese “intelecto” andante, el pasaje de Rev. 20:6 si nos dice y con una claridad meridiana, que solo aquellos que participen en dicha “primera” resurrección, son los que adquieren la inmortalidad y pasan a ser reyes y sacerdotes junto a Cristo en el milenio.

Porque por otra parte, tenemos que esos personajes de la talla de Pablo (eso es “ungidos”) y a los que se refiere el Sr. Olcese como los que quedaron con vida en la venida de Cristo a la tierra y a los que se hace referencia en 1 Tes. 4:17, nada tienen que ver con los sobrevivientes de la “gran tribulación”; porque de quién nos habla Pablo, es de aquellos que se nos menciona en Rev. 11:3-12. Y que si nos fijamos, vemos que esas personas también murieron y sí fueron resucitadas por tanto, en esa “primera” resurrección que ocurre en el preciso momento en que ellas son levantadas, eso es, que sus cuerpos mortales aún incorruptos, son “cambiados” (1 Cor, 15:52) a inmortales aquí en la tierra al igual que fue en el caso de Jesucristo…… ya con vida y de pie sobre esta tierra, son elevados a los cielos al encuentro de Jesucristo; de ahí que se nos diga que fueron “arrebatados” de la tierra, circunstancia que no se podía dar con los “ungidos” del primer siglo y que resucitan al mismo tiempo que ellos (repetimos que estamos hablando de la “primera” resurrección), puesto que sus antiguos cuerpos físicos ya no existen por lo que se les tiene que dotar de nuevos cuerpos inmortales y que nada en las Escrituras (hasta donde nosotros sabemos) parece indicar que dicha operación será visible al “personal”.

Y todo eso, ocurre antes de que inicie la “gran tribulación” en la tierra y aparezcan los sobrevivientes de la misma al término de esta, en el bien entendido de que estamos hablando de un período de tiempo de tres años y medio…… por lo que es falsa la relación establecida por el Sr. Olcese, entre estas personas y aquellas de las que se nos habla en 1 Tes. 4:14-17 (noten que dicho “caballero” ha tenido un pequeño lapsus sin importancia, pues en dicha “entradilla” ha señalado a 1 Tim. 4:14-17). Por lo que queda clara la brutal ignorancia acerca del contenido escritural de ese personaje de opereta que es Apologista Mario Olcese y de ahí, que la afirmación de ese “súmmum” de la lógica y el sentido común en el titular de dicho video (y que desarrolla durante el mismo), en el sentido de que los que participan de dicha “primera” resurrección no son los únicos que reinarán con Cristo y apoyándose para ello en un pasaje que dice exactamente todo lo contrario, es de una paranoia digna de hacérsela mirar; porque lo que se nos dice precisamente en dicho pasaje, es que nadie que no haya tomado parte en dicha “primera” resurrección y para lo que previamente se tiene que haber muerto, circunstancia que no se da en aquellos que “salen de la gran tribulación” cuando esta concluye, puede acceder a reinar con Cristo en el reino de Dios…… o la Biblia y en ese pasaje de Rev. 20:6, nos está mintiendo ¡como ustedes prefieran!

Por cierto, ese disparatado personaje, ignorante donde los haya, nos acaba de mandar un nuevo correo en donde nos dice como sigue:

apologista commented on LA RESURRECCIÓN “MEJOR”…… Y EL PASAJE DE HEBRE. 11:40

20 nuevas preguntas “knock out” para armandito lópez que aún no sabe cómo responder con un mínimo de sentido común.”

O sea y resumiendo la cuestión: que este personaje se ha leído dicho tema y como no puede rebatir nuestro razonamiento, bien sea porque en su congénita ignorancia ni lo ha entendido, o bien porque su soberbia, orgullo y altanería le impiden reconocer que nosotros tenemos razón y que conociendo como conocemos el “percal”, es la opción por la que nos decantamos, nos sale con esa nueva “gansada” y sin mencionar nada del contenido de nuestro artículo. Pero es que además, tengamos en cuenta que con referencia a este video de las “preguntitas” de marras, ya le demostramos en su momento (ver nuestro escrito del 10/11/14) que la segunda de estas apuntaba directamente en sentido contrario a la que formulaba en sexto lugar y viceversa, por lo que entraba en flagrante contradicción consigo mismo…… y de eso, como es normal en tan histriónico personaje, “todo lógica y sentido común” él, no nos dice absolutamente nada. Para más inri y como medio hemos apuntado al inicio de este párrafo, resulta que nada nos dice tampoco de lo que acabamos de hacer con este artículo al que dirige su correo, publicado el 13/11/14 y pocas horas antes de que nos llegara el correo señalado, que no ha sido otra cosa que el desmontarle su disparatada interpretación acerca de lo que es la “resurrección mejor” de Hebr. 11:35 y el verdadero sentido del pasaje de Hebr. 11:39-40…… pero en fin ¡qué se puede esperar de tan “ilustrado” personaje!

MABEL

PERO, Sr. OLCESE…… ¿NO DIJO USTED, QUE NO HABLARÍA MÁS DE NOSOTROS?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 06/11/2014 by Armando López Golart

images 2Porque recordarán ustedes, queridos amigos que nos leen, que este errático personaje Apologista Mario Olcese, afirmó en un video publicado el 26/10/14 que debido a nuestra actitud de total confrontación con sus “enseñanzas” reveladas o “sopladas” al oído por el espíritu santo de Dios (según propia afirmación), presa de gran indignación y ante tan irredentos e incrédulos “sarracenos”, declinaba el hablar más de nosotros en sus publicaciones, dado que nos negábamos a plegarnos a las mismas; pues bien, bastó que el día 30/10/14 le mandáramos una pequeña andanada, para que al día siguiente (31/10/14) y ya desmelenado, publicara un video titulado “Detractor tozudo sostiene que la primera resurrección ocurrirá antes de la gran tribulación”, en donde cual besugo desbocado en pos del cebo colocado en el anzuelo y olvidándose de lo que había dicho tan solo un día antes, se lanzara de nuevo a la carga.

Actitud esta que le rebaja a la condición de pobre payaso (con perdón de los profesionales de tan noble actividad), pues demuestra que actúa solo impulsado por sus sentimientos de rabia e impotencia, ante la imposibilidad de poder desbaratar las objeciones que desde este blog se le plantean…… porque nos permitimos señalar, que continúa sin responder a ninguna de las que le tenemos planteadas y pensamos nosotros, que ¡por algo será! Y cuando lo intenta, como les mostraremos a continuación, no hace más que empeorar las cosas, pues más deja expuestas al aire sus vergüenzas en lo que tiene que ver con sus carencias en materia escritural; y con el agravante de que ya no se digna a exponer sus planteamientos de forma personal, sino que de un tiempo a esta parte lo hace a través de una “maquinita” a la que presenta como su “secretaria cibernética” o algo parecido…… lo dicho ¡un auténtico payaso!

Por cierto y antes de que se nos olvide, permítannos que les pongamos en antecedentes de un hecho, cuanto menos curioso: porque probablemente recordarán que en el escrito del día 30 mencionado, decíamos que los colaboradores de más prestigio del personaje en cuestión, como por ejemplo el Sr. Anthony Buzzard, le habían dejado solo en sus desvaríos teológicos; ahora bien ¿cómo ha respondido el Sr. Olcese a esta realidad y que pretende a toda costa ocultar? Pues ¡oh sorpresa!, publicando el 26/10/14 en su blog de cabecera, una supuesta colaboración del Sr. Buzzard y con una gran foto del personaje en cuestión, “adelantándose” con ello cuatro días a nuestra aseveración de su supuesta condición de soledad…… y por lo que uno bien podría pensar (ese, nos “olemos”, es el objetivo perseguido) que no era cierta nuestra afirmación de que sus más preclaros colaboradores le hubieran dejad0 en la estacada; sin embargo, los autores de este blog que somos viejos y por ello, malpensados (¡cosas de la edad, ya saben ustedes!), nos pusimos a buscar información en la Red y nos encontramos con que el artículo mencionado y que ya nos “sonaba” de algo, todo hay que decirlo, era exactamente idéntico (título incluido) en “casi” todos sus extremos, a una también supuesta colaboración del Sr. Buzzard y que se publicó en el blog de Apologista, el 19/02/12.

Pero ¿por qué decimos lo de “casi”? Pues porque aunque el texto de dicho escrito es idéntico en los dos casos, en el del 2014 aparece y como ya hemos mencionado, una gran imagen del Sr. Buzzard encabezando dicho artículo y un pie de foto con la leyenda “por Anthony Buzzard” (identificando con ella la autoría del escrito), mientras que en el publicado en 2012, la imagen que lo encabeza es la de Abraham en el momento del intento de sacrificio de su hijo Isaac y siendo que la leyenda a pie de foto es en este caso “La Esperanza Cristiana: Vida en la Tierra de la Promesa hecha a Abraham” (o sea, el titular repetido)…… con lo que nos enfrentamos a dos posibilidades: o bien en este último (2012) el Sr. Olcese manipuló la leyenda a pie de foto que señalaba al Sr. Buzzard como el autor del escrito, para adjudicárselo de manera fraudulenta a sí mismo, o bien ha manipulado el del 2014, al borrar la leyenda que aparece en el del 2012 y colocando en su lugar “por Anthony Buzzard”, para dar así la sensación al “respetable” de que continúa teniendo apoyos entre famosos teólogos y con ello desbaratar nuestra afirmación, en el sentido de que como consecuencia de su errática deriva, está “más solo que la una”.

Y si bien no sabemos realmente cómo ha sido la cuestión, una cosa sí es cierta: el día 25 del pasado mes de Octubre, en este blog se publicó el artículo titulado “Pero…… ¡es que no me ha respondido a nada de lo que le tengo planteado!”, después de lo cual y como tenemos por costumbre, hicimos un seguimiento diario tanto de su página de videos en YouTube, como de su blog de cabecera en wordpres.com, para estar al tanto de cuál era su presumible respuesta y así podernos hacer eco de ella. Pues bien, los siguientes días 26, 27 y 28, en su blog solo se publicó un artículo cada día y que si bien no nos acordamos de sus títulos ni de las imágenes que los acompañaban, lo que sí tenemos perfectamente claro es que esa foto del Sr. Buzzard no figuraba en ninguno de ellos, pues esa imagen a “tutiplén” no es fácil de olvidar…… lo que nos hace sospechar que ahí hay “gato encerrado”, pues no sería la primera vez que el Sr. Olcese ha usado determinadas “triquiñuelas” técnicas para confundir al adversario, en este caso aquí a “los mendas”.

Cierto es que los no muy “duchos” en estos procelosos mares de Internet, pueden pensar que no estamos más que ante una afortunada coincidencia y que favorece al Sr. Olcese; pero claro, los autores de este blog que aparte de mal pensados (y más tratándose de quién se trata), somos “perros viejos” en muchas cosas, nos maliciamos lo peor, pues tanta “coincidencia” sencillamente nos confunde ¡qué quieren ustedes que les digamos! Y es que, por si no lo saben, cualquiera autor puede entrar en su archivo y actuar sobre un escrito publicado en cualquier momento, por ejemplo un año atrás, rectificando o incluso sustituyendo su contenido por otro que le interese en un momento determinado y sin tener que variar la fecha del mismo; con lo que uno y ante cualquier situación embarazosa, ya tiene la coartada perfecta, pues siempre puede decir aquello de ¡es que esto ya lo dije hace un año!…… ¿entienden por dónde va la cosa?

Pero dado que no podemos probar nuestra fundada sospecha, entiendan ustedes lo dicho como una simple maldad, producto de la “chochez” propia de la edad y metámonos ya de lleno en el disparate que nos acaba de plantear el Sr. Olcese, en una muestra más de su incapacidad en el entendimiento de las Escrituras…… y es que solo el titular de ese video mencionado del 31/10/14 ya es un auténtico disparate en sí mismo; porque lo que se nos quiere dar a entender en el mismo, es que la llamada “primera” resurrección no ocurre antes del inicio de la “gran tribulación” de Rev. 7:14 y por lo que deberíamos de concluir, si según ese “prócer” de la teología ello es así, que esa “primera” resurrección solo puede ocurrir después de finalizada dicha tribulación; para solventar dicha cuestión. Para resolver esta “pequeña” discrepancia, tomaremos como base una afirmación que está en un video publicado por el mismo autor, el 27/10/14 y en dónde en el minuto 12 de grabación en adelante, nos dice que dicha “primera” resurrección se produce en el mismo momento en que Jesucristo regresa a la tierra y algo en lo que los autores de este blog estamos totalmente de acuerdo…… lo que ocurre y para desgracia del personaje en cuestión (que tal parece que lo más cercano a la Biblia que ha leído, son “Las aventuras del Capitán Trueno”), es que lo que las Escrituras nos dicen acerca de dicho regreso, es que este ocurre justo antes del inicio de la “gran tribulación” que asolará a la humanidad desobediente, como queda claro del contexto escritural y del que empezaremos haciendo referencia, citando de las palabras de Pablo en 1 Tes. 4:16-17 y que iremos contrastando con otras porciones bíblicas, para ver que sacamos en claro:

“…… porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero (esta es, la “primera” resurrección). 17 Después, nosotros los vivientes que sobrevivamos (hasta la venida de Cristo) seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire; y así siempre estaremos con el Señor.” (Acotaciones nuestras).

Lo que significa, efectivamente, que la “primera” resurrección se produce en el mismo momento en que Jesucristo regresa a la tierra y como afirma el Sr. Olcese; por lo que la solución a la discrepancia existente entre dicho “caballero” y los autores de este blog, pasa por averiguar cuándo regresa Cristo a la tierra y algo de lo que se nos da una pista en el verso 17 del pasaje mencionado. Porque si lo leen con atención, observarán que en el mismo se nos dice, que el tiempo del regreso de Cristo estará marcado por la existencia sobre la tierra de personas con la misma condición de Pablo, eso es, poderosos individuos “ungidos” y prefigurados por los “dos testigos” de los que se nos habla en Rev. 11:3-6:

Y haré que mis dos testigos (en todo caso, un pequeño resto de personas “ungidas”, a la semblanza de los seguidores de Jesucristo del I siglo) profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco”. 4 Estos son simbolizados por los dos olivos y los dos candelabros y están de pie delante del Señor de la tierra.

5 Y si alguien quiere hacerles daño, de la boca de ellos sale fuego y devora a sus enemigos; y si alguien quisiera hacerles daño, tiene que ser muerto de esta manera. 6 Estos tienen la autoridad para cerrar el cielo de modo que no caiga lluvia durante los días de su profetizar y tienen autoridad sobre las aguas para tornarlas en sangre y para herir la tierra con toda clase de plaga cuantas veces deseen.” (Acotación nuestra).

Luego poderosísimos personajes, que su actividad de profetizar (o predicar) queda limitada a tan solo 1.260 días o tres años y medio…… dos circunstancias estas, que por sí solas ya nos dicen que todo lo que vemos actualmente a nuestro alrededor de tanto supuesto “ungido” en la tierra y predicando el evangelio “verdadero” de Cristo, no es más que una pura “charlotada”; pues ni esos supuestos ungidos tienen poder alguno, ni el mensaje que difunden tienen nada que ver con la predicación que esos poderosos personajes llevarán a cabo y que es la anunciada por Jesús en Mat. 24:14, pues algunas de ellas y como es en el caso de los TJ, pasan ya de los cien años dando “la lata” al “personal”.

Dicho lo cual volvamos a donde estábamos, eso es, con los “dos testigos” o “resto ungido” por aparecer y su predicación de 1.260 días, lo que nos lleva de cabeza a la profecía de Dan. 9:27 y en dónde se nos habla acerca de la última de las 70 semanas (de años) que habían sido “determinadas” sobre el pueblo de Daniel (v. 24-26)…… y última semana que se divide en dos partes: primeros tres años y medio de relativa paz y tranquilidad (Rev. 7:1-3), circunstancia que facilitará el que se lleve a cabo la gran predicación anunciada por Jesús en Mat. 24:14 ya mencionada y restantes tres años y medio de “gran tribulación”. Evento que tendrá su apoteosis final, en la batalla de Armagedón que pelea Jesucristo junto a sus fieles seguidores (Rev. 17:14), contra las naciones rebeldes al servicio de Satanás y que acaba con la humanidad desobediente totalmente destruida y con dicho maléfico personaje, encadenado por mil años en el abismo (Rev. 19:19-21; 20:1-3).

Pero a todo esto, resulta que aún no sabemos cuándo realmente regresa Jesucristo a la tierra y momento en el que se produce la “primera resurrección”; por lo que para averiguarlo, tenemos que regresar de nuevo al capítulo once de Revelación para conocer lo qué ocurre con esos enviados de Dios, cuando terminan con la comisión recibida y lo que ya entra en directa relación con la palabras de Pablo que hemos leído en 1 Tes. 4:16-17…… con lo que ya podremos ir “atando cabos”. Veamos, por lo tanto, qué es lo que se lee en Rev. 11:7-12:

Y cuando hayan terminado de dar su testimonio (eso es, cumplidos los 1.260 días o tres años y medio de iniciada dicha predicación), la bestia salvaje que asciende del abismo hará guerra contra ellos y los vencerá y los matará. 8 Y sus cadáveres estarán en el camino ancho de la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también el Señor de ellos fue fijado en el madero. 9 Y los de los pueblos y tribus y lenguas y naciones mirarán sus cadáveres por tres días y medio y no permiten que sus cadáveres sean puestos en una tumba. 10 Y los que moran en la tierra se regocijan sobre ellos y gozan y se enviarán regalos los unos a los otros, porque estos dos profetas atormentaron (con su predicación) a los que moran en la tierra.

11 Y después de los tres días y medio, espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos y se pusieron de pie y gran temor cayó sobre los que los contemplaban. 12 Y oyeron una voz fuerte procedente del cielo decirles: “Suban acá”. Y subieron al cielo en la nube y sus enemigos los contemplaron.” (Acotaciones nuestras).

Podríamos resumir la situación de la siguiente manera: terminada su tarea a los 1.260 días o tres años y medio de iniciarla, son asesinados por el poder gobernante en ese momento, encabezado por el “anticristo” y sus cadáveres, expuestos públicamente como escarnio y símbolo de victoria por parte del poder imperante; sin embargo, tres días y medio después, sus cuerpos insepultos y aún no descompuestos, son levantados a la vida y ante la vista atónita del “populacho” y ya en condición de inmortalidad (de ahí las palabras de Pablo en 1 Cor. 15:53, en el sentido de que “esto que es mortal, tiene que vestirse de inmortalidad”), son “arrebatados” en una nube conjuntamente con los fieles del primer siglo (que sí habrán tenido que recibir un nuevo cuerpo, pues los componentes del suyo se descompusieron y sus átomos volvieron a la tierra de la que fueron tomados), al encuentro de Jesucristo en su regreso a la tierra…… momento ideal para volver a leer las palabras de Pablo en 1 Tes. 4:16.17:

“…… porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero. 17 Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire (a modo de comité de recepción al regresar Cristo a la tierra); y así siempre estaremos con el Señor.” (Acotación nuestra).

Y dado que todo lo considerado nos indica que este evento ocurre a los tres años y medio de iniciada la 70 semana de Daniel y durante la que se ha producido la predicación de Mat. 24:14 en un ambiente de relativa tranquilidad, queda fuera de cualquier duda que la “primera” resurrección se produce al final de esos primeros tres años y medio o mitad de la semana 70 de Dan. 9:27, eso es, antes de que dé inicio el restante periodo de tres años y medio (o segunda mitad) de dicha profética semana y durante el cual, se produce la “gran tribulación”. Por esta misma razón y por seguir con el hilo argumental de ese ignorante en el video objeto de análisis, las personas que aparecen al final de dicha tribulación, eso es, tres años y medio después de ocurrida la “primera resurrección” y que sobreviven a la misma o lo que es lo mismo, que pasan con vida al reino de Dios, no pueden reinar con Cristo. Es cierto que ese patán ignorante y que se agarra a un “clavo ardiendo” en su esfuerzo de poder rebatirnos algo, por mínimo que esto sea (¡pero ni por esas!), nos sale con la estupidez de que la palabra “sobrevivientes” no se encuentra en ese capítulo siete de Revelación y con lo que nosotros estamos totalmente de acuerdo, es más, nosotros jamás, siquiera hemos insinuado lo contrario…… lo que nosotros sencillamente hacemos, es usar un vocablo que nos parece que describe perfectamente el significado de la expresión que se encuentra en el verso 14 de ese capítulo, cuando se hace referencia a aquellos que “salen” de la “gran tribulación”.

Por lo que desafiamos a esa catástrofe con patas que es semejante personaje, a que nos explique, entonces, cuál es a su entender el significado de ese término que se usa en Rev. 7:14; por nuestra parte y dado que los que pueden “salir” o “entrar” son los vivos (los muertos no pueden hacer nada de nada), entendemos que se nos hace referencia a personas que pasan con vida al reino de Dios, por tanto sobreviven a dicho terrorífico evento y lo que ya las excluye totalmente de poder reinar con Cristo en el reino de Dios; porque según las Escrituras, eso solo lo pueden hacer aquellos que participan de una “primera” resurrección, por lo que previamente tienen que haber muerto…… ¿o no, Sr. Olcese? Veamos cómo nos lo expone Rev. 20:6:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.”

Cosa que, repetimos, no pueden hacer aquellos que pasan con vida al reino de Dios, sencillamente porque no han muerto y cuestión esta, que le tenemos planteada desde hace “muchas lunas” a tan singular personaje y a la que aún no ha dado respuesta; y es que hacer el “chorra” reafirmándose en tan estúpida afirmación, sí lo hace…… el cómo puede ser, que una persona viva pueda participar de una resurrección, en este caso de aquella que lleva a uno a gobernar con Cristo en calidad de inmortal rey y sacerdote, es lo que aún no ha sido capaz de aclararnos. Y es que el quid de la cuestión, no está tanto en el momento en que aparece dicha “gran muchedumbre” con respecto de la “primera” resurrección (y que también), sino en el hecho que lo hacen sin haber muerto, eso es, que pasan con vida al reino de Dios, por lo que no pueden participar de resurrección alguna y que, como hemos visto, es requisito indispensable para poder reinar con Cristo en el reino de Dios; luego y resumiendo, la “primera” resurrección y contrario a lo que dice ese ignorante patológico que es el Sr. Olcese, sí se produce antes de la “gran tribulación”. De la misma manera que los “salidos” o sobrevivientes de dicho evento, en todo caso personas que no han muerto, sino que pasan con vida al reino de Dios, no pueden participar en el gobierno del reino milenario…… a menos, eso sí, que Rev. 20:6 nos mienta.

En definitiva y con su carencia absoluta de la más elemental lógica y sentido común, lo que nos viene a demostrar una vez más, no es solo el grado de ignorancia en cuanto al contenido escritural del que hace gala tan impresentable sujeto, sino también a su cobardía patológica a hacer frente a sus fracasos, de ahí que se esconda detrás de una “maquinita”. Lo que nos trae a le mente y por aquello de la asociación de ideas, que Satanás y para llevar a la muerte a nuestros primeros padres, descendencia incluida, también se valió de un “intermediario”…… Satanás de una serpiente (lo que tenía más a mano) y ese infecto personaje, por mor de la tecnología actual, de una “maquinita” a la que también puede manipular a su antojo.

MABEL

¿QUÉ OCURRIRÁ, DURANTE EL MILENIO O REINO DE DIOS?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , on 01/11/2014 by Armando López Golart

imagesUna de las enseñanzas más atractivas de la secta de los Testigos de Jehová (lo que no quita sus inmensos errores en otras) y que cautiva a numerosas personas, es aquella en la que se enseña que durante el reinado de mil años en manos de Jesucristo, los sobrevivientes de la “gran tribulación”, más aquellos que se levantarán en la resurrección de los muertos, todos juntos serán llevados a la perfección de la que disfrutaron nuestros primeros padres Adán y Eva antes del pecado (eso es, tanto física como espiritual) y preparados por tanto, para hacer frente al desafío final de Satanás que será soltado de su cautiverio por un breve período de tiempo al término de esos mil años, según Rev. 20:7-10…… y en dónde dependiendo de la respuesta que cada cual dé a la cuestión que en ese momento se va a plantear, se determinará ya de manera definitiva si uno alcanza la vida eterna o por el contrario, la destrucción eterna.

Enseñanza que levanta ampollas entre la inmensa mayoría de teólogos actuales que rechazan tal planteamiento, pero que es la que más se ajusta a lo que se lee en el registro sagrado y sin que ello signifique que desde este blog defendamos a dicha organización religiosa, algo de lo que con toda seguridad, algún lechuguino “iluminado” suelto por ahí nos acusará…… organización a nuestro entender, tan falsa como todas las existentes dentro del ámbito de la “cristiandad”; pero dicho lo cual y ya dejando a esos señores con sus disparadas incongruencias y que no son pocas, veamos qué es lo que se nos cuenta realmente en las Escrituras acerca del tema planteado, empezando con el pasaje al que hemos hecho referencia:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos (de los extraviados) es como la arena del mar. 9 Y avanzaron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró. 10 Y el Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban tanto la bestia salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás.” (Rev. 20:7-10). (Acotación nuestra).

Pasaje que, como en la totalidad de los que están contenidos en las Escrituras, por reducidos que estos sean, si se analiza con detenimiento se le puede sacar mucho jugo, porque veamos: lo que se nos está diciendo es que “terminados” los mil años del reinado de Jesucristo, el “amigo” de los cuernos (u séase, Satanás) intentará extraviar a “naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra” y con lo que implícitamente se nos está diciendo, que para ese tiempo la tierra estará llena de personas que conformarán naciones y a las que Satanás querrá extraviar; circunstancia esta que a su vez, nos lleva a concluir que dichas personas estarán en una condición aprobada ante su Dios Jehová…… al menos hasta ese momento, pues de lo contrario no habría necesidad alguna de extraviarlas. Se nos dice también, que el número de los “extraviados” es como la “arena del mar”, imaginamos que por lo numerosos y que son destruidos eternamente, pues esto es lo que significa el ser devorado uno por “fuego del cielo” (Judas 7)…… y ahora procedamos a desarrollar estas dos ideas.

En primer lugar, hemos dicho que para ese tiempo la tierra estará llena de personas que cuentan con la aprobación de Dios y lo que nos lleva a preguntarnos lo siguiente: ¿qué ha ocurrido en la tierra, durante ese espacio de tiempo de mil años, para que al final del milenio la tierra esté poblada por miles de millones de personas, en perfecta sintonía con su Creador? Pues sencillamente, lo que el apóstol Pedro denominó como la “restauración” de todas las cosas y expresión que encontramos en Hech. 3:20-21:

“…… y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.”

Pasaje en el que si rascas también un poquito, te abre un mundo de información y necesario para entender el propósito de Dios para con la humanidad: fijémonos, por ejemplo, en el hecho de que las cosas a restaurar ya habían sido habladas por Dios “por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo”; luego las cosas objeto de restauración, tienen que estar escritas en el AT y eso es con lo que nos encontramos, cuando buceamos un poco en el mismo y de lo que entresacaremos unas pequeñas muestras de aquello prometido por nuestro Creador, mediante sus voceros en la tierra:

Y ningún residente dirá: “Estoy enfermo”. La gente que more en la tierra constará de los que habrán sido perdonados por su error.” (Isa. 33:24).

En aquel tiempo, los ojos de los ciegos serán abiertos y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo, el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas y torrentes en la llanura desértica. 7 Y el suelo abrasado por el calor se habrá puesto como un estanque lleno de cañas; y el suelo sediento, como manantiales de agua. En el lugar de habitación de los chacales, un lugar de descanso para ellos, habrá hierba verde con cañas y papiros.” (Isa. 35:5-7).

Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil.” (Job 33:25).

Y el lobo realmente morará por un tiempo con el cordero y el leopardo mismo se echará con el cabrito y el becerro y el leoncillo crinado y el animal bien alimentado todos juntos; y un simple muchachito será guía sobre ellos. 7 Y la vaca y la osa mismas pacerán; sus crías se echarán juntas. Y hasta el león comerá paja justamente como el toro. 8 Y el niño de pecho ciertamente jugará sobre el agujero de la cobra; y sobre la abertura para la luz de una culebra venenosa realmente pondrá su propia mano un niño destetado. 9 No harán ningún daño ni causarán ninguna ruina en toda mi santa montaña; porque la tierra ciertamente estará llena del conocimiento de Jehová como las aguas cubren el mismísimo mar.” (Isa. 11:6-9).

Él realmente se tragará a la muerte para siempre y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro. Y el oprobio de su pueblo quitará de toda la tierra, porque Jehová mismo lo ha hablado.” (Isa. 25:8).

Luego esa “restauración” anunciada, va desde el quitar la enfermedad del ser humano, erradicar totalmente las limitaciones físicas, devolver a los ancianos a la plena juventud, eliminar cualquier peligro que nos pueda causar inseguridad incluso con respecto de nuestros hijos más pequeños, hasta el hacer desaparecer para siempre la muerte de sobre la tierra y cosas que tienen que ver, con la “restauración” física del ser humano y su entorno…… pero también se nos señala una restauración espiritual, cuando en Isa. 11:9 se nos dice que la causa primaria de que las cosas cambien radicalmente para nosotros en todos los ámbitos, tiene que ver con el hecho de que “la tierra ciertamente estará llena del conocimiento de Jehová”. Pero continuando con el desarrollo del pasaje leído de Hech. 3:20-21 y exprimiéndolo un poco más para sacarle todo su jugo, prestemos atención al hecho de que se habla de la “restauración de todas las cosas”, lo que significa el devolver estas a su estado inicial antes del pecado y momento en el que la tierra rebosaba de perfección, tanto física, como espiritual y la muerte no se conocía; pero es que además, lo dicho nos lleva por otros vericuetos que nos dicen que para poder devolver al ser humano a su condición de perfección original y eso en toda su extensión, se precisa de la existencia de un imprescindible acontecimiento para que la mencionada “restauración” realmente se cumpla a cabalidad o “en todas las cosas”, como es el devolver la vida a los muertos en una resurrección…… y esperanza fundamental en el hombre, esperanza que albergaba el propio Job:

¡Oh que en el Seol me ocultaras, que me mantuvieras secreto hasta que tu cólera se volviera atrás, que me fijaras un límite de tiempo y te acordaras de mí! 14 Si un hombre físicamente capacitado muere, ¿puede volver a vivir? Todos los días de mi trabajo obligatorio esperaré, hasta que llegue mi relevo. 15 Tú llamarás y yo mismo te responderé. Por la obra de tus manos sentirás anhelo.” (Job 14:13-15).

Es obvio que este patriarca esperaba ser resucitado en algún momento, siendo significativo el hecho de que cuando Jesús habló de esta resurrección, dijo aquello de “oirán mi voz y saldrán” (Juan 5:28-29) y lo que cuadra perfectamente con la perspectiva futura de Job; por lo que la resurrección de los muertos se convierte en el evento más importante del reino de Dios y directamente relacionado con el sacrificio vicario de Cristo, pues con su muerte “compró” la vuelta a la vida de aquellas personas que a lo largo de la historia de la humanidad, han ido falleciendo como consecuencia del pecado heredado y de ahí, que se le dé el título de “Padre Eterno” en Isa. 9:6…… por lo que si no hay resurrección de los muertos durante el milenio (algo que afirman no pocos indoctos por ahí y que se las van dando de teólogos) y para que con ellos la prometida “restauración” tenga los efectos descritos, ni el sacrificio de Cristo sirve para nada, ni realmente “todas las cosas” serían restauradas, pues se quedarían por el camino los miles de millones de personas fallecidas desde la creación del mundo hasta nuestros días, como consecuencia del pecado heredado y para las que el mencionado sacrifico del Hijo de Dios, carecería de todo sentido, pues no tendría efecto alguno sobre ellos…… y es que si solo un muerto quedara sin resucitar, no solo el sacrificio redentor de la sangre de Cristo se vería obstaculizado, sino que no se podrían cumplir las siguientes palabras:

Y el mar entregó los muertos que había en él y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos……” (Rev. 20:13).

Sin embargo y cómo les hemos dicho, no son pocos los que mantienen posiciones contrarias a este planteamiento de los TJ (solo porque lo dicen estos), mientras que otros, en este caso las denominaciones religiosas derivadas del adventismo, sostienen la disparatada idea de que durante ese espacio de tiempo de mil años, la tierra (supuestamente destruida por el juicio divino) permanecerá derruida y en tinieblas, siendo sus únicos habitantes Satanás y sus demonios que permanecen prisioneros en ella, barruntando su desgracia y esperando el momento en que serán destruidos eternamente al final de dicho periodo de tiempo (para más información sobre este particular, ver nuestro escrito del 14/10/12). Para ello es necesario que antes de iniciar este, se produzca un gran rapto del “personal” creyente conjuntamente con los participantes de la “primera” resurrección de Rev. 20:6. para todos juntos ser llevados al cielo ante la presencia del Divino, ya como gloriosas y perfectas criaturas inmortales, para ser devueltos a la tierra al término de dicho período de mil años…… y ya “todos felices, comieron muchas perdices”.

El problema está, en que aquellos que participen del supuesto “rapto”, sus cuerpos y al igual que ocurre con los participantes de la “primera” resurrección, tienen que ser transformados en inmortales cuerpos perfectos, pues de lo contrario no pueden acceder a la presencia de Dios en el cielo; pero claro, si ello fuera así, los adventistas nos tendrían que explicar donde y cuando, se produce entonces, la mencionada “restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo” de Hech. 3:20-21…… pues esta también tiene que ver con restauraciones físicas, algo innecesario en personas que ya regresan a la tierra al término de los citados mil años, en cuerpos perfectos e inmortales. Pero es que además, si profundizamos un poco más en dicho pasaje, queda claro que la “restauración” prometida tiene que producirse durante ese espacio de tiempo de los mil años, pues esto es lo que se lee en el mismo:

“…… y para que él (Dios) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Acotación nuestra).

Y todos sabemos que Jesucristo regresa con sus fieles (Rev. 17:14), precisamente para instalar el reino de mil años de Dios aquí en la tierra…… luego los tiempos de la “restauración” (resurrección incluida) y según el pasaje señalado, inician cuando Cristo regresa a la tierra para tomar el dominio sobre ella y hecho que se produce, repetimos, antes de iniciar el milenio y no al término de este y seguido por todos los “raptados”, como nos afirma esa disparatada enseñanza del sector adventista. Razonamiento que también aplicaría a aquellos que niegan que la resurrección de los muertos se produzca dentro de dicho periodo milenial…… y nos permitimos señalar, que cuando hablamos de resurrección “a secas”, nos referimos a la de los muertos en general y no a la “primera” resurrección de Rev. 20:6 y que solo afecta a aquellos que tienen que reinar con Cristo en el reino de Dios. Luego resumiendo, la “restauración de todas las cosas” (resurrección general incluida) se produce durante el periodo milenial y aplica en todos los extremos señalados, a toda persona que haya vivido en algún momento sobre la tierra, excepto aquellas que hayan sido destruidas por un juicio adverso de Jehová Dios (estas no serán resucitadas) y circunstancia que se ha dado en no pocas ocasiones, algo que mencionaremos más adelante.

Dicho lo cual, veamos ahora la segunda idea planteada y que tiene que ver con aquellas personas que son extraviadas por Satanás, cuando este es soltado de su encierro al término de los mil años; recuerden que hemos señalado que en ese momento la tierra está llena de personas temerosas de Dios y que viven en perfecta armonía con las disposiciones divinas establecidas por Jesucristo y sus gobernantes…… luego ¿a quiénes extravía Satanás? Veamos: las Escrituras nos hablan de un ingente conjunto de personas que sobreviven a la “gran tribulación” final y por lo que entran con vida al reino de Dios, convirtiéndose por ello en los primeros súbditos de este, pero también nos dicen el por qué se les concede este premio:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación (luego sobreviven a la misma) y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos”.” (Rev. 7:13-15). (Acotación nuestra).

Entonces lo que han hecho estas personas para acceder a tan privilegiada posición de pasar con vida al reino de Dios, es haber ejercido fe en el sacrificio redentor de Cristo (eso es lo que significa el que hayan “lavado” y “emblanquecido” su ropas con la sangre de Cristo) y por tanto, en las promesas del Altísimo Soberano del Universo, Jehová Dios y por lo que, repetimos, pasan a convertirse en los primeros súbditos del reino de Dios y condición que se han ganado a pulso; a continuación de esto y que ya es en donde se empieza a complicar la cosa, inicia la resurrección de los muertos. Y decimos que se empieza a complicar la cosa, porque en dicho grandioso evento y en donde se pone de manifiesto el infinito poder y misericordia de nuestro Creador, se levantan personas de todos los “pelajes”, pues recordemos lo que nos dijo el apóstol Pablo:

“…… y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.” (Hech. 24:15).

Lo que significa, que entre personajes “justos” como los Abraham, Noé, Job, Daniel, Moisés, Daniel, Isaac, Jacob y tantísimos otros que, como ellos, en su momento fueron fieles a Dios, se van a levantar personas “injustas” entre las que estarán aquellas que por diversas circunstancias no conocieron al Dios verdadero y por lo que no pudieron servirle…… pero también muchos delincuentes de más o menos consideración, así como auténticos “pendones verbeneros” que nunca se preocuparon de las cosas de Dios y personas que, en conjunto, tendrán que ser enseñadas en el “conocimiento de Jehová”.

Tarea, en principio, relativamente fácil para dichas personas, pues a diferencia de aquellos que sobrevivan a la mencionada “gran tribulación”, que habrán tenido que “lavar” y “emblanquecer” sus ropas o apariencia ante Dios, con la “sangre del Cordero” en medio de un mundo turbulento y totalmente alejado de Jehová y por ello, en franca oposición a su esfuerzo de acercamiento a nuestro Creador y además, lastrados con la carga del pecado y que para nada ayuda en el empeño (luego se lo han tenido que “currar”), estaríamos hablando de personas que resucitan en una condición de perfección física, en una tierra en condiciones óptimas, sin ningún tipo de presión satánica y, más importante aún, que dichas personas ya resucitan sin la carga del pecado y por lo que les será relativamente fácil el acomodarse a dicha nueva situación. Estas personas y como hemos dicho, serán enseñadas y fortalecidas espiritualmente a lo largo de esos mil años, por las nuevas instrucciones que se proveerán, según se lee en Rev. 20:12:

Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono y se abrieron rollos (eso es, nuevas instrucciones). Pero se abrió otro rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos, según sus hechos.” (Acotación nuestra). (Para más información al respecto, ver nuestro artículo del 07/07/13)

No perdamos de vista el hecho de que los “rollos” que actualmente tenemos a nuestro alcance, son el conjunto de libros que conocemos como la Biblia y que solo tienen el propósito de conducirnos hasta el reino de Dios; cumplida dicha misión y al igual como el AT, cuando en su conjunto cumplió con la comisión de llevar a Israel hasta el Mesías (Gál. 3:24), fue sustituido por el NT y que concluyendo con la Revelación o Apocalipsis nos sitúa a las puertas del reino de Dios, este a su vez también será sustituido por nueva información divina, acorde con la nueva situación en la que se hallará el hombre y con el propósito de fortalecerle espiritualmente para estar en disposición el término de dicho periodo de tiempo, de rechazar el engaño de Satanás. Engaño del que se nos habla en Rev. 20:7-10 y que a modo de curiosidad, permítannos que les hagamos notar que es el único pasaje bíblico en dónde se nos habla de algo que ocurrirá después de finalizado el milenio y de lo que ya se nos empezó a advertir, hace casi 2.000 años, cuando se escribió el mencionado libro. Pero volviendo a los resucitados durante el milenio y sus diferentes actitudes ante el idílico panorama con el que se encontrarán, vemos que si bien ya no tendrán la carga del pecado, si conservarán probablemente actitudes y formas de conducta anteriores, que son las que se intentarán corregir mediante el contenido de los “rollos” mencionados…… pero que algunos más cerriles no se dejarán y algo de lo que ya se nos advierte en las Escrituras:

Aunque se muestre favor al inicuo, simplemente no aprenderá justicia. En la tierra de derechura (el milenio) actuará injustamente y no verá la eminencia de Jehová.” (Isa. 26:10). (Acotación nuestra).

Eso es, que rehusarán reconocer en las bondades del nuevo mundo en el que han sido introducidos y en el hecho de haber sido devueltos a la vida en cuerpos físicamente perfectos, el poder y la majestuosa gloria de Jehová, por lo que continuarán actuando con maldad; pero tales individuos serán destruidos de inmediato, por lo que no se permitirá que alteren la vida y perturben la paz (como ocurre ahora) de aquellos que sí apreciarán dichas favorables circunstancias…… de ahí que se lea en Isa. 65:20, lo siguiente:

Ya no llegará a haber de aquel lugar un niño de pecho de unos cuantos días de edad, ni un viejo que no cumpla sus días; porque uno morirá como simple muchacho, aunque tenga cien años de edad; y en cuanto al pecador, aunque tenga cien años de edad se invocará el mal contra él.”

Lo que nos quieren decir estas palabras y prescindiendo de que las mismas aplicaban a los regresados del destierro en Babilonia hará unos 2.500 años (año arriba, año abajo), cuando las aplicamos al reino de Dios nos transmiten la idea de que dentro del mismo no existirá la muerte como consecuencia del pecado, por lo que uno solo puede ser eliminado por un juicio sumarísimo de Dios y de forma inmediata; de ahí, que la primera parte de dicho pasaje enfatice el hecho de que no habrá niño de pecho ni viejo y prescindiendo de su edad, que no “cumpla sus días”, eso es, como mínimo los mil años decretados por Dios y tener con ello la oportunidad de decidir por su propia vida, en el momento de la suelta de Satanás (Rev. 20:7-10). Por otra parte y ya atendiendo a la segunda parte del pasaje en cuestión, lo que se nos viene a decir y por resumirlo, es que tenga la edad que tenga el pecador, será eliminado al ser invocado el mal contra él: resumiendo, que ya una vez dentro del reino de Dios y prescindiendo de la edad con que uno acceda al mismo (por ejemplo, a los 95 años) ya no se podrá morir, si no es por decreto directo de Dios y como resultado de una impenitente mala actitud.

Pero continuamos sin saber por qué serán muchos los “extraviados” por Satanás al término de los mil años y cuestión que tiene que ver con otra probable conducta por parte del “personal”; porque hemos dicho que la vida en el reino de Dios será indescriptiblemente placentera…… tanto, que muchos de los resucitados se dedicarán más a saborear los placeres de la misma, que dedicarse en cuerpo y alma a documentarse debidamente de lo “rollos” que se abrirán (Rev. 20:12), con miras a la edificación espiritual de los súbditos del reino milenial y en una total falta de aprecio por el alimento espiritual proveniente de Dios y que según Jesús, es el más importante (Mat. 4:4)…… y algo que se da también hoy en día, pues el interés en la Palabra de Dios, la Biblia, está completamente bajo mínimos, cuando el caso es que en esta se explica que hacer para poder salvarse uno de este mundo en total descomposición. En todo caso, alimento espiritual el suministrado por los mencionados “rollos” que dotará adecuadamente a los que se tomen la cosa en serio, para afrontar la cuestión que se pondrá ante todos y cada uno de los habitantes de la tierra, en el momento que finalice el milenio: la cuestión acerca de la Soberanía Universal y que es la que se puso ante Adán y Eva, eso es, si querían ser gobernados por Dios o gobernados por Satanás y en la que estos fallaron miserablemente tal como han demostrado los hechos…… y en la que probablemente también fallarán, todos aquellos que durante el milenio habrán desperdiciado el tiempo, al ocuparse más de las cosas materiales, que de las espirituales.

Porque lo que ocurrirá al término de los mil años del reino de Dios, es tan sencillo como esto: Jehová pondrá ante todo ser humano, la oportunidad y en el uso de su libre albedrío, de poder decidir por sí mismo sobre qué decisión tomar en ese momento tan crucial de la historia de la humanidad y no continuar pagando los “platos rotos” por la decisión que otros, en su momento, tomaron por nosotros y que es lo que está ocurriendo desde que el mundo es mundo; y que al igual que en los tiempos de Adán y Eva, dicha decisión determinará y ya de forma definitiva, el destino final y personal de cada uno: vida eterna para los que elijan lo correcto y destrucción eterna y en este caso inmediata, de aquellos que se decanten por lo incorrecto…… y que la experiencia, amarga experiencia soportada por milenios, nos muestra que la elección de nuestros primeros padres no fue la correcta.

Por lo tanto, nada que tenga que ver con la tontería que algunos “enteradillos” están proponiendo, en el sentido de la barbaridad que significa que si ya hemos sido “probados” en vida, tanto personajes fieles del AT, como aquellos que sobrevivan a la “gran tribulación”, de nuevo se nos tenga que “poner a prueba” durante el periodo milenial, como si no hubiera habido bastante con lo que estas personas ya pasaron o han pasado en sus respectivas épocas. Planteamiento que no hace más que poner “en solfa” el entendimiento de las Escrituras por parte de esos “entendidos”, pues de entrada el reino de Dios no será más que la demostración práctica y tangible de los beneficios de ser gobernados por nuestro Creador, en total contraste con lo que ha sido la amarga historia de la humanidad, bajo la sujeción de Satanás (Luc. 4:5-7).

De ahí que lo que ocurrirá al término de esos mil años de ensueño, será sencillamente que al ser humano se le permitirá elegir libremente de entre dos tipos de gobernación, la que más le convenga; cierto es, que el “mandangas” ese de los cuernos, intentará extraviar al “personal” para que este acepte su propuesta y con bastante éxito, todo sea dicho…… pero no es menos cierto y algo de lo que no hemos leído en ninguna parte (por lo que estaríamos hablando como tantas otras veces, de una “novedad” que incorporamos desde este blog al panorama general), que solo lo podrá hacer por medio de la mentira, pues el hombre ya restaurado será tan poderoso como lo era Adán antes del pecado y por lo que Satanás no podrá presionarnos mediante la amenaza o el miedo. De hecho, no podrá tocarnos ni un pelo, como no lo pudo hacer en el caso de nuestro primer padre (algo que sí lo ha practicado con la humanidad a lo largo de su deleznable gobernación) y por lo que tuvo que recurrir a la mentira; por lo que uno, solo con no hacer caso a los “cantos de sirena” de tan repugnante personaje y pasar olímpicamente de él (otra “novedad” que introducimos en el asunto), ya calificará para la vida eterna…… mientras que aquellos que se dejen extraviar por dichas mentiras (no por acoso físico, pues repetimos, Satanás no nos podrá tocar un solo pelo), tendrán todos los boletos en el sorteo para la destrucción eterna.

Y esta es la “terrible prueba” que nos espera al final del milenio, a aquellos que ciframos nuestra esperanza en las promesas de nuestro Creador, según “falsos maestros” (2 Ped. 2:1) actuales y que en un claro desconocimiento escritural, pretenden tergiversar su contenido y poniendo con ello el miedo en el cuerpo del “respetable” con absurdas y disparatadas afirmaciones. Cuando la realidad, es tan simple como que si todos aquellos que a día de hoy y en tiempos pretéritos, somos y fueron fieles a Dios (cada uno en sus particulares circunstancias), continuamos durante el milenio firmes en esta posición y cosa infinitamente más fácil que ahora, por las favorables condiciones en que allí se vivirá, ya tenemos la vida eterna asegurada, sin ningún tipo de complicación…… otra cosa ya es, que mil años son muy largos y como hemos señalado, quizás alguno se empiece a relajar un poquito ante la buena vida que se disfrutará allí y a pensar, en cuanto a la nutrición espiritual, aquello de “ya lo haré mañana” y al final, le pille el toro. Razón por lo que no se puede olvidar, que aquella máxima de “tienes que amar a Jehová tu Dios (no a la comodidad o bienestar) con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza vital” (Deut. 6:5), no tiene fecha de caducidad…… recordemos que el número de los extraviados por Satanás será numeroso “como la arena del mar” y por lo que hay que pensar, que en algo habrá fallado tanto “personal”.

Resumido brevemente, la cosa será como sigue: los sobrevivientes de la “gran tribulación” serán devueltos a la perfección, tanto física como espiritual; se producirá la resurrección de los muertos de todas las épocas de la historia de la humanidad y que experimentan igual transformación (nada que ver esta resurrección con la mencionada en Rev. 20:6 y que se produce tres años y medio antes de que inicie el milenio), excepto aquellos destruidos por Dios en juicio sumarísimo, tales como en el caso del diluvio de los día de Noé, o en el caso de Sodoma y Gomorra, o los Coré, Datán y Abiram y sus seguidores que resistieron a Moisés, entre otros ejemplos. Por otra parte, se abrirán nuevas fuentes de información para fortalecernos espiritualmente y hacernos inmunes a las futuras maquinaciones del Diablo, mientras comprobamos de primera mano los inmensos beneficios de vivir bajo la gobernación de nuestro creador, Jehová Dios…… quién dentro de ese orden actúe con un mínimo de corrección, se mantendrá en la “pomada”, mientras que el que haga “el burro” de forma sistemática, será destruido de inmediato.

Con todos los objetivos conseguidos y llegados al término de los mil años, ya como perfectos seres humanos a la manera de Adán, será soltado Satanás y que por medio de mentiras procurará entrampar al “personal”, pues ya no podrá usar la violencia física contra nosotros (como no lo pudo hacer con Adán) y por lo que solo pasando olímpicamente de él, eso es, no hacer caso de sus propuestas engañosas y que es lo que simplemente se esperaba de nuestros primeros padres, uno ya tendrá plaza asegurada para la vida eterna. Y esta es toda la historia de lo que ocurrirá durante los mil años del reino de Dios, en manos de su Hijo Jesucristo y su conclusión final…… fácil, entendible y atractivo ¿no creen?

MABEL

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA…… MONA SE QUEDA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 21/08/2013 by Armando López Golart

20081120012006lamonaY estoy hablando de un refrán español, que hace referencia a cualquiera que dándoselas de enterado, adopta posturas, actitudes o apariencia de ser algo, cuando la realidad es que por mucho que intente disimularlo, continúa siendo el mismo ignorante de siempre y por lo que no puede evitar “dar la nota” en cuando se tercia la ocasión…… y es que “de donde no hay, no se puede sacar” que diría mi amigo el castizo. Me estoy refiriendo (y notarán que hablo a título personal) al ínclito personaje que responde al nombre de Apologista Mario Olcese y “súmmum” de la teología y del que el pasado día 18 del corriente mes de Agosto, a las 13’45 de la tarde, recibí el siguiente correo:

¿Qué pasó Don Armandito?¿No sabe cómo responder a mi pregunta crucial sobre cómo Abraham pudo recibir una promesa de un galardón muy grande, mientras que los discípulos de Jesús una que sería simplemente grande?¿Y que hay de los conocidos de Dios que serán hermanos de Cristo y que compartirán su misma imagen en la resurrección para reinar con él? (Rom. 8:28-30). ¿No dice la Biblia que Abraham, Moisés y David fueron pre-conocidos por Dios y bendecidos con su gracia para ser glorificados con su Hijo? Se ha quedado sin palabras. mi amigo detractor. A ver si admite su error de una vez por todas. Esperamos todos su “iluminada respuesta”… y no huya, eh?

Decirle en primer lugar a ese “genio” de la teología, que ni él podría llegar tan alto ni yo caer tan bajo, de quedarme sin palabras ante las estupideces que publica; por otra parte, la respuesta que me demanda sobre dichas cuestiones, desde hace mucho tiempo la tiene publicada en este blog y que solo su constatada estulticia le impiden entender, así como su congénita y patológica ignorancia le impiden objetar a la misma; de ahí que vaya publicando de continuo esas mamarrachadas, en un intento de mediante la repetición y los burdos razonamientos presentados, una mentira adquiera tintes de verdad. Y es que en uno de esos dos temas que me plantea y que hacen referencia a sendos videos, dicho “caballero” mencionaba que para reinar en el milenio, es indispensable ser Hijo de Dios y, por tanto, ser “hermano” del Cristo y algo en lo que estoy totalmente de acuerdo, como lo está la inmensa mayoría de los que publicamos sobre temas bíblicos…… y ahí es en donde surge el problema que le tengo planteado a ese ignorante compulsivo y desde hace bastante tiempo, sin que hasta el momento ese analfabeto integral en conocimiento bíblico (espero que la cosa acabe ahí) haya sido capaz de dar respuesta alguna. Porque si eso es así y lo es, esos personajes que me menciona, como los Abraham, David, Moisés, Daniel, Isaac, Jacob, José, etc. etc. etc. y que fueron “antepasados” o “padres” (según algunas versiones) de Jesús, en el reino de Dios adquieren una nueva condición según el Sal. 45:16 y en dónde leemos lo siguiente:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Luego si esos personajes y en virtud de la ley divina del derecho de recompra (Isa. 25:47-49), en función del sacrificio de rescate por la sangre derramada de Cristo, fueron “recomprados” por este y como lo hemos sido todos los seres humanos, se convierte así en “Padre Eterno” y título, que previendo dicha circunstancia, le fue concedido por el propio Jehová (Isa. 9:6); por lo que resulta que esos personajes pasan a convertirse en sus “hijos” que no en sus “hermanos” y el texto es clarísimo en este sentido, por lo que no pueden ser entonces Hijos de Dios y lo que les impide heredar el reino en calidad de inmortales reyes y sacerdotes…… luego es obvio que no pueden reinar en el milenio. Y explicación detallada al respecto que con pelos y señales ustedes pueden leer en mi anterior artículo del 04/08/13, bajo el título “El apóstol Pablo, Juan “el bautista”…… y la empanada mental de Apologista Mario Olcese” y del que dicho caballero, no ha sido capaz hasta el momento de rebatir mi planteamiento; pero eso sí, en su lugar manda ese correo infumable y que ofende a la inteligencia. Pero puesto que Abraham es el personaje preferido por ese “teólogo” de a tres el cuarto, como el más merecedor de reinar junto a Cristo, veamos una curiosidad sobre el mismo y pasada por alto por esa “eminencia” de la interpretación bíblica, que contribuye a desbaratar todo el esperpéntico montaje que nos presenta ese “nomber one” de la teología y que la encontramos en Sant. 2:23:

“…… y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová y le fue contado por justicia”; y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.”

Magnífica ocasión “perdida” por el Altísimo, para hacernos saber que dicho personaje había sido declarado Hijo Suyo y por lo tanto, con derecho a heredar el reino en calidad de inmortal rey y sacerdote; sin embargo, lo que se nos dice de él es que por su fe, llegó a ser considerado como un “amigo” de Jehová…… y nada más. Y sabemos porque así lo dicen las Escrituras, que los que heredan el reino en calidad de inmortales reyes y sacerdotes, son los Hijos de Dios y no los “amigos” de Este; de hecho, Jesús fue reconocido como Hijo de Dios por el mismísimo Jehová (Mat. 3:17) y siéndolo los apóstoles por boca del propio Jesucristo, cuando los identificó como sus “hermanos” y cuando les dijo “asciendo a mi Padre y Padre de ustedes” (Juan 5:17)…… luego a tenor de lo leído y si seguimos el consejo del propio Apologista, en el sentido de que a las palabras de los textos bíblicos hay que darles todo su sentido, estos últimos sí fueron Hijos de Dios, mientras que Abraham no lo fue, pues este solo llegó a ser un “amigo” del Altísimo; y es que no me negarán, que hay una sustancial diferencia entre ser un “amigo” de Dios y ser un “Hijo” de Dios.

Pero es que es más: resulta que el 07/08/13 publiqué otro artículo titulado “Entonces, Sr. Olcese…… ¿en qué quedamos?” en donde demostraba concluyentemente que dicho indocumentado y en un video que publicó el 12/03/13 dirigido a mi persona, afirmaba sin lugar a duda alguna todo lo contrario de lo que nos está diciendo hoy; pero permítanme que les explique en esencia de qué iba el asunto en dicho video, aunque ustedes pueden encontrar más información leyendo el artículo que les menciono: de acuerdo con Rev. 20:4 (nos decía ese “enterao”), solo aquellos que sean asesinados o “ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano” y esto durante la “gran tribulación” aún futura, son los que reinarán con Cristo o lo que es lo mismo y según nos decía, que aún no se sabe quiénes serán los que ocuparán tronos al lado de Cristo en el milenio…… y esa salvajada, la pueden ustedes oír en el video “No, Don Armando, usted debe responderme esto primero…” (12/03/13) y entre los minutos del 16 al 20 de grabación (si pueden, no se los pierdan) y en el bien entendido que no lo borre, algo a lo que me tiene acostumbrado.

Y afirmación que de una sentada, ya excluye de poder reinar con Cristo, no solo a los Abraham y compañía, sino a los propios apóstoles de Jesús, pues todos esos personajes murieron hace milenios y por lo que no pueden ser “ejecutados con hacha” en una “gran tribulación” aún futura…… con lo que y según la extraña idea de ese “genio” de la interpretación bíblica, no pueden conseguir la preceptiva vestimenta “blanca” que les eleve al rango de reyes en el milenio e idea que apoyaba con el pasaje de Rev. 3:5. Excuso decirles que tampoco me respondió a esta cuestión, pues ni siquiera negó dicha contradicción (ahí tienen mi artículo por si quieren leerlo), pero sin embargo, en su lugar me manda ese escrito pidiéndome explicaciones de algo en lo que él mismo se ha contradicho y sin que se le caiga la cara de vergüenza…… eso sí y en el colmo de la caradura (y es que la tiene como el granito), advirtiéndome de que “no huya” cuando es él el que siempre ha empleado aquello de la “tocata y fuga”, pues en ningún momento ha sido capaz de rebatir ninguna de mis objeciones y ahí está la hemeroteca para comprobarlo, entre las cuales y aparte de la ya mencionada, hay otras.

Porque ese indocumentado se esfuerza en hacernos creer que los componentes de la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9, también reinarán con Jesucristo y con el “concluyente” argumento de que en el verso 14 aparecen vestidos de “largas ropas blancas” y simbólica vestimenta que solo significa el que uno tiene la aprobación de Dios, nada más…… de lo contrario y por la misma regla de tres, los ángeles y los caballos del ejército de los cielos, que se nos los presenta siempre de blanco, también tendrían que reinar con Cristo ¿o no? Sin embargo, ese “genio” de la teología pasa por alto el importante dato que ese mismo verso 14 nos da, en el sentido que esas personas son las sobrevivientes de la “gran tribulación” final:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Rev. 7:13-14).

Luego si esas personas “sobreviven” a dicho evento final, significa que pasan al reino de Dios con vida y lo que nos indica que no han muerto y por lo que no pueden participar de la llamada “primera” resurrección y que se produce antes de que aparezca en escena dicha “gran muchedumbre” y que es la que da la inmortalidad y el derecho a reinar con Cristo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad (ello significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6). (Acotación mía).

Y eso que entienden hasta los tontos de pueblo en España (personajes entrañables donde los haya y que serán tontos, pero que no se les escapa una), no entra en la cabeza de esa “eminencia” de la teología y que hasta el momento, ha sido totalmente incapaz de desmontar mi argumento…… pero eso sí: el que “huye” no es él, que da siempre la callada por respuesta, sino que soy yo y que continuamente le estoy desafiando a que me responda, obviamente sin resultado alguno. Pero veamos otra “enseñanza” que también es de aurora boreal y que tiene que ver con las resurrecciones de Juan 5:28-29:

No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.”

Según dicho inepto, ello significa que habrá una “primera” resurrección al inicio del milenio y en donde participarán todos los “justos” de todos los tiempos y que son los reinarán con Cristo y una “segunda”, al término de los mil años, en la que se levantarán los “injustos” para ser juzgados por sus hechos anteriores y ser destruidos eternamente; pero claro, una de las muchas pegas que tiene dicha interpretación, tiene que ver con algo que publicó ese “entendido” en las Escrituras y que como no sabe ni de lo que habla, no entiende que toda enseñanza tiene sus derivadas, eso es, que tiene que cuadrar con otras para ser verdad. Y es que en su momento publicó un video diciendo que las mujeres no pueden reinar con Cristo en el reino de Dios y lo cual es cierto…… pero ello significa que no pueden participar de la “primera” resurrección y en la que hemos visto que todos los que participan de ella, reinarán con Cristo en el milenio y con lo que, dado que solo queda la llamada “segunda” resurrección y que según dicho “iluminado” es para juicio y destrucción eterna de los “impíos” o “injustos”, se plantea la gran cuestión: ¿Qué hacemos entonces, con mujeres como Sara, Rebeca, Rut, Raquel, Lea, Noemí y tantísimas otras mujeres fieles a Jehová y que vivieron en tiempos precristianos, o las que vivieron en tiempos posteriores como María (la madre de Jesús) y a la que se le dijo ser “bendita entre las mujeres” (Luc. 1:48), Elizabeth, Marta y María (las hermanas de Lázaro), María Magdalena, Ana la profetisa, Lidia, Loida, Eunice y a todas aquellas que se bautizaron posteriormente en el nombre de Jesús (Hech. 8:12)? ¿Es razonable el pensar, que tengan que ser destruidas en esa “segunda” resurrección, dado que al no poder reinar, no pueden participar de la “primera”? Y si no es así ¿en dónde nos las mete ese “teólogo” de pizarrín? Una vez más les recomiendo y para una mayor información al respecto, que lean mi artículo “¡Y el Sr. “Ingeniero” continúa mintiendo…… y haciendo el ridículo, claro!” del 09/05/13 y a ver si mientras tanto, ese “intelectual” hace gala de sus “conocimientos” en teología y es capaz de hacer lo que no ha hecho hasta el momento y que es responderme a esas interrogantes que le he planteado…… y es que eso es lo que tenemos de malo aquellos que siempre “huimos”: que cuando nos “pinchan”, resultamos ser muy peligrosos.

Por cierto y antes de que se me olvide: en uno de mis últimos escritos, concretamente el del 05/08/13 y bajo el título “Lo que nos suponíamos…… no lee la Biblia, sino las aventuras del Capitán Trueno”, denunciaba el delito cometido por ese esperpento con patas de falso testimonio, al publicar un video acusando a los TJ de omitir la expresión “Rabí” del texto de Mat. 26:49 y que le demostré que eso no era verdad, exigiéndole además que diera explicaciones del porqué hacia semejante afirmación y puesto que había publicado una falaz mentira, que pidiera disculpas a esa organización. Pues bien, ese sujeto que no “huye”, sino que se esconde como una rata, lo que hizo y dándome con ello la razón en mi acusación, en el sentido de que su afirmación era una falacia, fue borrar el video de YouTube y sin decir esta boquita es mía, en una actitud cobarde donde las haya y propia de un sujeto de la peor especie; pero claro, si bien borró el video en YouTube, no así el artículo que había colgado en la página de Lavasori y que si en el mismo tampoco podías acceder al video, ahí continuaba el artículo colgado y lo que permitía acceso a la entradilla que daba pie al mismo y que era el resumen de lo publicado en el video borrado; pues bien, cuando yo le señale en mi artículo dicha circunstancia, lo que hizo arteramente fue borrar también el artículo que figuraba en dicho blog. Y que yo digo la verdad, queda fehacientemente demostrado cuando uno va a Google y busca bajo el siguiente titular “¿Por qué extraño motivo la Traducción del Nuevo Mundo omite el vocablo “rabí” (maestro) en Mateo 25:49?” y que aunque se avise de que este título ya no existe…… resulta que sí existió, pues Google lo tiene registrado como publicado el 02/08/13, aunque ya no exista el contenido del mismo.

Como pueden ver, un indeseable que se mueve entre la mentira y las falsas acusaciones y que nunca da la cara para responder de lo que dice y hace…… y primera regla de todo aquél que escribe en Internet, si es un poco serio ¡claro! Pero lo que más lamento, es que su hermano Franco entre en ese juego, al permitir en su blog episodios como el mencionado; y si eso no es así, que públicamente nos diga el Sr. Franco Olcese que él no tuvo nada que ver en este asunto, sino que todo se lo montó ese impresentable que tiene por hermano. Pero ya puestos, permítanme decir algo a título anecdótico, pues no es una información de primera mano y por ello solo les transmito, lo que me ha venido llegando por parte de algunas personas que afirman conocer a dicho “genio” de la teología: ese señor no es teólogo y que lo más probable, según me dicen, es que no haya pisado jamás un aula de teología en su vida; al responderles a mis comunicantes que yo había visto dicho diploma en un video que me dirigió, así como el título de ingeniero, me sugerieron más o menos que esos “papeluchos” se pueden comprar (al igual que en España, por cierto), en cualquier bazar. Pero puesto que yo vi lo que parecían ser diplomas, por prudencia no puedo suscribir dicha información, pues solo puedo responder de lo que aparentemente vi; pero en todo caso y siendo este un mal menor, la cuestión es que parece que hay cierta propensión entre gente de su alrededor, a pensar que dicho caballero no es lo que afirma ser…… ya si lo juzgamos por las animaladas que publica, la cosa está más clara que el agua. Y que realmente poco importaría que nos “colara” lo de ser teólogo sin serlo, pues yo tampoco soy teólogo, ni ingeniero ni nada que se le parezca (enseñanza básica y va que se mata), si realmente publicara cosas razonables…… pero eso no es lo que hace y a las pruebas me remito; sin embargo, mis artículos (en los que uno podrá estar de acuerdo o no, esa ya es otra cuestión) se apoyan en razonar con lógica y sentido común sobre aquello que leo, siempre intentando verlo desde el punto de vista de Dios y no del mío. Pero que en todo caso, no pueden ser rebatidos por dicho personaje ni por muchos otros teólogos, carentes por lo visto de esa elemental capacidad…… y circunstancia que intento explicar, en uno de mis últimos artículos titulado “La Biblia…… vs. la teología” (09/08/13).

Luego ahí tiene ese indocumentado cuatro cuestiones para responderme y que de nuevo les digo que no lo hará, obviamente porque no puede (pues de poder ya lo habría hecho), sino que como tiene por costumbre dará la callada por respuesta y continuará publicando las mismas estupideces vez tras vez y diciendo de determinada cuestión, hoy una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la contraria sino otra totalmente distinta, pues ese es el pelaje del sujeto en cuestión…… eso sí, continuará afirmando que somos los demás los que “huimos” y no respondemos a sus preguntas. Pero para que no tenga pérdida, por si acaso le da “un aire” y se decide a responder, ahí le resumo las tres cuestiones que le planteo:

1º ¿Cómo nos explica que los notables del AT puedan reinar con Cristo, si el Sal. 45:16 nos dice que no son sus hermanos, sino sus hijos? ¿O no dice eso el salmo mencionado?

2º ¿Cómo puede ser que la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9 reine con Cristo, si sobrevive a la “gran tribulación”, luego ya pasan con vida al nuevo mundo y por no morir, no pueden participar de la “primera” resurrección y que es la que da la inmortalidad y el derecho a reinar en el milenio?

3º Si la “primera” resurrección es solo para aquellos que tienen que reinar con Cristo y las mujeres no pueden hacerlo ¿qué hacemos con aquellas que sirvieron a Dios tanto del AT, como del NT, si solo nos queda una resurrección de juicio y destrucción eterna para los injustos? ¿En dónde nos las mete ese “teólogo” de pacotilla?

Y el título de este artículo es el que es, porque no hace mucho ese personaje y respondiendo a un correo que le mandó uno de sus lectores, dijo lo siguiente:

Gracias, Joselin. Trato de estar formal para que me crean más” (Obviamente las negritas son mías).

Así trataba de justificar su cambio de “look”, ante uno de sus seguidores que le alababa lo elegante de su nueva apariencia……. pues lo dicho: “Aunque la mona se vista de seda…… mona se queda”.

Armando López Golart

LA “GRAN MUCHEDUMBRE”…… Y LOS SÚBDITOS DEL REINO DE DIOS.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 22/05/2013 by Armando López Golart

QUE_ES_EL_REINOUna de las enseñanzas más discutidas a la secta de los TJ, es aquella que señala a los miembros de la citada “gran muchedumbre” de Rev. 7:9, como los primeros súbditos del venidero reino de Dios y algo en lo que tienen toda la razón; bien es cierto que colocan como miembros de esta ingente cantidad de personas aún por aparecer, a lo que ellos llaman la “clase” de sus “otras ovejas”, eso es, a todos aquellos que no tienen acceso al gobierno de dicho reino, pues no pertenecen a su “clase ungida” o aquellos que, según su particular forma de entender la cosa, tienen que reinar con Cristo en el cielo. La cuestión es que si bien en la “forma” están completamente equivocados, pues ni los que tienen que reinar con Cristo en esa gobernación milenaria ejercerán su gobierno desde el cielo, ni su llamada clase “ungida” es tal, pues a día de hoy no existen “ungidos” (Hijos adoptivos de Dios) sobre la tierra, ni son los componentes de su llamada “clase” de las “otras ovejas” los que están llamados de manera exclusiva, a formar parte de esa incontable multitud por aparecer, es cierto sin embargo, que en lo que es el “fondo” de la cuestión tienen razón, pues hay unos “elegidos” que tienen que reinar con Jesús y otros que serán los súbditos de dicha gobernación de hechura divina…… y algo a lo que esos señores definen como las “dos clases” y planteamiento que es perfectamente bíblico, pues eso es lo que leemos en Rev. 7:1-10:

Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. 2 Y vi a otro ángel que ascendía del nacimiento del sol, teniendo un sello del Dios vivo; y clamó con voz fuerte a los cuatro ángeles a quienes estaba concedido hacer daño a la tierra y al mar 3 y dijo: “No hagan daño a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta después que hayamos sellado en la frente a los esclavos de nuestro Dios”.

4 Y oí el número de los que fueron sellados, ciento cuarenta y cuatro mil, sellados de toda tribu de los hijos de Israel (……)

9 Después de estas cosas vi y, ¡miren!, una gran muchedumbre que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. 10 Y siguen clamando con voz fuerte y dicen: “La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está sentado en el trono y al Cordero”.”

Luego lo que vemos en este pasaje nos adelanta, es que para cuando se pone en marcha el reino de Dios ya después de la “gran tribulación”, solo son dos grupos de personas los que acceden al mismo y totalmente distintos el uno del otro, tanto en cantidad como en características: pues mientras que unos están perfectamente contados, vemos que los otros son incalculables…… y mientras que unos, solo 144.000, han sido sellados con el sello “del Dios vivo” y lo que indica propiedad o pertenencia especial (1 Ped. 2:9), los miembros de esa ingente cantidad de personas “que ningún hombre podía contarno lo han sido y por lo tanto, no podemos estar hablando de personas en un mismo plano de igualdad. Además, mientras de los primeros se nos da una procedencia específica, eso es, sacados “de las doce tribus de Israel” y prescindiendo del significado que ello tenga y que ahora no viene al caso, los segundos proceden de “todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas” y lo que definitivamente hace distintos ambos grupos entre sí. Sin embargo, no son pocos los que pasando por alto estos “pequeños” detalles y a los que iremos añadiendo a continuación, continúan afirmando que no solo esos 144.000 sellados son los que tienen que reinar con Cristo en el milenio, sino que también lo hará los miembros de dicha “gran muchedumbre” y solo por el mero hecho de que se les menciona vestidos de “largas ropas blancas”.

Uno de los que más vehementemente se pronuncia en este sentido, es ese “genio” de la interpretación bíblica que va incordiando por ahí, el “ingeniero”, “teólogo” y probablemente presidente de la comunidad de vecinos de su escalera (por títulos que no quede), Apologista Mario Olcese y que no hace mucho ha colgado en su página en YouTube, concretamente el día 17 del corriente mes de Mayo un video bajo el título “Testigo de Jehová: ¡si no puedes resolver esta cuestión, será mejor que dejes la Watchtower!” y en donde al final del mismo, desafía a los TJ a que le respondan a esta cuestión, haciendo extensiva dicha invitación a un servidor (Armando López Golart); y como es norma en los autores de este blog, cuando alguien nos hace una demanda en cualquier sentido, siempre respondemos a la misma venga de quién venga, incluso si viene de un indocumentado de esa calaña y que aún no ha sido capaz de respondernos él a nosotros, a seis cuestiones que le tenemos planteadas (obviamente no está a la altura necesaria para ello) y en una muestra más que patente de su ignorancia supina con respecto del contenido escritural.

Por lo que resumiendo el asunto, lo que plantea el personaje en cuestión es, en primer lugar, que esos miembros de la “gran muchedumbre” y como ya les hemos señalado, también reinan con Cristo y por lo que no pueden ser los súbditos de dicho gobierno…… y por otra parte, que los que ocupan la plaza de súbditos del reino son aquellos de los que se nos habla en Zac. 14:16. Establecido el asunto, empecemos por el principio y con lo que habría que empezar diciendo, que la vestimenta con ropas blancas y en donde se apoya tan disparatado planteamiento, en terminología bíblica no significa otra cosa que el que uno tiene la aprobación de Dios, por lo que estaríamos hablando de una condición personal de apariencia ante Dios y no de una responsabilidad de privilegio, como pueda ser el reinar con Cristo en el reino…… pero veamos un ejemplo de ello:

No obstante, sí tienes en Sardis unos cuantos nombres que no contaminaron sus prendas de vestir exteriores y andarán conmigo en prendas blancas, porque son dignos.” (Rev. 3:4).

Y si ustedes buscan el mismo pasaje en la versión Traducción en lenguaje actual, leerán esto:

Sin embargo, en Sardes hay algunas personas que no han hecho lo malo. Por eso, andarán conmigo vestidos con ropas blancas, símbolo de victoria y santidad, pues se lo merecen.”

Luego dichas simbólicas vestiduras blancas no pueden ser otra cosa que lo dicho: una condición aprobada ante el Altísimo y en función de un comportamiento correcto, lo que conlleva una posición de favor ante Este; que ello es así, eso es, que la vestimenta blanca en sí misma no significa el que uno tenga que reinar con Cristo, queda claro por el hecho de que los ángeles siempre aparecen con dicho ropaje blanco y sin embargo, está claro que ellos no gobiernan en el reino de Dios al lado de Jesucristo. Pero dicho lo cual, veamos argumentos algo más sólidos en este sentido, considerando la razón por la que dicha “gran muchedumbre” vestía de blanco y el por qué no tienen parte en el gobierno del reino de Dios, pues de ella se nos dice lo siguiente:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”.” (Rev. 7:13-17).

Entonces estaríamos hablando de personas que habrán aceptado el sacrificio de rescate de Jesucristo y por ello se las considera aceptas ante Dios, pues como dice el pasaje han “lavado” y “emblanquecido” sus ropas o lo que es lo mismo, su apariencia personal ante Dios, con “la sangre del cordero”; y hablamos en tiempo futuro, porque dicha “gran tribulación” y de la que “sale” esa ingente muchedumbre aún está en un tiempo por venir. Y que esas personas no tienen nada que ver con aquellos que reinan con Cristo en el milenio, queda perfectamente plasmado en el versículo 17 del pasaje mencionado, en donde se nos dice que “el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida”; y significando ello que cuando esas personas aparecen, precisan de cuidado y atención amorosa, para ser guiados a alcanzar la vida eterna y algo que está en línea con lo que leemos en Rev. 22:1:

Y él me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero, 2 por en medio de su camino ancho. Y de este lado del río y de aquel lado, había árboles de vida que producían doce cosechas de fruto y que daban sus frutos cada mes. Y las hojas de los árboles eran para la curación de las naciones.”

Luego si entendemos bien, en ese momento al que nos referimos los miembros de las naciones que en conjunto compondrán ese inmenso gentío, precisarán de curación espiritual para poder afrontar la prueba final de la suelta de Satanás y de la que se nos habla en Rev. 20:7-10 y alcanzar con ello y como acabamos de señalar, el acceso a la vida eterna. Sin embargo y en claro contraste, de aquellos que con Cristo tienen que reinar se nos dice que ya en el mismo momento de su resurrección, se les concede la inmortalidad y por lo que ya no precisan de ser pastoreados o guiados a ninguna fuente de “aguas de vida”, pues al ser inmortales ya tienen vida en sí mismos y por lo que no precisan de un medio externo para mantenerla:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad (lo que significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6). (Acotación nuestra).

Pero es que si hacemos un compendio de todo lo que acabamos de decir, nos aparece otra razón por la que esa “gran muchedumbre” no puede reinar con Cristo durante el milenio, porque veamos: acabamos de leer, que los que han de reinar con Jesucristo durante el milenio, tienen que salir de la llamada “primera” resurrección pues, como hemos visto, solo “estos” que participan de la misma son los que adquieren la inmortalidad y reinan durante el milenio…… y obviamente sobre otras personas que no han participado de la tal resurrección y que serán los futuros súbditos del reino de Dios. Bien, hasta aquí de acuerdo; pero ahora volvamos atrás y recordemos que en Rev. 7:14 se nos ha dicho de esa “grande muchedumbre”, que estos son “los que salen de la gran tribulación”, eso es, que sobreviven a la misma y por tanto pasan con vida al nuevo mundo o reino de Dios…… pero si pasan con vida a través de la “gran tribulación” venidera y lo cual significa que no han muerto ¿cómo puede ser entonces, que reinen con Jesucristo, si dicha circunstancia les impide participar de la mencionada “primera” resurrección mencionada y que es precisamente el requisito imprescindible para conseguir la posición de inmortal rey en el milenio? Y pregunta que formulada hasta la saciedad desde este blog a ese “genio” de la teología Apologista Mario Olcese, aún es el momento que haya sido capaz de poderla responder y en una más que clara manifestación, de su total ignorancia sobre el registro escritural…… ¡vamos, que no sabe ni de lo que habla!

Y no acaba ahí la cosa, pues aún tenemos el siguiente argumento: la “gran tribulación” venidera, finaliza con lo que se conoce como la batalla final de Armagedón (Rev. 16:14; 16) y que es peleada por Jesucristo y sus leales o “escogidos”, contra las fuerzas opositoras de Satanás y sus demonios, eso es, los reyes de la tierra y sus ejércitos:

Estos combatirán contra el Cordero, pero, porque es Señor de señores y Rey de reyes, el Cordero los vencerá. También, los llamados y escogidos y fieles que con él están lo harán.” (Rev. 17:14).

O sea, que los que lideran las huestes celestiales en esa batalla por el bando de Dios, son Jesucristo y sus hermanos adoptivos y lo que significa que la “primera” resurrección se ha producido antes de finalizar la “gran tribulación” y de la que “sale” la mencionada gran multitud de Rev. 7:9…… por lo que no es posible que personas que aparecen después de acontecida dicha “primera” resurrección y que son los beneficiarios del resultado final de dicha batalla, puedan en manera alguna incorporarse a ese gobierno ya establecido y por tanto ya al completo, salido de la citada “primera” resurrección (Rev. 14:1). Y argumento añadido que parece una redundancia, pero que tiene que ver directamente con la afirmación que se nos hace en el video objeto de análisis, en el sentido que los súbditos de dicho reino no son los miembros de la “gran muchedumbre” sino los sobrevivientes terrestres de las naciones que han subido a enfrentarse al pueblo de Dios, en la batalla de Armagedón…… y en una clara demostración de la total incapacidad e ignorancia que adorna a ese “teólogo” de tres al cuarto y vergüenza de la profesión, que no solo no tiene ni idea de lo que dice, sino que acumula disparate tras disparate en su diabólica resistencia a reconocer la realidad del relato escritural; luego leamos el pasaje de Zac. 14:16, pero considerado en su contexto, eso es, a partir del verso 12:

Y esto es lo que resultará ser el azote con el cual Jehová azotará a todos los pueblos que realmente hagan servicio militar contra Jerusalén: Habrá el pudrirse de la carne de uno, mientras uno está parado sobre sus pies; y los ojos mismos de uno se pudrirán en sus cuencas, y la lengua misma de uno se pudrirá en la boca de uno.

13 Y en aquel día tiene que ocurrir que entre ellos (los miembros de los pueblos que participen en dicha batalla) se hará extensa la confusión procedente de Jehová; y cada uno realmente agarrará la mano de su compañero y su mano realmente subirá contra la mano de su compañero.

14 Y Judá mismo también estará guerreando en Jerusalén; y la riqueza de todas las naciones en derredor ciertamente será recogida, oro y plata y prendas de vestir en abundancia excesiva. 15 Y así resultará ser el azote del caballo, el mulo, el camello y el asno; y toda suerte de animal doméstico que se halle en aquellos campamentos, como este azote.

16 Y tiene que ocurrir que, en lo que respecta a todos los que queden de todas las naciones que vienen contra Jerusalén, ellos también tendrán que subir de año en año a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos y a celebrar la fiesta de las cabañas.” (Acotación nuestra).

Luego resumiendo la cosa, tenemos que concluir que es de todo punto imposible que queden sobrevivientes de aquellos que suban contra Jerusalén, pues no solo sus órganos vitales serán destruidos, sino que además serán llevados a pelear unos contra otros dentro de sus mismas filas y lo que nos habla de un exterminio total; el mismo hecho que en el verso 15 se nos cite que dicho exterminio alcanza hasta a esa serie de animales que en él se nos mencionan y que ninguna responsabilidad tienen en el asunto, nos muestra que la aniquilación será completa ¡vamos, que no queda ni el apuntador! De hecho, en la profecía de Sof. 1:18, lo que se nos dice es que habrá un “exterminio, realmente uno terrible, de todos los habitantes de la tierra”…… obviamente de aquellos que no acepten la sujeción al reino de Dios, pues esto es lo que se nos aclara en 2 Tes. 1:8 y en donde leemos que una gran venganza divina será traída “sobre los que no conocen (obviamente porque no han querido) a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús”. Luego es solo obvio que “los que queden” de ese apocalíptico evento, solo pueden ser en una primera instancia, aquellos que en ese momento crucial de la historia humana se ponen del lado de su Creador y que las Escrituras identifican como una “gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas” (Rev. 7:9)…… y que en el momento álgido del asunto, son ocultados por nuestro Dios Jehová al modo como Noé fue apartado en su momento, del cataclismo que le sobrevino al mundo de aquél tiempo; y dado que como hemos visto, esa innumerable multitud no puede reinar con Cristo, pero que sí entran al reino de Dios, es obvio que pasan a convertirse en los primeros súbditos de dicha gobernación divina y ya pronto a convertirse en una realidad.

Pero noten que hemos dicho que son los “primeros” súbditos, pues resulta que en la profecía de Zacarías se nos habla de “otros” que se sumarán a esta “fiesta” y algo que ya dimos a entender, aunque no profundizamos en el tema pues hablábamos de otra cosa, en nuestro anterior artículo “Zac. 14:16…… y los súbditos del reino de Dios” (11/07/12). Por lo tanto, veamos como continúa dicha profecía y averigüemos a quiénes se refiere…… aunque para no perdernos, tenemos que partir de la base que en Rev. 7:1-17, se nos habla de los dos únicos grupos de personas que aparecen tan pronto como el reino de Dios empieza su andadura y que son los 144.000 por una parte y la “gran muchedumbre que ningún hombre podía contar” por la otra, pues como ya hemos señalado y según las Escrituras, todos aquellos que lleguen vivos hasta el fin del sistema inicuo y sean considerados como “enemigos” de la adoración verdadera, sufrirán “el castigo judicial de destrucción eterna” (2 Tes. 1:7-9); algo que queda claro, ya que es corroborado por lo que leemos en Mat. 25:31-33; 45- 46:

Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras. 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda (……) 46 Y estos partirán al cortamiento eterno, pero los justos a la vida eterna.”

Y lo que nos da a entender, lejos de toda duda, que fuera de esos personajes mencionados, eso es, Jesucristo y sus hermanos por un lado y las personas de condición de “oveja” señaladas, por el otro, ya no hay más seres humanos sobre la tierra para cuando inicia el reino de Dios, pues han sido totalmente aniquilados los enemigos de Dios. Luego sería razonable pensar, que la expresión “los que queden” de Zac. 14:16, incluye también a los habitantes de aquellas naciones que “subirán contra Jerusalén” y que mueran antes de que inicie la “gran tribulación” y a quienes la Biblia ofrece la esperanza de la resurrección.

Viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.” (Juan 5:28-29).

Y dado que todos los miembros de la “gran muchedumbre” sobrevivieron a la “gran tribulación” porque lavaron y emblanquecieron sus ropas (eso es, ejercieron fe en su sacrificio vicario y se procuraron con ello, una posición aprobada ante Dios) antes de que empezara la “movida”, es obvio que los resucitados también deben de hacer algo para que su resurrección resulte ser una de vida y no una de juicio adverso o destrucción eterna. Y ello tiene que ver con el acudir a los patios terrestres del templo de Jehová e inclinarse en dedicación a Dios mediante Jesucristo, lo cual incluye el aprovecharse del alimento espiritual que se pondrá a disposición de todos, mediante los nuevos “rollos” que se abrirán durante el milenio “para la curación de las naciones” (Rev. 22:2); y siendo el caso que cualquier resucitado que rehúse hacerlo, sufrirá el mismo azote que les sobrevendrá a las naciones de la actualidad, que en su momento se enfrenten al Creador: la destrucción eterna…… pero veamos como continua la profecía de Zacarías:

Y tiene que ocurrir que, en lo que respecta a cualquiera que no suba de las familias de la tierra a Jerusalén a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, aun sobre ellos no ocurrirá lluvia fuerte (bendiciones espirituales). 18 Y si la familia de Egipto misma no sube y realmente no entra, sobre ella tampoco la habrá. Ocurrirá el azote con el cual Jehová azotará a las naciones que no suban a celebrar la fiesta de las cabañas. 19 Esto mismo resultará ser el castigo por el pecado de Egipto y el pecado de todas las naciones que no suban a celebrar la fiesta de las cabañas.” (Zac. 14:17-19). (Acotación nuestra).

Y verso 18 que tal parece indicar, a nuestro entender, que hace referencia a personas distintas a los sobrevivientes de la “gran tribulación” y que solo pueden ser los que posteriormente vayan levantándose en la resurrección de los muertos, a acontecer durante el período milenial. Pensemos que serán innumerables los resucitados que en su vida anterior y por distintas razones, no adoraron a Dios y lo que les llevará a tener que empezar a dar pasos para ello durante el milenio y así, como hemos dicho, que su resurrección resulte en una para vida y no en una para juicio o destrucción eterna. Tengamos en cuenta, además, que probablemente muchas personas durante esos mil años y prescindiendo que provengan de los sobrevivientes de la “gran tribulación” o de los que vayan resucitando posteriormente (e hipotéticamente, los que vayan naciendo tanto de unos como de otros), se decantarán más bien por disfrutar de la ventajas materiales de vivir en una tierra convertida en un paraíso y gozando de una plena salud, que por el esfuerzo de mantener el aprendizaje espiritual que nos será facilitado por los “nuevos rollos” que se abrirán (Rev. 20:12) y que nos fortalecerán espiritualmente para hacer frente a la prueba final, eso es, la suelta de Satanás…… porque no olvidemos y ello dicho para esos “teólogos” que nos hablan de una resurrección de juicio o destrucción eterna para después del milenio, que para el final del mismo nuestro Creador Jehová Dios no nos anuncia una resurrección, sino una prueba y como deja perfectamente claro el siguiente pasaje:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar (luego poner a prueba la fidelidad de uno hacia su Creador y al igual como hizo con Adán y Eva) a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos es como la arena del mar. 9 Y avanzaron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró.” (Rev. 20:7-9). (Acotación nuestra).

Porque eso es lo que se nos dice que ocurre, finalizados los mil años y no otra cosa, con lo que sería no solo interesante sino también instructivo, que esos “genios” de la teología que defienden dicho planteamiento, nos explicaran el por qué entonces de los mil años de gobierno teocrático; porque si según nos afirman, tanto los participantes de la “primera” resurrección, como los miembros de la “gran muchedumbre”, reinan en inmortalidad con Cristo en el milenio y ya hemos visto que de la “gran tribulación” no sobrevive persona alguna aparte de esa ingente multitud mencionada y por otra parte, que hasta después del milenio no ocurre la segunda resurrección ¿sobre quiénes se gobernará entonces y sobre quiénes además, se extenderán los beneficios de la labor sacerdotal de esos gobernantes? Es más ¿para qué ese tiempo de mil años, eso es, en qué se empleará dicho tiempo? Por otra parte, no estaría de más que nos contaran también, como queda el asunto de la “restauración de todas las cosas”, prometida por el Altísimo (Hech. 3:20-21), porque sin nadie que restaurar (pues de ser las cosas como se nos cuentan, en ese momento solo habrá sobre la tierra perfectos e inmortales Hijos de Dios), es obvio que no se puede hablar de restauración alguna…… luego ¿para qué esa promesa? Por lo que ¿sería mucho pedir que ese “experto” en cuestiones teológicas, Apologista Mario Olcese y puesto que comparte dicho disparate con otros “entendidos”, nos iluminara con sus “atinados” razonamientos y nos mostrara la lógica de dicho planteamiento por él propugnado?

MABEL

MIL PERDONES, Sr. OLCESE…

Posted in Uncategorized with tags , , , on 21/03/2013 by Armando López Golart

orejas_de_burro_bruto… por no haber sido capaz de entender (ya sabe usted, eso es lo que tiene el no haber ido a escuelas de pago y encima, no haber estudiado teología) y como nos confirma de manera tan clara, en su video del 19 del corriente mes de Marzo “Una grande muchedumbre de salvos reinarán con cristo, porque estarán vestidos de blanco y son vencedores” tan “coherente” enseñanza por su parte, en el sentido de que los que reinan con Cristo durante el milenio y por haber sido “degollados” durante la “gran tribulación” por no haberse sometido a la “bestia”, son los miembros de la “gran muchedumbre” que “salen” de ella (Rev. 7:14), eso es, que sobreviven a la misma y pasan con vida al reino de Dios…… toda una magistral lección de teología.

Creo que dentro de poco, Jehová le pedirá que reescriba la Biblia y ponga un poco de orden en la misma.

Atte.

Armando López Golart