Archivo para primogénito

EL PREMIO “SOBREMANERA GRANDE” DE ABRAHAM.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 13/05/2015 by Armando López Golart

1451438_487103374731696_628979789_nUno de los tremendos errores que cometen determinados “teólogos” y que presumen de “diplomaturas” colgadas de una pared, como uno que nosotros conocemos, tiene que ver con la interpretación que hacen de esas palabras que le fueron dichas al patriarca en cuestión y que según ese “genio” de la teología al que nos referimos (que por aquello de la caridad cristiana y todas esas cosas, obviaremos dar su nombre), ello significa sin lugar a duda alguna que al bueno de Abraham le fue ofrecido el reinar con Cristo en el reino de Dios y no el morar en este “simplemente” en calidad de súbdito del mismo y que tampoco es el caso…… porque según el Sal 45:16 a ese personaje y a otros como él (en todo caso, antepasados de Jesús) les serán dados cargos de alta relevancia dentro del organigrama de dicha gobernación de hechura divina. Lo dicho viene a cuento de un video que ha publicado recientemente el personaje al que nos referimos (07/05/15) y en el que de entrada, como tiene por costumbre, miente más que habla, porque veamos:

En dicho video lo que pretende el autor en cuestión es contra argumentar a las respuestas que sobre 35 preguntas que había formulado a los Testigos de Jehová, se presentaron desde este blog y a petición de uno de nuestros lectores, respuestas que pueden encontrar en nuestro artículo del 07/05/15 y publicado casi un día antes de que fuera subido a la red el video mencionado, lo que ya establece una sospechosa relación causa/efecto…… si a ello le sumamos las veladas referencias que en el mismo se hacen de los autores de este blog, así como el temario de su contenido, está clara la señalada relación de causalidad; ahora bien ¿en que miente el autor del mismo? Pues sencillamente al afirmar que hasta el momento de publicar el video del que estamos hablando, ninguna respuesta a dichas preguntas le había llegado hasta él de parte de TJ, así como tampoco de ex-testigos (min. 25’40-26 de grabación) y en clara alusión a aquí “los mendas”; cuando el caso es que quién visualice dicha grabación, al tiempo que haya leído nuestro escrito, rápidamente se dará cuenta de la estrecha relación existente entre el contenido de la tal, con lo respondido por los autores de este blog y confesos ex-testigos de Jehová…… luego resumiendo: dicho autor si había leído nuestro escrito de respuesta a muchas de sus preguntas y a las que por cierto, objeta a su contenido en el video publicado y por lo que queda claro que miente, al señalar que absolutamente nadie le había podido responder a tan “incisivas” cuestiones.

Dicho lo cual, pasemos a responder al disparate en el que cae el “teólogo” en cuestión y que denotan la total carencia de esa formación teologal de que tanto presume, de la que por cierto apunta al término de dicho video que él “no tiene la culpa” de haber podido estudiar teología y extremo éste en el que los autores de este blog no podemos estar más de acuerdo…… ahora bien, de lo que “sí tiene la culpa” es, a nuestro entender, de haber sacado tan pésimo rendimiento de sus años de esfuerzo estudiantil. Porque de lo contrario, no se entiende la cantidad de disparates teológicos contenidos en dicho video (de hecho en todas sus “enseñanzas”) y que, además, resulta que en 30 minutos de grabación y de deslavazada y repetitiva verborrea en su intento de desbaratar las respuestas que desde este blog se le presentaron y ello con un amplio despliegue de textos bíblicos como apoyo de nuestras afirmaciones, solo cita de un testo bíblico (para meter aún más “la gamba” si cabe y algo de lo que hablaremos más adelante), por lo que mucho “bla, bla, bla”, pero nada de contra argumentar con una Biblia en la mano…… con lo que es del todo apropiada la cita que figura en nuestra imagen de entrada; dicho lo cual, volvamos al tema de Abraham y su supuesto premio como rey en el reino, arguyendo algunas de las razones por las que Abraham no puede reinar con Cristo en el reino de Dios.

En primer lugar y como el propio autor de ese desaguisado perpetrado en el video de referencia reconoce, para reinar en el reino uno tiene que tener la condición reconocida de Hijo de Dios y circunstancia que no concurre en dicho caso…… porque si ello fue así en el caso de Abraham ¿cómo podría ser entonces Jesucristo, el “primogénito” entre muchos hermanos y según nos muestra Rom. 8:29?:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.”

Para ser el “primogénito” (el término ya lo dice todo), entonces, se requería y como se señala en dicho pasaje, que los hermanos de Jesucristo fueran posteriores a este, pues de lo contrario y razonando con un mínimo de lógica y sentido común, no podrían ser hechos “a su imagen” (eso es, el “modelo” a partir del cual “ser hechos”, pues de lo contrario perderían todo sentido esas palabras de Pablo), ya que sería Jesús el que fue hecho “conforme a la imagen de ellos” pues existieron siglos antes que éste hiciera acto de presencia; por otra parte y según las Escrituras, el primer ser humano reconocido por Dios como hijo suyo fue Jesús, a menos, eso sí, que las Escrituras nos cuenten una “milonga”…… pero veamos cómo se produjo la cosa, desde su mismo principio, pues ello nos permitirá captar con más detalle lo que tratamos de exponer:

De modo que el ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado favor con Dios; 31 y, ¡mira!, concebirás en tu matriz y darás a luz un hijo y has de ponerle por nombre Jesús. 32 Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre 33 y reinará sobre la casa de Jacob para siempre y de su reino no habrá fin.” (Luc. 1:30-33).

La pregunta inmediata de María, que era virgen, pero no tonta, fue la siguiente:

Pero María dijo al ángel: “¿Cómo será esto, puesto que no estoy teniendo coito con varón alguno?”.” (v. 34).

Y a lo que el ángel respondió lo siguiente, según el versículo 35:

En respuesta, el ángel le dijo: “Espíritu santo vendrá sobre ti y poder del Altísimo te cubrirá (o “fecundará”) con su sombra. Por eso, también, lo que nace será llamado santo, Hijo de Dios.” (Acotación nuestra).

Entonces lo que se nos explica, es cómo Dios “engendró” en el vientre de una virgen judía y mediante la poderosa intervención de Su espíritu santo, un hijo Suyo que nacería “santo”, eso es, sin pecado; posteriormente de ese hijo se nos dijo lo siguiente:

Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él. 17 ¡Mire! También hubo una voz desde los cielos que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”.” (Mat. 3:16-17).

Eso es, que fue Jehová Dios quién reconoció su paternidad en el caso de Jesús, el hijo nacido de María, por lo que siempre ha sido identificado por generaciones como el “Hijo de Dios”, tal como Este había dicho por boca de su ángel…… y todo esto, no se produjo en el caso de Abraham, ni en el de ningún otro ser humano; pero es que hay más, cuando analizamos las palabras con las que Dios reconoció a Jesús como Su Hijo y que fueron estas: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”. Prescindiendo que la frase en sí misma ya lleva a pensar en la existencia de un solo Hijo de Dios envuelto en el asunto ¿significa la construcción de dicha frase, de que entre otros supuestos Hijos de Dios existentes y como nos sugiere el “teólogo” mencionado (Abraham y otros), solo éste era “amado” y el único “aprobado”? No y por lo tanto, lo único que se puede entender de dichas palabras, así como del entero relato expuesto, es que Jehová solo reconocía a Jesús como Su Hijo único…… de hecho, lo que leemos en Juan 3:16 y en palabras del propio Jesús y que algo más que ese “genio” de la teología del que estamos hablando, sabría del tema, va precisamente en esa dirección:

Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo (“unigénito” según versiones, pero que significa lo mismo), para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (NTV). (Acotación nuestra).

Algo que jamás podría haber afirmado Jesús en ese momento y sin incurrir en una mentira, si Abraham ya hubieran adquirido dicha condición en tiempos pretéritos; por lo tanto, en el momento de aparecer Jesús como el Hijo de Dios, no existía ningún otro Hijo de Dios “despendolao” por ahí y anterior a él…… luego Abraham no era un Hijo de Dios y por tanto no puede heredar el reino en calidad de inmortal rey y sacerdote. Pero no obstante, es cierto que lo dicho hasta este momento no explica que es lo que pudo ser ofrecido a Abraham y que se pudiera considerar como un galardón “muy grande” (que es de lo que se trata) y lo que nos retrotrae a los tiempos en que dicha oferta fue formulada; vayamos, por tanto, a las palabras que le fueron dichas a Abraham en su momento y que, de forma disparatada, el autor del video objeto de análisis afirma que solo pueden significar que le fue prometido un puesto de rey al lado de Jesucristo en el reino milenial:

Después de estas cosas vino la palabra de Jehová a Abrán en una visión y dijo: “No temas, Abrán. Soy para ti un escudo. Tu galardón será muy grande.” (Gén. 15:1).

Habría que destacar que la expresión “sobremanera grande” de nuestro titular y que es sobre la que se apoya dicho autor para sacar sus disparatadas conclusiones, solo se encuentra en la RV 1960 y que es la traducción que suele usar dicho personaje como referente…… pero que en todo caso vendría a ser lo mismo: un premio por encima de lo imaginable para una persona como dicho patriarca; dicho esto, lo que procede es averiguar cuál era la situación por la que en ese momento estaba pasando el bueno de Abraham y expresada ésta en sus propias palabras:

A lo que dijo Abrán: “Señor Soberano Jehová, ¿qué me darás, cuando voy quedándome sin hijo y el que poseerá mi casa es un hombre de Damasco, Eliezer?”. 3 Y Abrán añadió: “¡Mira! No me has dado descendencia y, ¡mira!, un hijo de mi casa (el hijo tenido de una esclava egipcia) me sucede como heredero”.” (vs. 2-3). (Acotación nuestra).

Ello significaba que su línea genealógica quedaba cortada y con lo que no habría sido antepasado de Jesucristo, cosa fundamental en aquellos tiempos para esos patriarcas…… recordemos la que se montó entre Esaú y Jacob (Gén. 25:31-35), por los derechos de primogenitura; pero volviendo a donde estábamos, obviamente nos encontramos ante una pregunta directísima y que merecería en justa correspondencia, igual respuesta y por lo que si el plan de Dios hubiera sido el darle un puesto de rey en el gobierno del reino, lo lógico es que se lo hubiera dicho en ese mismo momento…… pero lejos de esto, veamos por dónde iban los planes de Jehová, según los versículos 4-5:

Pero, ¡mire!, la palabra de Jehová a él fue en estas palabras: “Este hombre no te sucederá como heredero; más bien, uno que saldrá de tus propias entrañas, te sucederá como heredero”. 5 Entonces lo sacó afuera y dijo: “Mira hacia arriba, por favor, a los cielos y cuenta las estrellas, si es que se te hace posible contarlas”. Y pasó a decirle: “Así llegará a ser tu descendencia”.”

Pero en todo caso, ésta y aunque parte de ella, no era en sí misma la recompensa “muy grande” prometida al bueno de Abraham, sino lo que encontramos más adelante y en dónde ya Jehová le explica en qué consistiría, realmente, la recompensa que iba a darle…… para ello tenemos que irnos a Gén. 17:3-6 y tomado de la misma traducción que usa esa “figura” de la teología del “mundo mundial”, la mencionada RV 1960:

Entonces Abram se postró sobre su rostro y Dios habló con él, diciendo: 4 He aquí mi pacto es contigo y serás padre de muchedumbre de gentes. 5 Y no se llamará más tu nombre Abram, sino que será tu nombre Abraham, porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 6 Y te multiplicaré en gran manera y haré naciones de ti y reyes saldrán de ti” (refiriéndose fundamentalmente, a aquellos que reinarían en el reino de Dios).” (Acotación nuestra).

Y este es el “pacto” o promesa que Jehová Dios estableció con Abraham y que haría de ese personaje una auténtica figura para generaciones futuras (estaríamos hablando del principal antepasado de Jesús y sobre quien se empieza a gestar o edificar, el proyecto divino de restauración mediante el reino de Dios) y ejemplo de ello, es que unos 4.000 años nos contemplan desde esas palabras y todavía continuamos hablando de él, como uno de los personajes de más relumbrón en la historia del mundo y que como tal, será considerado por una eternidad; sin embargo y volviendo al tema que nos ocupa, noten que lo que se le dijo a ese patriarca es que reyes “saldrían de él” y no que él tuviera que ocupar el puesto de rey en cualquier momento de la historia y que es algo muy distinto…… luego todo considerado, la promesa de Jehová nada tenía que ver con el que Abraham participe en ese futuro gobierno del reino en calidad de inmortal rey y sacerdote, sino la pieza fundacional y por llamarlo de alguna manera, de la que arrancaría el proyecto del reino.

Pero es que además, resulta que desde la promesa divina al patriarca en cuestión, hasta llegar al pacto “para un reino” que celebró Jehová con el recién liberado pueblo de Israel del yugo egipcio y que ese sí, ya contemplaba la posibilidad de que algunos y en un futuro aún lejano, llegaran a ser reyes y sacerdotes para reinar junto a Cristo, pasaron más de 400 años y pacto que se estableció en estos términos:

“…… “Y ahora si ustedes obedecen estrictamente mi voz y verdaderamente guardan mi pacto, entonces ciertamente llegarán (tiempo futuro) a ser mi propiedad especial de entre todos los demás pueblos, porque toda la tierra me pertenece a mí. 6 Y ustedes mismos llegarán (de nuevo se está hablando en futuro) a ser para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”. Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel.” (Éxo. 19:5-6). (Acotaciones nuestras).

Luego lo que está claro, es que hasta ese momento no hubo pacto alguno en este sentido, eso es, el de poder llegar a ser designado como rey para conformar ese futuro gobierno divino por aparecer…… luego ¿cómo se puede entender que ya Abraham hubiera recibido, más de 400 años antes, un puesto en ese gobierno del reino? Lo que nos indica la lógica, sencillamente, es que eso no fue eso lo que ocurrió, sino que lo que pasa es que estamos ante un supuesto “teólogo” que muestra estar “más pallá que pacá” en cuestiones bíblicas, pues está clarísimo en el contexto escritural que nada parecido le fue ofertado a dicho patriarca…… por lo que el “teólogo” en cuestión y como nos tiene acostumbrados, se ha “columpiado” de nuevo o, lo que es lo mismo, que no tiene ni puñetera idea de lo que está hablando.

Queda claro, entonces y haciendo buena la leyenda de la imagen que encabeza este escrito, que de nuevo nos encontramos ante grandilocuentes alocuciones sin ningún tipo de “sustancia” y de mucho menos apoyo bíblico, por tanto burdas mentiras por parte del personaje señalado a lo largo de este artículo que, en cuanto a teología, resulta ser una verdadera catástrofe andante y por lo que no puede ser tomado en consideración ninguna de sus proposiciones…… proposiciones ante las que los TJ se “chotean”, pues resulta ser menos creíble el “criticador” que el “criticado”, por lo que ya ni se molestan en contestarle. Y si lo hacemos nosotros, no es por el mero hecho de meternos con dicho “intelectual” (que de teólogo tienen lo mismo que nosotros de curas) y que más bien nos importa “un bledo” lo que diga, pues nada nos puede aportar (excepto ocasiones para “vapulearle”), sino el interés en aquellos de sus seguidores que también nos lean a nosotros (que no son pocos) y que puedan verse perjudicados por las “gansadas” que publica ese “súmmum” de la teología en su blog de videos; además, de la voluntad por parte de los autores de este blog, de subrayar el hecho de que aún continúa habiendo alguien que entiende lo que se dice en las Escrituras…… que eso se lo crea quien nos lee, ya es “harina de otro costal”.

MABEL

Anuncios

MÁS RESPUESTAS PARA APOLOGISTA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , on 23/10/2011 by Armando López Golart

Y es que tal como me comprometí (en este blog solemos tener la sana costumbre de ser formales y cumplir con nuestros compromisos), voy a continuar con la serie de respuestas a las preguntas de D. Mario Olcese contenidas en su artículo del 16/10/11 “Don Armando: el “correcaminos”.” Luego para abreviar y ya atendida la primera, en el artículo anterior a este que están ustedes leyendo, pasemos al contenido de la segunda pregunta y que como es costumbre, transcribimos tal cual:

2.- Si Ud., Don Armado, no es miembro del cuerpo de Cristo, cuya cabeza es obviamente Cristo mismo, ¿Por qué sigue usted los mandamientos de Jesús, si usted no es miembro de su cuerpo?¿No dirige Jesús (la cabeza) sólo a su cuerpo (la iglesia)?

En primer lugar, decirle al Sr. Olcese, que esta pregunta carece de sentido, porque los seguidores de Cristo, no siguen los mandamientos  de este, sino los de Jehová…… al menos eso es lo que se deduce de las palabras de Jesús:

El que me desatiende y no recibe mis dichos tiene quien lo juzgue. La palabra que he hablado es lo que lo juzgará en el último día; 49 porque no he hablado de mi propio impulso, sino que el Padre mismo, que me ha enviado, me ha dado mandamiento en cuanto a qué decir y qué hablar. 50 También, sé que su mandamiento significa vida eterna. Por lo tanto, las cosas que hablo, así como el Padre me las ha dicho, así las hablo.” (Juan 12:48-50).

Y algo que el apóstol Juan tenía perfectamente claro, pues reconoció que “aquel a quien Dios envió habla los dichos de Dios” (Juan 3:34) y por eso, casi al final de su vida, pudo decir lo siguiente:

Pues esto es lo que el amor a Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos.” (1 Juan 5:3).

Entonces, como estamos sometidos a los mandamientos del Altísimo y puesto que entiendo que ese es el deber de todo bien nacido, el obedecer a Dios, por eso obedezco Sus mandamientos (llegados a nosotros, a través de Su Hijo Jesucristo), en cumplimiento de Ecle. 12:14:

La conclusión del asunto, habiéndose oído todo, es: Teme al Dios verdadero y guarda sus mandamientos. Porque este es todo el deber del hombre (o “de la humanidad”, según traducción literal). 14 Porque el Dios verdadero mismo traerá toda clase de obra a juicio con relación a toda cosa escondida, en cuanto a si es buena o es mala.” (Acotación mía).

Y me permito rogar a dicho caballero, que antes de formular una pregunta, se asegure de que está planteada correctamente, porque tal da la sensación de que ni para eso alcanza; pero veamos ahora, la tercera pregunta:

3.- Si usted no es ungido por el espíritu santo, ¿cómo puede usted producir buenos frutos como el amor, gozo, paz, mansedumbre, etc, etc?

Pues porque una cosa es desarrollar esos frutos del espíritu y que no nos vienen dados, sino que hay que esforzarse en desarrollar, como queda claro de las palabras de Pablo en Rom. 7:21-25 y otra muy distinta, el ser “elegido” directamente por Dios, para pasar a formar parte del grupo de Sus Hijos Adoptivos y algo que ya no depende de uno mismo, sino de la voluntad expresa de Jehová:

Y no solo ese caso, sino también cuando Rebeca concibió gemelos de un solo hombre, de Isaac nuestro antepasado: 11 pues cuando todavía no habían nacido ni practicado cosa buena ni vil, para que el propósito de Dios tocante a la selección continuara dependiendo, no de obras, sino de Aquel que llama, 12 se le dijo a ella: “El mayor será esclavo del menor”. 13 Así como está escrito: “Amé a Jacob, pero odié a Esaú”.” (Rom.  9:10-13).

Y para un mayor entendimiento de lo que pretendo decir, veamos cómo nos expresa la idea el escritor del libro de Hebreos y refiriéndose en este caso al sacerdocio, según una versión de las Escrituras, muy fácil de entender y que suele aclarar muchas dudas, como es La Biblia en lenguaje actual:

Dios elige a los jefes de los sacerdotes para que ayuden al pueblo y para que presenten las ofrendas y sacrificios, para que Dios los perdone. 2 Y como a esos sacerdotes también les resulta difícil obedecer a Dios, pueden mostrarse pacientes con los ignorantes y pecadores. 3 Por eso tienen que presentar ofrendas y sacrificios, para que Dios perdone los pecados del pueblo y también los de ellos.

4 Pero nadie puede ser jefe de los sacerdotes sólo porque así lo quiere, sino que Dios es quien lo elige y le da ese honor. Así lo hizo Dios cuando escogió a Aarón como jefe de los sacerdotes.

5 Cristo no llegó a ser Jefe de sacerdotes porque así lo quiso, sino que Dios lo eligió y le dio ese honor. Fue Dios quien le dijo: “Tú eres mi Hijo; desde hoy soy tu padre.” 6 En otra parte de la Biblia también le dijo: “Tú eres sacerdote para siempre, como lo fue Melquisedec.”

Luego la idea queda perfectamente establecida, pues si así era en el caso de la elección del Sumo Sacerdote, cuanto más en el caso de ser declarado uno Hijo de Dios y cuestión que queda perfectamente interrelacionada en el versículo 5. Y lo cual no sería así, de ser cierta esa chorrada que D. Mario defiende, en el sentido que cuando uno se bautiza, automáticamente ya es “ungido” y reconocido como Hijo adoptivo de Dios (con todo lo que eso conlleva), pues entonces la cosa quedaría en manos de la voluntad de cada cual: la de bautizarse o de no bautizarse y viéndose por tanto obligado Jehová, a reconocer como Hijo Suyo al primero que le diera la ventolera de decantarse por el bautismo…… dicho sea de forma coloquial y para entendernos; y veamos ahora la cuarta pregunta:

4.- Si usted no es un hijo de Dios y tampoco un hermano de Cristo, ¿Por qué se dirige usted a Dios como “Padre celestial” cuando le ora? Por otro lado, ¿acaso no dice Jesús que los que hacen la voluntad del Padre esos son sus hermanos?¿Si usted no es hermano de Cristo e hijo de Dios, entonces la voluntad de quién está haciendo usted, Don Armando?

¿Y al Sr. Olcese, quién le ha dicho de qué manera me dirijo a Dios en mis oraciones? ¿No cree dicho caballero, que en su intento de torcer las cosas según su conveniencia y en su inaudito atrevimiento, va un poco “más allá” de dónde puede llegar? Y es que desde que inicie mi andadura con los TJ y hasta mi expulsión, el 99% de las oraciones que he escuchado (y en más de 30 años de militancia ¡cuidadito que habré escuchado oraciones y a diferentes oradores!) se dirigían al Altísimo bajo la fórmula de “Señor Soberano Jehová……” y no como les imputa dicho caballero (la fórmula que menciona en la pregunta) en algunos de sus artículos. Y ese uno por ciento restante, siempre a cargo de personas que se iniciaban en el dirigir a la congregación en oración y usaban el consabido inicio “Padre nuestro que estás en los cielos……” y lo que dijeran a continuación, pero siempre en su condición de inexpertos y que con el tiempo rectificaban dicha frase inicial…… y en mi caso particular y si a D. Mario le parece bien ¡faltaría más! suelo dirigirme a mi Creador, con la frase “Señor y Dios mío……” y lo que siga, para cerrar la oración rogándole que la misma le sea acepta en el nombre de Su Hijo Jesucristo, en su posición de actual mediador (1 Tim. 2:5) y según nos enseñó él mismo:

En aquel día ya no me preguntarán nada. De cierto, de cierto les digo, que todo lo que pidan al Padre, en mi nombre, él se lo concederá. 24 Hasta ahora nada han pedido en mi nombre; pidan y recibirán, para que su alegría se vea cumplida.” (Juan 16:23-24-RVC).

Y habida cuenta que es Jehová y no Jesucristo, el “oidor” de la oración (Sal. 65:2), a Él nos tenemos que dirigir; y como a mi edad y diga lo que el Sr. Olcese diga, ya no voy a cambiar…… pues así lo vamos a dejar. Y en cuanto la voluntad de quién estoy haciendo ¿pues la de quién va a ser? La de Jehová y es que según Jesús, si queremos ser sus “amigos” (Juan 15:14), tenemos que hacer las cosas que nos manda y si como hemos visto en la primera respuesta que hemos dado, Jesús solo manda lo que a su vez le fue mandado a él, la conclusión es clara: podemos tener una buena relación con nuestro Creador y sin necesidad de ser reconocidos como Hijos suyos, al igual que muchísimas personas del AT, si hacemos lo que nos manda (1 Sam. 15:22; Hech. 20:35)…… en nuestro caso, por boca de su Hijo Jesucristo, Su mediador; y pasemos a la quinta pregunta:

5.- ¿Si la congregación o iglesia de los primogénitos están inscritos en los cielos, según Heb. 12:23, ¿por qué dice usted que el rey David será un mero súbdito del reino en la tierra, si él mismo es también llamado por Dios como “mi primogénito” en Salmo 89:20,27?¿No debería estar David también incluido dentro de la iglesia o congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos?

Y en cuanto a esta pregunta, decirle a ese caballero que su ignorancia solo es superada por su propia ignorancia, pues de ninguna manera en este profético salmo que nos cita, se puede hacer referencia con esa expresión “mi primogénito”, literalmente al personaje David…… pues resulta que este Salmo 89, fue escrito después de la muerte de éste, por un tal Etán, el ezrahíta y uno de los cuatro hombres cuya sabiduría, aunque considerable, fue superada por la del rey Salomón:

Y Dios continuó dando a Salomón sabiduría y entendimiento en medida sumamente grande y una anchura de corazón, como la arena que está sobre la orilla del mar. 30 Y la sabiduría de Salomón era más vasta que la sabiduría de todos los orientales y que toda la sabiduría de Egipto. 31 Y era más sabio que todo otro hombre, más que Etán el ezrahíta y Hemán y Calcol y Dardá, hijos de Mahol; y su fama llegó a estar en todas las naciones todo en derredor.” (1 Rey. 4:29-31).

Luego estaríamos hablando de un contemporáneo del reinado de Salomón y por lo tanto, su salmo no podía ir dirigido al rey David, que como hemos dicho ya había muerto para cuando el citado salmo fue escrito, por lo que y de forma profética, solo podía hacer referencia a Jesucristo y algo que ya le expliqué al Sr. Olcese en mi artículo del 11 de Agosto pasado “Luego es mentira que……”; porque veamos que nos dicen los versos 26-27:

El me clamará: Mi padre eres tú,  Mi Dios y la roca de mi salvación.  27 Yo también le pondré por primogénito, El más excelso de los reyes de la tierra.”

Y lo que vemos, es que el citado pasaje está escrito en tiempo futuro, por lo que no podía aplicar de ninguna manera a un David que ya había muerto, ni a su hijo Salomón, que en ese momento ya estaba ejerciendo de rey sobre Israel. Luego con la referencia del verso 20 al nombre “David” y como ya le expliqué en mi reciente artículo “Apologista…… y Oseas 3:4-5” (10/10/11), tenemos que tener en cuenta que cuando en las Escrituras se hace proféticamente referencia al nombre del rey David y más en este caso, que dicho personaje hacía tiempo que había desparecido de la escena, se nos está hablando del llamado David Mayor, o sea, de Jesucristo. Por otra parte (y ello valida mi afirmación), el hecho de que tenía que ser “el más excelso” de entre los reyes de la tierra, obviamente nos muestra que solo se podía referir a Jesucristo, pues de aplicar al rey David esas palabras, como erróneamente afirma el Sr. Olcese, lo colocarían en una posición superior al propio Hijo de Dios, que razonablemente ya no podría ser “el rey de reyes y señor de señores” (Rev. 19:16).

Luego, resumiendo, dicho Salmo 89 no se podía referir de ninguna manera al literal rey David y por lo tanto, el verso 20 se dirigía proféticamente al futuro heredero del trono que había ocupado en su día David, eso es, al David Mayor, Jesucristo y no al propio David…… con lo que de nuevo y a pesar de estar advertido en el artículo citado, D. Mario ha vuelto a meter la pata hasta el corvejón, lo que hace patente la errática deriva que está tomando últimamente. Recordemos que en ese momento de la profecía, no había ni hombre ni nombre (pues Jesús aún no existía), por lo que Jehová y a fin de transmitir la idea a su pueblo, hace uso de esa alegoría para presentar al desconocido personaje y que tendría que ser el artífice de la verdadera y definitiva restauración del reino, en que un día fungió como rey su antepasado David, en calidad de legítimo heredero del mismo y de las bendiciones que este derramaría sobre la humanidad obediente…… y qué mejor que personalizarlo en un personaje prominente y por todos reconocido, como el anterior rey David. Dicho esto, pasemos a la pregunta número seis:

6.- Si usted cree que es necesario el bautismo para la salvación, y sabemos que Cristo salva a su cuerpo  o iglesia, ¿por qué dice usted que no es miembro del cuerpo  o iglesia de Cristo si usted es un bautizado?

Pues porque yo fui bautizado en agua, como seguidor de Jesucristo, pero no con el Espíritu Santo de adopción como Hijo de Dios, porque no había ( ni hay) nadie con la autoridad para dar ese bautismo, como en su día fueron los apóstoles (para más información al respecto, vean por favor “La Iglesia de Cristo…… ¿dónde está?” (12/07/11). Luego si bien nací del agua, no así del espíritu (Juan 3:5) y por lo tanto, no tengo la unción como Hijo de Dios; y es que esta milonga que nos cuenta D. Mario y “cuatro iluminados” más (obviamente porque les interesa, pues se creen Hijos de Dios), de que inmediatamente después de ser uno bautizado con agua, ya de forma automática es “ungido” o declarado Hijo de Dios…… pues que quieren que les diga, como no sea que las Escrituras no nos dicen nada de ello, sino exactamente todo lo contrario; y si alguien desea enterarse de ello con todo detalle, incluido el Sr. Olcese, que lea mi artículo “No es eso, Sr. Olcese…… no es eso” del 14/09/10, en el que aclaro la cuestión punto por punto…… y si procede, que D. Mario nos demuestre lo contrario (si puede, claro, porque hasta el momento no ha sido así). No obstante, esa pregunta acerca de la cuestión del bautismo en la actualidad, tiene un trasfondo en el que llevo pensando mucho tiempo (aún no lo tengo del todo claro), por lo que me reservo el hablarles más delante de este tema. Pero pasemos ya a la séptima pregunta y última para hoy:

7.- Si los santos recibirán el reino, y éstos gobernarán con Cristo, según Daniel 7:13,14,21, ¿debemos concluir que usted no es un santo puesto que dice que no reinará con Cristo en su reino? Si no es un santo, ¿qué es entonces? ¿No dice la Biblia que quién no es un santo es un inmundo (ver 1 Tes. 4:7)?

Pues por supuesto que no soy un “santo” o persona “elegida” por Jehová para reinar con Cristo, según se desprende de Dan. 7:18,  como no lo es ni el Sr. Olcese, ni tantos otros farsantes que andan sueltos por ahí y que presuntuosamente se las van dando de Hijos de Dios y que en su delirio pretenden reinar con Cristo en el reino de Dios…… por la sencilla razón de que actualmente no existe ninguna persona de esas características sobre la tierra, a menos eso sí, que Rev. 11:3-6 nos esté mintiendo:

Y haré que mis dos testigos profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco”. 4 Estos son simbolizados por los dos olivos y los dos candelabros y están de pie delante del Señor de la tierra. 5 Y si alguien quiere hacerles daño, de la boca de ellos sale fuego y devora a sus enemigos; y si alguien quisiera hacerles daño, tiene que ser muerto de esta manera. 6 Estos tienen la autoridad para cerrar el cielo de modo que no caiga lluvia durante los días de su profetizar y tienen autoridad sobre las aguas para tornarlas en sangre y para herir la tierra con toda clase de plaga cuantas veces deseen.”

En resumidas cuentas, que estamos hablando de personajes poderosísimos. Y puesto que actualmente no hay sobre la tierra personas que manifiesten estos poderes (solo al alcance de los verdaderos Hijos de Dios) y por los que precisamente, tienen que ser reconocidos como tales enviados por el Altísimo…… pues eso, que aún no han aparecido esos personajes y que por lo tanto, con relación a lo que tenemos por aquí abajo, pues estaríamos hablando de unos auténticos charlatanes, digan lo que digan y lo digan como lo digan aquellos que actualmente nos quieren hacer creer, mediante su sola afirmación personal (como el propio Sr. Olcese, o los Rivas, Buzzard, Dávila, los “ungidos” de los TJ y tantísimos otros), que son Hijos de Dios y que reinarán con Cristo. Y si no es así, que nos demuestren esos poderes y que son, como hemos dicho, tarjeta de presentación de todos aquellos que son enviados por Dios…… o en su defecto que nos dejen de dar la lata con sus paranoias: actualmente no hayungidos” o Hijos de Dios sobre la tierra. Porque todas, pero absolutamente todas aquellas personas enviadas por Jehová en todos los tiempos, para cumplir con una comisión divina, fueron dotadas de los poderes sobrenaturales necesarios para acreditar la autoridad que les había sido conferida en función de la tarea para la que habían sido enviados por Jehová.

Sin embargo y sorprendentemente, en estos tiempos actuales y siempre según esos farsantes, Jehová tiene a una montonera de sus Hijos sueltos por ahí y sin dar un palo al agua, luego…… ¿para que los tiene aquí? O sea y para entendernos ¿qué tarea les ha sido encomendado de parte de Jehová? Porque si es la de predicar el reino de Dios, como presume dicho caballero y otros tantos como él, en primer lugar ¡anda con el éxito que tienen!…… aparte, por supuesto, de la burradas que continuamente publican; y en segundo lugar, la gran predicación de Mat. 24:14 aún no ha comenzado, porque todavía no ha aparecido ese resto de hermanos de Jesucristo de Rev. 6:9-11 (por tanto Hijos de Dios) y prefigurados por esos “dos testigos” citados, que tienen que llevar la delantera en dicha obra; luego si no hay comisión divina…… no hay obra divina y por lo tanto, lo que están haciendo esos señores, al igual que los TJ y muchos otros, es el “canelo”, eso es, el tonto. Pero dándose el caso además, de que tampoco ha sido cumplida aún la segunda y más completa parte de la profecía de Joel 2:28-29 y derramamiento de dicho espíritu o poder de Dios, que acompañará a aquellos que tomen parte en dicha predicación:

Y después de eso tiene que ocurrir que derramaré mi espíritu sobre toda clase de carne y sus hijos y sus hijas ciertamente profetizarán. En cuanto a sus viejos, sueños soñarán. En cuanto a sus jóvenes, visiones verán. 29 Y aun sobre los siervos y sobre las siervas derramaré en aquellos días mi espíritu.”

Y que eso es así, tal como lo estoy afirmado, que queda una segunda parte de esa profecía por cumplir, queda probado por lo que sigue inmediatamente a continuación, en los versículos 30-32 y que leemos seguidamente:

Y ciertamente daré portentos presagiosos en los cielos y en la tierra, sangre y fuego y columnas de humo. 31 El sol mismo será convertido en oscuridad y la luna en sangre, antes de la venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor. 32 Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén resultarán estar los escapados, tal como ha dicho Jehová, y entre los sobrevivientes, a quienes Jehová llama.”

Y señales o “portentos presagiosos” que no ocurrieron en el primer cumplimiento de esta profecía, en el Pentecostés de 33 E.C. ni posteriormente, en aquellos tiempos del primer siglo, sino que además se nos señala el tal derramamiento, para antes de la “venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor” (y que no vino en el primer siglo, como es obvio) e idea que cuadra perfectamente con las palabras proféticas de Luc. 21:25-28 y con la apertura del sexto sello, según Rev. 6:12-17 y que señalan a nuestros días. Y con el agravante que en aquellos tiempos, al que invocaba el nombre de Jehová, se le perseguía y se le ejecutaba (le cortaban la cabeza, para entendernos) y a diferencia de lo que se nos dice que va a ocurrir en la actualidad, en el sentido de que “escaparán” o serán “ocultados” (Sof. 2:3; Isa. 26:20). Luego, puesto que no hay ni rastro de ese resto de Hijos de Dios por aparecer, ni muestra alguna del poder el Espíritu Santo de Jehová en acción, en una gran obra de predicación mundial en marcha, fíjense ustedes sin van errados todos esos farsantes y engañabobos, que tan altaneramente se arrogan el ser Hijos de Dios y por tanto, su condición de reyes en reino milenario, al lado de Jesucristo.

Y por otra parte, que no nos salgan con la monserga de que esas señales llevadas a cabo por esos citados “dos profetas” son “simbólicas”, porque el libro de Revelación está precisamente escrito para mostrar a los siervos del Altísimo, las cosas que han de ocurrir aquí en la tierra:

Y me dijo: “Estas palabras son fieles y verdaderas; sí, Jehová el Dios de las expresiones inspiradas de los profetas envió a su ángel para mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que efectuarse dentro de poco.” (Rev. 22:6).

Porque además se da la circunstancia, de que esas poderosas señales ya fueron efectuadas por profetas de la antigüedad, como Elías en el caso del fuego destructor, como sistema de autodefensa (2 Rey. 1:9-15) y en el caso de la falta de lluvia (1 Rey. 7:1); o en el relato acerca de Moisés, con el tornar el agua en sangre y los posteriores derramamientos de plagas mortíferas (Éxo. 7:14 a 11:10) y acciones por las que demostraron ser verdaderos profetas del Altísimo. Y además, que la primera parte del cumplimiento de la profecía de Joel 2:28-29 en el primer siglo, no tuvo nada de simbólica, sino que fue muy real y de lo cual nos hablan las Escrituras.

Y en cuanto a lo que personalmente yo soy y que el señor Olcese parece interesado en saber, se lo expliqué el 14/07/10 en mi artículo “Hijos de Dios…… ¿o del diablo?”; o sea, que si lo quiere averiguar, ya sabe dónde buscarlo. Por otra parte, 1 Tes. 4:7 nada afirma de lo que ese caballero pretende y en su intento, una vez más, de conseguir y mediante torcerlos, que los textos bíblicos digan aquello que él necesita que digan, para conseguir un fin determinado; y es que sencillamente no se entera de la película. Porque de lo que ese pasaje nos habla, no es el que si no se es “blanco”, solo se puede ser “negro”, sino lo que hace y para entendernos, es dar una advertencia o recordatorio a las personas a las que fueron dirigidas dichas palabras, en el sentido de que “Dios no nos ha llamado a seguir pecando, sino a vivir una vida santa”…… o limpia, aclaro yo (La Biblia en lenguaje actual). Eso es, según Pablo, que dicho llamamiento no les concedía a esas personas involucradas en sus palabras, “barra libre” o los hacía inmunes a las consecuencias del pecado, sino que les exigía un cambio de actitud, perceptible y ejemplar para el resto del personal, que se podría sentir atraído hacia ese nuevo derrotero de vida. Ya el apóstol Pedro, posteriormente, lo explicitó de la siguiente manera en 1 Ped. 1:13-16:

Por lo tanto, fortifiquen su mente para actividad, mantengan completamente su juicio; pongan su esperanza resueltamente en la bondad inmerecida que ha de ser traída a ustedes en la revelación de Jesucristo. 14 Como hijos obedientes, dejen de amoldarse según los deseos que tuvieron en otro tiempo en su ignorancia, 15 y más bien, de acuerdo con el Santo que los llamó, háganse ustedes mismos santos (o limpios) también en toda su conducta, 16 porque está escrito: “Tienen que ser santos, porque yo soy santo”.” (Acotación mía).

O sea, que tenían que reflejar y en la medida de sus posibilidades, una conducta acorde con la “personalidad” del Ser Supremo y del cual habían recibido tal llamamiento, o sea, Jehová Dios.

Entonces, con lo que nos hemos encontrado de nuevo en 1 Tes. 4:7, es con un pasaje de las Escrituras “forzado” para que se ajuste a la idea que D. Mario desea exponer, para mantener su torpe razonamiento al proponer la pregunta. Y dicho esto, aquí lo dejo de momento y espero en un par de días, ir a por la octava pregunta y que de nuevo se me antoja que D. Mario tendrá alguna sorpresa, a causa del argumento que demuestra que Abrahán no puede reinar con Cristo…… y que al Sr. Olcese jamás se le habría ocurrido, pues de lo contrario no haría las afirmaciones que hace sobre este particular, por ejemplo, en un reciente video titulado “Abrahán esperaba la ciudad celestial (el tabernáculo permanente)”.

Armando López Golart

 

LA OBSTINACIÓN COMO LEMA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 28/09/2011 by Armando López Golart

El día 15 de este mes de Septiembre, publicamos nuestro artículo “Y “Armandito” respondió…”, dejando una vez más sin argumentos a Apologista Mario Olcese, que a modo de respuesta solo pudo presentar un patético video titulado “El rey David verá al Señor cara a cara en  la parusía de Cristo” y en el que no fue capaz de rebatir ni uno solo de los argumentos que en nuestro escrito le planteábamos, en el sentido de que ni David ni Abrahán (ni ningún otro notable del AT), pueden acceder a reinar con Cristo en el milenio (Rev. 20:6) y tal como dicho caballero intenta hacernos creer. En vista de su silencio y con el ánimo de ponérselo más fácil, publicamos otro artículo “¡Quién le ha visto y quién le ve!” (el pasado día 22) y en el que le enumerábamos de forma esquematizada los tales argumentos, para hacerle la tarea más cómoda…… pues ni por esas ¡oigan!

Sin embargo, sí se ha metido en una campaña para intentar demostrar lo indemostrable, publicando artículos en cadena, reafirmándose en su planteamiento, pero sin hablar absolutamente nada de los argumentos vertidos en este blog, en el sentido de que sean incorrectos…… y señal inequívoca de que nosotros tenemos razón y de que él no puede rebatirlos, porque de lo contrario ya lo habría hecho. Primero publicó uno titulado “Unas palabras oportunas de Apologista para mis distinguidas visitas” (día 22) en el que después de “llorarles” un poco a sus lectores acerca de lo “malos” que somos y de lo mal que le tratamos desde este blog, pasa a exponer algunos estrafalarios argumentos para sostener  su disparatada enseñanza, pero sin por supuesto (como les he dicho), rebatir ninguno de los sólidos argumentos que le presentamos en los dos artículos citados (todos debidamente fundamentados en sus correspondientes textos bíblicos de apoyo); o sea, mucho “bla, bla, bla”, pero de ir al fondo de la cuestión, desmontando nuestras objeciones, mediante invalidar dichos textos (que esa es la “madre del cordero”), nada de nada. Pero esta actitud, vergonzante en sí misma para todo un “diplomado” en teología por el Instituto Teológico Baxter de Honduras, como gusta presentarse en algunos de sus artículos, palidece de envidia ante la poca vergüenza, si es que tiene alguna y que ya es mucho suponer, de volver a plantearle a un servidor (Armando López Golart) una serie de preguntas, cuando dicho caballero se ha resistido sistemáticamente a responderme a ninguna de las que yo desde este blog le hemos formulado, por ejemplo, las de los días 12, 18 y 28 de Agosto pasado y cosa a la que se comprometió en un correo personal y que paso a transcribirles:

Pero hagamos algo interesante, ya que yo no puedo estar molestando a (……)  para que escriba y escriba por mi en vista de que yo no puedo permanecer mucho tiempo en el monitor. Mándame todas tus preguntas enumeradas, y yo gentilmente te las responderé según mi entender en un video que titularé: Respondiendo algunas preguntas bíblicas de mi hermano Armando López Golart, y de paso le hacemos un poco de promoción a tu blog para que la gente lo conozca y lo visite. ¿Qué te parece? Bueno, espero que no tengas inconveniente que te responda por este medio, y así no tendré que escribir como loco.” (09/09/11).

Pero ¿ustedes han visto algo que indicara que D. Mario nos responde a algo? Nosotros desde este blog, desde luego no y lo cual nos hace pensar, que el grado de formalidad y seriedad de ese “señor” (algo tendremos que llamarle) es notoriamente mejorable. Pero a continuación del artículo citado, publicó un video titulado “Respondiendo a uno de mis más acérrimos detractores” en el que de nuevo y lejos de entrar en el asunto de fondo, o sea, rebatir los argumentos que le opongo a su disparatada idea y lo que es más importante, a los textos bíblicos que uso en ellos y que son lo fundamental del asunto (ya que son los que realmente demuestran su error), se limita durante media hora a “regalarnos” los odios con una larga perorata, plagada de absurdos argumentos y sobre todo, a aconsejarme que use “sentido común” para poder entender por qué Abrahán y David (y otros) serán reyes junto a Cristo…… y puesto que eso es lo que me sobra, la capacidad de razonar con lógica y sentido común, voy a seguir su recomendación y a ver qué es lo que me sale; no sin rogarles de antemano, queridos amigos, que presten mucha atención a los textos bíblicos que utilizo, porque repito, son estos los que demuestran el contumaz error de dicho caballero y no el relleno que yo les pongo. Y es que ya de entrada, el pacto para un reino, fue establecido con aquellos que habían seguido a Jesús, según Mat. 19:27-28:

Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?”. 28 Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.”

¿O no dice eso, queridos lectores, el texto transcrito? Sí, sí, ya sé que D.  Mario acaba de publicar con fecha 27 un nuevo video “Otra pregunta crucial que Jesús respondió a sus seguidores” y en dónde nos habla de este pasaje y que nada añade a la cuestión que nos ocupa, pero que igual atenderé debidamente en breve. Pero volviendo al tema que nos ocupa, puesto que así leemos en el pasaje en cuestión, el sentido común nos dice que esos personajes citados del AT obviamente no pudieron seguir a Jesús, pues habían muerto cómo mil  años antes de que apareciera el Mesías; luego solo por lógica y sentido común, entendemos que quedaban fuera de ese pacto establecido con aquellos que siguieron a Jesús. Pero es que también el sentido común, nos lleva a razonar lo siguiente: si esos antepasados de Jesús y como incompresiblemente  afirma D. Mario, hubieran sido reconocidos como Hijos de Dios en su momento (de lo cual no hay constancia en todo el registro escrito) y requisito indispensable para heredar el reino en calidad de rey y sacerdote ¿qué realmente les habría estado ofreciendo Jesús a sus seguidores, en recompensa por seguirle? O sea ¿qué clase de premio sería lo ofrecido (el sentarse en tronos) en reconocimiento por sus esfuerzos en seguirle, si ya sus antepasados tenían el mismo privilegio y sin tantas gaitas? ¿O es que Jesús les estaba intentando dar gato por liebre? Y por otra parte, teniendo en cuenta que los apóstoles eran personas que conocían la “Ley y los Profetas”, si la situación hubiera sido tal como nos la pinta el Sr. Olcese en el sentido que ese galardón ya existía, puesto que lo habían recibido tanto los antepasados de Jesús como de los propios apóstoles ¿cómopuede serque estos, no estuvieran enterados de ello y lo cual queda patente, en la propia pregunta de Pedro? En fin, queridos lectores, razonen ustedes con el sentido común demandado por D. Mario y saquen sus propias conclusiones.

Pero es que el sentido común nos lleva también a pensar en sentido contrario a lo que nos quiere hacer creer D. Mario, cuando leemos lo que Pablo escribió en Rom. 8:29 y texto que por cierto, usa con frecuencia el Sr. Olcese, pero sin enterarse de que va la película:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.”

Y se supone que todos sabemos lo que significa esa expresión “primogénito” y la frase “hechos conforme a la imagen de……”: el primero de algo y modelo de los que tenían que ser como él; pero claro, circunstancia que no se podría haber producido si alguien anterior a Jesús, por ejemplo David  o Abrahán (como se empecina dicho caballero en afirmar), hubiera sido reconocido como Hijo de Dios y condición indispensable, recordemos, para heredar el reino en calidad de rey y sacerdote. Luego entonces y de nuevo usando el sentido común requerido por el Sr. Olcese, llegamos a la siguiente conclusión: o bien Jesucristo no fue el primogénito de entre muchos hermanos, ni modelo de nada y Pablo se pasó siete pueblos en su afirmación,  o bien Abrahán, David y otros, no pueden ser reyes en ese gobierno del reino, porque no fueron en su momento reconocidos como Hijos adoptivos de Dios…… ustedes mismos; pero eso es lo que el texto, debidamente desarrollado, nos está diciendo y por lo que yo no me invento nada ¡ahí lo tienen ustedes escrito!

Pero es que como dicen que no hay dos sin tres, veamos con qué nos encontramos si me pongo a usar el sentido común que me recomienda D. Mario, cuando leo Rom: 6:5, otro texto, que con gran asiduidad, utiliza el amigo Mario y de nuevo, sin enterarse de por dónde le sopla el aire:

Porque si hemos sido unidos con él en la semejanza de su muerte, ciertamente también seremos unidos con él en la semejanza de su resurrección.”

Y de nuevo es clarísima la idea que nos transmite el pasaje en cuestión: si uno quería levantarse en una resurrección semejante a la de Jesús, eso es, como inmortal Hijo de Dios y por tanto, heredar el reino en calidad de rey y sacerdote (Rev. 20:6), tenía también que morir según la semejanza de este, o sea, una muerte de sacrificio o martirio, en defensa de su lealtad a Jehová. Y circunstancia que reafirmó posteriormente Jesucristo, en las palabras que dirigió a las siete congregaciones citadas en los capitulos. 2 y 3 de la Revelación, señalándoles la necesidad de “vencer” para conseguir el galardón perseguido y de las que entresacamos las siguientes:

Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.” (Rev. 3:21).

Y texto que, estarán de acuerdo conmigo, queridos lectores, tampoco admite ninguna duda de lo que Cristo quería decir: el trono era para aquellos que hubieran muerto como él…… punto; luego David, así como Abrahán y otros notables del AT, no podían tener una resurrección a la semejanza de Jesucristo, como perfectos e inmortales Hijo de Dios y por tanto, heredar el reino en calidad de reyes y sacerdotes, a menos, repetimos, que hubieran sufrido un muerte igual a la de Jesucristo…… pues según este dijo, con una claridad meridiana, para reinar con él se requería el haber “vencido” cómo él lo había hecho y que era lo que le daba el derecho a uno, de conseguir ese puesto en el reino de Dios…… y todos sabemos cómo murió Jesús, luego la idea está clarísima. Sin embargo, veamos en qué circunstancias murieron esos antepasados de Jesucristo; por ejemplo, David:

En cuanto a David hijo de Jesé, reinó sobre todo Israel; 27 y los días que él reinó sobre Israel fueron cuarenta años. En Hebrón reinó por siete años y en Jerusalén reinó por treinta y tres años. 28 Y por fin murió en buena vejez, satisfecho de días, riquezas y gloria; y Salomón su hijo empezó a reinar en lugar de él.” (1 Crón. 29:26-28).

O cómo murió Abrahán:

Y estos son los días de los años de la vida de Abrahán que él vivió: ciento setenta y cinco años. 8 Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho y fue recogido a su pueblo.” (Gén. 25:7-8).

O Isaac, por citar a otro antepasado prominente de Jesucristo:

Y los días de Isaac ascendieron a ciento ochenta años. 29 Después Isaac expiró y murió y fue recogido a su pueblo, viejo y satisfecho de días; y Esaú y Jacob, sus hijos, lo enterraron.” (Gen. 35:28-29).

O el propio Jacob, quién dio nombre al pueblo de Dios, Israel (Gén. 35:10):

Así acabó Jacob de dar mandatos a sus hijos. Entonces recogió los pies en el lecho y expiró y fue recogido a su pueblo.” (Gén. 49:33).

¿Y qué hay de Job? Veamos:

En cuanto a Jehová, él bendijo el fin de Job después más que su principio, de modo que este llegó a tener catorce mil ovejas y seis mil camellos y mil yuntas de reses vacunas y mil asnas. 13 También llegó a tener siete hijos y tres hijas. 14 Y se puso a llamar a la primera por nombre Jemimá y a la segunda por nombre Quesías y a la tercera por nombre Querén-hapuc. 15 Y no se hallaron mujeres tan bellas como las hijas de Job en todo el país y su padre procedió a darles herencia entre sus hermanos. 16 Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años y llegó a ver a sus hijos y sus nietos…… cuatro generaciones. 17 Y gradualmente murió Job, viejo y satisfecho de días.” (Job 42:12-17).

Pero ¿qué de los Noé, Moisés, Salomón, Daniel y tantos otros notables del AT y de los que tampoco hay constancia, de que sufrieran una muerte a la semejanza de Jesús, o sea, una muerte de sacrificio defendiendo su lealtad a Jehová? Es más, hasta donde yo sé, no hay registro escrito de que alguno de los antepasados de Jesús y según la relación que de ellos se nos hace en Mat. 1:2-16, sufriera semejante muerte. Luego de nuevo la razón y el sentido común nos dicen, que si los personajes  citados no sufrieron una muerte a la semejanza de Jesucristo, no podían levantarse en una resurrección a la semejanza de este y siempre según lo que dicen los textos y no yo…… a menos que Pablo estuviera más “pallá que pacá” (o sea, “zumbao” perdido), cuando escribió el pasaje de Rom. 6:5, o que Jesucristo nos hubiera mentido en la Revelación; porque esto que leemos, es lo que nos dice la Biblia y repito que eso no lo digo yo. Luego que el Sr. Olcese me deje en paz a mí y se dedique a contradecir, si puede, esos textos que son los que realmente le dicen que no tiene ni idea de lo que habla. Pero es además, de ese texto y de su lógica y razonable conclusión, se produce una derivada; porque veamos: si Abrahán, David y compañía no pueden reinar con Jesucristo y no creo que a estas alturas de la película le quede alguna clase de duda a nadie medianamente razonable, salvo al indocumentado de D. Mario, por supuesto tampoco pueden participar de la llamada primera resurrección y en la que participan solo aquellos que sí pueden reinar con Cristo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6).

Por lo tanto, se nos plantea la siguiente pregunta ¿en cuál resurrección nos coloca a esos personajes, el Sr. Olcese? ¿En la segunda al cabo de mi años y para destrucción eterna, según entienden de Juan 5:28-29, tanto ese caballero, como el impresentable de Javier Rivas Martínez (y tengo mis razones para llamarle impresentable)? Y ya les afirmo de antemano, que esta cuestión tampoco será atendida debidamente por D. Mario, en primer lugar porque no tiene ni idea de lo que dice y en segundo, porque no la puede responder correctamente, sin tener que revisar antes todas sus erráticas enseñanzas…… y eso ya es pedirle peras al olmo.

Pero por otra parte, recordarán ustedes queridos lectores, que hace un momento y al citar de Rom. 8:29, les decía que ni Abrahán, ni David ni ningún otro notable del AT, pudieron ser reconocidos por Jehová como hijos adoptivos Suyos, pues de lo contrario Jesucristo de ninguna manera podría haber sido el“primogénito”de entre muchos hermanos, ni en consecuencia la “imagen” o modelo de los que le siguieron y según voluntad expresa del Altísimo ¿o no es esto lo que hemos leído? Pues bien, prescindiendo de que ya nos imaginamos a D. Mario al borde de un ataque de nervios, los pelos como escarpias y llamándome blasfemo, hereje e hijo de Satanás, porque en su más que limitada comprensión de las Escrituras, si uno no es Hijo de Dios, solo puede ser hijo de Satanás, resulta que en las Escrituras, hay un pasaje en dónde se nos muestra de nuevo que D. Mario ni “la huele” (usando términos futbolísticos) y que da toda la razón a un servidor, al darnos una tercera opción y que según la lógica y el sentido común demandados por el Sr. Olcese (y si leemos con la debida corrección), de nuevo se demuestra de que algo falla clamorosamente en el planteamiento de D. Mario; veamos dicho pasaje:

En lugar de tus antepasados (o padres, según versiones) llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Sal. 45:16). (Acotación nuestra).

Y eso es lo que nos dice Jehová y que no es sospechoso de mentir ni de querer hacerle la puñeta al “ilustrado” Sr. Olcese; luego si bien según nos dice la Biblia, (no yo, repito de nuevo), para heredar el reino en calidad de rey y sacerdote, hay que ser hermano de Jesucristo, por tanto Hijo de Dios, vemos sin embargo que lo que nos dice este salmo de los antepasados o padres de Jesucristo, es que pasan a convertirse en sus hijos, que no en sus hermanos y lo cual nos indica, obviamente, que no puedenser al mismo tiempo Hijos de Dios; por lo tanto y no siendo Hijos de Dios, en buena lógica no pueden heredar el reino en calidad de reyes. Sin embargo y llevando la contraria al propio Jehová, D. Mario insiste tercamente en que David sí fue ungido como Hijo de Dios y algo imposible, como hemos visto hace un momento al citar de Rom. 8:29 y si es que Jesucristo en realidad, fue el primogénito de entre muchos hermanos (si desean más información al respecto, pueden leer nuestros artículos “He dicho” (21/02/11) o “Un ejemplo de solidez argumental” (24/02/11).  Y lo cual nos lleva a otro punto y que de nuevo nos confirma, que los citados personajes, no podían reinar con Cristo en el reino de Dios y que D. Mario está en el limbo; veámoslo:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5).

Y pensamos que Jesús, quizás lo hubiera podido haber dicho más alto, pero no más claro; pero aun así, el Sr. Olcese y en un patético empeño por mantener una idea que es desmentida en cada frase de las Escrituras (por lo menos en los textos citados), no se entera o no quiere enterarse de la película, como nos demostró en su momento; porque veamos una rotunda afirmación, del citado caballero, con respecto de dicho pasaje:

“…… este reino va ser compartido por los santos, por la Iglesia, los conversos…… por los hijos de Dios y por eso Jesús aparece y dice que hay que nacer de nuevo para poder también entrar en este reino ¡no se puede entrar en el reino sin nacer de nuevo!…… ni siquiera asomarse al reino: uno tiene que nacer de nuevo… no hay otra forma para entrar… esto es muy importante: nacer de nuevo… no hay otra forma; y se nace desde el agua y del espíritu……”

Tan tajante reflexión, que la encontrarán ustedes en el video “Apologista; entendiendo el pacto davídico” (24/07/11), fue totalmente rectificada o desmentida en un siguiente video y en dónde con respecto de Abrahán y circunstancia que curiosamente, no se da en el caso David, ni con el resto de notables del AT, dijo la siguiente patochada: “…… Abrahán había renacido por el “agua de la palabra del evangelio” que le fue predicado de antemano” (¿y los otros qué?) y conclusión  que no avala con ningún texto bíblico, que explícitamente afirme que Abrahán naciera del agua y del espíritu, cosa por demás imposible. Y es que Jesús, en Juan 3:5, de ninguna manera habló de un bautismo “simbólico” proveniente de haber recibido la “palabra del evangelio”, sino que habló de cosas muy literales: ser sumergido en agua, al modo del bautismo de Juan y ser bautizado en espíritu, algo que solo podía hacer Jesús (Juan 1:33); porque recordemos que el concepto de un bautismo en agua no existía en esos tiempos pre-cristianos, sino llegó con Juan el Bautista, según el pasaje citado de Juan 1:33. Y por otra parte, el bautismo en espíritu, dio inicio en Pentecostés de 33 E.C., al ser derramado mediante Cristo, el Espíritu Santo de adopción como Hijos de Dios, sobre los doce apóstoles y posteriormente a través de estos, mediante la directa imposición de manos, pues de ninguna otra manera se podía recibir dicho espíritu (para más información al respecto, pueden leer nuestro artículo del 14/09/10 “No es eso, Sr. Olcese…… no es eso”); luego Juan 3:5, descarta totalmente a Abrahán (o cualquier otro notable del AT, David incluido), muerto casi dos mil años antes de la aparición del Mesías, para ser rey en el gobiernos del reino. Por cierto, el video al que acabamos de hacer referencia, se publicó el pasado 12 de Agosto, bajo el título “Los verdaderos súbditos del reino y los Testigos de Jehová”.

Sin embargo y en un ejemplo de “coherencia” bíblica, a su vez  en este video el Sr. Olcese de nuevo se contradice a sí mismo, pues en un video anterior y publicado el 18 de Julio del año en curso, titulado “Llamados para ser Cristos”, nos dice al inicio del mismo (minuto 1 y 40 segundos), lo siguiente:

“…… Jesús fue ungido por Dios, para ser un hijo de Dios; el ungimiento de Jesucristo, como también los ungimientos del NT, hacían de los hombres que también fueran Hijos de Dios…” (Negritas mías).

Luego aplicando el sentido común y sobre todo, leyendo con un mínimo de corrección, tendríamos que concluir de esas palabras de D. Mario y tomando la oración por pasiva, que los “ungimientos” del AT (por ejemplo, de los reyes de Israel), no hacían a los hombres Hijos de Dios y por lo tanto de nuevo, contrariando su reciente afirmación, estaría negando el que David u otros, hubieran sido“ungidos” como Hijos de Dios y por lo que no tenían ninguna opción para reinar con Cristo en el reino milenario. Y lo cual está en línea, con la anteriormente citada promesa de Jesús a sus apóstoles, pues les estaba anunciando algo nuevo y jamás visto, que ellos serían los primeros en disfrutar. Pero claro, también el sentido común nos dice que poca o ninguna credibilidad merece una persona, como el Sr. Olcese, que hoy afirma una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la otra y todo ello sin inmutarse…… o sea, un ejemplo de coherencia intelectual.

Pero por otra parte, el Sal. 45:16 citado, nos muestra que D. Mario miente como un bellaco, cuando en el artículo citado “Unas palabras oportunas de Apologista……”, dice lo siguiente:

Y no sólo el rey David, según López, será súbdito de su propio reino, sino que dicho señor afirma obstinadamente que el propio padre de la fe, Abraham, será otro vasallo del reino de Cristo, y no un príncipe y gobernante. Finalmente lo que está diciendo López es que Abraham, David, y todos los héroes de la fe del AT,  tendrán que ser regidos con vara de hierro.” (Negritas mías).

Entonces yo le desafío públicamente, a que me saque uno solo de mis artículos, en donde yo haga semejantes afirmaciones o tendremos que tomarle como un vulgar bocazas…… que eso lo que es. Porque lo que yo siempre he dicho, es que esos personajes prominentes del AT y en armonía con el salmo señalado, no serán meros vasallos, sino personajes destacadísimos en el reino milenario (príncipes), pero siempre sujetos, eso sí, a la autoridad de los inmortales Hijos de Dios, que encabezados por Jesucristo, serán los que fungirán como reyes. En cuanto a lo de que yo proponga que dichos personajes serán regidos con “vara de hierro”, solo una persona no demasiado en sus cabales o una persona de muy mala fe, puede hacer semejante afirmación; porque el caso es que en mi blog, ese “caballero”, tiene algunos artículos escritos por un servidor (Armando López Golart) rebatiéndole semejante idea y que citaré como destacados, a“¡Por disparates…… que no quede!” (08/12/10); a “Miqueas 4:1-3” (25/12/10); o a “¡Efectivamente, nos toma a todos por……!” (13/01/11). Luego el Sr. Olcese queda retratado por el propio Jesús, cuando dirigiéndose a los fariseos que le objetaban, dijo lo siguiente:

Ustedes proceden de su padre el Diablo y quieren hacer los deseos de su padre. Ese era homicida cuando principió y no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque es mentiroso y el padre de la mentira. 45 Porque yo, por otra parte, digo la verdad, ustedes no me creen. 46 ¿Quién de ustedes me prueba culpable de pecado? Si yo hablo la verdad, ¿por qué no me creen ustedes? 47 El que procede de Dios escucha los dichos de Dios. Por esto no escuchan ustedes, porque no proceden de Dios.” (Juan 8:44-47).

Y que nadie se corte las venas ni se rasgue las vestiduras, porque de ninguna manera pretendo asemejarme a Jesús; nada de eso…… yo solo pretendo decir y salvando las distancias, que si uso textos bíblicos para expresar mis planteamientos y los tales están bien interpretados y debidamente aplicados, solo estoy diciendo lo que dice la Biblia y por tanto, la verdad. Luego no soy yo el que dice que ni David, ni Abrahán y ningún otro personaje del AT, reinarán con Cristo en el reino, sino que lo dicen los textos que he citado y que son lo que nos tiene que rebatir el Sr. Olcese; yo solo he hecho un ejercicio de sentido común sobre algo que he leído…… y eso es lo que me ha salido.

Y es que realmente lo que diferencia al Sr. Olcese de un servidor (Armando), no es lo que él afirma en ese escrito de las “oportunas” palabras de Apologista a su auditorio (día 22), sino el hecho de que yo entiendo las Escrituras y él no tiene ni puñetera idea de lo que dicen; por eso yo puedo apoyar cada argumento con su correspondiente texto bíblico y desafiarle a que lo rebata, cosa que hasta el momento no ha hecho…… ni esperen que lo haga; y es que de nuevo la lógica y el sentido común nos dicen, que de poder hacerlo, ya lo habría hecho. Sencillamente se limitará a reafirmarse en los mismos disparatados planteamientos, sin ser capaz de invalidarme uno solo, pero lo que se dice ni uno solo de los textos que uso en apoyo de mis argumentos y sino…… a ver si es capaz de hacerlo en esta ocasión. Pero que no se le olvide a tan “entendido” caballero, que la cuestión no tiene que ver con el que me descalifique diciendo que solo digo disparates o que estoy abducido por mi antigua militancia con los TJ, sino con el que demuestre que esos textos que yo uso en mis objeciones, no dicen lo que yo afirmo que dicen y que me permito enfatizar la idea para que la entienda: no vale que argumente contra mí el Sr. Olcese, sino que lo que tiene que hacer, es demostrar que he hecho una incorrecta interpretación de lo que dicen esos textos que uso, así como una indebida aplicación y que por lo tanto, no dicen lo que yo digo que dicen…… porque yo podré ser todo lo abominable y repugnante que quiera, pero resulta que “la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero” y si mucho me apura (y para agotar todas las posibilidades) si el que la dice es el propio puerco. Y si no puede demostrar que esos pasajes bíblicos no dicen aquello que yo afirmo que dicen y por muy puerco que me considere, resulta que yo digo la verdad…… y el miente y no tiene ni puñetera idea de lo que dicen las Escrituras.

Luego que ese caballero se olvide de mi persona y que empiece por decir si los textos que uso están correctamente interpretados y debidamente aplicados…… y es que todo lo demás, son gaitas, cuentos chinos y excusas de mal pagador. Y que si no lo hace (y no lo va a hacer, ya lo adelanto), sus afirmaciones o enseñanzas y por supuesto, para los lectores inteligentes, quedarán probadas falsas y por tanto, como tantas veces he dicho desde este blog, señalado como falso maestro, luego un agente de Satanás…… ¿van entendiendo ahora, porque dos obispos de la “ramera” de Rev. 18:2 “Babilonia la Grande” le apoyan con sus alabanzas? Es cierto que siempre habrá aquellos pobres ignorantes que le escriban diciéndole lo mucho que tienen que agradecerle porque les ha “descubierto” que podrán reinar sobre “muchas ciudades” en el venidero reino de Dios; y es que como diría el castizo “…… ez que hay gente pa tó”.

Pero otra estrategia usada por dicho caballero en un intento rocambolesco de seguir apoyando su disparatada idea de que los Abrahán, David y otros muchos notables del AT, gobernarán con Cristo en calidad de reyes y sacerdotes, tiene que ver con su actual empeño de convencernos de que la circuncisión del AT, fue el equivalente del bautismo del NT. Y en donde una vez más, se nos da muestra concluyente de la “gran capacidad” de entendimiento bíblico de ese diplomado en Teología por el Instituto “Baxter” de Honduras, que acaba de publicar (el día 24) dos artículos, uno de ellos se trata de una colaboración de un tal Bartolomé Vera Lara, “Arquetipos del bautismo en el Antiguo Testamento” y que poco o nada aporta a este debate y otro que puesto que no tiene firma, se lo atribuimos al Sr. Olcese, titulado “El bautismo del Antiguo Testamento “representado” por la circuncisión” (comillas mías) y en donde, por ejemplo, se nos dice lo siguiente y les ruego que presten atención:

ANTIGUO TESTAMENTO Los dos son señales de iniciación en el mismo pacto Bau.: Mt. 28:19-20; Hch. 2:28-39; 10:47-48 1. Cir.: Ge. 17:7, 10-11: Rom. 4:11

Los dos representan la conversión y la limpieza de pecados.
Bautismo Hch. 2:38-39; 22:16; Col. 2:11; Ga. 3:27, 29; I Pe. 3:21; Ti.3:5-6.
Circuncisión. Dt. 10:16; 30:6 Jer. 4:4; 9:25-26; Ez. 44:7, 9; Rom. 2:28-29

Las dos señales son expresiones exteriores de una justicia interior
Circuncisión Rom. 4:11
Bautismo Mt. 3:13-17 Hch.22:16
” (Negritas mías).

Pero entendimiento disparatado donde los haya de dichos conceptos, porque hay que tener en cuenta que Jehová y después de instar a la circuncisión de Abrahán, le impuso el siguiente mandamiento:

Y todo varón de ustedes que tenga ocho días de edad tiene que ser circuncidado, según sus generaciones, cualquiera nacido en la casa y cualquiera comprado con dinero de cualquier extranjero que no sea de tu descendencia.” (Gén. 17:12).

Y práctica que dio inicio en Isaac, pues Abrahán “…… procedió a circuncidar a Isaac su hijo cuando este tenía ocho días de edad, tal como le había mandado Dios” (Gén. 21:4); y que continuó posteriormente, pues se convirtió en un requisito la ley mosaica:

Habla a los hijos de Israel, y di: ‘En caso de que una mujer conciba descendencia y en efecto dé a luz un varón, tiene que ser inmunda siete días; como en los días de la impureza cuando está menstruando será inmunda. 3 Al octavo día después del nacimiento de un varón se le circuncidará la carne de su prepucio.” (Lev. 12:2-3).

Era tan importante seguir este mandato, que se circuncidaba al niño al octavo día aunque este cayese en sábado, día de descanso observado estrictamente por el pueblo judío (Juan 7:22-23). El registro bíblico, nos habla específicamente de algunos personajes circuncidados siguiendo esa ley, como Juan el Bautista (Luc. 1:59), el propio Jesús, también fue circuncidado el octavo día (Luc. 2:21), así como los apóstoles, el propio Pablo (Fil. 3:5) y al igual se supone en aquellos que el relato de Mat. 1:2-16, se mencionan como antepasados de Jesús…… pero la lógica y el sentido común nos dicen, que no es razonable pensar y por tanto pedir, que un recién nacido de tan solo ocho días, tuviera la capacidad de “iniciarse” en un pacto y para lo cual se requiere la voluntad expresa de como mínimo, dos personas adultas; o el “convertirse” a algo, en “reconocimiento” de los pecados de uno, o hacer manifestación externa de “una justicia interior” en un bebé de ocho días.

Y por lo tanto, es imposible de toda imposibilidad, que Jehová tuviera la voluntad de que entendiéramos que ambos requisitos (circuncisión y bautismo) fueran rasgos equivalentes, máxime cuando para acceder al bautismo, era necesario el “arrepentirse” y el “volverse” de una anterior conducta pecaminosa (Hech.3:19) y que en el mandato de Jesús a sus apóstoles, se reflejaba la siguiente condición para uno acceder al bautismo:

Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra. 19 Vayan, por lo tanto y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos (……) 20 enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado.” (Mat. 28:18-20).

Luego vemos que el “hacer discípulos”, obviamente llevaba implícita la tarea de enseñar al individuo en cuestión y con lo que queda claro que estaríamos hablando, a diferencia de la circuncisión que se tenía que llevar a cabo a los ocho días de haber nacido uno, de personas adultas. Por lo tanto, las Escrituras no pueden apoyar la animalada que ha dicho el Sr. Olcese y por muchos textos con los que la adorne (en donde por cierto, solo se nos habla de personas adultas, luego no entendemos dicha equivalencia en el binomio bautismo/circuncisión), eso no puede ser así, porque Jehová no se contradice y por lo tanto, la Biblia no puede establecer semejante equiparación. Y con lo que queda de nuevo de manifiesto, la incapacidad de ese caballero en su “entendimiento” del contenido escritural y en consecuencia de la “calidad” de sus enseñanzas y lo que es más importante…… no tiene el apoyo del “espíritu de verdad” que Jesús prometió a aquellos que tenían que reinar con él (Juan 16:13-14) y por lo tanto no es un “ungido” o Hijo de Dios, como altivamente se considera, sino un simple farsante y agente de Satanás, en su tarea extraviar a las personas con mentiras y falsas enseñanzas…… y si no es así, que nos explique a todos en un nuevo video, el verdadero significado de los textos que le menciono como probatorios de su disparatado planteamiento…… un pincho de tortilla y caña a que no lo hace ¿apuestan?

Pero claro, mientras haya ignorantes (como ya hemos dicho) que le agradezcan cómo les ha cambiado la vida, el conocer gracias a sus “excelentes enseñanzas” que van a “reinar con Cristo”, pues continuará engañando a aquellos que sean tan lerdos de creerse a semejante personaje, que no duda en publicar lo que sea con tal de salirse con la suya, sin hacer antes una comparación de lo que nos dicen las Escrituras; pero ya se sabe…… “en el país de los ciegos, el tuerto es rey”.

Pero no pasen cuidado, que de rebatirme los argumentos que en este escrito le estoy planteando, ni se le pasará por la cabeza, sencillamente porque no puede; volverá a explicar sus mamarrachadas de siempre, envolverlas con textos sacados de su contexto y el que se lo trague, pues bien y el que no, como es mi caso, pues que soy un rescoldo watchtoweriano, un hijo de Satanás, un mente cerrada, etc., etc., etc.; pero de ir al meollo del asunto, eso es, rebatir los textos que yo uso en mis argumentos y que es la única manera de desmentirme…… pues eso, lo que yo les diga.

Armando López Golart


Y “ARMANDITO” RESPONDIÓ…

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 15/09/2011 by Armando López Golart

y con el trasero al aire, a Apologista dejó”. Y disculpen por favor, queridos lectores, tan escatológica expresión, pero es que no nos hemos podido resistir…… ya saben, por aquello de que la carne es débil y todo eso. Pero permítannos que les expliquemos de que va la cosa: el día 11 de este mes de Septiembre, Apologista Mario Olcese, nos mandó un último video grabado y que bajo el titulado “La resurrección de los fieles de la pre-cristiandad y su participación en el reino”, de nuevo nos quiere convencer que los notables del AT, los Abrahán, David, Daniel, etc., etc., etc., gobernarán con Cristo en el reino de Dios en calidad de reyes y sacerdotes. Y para ello emplea una serie de textos bíblicos, tal como tiene por costumbre, unos mal entendidos, otros sacados de su contexto…… en definitiva, como mínimo discutibles. Pero antes de continuar, permítannos decir que nos alegramos mucho de su vuelta a la tarea y aunque ello sea con algún tipo de apoyo (nada desdeñable, por cierto), la cuestión es que puede hacerlo y lo cual nos indica, que su afección ocular se irá progresivamente solucionando, al no forzarla tanto y de lo cual, nos congratulamos sinceramente. Dicho esto, continuemos con lo nuestro.

Lo que ocurre y eso lo decimos como anécdota (nosotros siempre objetamos a un artículo, solo rebatiendo los textos que se usan para defenderlo), es que el día 5 nos había mandado otro, publicado en el blog de lavasori.wordpress.com (05/09/11), en dónde solo su mismo titular ya contradice su actual afirmación; véanlo: “Los elegidos de Cristo, para regir con él en su gobiernos mundial” y en dónde hace hincapié en la idea del “llamamiento”, o elección y justificación y con lo cual ya de raíz, se carga su enseñanza acerca de los Abrahán o David, etc., como futuros reyes gobernantes en el reino de Dios. Porque lógicamente, si Jesús eligió personalmente a los que con él tenían que reinar (Juan 15:16), obviamente ello implicaba el elegir entre la gente que tenía a su alrededor, o sea, entre sus contemporáneos  y no entre personas que ya llevaban siglos muertas, como esos personajes citados…… lo contrario, no se entendería. De hecho, el pacto por un reino, no lo estableció con esos antepasados, sino con las personas que le siguieron a él, por tanto contemporáneos suyos…… a menos, claro está, que la Biblia nos mienta:

Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?”. 28 Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel. 29 Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o tierras, por causa de mi nombre, recibirá muchas veces más y heredará la vida eterna.” (Mat. 19:27-29).

Luego es obvio, que esos antepasados de Jesús, no pudieron ser sus seguidores ni pudieron dejar haciendas, familia o tierras por causa de su nombre, porque en sus días aún faltaban siglos para que apareciera el Mesías…… y eso es de lógica y sentido común. Pero es que además, si esos antepasados de Jesús y como incompresiblemente  afirma D. Mario, ya hubieran sido reconocidos como Hijos de Dios en su momento (de lo cual no hay constancia en todo el registro escrito) y requisito indispensable para heredar el reino en calidad de rey y sacerdote ¿qué realmente les habría estado ofreciendo Jesús a sus seguidores, en recompensa por seguirle? O sea ¿qué clase de premio sería lo ofrecido (sentarse en tronos) en reconocimiento de sus esfuerzos en seguirle, si ya sus antepasados tenían el mismo privilegio y sin tantas gaitas? ¿O es que Jesús les estaba intentando dar gato por liebre? Y por otra parte, teniendo en cuenta que los apóstoles eran personas que conocían la “Ley y los profetas”, si la situación hubiera sido tal como nos la pinta el Sr. Olcese en el sentido que ese galardón ya existía, puesto que lo habían recibido los antepasados tanto de Jesús como de los propios apóstoles ¿cómo es que estos, no estaban enterados de ello y lo cual queda patente, en la propia pregunta de Pedro? En fin, queridos lectores, saquen ustedes sus propias conclusiones.

Pero es que además y en el minuto 21 de grabación, D. Mario nos cita de Rom. 8:28-30 para apoyar el tema de la “justificación” de los “llamados” y pasa por alto (no que no lo lea, sino que no se entera de lo que lee) lo que se nos explica en el versículo 29, en dónde leemos lo siguiente:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.”

Y en donde sorprendentemente, pone mucho énfasis en el hecho de que Jesucristo era “la imagen” (o sea, el modelo), conforme a la cual tenían que ser hechos los demás, para que él fuera “el primogénito”de entre muchos hermanos y sin darse cuenta, de que dicho pasaje está destrozando su planteamiento de un David, como rey co-gobernante con Cristo en el reino de Dios. Porque si solo los hermanos de Jesucristo y por tanto Hijos de Dios, pueden heredar el reino en calidad de reyes con Cristo y D. Mario nos  incluye entre esos Hijos de Dios, a los notables del AT ¿nos podría explicar por favor, de qué manera podría ser Jesucristo la imagen o punto de referencia de algo y además, el primogénito entre muchos hermanos, si casi mil años antes de su nacimiento ya había en la tierra Hijos de Dios y por tanto hermanos suyos, tales como los David, Abrahán, Job, Isaac, Jacob, o los mismos profetas? Porque eso es lo que nos está planteando el Sr. Olcese…… entonces, ¿tenía Pablo el día “cruzao”, cuando en ese pasaje de Rom. 8:29, hizo esa referencia a Jesucristo como “el primogénito entre muchos hermanos”? Porque si aceptamos  el planteamiento de D. Mario, Jesucristo desde luego no podía serlo, pues nació como mínimo mil años después de todo ese “tinglao”: luego o bien la Biblia nos miente o bien D. Mario no tiene ni puñetera idea de lo que dice…… ustedes mismos.

Y cuestión que le tenemos rebatida al Sr. Olcese en nuestro anterior artículo (entre otros) del día 28 de Agosto pasado “Más preguntas para Apologista…… que no responde” (que efectivamente no ha respondido) y en el que usamos precisamente ese mismo pasaje de Rom. 8:29 para sostener nuestra argumentación…… pues ni por esas: ni nos lo ha desmentido ni ha cambiado la “letra” de su canción. Lo único que ha hecho y como tiene por costumbre, es reafirmarse en el mismo planteamiento usando el mismo texto y sin dar la debida atención a aquellos que una vez tras otra, le están repitiendo que dicho planteamiento es incorrecto…… y que no lo decimos nosotros, sino los propios textos bíblicos que D. Mario usa, como en el caso de Rom. 8:29 y circunstancia que ustedes acaban de comprobar.

Pero vayamos al video del día 11 citado y en donde el Sr. Olcese se le ve más contento que un gato con dos ratones, pues parece haber descubierto la “piedra filosofal”…… para tirármela a las narices, claro. Y es que coincidiendo también en el minuto 21 de grabación, un D. Mario recreándose en la suerte, muy ufano y seguro de sí mismo, se dirige a un servidor (“Armandito”) sacándose de la manga un texto que supuestamente me tendría que colocar contra las cuerdas y que, también supuestamente, respaldaría sin duda alguna su teoría de los notables del AT, como reyes gobernantes en el reino de Dios; porque según el Sr. Olces, estaríamos hablando de una “declaración de parte” (dicho sea en términos de derecho), pues se trataría de la propia afirmación del rey David sobre su pertenencia al gobierno del reino y que puesto que hablaba bajo inspiración, sería inapelable (y extremo en el que estoy de acuerdo). Por ello me recomienda el prestar más de la debida atención a dicho pasaje…… luego veamos la “genial” aportación de D. Mario:

En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza.” (Sal. 17:15).

Y expresión que en tono triunfante y casi levitando, por supuesto enfatiza debidamente; pero resulta que “Armandito” (un servidor) que es muy obediente y ha prestado la debida atención, según le fue recomendada por dicho caballero, tiene que decirle al Sr. Olcese lo siguiente: David jamás dijo eso, repito, jamás dijo eso…… ¿cómo se le ha quedado el cuerpo, D. Mario? Pero como las cosas aparte de decirlas, además hay que probarlas (sana costumbre que tenemos en este blog y a diferencia de “otros”), ahí va, queridos lectores, nuestro argumento probatorio: resulta que D. Mario, siempre usa aquellos textos que dicen lo que él necesita en cada momento que digan, aunque sea sacándolos de su contexto o que su significado no se ajuste demasiado al contexto general de las Escrituras (como es el caso que nos ocupa) y es que en este aspecto, a D. Mario tanto le da Juana como su hermana: la cuestión en meter un texto que contenga la palabra clave que él necesita. Y en esta ocasión nos cita de la Reina Valera Revisada 1960, que es la única traducción (hasta dónde nosotros conocemos) que vierte dicho texto de esta manera; entonces vamos a ver, que nos dicen otras destacadas versiones del mismo Sal. 17:15:

La Biblia de las Américas:

En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro; al despertar, me saciaré cuando contemple tu imagen.”

Dios Habla Hoy:

Pero yo, en verdad, quedaré satisfecho  con mirarte cara a cara ¡con verme ante ti cuando despierte!

Traducción del Nuevo Mundo (Testigos de Jehová):

En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro; ciertamente estaré satisfecho cuando despierte a ver tu forma.”

Nueva Versión Internacional:

Pero yo en justicia contemplaré tu rostro; me bastará con verte cuando despierte.”

Biblia Sagrada Escritura:

Pero yo, por tu justicia, contemplaré tu rostro y al despertar, me saciaré de tu presencia.”

Nueva Traducción Viviente:

Porque soy recto, te veré; cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho.”

Sagrada Biblia (Nácar-Colunga):

Yo en justicia contemplaré tu faz; y me saciaré, al despertar, de tu imagen.”

La Biblia de Jerusalén:

Más yo, en la justicia, contemplaré tu rostro, al despertar me hartaré de tu imagen.”

La Santa Biblia (Versión Evaristo Martín Nieto):

Yo y esto es justicia, contemplaré tu rostro, al despertarme me saciaré de tu presencia.”

Traducción en Lenguaje Actual:

Yo, por mi parte, he de quedar satisfecho cuando me declares inocente. ¡Despertar y verme en tu presencia será mi mayor alegría!

Reina Valera Contemporánea:

A mí me bastará con ver tu rostro de justicia; ¡satisfecho estaré al despertar y contemplarte!

¿Hay alguna de estas versiones, queridos lectores, que se pronuncie en el mismo sentido que la RVR 1960, o siquiera que mínimamente de a entender que David y cómo nos afirma D. Mario, tuviera aspiraciones a ser rey en ese reino? ¿No, verdad? Y es que en todas estas versiones de lo que se nos habla realmente, es del intenso deseo de David de ver o contemplar en persona, al futuro heredero que tendría que perpetuar el reino de Jehová aquí en la tierra; dicho en otras palabras: el cumplimiento de la promesa que le fue hecha a través del profeta Natán; solo con eso “le bastaba”, no pedía nada más. Y es que reiteradamente se nos dice en esos pasajes, que David se daba por “satisfecho” solo con ver o contemplar a ese personaje; la propia versión TLA denota con la expresión “despertar y verme en tu presencia”, que estaríamos hablando de un personaje de rango superior al propio David e idea que subyace, en el resto de versiones. De hecho, en la NVI, habrán notado que David, lejos de postularse para un puesto en el reino, afirma “que me bastará con verte” y en línea con el pensamiento subyacente en el resto de traducciones. Y nos permitimos señalar la demoledora circunstancia, de que la propia y reciente versión RVC (citada en último lugar), sacada a la luz en Mayo del año en curso, ya vierte dicho Sal. 17:15, de forma totalmente diferente de su homónima, la RVR 1960 y dándonos la razón en nuestro argumento.

Y es que nosotros, queridos amigos, en este blog y en nuestro deseo de siempre transmitirles a ustedes la verdad, cuando colgamos un texto como apoyo de alguna de nuestras afirmaciones y a diferencia del amigo Mario (que parece solo buscar cualquier estratagema para llevarse el gato al agua), intentamos averiguar el verdadero significado del mismo, contrastándolo con todas esas versiones que les hemos citado. Y más, si como es el caso del pasaje que nos ocupa, su significado no se ajusta al contexto general de las Escrituras…… porque sencillamente queremos decirles la verdad. Porque este blog, se sustenta sobre la credibilidad que proporciona el ser siempre verídicos y por ello cuidamos mucho lo que afirmamos, a fin de no perderla; posibilidad que aparentemente en el caso de D. Mario, le trae absolutamente al fresco. Y volviendo a donde estábamos, una prueba de que esa versión del citado salmo por la RVR 1960, no se ajusta al contexto general de las Escrituras, la tenemos, por ejemplo, en el comentario que acerca de Rom. 8:29, anteriormente les hemos citado; pero veamos más.

Porque tenemos que decirle a D. Mario, que David no estaba equivocado, ebrio o alucinando cuando supuestamente dijo esas palabras…… sencillamente porque no las dijo; sino que lo que ocurre, es que la RVR 1960 hace una pésima traducción de ese pasaje y el Sr. Olcese, una vez más, no se ha enterado de la película y sido incapaz de tener en cuenta que el contexto general de las Escrituras, no avala el sentido que se le da en esa traducción al citado Sal. 17:15. Y a continuación de ese disparate que nos ha soltado, e intentando establecer una correlación entre  ideas, nos recomienda los siguientes textos:

Juan 3:2:

Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.”

Fil. 3:20-21:

Más nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”

Rom. 6:3-5 (aunque solo lee el verso 5):

Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección.”

2 Ped. 1:4:

“…… por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.”

Pero resulta que D. Mario y como siempre, en su extraviado afán por querer tener la razón (aunque sea pasando por encima de las Escrituras), ya nos ha empezado a sacar textos de su contexto, porque preguntémonos: en estos pasajes ¿de quién se nos está hablando, de los notables del AT, o de los seguidores de Jesucristo? Obviamente de los segundos y a los que sí les aplicaba el ser hechos a la semejanza de Cristo, porque entre otras cosas que comentaremos a continuación, ellos si reunían (a diferencia de los notables del AT y lo que les inhabilitaba totalmente para reinar con Cristo) los dos requisitos indispensables impuestos por Jesús en su momento y sin los cuáles, no se podía entrar a formar parte de ese gobierno del reino, o sea, el nacer “del agua” y el nacer “del espíritu”:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5).

Y pensamos que Jesús, quizás lo hubiera podido haber dicho más alto, pero no más claro; pero aun así, el Sr. Olcese no se entera o no quiere enterarse de la película (porque claro ¡qué sabría Jesús de estas cosas! ¿Verdad D. Mario?), como nos demostró en su momento, en donde después de hacer la siguiente y rotunda afirmación…

“…… este reino va ser compartido por los santos, por la Iglesia, los conversos…… por los hijos de Dios y por eso Jesús aparece y dice que hay que nacer de nuevo para poder también entrar en este reino ¡no se puede entrar en el reino sin nacer de nuevo!…… ni siquiera asomarse al reino: uno tiene que nacer de nuevo… no hay otra forma para entrar… esto es muy importante: nacer de nuevo… no hay otra forma; y se nace desde el agua y del espíritu……”

… en el video “Apologista; entendiendo el pacto davídico” (24/07/11), contradijo totalmente la misma en un siguiente  video y en dónde con respecto de Abrahán y circunstancia que curiosamente, no concurría en el caso David, ni con el resto de notables del AT, dijo la siguiente patochada: “…… Abrahán había renacido por el “agua de la palabra del evangelio” que le fue predicado de antemano” y afirmación que no avala con ningún texto bíblico, que explícitamente afirme que Abrahán naciera del agua y del espíritu, cosa por demás imposible, porque el concepto de un bautismo en agua no existía en esos tiempos (llegó con Juan el Bautista, según Juan 1:33). Y el bautismo en espíritu, dio inicio en Pentecostés de 33 E.C., al ser derramado el Espíritu Santo de adopción como Hijos de Dios, sobre los doce apóstoles, luego tampoco aplicaba a Abrahán, muerto casi mil años antes. Y es que Jesús, en Juan 3:5, de ninguna manera habló de un bautismo “simbólico” proveniente de haber recibido la “palabra del evangelio”, sino que habló de cosas muy literales: ser sumergido en agua, al modo del bautismo de Juan y ser bautizado en espíritu, algo que solo podía hacer él:

Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo que me envió a bautizar en agua me dijo: “Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este es el que bautiza en espíritu santo”.” (Juan 1:33).

Luego otra vez, el Sr. Olcese niega la evidencia y a continuación de ese argumento tan “sólido” con el que pretende mantener su disparate acerca de que personajes como Abrahán, David y otros (como los profetas) reinarán con Cristo, añade una confusa explicación de algunos pasajes bíblicos que poco o nada tienen que ver con el tema que tratamos…… por cierto, el video al que acabamos de hacer referencia, se publicó el pasado 12 de Agosto, bajo el título “Los verdaderos súbditos del reino y los Testigos  de Jehová”.

Y es que solo ese pasaje de Juan 3:5, destroza hasta sus mismos cimientos, el planteamiento del amigo Mario acerca de la posición de reyes en el reino de Dios, de los citados personajes y por mucho que él se empeñe en repetirse en dicho argumento…… quizás con la absurda idea de que una mentira, repetida hasta la saciedad, al final se acepta como verdad. Y lo cual no es así, sino que lo que ocurre cuando se produce dicha circunstancia (el repetirse en una mentira), es que uno queda como un mentiroso y punto. Pero en fin, queremos pensar en que sus lectores no serán tan lerdos como él les supone y dándose cuenta del calado del personaje y de sus mentirosas enseñanzas, pues para nada se ajustan el texto escritural, tomen una consecuente actitud y cambien de “canal”. Ya otra cosa, es que en ese video dirigido a “Armandito”, D. Mario afirme solemnemente que él solo habla lo que dicen las Escrituras y de lo cual, estamos analizando un “claro ejemplo”.

Pero es que además, hay otro argumento que pone de manifiesto la errática comprensión que del registro bíblico tiene D. Mario; porque vean: en el caso que nos ocupa, gira todo su planteamiento alrededor de la expresión “semejanza” y que con énfasis nos cita reiteradamente, que aparece en el Sal. 17:15 y expresión atribuida a David, y siempre según la versión RVR 1960:

En cuanto a mí, veré tu rostro en justicia; estaré satisfecho cuando despierte a tu semejanza.”

Pero es que David (así como Abrahán y otros notables del AT), no puede resucitar a la semejanza de Jesucristo y planteamiento que ya le formulábamos al Sr. Olcese, con todo lujo de detalles en nuestro artículo “¿De qué va usted, D. Mario?” (15/08/11), al que por supuesto no dio respuesta. Y David no podía tener una resurrección a la semejanza de Jesucristo, porque según este dijo, para ello se requería el haber “vencido” cómo él lo había hecho y que era lo que le daba derecho a uno, de reinar con él en el reino de Dios:

Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.” (Rev. 3:21).

Ahora bien ¿qué se puede entender, por vencer como Jesucristo venció? Veamos cómo nos lo resume el apóstol Pablo:

Porque si hemos sido unidos con él en la semejanza de su muerte, ciertamente también seremos unidos con él en la semejanza de su resurrección.” (Rom. 6:5).

Y recordemos que ese pasaje ya nos lo ha leído el Sr. Olcese y sin haberse “enterado” de lo que leía; luego de nuevo ha metido la pata hasta el corvejón, pues en el mismo explícitamente se nos dice que su planteamiento es un despropósito, aunque él se crea que con su particular “entendimiento” del Sal. 17:15, ha descubierto la sopa en ajo. Porque para tener una resurrección a la semejanza de Jesús, obviamente hay que sufrir una muerte a la semejanza de Jesús, o sea, una muerte en sacrificio o martirio bajo presión satánica y en defensa de la lealtad de uno a Jehová:

Simón, Simón, ¡mira! Satanás ha demandado tenerlos para zarandearlos como a trigo.” (Luc. 22:31).

Pasaje que adquiere su máxima expresión, cuando lo leemos en la versión Traducción en Lenguaje Actual:

Después, Jesús le dijo a Pedro: “Pedro, escucha bien. Satanás ha pedido permiso a Dios para ponerles pruebas difíciles a todos ustedes y Dios se lo ha dado”.”

Y algo que queda clarísimo, en la lectura de ese pasaje de Rom. 6:5 citado. Sin embargo, veamos en qué circunstancias murió David:

En cuanto a David hijo de Jesé, reinó sobre todo Israel; 27 y los días que él reinó sobre Israel fueron cuarenta años. En Hebrón reinó por siete años y en Jerusalén reinó por treinta y tres años. 28 Y por fin murió en buena vejez, satisfecho de días, riquezas y gloria; y Salomón su hijo empezó a reinar en lugar de él.” (1 Crón. 29:26-28)

O sea D. Mario, que “igualitico”, a la muerte que tenían que experimentar aquellos que con Jesucristo quisieran reinar…… ¡“clavao”, oiga! ¡Hay que ver, que cambiazo ha “pegao” Satanás!, que diría el castizo.

Por lo tanto, queridos amigos y puesto que David no murió a la semejanza de Jesús y si Pablo no andaba pasado de copas cuando dijo lo de Rom 6:5, o que a Jesucristo le hubiera dado “un aire” cuando estaba transmitiendo la Revelación a Juan…… puesto que no había vencido como Jesucristo venció, no se podían levantar en una primera resurrección a la “semejanza” de este, eso es, como perfecto Hijo de Dios y por tanto, heredero del reino en calidad de rey y sacerdote (Rev. 20:6).

Pero por otra parte y en el citado artículo del día 15 de Agosto, también desafiábamos a D. Mario, debido a un constante argumento y del que hace bandera, a que nos sacara una sola publicación de los TJ, en la que se afirmara que David sería un mero súbdito del reino y cosa que no ha hecho, aunque se repite constantemente en esa falsa acusación y sin aportar las pruebas que le exigimos; porque vean ustedes, queridos amigos, lo que enseñan los TJ:

En lugar de tus antepasados (o padres, según versiones) llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Sal. 45:16). (Acotación nuestra).

Luego David (así como otros notables del AT) y según los TJ, ocupará un puesto de prominencia en el reino, aunque siempre sujeto a una autoridad superior y que estará en manos de los Hijos de Dios (Cristo y sus hermanos) y que son los que reinarán en el reino milenario; porque si analizamos este salmo con más atención, veremos otra prueba que nos indica que ni David ni ningún otro notable del AT, puede reinar con Cristo en el reino. Y es que sabemos que para heredar el reino en calidad de rey y sacerdote, hay que ser hermano de Jesucristo, por tanto Hijo de Dios; sin embargo, los antepasados (Mat. 1:2-16) o padres de Jesús y según este salmo, pasan a convertirse en sus hijos, que no sus hermanos y lo cual nos indica obviamente, que no son Hijos de Dios; sin embargo D. Mario insiste tercamente en que David sí fue ungido como Hijo de Dios. Pero el propio Sr. Olcese se contradice a sí mismo, cuando en un video publicado el 18 de Julio del año en curso, titulado “Llamados para ser Cristos”, nos dice al inicio (minuto 1 y 40 segundos) del mismo, lo siguiente:

“…… Jesús fue ungido por Dios, para ser un hijo de Dios; el ungimiento de Jesucristo, como también los ungimientos del NT, hacían de los hombres que también fueran Hijos de Dios…” (Énfasis nuestro).

Luego tendríamos que concluir de esas palabras de D. Mario y tomando la oración por pasiva, que los ungimientos del AT, no hacían a los hombres Hijos de Dios y por lo tanto, David no fue ungido como Hijo de Dios, sino solo como rey sobre Israel, lo que no le daba ninguna prerrogativa para reinar con Cristo en el reino milenario. Y lo cual ya daría sentido, a la anteriormente citada promesa de Jesús a sus apóstoles (párrafo 3 de este artículo), pues les estaba anunciando algo nuevo y jamás visto, que ellos serían los primeros en disfrutar.

Entonces, yo,”Armandito”, me reafirmo en que el Sr. Olcese está equivocado, en que no sabe de qué habla, en que de ninguna manera lo que dice es lo que dice la Escritura y además, en que encima miente, cuando afirma de los TJ que dicen aquello que nunca han dicho y no aporta pruebas de su afirmación; y además…… que no sabe ni leer y que no tiene ni la más repajolera idea de lo que es el contexto general de la Escrituras…… y a las pruebas me remito: es capaz de usar Rom. 6:5, sin enterarse que le está destrozando su propio planteamiento (que ya es ser torpe) y le da al Sal. 17:15 un significado que no tiene, como ha quedado probado al contrastarlo con otras versiones.

Y no me preocupa demasiado, la actitud que tome porque ya sé cuál va a ser: no rebatir estos textos que le señalo, obviamente porque no puede y por lo tanto, continuará publicando las mismas patochadas vez tras vez, como si la fiesta no fuera con él y tan feliz. Pero me permito señalarle, como tantas veces ha hecho y D. Mario ha ignorado, que si los textos que uso en esta consideración (como en otras), están correctamente interpretados y razonablemente bien aplicados, no solo tengo la razón en mi planteamiento, sino que quién está hablando es Jehová a través de Su Palabra y en consecuencia, a quién dicho caballero se está enfrentando. Por lo tanto, me permito sugerirle que en su video de respuesta (si es que lo hay), se dedique a intentar desbaratar los tales y no en colarnos un discurso, en el que de nuevo se reafirme en sus argumentos y pasando por alto que el meollo del asunto, está en los pasajes bíblicos que son los que sustentan las ideas o planteamientos…… lo demás, es mera guarnición.

Porque como le mencionaba en un correo que le mandé, tengo constancia de que ya algunos de sus lectores se han pasado a mi blog (por decirlo de alguna manera) y ahí continúan; y el comentario de uno de ellos, fue que reconocía su poco conocimiento de las Escrituras y que por lo tanto, no acababa de entender quién de los dos tiene la razón, pero que el hecho de que desde nuestro blog se respondan públicamente a todas las preguntas que se nos formulan y circunstancia que no se da en el suyo (por lo menos en lo que hace referencia a nuestras preguntas), le hace pensar a dicho caballero que nosotros tenemos la razón…… y eso en la red, ya está tomando cuerpo. Y ese es mi objetivo, que las personas se muevan y aprendan a distinguir lo verdadero de lo falso y no se dejen engañar por enseñanzas fraudulentas, provenientes de alguien que como parece ser el caso, no sabe leer correctamente un texto, que no tiene ni idea del contexto bíblico y que encima es capaz de mentir, al imputar a otros (los TJ) cosas que no son verdad; y es que yo, como D. Mario por otra parte sabe, he sido por casi 30 años miembro de esa, según ellos, “religión verdadera”…… luego ¿qué me va a contar a mí, de lo que enseñan o no enseñan?

Por otra parte, queridos lectores, vean lo que el Sr. Olcese me ofrecía en un correo personal:

Pero hagamos algo interesante, ya que yo no puedo estar molestando a (……)  para que escriba y escriba por mi en vista de que yo no puedo permanecer mucho tiempo en el monitor. Mándame todas tus preguntas enumeradas, y yo gentilmente te las responderé según mi entender en un video que titularé: Respondiendo algunas preguntas bíblicas de mi hermano Armando López Golart, y de paso le hacemos un poco de promoción a tu blog para que la gente lo conozca y lo visite. ¿Qué te parece? Bueno, espero que no tengas inconveniente que te responda por este medio, y así no tendré que escribir como loco.” (Negritas nuestras).

Y por supuesto que agradecemos tal “gentileza”, pero no podemos dejar de señalarle que no es a nosotros a los que nos hace la “gracia” al respondernos, sino que se la hace a sí mismo porque al que le interesa solventar este asunto ¡ya! es a él, puesto que él es el perjudicado por esa reiterada actitud de dar la callada por respuesta. Por nosotros como si no quiere responderlas, pues con que los lectores estén enterados de cómo está el patio, nos basta y nos sobra…… y es que mejor no nos ha podido ir la cosa.

Por lo tanto, entendemos que  no somos nosotros los que tenemos que presentarle ninguna lista numerada de las preguntas en cuestión…… ahí las tiene en los artículos de los días 12, 18 y 28 de Agosto y que además, anunciándolo así, también se pueden enterar adecuadamente, aquellos que tengan curiosidad por el tema. Y en cuanto a la forma de respondernos, claro que nos parece bien que lo haga en un video, es más, eso es algo que ya le sugerimos desde este blog, al final de nuestros artículos de los días 9 y 11 de Agosto pasado…… y que por cierto, no nos hizo ningún caso. Y en cuanto a lo de hacernos un poco de publicidad, pues que quiere que le digamos, como no sea que vale, que ¡muy bien!…… aunque dudamos mucho que nos pueda hacer más de la que ya nos ha hecho con su silente actitud ante nuestros requerimientos; no se olvide que debido a ellos, bastantes de sus otrora lectores ya nos están leyendo a nosotros y que además, según algunos contactos que tenemos en Latinoamérica, la cosa parece ir a más. Pero en fin, se agradece la intención.

Y eso queridos amigos, es todo por hoy, porque una cuestión que nos queda pendiente, una pequeña acusación que en el correo citado nos hacía D. Mario, en el sentido de que nosotros tampoco le habíamos respondido a algunas de sus preguntas, la dejamos para un próximo artículo para tratarla con la debida atención. Y ya saben, no se fíen un pelo de lo que les decimos, tanto los unos como los otros, sino que haciendo uso de sus Biblias comprueben personalmente, cómo son las cosas según Jehová…… y que con cuya opinión, esperamos coincidir.

MABEL

OTRO “ERRORCILLO” DEL Sr. OLCESE.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 16/08/2011 by Armando López Golart

Y es que no para en su intento de convencernos que no tiene ni idea de que va la película, en cuanto a entender la Biblia se refiere, porque veamos: en su video del 10 de Agosto “Las bondades del reino mesiánico”, D. Mario nos menciona el Sal. 89:19-29 diciendo “que Etán, el salmista, habla del pacto davídico y proclama que será cumplido cuando Dios haga a su primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra” y refiriéndose, por supuesto, a Jesucristo. Hasta aquí bien, porque estamos hablando de un salmo eminentemente profético y dirigido a nuestros días, pero es que resulta que en un artículo anterior titulado “¿Será el legendario rey David, un mero súbdito de su reino?”, en uno de sus párrafos, cita el mismo Sal. 89 y en este caso el verso 20, pero aplicándoselo a David, que para el tiempo en que se escribió dicho salmo y como tuvimos que recordarle, ya había muerto; pero vean le cita:

¿Pero acaso nos hemos olvidado que David fue un ungido de Dios, un hijo de Dios y un rey destacable en Su reino (Sal.89:20)?” (Negritas nuestras).

Pero fíjense también, que en su actual cita, D. Mario nos dice y en línea con el versículo 27  “cuando Dios haga a su primogénito, el más……”, luego reconoce a Jesucristo como el “primogénito” de Dios…… pero que tal cosa no podría ser, si como absurdamente afirma, Abrahán, David o cualquier otro, hubiera sido reconocido en su tiempo, como Hijo de Dios: porque si ello hubiera sido así y siempre según nos afirma dicho caballero, Jesucristo podría haber sido el  segundo, el tercero, el vigésimo quinto o el que hacía treinta y siete mil, tres cientos setenta y un Hijo de Dios, por decir algo…… pero nunca el primero y que es precisamente lo que significa el término “primogénito”:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.” (Rom. 8:29).

Pero esto y con ser un despropósito, muy propio de quién lo afirma, es una minucia al lado de lo que les queremos contar y razón por la que escribimos este artículo. Porque a continuación de lo que les acabamos de señalar, D. Mario nos plantea la siguiente conclusión:

“……. en el Salmo 110, David dice que vendrá un tiempo, cuando Dios pondrá a los enemigos del Mesías como estrado bajo sus pies; eso ocurrirá cuando el Mesías extienda su cetro de poder dese Sión. En ese tiempo, el dominará en medio de sus enemigos, es decir, los enemigos de Jesús serán súbditos de su reino…… el gobernará sobre sus enemigos……”

Y el pasaje de ese Salmo 110 al que hace referencia, es el comprendido en los versos 1-2:

La expresión de Jehová a mi Señor es: “Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”. 2 La vara de tu fuerza Jehová enviará desde Sión, diciendo: “Ve sojuzgando en medio de tus enemigos”.”

Luego la citada conclusión, no es más que un puro disparate sin fundamento bíblico alguno del Sr. Olcese, porque el problema de este planteamiento ya empieza, en que para después de la gran tribulación y que culmina con la batalla de Armagedón, que es cuando inicia el reino y Cristo y sus asociados toman posesión del mismo, sobre la Tierra solo están ellos y la gran muchedumbre de sobrevivientes de eso catastróficos sucesos causados por “la ira de Jehová” (Rev. 19:15b) y en donde el resto de la humanidad, ha sido totalmente destruida: luego solo esos sobrevivientes pueden ser los súbditos del reino y por tanto, los “enemigos” de Jesucristo (según disparatada idea de D. Mario), porque repetimos, no queda nadie más. Pero es que resulta que de esa gran muchedumbre de supuestos “enemigos”, se nos dice lo siguiente:

Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda (en señal de aprobación) sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a  fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:14-17). (Acotación nuestra).

Luego esas personas podrán ser cualquier cosa, menos “enemigos” de Jesucristo: son personas que han aceptado su sacrificio redentor y “por eso”, están sirviendo a Dios día y noche y reciben en correspondencia, el bondadoso trato que se les dispensa: eso es lo que dicen las Escrituras…… siempre y cuando D. Mario no nos salga, conque Jesucristo no entendió ni jota de la revelación de su Padre Celestial, o que el ángel que se la transmitió a Juan estaba “pirao”, o que éste, no se enteraba de la película…… viniendo del Sr. Olcese y visto lo visto, cualquier cosa.

Y quizás ustedes, queridos lectores, se preguntarán ¿dónde está pues, el problema de este contrasentido? Pues una vez más, en la falta de capacidad del Sr. Olcese de tratar la Biblia con el respeto que se merece, o sea, sacando una vez más y en beneficio de su particular ego, unos textos de su contexto natural, para que parezcan decir aquello que él necesita que digan, para sostener sus disparatados planteamientos. Porque el contexto de esos dos primeros versos del Salmo 110 y que ya les hemos citado, son los 4 siguientes y que para nada nos hablan de un tiempo de gobernación, sino de un tiempo de guerra, juicio y destrucción:

Tu pueblo se ofrecerá de buena gana en el día de tu fuerza militar. En los esplendores de la santidad, desde la matriz del alba, tienes tu compañía de hombres jóvenes justamente como gotas de rocío. 4 Jehová ha jurado (y no sentirá pesar): “¡Tú eres sacerdote hasta tiempo indefinido a la manera de Melquisedec!”. 5 Jehová mismo a tu diestra ciertamente hará pedazos a reyes en el día de su cólera. 6 Ejecutará juicio entre las naciones; causará una plenitud de cuerpos muertos. Ciertamente hará pedazos al que es cabeza (suponemos que el anticristo, como representante de Satanás) sobre una tierra populosa.” (Acotación nuestra).

Porque es que además, solo la lógica y el sentido común nos dicen que la batalla de Armagedón, se tiene que pelear por algo y que este algo solo puede ser, precisamente, el acabar con los enemigos de Jesucristo, como se nos muestra en el profético Sal. 2:1-3:

¿Por qué han estado en tumulto las naciones y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía? 2 Los reyes de la tierra toman su posición y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido 3 y dicen: “¡Rompamos sus ataduras y echemos de nosotros sus cuerdas!”.”

No olvidemos, por otra parte, cierta afirmación de Jesús en lo que se conoce como la parábola de las minas y registrada en Luc. 19:11-27 y en donde hablando del momento de su futura segunda venida, incluye dos textos que no parecen tener demasiada relación con el sentido general de la ilustración. Uno lo encontramos en el versículo 14 y que nos dice así:

Pero sus ciudadanos lo odiaban y enviaron tras él un cuerpo de embajadores a decir: “No queremos que este llegue a ser rey sobre nosotros”.”

Y Jesús finaliza la ilustración, con otro texto (el 27) que, repetimos, nada parece tener que ver con el sentido último de la parábola en cuestión:

Además, a estos enemigos míos que no querían que yo llegara a ser rey sobre ellos, tráiganlos acá y degüéllenlos delante de mí.

Y lo cual no deja de ser un aviso a navegantes, acerca de la finalidad última de la batalla de Armagedón. Porque  si los que entran al reino, continúan siendo “enemigos” de Jesucristo ¿qué objetivo tendría esa citada batalla? ¿No quedamos en este Sal. 2:1-3, que son las naciones con sus mandatarios al frente, las que están contra Jehová y su ungido y que por lo tanto, no quieren que él llegue a ser rey sobre ellos? Luego es contra estas personas, sus “enemigos” que no le quieren como rey, que pelea Jesucristo y su ejército para destruirlas:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército.” (Rev. 19:19).

No perdamos de vista el hecho, de que el sentido correcto de Rev. 7:9, cuando nos habla de la gran muchedumbre, es el de miembros individuales de las naciones y no de la totalidad de los componentes de cada nación.

Y es que toda la Escritura, va orientada a que la venganza de Jehová o el día de Su ira, tiene que ver con la destrucción de aquellos que se oponen a su gobernación, por tanto sus “enemigos”, mediante Jesucristo y sus asociados (Sof. 1:14-18), así como de la salvación de aquellos que con ansia nos apegamos y esperamos el momento de la instauración de dicha gobernación sobre la tierra. Porque veamos que nos dijo Jesús:

Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca;39 y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.” (Mat. 24:37-39).

Y la idea que nos queda de ese pasaje, es que solo se salvaron aquellos que eran amigos de Jehová y que lo probaron mediante colaborar en la obra encomendada y la cual oportunidad para hacerlo, se extendió por los aproximadamente 50 años que se supone duró la construcción del arca. Porque solo ocho personas fieles a Jehová, no enemigas por tanto, sobrevivieron a ese cataclismo; luego si Jesús nos dijo que así como fueron los días de Noé, serían los tiempos de su presencia o venida, tendríamos que suponer con toda lógica que tanto aquellos que se opongan radicalmente, como incluso aquellos que no manifiesten su expreso acuerdo en que Jehová tome las riendas del  asunto, mediante el establecimiento de su reino, serán destruidos. Tomemos nota, que si bien Jehová trajo el diluvio por la maldad del hombre y que degeneraba en violencia (Gén. 6:5; 13), Jesús puso el acento en otro aspecto: en el hecho de que los miembros de aquella humanidad perversa “no hicieron caso”, obviamente a una advertencia recibida, ya que a Noé se le llama “predicador de justicia” (2 Ped. 2:5). La predicación de justicia que Noé hizo antes del diluvio, probablemente incluyó una llamada al arrepentimiento y una clara advertencia de la destrucción venidera, como se desprende del citado comentario de Jesús, en el sentido de que las personas “no hicieron caso” (o “no escucharon”, según versiones).

Luego lo que queda claro, es que una vez más el Sr. Olcese falsea los hechos al asegurar que los súbditos del reino, serán “enemigos” de Jesucristo y que para sostener tan disparatado e ilógico planteamiento (todo el contexto bíblico está en contra), no duda en sacar textos de su contexto y adulterar su sentido natural, para seguir manteniendo su propio ego. Por lo tanto y ante tal actitud, nada de lo que pueda provenir de ese caballero en materia bíblica, puede ser tomado en cuenta ya que como hemos probado desde este blog y hasta la saciedad, carece de la capacidad necesaria para razonar con un mínimo de lógica y sentido común sobre el texto sagrado. Y ello demuestra a las claras, que carece del necesario espíritu guiador de la verdad y que debe de caracterizar a todo “ungido” o Hijo de Dios, como presuntuosamente afirma ser:

Sin embargo, cuando llegue aquel, el espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propio impulso, sino que hablará las cosas que oye, y les declarará las cosas que vienen.” (Juan 16:13).

Y dado que D. Mario parece estar más perdido que un pato dentro de un garaje, en cuestiones bíblicas, solo podemos concluir que estamos hablando de un falso maestro y enemigo de Jehová, no solo porque está tergiversando Su Palabra, sino porque tercamente y con toda clase de triquiñuela tramposa, rehúsa considerar la posibilidad de estar equivocado y con lo cual, contribuye a extraviar a otros…… a pesar de tener toda la evidencia en contra suya y por lo que no es más, que una de esas personas a las que menciona en sus palabras el apóstol Pablo:

Ahora, si las buenas nuevas que declaramos están de hecho veladas, están veladas entre los que están pereciendo, 4 entre quienes el dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes de los incrédulos, para que no pase a ellos la iluminación de las gloriosas buenas nuevas acerca del Cristo, que es la imagen de Dios.” (2 Cor. 4:3-4).

MABEL

NO TIENE NI IDEA, Sr. OLCESE.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 09/08/2011 by Armando López Golart

Hace uno días, concretamente el 4 de este mes de Agosto, Apologista Mario Olcese publicó un video y en el que con obstinada persistencia, me aludía continuamente por mi nombre completo (Armando López Golart) y lo cual si bien de entrada me sorprendió un poco, a fuerza de darle vueltas al asunto, creí averiguar y con muchas posibilidades de acertar, la razón de ello y que les contaré más adelante. Por lo tanto, puesto que soy aludido a título personal, a título personal voy a responder.

Y en primer lugar les diré, que en el momento de visionar dicha grabación, estaba inmerso en la confección de un artículo acerca de otro video que grabó D. Mario el día 24 del pasado mes de Julio, en donde ya adelanto y por aquello de que “el que avisa no es traidor”, que el amigo Olcese vaya atándose “los machos”…… por si acaso. El tema en cuestión y por si lo quieren ir leyendo y averiguar, de qué nos habla en particular el Sr. Olcese en dicho video y con lo que tumba él solito y de un solo golpe, sus enseñanzas más destacadas, se titula “Apologista: Entendiendo el pacto Davídico”.

Pero como en este blog y a diferencia de D. Mario, cuando somos aludidos entramos rápidamente “al trapo” (por emplear un símil taurino) y somos prestos a aclarar cualquier asunto sobre el que se nos demande, como debe ser por otra parte, dejé aparcado el trabajo que estaba preparando y me centré en dar cumplida respuesta a la alusión recibida. Y digo que a diferencia del Sr. Olcese, porque él aún no se atrevido a decir ni mu acerca de mi último escrito “El Sr. Olcese…… y el paraíso” y colgado en este blog el día 1 de este mes de Agosto…… que desde luego y aunque solo fuera por un mínimo  de decoro personal, tendría que hacerlo; porque si lo que yo afirmo en ese escrito, es verdad, la credibilidad de dicho caballero en lo que hace referencia a su capacidad para entender las Escrituras, queda gravemente dañada. Exactamente ocurre, con los artículos de los días 12, 19 y 23 del pasado mes de Julio, en donde dejo claro y de ser cierto mi planteamiento, que D. Mario, lejos de ser un “ungido” o Hijo de Dios, no es más que un engreído y presuntuoso farsante, al adjudicarse unos títulos que no le han podido ser concedidos por el Altísimo. Y por lo tanto y en armonía con el mismo rasero con el que me mide a mí, sino es un hijo de Dios, solo puede ser un hijo de Satanás.

Por eso y ante su manifiesta incapacidad para enfrentar las acusaciones que le dirijo, ha dado la callada por respuesta, ignorando que con ello no hace más que otorgarme la razón; pero lo cual me lleva a maliciar (ya saben ustedes lo mal pensados que somos a cierta edad) que ante la falta de respuesta a mis planteamientos en los citados artículos y en un intento de desviar la atención de los lectores, ante tan llamativo e incomprensible silencio, nos sale el día 4 de Agosto con la publicación de esta alharaca en forma de video, titulado “La mentira de las dos clases de cristianos (ungidos y no ungidos)” y en el que convierte a un servidor, en la estrella invitada del mismo; y en donde más parecía que su deseo fuera el que ustedes aprendieran mi nombre, que el estructurar un argumento medianamente convincente y provechoso para aquellos que le leen, ven o escuchan. Pero sea como fuere, algo que desde este blog le agradezco infinito…… ya saben, por aquello de la publicidad y todas esas cosas; además como decía el clásico: “ladran, luego cabalgo”. Y puesto que todas las cuestiones que me plantea en esa grabación, ya han sido respondidas en diferentes escritos, de ahí la sospecha de que algo pretende con sacarlas de nuevo a la luz, como es el desviar la atención del lector de esos “asuntillos” que ha dejado sin resolver, no me tomaré la molestia de atenderlas todas y solo señalaré algunos puntos.

Pero de entrada permítanme decir, que D. Mario miente descaradamente, cuando afirma que no le he sabido responder sobre el tema de si me considero un hijo de Dios o no y asunto, en el que de nuevo incide al final de su grabación, al exigirme respuesta acerca de cuál entiendo yo, que es mi situación personal a ese respecto. Porque resulta, que la respuesta a esa cuestión y con todo lujo de detalles, la tiene publicada en nuestro blog, tan lejos en el tiempo como el 14 de Julio de 2010, bajo el título de “Hijos de Dios…… o del diablo” y de la que es perfecto conocedor, porque me respondió a ese artículo con un escueto correo personal, en el que tirando por la calle de en medio, simplemente me decía lo siguiente:

Somos Hijos de Dios por adopción, pero hijos del segundo Adán, Jesucristo, por derecho de recompra

Y partiendo de la base que ambas cosas al mismo tiempo son imposibles, no incidiré más en el asunto y me limitaré a señalar que dicho artículo está al alcance, por supuesto, de quien quiera asomarse a nuestro blog y comprobar la veracidad de lo que digo. Otra cosa es, que el Sr. Olcese no haya querido darse por enterado, por aquello de no tener que responder a las incómodas objeciones recibidas y continuar con la matraca como si la cosa no fuera con él; pero que no se preocupe que se las voy a plantear de nuevo cumplidamente. No obstante, sí quisiera destacar, que cuando se empieza un artículo mintiendo con tanto descaro como lo ha hecho dicho caballero y en un intento de predisponer al personal contra su oponente, poca o ninguna credibilidad deberían merecer sus argumentos posteriores. Luego que el Sr. Olcese no se preocupe tanto de mí humilde persona y ponga su atención en ceñirse más a la verdad; y que cuando me tenga que decir algo, por favor se dirija a mi directamente, como responsable que soy de mis propias ideas y no me mezcle con los TJ…… ellos son ellos y esclavos de sus palabras y yo soy yo, responsable de las mías. Pero no obstante, como me considero una persona correcta y educada, en atención al respeto que me merecen nuestros lectores, pasaré por alto tanta insolencia y atenderé sus argumentos.

Pero le rogaría D. Mario, que fuera centrando los temas y no mezclara las churras con las merinas, algo en lo que es un experto, ya que así consigue crear una atmosfera de confusión, que le hace a uno más difícil el centrar la respuesta a un asunto en concreto. Porque una cosa son los TJ y sus particulares enseñanzas y otra cosa muy distinta, es un servidor y que jamás le he formulado planteamiento alguno que no se lo haya podido probar con las Escrituras y que, dicho sea de paso, el Sr. Olcese jamás me ha podido rebatir, en tiempo y forma, eso es, al recibir la objeción y con textos bíblicos en la mano, cualquiera de mis planteamientos y como sí tengo por costumbre hacer yo. Por lo tanto, resulta que no estamos hablando de lo mismo; luego vamos a ver y para aclararnos un poco: que los TJ cometen un flagrante error al afirmar que tanto el grupo de personas que han de gobernar con Cristo en el reino, un grupo reducido según Luc. 12:32, como la gran muchedumbre de sobrevivientes de la gran tribulación (Rev. 7:9; 14), en calidad de súbditos del mismo, son todos miembros pertenecientes únicamente a su grupo religioso y transmitiendo con ello la idea, de que aquellos que no pertenezcan a la secta serán destruidos sí o sí, es algo en lo que estoy completamente de acuerdo. Así como que también estoy completamente de acuerdo, en que cometen otro error garrafal, al colocar el gobierno del reino en el cielo, cuando las escrituras lo colocan aquí en la Tierra y en la ciudad de Jerusalén…… luego totalmente de acuerdo en ambos extremos.

Pero si bien en la forma se equivocan, no es menos cierto que en el fondo tienen toda la razón; porque es obvio que existe un conjunto de personas (sin ninguna etiqueta) que tienen de gobernar en ese futuro reino (el propio Sr. Olcese se postula como una de ellas) a instalarse en la tierra, ya que según Jesús mencionó, el Padre había decidido “dar el reino a un reducido grupo de personas, que juntas compondrían un “rebaño pequeño”, lo cual hallamos en Luc. 12:32…… y eso está escrito. Y como obviamente, si constituyen un reino, será para reinar o gobernar sobre alguien, tiene que haber otro grupo de personas que ocupen el puesto de súbditos del mismo y susceptibles de ser dirigidas a fuentes de aguas de vida (Rev. 7:17) y grupo, que está conformado por la gran muchedumbre de sobrevivientes de la gran tribulación (Rev. 7:9; 14), que entran con vida al período milenario, luego después de que Jesucristo se haya reunido ya con sus hermanos y juntos, hayan peleado la batalla de Armagedón contra las huestes terrenales de Satanás y que resuelta esta, toman posesión de sus reales tronos. A partir de ahí inicia el milenio y es entonces cuando en las Escrituras aparece la gran muchedumbre…… y eso, también está escrito. Luego estaríamos hablando de dos grupos de distinto tamaño de personas y de distinta procedencia, en donde uno (el más reducido) gobierna sobre otro (el más numeroso), que es gobernado y que pasan a ser los súbditos del reino. Luego y por mucho que le repatee al Sr. Olcese, dos grupos o clases: uno que gobierna y otro que es gobernado…… y ello por voluntad divina; siempre y cuando, eso sí, Apologista Mario Olcese le permita al Altísimo llevar adelante tan “diabólico” plan, por supuesto.

Y continuando nuestro análisis, ahora nos encontramos con un punto que me ha llamado mucho la atención: porque citando de Juan 1: 12, D. Mario relaciona su contenido con los tiempos actuales, al aplicárselo a los TJ y sacando una vez más (como tiene por costumbre), un texto de su contexto; porque vemos que si ese pasaje, es situado correctamente dentro del mismo, eso es, leyendo también el versículo 11, no permite esa relación con los tiempos actuales y generando además, una derivada que no ha previsto el citado caballero:

Vino a su propia casa, pero los suyos no lo recibieron. 12 No obstante, a cuantos sí lo recibieron, a ellos les dio autoridad de llegar a ser hijos de Dios, porque ejercían fe en su nombre.”

Luego estarán de acuerdo conmigo, que ese texto, cuando se ajusta a su contexto, claramente deja la acción circunscrita a los contemporáneos de Jesús y no más allá, ya que la autoridad de llegar a ser hijo de Dios fue dada a aquellos que sí recibieron a Jesús en el momento de su presencia aquí en la Tierra y que es lo que se desprende, no solo del pasaje en cuestión, sino también de la manera en que ocurrieron los acontecimientos: los doce apóstoles, que fueron los que le recibieron (a Jesús), fueron los primeros a los que les fue concedida dicha autoridad en Pentecostés de 33 E.C., al ser derramado sobre ellos el Espíritu Santo de adopción como hijos de Dios y estos a su vez, lo fueron transmitiendo a otros mediante la imposición de manos, hasta que falleció el último de ellos (Juan) en 98/99 E.C…… y ahí se acabó la posibilidad de continuar transmitiendo la citada autoridad de llegar a ser hijos de Dios, a otros seguidores de Jesucristo; luego nada que ver, repetimos, con nuestros días. Pero tampoco y ahí está la derivada, con un tiempo pasado, porque la autoridad para llegar a ser hijo de Dios y en ausencia de Jesús, aún no había sido dada; de lo contrario, el texto de Juan 1:12  que usa el D. Mario, no tendría ningún sentido.

Y con lo cual se me antoja, que el Sr. Olcese se ha metido en un jardín del que veremos si es capaz de salirse, porque con este pasaje que él mismo trae a colación, echa por tierra toda su enseñanza  de que los santos del AT, entre ellos el rey David y del que nos habla más adelante en el video de referencia, como futuro gobernante con Cristo en el reino de Dios, puedan ocupar ese importante cargo, porque veamos: según Juan, la autoridad para llegar a ser hijo de Dios, les fue dada a aquellos que le recibieron a él, a Jesús; luego dicha autoridad para llegar a ser hijo de Dios, no podía existir en tiempos anteriores a Jesús, de lo contrario Juan 1:11-12 perdería todo su sentido como punto de referencia: el tiempo en donde inició la posibilidad de que el hombre pudiera llegar a ser hijo adoptivo de Jehová. Y apoya mi idea, lo expresado en el pasaje de Rom. 8:29, en dónde leemos lo siguiente:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento, también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.”

Entonces si Jesús tenía que ser el primogénito de entre muchos hermanos, ello significaría que anterior a él (excepción hecha de Adán, pero que nada pinta en este asunto), no pudo existir ningún otro hijo de Dios, como pretende hacernos creer el Sr. Olcese, cuando afirma que David también fue “ungido” y que por lo tanto, era un hijo de Dios…… porque de ser así, Jesucristo no habría sido el primogénito de entre muchos hermanos. Porque una cosa es que David hubiera sido “ungido” para ser rey sobre Israel (2 Sam. 2:4) y otra muy distinta, que hubiera sido hecho hijo de Dios, lo que contradeciría el sentido del pasaje de Juan 1:11-12. Pero por otra parte y apuntando en esa misma línea que yo desarrollo, tenemos la pregunta que en su momento le formularon sus apóstoles y la respuesta que Jesús les dio, las cuales y de haber existido en tiempos anteriores a Jesús, la posibilidad de reinar con él y cosa que solo pueden hacer los hijos de Dios y por tanto, hermanos de Jesucristo, no tendrían sentido:

Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?”. 28 Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes, los que me han seguido, también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.” (Mat. 19:27-28).

Entonces lo que notamos, es que los apóstoles, por otra parte buenos conocedores de la Ley, no tenían ni la más remota idea de la posibilidad de algo parecido a reinar en ese reino anunciado por Jesús y mucho menos, en calidad de hijos de Dios. Luego la cuestión que se le presenta a D. Mario y a tenor de su planteamiento, es la siguiente: puesto que los santos del AT, no pueden ser hijos de Dios según se desprende de lo leído (y ya sin tener en cuenta Juan 3:5, que esta es otra), en consecuencia no pueden heredar el reino con Jesucristo y por tanto, no pueden gobernar con él. Luego no soy yo y según me acusa el Sr. Olcese al final de su video, el que dice que David no reinará con Cristo en el milenio, sino que quién lo dice, es el contexto de las Escrituras y más en concreto, el Sal. 45:16 y en donde se nos habla de la relación de parentesco que mantendrá el rey Jesucristo con sus antepasados:

En lugar de tus antepasados (o padres, según versiones) llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Acotación mía).

Luego si David no adquiere la condición de hermano de Jesús, tampoco es hijo de Dios, en consecuencia no puede heredar el reino en calidad de rey y sacerdote…… solo como súbdito ¿o no, Sr. Olcese? Cierto que súbdito distinguido con el alto cargo de príncipe, pero en todo caso, sujeto a la autoridad de los Hijos de Dios que fungirán como reyes en ese gobierno del reino presidido por Cristo y por tanto, superiores en calidad y rango con respecto de David ¿o cómo es la cosa D. Mario?

Y todo ello en frontal contradicción a lo que siempre ha afirmado el Sr. Olcese y a lo que yo, dicho sea de paso, siempre me he opuesto; pero además y continuando con el tema, si no son hijos de Dios…… ¿de quién son hijos? Según la vara de medir que el Sr. Olcese, aplica a un servidor, obviamente estaríamos hablando de hijos de Satanás; pero la verdad, el pensar en los Abraham, Moisés, Job, Noé, Isaac, Jacob, Daniel, el mismísimo David, etc., etc., etc…… como hijos de Satanás, se me antoja que es pasarse un montón de pueblos ¿no creen? Pero voy a dejar este punto aquí y quedo expectante para ver si D. Mario es capaz de salirse del berenjenal en el que se ha metido; es más, le reto públicamente a que en alguno de sus videos, nos explique a todos de qué va la película (¡a que no!). Pero pasemos a otro punto.

Apoyándose en un relato acerca de Jesús, que se encuentra en Mat. 12: 46-50 y en una clara muestra de que no sabe qué era lo que Jesús quería dar a entender, cita del versículo 50 y que nos dice así:

Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano y hermana y madre.”

Y diciendo acto seguido que (palabras textuales) “si uno hace la voluntad de Dios, se constituye en hermano de Jesús, luego si uno no es hermano de Jesús ¿la voluntad de quién está haciendo?

Y prescindiendo que no estoy de acuerdo con dicha afirmación, porque es un disparate, le digo a D. Mario que yo le responderé con gusto la pregunta que formula, cuando nos aclare un pequeño problema que surge debido a su planteamiento; porque volvamos al Sal. 45:16 y que nos habla, como hemos dicho, de la relación de parentesco entre Jesús y sus antepasados:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos……”

Luego ¿deberíamos entender según el planteamiento del Sr. Olocese, que los antepasados (o padres, según versiones) de Jesús, los Abraham, Noé, Moisés, Isaac, David, Daniel, etc., etc. y que no alcanzan a ser sus hermanos, según la propia palabra inspirada de Dios, no hicieron la voluntad de Jehová? ¿O más bien es que dicho caballero, no tiene ni la más remota idea de lo que realmente quiso decir Jesús en el pasaje citado de Mat. 12: 46-50 y del que solo cita el último verso (y una vez más, fuera de contexto), ya que contiene las palabras que le convienen en este momento? Porque el  sentido original de ese verso 50, si se coloca en su contexto, nada tienen que ver con el marco de circunstancias en el que D. Mario lo quiere encajar. Porque me permito recordarle, que los textos tienen un contexto, que nos permite entender en un momento dado, de que realmente se estaba hablando en un momento determinado. Luego mientras esperamos que D. Mario, tenga a bien, el aclararnos (doble contra sencillo a que no lo hace) las circunstancias que rodearon dicho relato y que son las que le dan sentido a las palabras de Jesús (nada que ver con lo que él nos quiere hacer creer). Y si no lo hace él, no se preocupen que ya seré yo el que lo haga; y pasemos a otro punto.

Y lo encontramos, en la afirmación con la que continúa su exposición, en el sentido que los TJ, así como también un servidor, “enseñan” que no todos los cristianos están llamados a tener Espíritu Santo, sino solo aquellos que han de reinar con Cristo en el reino. Por lo tanto, no solo le ruego públicamente al Sr. Olcese, que deje de relacionarme con los TJ (creo que la cosa ya se pasa de castaño oscuro), sino que le desafío a que me muestre un solo comentario en esa dirección, que esté publicado en alguno de mis escritos. Porque lo que yo he afirmado siempre, es que una cosa es reflejar los dones que acompañan a dicho espíritu y que Jehová puede distribuir a quién le apetezca, en función de la necesidad del momento y otra muy distinta, el que Jehová adopte a uno como hijo de Dios. Porque volviendo a Juan 1:12, hemos visto que lo que fue concedido a aquellos que sí recibieron a Jesús, fue la autoridad de llegar a ser hijos de Dios, posibilidad que como hemos visto no existía antes de Jesús, pero que sin embargo muchísimos personajes del AT, reflejaron los dones o poderes del Espíritu Santo y que les fueron permitidos desarrollar, para llevar a cabo tareas encomendadas por Dios: Moisés por ejemplo, o Sansón, o Elías, o Eliseo, por nombrar algunos; incluso del mismo David se dice lo siguiente:

Por lo tanto Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y el espíritu de Jehová empezó a entrar en operación sobre David desde aquel día en adelante. Más tarde, Samuel se levantó y procedió a irse a Ramá.” (1 Sam. 16:13)

Luego David también poseía el Espíritu Santo, sin embargo no podía ser y según Juan 1:11-12, hijo de Dios. Y pasando al NT, nos encontramos con lo mismo: por ejemplo, D. Mario nos cita de Hech. 2:38 y que dice  así:

Pedro les dijo: “Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo.”

Pero eso no los hacía hijos de Dios, como veremos en el siguiente ejemplo y según el relato de Hech. 8:4-12: cuando los seguidores de Jesucristo fueron esparcidos por todas partes, un tal Felipe subió a Samaria y bautizo a muchas personas, con lo cual y en armonía con las palabras de Pedro en el pasaje citado, recibirían también la dádiva prometida del Espíritu Santo; sin embargo, vean lo que leemos a continuación:

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había aceptado la palabra de Dios, les despacharon a Pedro y a Juan; 15 y estos bajaron y oraron para que recibieran espíritu santo. 16 Porque todavía no había caído sobre ninguno de ellos, sino que solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces se pusieron a imponerles las manos y ellos empezaron a recibir espíritu santo.” (Hech. 8:14-17).

Luego parece haber una contradicción, entre que lo que el propio Pedro había dicho en Hech.2:38, en el sentido de que solo bautizándose en el nombre de Jesucristo, uno ya recibía la dádiva gratuita del Espíritu Santo, con lo que se nos relata en este pasaje: entonces o Pedro nos mintió o aquí estaba pasando algo raro. Pues ninguna de las dos cosas, porque no hay contradicción alguna, sino que lo que está ocurriendo tiene que ver con lo que les he dicho: no tiene nada que ver el que uno disfrute del Espíritu Santo de Dios y que se manifiesta por sus frutos y otra muy distinta, el poseer el Espíritu Santo de adopción como hijo de Dios y que solo se podía conseguir, mediante la imposición de manos por parte de los apóstoles. Por lo tanto analicemos de nuevo Hech. 2:38:

Pedro les dijo: “Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo.”

La clave del asunto, está en averiguar que era esa “dádiva gratuita” y que muchos, el Sr. Olcese a la cabeza (obviamente porque les interesa), la asocian con el ser ungido como hijo de Dios y de ahí esa disparatada enseñanza, a la que yo llamo la enseñanza del “automatismo”. Y es que amparándose en ese pasaje, D. Mario nos quiere convencer que cuando uno se bautiza en agua, mediante inmersión total y en el nombre de Jesucristo, automáticamente ya es reconocido como Hijo de Dios…… porque claro, según él, el texto “dice” eso. Pero esto no puede ser verdad, porque en el caso de Felipe en Samaria, en donde los creyentes fueron bautizados según las indicaciones de Pedro, esto es lo que resultó:

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había aceptado la palabra de Dios, les despacharon a Pedro y a Juan; 15 y estos bajaron y oraron para que recibieran espíritu santo. 16 Porque todavía no había caído sobre ninguno de ellos, sino que solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces se pusieron a imponerles las manos y ellos empezaron a recibir espíritu santo.”

Luego lo que vemos, es que esas personas recibieron la autoridad de llegar a ser hijos de Dios, a través de los apóstoles, al serles impuestas las manos y que era el único modo de recibir dicha autoridad. Entonces vemos que la condición de hijos de Dios, no les vino de forma automática, en el momento de ser bautizados en agua por Felipe…… porque les faltaba un requisito, de los dos establecidos por Jesús, para llegar a ser hijos de Dios y formar parte del gobierno del reino:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5).

Y esas personas, solo habían recibido el bautismo de agua y circunstancia que señala el verso 16, cuando dice que el Espíritu Santo “todavía no había caído sobre ninguno de ellos, sino que solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús”. Pero claro, les faltaba el bautismo en Espíritu para completar los dos requisitos establecidos por Jesús y que el tal, solo podía ser impartido por los apóstoles. No pasemos por alto, el hecho de que si bien el propio Felipe, que en su momento recibió dicho bautismo también por imposición de manos de los apóstoles (Hech. 6:5), podía desplegar los poderes que el Espíritu Santo de adopción como hijo de Dios llevaba inherentes (Hech. 8:6-7), sin embargo, no los podía transmitir a otros, o sea, que no estaba facultado, a diferencia de los doce apóstoles, para bautizar con Espíritu Santo…… por eso tuvieron que desplazarse a Samaria dos de ellos (Pedro y Juan), para llevar a cabo dicho cometido, porque solo ellos estaban facultados para bautizar en espíritu santo. Pero continuamos sin saber, que era esa “dádiva gratuita” del espíritu, mencionada por Pedro en Hech. 2:38, entonces…… ¿dónde está el problema? Pues sencillamente, de nuevo en un texto sacado de su contexto y algo en que el Sr. Olcese tiene mano de “santo”, porque veamos cuál fue la situación:

Pedro está dirigiendo su discurso inicial a aquellas personas que se habían congregado ante el estruendo causado por el derramamiento del Espíritu Santo y entre otras cosas, las estaba acusando, de que “a este hombre, como uno entregado por el consejo determinado y presciencia de Dios, ustedes lo fijaron en un madero por mano de desaforados y lo eliminaron” (Hech. 2: 23). Por otra parte, también flotaba en el ambiente, el rechazo del pueblo de Israel por parte de Jehová y debido a la actitud que mostraban hacia su enviado, según las palabras de Jesús en Mat. 23:38-39:

“¡Miren! Su casa se les deja abandonada a ustedes. 39 Porque les digo: No me verán de ningún modo de aquí en adelante hasta que digan: “¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová!”.”

Y estas cosas pesaron en el ánimo de aquellas personas, al grado que reconociendo su culpa y viéndose por tanto, apartadas del favor de Jehová, angustiadas le preguntan a Pedro y resto de apóstoles:

Ahora bien, cuando aquellos oyeron esto se sintieron heridos en el corazón y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: “Varones, hermanos, ¿qué haremos?”.” (Hech. 2:37).

Y es entonces, en ese contexto, cuando se producen las citadas palabras de Pedro:

Pedro les dijo: “Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo”.”

Consejo que fue seguido por unas 3.000 personas que abrazaron su palabra de buena gana y fueron bautizadas (verso 41). Luego es obvio que dicha “dádiva”, solo podía ser el alcanzar de nuevo, una posición acepta ante Jehová, mediante su arrepentimiento y el llegar a declarar como “bendito” al enviado por Jehová, cosa que hacían al bautizarse en “su nombre”. Pero sobre estas personas, los apóstoles no impusieron sus manos, luego no fueron bautizadas en espíritu y por lo tanto, no convertidas en hijos de Dios. Algo que queda probado por el hecho de que tiempo después, los poderes milagrosos que acompañaban a tal reconocimiento, continuaban siendo desplegados solo por los doce apóstoles:

Además, mediante las manos de los apóstoles, continuaron efectuándose muchas señales y portentos presagiosos entre el pueblo; y todos estaban de común acuerdo en la columnata de Salomón.” (Hech. 5:12).

Entonces es obvio que una cosa era recibir la dádiva gratuita del espíritu, o sea, una posición de favor ante Jehová, mediante el bautismo en agua y otra muy distinta, ser declarado hijo de Dios mediante ser uno bautizado con espíritu santo y algo que solo los apóstoles podían llevar a cabo; luego al morir el último apóstol…… pues eso. Y pasemos a otro punto.

Y punto en donde lamentándolo mucho, no me queda más remedio que contradecir de nuevo al Sr. Olcese, pero no son los TJ, ni un servidor, los que dicen que solo 144.000 conforman la Iglesia o Cuerpo de Cristo…… eso se lo explicó Jesucristo al apóstol Juan y que yo, solo me limito a señalar el lugar en dónde se dice eso; en Rev. 14:1:

Y vi y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.”

Y es que lo que Juan vio, fue el cumplimento profético de las palabras del propio Jehová en el Sal. 2:5-6:

En aquel tiempo les hablará en su cólera y en su ardiente desagrado los perturbará, 6 diciendo: “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”.”

Luego lo que realmente vio Juan, fue a Jesucristo ya entronizado sobre el monte Sión y desempeñando sus funciones como Rey y lógicamente, aquéllos que lo estaban acompañando en ese momento, tenían que ser sus gobernantes asociados y que son los que conforman la Iglesia o Cuerpo de Cristo…… y cuyo número o cantidad de ellos, ni se lo han inventado los TJ, ni yo mismo. No perdamos de vista el hecho de que son los únicos de los que nos hablan las Escrituras, que llevan los nombres de él y de su Padre, escritos en sus frentes en señal de pertenencia: “fueron comprados de la tierra como primicias, para Dios y para el Cordero” (Rev. 14:4). Y cantidad y distintivo (el sello), que cuadra con Rev. 7:4-8 y en donde no se puede entender que se esté hablando de una cantidad simbólica, porque de lo que se nos habla allí, es de una operación matemática, pura y dura. Pero es que además, tampoco se puede olvidar que esa cantidad de 144.000 miembros, se ajusta más a las palabras de Jesús en Luc. 12:32, en el sentido de que los que con él reinarían serían un “rebaño pequeño”, que con los “millones, miles de millones” que según nos propone él Sr Olcese, tienen que conformar ese gobierno del reino y afirmación que publicó el 03/02/09 en su blog, bajo el título  “El milenio de Jesucristo: ¡lo que el señor tiene reservado para usted y su familia!”. Pero que en todo caso, me permito señalarle a D. Mario, que solo estoy haciendo referencia a cosas que están escritas en la Biblia, que las podré entender mejor o peor y algo que podríamos discutir, pero lo que está claro, es que no me invento nada; dicho esto, pasemos a otro punto.

Y punto que tiene que ver  con la afirmación de D. Mario, en el sentido de que tanto los TJ como yo mismo, sostenemos la “caprichosa” idea que solo los “santos” reinarán con Cristo. Por lo tanto, no me queda más remedio que señalarle, que la idea de que los santos son los que reinarán con Cristo, no se les ocurrió a los TJ, ni por supuesto a un servidor…… no, no, el Sr Olcese está muy confundido: eso se le ocurrió al profeta Daniel (imagino que algo tendría que ver Jehová en el asunto) y lo tiene en cualquier traducción que desee usar, en el capítulo 7 y verso 18 de dicho libro. Y ya lamento defraudarle, pero se me antoja a mí (es un consejo de amigo) y visto lo visto, que D. Mario debería leer más la Biblia y menos, las aventuras de Guillermo Tell. Más que nada, para que no le apliquen aquello tan castizo de “si no sabe…… ¿para qué se mete, hombre?”. Pero veamos otro punto.

En este, el Sr. Olcese acusa a los TJ de mantener la  idea de que la grande muchedumbre no va a reinar con Cristo, sino que serán súbditos de ese reino y algo que le suena a enseñanza diabólica. Y aunque ya hemos hablado algo de este tema, como resulta que da para mucho y puesto que de nuevo lo propone, de nuevo entraremos en él, ya que siempre pueden salir cosas nuevas. Pero como en esta ocasión, D. Mario no me cita a mí, ya le digo y para que tome nota, que yo mantengo igual posición y no porque lo digan los TJ, sino porque eso es lo que dicen las Escrituras; y es que a mí, debería saber D. Mario, me tiene sin cuidado quién haga determinada afirmación, siempre que la misma se ajuste al contenido escritural…… y como este es el caso, pues no tengo ningún reparo en apoyar dicha idea, venga de quién venga.

Pero lo que no puedo hacer, es apoyar la idea contraria al registro bíblico y al mismo sentido común, que dicho caballero defiende, sobre todo cuando se parte de los siguientes enunciados:

14/06/09: “La muchedumbre incalculable de 144.000, viene de la Gran Tribulación”, porque ¡hombre! si es incalculable, D. Mario ¿qué tiene que ver con los 144.000, que es un número perfectamente delimitado y calculado?

14/06/09: “¿Pueden ser los 144.000 de Apocalipsis 7 y 14, la misma grande muchedumbre? ¡Las evidencias muestran que sí! ” Y extraña afirmación, que me plantea otra interrogante ¿qué evidencias puede argumentar el Sr. Olcese, para probar que un número ya contado de 144.000, pueda ser una gran muchedumbre “que ningún hombre podía contar”?

15/06/09: “Los 144.000 sellados de Apocalipsis, es una grande muchedumbre” y que de nuevo, me encontramos con lo mismo; porque si estamos hablando de un grupo de 144.000, que obviamente ya están contados, luego  ¿cómo pueden ser entonces y a la vez, una gran muchedumbre que no se podía contar?

Y si sicodélicos son estos enunciados, imagínense ustedes queridos lectores, lo que puede haber en sus contenidos y conste que sé de lo que hablo…… me los he leído los tres. Por lo tanto, el Sr. Olcese, tal parece que no sabe de lo que está hablando, porque la Biblia no dice nada de esto; es más, de ser lo que él propone, o sea, que los miembros de la gran muchedumbre también gobernarán con Cristo, se plantean dos “pequeños” problemas…… veamos el primero:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6).

Luego lo que queda claro, es que solo pueden gobernar con Cristo aquellos que toman parte en esa primera resurrección y si la Biblia no nos miente…… pero es que resulta que la gran muchedumbre no participa de esa primera resurrección, sino que son los que pasan con vida a través de la gran tribulación y que por lo tanto, continúan siendo hombres imperfectos y aquejados de los mismo defectos que padecían en el anterior sistema y sujetos aún, a la muerte segunda; mientras que los que gobiernan con Cristo ya son levantados como perfectos e inmortales Hijos de Dios; leamos de nuevo el texto:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.”

Entonces, si sobre estos, los que participan en la primera resurrección, la muerte segunda no tiene autoridad, ello significa que hay otros, sobre los cuales la muerte segunda si tiene autoridad, de lo contrario esas palabras no tendrían sentido…… y como en ese momento sobre la tierra solo están, los participantes de esa primera resurrección y los miembros de la gran muchedumbre, solo la razón y el sentido común nos dicen, que son estos últimos los que aún están bajo la autoridad de la muerte segunda, por lo que estaríamos hablando de un grupo de personas de distintas características, luego ¿cómo pueden gobernar en igualdad de condiciones, todos juntos, con Cristo? Porque recordemos que hemos dicho, que los levantados en la primera resurrección, ya son perfectos e inmortales Hijos de Dios a diferencia de los sobrevivientes de la gran tribulación; vean lo que se nos dice de los componentes de esa gran muchedumbre:

Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:16-17).

Pero sin embargo, los que con Cristo gobiernan, no precisan de esas atenciones, porque ellos ya tienen vida en sí mismos  y no necesitan por tanto, de ningún tipo de ayuda exterior, o sea, el ser pastoreados o el ser guiados a ninguna fuente de aguas de vida: ellos ya son perfectos e inmortales Hijos de Dios. Luego…… ¿qué pinta en el cuadro esa gran muchedumbre de personas? ¿Podría darse el caso que D. Mario, estuviese equivocado y que los TJ y un servidor, tuviéramos razón al afirmar que son el grupo de los que heredan el reino en calidad de súbditos del mismo? Y claro, ello nos llevaría a tener que aceptar, solo por lógica conclusión de fondo (que no de forma) que los TJ tienen razón al afirmar, que hay dos grupos o clases distintos: unos, los que gobiernan en el reino en calidad de reyes y sacerdotes y que son un reducido grupo de personas (Luc. 12:32) y una gran e incalculable muchedumbre (Rev. 7:9) de súbditos del mismo y aunque eso este lejos del alcance de las posibilidades mentales de D. Mario; pero…… es que la Biblia dice esto. Pero veamos el segundo problema y asunto de pura lógica y sentido común.

Hemos visto que al inicio del milenio y según las Escrituras, solo existen sobre la tierra los resucitados en esa primera resurrección compuesta de aquellos que han de gobernar con Cristo en calidad de reyes y sacerdotes, por una parte y la gran muchedumbre de sobrevivientes de la gran tribulación, por otra ¿de acuerdo? Entonces, si la gran muchedumbre y como enseña D. Mario, también han de formar parte de ese gobierno del reino y teniendo en cuenta que la segunda resurrección (para destrucción eterna) y según enseñanza de D. Mario, no se produce hasta el fin de los mil años de vigencia del reino ¿sobre quién gobiernan esos reyes y sobre quiénes derraman los beneficios de su condición de sacerdotes, durante ese período de tiempo? ¿Nos podría tan “ilustrado” caballero, explicar quiénes entonces,  serán los súbditos de ese reino?

Y si mucho me apura D. Mario, le podría hasta añadir una tercera cuestión, porque ¿dónde en las Escrituras se nos dice que esos componentes de la gran muchedumbre, tengan escritos en sus frentes los nombres de él y de su Padre (Rev. 14:1), en señal de pertenencia, lo cual los diferencia completamente de los primeros? ¿Para qué entonces, la comedia de marcar a unos con respecto de otros, si todos tienen el mismo destino? Luego es obvio, que estamos hablando de distintos grupos de personas, de distintas procedencias y destinos distintos…… y que el Sr. Olcese no tiene ni idea de lo que está diciendo.

Y como nota personal, que le sea sabido a D. Mario, que un servidor, Armando López Golart y según él, tan perdido y confuso, prácticamente un pobre demente poseído por reminiscencias watchtowerianas, que no tiene ni idea de por donde le sopla el aire…… entiendo las cosas de esta manera, es más, las llevo publicando en este blog, prácticamente desde que inició y jamás, me las ha podido rebatir. Por lo tanto, yo le ruego públicamente y que en un plazo prudencial, digamos una semana (si es antes mejor), D. Mario nos publique otro video, en el que rebata y como yo he hecho, punto por punto, estos argumentos que acabo de plantear. No como nos tiene acostumbrados y hace en este video que estamos analizando, con absurda palabrería e insostenibles argumentos; no, no, yo me estoy refiriendo a usar textos bíblicos perfectamente desarrollados, que rebatan los que yo he usado…… ¿se apuestan ustedes, queridos lectores, un pincho de tortilla y caña conmigo, a que no se atreve?

Y a modo de simple sugerencia final, me permito señalarle a D. Mario, que más provechoso que contrastar sus creencias con las de los TJ, como es el caso que nos ocupa, sería que las contrastara con las Escrituras…… igual aprendía algo y dejaba de hacer el ridículo, a la par que dejaría de engañar al personal.

Pero no se preocupen, queridos amigos, que en el más que probable caso de que dicho caballero no diga ni mu, como nos tiene acostumbrados, nosotros nos comprometemos a sacarles de sus posibles dudas acerca del tema…… si es que les queda alguna, claro.

Armando López Golart