Archivo para apologista

DICEN QUE “LA BURLA, ES EL RECURSO DE LOS NECIOS”.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 26/05/2017 by Armando López Golart

Hace un tiempo (10/04/17), se publicó en este blog el artículo titulado “Los “nuevos rollos”, el “rollo del Cordero” y el “rollo de la vida” y en el que, como autor, aclaraba (al menos esa era mi pretensión) el significado respectivo de dichas expresiones y artículo que concluía, como hago en muchos de mis escritos, con la coletilla “… y es que yo también me puedo equivocar”; con ello lo que pretendo destacar es que mis afirmaciones no son de ninguna manera dogmas, sino que como todo “hijo de vecino” estoy en riesgo de caer en el error en alguno de mis argumentos, pues nadie es infalible. Y es que servidor, a diferencia de algunos que blasonan de ser “ungidos” o Hijos de Dios, por tanto supuestamente “guiados” por el espíritu santo al proponer sus planteamientos, nunca me he arrogado semejante privilegio y por lo que mis exposiciones nunca pueden ser tomadas como “enseñanzas”…… de ahí la razón, que con frecuencia cierre mis escritos de la forma señalada. Esto viene a cuento de un correo en tono burlesco que en su momento recibí del “inefable” Ing. Apologista Mario Olcese y fechado el 21/04/17, en el que expone lo siguiente:

apologista commented on LOS “NUEVOS ROLLOS”, EL “ROLLO DEL CORDERO” Y EL “ROLLO DE LA VIDA

Sí claro, se pueden equivocar los dueños de este sitio, pero desde que Don Armando fundó su blog junto con su viejo amigo, nunca se ha equivocado. Creo que debería ser el nuevo “esclavo fiel y Discreto” de la secta de los Testigos de Jehova…jajajajajaja

Por lo que me veo obligado a hacerle una pequeña precisión a tan histriónico personaje: servidor nunca ha dicho que no pueda equivocarse…… en lo que sí he incidido es en la brutal incapacidad por parte de ese aprendiz de teólogo que es el Sr. Olcese, para poder demostrar que estoy equivocado en mis planteamientos y que es algo muy distinto; por contra, sin embargo, yo sí he denunciado todas y cada una de sus “enseñanzas” como simples disparates y sin que hasta el momento haya sido capaz de demostrar que estoy equivocado en mis refutaciones. Es más, tanto es ello así como lo digo, que apenas había iniciado mi andadura en Internet (luego un “novato” en esas lides), ya le obligué reconocer públicamente que estaba equivocado en uno de sus planteamientos más señeros y que, recordemos, era aquél en el que nos afirmaba que la cantidad de los que tenían que reinar con Cristo en el reino de Dios ascendían a “millones, miles de millones” y no los 144.000 de los que se los habla en Rev. 14:1…… y extremo este que se puede comprobar con “pelos y señales” en mi escrito del 12/01/12.

Podría también hacer mención a otra de sus “magistrales” lecciones bíblicas en las que nos enseñaba que “con absoluta certeza”, todos los notables del AT (los Abraham, Moisés, David, etc. etc. etc.), junto a los apóstoles y a los seguidores de estos, reinarán con Cristo en el reino de Dios y planteamiento oportunamente rebatido por un servidor y sin que hasta el momento de me haya demostrado lo contrario; porque tal afirmación no deja de ser un despropósito si nos atenemos al registro escritural, pues veamos la condición sine qua non que imponen las Escrituras para acceder a participar en dicho gobierno milenial:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Rev. 20:4).

Entonces lo que entendemos, es que solo reinarán con Cristo en el período de mil años del reino de Dios, aquellos que sufran una muerte violenta (eso es, asesinados) en defensa de su lealtad al Creador en la persona de Su Hijo Jesucristo…… y esto es algo que queda fuera de toda duda, a tenor del pasaje leído; luego partiendo de esta premisa, veamos en contraposición cómo acabaron sus días en la tierra preclaros antepasados del Hijo de Dios:

Gén. 25:7-8: “Y estos son los días de los años de la vida de Abrahán que él vivió: ciento setenta y cinco años. 8 Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho y fue recogido a su pueblo.”

Gén. 35:28-29: “Y los días de Isaac ascendieron a ciento ochenta años. 29 Después Isaac expiró y murió y fue recogido a su pueblo, viejo y satisfecho de días y Esaú y Jacob, sus hijos, lo enterraron.”

Gén. 49:33: “Así acabó Jacob de dar mandatos a sus hijos. Entonces recogió los pies en el lecho y expiró y fue recogido a su pueblo.”

Desde luego y hasta el momento, nada que ver con el sufrir una muerte violenta en defensa de la fe de uno…… pero veamos más ejemplos en el mismo sentido, de otros prominentes personajes del AT:

1 Crón. 29:26-28: “En cuanto a David hijo de Jesé, reinó sobre todo Israel; 27 y los días que él reinó sobre Israel fueron cuarenta años. En Hebrón reinó por siete años y en Jerusalén reinó por treinta y tres años. 28 Y por fin murió en buena vejez, satisfecho de días, riquezas y gloria; y Salomón su hijo empezó a reinar en lugar de él.”

Gén. 9:28-29: “Y Noé continuó viviendo trescientos cincuenta años después del diluvio. 29 De modo que todos los días de Noé ascendieron a novecientos cincuenta años y murió (obviamente, también de muerte natural).” (Acotación mía).

Job 42:16-17: “Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años y llegó a ver a sus hijos y sus nietos… cuatro generaciones. 17 Y gradualmente (eso es, el proceso natural de la vejez) murió Job, viejo y satisfecho de días.” (Acotación mía).

Y así podríamos continuar con los Moisés, Josué, Daniel y tantísimos otros personajes ilustres del AT, que de ningún modo sufrieron muerte violenta por defender su fe, eso es “por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios” según Rev. 20:4 y que ya hemos leído…… en definitiva, que todos los señalados murieron en la cama y de puro viejos; luego está claro que dichos personajes no pueden reinar con Cristo, pues no reúnen el requisito exigido en Rev. 20:4 y por lo que no se pueden contar, de ninguna de las maneras, entre aquellos que claman venganza a Dios por su “sangre derramada” (luego murieron violentamente) y algo de lo que se nos habla en el pasaje de Rev. 6:9-11, en expresa referencia a aquellos que han de acompañar a Cristo como reyes en el venidero reino de Dios:

Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido degollados a causa de la palabra de Dios y a causa de la obra de testimonio que solían tener. 10 Y clamaban con voz fuerte y decían: “¿Hasta cuándo, Señor Soberano santo y verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar nuestra sangre (luego es obvio que fueron asesinados por su lealtad a Dios) de los que moran en la tierra?”. 11 Y a cada uno de ellos se dio una larga ropa blanca; y se les dijo que descansaran por un poco de tiempo más, hasta que se completara también el número de sus coesclavos y de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como ellos también lo habían sido.” (Acotación mía).

Entonces “blanco y en botella”: a menos que violentemos brutalmente el registro escritural y como suele hacer constantemente ese supuesto “teólogo” que afirma ser el personaje Apologista Mario Olcese, esos antepasados de Jesús del AT no reúnen el requisito exigido en Rev. 20:4 para entrar en el reino de Dios en calidad de inmortales reyes y sacerdotes y por lo cual, quedan fuera de dicho gobierno o, lo que es lo mismo, que no participan de la llamada “primera resurrección” de Rev. 20:6 y reservada solo para aquellos que han de reinar con Cristo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos (luego no sobre los que no participan de ella) la muerte segunda no tiene autoridad (esto es lo que significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Acotaciones mías).

Pero la cosa ya adquiere tintes de “sainete”, cuando resulta que este necesario requisito de sufrir una muerte violenta para reinar con Cristo, fue contundentemente explicado por el “teólogo” en cuestión en un video publicado el 12/03/13 y dirigido expresamente a un servidor (si se me permite, en un más que incorrecto tono chulesco) y en el que me decía, entre los minutos del 16 al 20 de grabación y en flagrante contradicción con lo que enseñaba antes de publicar dicho video y de lo que defiende actualmente acerca de esos personajes del AT como reyes en el milenio, que solo aquellos que murieran “asesinados” en defensa de su fe durante la “gran tribulación” (evento que, recordemos, aún no se ha producido), en su enfrentamiento con la “bestia”, el “falso profeta”, el “anticristo” y que no recibieran la “marca” de dicha “bestia” (Rev. 13) en sus frentes o en sus manos, serían los que reinarían con Cristo en el milenio y que como apoyo de dicha idea, usaba el pasaje que acabamos de leer de Rev. 20:4.

Tajante afirmación, sin embargo, con la que ese personaje de opereta y sin darse cuenta de ello, apartaba de un plumazo de poder reinar con Cristo en el reino de Dios, no solo a los Abraham y compañía, sino a los mismísimos apóstoles y resto de seguidores de Jesús del I siglo que, aun siendo más próximos en el tiempo, hace ya la friolera de casi 2.000 años que murieron y la “gran tribulación”, repito, aún no ha llegado…… o sea, una flagrante y esperpéntica contradicción, como concurre en el caso de aquellos que hablan sin tener un criterio claro de lo que dicen y en la que cae el personaje señalado, que hoy nos dice una cosa, mañana otra y pasado mañana, si se tercia, ni la una ni la otra, sino toda la contraria. Pero claro ¿qué se puede esperar de un “despendolao” que, por ejemplo, en un artículo fechado el 13/02/09 y bajo el título “¿Quiénes son los ungidos de Dios?”, afirmaba lo siguiente?:

Yo soy un UNGIDO del Señor, y nadie debe o puede tocarme a mí, o a usted, si en verdad es un cristiano, sin tener luego que pagar un precio muy caro. Yo me considero un UNGIDO del Señor, y si usted no se considera así, entonces usted no ha entendido lo que significa ser un cristiano o un ungido.” (Negritas mías).

Disparatada afirmación donde las haya, pero que visto el “recorrido” teológico de tan estrafalario personaje, lo mismo le podía haber dado por afirmar que era Napoleón Bonaparte; por lo que no es de extrañar que en un tema anterior titulado “¡Todos los bautizados somos “Cristos”!” y publicado en esta ocasión el 29/03/08, se despachara en los siguientes términos”:

Ahora bien, “Ungidos con el Espíritu Santo” resalta otras bendiciones colaterales que Dios nos añade cuando nos entrega el Espíritu Santo, PERO LO MÁS IMPORTANTE ES QUE NOS GUÍA A LA VERDAD (Ver Juan 16:13). NADIE PUEDE SER GUIADO A LA VERDAD SIN EL ESPÍRITU OBRANDO EN ÉL.” (Negritas mías).

“Bendiciones colaterales” que en este caso brillan por su ausencia, aunque nos habla en primera persona y lo que solo puede significar, obviamente, que cree tener el espíritu santo de adopción como Hijo de Dios y que como “gilipollez” no está nada mal, a tenor de las “genialidades” publicadas hasta el momento y en las que no ha dicho una sola verdad como no sea la fecha de publicación del artículo del que se trate; de hecho, unos meses antes de perpetrar dicho disparate y en unos de sus primeros artículos, eso es, el 28/08/07 y en el colmo del “delírium tremens” del que es víctima el personaje en cuestión (vemos que ya desde un principio apuntaba “maneras” el hombre), publicó el tema “Consejos oportunos para miles de testigos de Jehová desanimados” y en donde hablando de la liberación que había supuesto para él, el salirse de dicha secta, hacía la siguiente y presuntuosa afirmación:

Al contrario, soy un hombre muy feliz y dichoso, ya que por fin tengo la libertad que no gozan ellos para escribir y tener mi sitio web donde puedo exponer mis creencias personales y mis “descubrimientos” bíblicos según me lo revela el Espíritu de Dios. Sólo el Espíritu de Dios nos guía a la verdad.” (Negritas mías).

Entonces se hace bueno en dicho personaje y a la vista de los resultados, aquél refrán tan español que dice “dime de qué presumes y te diré de lo que careces”; no obstante y si ello es así, eso es, que el espíritu santo le “chiva” cosas al oído, me permito insistir en mi demanda: que haga uso de dicha “fuente” y no permita que un, a su entender, ignorante como aquí “el menda” y que además no es teólogo (“… ni lo permita Dios”, como diría el gran Camilo José Cela, ante la pregunta de un periodista acerca de si sabía hablar en inglés), se le “suba a las barbas” y le esté obligando continuamente a “plegar velas” con esa bochornosa huida hacia delante en lo que no es más que un vergonzoso “abandonar el campo”, ante la imposibilidad de ser capaz de responder algo mínimamente coherente a las cuestiones en discusión: para no ir más lejos, como la que le acabo de plantear en este mismo escrito y que nunca me la ha podido rebatir…… eso es, que los notables del AT como los Abraham, Moisés, David, etc. etc. etc. y por las razones expuestas, no pueden de ninguna manera (según Rev. 20:4) reinar con Cristo en el ya cercano reino de Dios.

Pero es que además, a ese personaje hay que negarle la mayor, porque el que se identifique a sí mismo como un “ungido”, pues ¡ni tan mal, si al hombre le hace “ilusión”!…… lo que ocurre es que con un mínimo conocimiento de las Escrituras, esa es una afirmación que no se puede sostener con una Biblia en las manos, porque veamos: la unción del espíritu santo que daba a uno la condición de Hijo de Dios, fue recibida por los apóstoles directamente de Jesucristo en el Pentecostés de 33 E.C. (Hech, 4:31) y condición que estos podían transmitir a otros, escenificado ello en una especie de ritual que conocemos como la “imposición de manos” (Hech. 6:5). Sin embargo y como queda contrastado en el capítulo ocho de ese mismo libro de Hechos de los Apóstoles (para más información ver nuestro escrito del 27/09/14), aquellos que habían recibido dicha condición mediante la imposición de manos de esos directos seguidores de Jesús, ya no podían a su vez, trasmitírsela a otros; por tanto, lo que queda claro es que con la muerte del último de los apóstoles (Juan, en el 99 E.C.) se acabó la posibilidad de transmitir dicha unción como Hijo de Dios y, ya posteriormente, con la muerte de los más directos seguidores de los apóstoles, se acabó en la tierra la presencia de “ungidos” o Hijos de Dios y así hasta el días de hoy…… eso al menos, es lo que se puede deducir de Juan 17:20-21:

Hago petición, no respecto a estos (los doce apóstoles) solamente, sino también respecto a los que pongan fe en mí mediante la palabra de ellos (eso es, directamente de los apóstoles y no de otra persona que fuera seguidora de estos), 21 para que todos ellos sean uno, así como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Acotaciones mías).

Recordemos y por aquello de puntualizar, que a esas personas Jesús la identificó en su momento como “sus hermanos” (Juan 20:17) y por tanto, también como Hijos de Dios; pero retomando el tema que nos ocupa, tenemos que a partir del pasaje de Juan 17:20-21, toda afirmación personal de tener uno a día de hoy la condición de “ungido” o Hijo de Dios, no pasa de ser una mamarrachada sin sentido y teniendo en cuenta además, que todos aquellos que en su momento disfrutaron de la susodicha condición lo probaron fehacientemente por las obras poderosas que la tal les concedía llevar a cabo y lo cual, no es el caso en nuestros días. Pero volviendo al “ínclito” Apologista Mario Olcese, lo que no llego a entender es cómo un teólogo tan “eminente” como se precia de ser dicho personaje, no alcance a más que señalar los errores tipográficos en las imágenes de portada en las revistas de los Testigos de Jehová y ello en innumerables videos de menos de un minuto de duración; y circunstancia esta que forzosamente me lleva a la siguiente conclusión: como el personaje no tiene la capacidad necesaria para rebatir con un mínimo de rigor los argumentos que se le presentan (en el caso que nos ocupa, los de un servidor), no le queda otra que recurrir a la burla como arma de defensa…… luego lo dicho: la burla, es el recurso de los necios.

Armando López Golart.

EL “REINO DE DIOS”: ¿UNA BENDICIÓN…… O UN TIEMPO AL CUAL TEMER?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 28/03/2017 by Armando López Golart

Pues eso depende de con quién “se junte” usted que nos lee, eso es, a quién se cree, pues hay algunos autores bíblicos (generalmente teólogos) que tienen una visión del reino de Dios por venir, muy alejada de la realidad; aunque en primer lugar y para situarnos, deberíamos saber que hay que entender por eso del “reino de Dios” y lo que nos lleva a uno de los primeros lugares en donde las Escrituras nos hablan del mismo, que en este caso encontramos en Dan. 2:44 y en donde se lee como sigue:

Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.”

Tan es eso así, que cuando Jesús estuvo aquí en la tierra él mismo fue el que nos explicó la razón primaria de su venida y cuestión que tenemos reflejada en el evangelio de Lucas, capítulo 4 y versículo 43:

Pero él les dijo: “También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado”. 44 Por consiguiente, iba predicando en las sinagogas de Judea.”

Volviendo al pasaje de Daniel y por aquello de enfatizar la cuestión, lo que en el mismo se nos dice es que está en perspectiva sobre la tierra la instalación de un reino de origen divino, que aniquilará a los de hechura humana ya existentes (sean estos, democracias, repúblicas, dictaduras, teocracias, etc.) y cuya labor será el restaurar sobre la tierra las condiciones paradisíacas que existían en el llamado “jardín de Edén” (Gén. 2:15) y de las que disfrutaron nuestros primeros padres, Adán y Eva…… condiciones estas que (y no es por señalar), los gobiernos humanos que tenemos no pueden restablecer. Y estaríamos hablando de cosas tales como de una vida sin fin, pues allí no existía la muerte, ni las enfermedades, ni violencia alguna que pusiera en peligro la vida de uno, ni la contaminación medioambiental, ni ninguna de las grandes carencias que se ciernen sobre la humanidad en nuestros días y que amenazan al vida de millones de personas, como pudieran ser la falta de agua y comida, por ejemplo; sin embargo y de forma esperanzadora, esto es lo que leemos en Hech. 2:20-21:

“… y para que él (Jehová Dios) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Acotación nuestra).

De entrada y por aquello de desarrollar el pasaje, lo que se nos dice en el mismo es que con el regreso de Jesucristo a la tierra y cosa que está al caer, se producirá la restauración de “todas las cosas”, eso es, de las cosas tal como estaban en tiempos de Adán y Eva antes del pecado y cuya perspectiva, recordemos, era la de vivir eternamente en un entorno de paz y felicidad y espacio medioambiental que en las Escrituras recibe el nombre de “paraíso” (Gén. 1:27-29); recordemos al respecto, lo que un Jesús moribundo y apuntando a un futuro en el cual él reinaría sobre la tierra, le prometió a uno de los delincuentes que agonizaba a su lado y que fue esto :

Y pasó a decir: “Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino”. 43 Y él le dijo: “Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso.” (Luc. 23:42-43).

Hay que destacar en este pasaje lo consustancial de los términos “reino” y “paraíso”, lo que denota la existencia de una relación causa/efecto entre ambas expresiones: el reino de Dios sería el causante de la existencia de un paraíso en la tierra, que rememoraría al que había existido en un principio y que se perdió por el pecado de nuestros primeros padres. Sin embargo y como ya hemos señalado, no faltan aquellos “entendidos” en la materia que nos niegan la mayor (y de esto es de lo que va la cosa hoy), o sea, que de esa supuesta existencia de un “paraíso” en el reino de mil años de Dios, nada de nada, pues según nos afirman dichos “expertos” dentro de ese período de tiempo continuarán existiendo la muerte, las enfermedades, la violencia, los delincuentes (más o menos como hoy) y por lo que la humanidad tendrá que ser tratada como con “vara de hierro” por parte del citado gobierno entrante para mantener el orden y la calma entre el “populacho” y ello, en una más que delirante interpretación del Sal. 2:9…… en cualquier caso, que estaríamos hablando de una forma de gobierno de singular dureza y algo que no cuadra con lo que del mismo se nos dice en las Escrituras, por mucho que se empeñen algunos de esos “ingenieros” de la teología en proponernos semejante situación.

Entre estos “number one” de las ciencias teológicas , fulgura con luz propia un desnortado personaje que responde al nombre de Apologista Mario Olcese (afirma ser “teólogo”) y cuya esperpéntica visión de lo que será el paraíso del reino de Dios en la tierra, pueden encontrarla en uno de sus últimos videos (16/03/17) titulado: “El paraíso de la Watchtower, será el más inseguro de todas las épocas por causa de la multitud impía” y en donde nos da su particular “lección magistral” acerca de lo que ocurrirá dentro de dicho período de tiempo…… excusamos decir, que nosotros no hablamos del reino de Dios predicado por los Testigos de Jehová y que es a lo que hace referencia el autor en cuestión, sino de lo que dicen las Escrituras acerca del mismo y que, a menos que alguien demuestre lo contrario y lo sabemos por experiencia personal debido a nuestros largos años de militancia en dicha secta, es totalmente coincidente con el que predican esos señores; por ejemplo y volviendo al “teólogo” citado, vemos que mientras dicho personaje en el video señalado dirige el foco de su atención a la violencia que reinará dentro de dicho espacio de tiempo y, según dice, debido a la “abundancia de delincuentes y malhechores” que morarán en el mismo durante ese tiempo, lo que se nos dice en la Biblia al respecto es lo siguiente:

Porque los malhechores mismos serán cortados, pero los que esperan en Jehová son los que poseerán la tierra. 10 Y solo un poco más de tiempo y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar y él no será (eso es, que uno buscará una persona malvada y no la encontrará). 11 Pero los mansos mismos (no los malhechores ni delincuentes) poseerán la tierra y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Sal. 37:9-11). (Acotaciones nuestras).

Por lo que “la primera en la frente” y como se suele decir, pues difícilmente podrá existir en el reino de Dios violencia alguna, si a los que la promueven ya no se les permitirá siquiera la entrada en el mismo; más bien lo que existirá dentro de los límites de dicho período temporal y contrario a lo que da a entender tan disparatado personaje, es esto otro:

Pero hay nuevos cielos y una nueva tierra (se nos está hablando del reino de Dios) que esperamos según su promesa y, en estos, la justicia habrá de morar (por lo que no pueden haber delincuentes en dicho tiempo).” (2 Ped. 3:13). (Acotaciones nuestras).

Por otra parte, lo que se nos dice en las Escrituras acerca de quiénes son los que entrarán en dicho reino, es totalmente contrario a lo que nos afirma el personaje señalado y algo que podemos comprobar, leyendo Rev. 7:13-17:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación (eso es, que sobreviviendo a esta, acceden directamente al reino de Dios) y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero (eso es, que han ejercido fe en su sacrificio de rescate). 15 Por eso están delante del trono de Dios y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”.” (Acotaciones nuestras).

Luego leído lo leído, lo menos que se puede pensar de esos “sobrevivientes” es que sean malhechores impenitentes que puedan perturbar la paz en el citado reino y que es lo que nos plantea ese “genio” de la teología que dice ser Apologista Mario Olcese; es cierto que alguien podría objetar que tenemos una variante que también hay que tener en cuenta y que es la resurrección de los muertos y de la que saldrá de todo: buenos, malos y regulares…… eso es, que nos saldrán personajes como Abraham, David, Jacob y compañía, pero también pandilleros de la banda a Al Capone y por aquello de decir algo. Pero eso tampoco será problema, pues esos delincuentes del pasado y resucitados ya sin la carga del pecado, tendrán la oportunidad de enderezar sus vidas en un entorno favorable y en el que se enseñará a las gentes de toda condición, nuevas instrucciones divinas por medio de los llamados “nuevos rollos” de los que se nos habla en Rev. 20:12 y con la destrucción eterna en mira e inmediata, para aquellos que las pasen por alto de forma contumaz; de hecho, esto es lo que se nos quiere explicar en el Sal. 37:10:

Y solo un poco más de tiempo y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar y él no será.”

Dicho de otra manera, que dentro del reino de Dios uno verá hoy a una persona resucitada de no muy muy buenos “andares” y dispuesta a causar disturbio y al día siguiente, la buscará, pero ya no la hallara: sencillamente, habrá sido eliminada para que la paz no sea perturbada.

Pero claro, para que esto ocurra, tendría que haber de por medio una resurrección y por lo que la cosa va empeorando, pues resulta que el personaje aludido y en el mismo video, nos sale por “peteneras” al afirmar que no hay ningún texto en las Escrituras que hable de una resurrección a ocurrir dentro del reino de Dios. Como pueden comprobar, de nuevo una nueva y descomunal “metedura de pata”, propia de un indocumentado en temas bíblicos y que nos habla de la “capacidad” teológica del personaje en cuestión; porque resulta que sí existe un pasaje que nos habla de esa futura resurrección y que encontramos en Rev. 20:11-15, donde se lee como sigue:

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él (momento en que Jesucristo empieza a reinar en la tierra por espacio de mil años). De delante de él huyeron la tierra y el cielo y no se halló lugar para ellos. 12 Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono y se abrieron rollos. Pero se abrió otro rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus hechos. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos (es obvio que de lo que aquí se nos habla es de una resurrección en toda regla, sino…… ¡que alguien nos explique qué puñetas se nos quiere decir en este verso 13!) y fueron juzgados individualmente según sus hechos. 14 Y la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego. 15 Además, cualquiera a quien no se halló escrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego.” (Acotaciones nuestras).

Es inapelable entonces y a la luz de lo leído, que tenemos que estar hablando de una resurrección a producirse durante el reinado de mil años de Jesucristo en la tierra, pues solo pueden ser juzgadas por “sus hechos” personas que estén vivas; por lo tanto, insistimos en ello, estaríamos hablando de una resurrección dentro del período milenial y diga lo que diga Apologista Mario Olcese. Tengamos en cuenta, por otra parte, que lo que cierra ese espacio de tiempo de mil años del reino de Dios, es la suelta de Satanás y en lo que se ha dado en llamar “la prueba final”, relato que en las Escrituras se nos expone de la siguiente manera:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos es como la arena del mar. 9 Y avanzaron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró (a todos esos rebeldes impenitentes y en lo que significa su destrucción eterna). 10 Y el Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban tanto la bestia salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás.” (Rev. 20:7-10). (Acotación nuestra).

Luego lo que parece quedar claro del pasaje considerado, es que después de ese acontecimiento ya no existirá ni la muerte y por lo que se hace innecesaria la resurrección como tal, pues los que no hayan superado la prueba serán destruidos eternamente, mientras que aquellos que sí lo hayan hecho, continuarán viviendo eternamente; y con lo que tendremos que concluir, razonablemente, que la resurrección de los muertos y contrario a lo que nos cuenta el indocumentado de Apologista Mario Olcese, solo se puede producir durante el gobierno milenario del reino de Dios…… eso es, ni antes de ser establecido dicho período, ni después de que este haya finalizado. Ello, junto con la restauración mencionada en Hech. 3:20-21 y de la que hemos hablado al inicio de este escrito, hacen del período milenario ya cada día más cercano, el tiempo más maravilloso que habrá vivido jamás el ser humano y no como dice el disparatado personaje mencionado, el tiempo “más inseguro de todas las épocas” a causa de la maldad que existirá en el mismo…… ¡y es que ya hay que ser animal, para decir esto!

Todo considerado, tenemos que concluir que no solo estamos ante un analfabeto integral en cuestiones bíblicas, sino ante un perfecto ignorante que no tiene ni la más mínima capacidad para entender aquello que lee y por lo que con sus absurdas conclusiones, engaña a todos aquellos que, incomprensiblemente, aún siguen visionando sus videos y encima felicitándolo por tan “preciosas enseñanzas” y haciendo bueno aquello de que “en el país de los ciegos, el tuerto es rey”…… ¡¡y menos mal, que el personaje afirma estar “diplomado” en ingeniería y teología!! Circunstancia esta que nos obliga a plantearnos la siguiente cuestión y ello sin ánimo de ofender, claro…… pero ¿en qué “mercadillo”, compró dichos diplomas?

MABEL

¡SE COGE ANTES A UN MENTIROSO, QUE A UN COJO!

Posted in Uncategorized with tags , , , on 30/01/2017 by Armando López Golart

descarga-1Y es que una de las “enseñanzas” más férreamente sostenida por el supuesto “teólogo” peruano Apologista Mario Olcese y contrario a lo que publican los Testigos de Jehová, tiene que ver con lo que acontecerá durante los mil del reino de Dios sobre la tierra y evento ya muy cercano en el tiempo…… tan cercano, que la inmensa mayoría de los que leen ahora esta información y prescindiendo de la edad que tengan, probablemente lo vivirán en primera persona y lo que les permitirá el pasar con vida al mismo, eso es, que tendrán la posibilidad de no experimentar jamás la muerte causada por el pecado heredado.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, resulta que según los miembros de dicha organización religiosa y algo con lo que el que suscribe está del todo de acuerdo, con el ya cercano regreso de Jesucristo a la tierra dará inicio un período de mil años y que conocemos como “el reino de Dios”, durante el cual la humanidad será restaurada (Hech. 3:20-21) a su condición paradisíaca original, eso es, que a partir de ese momento ya no existirán sobre la tierra las enfermedades, los ciegos, los sordos y los paralíticos serán sanados, los ancianos recobrarán la juventud, los muertos serán resucitados y la muerte dejará de ser…… todo eso tienen que ocurrir dentro de ese período de tiempo regido por el Hijo de Dios, Jesucristo; sin embargo, circunstancia que con tenaz persistencia ha sido negada por el “teólogo” citado en muchos de sus videos (por ejemplo, en el publicado el 13/07/13 bajo el título “¿Perfección en el reino de Cristo? ¡Pero sí Isaías 65:20 dice lo contrario, señores del esclavo!”), o bien como se resume en este correo que en su momento me remitió y redactado en los siguientes términos:

Sólo un ingenuo como tú, Armando, puede decir que en el milenio se restaurará el paraíso edénico. Eso es lo mismo que afirmar que se restaurará la desnudez de los primeros padres antes de la caída y que durará mil años. Esa idea es una enorme estupidez que proviene de la Watchtower. Repito: Si se restaura el paraíso, se debe restaur también la desnudez que existía antes de la caída…y todos los súbditos deberán estar en cueros. Sin duda alguna, esa perspectiva hará que un buen número de los que resuciten (supuestamente en el milenio) se la pasen de lo lindo viendo a jovencitas y niñas desnudas, morboseándose y asechándolas. ¡Cuántas violaciones y abusos se podrían ver por parte de personas que aún necesitarán ser reeducadas y que supuestamente aún no son perfectas, y que aún no conocen a Dios!. Es preocupante pensar en eso. Pero claro, hay bobos que se han tragado esa historia de un paraíso restaurado milenial donde todos seremos buenitos y obedientes, y donde el pecado y la rebelión no existirán. ¿Es que acaso nos olvidamos que Cristo tendrá que gobernar con vara de hierro, o como dicen otros, con puño de hierro? ¡Despierta armandito, y no sigas engañando como lo hacen los Testigos de Jehová a tanta gente que no ve más alla de sus narices! Saludos.
Apologista, el corregidor

Sin embargo, son las mismas Escrituras las que contradicen tan esperpéntica posición y en los siguientes pasajes:

En aquel tiempo (eso es, a partir del momento en que Jesucristo tome posesión del gobierno del reino de Dios e inicie su andadura por mil años) los ojos de los ciegos serán abiertos y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo y la lengua del mudo clamará con alegría…”. (Isa. 35:5-6ª). (Acotación mía).

En cuanto al recobro de nuestro entorno medioambiental, incluyendo los parajes más extremos, se lee como sigue:

“… pues en el desierto habrán brotado aguas y torrentes en la llanura desértica. 7 Y el suelo abrasado por el calor se habrá puesto como un estanque lleno de cañas; y el suelo sediento, como manantiales de agua. En el lugar de habitación de los chacales, un lugar de descanso para ellos, habrá hierba verde con cañas y papiros (especies vegetales que precisan de mucha agua).” (Isa. 35:6b-7). (Acotación mía).

Restauración que tiene que ver también con la total eliminación de las enfermedades:

Y ningún residente dirá: “Estoy enfermo”. La gente que more en la tierra constará de los que habrán sido perdonados por su error (recordemos que las enfermedades son resultado del pecado heredado).” (Isa. 33:24). (Acotación mía).

Por otra parte, esto es lo que nos dijeron esos “profetas de tiempo antiguo” y voceros del Dios Altísimo, acerca de la vejez, que tanto nos limita y antesala de la muerte:

Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil.” (Job 33:25).

O lo que es lo mismo, que la persona anciana y decrépita retroceda en el tiempo en cuanto a lo físico y sea devuelta a los momentos de su máximo esplendor juvenil, tanto en lozanía como en vigor; pero veamos más de lo que se nos dijo por boca de esos “profetas de tiempo antiguo” y ello para el momento en que, como se lee en Hech. 3:20-21, Cristo regresara a la tierra para empezar a reinar en ella, con relación a lo que Jehová hará con la muerte en ese período de mil años de gobernación divina:

Él realmente se tragará a la muerte para siempre (eso es, la muerte como tal dejará de existir) y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro (causadas fundamentalmente por el dolor ante tan luctuoso suceso). Y el oprobio de su pueblo quitará de toda la tierra, porque Jehová mismo lo ha hablado.” (Isa. 25:8). (Acotaciones mías).

Cumplimiento cabal de ese “tragarse la muerte”, que no sería tal si los muertos no fueran devueltos a la vida, mediante lo que conocemos como la “resurrección de los muertos”:

Tus muertos vivirán. Cadáver mío… se levantarán. ¡Despierten y clamen gozosamente, residentes del polvo! Porque tu rocío es como el rocío de malvas y la tierra misma dejará que hasta los que están impotentes en la muerte caigan en nacimiento (eso es, que vuelvan a la vida mediante una resurrección).” (Isa. 26:19). (Acotación mía).

Todas estas cosas, la restauración física, el devolver la paz la tierra, la eliminación de las enfermedades, la restauración del medio ambiente, el devolver al hombre la juventud interminable, el eliminar la muerte y el restaurar la vida a los que han sido afectados por esta, son “las cosas” sujetas a restauración y que fueron anunciadas por Jehová Dios por “boca de sus santos profetas de tiempos antiguos”…… ahora veamos para cuándo se nos señala que se producirá tal restauración en la humanidad:

“… y para que él (Jehová Dios) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Hech. 3:20-21). (Acotación mía).

Luego está claro que una lectura correcta de este pasaje, la idea que nos transmite es que la citada restauración tiene que producirse a partir y durante el reinado milenario de Jesucristo sobre esta tierra, pues si no hay Jesucristo, no hay reino de Dios…… y si no hay reino de Dios, no hay restauración; y ese simple y lógico razonamiento se le escapa a dicho personaje, que constantemente defiende en su videos que durante dicho reinado milenario no habrá restauración alguna sobre la tierra (algo que, como habrán visto, también defiende en el correo que he transcrito), sino que la tal se produce una vez terminado dicho período milenial. Sin embargo, nos hemos topado con una afirmación que contradice lo afirmado (algo normal en un personaje de tan pocas “luces” escriturales) y que delata su incapacidad para razonar con un mínimo de lógica sobre aquello que publica; afirmación que hemos encontrado en el comentario de presentación de su blog en wordpres.com y ligeramente reformado del que figuraba anteriormente, en donde nos dice lo que sigue:

Este es uno de los pocos blogs que revelan el mensaje central del Padre celestial, el cual Él comisionó a su Hijo Jesucristo para que lo diera a conocer a todos los hombres de buena voluntad (Lucas 4:43). Este anuncio salvador es presentado por Jesús y sus apóstoles como el evangelio o buenas noticias del reino de Dios, el único mensaje divino que brinda una esperanza real a la humanidad entera para que pueda sobrevivir a su auto destrucción y gozar de una verdadera justicia y paz perdurables. Este maravilloso y utópico porvenir para la humanidad se cristalizará cuando Jesucristo vuelva por segunda vez a esta tierra para restaurar todas las cosas a su estado prístino, tal como está escrito en Hechos 3:19-21. Por lo tanto, este sitio web está llamando a todos los hombres a prepararse para este magno evento, el cual está cada vez más cercano o próximo (Marcos 1:1,14,15).” (Negritas mías).

O sea y ya a modo de conclusión, que con estas palabras el personaje señalado se pone en evidencia una vez más, pues reconoce y contrario a lo que siempre ha defendido, que será con el regreso de Cristo a la tierra y momento en que inicia su andadura el reino de Dios, cuando se restaurarán todas las cosas a su “estado prístino” (primero, primitivo u original, según el diccionario de la RAE) y en clara contradicción, insisto en ello, a lo que por años me ha estado discutiendo y siempre en el sentido de que la mencionada restauración de Hech. 3:20-21, se efectuaría después de terminados los mil años del reino de Dios…… ¿será por tanto cierto y como aventura una buena amiga de este blog, que lo que está haciendo el hombre es ir aprendiendo de las correcciones que le apunta un servidor desde este blog?

Armando López Golart

LA BATALLA DE HAR-MAGEDÓN: ¿UNA GUERRA…… O UN “PICNIC”?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 19/08/2016 by Armando López Golart

images (9)Porque claro, tal como nos lo plantea el “teólogo” Apologista Mario Olcese, la cosa como que más parece que vaya de una simple “acampada” de fin de semana y no de algo mucho más serio; pero antes de continuar, queridos amigos que nos siguen, permítanme explicarles el porqué de esta introducción: hace unos días (27/07/16), se publicó en este blog un artículo dirigido a desmontar una nueva salida de “pata de banco” del personaje en cuestión, pues en uno de sus videos (23/06/16) nos afirmaba que Jesús de ninguna manera pudo haber hecho un “pacto para un reino” con sus apóstoles, pues dicho pacto se había establecido siglos antes con el rey David…… y como en ese artículo del día 27 tienen amplia información de por dónde iba la cosa, no les aburro con los detalles y paso a explicarles de qué va la “historia” en este nuevo escrito.

Y es que dicho personaje acaba de publicar otra de sus “ocurrencias” en forma de video, en este caso titulado “El engaño jehovísta de que Armagedón es una guerra entre el reino de dios y los reinos mundanos” (28/07/16) y titular que ya no tiene desperdicio alguno, pero “aliñado” en su entradilla de presentación y por aquello de si quedaba duda alguna del disparate que en el mismo se nos propone, con el siguiente texto:

En el libro de la WT ¿Qué enseña Realmente la Biblia? página 81, párrafos 17 y 18, se dice que la batalla de Armagedón, previa al milenio, es entre el reino de Dios y los reinos de este mundo. Pero ¿es posible eso? ¿Se puede sostener con la Biblia? Absolutamente NO!

O sea que según tan singular personaje, la citada batalla no es un conflicto entre el reino de Dios (eso es, Jesucristo y sus seguidores, según Rev. 17:14) y los reyes de este mundo al frente de sus ejércitos…… es más: según dicho “teólogo”, una afirmación contraria al planteamiento por él expuesto no se puede sostener con la Biblia. Pero antes de continuar con el argumento, permítanme que les haga una pequeña observación: el video que vamos a analizar apareció un día después de que se publicara en este blog el artículo señalado al inicio de este escrito (27/07/16), en el que se desmontaba el surrealista planteamiento del Sr. Olcese en el sentido que Jesús no pudo ofrecer a sus apóstoles ningún pacto y contrario a lo que se nos muestra claramente en Luc. 22:29, porque según el argumento presentado por tan “agudo” personaje, el tal pacto ya se había establecido siglos antes con su antepasado David. Por lo tanto, todo parece indicar que el video que hoy nos ocupa fue publicado por el Sr. Olcese después de haber leído el artículo que el día anterior un servidor había publicado y, supuestamente, como “un darse por enterado”.

Y para hacer tal conjetura, me apoyo en el hecho de que lo que el Sr. Olcese hace y después de un largo tiempo de absoluto silencio en cuanto a mi persona, es sencillamente el mandarme un abrazo y lo que me parece muy bien (¡por algo se empieza!), pero sin hacer el más leve comentario sobre el contenido de mí objeción y lo que me hace suponer que da por bueno mi planteamiento, en un implícito reconocimiento de que se había equivocado en su línea argumental (aunque solo sea por aquello tan popular de que “quién calla, otorga”) y en una clara asunción del hecho de no ser capaz de rebatir mis argumentos, que es en donde está el meollo de la cuestión. Por cierto y para que no tenga duda alguna, decirle al personaje en cuestión que, efectivamente, sigo su página de videos diariamente (nunca he negado dicho extremo) como hago con algunas otras y por aquello de encontrar temas que me permitan, en mi esfuerzo por rebatirlos, no solo aprender un poco más a nivel personal, sino también advertirles a aquellas personas que nos honran con sus visitas (y razón fundamental de este blog), acerca de enseñanzas disparatadas que se publican y que no se sostienen partiendo de un mínimo conocimiento escritural…… ya otra cosa es, que aquellos que nos leen sepan sacar el debido provecho de este esfuerzo.

Pero dicho lo cual, volvamos al asunto de la “batallita” de Har-magedón mencionada y que según dicho personaje resulta que no es un enfrentamiento entre Jesucristo y sus seguidores (Rev. 17:14), contra los reyes de la tierra…… y para demostrar lo cual, ya empieza por citarnos de un pasaje bíblico que dice exactamente todo lo contrario de lo que nos está proponiendo y que es el de Dan. 2:44:

Y en los días de aquellos reyes (obviamente de los actuales reyes o gobernantes) el Dios del cielo establecerá un reino (de ahí lo del “reino de Dios”) que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos (luego estaríamos hablando de una guerra o confrontación entre dos partes) y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.” (Acotaciones mías).

El Sr. Olcese apoya su planteamiento razonando que si el reino de Dios y según Dan. 2:44, se “establece” en los “días de aquellos reyes”, ello significaría que cuando echa a andar dicho reino en la tierra y con ello el inicio de los mil años de gobernación divina en ella, todavía están esos reyes gobernando en la misma…… mientras que la batalla de Har-Magedón es anterior al mencionado establecimiento del período milenial (a grandes rasgos por ahí va la cosa). Claro, partiendo solo del pasaje leído de Dan. 2:44, la cosa y apurando mucho se quedaría “entre Pinto y Valdemoro” y poco se podría objetar al respecto…… pero si uno está al tanto del contexto bíblico y circunstancia que no concurre en el caso de tan reputado “teólogo”, la cosa ya cambia como el día de la noche, pues en el mismo se nos dice cuándo y en dónde adquiere carta de naturaleza dicho reino; pero veamos primero el “cuando” y que reflejado en el siguiente pasaje de Rev. 11:7-12:

Y cuando hayan terminado de dar su testimonio (los “dos testigos” o resto “ungido que aparecerá en la tierra según el versículo 3), la bestia salvaje que asciende del abismo hará guerra contra ellos y los vencerá y los matará. 8 Y sus cadáveres estarán en el camino ancho de la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también el Señor de ellos fue fijado en el madero. 9 Y los de los pueblos y tribus y lenguas y naciones mirarán sus cadáveres por tres días y medio y no permiten que sus cadáveres sean puestos en una tumba. 10 Y los que moran en la tierra se regocijan sobre ellos y gozan y se enviarán regalos los unos a los otros, porque estos dos profetas atormentaron (con su mensaje de juicio) a los que moran en la tierra.

11 Y después de los tres días y medio, espíritu de vida procedente de Dios entró en ellos y se pusieron de pie (en ese preciso momento se produce la llamada “primera resurrección” de Rev. 20:6 y en la que participan solo aquellos que han de reinar con Cristo) y gran temor cayó sobre los que los contemplaban. 12 Y oyeron una voz fuerte procedente del cielo decirles: “Suban acá”. Y subieron al cielo en la nube y sus enemigos los contemplaron.” (Acotaciones mías).

Por lo que dado que ya tenemos el “cuando” toma cuerpo el reino de Dios y que está directamente relacionado con la resurrección de aquellos que participan en el mismo, veamos ahora “dónde” queda conformado definitivamente como tal, dicho reino. Hemos visto en el versículo 12 que esos resucitados son llamados “al cielo” para su reencuentro con Jesucristo y evento este que en las Escrituras se identifica como “las bodas del cordero” (Rev. 19:7-9)…… y ahí es precisamente donde, repito, se conforma, se funda o adquiere carta de naturaleza como ente gobernante el reino de Dios, en lo que tiene que ver con la designación de sus miembros gobernantes; de hecho, que dicho reino adquiere carta de naturaleza en el cielo y de ahí posteriormente es derivado a la tierra y en la que tiene que gobernar por mil años, queda claro en el propio pasaje de Dan. 2:44 leído ya en su contexto del verso 45:

Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos; 45 puesto que contemplaste que de la montaña (en terminología bíblica, esa expresión significa gobernación, en este caso la de Dios) una piedra (en clara referencia al reino derivado a la tierra) fue cortada, no por manos (lo que nos da a entender que dicho gobierno o reino no es de procedencia humana, sino divina y por lo que no podemos estar hablando más que del venidero reino de Dios) y que trituró el hierro, el cobre, el barro moldeado, la plata y el oro (eso es, al entero sistema de corruptos gobiernos humanos). El magnífico Dios mismo ha hecho saber al rey lo que ha de ocurrir después de esto. Y el sueño es confiable y la interpretación de él es digna de confianza.” (Acotaciones mías).

Luego resumiendo, el reino de Dios como tal nace en el cielo (el “dónde”) y ello a renglón seguido de producirse la llamada “primera” resurrección de Rev. 20:6 (el “cuándo”); porque no olvidemos un detalle que al Sr. Olcese se le pasa por alto y de ahí su absurdo razonamiento: las Escrituras nos hablan de los mil años en que dicho gobierno divino ejercerá su dominio en la tierra, pero nada nos dicen del tiempo transcurrido entre su nacimiento en el cielo (lo contado acerca de “las bodas del cordero”) y el momento en que es derivado a la tierra…… luego nada tiene que ver el momento en que es formado, con el momento en que inicia su gobernanza en ella.

Otra cosa que al citado “teólogo” también se le pasa por alto, tiene que ver con el hecho que desde que el mundo es mundo, un reino o gobierno no puede ser establecido o tomar posesión de un territorio para gobernar sobre el mismo, sin que previamente haya derrotado o derrocado al anterior gobierno para establecerse en lugar de ese: eso es, que no puede iniciar su gobernación, sin antes haber limpiado de enemigos dicho territorio…… y lo que nos propone el Sr. Olcese, es exactamente todo lo contrario y contrario por tanto (valga la redundancia), a la lógica de las cosas que siempre hemos tenido por comunes. Luego partiendo de dicha premisa, la lógica y el sentido común nos dicen que para cuando el reino de Dios se establece en la tierra y empiezan a correr los mil años de su gobernación, los anteriores reinos ya tienen que haber sido desalojados de su poder…… entonces lo que está claro y dado que según Rev. 20:6, esos reyes de origen divino tienen que reinar por los mil años (ni un día más, ni un día menos), es que los reinos opositores tienen que haber sido destruidos antes de que empiecen a contar esos mil años señalados. De hecho, en Rev. 19:6-8 se nos habla de las “bodas del cordero” y a partir del verso 11 hasta el final del capítulo se nos resume la batalla librada por Jesucristo y sus seguidores, que recibe el nombre de la “guerra de Har-Magedón”, así como en qué resulta esta, eso es, en la total destrucción de todas las fuerzas opositoras al servicio de Satanás…… pero veamos ahora como inicia el capítulo 20:

Y vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2 Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás (el gran instigador de la rebelión ya sofocada) y lo ató por mil años. 3 Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.” (Rev. 20:1-3). (Acotación mía).

Pero para que ello sea así, es obvio que dicha cruenta batalla de Har-Magedón y en la que se aniquila totalmente a los ejércitos rebeldes de los reyes de la tierra al servicio de Satanás, como hemos visto en el capítulo 19, tiene que producirse antes de que inicien los mil años del reino de Dios…… por lo que la afirmación del Sr. Olcese en el sentido de que la derrota de esos reyes de la tierra rebeldes dirigidos por Satanás y sus angélicos esbirros, tiene lugar dentro del período de los mil años y eso es lo que nos dice, no deja de ser más que otra de sus acostumbradas mamarrachadas.

Porque el resumen de los acontecimientos y en orden correlativo es el siguiente; se produce la llamada “primera” resurrección (Rev. 20:6) y aquellos que participan de la misma son llamados al cielo (Rev. 11:11-12) para su reencuentro con Jesucristo, momento que se produce el evento que en las Escrituras recibe el nombre de “las bodas del cordero” (Rev. 19:7-9); es en ese momento cuando es establecido o fundado el reino de Dios, eso es, que toma cuerpo como ente gobernante y estando aún en el cielo. Ya investido de poder, dicho gobierno de hechura celestial y compuesto, no lo olvidemos, por hombres inmortales, es proyectado a la tierra (Dan. 2:44-45) para destruir a los reyes rebeldes instigados por Satanás y sus espíritus malignos; destruidos dichos reyes y sus ejércitos, el principal instigador de la rebelión (Satanás) es encerrado en el abismo por un período de mil años (Rev. 20:1-3) y, momento este, en que inicia dicho período de tiempo de mil años de gobierno del reino de Dios en la tierra. Luego la guerra de Jesucristo y sus fieles (Rev. 17:14), contra los reyes de la tierra y sus ejércitos al servicio de Satanás, contrario a lo que nos dice el Sr. Olcese, no se produce dentro del período milenario sino antes de que este empiece, según se desprende del relato escritural y en el que se nos muestra la secuencia de los acontecimientos:

Y vi el cielo abierto y, ¡miren!, un caballo blanco. Y el que iba sentado sobre él se llama Fiel y Verdadero y juzga y se ocupa en guerrear con justicia. 12 Sus ojos son una llama de fuego y sobre su cabeza, hay muchas diademas. Tiene un nombre escrito que nadie conoce sino él mismo 13 y está vestido de una prenda de vestir exterior rociada de sangre y el nombre con que se le llama es La Palabra de Dios. 14 También, los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos y estaban vestidos de lino fino, blanco y limpio. 15 Y de su boca sale una aguda espada larga, para que hiera con ella a las naciones y las pastoreará con vara de hierro. Pisa también el lagar de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso. 16 Y sobre su prenda de vestir exterior, aun sobre su muslo, tiene un nombre escrito: Rey de reyes y Señor de señores.

17 Vi también a un ángel que estaba de pie en el sol y clamó con voz fuerte y dijo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: “Vengan acá, sean reunidas a la gran cena de Dios, 18 para que coman las carnes de reyes y las carnes de comandantes militares y las carnes de hombres fuertes y las carnes de caballos y de los que van sentados sobre ellos y las carnes de todos, de libres así como de esclavos y de pequeños y grandes”.

19 Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Rev. 19:11-21).

Hasta ese momento, es obvio que todo indica que el reino de Dios aún no ha empezado a ejercer su gobierno sobre la tierra, pues para ello falta que se lleve a cabo la acción fundamental y en la que concluye lo que en las Escrituras se conoce como la “guerra de Har-Magedón” y que se nos relata a continuación en Rev. 20:1-4:

Y vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2 Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás y lo ató por mil años. 3 Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo. 4 Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar (es en ese preciso instante cuando inicia la gobernación del reino de Dios sobre la tierra). Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Acotación mía).

Resumiendo la cuestión, que de nuevo el “teólogo” Apologista Mario Olcese se ha “columpiado” al afirmar primero que dicha guerra no es la del reino de Dios en contra de los reyes de la tierra y, segundo (y entrando en flagrante contradicción), que esta se produce pero dentro del período de mil años de gobernación divina…… o sea y como nos tiene acostumbrados ¡que no ha acertado ni una! Porque dicho personaje es tan ignorante en cuestiones escriturales, que parece no saber que el término “Har-Magedón” (que significa “Montaña de Megido”), guarda relación directa con “la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” (y que se nos relaciona en Sof. 1:14-18 con el “gran día de Jehová” ) y término que aplica específicamente a una condición, o situación, en la que se reúne a “los reyes de toda la tierra habitada” en oposición a Jehová y su reino dirigido por Cristo:

Son, de hecho, expresiones inspiradas por demonios y ejecutan señales y salen a los reyes de toda la tierra habitada, para reunirlos a la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso (……). 16 Y los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Har-Magedón.” (Rev. 16:14-16).

Ello nos devuelve a algo que quizás a alguno se le habrá pasado por alto (al “teólogo” Mario Olcese, desde luego), como es el hecho de que dicho reino de Dios estará conformado por poderosísimos hombres inmortales (por tanto, indestructibles)…… pero en definitiva, hombres como usted que nos lee o un servidor que escribe, aunque un poco más “peleones”, eso sí. Y que tendrán que enfrentarse a los ejércitos de los reyes de la tierra y a todo su arsenal bélico de índole nuclear, químico o electromagnético (tanto el que nos han mostrado, como el que no nos han mostrado y que “haberlo haylo”), por lo que estaremos ante una guerra con “todas las de la ley” y encima apoyada por Satanás y sus demonios (Rev. 16:13-14); poderosos personajes que dado que en las Escrituras se les identifica como una “nueva creación” (2 Cor. 5:17), desconocemos de qué armas se valdrán para pelear dicha batalla y en el supuesto de que porten alguna; en todo caso algo difícil de especular desde la perspectiva humana, que siempre hemos precisado de algún artilugio adicional para “arrearle” al vecino en donde más duele y así dejar constancia de nuestra “disconformidad” con sus puntos de vista.

En todo caso y elucubraciones aparte (ya lo veremos llegado el momento), de nuevo Apologista Mario Olcese nos ha hecho una demostración de sus dotes “teológicas” al afirmar, primero, que la batalla de Har-Magedón no es una confrontación bélica entre el reino de Dios y los reyes humanos al frente de sus ejércitos; y segundo y contradiciéndose a sí mismo, que la tal confrontación sí se produce, pero ya dentro del período milenario…… y es que claro: ante la sapiencia “teológica” del personaje en cuestión ¡qué sabrá la Biblia de esas cosas!

Armando López Golart

O SEA Y POR AQUELLO DE IR RESUMIENDO LA CUESTIÓN: QUÉ JESÚS LES MINTIÓ A SUS APÓSTOLES COMO UN BELLACO… ¿NO?

Posted in Uncategorized with tags , , , on 27/07/2016 by Armando López Golart

lucas-22-29Porque claro, decir que Jesús no podía pactar un reino con estos, pues Jehová Dios a su vez, no había pactado nada con él y por lo que, en consecuencia, el Hijo no podía ofrecer a sus asociados algo que a él no le había sido concedido, es acusar a este de mentir como un bellaco a sus propios apóstoles…… y esto es exactamente lo que ha hecho ese raro espécimen intelectual que resulta ser el “teólogo” Apologista Mario Olcese (que tiene de teólogo, lo mismo que un servidor de “madre Teresa de Calcuta”) y que ahora incluye en alguno de sus videos y por aquello de si no nos habíamos enterado de que es “teólogo”, la leyenda “Ingº Mario Olcese Sanguineti (Apologista). Diplomado en Teología. Instituto Baxter, Honduras” (por ejemplo, en el video fechado en 27/06/16).

Detalle que no hace más que poner de nuevo de manifiesto la extrema presunción del personaje, cuando no la carencia del más elemental sentido del recato que debería de caracterizar a quién se identifica como un “ungido” (pues así se considera a sí mismo ese “genio” de la teología), cuando la realidad muestra que no es más que un disparatado y errático personaje que cuenta sus “enseñanzas” por monumentales disparates (solo por el mero hecho de considerarse un “ungido”, ya demuestra cómo tiene de “amueblada” la “terraza” el personaje en cuestión), como desde este blog se ha demostrado vez tras vez y sin que haya sido capaz de demostrar lo contrario…… luego ¿cómo va a escoger Dios a semejante personaje para que le represente en calidad de “ungido, cuando además resulta que no existen aún en la tierra personas que puedan afirmar ser enviadas por Dios a la manera de los “dos testigos” de Rev. 11:3 y que son los “ungidos” de “vérité”? ¡A ver…… que nos lo explique!

Pues nada: ahí tienen ustedes a ese espantajo intelectual que resulta ser Apologista Mario Olcese dándoselas de “ungido” y emulando al maestro Ciruela “que no sabía leer y puso escuela”…… y así le luce el pelo, con tanta disparatada enseñanza y de lo que les vamos a dar una nueva muestra de cómo se las gasta el “gacho” en asuntos de “entendimiento” bíblico, en lo que les vamos a contar a continuación. Para ello retomaremos el tema que nos ocupa y analizaremos el pasaje objeto de debate, que no es otro que el de Luc. 22:29 y que situado en su contexto correspondiente nos dice como sigue:

Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; 29 y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, 30 para que coman y beban a mi mesa en mi reino y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Luc. 22:28-30).

No obstante, ante tan claras y concisas palabras que no dejan lugar a duda alguna, el personaje señalado y en un video titulado “La mentira de la Watchtower de que Jesús hizo un pacto para un reino con sus apóstoles” (23/06/16), a partir del minuto 14’35 en adelante afirma que Jesús no pudo hacer un pacto por un reino con sus apóstoles, sencillamente porque Jehová no había pactado nada de esto con Su Hijo, sino que dicho pacto “por un reino” ya había sido “pactado” siglos antes con el rey David…… y en lo que no deja de ser otra “mamarrachada” sideral de ese desnortado personaje que cree ser el súmmum de la teología y que cuenta sus planteamientos, como ya hemos señalado, por absurdos disparates. Porque lo que ocurrió en el caso del rey David, no fue más allá de ser una promesa que, a modo de graciosa concesión (que no un “pacto” y cuyo procedimiento es muy distinto) Jehová Dios le hizo al personaje a través del profeta Natán, en el sentido de que la línea sucesoria hasta llegar a la futura descendencia que regiría en el reino de Dios, no se apartaría de su línea hereditaria:

“… Y Jehová te ha declarado que una casa (eso es, una línea de sucesión) es lo que Jehová hará para ti. 12 Cuando se cumplan tus días y tengas que yacer con tus antepasados, entonces yo ciertamente levantaré tu descendencia después de ti, que saldrá de tus entrañas; y realmente estableceré con firmeza su reino. 13 Él es el que edificará una casa para mi nombre y ciertamente estableceré el trono de su reino (el de la futura descendencia y no el de David) firmemente hasta tiempo indefinido.” (2 Sam. 7:11-13). (Acotación nuestra).

Luego queda claro que no estamos ante un “pacto por un reino” entre Jehová Dios y David, en el sentido de que este tendría que reinar con la condición de inmortal rey y sacerdote en un futuro y que es de lo que se trata en Luc. 22:29, sino ante una promesa divina que Dios le hizo a una persona fiel como fue el personaje en cuestión y relacionada esta, con el tema de una línea sucesoria que perpetuaría su dinastía hasta llegar al personaje que en un futuro (Jesucristo) tendría que ocupar ese trono que en su momento ocupó David, posteriormente su hijo Salomón entre otros y que era conocido como “el trono de Jehová” (1 Crón. 29:33). Que ello es como se lo contamos, queda claro en el verso 13 del pasaje señalado cuando, como hemos visto, el trono que proféticamente sería “firmemente establecido” era el del futuro descendiente de David y no el de este; pero es que además y para confirmar la razón que nos asiste en nuestro planteamiento, tenemos el hecho constatado de que ni el rey David ni la inmensa mayoría de los patriarcas del AT podían participar de dicho reino (luego difícilmente podía haber sido este pactado con ellos), al no reunir el requisito fundamental exigido para ello y que se encuentra en Rev. 20:4:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.”

Al respecto, si ustedes visitan nuestro artículo del 16/10/14 verán en las condiciones que, tanto David como el resto de patriarcas del AT, terminaron sus días en la tierra y circunstancia que les elimina radicalmente de poder participar en el reino de Dios; por lo tanto y volviendo a donde estábamos, queda claro que el “pacto por un reino” no pudo ser establecido con una persona (o personas) que no podría formar parte de dicho reino y como era en el caso del famoso antepasado de Jesús, el rey David…… pero restricción que aplicaría también y como les hemos apuntado, a los Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, etc. etc. etc. Por lo que el planteamiento que el indocumentado del Sr. Olcese hace y apoyándose en su supuesta condición de “teólogo”, en el sentido de que Jesús no fue el tenedor de dicho pacto pues este fue concertado con su antepasado David, no pasa de ser más que la memez propia de una persona que lo más cercano a una Biblia que ha leído en su vida, son “Las aventuras del Guerrero del antifaz”…… siendo ya generosos en extremo, podríamos aceptar incluso que hubiera leído en alguna ocasión la hoja dominical de la parroquia de su barrio ¡pero paren ustedes de contar!

Es cierto que como tiene por costumbre el “teologuillo” de marras, se ampara en el resto de versiones bíblicas para destacar el incorrecto uso del término “pacto” por parte de la TNM de los Testigos de Jehová en el citado pasaje de Luc. 22:28-29, pues las versiones señaladas usan distintas expresiones y que según tan “preclaro” intelectual, se ajustan más al contexto que la usada por la versión de los TJ; pero como nosotros (que sabemos leer muy bien) discrepamos de ello, veamos dicho pasaje tal como está reflejado en las distintas versiones bíblicas y empezando, lógicamente, por la TNM que es la que tenemos de cabecera en este blog y juzguen ustedes:

TNM: “Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; 29 y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino.”

RV 1960: “Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. 29 Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí.”

TLA: “Ustedes me han acompañado en los tiempos más difíciles. 29 Por eso, yo los haré reyes, así como mi Padre me hizo rey a mí.”

PDT: “Ustedes son los que han estado conmigo durante todos mis tiempos difíciles. 29 Mi padre me dio un reino y yo les doy también la autoridad para reinar conmigo.”

NVI: “Ahora bien, ustedes son los que han estado siempre a mi lado en mis pruebas. 29 Por eso, yo mismo les concedo un reino, así como mi Padre me lo concedió a mí.”

NBD: “Ahora bien, ustedes son los que han estado siempre a mi lado en mis *pruebas. 29 Por eso, yo mismo les concedo un reino, así como mi Padre me lo concedió a mí.”

DHH: “Ustedes han estado siempre conmigo en mis pruebas. 29 Por eso, yo les doy un reino, como mi Padre me lo dio a mí.”

Ahora bien, de todo lo que hemos leído en esos pasajes y aunque expuesto en diferentes términos, quedan claras dos ideas fundamentales: la primera, que Jesús con su decisión estaba premiando una línea de conducta y, segunda y más importante, que solo podía estar ofreciendo aquello que previamente le había sido ofrecido a él y como con una claridad meridiana queda demostrado en los pasajes citados…… obviamente ello condicionado, a que dicha actitud de fidelidad tenía que ser continuada en el tiempo y condición que fue aceptada por sus apóstoles, como queda claro de las palabras del apóstol Pablo:

Fiel es el dicho: Ciertamente si morimos juntos, también viviremos juntos; 12 si seguimos aguantando (o “perseveramos”, o “nos mantenemos firmes”, o “seguimos constantes”, o “resistimos”, etc. y según versiones), también reinaremos juntos; si negamos, él también nos negará; 13 si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo.” (2 Tim. 2:11-13). (Acotación nuestra).

En todo caso, estaríamos ante lo que se conoce como “un trato” y que es sinónimo de “pacto”; porque recordemos que cuando buscamos en un diccionario el término “pacto”, lo que leemos es lo siguiente: “Acuerdo entre dos o más personas o entidades” y uno de cuyos sinónimos es, repetimos, el término “trato”…… es más: si mucho nos apuran y estrujando el diccionario al máximo, un “pacto” es la figura resultante del “trato” al que han llegado las partes y por tanto, estaríamos ante términos consustanciales entre sí: no hay pacto, sin trato y no hay trato, sin pacto. Por lo tanto, de nuevo resulta que contrario a lo que pretende demostrar Apologista Mario Olcese con las comparaciones que hace con otras versiones (y es que no sabe ni lo que lee), la TNM es la que más se ajusta al sentido correcto de lo que se estaba dilucidando en el pasaje analizado.

Pero para enfatizar un poco más el tema, tenemos que recordar que en la oferta de Jehová Dios al rey David en su momento, no existió “trato” o “pacto” alguno pues David fue solo un sujeto pasivo que no ofertó ni se le demandó nada a cambio de lo ofrecido y que es de lo que fundamentalmente consta un “trato”…… cuestión que sí existió en el caso de Jesús y sus apóstoles, según lo que leemos en Mat. 19:27-29:

Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?” (eso es, que ellos habían ofrecido una contribución y demandaban algo a cambio de ella, en lo que es puramente un “trato”). 28 Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel (luego el “trato” de cerró con la contraprestación de hacerles reyes en el reino de Dios y que, aceptada por los doce, devino en el “pacto” del que se nos habla en Luc. 22:29). 29 Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o tierras, por causa de mi nombre, recibirá muchas veces más, y heredará la vida eterna”.” (Acotaciones nuestras).

Luego está claro que estamos ante un “trato” entre dos partes que tenían que tomar posición acerca de lo ofrecido: un reino a cambio de una fidelidad inquebrantable…… y puesto que dicho “trato” fue aceptado por ambas partes, nos encontramos ante la resultante de ello que es lo que conocemos como “un pacto”; luego Jesús y diga lo que diga ese desnortado personaje que es Apologista Mario Olcese, lo que hizo si fue “un pacto por un reino” con sus seguidores tal como se muestra en el pasaje de Luc.22:29 y por lo que la única versión que refleja realmente lo que ocurrió en esa reunión del Hijo de Dios con sus apóstoles y usa la expresión correcta, como es la del término “pacto”, es la TNM de los Testigos de Jehová.

Porque las demás versiones bíblicas mencionadas por el Sr. Olcese y que ya hemos considerado, resulta que usan para un mismo hecho, expresiones tales como “asignar”, conceder”, “dar”, “hacer reyes” u otras expresiones en la que solo se manifiesta la decisión de una sola persona con respecto de otra, eso es, de la que asigna, concede, da, etc. tal o cual cosa a otra y esta acepta sin que medie intercambio alguno (caso citado del rey David); también se hace mención del término “hacer reyes” (TLA) y con lo que resulta que estamos en las mismas: uno es el que “hace” (nombra) algo a otro, mientras que el otro solo recibe y sin que medie contraprestación alguna, por lo que no hay “trato” de por medio en ninguna de esas acciones y según lo que comúnmente entendemos por “trato”…… por lo que los términos “asignar”, “dar” o “conceder” no proceden en ese pasaje de Luc. 22:29. Por lo tanto, nos reiteramos en lo dicho: la única versión que da con “la tecla” de lo que ocurrió realmente en ese momento, es la TNM al hablar del establecimiento de un “pacto” (resultado de un “trato” previo) y para lo que se precisa de la voluntad activa de ambas partes.

Pero resulta que ese personaje de opereta y no muy “afinado” en el uso de un diccionario, como gran “argumento” para dar peso a su proposición, lleva la cosa al extremo al afirmar que si siguiéramos esa línea de razonamiento de la TNM, tendríamos que aceptar también que lo que hizo Judas con los fariseos para vender a Jesús, también fue un “pacto”…… y que es sencillamente lo que se hizo, ni más ni menos: un “trato” y que resultó en un “pacto”; pero veamos cómo se nos relata lo que ocurrió y saquemos de ello conclusiones:

Pero Satanás entró en Judas, el que se llamaba Iscariote, que se contaba entre los doce; 4 y él se fue y habló con los sacerdotes principales y los capitanes del templo acerca de la manera eficaz de traicionarlo a ellos. 5 Pues bien, estos se regocijaron y convinieron en darle dinero en plata. 6 De modo que él (Judas) consintió y se puso a buscar una buena oportunidad para traicionarlo a ellos sin que estuviera presente una muchedumbre.” (Luc. 22:3-6). (Acotación nuestra).

¿Y cómo le llaman ustedes a esto, según lo leído en el diccionario acerca del significado del término “pacto” y sinónimo de “trato” que, repetimos, es el acuerdo “entre dos o más partes que convienen en algo”? Es más, cuando leemos esos versos 5-6 en la versión BLP, eso es con lo que nos encontramos:

Ellos se alegraron y, a cambio, le ofrecieron dinero. 6 Judas aceptó el trato (luego es obvio que se consumó un “pacto”, pues como ya hemos señalado son términos consustanciales) y comenzó a buscar una oportunidad para entregárselo, sin que la gente se diera cuenta.” (Acotación nuestra).

Por lo que es obvio que de lo que estamos hablando es de un “pacto” fruto del “trato” entre dos partes: una compensación económica ofrecida por los fariseos a Judas, a cambio de que éste les entregara la persona de Jesús…… luego y diga lo que diga ese “genio” de la teología, que no sabe ni por dónde le sopla el aire en cuestiones bíblicas, lo que se estableció entre Judas y los fariseos enemigos de Jesús, no fue otra cosa que un “trato” con su resultante final al ser aceptado por ambas partes, eso es, un pacto. Por otra parte, en ese mismo video (m. 2-4 de grabación) el indocumentado del Sr. Olcese nos habla de los “numerosos pactos” que Jehová Dios celebró con la nación de Israel, cuando la realidad es que Jehová Dios solo hizo dos pactos con dicha nación…… de hecho, al mismo contenido de las Escrituras está dividido en dos partes, eso es, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento y en el bien entendido que el término “testamento” aquí se usa como sinónimo de “pacto”; y que ello es como se lo decimos queda claro en las siguientes palabras del propio Jehová Dios “que no puede mentir” (Tito 1:2) y que hallamos registradas en Jer. 31:31-33:

¡Mira! Vienen días —es la expresión de Jehová— y ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; 32 no uno como el pacto que celebré con sus antepasados en el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, el cual pacto mío ellos mismos quebrantaron, aunque yo mismo los poseía como dueño marital, es la expresión de Jehová (luego estaríamos ante un “viejo pacto” ya obsoleto, a ser substituido por el “nuevo pacto” y cambio que se sustanció con la muerte de Jesús, según Col. 2:13-14).

33 Porque este es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días —es la expresión de Jehová—. Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos y en su corazón la escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.” (Acotación nuestra).

Y que estaríamos hablando de solo dos pactos, es lo que nos confirman las palabras de Pablo (se supone que fue el escritor de la carta “a los hebreos”), cuando nos identifica al mediador de ese “nuevo pacto” en la persona de Jesucristo:

Por eso él (Jesucristo) es mediador de un nuevo pacto (recordemos que el “mediador” del antiguo pacto fue Moisés) para que, habiendo ocurrido una muerte para la liberación de ellos por rescate de las transgresiones bajo el pacto anterior (noten que la formulación está hecha en singular y no en plural), los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna.” (Hebr. 9:15). (Acotaciones nuestras).

Luego lo que se desprende de dicho pasaje es que han sido solo dos los “pactos” que Dios ha celebrado con la nación de Israel como entidad nacional…… otra cosa son los que pudiera haber establecido a título personal con individuos de dicha nación y como se nos indica, por ejemplo, en el siguiente pasaje:

Y yo solía aparecerme a Abrahán, Isaac y Jacob como Dios Todopoderoso, pero en cuanto a mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos. 4 Y también establecí mi pacto con ellos (no con Israel) para darles la tierra de Canaán, la tierra de sus residencias como forasteros, en la cual residieron como forasteros. (……) 8 Y ciertamente los introduciré en la tierra acerca de la cual alcé mi mano en juramento para darla a Abrahán, Isaac y Jacob (luego no a Israel como tal); y verdaderamente la daré a ustedes como cosa que han de poseer. Yo soy Jehová.” (Éxo. 6:3-8). (Acotaciones nuestras).

Por lo que, resumiendo la cuestión, queda claro que el Sr. Olcese tendría que “hacérselo mirar”, porque mucho presumir de “teólogo” pero las meteduras de pata en las que incurre son antológicas; y es que para decir que Jesús no podía pactar un reino con sus apóstoles (luego está acusando al Hijo de Dios de mentir como un bellaco), porque dicho reino “ya había sido pactado” siglos antes por Jehová Dios con el rey David, me reconocerán ustedes que…… ¡ya hay que tenerlos como un toro!

MABEL

¡CON LA MENTIRA POR BANDERA!

Posted in Uncategorized with tags , , , on 11/05/2016 by Armando López Golart

images (10)Si hay un personaje que destaque sobre el común de los mortales en el arte de la mentira, al menos hasta donde un servidor alcanza (tampoco es que alcance mucho), ese es el “infausto” personaje Ignº Apologista Mario Olcese y que para colmo de sus desdichas, encima presume de ser un reputado “teólogo” cuando la realidad es que desconoce por completo el sentido correcto del contenido escritural…… y ahí están sus disparatadas propuestas, así como flagrantes contradicciones, de las que pondré algunos ejemplos para probar que ello es tal cual se lo estoy explicando. Lo dicho viene a cuento de un nuevo correo que me mandó, como respuesta (¿definitiva?) a mi escrito del 29/04/16 y correo en donde destaca por su ausencia, un mínimo de decoro y honestidad…… pero vean el contenido del mismo:

Don Armando, ya me cansé de refutar todos sus engaños. Este artículo denota su desesperación y frustración por los buenos argumentos que le he venido presentando. Soy para usted como una piedra en su zapato y por eso quiere insistir en un debate que ya está agotado. Sea humilde, amigo Armando, y admita que metió la mata hasta el fondo. Ser honesto y humilde lo ensalzará más que seguir refutando lo que no se puede refutar. QEPD.”

Y es que si bien es cierto y como acabo de señalar, que en este correo brilla por su ausencia un mínimo de decoro y honestidad, no es menos cierto lo clamoroso de su falta de veracidad ya que todo lo señalado en el mismo es sencillamente mentira, porque veamos: el “caballero” en cuestión afirma estar “cansado de refutar” mis engaños, pero ¿me podría señalar alguno de los tales? Porque lo único que ha hecho a lo largo del tiempo, lejos de refutar mis continuas objeciones a sus delirantes planteamientos, ha sido sencillamente el reafirmarse en los mismos, pero sin ser capaz de desmontar ninguno de los argumentos con los que sostengo mis supuestos “engaños”…… y ahí está la hemeroteca para confirmar lo que estoy diciendo: luego ya estamos ante la primera mentira.

Sigue diciendo a continuación, que el artículo mencionado denota “mi desesperación y frustración” como consecuencia de los “buenos argumentos” que ha venido presentándome a lo largo del tiempo…… ¿mande? ¿De qué argumentos me está hablando? ¿Me podría señalar alguno? Porque por ejemplo y para no ir más lejos, no ha presentado ningún “buen argumento” con relación a las cuestiones que le planteo en el escrito al que hace alusión en su correo, como pueda ser la siguiente: recordemos que tan bufonesco personaje enseña que los sobrevivientes de la “gran tribulación” también reinarán al lado de Jesucristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes…… sin embargo, las Escrituras nos dicen que para acceder a dicha posición, se tiene que participar de una “primera” resurrección (Rev. 20:6) y cosa que dichos sobrevivientes, como la misma palabra indica, no pueden hacer de manera alguna pues no han muerto, sino que pasan con vida al reino de Dios (de ahí lo de “sobrevivientes” y por si no se ha enterado el “teólogo” en cuestión); no obstante, dicho personaje nunca ha sido capaz de aclararnos este punto.

Pero veamos otro, también enseñado por tan disparatado y mentiroso personaje, este ya más reciente: los “reyes de la tierra” de Rev. 21:24 y según una sicodélica y estrafalaria interpretación de Isa. 52:15 por parte de dicho personaje, no pueden ser “israelitas” y con lo que nos encontramos con la siguiente contradicción: mientras que la mitad de los “antepasados” de Jesús (anteriores a Jacob) mencionados en el Sal. 45:16 sí podrían ser esos reyes, por su condición de no “israelitas”, no podrían serlo sin embargo los descendientes de Jacob, pues estos ya sí eran “israelitas”…… pero teniendo todos, sin embargo, la condición de “antepasados” de Jesús. Con lo que resulta que mientras Abraham (anterior a Jacob) y por poner un ejemplo, sí podría figurar entre esos reyes, no lo podría hacer un personaje tan encumbrado como el rey David, pues era posterior a Jacob y por tanto “israelita” y, repito, los dos con la condición de “antepasados” de Jesús y que es el único requisito demandado en el citado Sal. 45:16. Por lo que el Sr. Olcese, ha dejado otro punto sin aclararnos…… con lo que continúa instalado en la mentira, al afirmar lo de los “buenos argumentos” que dice haber presentado a mis objeciones..

Otra cuestión que le he planteado en numerosas ocasiones (la última en el escrito aludido) y que tampoco nunca me ha podido aclarar, tiene que ver con el hecho de que esos “notables” del AT de ninguna manera pueden reinar al lado de Jesucristo como inmortales reyes y sacerdotes, pues en su inmensa mayoría no reúnen el requisito exigido en Rev. 20:4 para ostentar dicha condición y algo que explico, por ejemplo, en mi escrito del 15/03/16…… sin embargo, insisto en ello, ninguna de estas tres cuestiones mencionadas (ni ninguna otra, por supuesto), me ha sido aclarada por tan desnortado personaje; por lo que me reitero en lo de su completo estar posicionado en el ámbito de la mentira y circunstancia que denota con quién está alineado (Juan 8:44-15). Y como estamos hablando de un caradura de tomo y lomo, mentiroso hasta “las cachas”, me permito recabar la ayuda de los seguidores de dicho personaje, para ver si le “echan una manita” y, entre todos, consiguen encontrar algún video en que me hayan sido aclaradas dichas cuestiones por tan disparatado personaje; por otra parte y como prueba indudable de que miente más que habla, mantiene el más absoluto silencio acerca de mi continuado requerimiento en el sentido de que nos explique el hecho de mientras en el video del 20/04/13 nos afirmaba que las mujeres no pueden reinar al lado de Jesucristo, para cinco meses después (08/09/13) nos dijera totalmente lo contrario, eso es, que podían hacerlo…… no me negarán que, aparte de una actitud ladina y desvergonzada por dicho silencio, como ejercicio de “coherencia” en entendimiento escritural ¡la cosa no está nada mal!

Por otra parte ¿qué hay además, de esa “genial” interpretación que nos hizo dicho personaje del pasaje de Rev. 5:8-10 y amparada en la versión que daba del mismo, la RV 1960, como denunciaba un servidor “con pelos y señales” en mi escrito del 29/04/16 ya citado al inicio de este artículo? ¿Cómo nos lo interpreta ahora, que la RVA-2.015 ha corregido de forma totalmente contraria el sentido del mismo y cuestión que le señalaba también en el artículo, pero que contrario a lo que afirma en su correo no ha sido capaz de dar “argumento bueno” alguno para aclarar la situación? Por no hablar ya, de la disparatada enseñanza de los “millones, miles de millones” que tenían que reinar al lado de Jesucristo y que, de tan disparatada, no tuvo más remedio que a instancias de un servidor, retractarse de la misma y después de estar, no solo enseñándola, sino discutiéndomela por prácticamente tres años, algo que se puede constatar en mi escrito del 12/01/12…… por cierto, que el personal reconocimiento de lo falso de tan esperpéntica enseñanza, lo tienen ustedes “inmortalizado” en los minutos 10’55 y 16’45 de grabación en el video publicado en fecha 03/01/12 por el personaje en cuestión, al afirmar que él no sabe si ello es así y que la Biblia no dice nada al respecto.

Entonces y por continuar con el contenido de dicho correo, el que ha resultado ser una “piedra en el zapato” es un servidor para el Sr. Olcese, pues le he dejado en ridículo en tantos enfrentamientos como hemos tenido, pues en ninguno ha sido capaz de responder nada que pudiera poner en tela de juicio mis planteamientos…… más bien y como una vulgar “cotorra” se ha limitado a repetirse en el disparate perpetrado, pero sin contra argumentar a lo expuesto por un servidor. Pero como prueba de lo mentiroso que es el “personajillo” en cuestión y volviendo al tema de los “millones, miles de millones”, en mi escrito del 20/05/12 muestro como negó con contundencia el haber hecho semejante afirmación…… luego ¿por qué se rectificó cuatro meses antes a sí mismo, acerca de dicho entendimiento, si resulta que “nunca” se había pronunciado en dicho sentido? Luego lo dicho; una persona instalada permanentemente en la mentira y con todo lo que ello significa, eso es, de una total falta de criterio debido a su ignorancia extrema en temas escriturales y lo que le lleva a decirnos hoy una cosa, mañana la contraria y, pasado mañana, ni la una ni la otra sino toda la contraria y las tres, como “verdades” absolutas que le han sido “reveladas” al oído por el espíritu santo. Pero con todo, lo verdaderamente rocambolesco es cómo termina dicho correo y lo que nos devuelve a dicha parte final:

Sea humilde, amigo Armando, y admita que metió la mata hasta el fondo. Ser honesto y humilde lo ensalzará más que seguir refutando lo que no se puede refutar.”

¡¡Vamos, lo mismito que la “Madame de Pompadour” haciendo un canto a la virginidad!! Y es que ¿me podría señalar por ventura ese “intelecto” andante de la teología, en cuál afirmación un servidor ha “metido la pata”? Porque claro, no basta con el denunciar que uno ha cometido determinado error, sino que hay que señalar en qué sentido lo ha metido y algo que el Sr. Olcese queda claro que de ninguna manera puede hacer, pues de lo contrario ya lo habría hecho; por tanto, lo que resulta de todo esto es que es el personaje en cuestión y lejos de haber presentado “buenos argumentos” como mentirosamente afirma el que, impotente y frustrado en su congénita ignorancia en cuanto a conocimiento escritural, recula para no tener así que responder a cuestiones en las que es consciente de que está del todo equivocado…… en todo caso, lo más parecido al enfermo que se mea en la cama y se justifica diciendo que ha sudado mucho. Y si no es este el caso, lo tiene sencillísimo para responder a mis supuestamente errados planteamientos: que haga valer su supuesta condición de “ungido”, por tanto “guiado” por el espíritu santo y como constantemente nos ha intentado “vender”, pues esto es lo que de forma tan categórica como estrafalaria nos decía, por ejemplo, en un artículo fechado el 13/02/09 y bajo el título “¿Quiénes son los ungidos de Dios?”, en la siguiente y “despendolada” afirmación:

Yo soy un UNGIDO del Señor, y nadie debe o puede tocarme a mí, o a usted, si en verdad es un cristiano, sin tener luego que pagar un precio muy caro. Yo me considero un UNGIDO del Señor, y si usted no se considera así, entonces usted no ha entendido lo que significa ser un cristiano o un ungido.” (Negritas mías).

Disparatada afirmación y visto el “recorrido” de tan estrafalario personaje, solo comparable a esta otra anterior en el tiempo y publicada en esta ocasión el 29/03/08, en un artículo que llevaba el título “¡Todos los bautizados somos “Cristos”!”:

Ahora bien, “Ungidos con el Espíritu Santo” resalta otras bendiciones colaterales que Dios nos añade cuando nos entrega el Espíritu Santo, PERO LO MÁS IMPORTANTE ES QUE NOS GUÍA A LA VERDAD (Ver Juan 16:13). NADIE PUEDE SER GUIADO A LA VERDAD SIN EL ESPÍRITU OBRANDO EN ÉL.” (Negritas mías).

Observemos el detalle de que habla en primera persona y lo que significa que cree tener el espíritu santo operativo sobre él y que como “gilipollez” no está nada mal, a tenor de las “genialidades” publicadas hasta el momento y en las que no ha dicho una sola verdad, como no sea la fecha de publicación del artículo del que se trate; de hecho unos meses antes y en unos de sus primeros artículos, eso es, el 28/08/07 y en el colmo del “delírium tremens” del que es víctima el personaje en cuestión (ya desde un principio apuntaba “maneras” el hombre), publicó el tema “Consejos oportunos para miles de testigos de Jehová desanimados” y en donde hablando de la liberación que había supuesto para él, el salirse de dicha secta, hacía la siguiente y presuntuosa afirmación:

Al contrario, soy un hombre muy feliz y dichoso, ya que por fin tengo la libertad que no gozan ellos para escribir y tener mi sitio web donde puedo exponer mis creencias personales y mis “descubrimientos” bíblicos según me lo revela el Espíritu de Dios. Sólo el Espíritu de Dios nos guía a la verdad.” (Negritas mías).

Entonces se hace bueno en dicho personaje y a la vista de los resultados, aquél refrán español que dice “Dime de qué presumes y te diré de lo que careces”; y si ello es así, insisto en mi demanda: que haga uso de dicha “fuente” y no permita que un, a su entender, ignorante como yo y que además, no es teólogo, se le “suba a las barbas” y le esté obligando a “plegar velas” con esa vergonzante huida hacia delante en un “abandonar el campo” y ante la imposibilidad de ser capaz de responder algo mínimamente coherente a las cuestiones que, para no ir más lejos, le acabo de plantear en este mismo escrito…… y que nunca, me las ha podido responder. Pero si ello no es así, repito y ante la cobardía y desfachatez del personaje, que alguno de sus seguidores salga en su defensa y me muestre si ello es o no es, tal como yo lo estoy afirmando…… quedo a la espera.

Ya para concluir, hacer referencia a ese QEPD (que en paz descanse) con el que el Sr. Olcese cierra su correo, diciéndolo lo siguiente: servidor descansa siempre en paz, porque nadie puede decirme todo lo que yo le acabo de decir y demostrarlo como yo he hecho, porque aquí “el menda” no se corta un pelo para salir al quite de todo lo que se me plantea; en cambio dicho personaje, está constantemente puesto en entredicho por un servidor y por lo que no tiene más opción que encastillarse en sus disparatadas proposiciones, dando la callada por respuesta…… sin pensar que el problema no lo tiene conmigo, sino con Jehová Dios, que es el que no le permite entender las Escrituras debido a su arrogancia y altanería, siempre según palabras del Hijo de Dios, registradas en Luc. 10:21:

En aquella misma hora se llenó de gran gozo en el espíritu santo y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido cuidadosamente estas cosas de los sabios e intelectuales (estas son la ínfulas que se da dicho personaje) y las has revelado a los pequeñuelos (o “humildes”, eso es, a los que no presumimos de títulos para refrendar nuestras propuestas). Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti”.”(Acotaciones mías).

Pues eso…

Armando López Golart

¿Y DÓNDE EN LAS ESCRITURAS, SR. OLCESE, SE NOS HABLA ACERCA DE SI ESOS REYES DE REV. 21:24 SERÁN, O NO SERÁN, “ISRAELITAS”?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 29/04/2016 by Armando López Golart

images (1)Porque esta es la nueva cuestión que nos acaba de proponer ese indocto personaje que resulta ser Apologista Mario Olcese, en un nuevo despropósito (perdón, quería decir video) que bajo el título: “Porque no hará nada el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”, publicó el pasado día 20/04/16 y como respuesta a mi escrito del día anterior (19/04/16), en un intento más por defender lo indefendible y como es, en este caso, el que los reyes mencionados en el pasaje señalado en el titular de este escrito de ninguna manera pueden ser los llamados “notables del AT”, eso es, los Abraham, Moisés, Noé, Isaac, Isaías, etc. etc. etc. y precisamente por su supuesta condición de “israelitas”, cuando nada en la Biblia se nos dice al respecto.

Lo que ocurre es que esa “eminencia” intelectual que pretende ser Apologista Mario Olcese, alias “el teólogo”, continúa sin querer aceptar el claro mensaje del Sal. 45:16 (pues desbarata todas y cada una de sus “enseñanzas”) y que es muy concreto al señalar que a esos “antepasados” de Jesucristo que en el mismo se nos mencionan, es a los que éste nombrará como “príncipes” por toda la tierra (en todo caso, gobernantes reales) y no a otros; luego queda claro que por dicha indiscutible condición de ancestros del Hijo de Dios, solo esos personajes señalados pueden ser nombrados algo, bien sea reyes, príncipes, gobernantes, mamporreros o lo que sea, en la nueva tierra por venir…… de ahí que dicho personaje huya de ese Salmo como “alma que lleva el diablo” (nunca mejor empleado el símil), pues el tal desmonta toda su “filigranesca” estructura (entiéndase “chapuza”) para defender un planteamiento contrario al expuesto en el susodicho salmo. Porque el “teólogo” en cuestión y pasando olímpicamente del contenido de este, inicia la defensa de su ideario citando de otro, en este caso del Sal. 72:10-11, en dónde se lee como sigue y tomado de la versión LBLA:

Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo; 11 y póstrense ante él todos los reyes de la tierra; sírvanle todas las naciones.”

Pasaje este que como ya señalaba en mi anterior escrito, no hace más que ir en la misma línea de lo que se dice posteriormente en Rev. 21:24; sin embargo, de ahí saca ese desnortado personaje la rocambolesca idea de que, puesto que esos reyes mencionados eran de distintas naciones de la tierra, no podían ser “israelitas” y por lo que de ninguna manera podían prefigurar a los Abraham y compañía, pues según ese “non plus ultra” de la teología que afirma ser el “intelecto” en cuestión sí lo eran, Partiendo tan surrealista interpretación del salmo señalado, el Sr. Olcese ya presupone que esos reyes “de la tierra” citados en Rev. 21:24 tienen que ser “gentiles”…… y con lo que ya estamos ante dos errores de bulto cometidos por el “teólogo” en cuestión”: el primero, que ese Sal. 72:10-11 está sacado de su contexto ya que el mismo tenía como expreso destinatario al rey Salomón, pues estamos ante una petición que le hizo David a Jehová Dios con respecto de su hijo y sucesor al trono. Que ello es así, lo prueba el hecho de que el tal salmo inicia con la dedicatoria o leyenda: “Salmo a Salomón” o “Para Salomón”…… extremo este que queda confirmado al final del mismo, según el versículo 20 y que claramente nos muestra que estamos ante una petición del rey David, en favor de su sucesor Salomón y donde se lee como sigue:

Las oraciones (o peticiones a Dios) de David, hijo de Jesé, han terminado.” (Acotación mía).

Luego, repito, estamos ante una pésima aplicación del Sal. 72:10-11 y que ha sido descontextualizado por parte de ese “genio” de la teología que afirma ser el Sr. Olcese, que para tener la razón en sus planteamientos retuerce las Escrituras hasta el extremo y, como si un servidor fuera el “novato” que en su momento me acusó de ser, intenta colarme ese gol por “toda la escuadra”…… pero ni él podría subir tan alto, ni aquí “el menda” caer tan bajo; y es que la única aplicación futura del Sal. 72:10-11 con respecto de Jesucristo, solo podría ser en lo referente a que al igual que a su antepasado Salomón, reyes de poderosas y lejanas naciones llegarán hasta él para rendirle pleitesía, habida cuenta de que a día de hoy ya no existen esas naciones a las que se cita en dicho salmo. Pero es que a esa pésima aplicación, se le añade un brutal error de interpretación, al señalar que dado que esos reyes mencionados en el salmo y que prefiguraban a los señalados en Rev. 21:24, no eran israelitas, ello descarta a esos “notables del AT” como aquellos que subirán a rendir pleitesía al “rey de reyes” Jesucristo, pues Apologista presupone que ellos sí eran israelitas…… y con lo que estamos ante una nueva burrada de ese “intelecto” con patas.

Porque prescindiendo de que más adelante volvemos sobre este tema, de lo que ahora se trata es de si uno es “antepasado” de Jesucristo, pues solo esta condición determinará quiénes serán aquellos que reciban el nombramiento de “príncipes” y no de si estos son de ascendencia “israelita” o no…… requisito este, insisto, del que no se nos hace mención alguna en las Escrituras y por lo que es del todo irrelevante en este asunto. Es más: que ello es como lo afirmo, en el sentido de que no estamos más que ante una invención ridícula y disparatada de ese “Machu Picchu” de la teología y en su intento desesperado por tener la razón a toda costa aunque sea tergiversando la verdad escritural hasta el extremo y para beneficio propio, queda demostrado por el hecho de que, ajustándonos al estricto sentido del término, ni el mismísimo Jacob era “israelita” y término que solo significa “descendiente de Israel” (en su momento llamado Jacob); pues recordemos que su nombre no fue cambiado por Jehová Dios al de “Israel” sino hasta los casi cien años de edad (hay que tener en cuenta que dicho patriarca murió a los 147 años, según Gén. 47:28) y por lo que solo sus descendientes pudieron ser llamados “israelitas”…… luego desde su padre Isaac, hasta el bueno de Set y pasando por el patriarca Abraham, ahí habrá la tira de “personal” y que ninguno de ellos tenía la condición de “israelita”, por lo que bien podrían estar entre los reyes mencionados en Rev. 21:24 por su condición de “antepasados” de Jesús.

Por lo tanto y de ser bueno el surrealista planteamiento de Mario Olcese, resultaría que mientras sí podrían ser estos últimos los reyes mencionados en Rev. 21:24 por su condición de “no israelitas”, todos aquellos descendientes de Jacob y por el hecho de ser ya “israelitas” no podrían serlo, con lo que se eliminarían figuras tan relevantes en el registro bíblico, como el rey David, su sucesor Salomón, Moisés, Daniel y resto de los profetas, entre otros, de figurar entre dicha realeza; en contraposición, resulta que todos esos personajes, tanto los anteriores a Jacob, como los posteriores a este, todos son antepasados de Jesús y por lo que el Sr. Olcese nos tendría que aclarar algo al respecto, pues es difícil de entender que mientras medio árbol genealógico de Jesús sí pueda reinar en la tierra, el otro medio no pueda hacerlo, siendo como es que todos ellos son “antepasados” de este. Y es que más genuino antepasado de Jesucristo que el mismísimo rey David, el más grande rey de Israel, los hay pocos y, sin embargo, partiendo de esa disparatada teoría del “teólogo” Mario Olcese, resulta que se quedaría fuera del grupo de esos reyes de Rev. 21:24…… recordemos que a Jesús se le identifica bíblicamente como “el Hijo de David” (Mat. 21:9), por lo tanto preclaro “antepasado” de este. No obstante, insisto, según la esperpéntica teoría de ese “intelectual” que es Apologista Mario Olcese, mientras Abraham por no ser “israelita” sí se contaría entre esos reyes de Rev. 21:24, David se quedaría fuera de figurar entre esos reyes por sí ser “israelita”…… y siendo ambos, como son, destacadísimos antepasados del Hijo de Dios ¡no me negarán, que ya tiene “bemoles” el asunto!

Expuesto lo cual, es obvio que es del todo gratuita la afirmación que hace ese inepto personaje en el video señalado (m. 5’40 de grabación), en el sentido de que servidor no haga mención a dicho pasaje de Sal. 72:10-11 porque “va en mí contra”, cuando la realidad es totalmente la contraria y como acabo de demostrar…… además de que yo sí se interpretarlo y él no: porque si algo ha quedado claro en este asunto, es la completa incapacidad que tiene ese “genio” de la teología para sacar conclusiones correctas del contenido escritural. Pero la cosa no queda ahí, porque a continuación y para “reforzar” su teoría, pasa a explicarnos el significado del pasaje de Isa. 52:15 y con lo que la cosa se lía aún más, pues lo usa para intentar demostrar y acorde con lo señalado en el titular del video objeto de análisis, que Dios habría revelado a los profetas todo aquello que tenía que ver con la composición del reino de Dios, eso es, las especiales características de sus reyes, el tiempo de su duración, etc. y lo que es totalmente falso…… pero veamos dicho pasaje:

“…… ante él reyes cerrarán la boca, porque realmente verán lo que no se les había relatado y tendrán que dirigir su consideración, a lo que no habían oído.”

El Sr. Olcese empieza diciendo que esos reyes mencionados no tienen nada que ver con patriarcas o profetas (algo que niega tajantemente el Sal. 45:16), dado que estaríamos hablando de reyes de las naciones que desconocerían todo del propósito divino y lo que se topa de entrada con un pequeño “problemilla” del que ya le hablé en mi escrito y sin que se me haga la menor referencia a ello en el video de respuesta, que es el siguiente: el pasaje señalado de Isa. 52:15 nos sitúa ya dentro del reino de Dios y lógicamente, por lo dicho en ese pasaje, ante la primera visita de esos “reyes de la tierra” a esos gobernantes divinos…… el problema está, en que el Sr. Olcese no nos dice de dónde salen estos reyes, pues veamos qué es lo que se lee en Rev. 19:19-21:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella, el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás (esos “reyes de la tierra” y sus seguidores) fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos (lo que significa que no serán resucitados).” (Acotaciones mías).

Luego si todos los “reyes de la tierra”, eso es, procedentes de las naciones, son destruidos en la batalla final de Har-magedón, lo que queda claro es que no puede haber ninguno de esos “reyes de la tierra” entre los sobrevivientes de la “gran tribulación” (Rev. 7:14)…… máxime cuando resulta que en otra de las disparatadas “enseñanzas” de ese “entendido” personaje, se nos afirma que dichos sobrevivientes también reinarán junto a Cristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes. Obviamente al Sr. Olcese, “súmmum” de la teología donde los haya, se le pasa por alto el “pequeño” detalle de que para poder reinar con Cristo en la condición señalada, es necesario participar de la llamada “primera” resurrección (Rev. 20:6), cosa que dichos sobrevivientes y como la misma palabra indica, no pueden hacerlo de manera alguna pues no han muerto, sino que pasan con vida al reino de Dios; en todo caso, la pregunta que nos tendría que responder el Sr. Olcese es ¿de dónde, entonces, salen esos reyes de Isa. 52:15 y que nada tienen que ver con aquellos que gobiernan al lado de Cristo en su condición de Hijos de Dios, por tanto hermanos de Jesucristo?

Pregunta que genera una derivada y que habiéndosela citado un servidor en mí escrito al que está respondiendo dicho personaje, resulta que la ha ignorado totalmente y como suele hacer con aquellos asuntos a los que no puede responder, porque veamos: si por una parte, los “notables” del AT no pueden ser esos reyes de Rev. 21:24 y según nos afirma con vehemencia el Sr. Olcese, pero por la otra, no reúnen y como tantas veces se ha demostrado en este blog (ver, por ejemplo, nuestro artículo del 16/10/14), el requisito exigido en Rev. 20:4, eso es, el de haber muerto violentamente en defensa de su fe para poder reinar al lado de Jesucristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes ¿en dónde puñetas nos coloca a dichos “notables”, esa “enciclopedia” andante de la teología que cree ser tan desnortado personaje?

Porque recordemos que de otra de sus “geniales” enseñanzas, señalada en el mismo artículo al que responde y de la que tampoco me dice nada, tiene que ver con el que partiendo de un nefasto entendimiento del pasaje de Juan 5:28-29, nos explica que hay una primera resurrección “de vida” al inicio del milenio (Rev. 20:6) y de la que salen aquellos que reinarán al lado de Jesucristo como inmortales reyes y sacerdotes, mientras que hay una segunda al término de los mil años, para “juicio” y destrucción eterna de los que participen de ella…… por lo que repito la pregunta: si esos “notables” del AT no pueden participar de la primera por no reunir los requisitos exigidos en Rev. 20:4, pero tampoco pueden hacerlo en la segunda para juicio y destrucción eterna de los impíos, pues estamos hablando de personas que murieron en el favor de Dios ¿en dónde nos los mete el Sr. Olcese? ¿En esa segunda para destrucción eterna de los impíos cuando, insisto, resulta que fueron personas fieles…… o al menos así son consideradas, en el capítulo once de la carta “A los Hebreos”? ¿O cómo es la cosa, Sr. Olcese?

Sin embargo y en una nueva demostración de su “sagacidad” teologal, vean ahora la interpretación que nos hace del pasaje de Hech. 3:20-21 en un intento de probar que esos notables del AT sí conocían todo sobre el reino de Dios y por lo que de ninguna manera pueden ser esos “reyes de la tierra” de Rev. 21:24, que se asombrarán ante lo que “nunca les fue contado y entenderán lo que jamás habían oído”; pero veamos el pasaje en cuestión y cómo nos lo interpreta ese “adalid” de la interpretación escritural:

“…… y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.”

Noten que he cargado el acento en la expresión “todas”, pues eso es lo que hace el Sr. Olcese en el video objeto de análisis, además de explicarnos que ello significa que no habló Dios a esos profetas “de unas sí y de otras no” sino que se lo dijo “todo, todito, todo” acerca del reino de Dios y por lo que dichos profetas no podían manifestar sorpresa alguna, pues estarían al tanto hasta del más mínimo detalle de todo lo concerniente al reino de Dios (al menos eso, es lo que nos pretende “vender” el “teólogo” en cuestión)…… por lo cual, esos “reyes de la tierra” de Rev. 21:24 en modo alguno pueden ser los “notables” del AT pues, insisto en ello, estos supuestamente ya estaban “al loro” en su tiempo, de todo lo por acontecer en el reino de Dios y por lo que no habría lugar para sorpresa alguna. Pero como primera objeción a tal afirmación, permítanme señalar que lo que tenía que ser “restaurado” eran aquellas cosas que Dios “habló por medio” de sus profetas y no de aquellas de las que no habló a los mismos…… y en el bien entendido de que Jehová Dios no tenía por qué explicarles todo Su Plan, sino simplemente aquello que era necesario para el adelanto del mismo y que siempre es lo que ha hecho Este; ejemplo de ello, lo tenemos en siguiente revelador pasaje y tomado de la versión PDT:

Los apóstoles estaban reunidos con Jesús y le preguntaron: “Señor, ¿le vas a devolver ahora el reino a Israel?” 7 Jesús les contestó: “El Padre es el único que tiene la autoridad de decidir las horas o las fechas. A ustedes no les corresponde saberlo.” (Hech. 1:6-7).

Es más, había información que desconocía hasta el propio Hijo de Dios y como queda claro en el pasaje de Mat. 24:36; pero en todo caso, lo que nos demuestra la pregunta de los apóstoles era que desconocían dicha información, lo que significa que esta no estaba contenida en los relatos proféticos que estaban a su alcance y lo que significa a su vez, que también era desconocida por los escritores de dichos relatos, eso es, de los profetas…… lo que significa y contrario a lo afirmado por Apologista Mario Olcese, alias “el mentiroso”, que a dichos profetas no se les había dicho todo, sino solo lo necesario para el desarrollo del Plan Divino y como un servidor señala. Tanto es ello así, que una persona tan prominente como el apóstol Pablo desconocía mucha información; pues a tenor de lo que se lee en el pasaje de 1 Tes. 4:15-17, tal parece que este colocó el regreso de Jesucristo y por tanto, la instauración del reino de Dios, en sus tiempos…… ¡y casi 2.000 años nos contemplan sin que nada de esto haya sucedido! Pero veámoslo:

Porque esto les decimos por palabra de Jehová: que nosotros (obviamente, él y sus contemporáneos) los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor, no precederemos de ninguna manera a los que se han dormido en la muerte; 16 porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero. 17 Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire; y así siempre estaremos con el Señor.” (Acotación mía).

En otro orden de cosas y como prueba de que Apologista no tiene ni la más remota idea de la salvajada que ha planteado, está el hecho de que es el propio pasaje de Hech. 3:20-21 el que resalta que lo que Dios habló a esos profetas, tenía que ver con aquello que tenía que ser “restaurado” y en clara referencia a cosas que ya existían en Su boceto original antes del pecado…… y dado que la inmortalidad no existía en el jardín de Edén, esta no podía por tanto ser “restaurada”, eso es, que de ello no pudo hablar Jehová Dios a esos profetas y por lo tanto, cuestión que estos desconocían por completo. Como también desconocían que en un futuro lejano habría una resurrección especial y no contemplada en lo que conocemos como el AT, pues los judíos y partiendo de los escritos que tenían a su alcance, solo conocían de una para el general de los muertos y como claramente se deduce de la respuesta de la hermana de Lázaro a Jesús:

Jesús le dijo: “Tu hermano se levantará”. 24 Marta le dijo: “Yo sé que se levantará en la resurrección en el último día.” (Juan 11:24).

Lo que significa que a los profetas tampoco les fue explicado nada acerca de otra resurrección distinta de la que esperaban, puesto que no lo pusieron por escrito, pues de lo contrario los judíos sabrían de ello y este no era el caso, como acabamos de ver…… y “primera” resurrección, en la que hombres serán elevados a la condición de Hijos de Dios y dotados de la inmortalidad, algo de lo que nos enteramos por medio del apóstol Pablo y no por medio de los profetas “de tiempo antiguo” (1 Cor. 15:53-54). También nos enteramos, por medio de la Revelación o Apocalipsis y no por medio de los “profetas de tiempo antiguo”, que el tiempo para llevar a cabo la restauración anunciada tendría una duración de mil años (Rev. 20:4) y algo que, lógicamente, desconocían dichos profetas al ser anteriores a la aparición de dicha porción escritural…… de hecho, solo se tuvo un conocimiento total y completo del Plan Divino de Redención, después de ser escrito el Apocalipsis o Revelación.

Luego queda claro que a la afirmación hecha por el Sr. Olcese, en el sentido de que esos “profetas de tiempo antiguo” habían sido puestos en antecedentes de todo lo que envolvía al reino de Dios, no es más que una burda mentira salida de una mente esquizofrénica que hace lo que sea para tener la razón y alimentada por un ego solo comparable con el orgullo, altanería y soberbia que adornan a ese “humilde servidor”, pues así se define el personaje en el video del que les estoy hablando (¡vamos: “igualico” a la Pompadour dando clases de virginidad!) y que le impiden reconocer que está totalmente equivocado. Pero es que no solo está equivocado es esto que les acabo de explicar, sino en todas las “enseñanzas” que ha publicado ese “Jaimito” de la teología; en la única que no está equivocado, es en aquella que tiene que ver con si las mujeres pueden reinar en el reino de Dios o no…… y ello porque nos ha dicho las dos cosas a la vez: en un video publicado el 20/04/13 y dirigido a los Testigos de Jehová, afirmaba categóricamente que no podían hacerlo, mientras que en un video posterior y dirigido a un servidor en fecha 08/09/13, decía exactamente todo lo contrario, eso es, que sí podían hacerlo…… ¡eso es lo que se llama “asegurar el tiro” y lo demás con puñetas! Y es que al Sr. Olcese le ocurre lo mismo que a los relojes parados, que con todo y estar parados, resultan ser los más precisos del mundo: cada día dan dos veces la hora exacta.

Sin embargo y ante tan flagrante contradicción en una persona que afirma ser un Hijo de Dios (un puro payaso es lo que es) y estar guiada por el espíritu santo (para ver lo que afirma de sí mismo, lean nuestro escrito del 22/10/15), lo único que hace es dar la callada por respuesta a mis claras objeciones, como en tantas y tantas ocasiones ha hecho…… tal es la condición moral de ese esperpento intelectual, incapaz de un mínimo razonamiento lógico y por sencillo que este sea, pues veamos otra de sus genialidades: en un artículo publicado el 27/10/11 y titulado “¿Está el Cuerpo de Cristo, compuesto por tan solo 144,000 personas?” hablando de aquellos que habrían sido “redimidos”, nos hace la siguiente afirmación y transcrita tal cual:

Incluso los 4 seres vivientes y los 24 ancianos fueron redimidos por la sangre de Cristo, se ven antes en Apocalipsis 5:8,9, que dice:
“Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, Y CON TU SANGRE nos has REDIMIDO para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.”
¿Podrían ser estos 24 ancianos, los 12 apóstoles y las 12 cabezas de las tribus de Israel? Es posible!” (Negritas mías).

Para llegar a tan disparatada conclusión, vean que se apoya en el pasaje de Rev. 5:8-9 tomado de la RV 1960 en donde como ven, los supuestos “redimidos” por la sangre de Cristo son esos cuatro “seres vivientes” y los 24 “ancianos”; ahora bien, veamos dicho pasaje leído hasta el versículo 10:

Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra.”

Tres días después de publicado dicho escrito, eso es, el 30/10/11 y titulado “Rev. 5:8:10…… y Apologista Mario Olcese”, servidor le “saltaba a la yugular” diciendo que lo que había publicado era una auténtica salvajada pues, en primer lugar, ninguna versión bíblica vertía dicho pasaje en esa línea y, en segundo lugar, que esa forma de verter el mismo contradecía totalmente el entero contexto escritural y polémica que hemos mantenido hasta el día de hoy; sin embargo, hete aquí y ahí está lo sabroso del asunto, que en el pasado año 2.015 la RV publicó una versión actualizada, la RVA-2.015, en donde dicho pasaje era rectificado y ajustado a lo que decían las restantes versiones bíblicas, incluida la tan denostada por el Sr. Olcese TNM de los Testigos de Jehová…… y así se vertía dicho pasaje de Rev. 5:8-10, en esa versión ya actualizada de la RV:

Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Ellos (los cuatro “seres vivientes” y los 24 “ancianos”) entonaban un cántico nuevo, diciendo: “¡Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos! Porque tú fuiste inmolado y con tu sangre has redimido (a otros, no ha ellos) para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación. 10 Tú los has constituido (a otros, no a ellos) en un reino y sacerdotes para nuestro Dios y reinarán (otros, no ellos) sobre la tierra”.” (Acotaciones mías).

La pregunta, entonces, es la siguiente ¿qué va a hacer ahora el “teólogo” en cuestión? ¿Rectificar dicha “enseñanza” o continuar manteniéndola, cuando es obvio que se apoyó para sostenerla en un pasaje a todas luces incorrectamente vertido en la RV 1960? Porque si la rectifica y que tendría que hacerlo públicamente, le dará la razón a un servidor y que a los tres días de publicar semejante disparate, ya se lo había rebatido…… y si no lo hace, quedará clara mi afirmación en el sentido de que para tener la razón y no dar su brazo a torcer, subvierte lo que haya que subvertir, como es el apoyarse en una porción bíblica que no se ajustaba al contexto escritural y lo que es peor: que con toda su “sapiencia” teologal, nunca se dio cuenta de ello…… por lo que ¡vaya chapuza de teólogo!

No obstante, lo que me malicio y conociendo al “morlaco” como lo conozco, es que no dirá “ni pio” sobre el particular, esperando que la tormenta “escampe” y por aquello de que “el tiempo todo lo cubre”; mientras tanto, continuará afirmando que soy yo el que nunca le puede desmontar planteamiento alguno, aunque la realidad que muestra la hemeroteca contradiga dicha afirmación. Y si ello no es así, que nos muestre algún video en el que me rebata claramente, por ejemplo, alguna de las cuestiones que le planteo en este escrito y desde hace ya mucho tiempo…… ¡a que no, Sr. Olcese!

Armando López Golart