LA “COSA”…… COMO QUE PODRÍA ESTAR MÁS CERCA DE LO QUE ALGUNOS CREEN ¿NO?

Hará poco más de medio año, para ser un poco más concretos el 7 de Septiembre de 2017, se publicaba en este blog nuestro último artículo titulado “Empezamos la cuenta atrás…” y ello, en clara referencia a los acontecimientos que derivarán en los últimos siete años del mundo tal como lo conocemos actualmente. Pero antes de continuar, permítannos el excusar tan prolongada ausencia de artículos en esta página y que tiene que ver con algo tan sencillo como entendible: a nuestra edad ya no estamos para muchos “trotes”, pues no solo nos cuesta centrar las ideas, sino el retenerlas y lo que es más importante, el poder desarrollarlas con un mínimo de coherencia en el momento de trasladarlas a la página escrita; pequeño “defectillo” que seguramente podrán comprobar si siguen leyendo y razón por la que este artículo será muy corto. Pero es que además, lo único que pretendemos (ya solo a eso llegamos y no con poco esfuerzo) es el transmitirles una simple idea y que, cada cual, la desarrolle según su buen criterio o, como diría nuestro buen amigo el castizo, “a quién Dios se la dé, San Pedro se la bendiga”.

Pero continuando con el tema que nos ocupa, esto es, la presunta cercanía a la que hacemos referencia en el titular de este escrito sobre la que presuntamente será la última semana de años que cerrarán el capítulo del mundo tal como lo conocemos y, entrando con ello, a lo que identificamos como el Reino de mil años Dios (o “milenio”), es de obligado cumplimiento el detenernos en un fecha que desde hace cierto tiempo está dando mucho que hablar en los mentideros religiosos: el 14 de Mayo de 2018 y fecha  que ya tenemos a la vuelta de la esquina; ahora bien: ¿por qué se convierte dicha fecha en un referente de la actualidad religiosa? Sencillamente, porque en la tal se cumplen los 70 años del restablecimiento de Israel como nación reconocida en el ámbito mundial y lo que nos lleva, inevitablemente, a considerar un pasaje bíblico del todo relevante en este asunto:

En sí mismos los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son ochenta años, sin embargo su insistencia está en penoso afán y cosas perjudiciales. Porque tienen que pasar rápidamente y volamos.” (Sal. 90:10).

Partiendo de ahí, es fácil deducir que la vida de aquello a lo que denominamos como “una generación” quedaría limitada, más o menos, a unos 70 años. Es cierto, en todo caso, que actualmente la esperanza de vida en los países más desarrollados gira entorno a los 80 años, merced a los avances científicos en el ámbito de la medicina y a las sustanciales mejoras en la alimentación del “personal”, circunstancias estas que ya parecen dejarse traslucir en el mismo pasaje que acabamos de leer al concedérsele 10 años más a la duración de una “generación”; en cualquier caso, lo que queda constatado bíblicamente es que el cómputo general de la vida de un ser humano queda tasada en esos 70 años y es desde ahí, obviamente, de donde tenemos que partir para hacer nuestras cuentas y asunto focal de la cuestión que nos ocupa. Porque notemos las siguientes palabras de Jesús pronunciadas en un contexto de denuncia a la rebelde nación de Israel, personificada en ese momento en su capital Jerusalén:

En verdad les digo, que de ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas.” (Mat. 24:34).

Eso es, todas las cosas que tenían que ocurrirle como castigo por su rebeldía al pueblo judío y que culminaría la tal, con el mismísimo asesinato del Hijo de Dios colgado de un madero como un vulgar criminal por la decisión de Poncio Pilatos, pero instigada tal decisión por los propios miembros del Sanedrín judío…… incluido, por supuesto, el momento de su glorioso retorno a la tierra. Sin embargo, el punto álgido de la cuestión gira en torno al hecho de que cuando Jesús fue crucificado tenía 33 años y que fue 37 años más tarde (en 70 E.C.) y en cumplimiento de su propia profecía, cuando Jerusalén fue efectivamente desolada por las legiones romanas bajo el mando del general romano Tito y por lo que, obviamente, estaríamos hablando en ese caso de una “generación” de 70 años y lo que avala la idea de que una generación, siempre desde el punto de vista bíblico y que es el patrón al que debemos ceñirnos, se reduce a esos 70 años citados.

Todo considerado, volvamos de nuevo a la fecha señalada del 14 de Mayo del año en curso en donde Israel cumple, insistimos en la idea, 70 años desde su renacimiento de nuevo como nación y, por supuesto, de lo que podemos esperar a partir de ese momento; quede claro que con ello no pretendemos elucubrar sobre acontecimientos futuros, sino más bien el desarrollar un argumentario razonable en el que nos podamos apoyar (más o menos) para conocer por dónde “nos soplará el viento” a partir de la fecha mencionada. Porque la hipótesis más razonable (día arriba, día abajo) es la de que en ese momento empezar a correr la “semana setenta” de Daniel y última del mundo tal como lo conocemos:

Hay setenta semanas que han sido determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión, para acabar con el pecado, para hacer expiación por el error, para introducir la justicia para tiempos indefinidos, para imprimir un sello sobre visión y profeta y, para ungir el Santo de los Santos. 25Y debes saber y tener la perspicacia que desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas (notemos que 7 más 62 suman 69 y por lo que nos falta una para el cómputo de 70). Ella volverá y será realmente reedificada, con plaza pública y foso, pero en los aprietos de los tiempos. Y después de las sesenta y dos semanas Mesías será cortado, con nada para sí.

Y a la ciudad y al lugar santo el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta el fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones. 27Y él (el “caudillo” señalado y no el Mesías) tiene que mantener el pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva.” (Dan. 9:26-27). (Acotaciones nuestras).

El hecho de que se nos fraccione el tiempo, eso es, 7 semanas, seguida por 62 semanas y finalmente 1 semana, significa que no se nos habla de períodos de tiempo correlativos, sino espaciados en la corriente del mismo. Notemos también en este relato, que el que tenía que causar la ruina de Jerusalén era el pueblo de un caudillo “que viene”, eso es, que el citado personaje aún está por aparecer y cuya presencia se prevé para un futuro más bien inmediato a tenor de los acontecimientos que estamos viviendo y al que identificamos como “el anticristo”; en todo caso, resultará ser el detonante que propiciará el inicio de la semana mencionada en la profecía de Daniel y de ahí, la necesidad de estar alerta para saber dónde nos encontramos situados en la corriente de los tiempos.

Entonces se nos plantea la siguiente cuestión: ¿empieza la semana de años referida por el profeta, el próximo 14 de Mayo del año en curso? Para poder dar respuesta a tal pregunta, tendríamos que plantearnos una simple ecuación: si como hemos mencionado, una “generación” está delimitado por esos 70 años preceptivos y le sumamos esos siete años proféticos, subdivididos entre los tres y medio para la gran predicación anunciada por Jesús (Mat. 24:14) y tres y medio para la “gran tribulación” que le acaecerá a aquellos que no hayan hecho caso de la advertencia recibida, nos encontraríamos con una generación de 77 años, pero aún dentro de lo señalado en el Sal. 90:10, que recordemos, nos habla de una generación que en parte bien podría rondar los 80 años.

Partiendo de lo considerado y si no estamos equivocados en nuestra percepción de las cosas, nos estaríamos acercando a una fecha clave en el devenir del ser humano sobre la tierra y lo que nos advierte de la necesidad de tomar medidas; y siendo la primera de ellas y en orden de importancia, la de informarse adecuadamente de “cómo está el percal”, como diría nuestro amigo el castizo y no se nos coja como se dice en el refranero popular español con “todo lo más caliente, aún en el fregadero”, que traducido al “cristiano” significa, con los deberes aún por hacer. Y sin ánimo de querer incordiar, nos permitimos señalar que estamos a menos de un mes de ese 14 de Mayo señalado.

MABEL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: