Archivo para marzo, 2017

EL “REINO DE DIOS”: ¿UNA BENDICIÓN…… O UN TIEMPO AL CUAL TEMER?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 28/03/2017 by Armando López Golart

Pues eso depende de con quién “se junte” usted que nos lee, eso es, a quién se cree, pues hay algunos autores bíblicos (generalmente teólogos) que tienen una visión del reino de Dios por venir, muy alejada de la realidad; aunque en primer lugar y para situarnos, deberíamos saber que hay que entender por eso del “reino de Dios” y lo que nos lleva a uno de los primeros lugares en donde las Escrituras nos hablan del mismo, que en este caso encontramos en Dan. 2:44 y en donde se lee como sigue:

Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.”

Tan es eso así, que cuando Jesús estuvo aquí en la tierra él mismo fue el que nos explicó la razón primaria de su venida y cuestión que tenemos reflejada en el evangelio de Lucas, capítulo 4 y versículo 43:

Pero él les dijo: “También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado”. 44 Por consiguiente, iba predicando en las sinagogas de Judea.”

Volviendo al pasaje de Daniel y por aquello de enfatizar la cuestión, lo que en el mismo se nos dice es que está en perspectiva sobre la tierra la instalación de un reino de origen divino, que aniquilará a los de hechura humana ya existentes (sean estos, democracias, repúblicas, dictaduras, teocracias, etc.) y cuya labor será el restaurar sobre la tierra las condiciones paradisíacas que existían en el llamado “jardín de Edén” (Gén. 2:15) y de las que disfrutaron nuestros primeros padres, Adán y Eva…… condiciones estas que (y no es por señalar), los gobiernos humanos que tenemos no pueden restablecer. Y estaríamos hablando de cosas tales como de una vida sin fin, pues allí no existía la muerte, ni las enfermedades, ni violencia alguna que pusiera en peligro la vida de uno, ni la contaminación medioambiental, ni ninguna de las grandes carencias que se ciernen sobre la humanidad en nuestros días y que amenazan al vida de millones de personas, como pudieran ser la falta de agua y comida, por ejemplo; sin embargo y de forma esperanzadora, esto es lo que leemos en Hech. 2:20-21:

“… y para que él (Jehová Dios) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Acotación nuestra).

De entrada y por aquello de desarrollar el pasaje, lo que se nos dice en el mismo es que con el regreso de Jesucristo a la tierra y cosa que está al caer, se producirá la restauración de “todas las cosas”, eso es, de las cosas tal como estaban en tiempos de Adán y Eva antes del pecado y cuya perspectiva, recordemos, era la de vivir eternamente en un entorno de paz y felicidad y espacio medioambiental que en las Escrituras recibe el nombre de “paraíso” (Gén. 1:27-29); recordemos al respecto, lo que un Jesús moribundo y apuntando a un futuro en el cual él reinaría sobre la tierra, le prometió a uno de los delincuentes que agonizaba a su lado y que fue esto :

Y pasó a decir: “Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino”. 43 Y él le dijo: “Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso.” (Luc. 23:42-43).

Hay que destacar en este pasaje lo consustancial de los términos “reino” y “paraíso”, lo que denota la existencia de una relación causa/efecto entre ambas expresiones: el reino de Dios sería el causante de la existencia de un paraíso en la tierra, que rememoraría al que había existido en un principio y que se perdió por el pecado de nuestros primeros padres. Sin embargo y como ya hemos señalado, no faltan aquellos “entendidos” en la materia que nos niegan la mayor (y de esto es de lo que va la cosa hoy), o sea, que de esa supuesta existencia de un “paraíso” en el reino de mil años de Dios, nada de nada, pues según nos afirman dichos “expertos” dentro de ese período de tiempo continuarán existiendo la muerte, las enfermedades, la violencia, los delincuentes (más o menos como hoy) y por lo que la humanidad tendrá que ser tratada como con “vara de hierro” por parte del citado gobierno entrante para mantener el orden y la calma entre el “populacho” y ello, en una más que delirante interpretación del Sal. 2:9…… en cualquier caso, que estaríamos hablando de una forma de gobierno de singular dureza y algo que no cuadra con lo que del mismo se nos dice en las Escrituras, por mucho que se empeñen algunos de esos “ingenieros” de la teología en proponernos semejante situación.

Entre estos “number one” de las ciencias teológicas , fulgura con luz propia un desnortado personaje que responde al nombre de Apologista Mario Olcese (afirma ser “teólogo”) y cuya esperpéntica visión de lo que será el paraíso del reino de Dios en la tierra, pueden encontrarla en uno de sus últimos videos (16/03/17) titulado: “El paraíso de la Watchtower, será el más inseguro de todas las épocas por causa de la multitud impía” y en donde nos da su particular “lección magistral” acerca de lo que ocurrirá dentro de dicho período de tiempo…… excusamos decir, que nosotros no hablamos del reino de Dios predicado por los Testigos de Jehová y que es a lo que hace referencia el autor en cuestión, sino de lo que dicen las Escrituras acerca del mismo y que, a menos que alguien demuestre lo contrario y lo sabemos por experiencia personal debido a nuestros largos años de militancia en dicha secta, es totalmente coincidente con el que predican esos señores; por ejemplo y volviendo al “teólogo” citado, vemos que mientras dicho personaje en el video señalado dirige el foco de su atención a la violencia que reinará dentro de dicho espacio de tiempo y, según dice, debido a la “abundancia de delincuentes y malhechores” que morarán en el mismo durante ese tiempo, lo que se nos dice en la Biblia al respecto es lo siguiente:

Porque los malhechores mismos serán cortados, pero los que esperan en Jehová son los que poseerán la tierra. 10 Y solo un poco más de tiempo y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar y él no será (eso es, que uno buscará una persona malvada y no la encontrará). 11 Pero los mansos mismos (no los malhechores ni delincuentes) poseerán la tierra y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Sal. 37:9-11). (Acotaciones nuestras).

Por lo que “la primera en la frente” y como se suele decir, pues difícilmente podrá existir en el reino de Dios violencia alguna, si a los que la promueven ya no se les permitirá siquiera la entrada en el mismo; más bien lo que existirá dentro de los límites de dicho período temporal y contrario a lo que da a entender tan disparatado personaje, es esto otro:

Pero hay nuevos cielos y una nueva tierra (se nos está hablando del reino de Dios) que esperamos según su promesa y, en estos, la justicia habrá de morar (por lo que no pueden haber delincuentes en dicho tiempo).” (2 Ped. 3:13). (Acotaciones nuestras).

Por otra parte, lo que se nos dice en las Escrituras acerca de quiénes son los que entrarán en dicho reino, es totalmente contrario a lo que nos afirma el personaje señalado y algo que podemos comprobar, leyendo Rev. 7:13-17:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación (eso es, que sobreviviendo a esta, acceden directamente al reino de Dios) y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero (eso es, que han ejercido fe en su sacrificio de rescate). 15 Por eso están delante del trono de Dios y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”.” (Acotaciones nuestras).

Luego leído lo leído, lo menos que se puede pensar de esos “sobrevivientes” es que sean malhechores impenitentes que puedan perturbar la paz en el citado reino y que es lo que nos plantea ese “genio” de la teología que dice ser Apologista Mario Olcese; es cierto que alguien podría objetar que tenemos una variante que también hay que tener en cuenta y que es la resurrección de los muertos y de la que saldrá de todo: buenos, malos y regulares…… eso es, que nos saldrán personajes como Abraham, David, Jacob y compañía, pero también pandilleros de la banda a Al Capone y por aquello de decir algo. Pero eso tampoco será problema, pues esos delincuentes del pasado y resucitados ya sin la carga del pecado, tendrán la oportunidad de enderezar sus vidas en un entorno favorable y en el que se enseñará a las gentes de toda condición, nuevas instrucciones divinas por medio de los llamados “nuevos rollos” de los que se nos habla en Rev. 20:12 y con la destrucción eterna en mira e inmediata, para aquellos que las pasen por alto de forma contumaz; de hecho, esto es lo que se nos quiere explicar en el Sal. 37:10:

Y solo un poco más de tiempo y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar y él no será.”

Dicho de otra manera, que dentro del reino de Dios uno verá hoy a una persona resucitada de no muy muy buenos “andares” y dispuesta a causar disturbio y al día siguiente, la buscará, pero ya no la hallara: sencillamente, habrá sido eliminada para que la paz no sea perturbada.

Pero claro, para que esto ocurra, tendría que haber de por medio una resurrección y por lo que la cosa va empeorando, pues resulta que el personaje aludido y en el mismo video, nos sale por “peteneras” al afirmar que no hay ningún texto en las Escrituras que hable de una resurrección a ocurrir dentro del reino de Dios. Como pueden comprobar, de nuevo una nueva y descomunal “metedura de pata”, propia de un indocumentado en temas bíblicos y que nos habla de la “capacidad” teológica del personaje en cuestión; porque resulta que sí existe un pasaje que nos habla de esa futura resurrección y que encontramos en Rev. 20:11-15, donde se lee como sigue:

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él (momento en que Jesucristo empieza a reinar en la tierra por espacio de mil años). De delante de él huyeron la tierra y el cielo y no se halló lugar para ellos. 12 Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono y se abrieron rollos. Pero se abrió otro rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus hechos. 13 Y el mar entregó los muertos que había en él y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos (es obvio que de lo que aquí se nos habla es de una resurrección en toda regla, sino…… ¡que alguien nos explique qué puñetas se nos quiere decir en este verso 13!) y fueron juzgados individualmente según sus hechos. 14 Y la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego. 15 Además, cualquiera a quien no se halló escrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego.” (Acotaciones nuestras).

Es inapelable entonces y a la luz de lo leído, que tenemos que estar hablando de una resurrección a producirse durante el reinado de mil años de Jesucristo en la tierra, pues solo pueden ser juzgadas por “sus hechos” personas que estén vivas; por lo tanto, insistimos en ello, estaríamos hablando de una resurrección dentro del período milenial y diga lo que diga Apologista Mario Olcese. Tengamos en cuenta, por otra parte, que lo que cierra ese espacio de tiempo de mil años del reino de Dios, es la suelta de Satanás y en lo que se ha dado en llamar “la prueba final”, relato que en las Escrituras se nos expone de la siguiente manera:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos es como la arena del mar. 9 Y avanzaron sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró (a todos esos rebeldes impenitentes y en lo que significa su destrucción eterna). 10 Y el Diablo que los estaba extraviando fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde ya estaban tanto la bestia salvaje como el falso profeta; y serán atormentados día y noche para siempre jamás.” (Rev. 20:7-10). (Acotación nuestra).

Luego lo que parece quedar claro del pasaje considerado, es que después de ese acontecimiento ya no existirá ni la muerte y por lo que se hace innecesaria la resurrección como tal, pues los que no hayan superado la prueba serán destruidos eternamente, mientras que aquellos que sí lo hayan hecho, continuarán viviendo eternamente; y con lo que tendremos que concluir, razonablemente, que la resurrección de los muertos y contrario a lo que nos cuenta el indocumentado de Apologista Mario Olcese, solo se puede producir durante el gobierno milenario del reino de Dios…… eso es, ni antes de ser establecido dicho período, ni después de que este haya finalizado. Ello, junto con la restauración mencionada en Hech. 3:20-21 y de la que hemos hablado al inicio de este escrito, hacen del período milenario ya cada día más cercano, el tiempo más maravilloso que habrá vivido jamás el ser humano y no como dice el disparatado personaje mencionado, el tiempo “más inseguro de todas las épocas” a causa de la maldad que existirá en el mismo…… ¡y es que ya hay que ser animal, para decir esto!

Todo considerado, tenemos que concluir que no solo estamos ante un analfabeto integral en cuestiones bíblicas, sino ante un perfecto ignorante que no tiene ni la más mínima capacidad para entender aquello que lee y por lo que con sus absurdas conclusiones, engaña a todos aquellos que, incomprensiblemente, aún siguen visionando sus videos y encima felicitándolo por tan “preciosas enseñanzas” y haciendo bueno aquello de que “en el país de los ciegos, el tuerto es rey”…… ¡¡y menos mal, que el personaje afirma estar “diplomado” en ingeniería y teología!! Circunstancia esta que nos obliga a plantearnos la siguiente cuestión y ello sin ánimo de ofender, claro…… pero ¿en qué “mercadillo”, compró dichos diplomas?

MABEL

¡CUANDO EL RIO SUENA…

Posted in Uncategorized with tags , , , on 22/03/2017 by Armando López Golart

“… agua o piedra lleva!” Así decían nuestros abuelos, tan acostumbrados ellos a establecer resultados mediante refranes, siempre partiendo de señales concretas y contrastadas en el tiempo; nada, por otra parte, distinto a lo que señaló Jesús a los incrédulos fariseos que se confabulaban constantemente contra él, en su pretendido intento de eliminarlo:

Aquí se le acercaron los fariseos y saduceos y, para tentarlo, le pidieron que les mostrara alguna señal del cielo. 2 En respuesta, él les dijo: “Al anochecer ustedes acostumbran decir: “Habrá buen tiempo, porque el cielo está rojo encendido”; 3 y a la mañana: “Hoy habrá tiempo invernal y lluvioso, porque el cielo está rojo encendido, pero de aspecto sombrío”. Saben interpretar la apariencia del cielo, pero las señales de los tiempos no las pueden interpretar.” (Mat. 15:1-3).

Todos aquellos que estudiamos las Escrituras, tenemos perfectamente claro que en éstas están plasmados todos los acontecimientos por venir y que, como no podía ser de otra manera, están precedidos por señales que nos anuncian su próximo devenir; en el caso que nos ocupa, fundamentalmente estamos a la expectativa del cumplimiento de una señal que será el detonante del inicio de la “semana 70” de Daniel o, lo que es lo mismo, de los siete últimos años del mundo tal como lo contemplamos ya ser seguidos por el tan esperado “reino de Dios”. Pero veamos el contenido de dicha profecía que se encuentra en el capítulo nueve de dicho libro y ya, después de leerla, intentaremos sacar alguna conclusión:

Hay setenta semanas que han sido determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para poner fin a la transgresión y para acabar con el pecado, para hacer expiación por el error, para introducir la justicia para tiempos indefinidos y para imprimir un sello sobre visión y profeta y para ungir el Santo de los Santos.

25 Y debes saber y tener la perspicacia de que desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas. Ella volverá y será realmente reedificada, con plaza pública y foso, pero en los aprietos de los tiempos.

26 Y después de las sesenta y dos semanas Mesías será cortado, con nada para sí. Y a la ciudad y al lugar santo, el pueblo de un caudillo que viene los arruinará. Y el fin del tal será por la inundación. Y hasta el fin habrá guerra; lo que está decidido es desolaciones.

27 Y él (el “caudillo” en cuestión) tiene que mantener el pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva…” (Dan. 9:24-27). (Acotación nuestra).

De entrada, señalar que estamos hablando de semanas de años, es decir, de períodos largos de tiempo y, como dato significativo, que el hecho de que se nos hable de distintas fracciones semanales, significa que no estamos hablando de un espacio de tiempo correlativo, sino fraccionado en su transcurrir, pero computando finalmente dichas fracciones las “70 semanas” (v. 24) o 490 años de la profecía. Y si bien no sabemos si entre el primer período de “siete” semanas y el segundo de “sesenta y dos” existió una brecha temporal o fueron espacios de tiempo correlativos (queremos pensar que no), lo que sí sabemos es que desde el cumplimiento de ese segundo período semanal y anterior a la muerte de Jesús, pues recordemos que éste murió “después” de transcurrido dicho tiempo, sí hay una brecha en la corriente del tiempo de casi 2.000 años que separan esas “sesenta y dos semanas” de la última fracción de “una semana” del versículo 27 de esa profecía de Daniel y que nos lleva hasta nuestros días.

Dicho lo cual, vayamos ahora a la esencia del mensaje que se nos quiere transmitir mediante el pasaje leído y que es el siguiente: del “pueblo” (como etnia) que asoló Jerusalén y su Templo, en un tiempo futuro aparecería un líder carismático que conseguiría establecer un pacto de no agresión entre naciones en conflicto y por espacio de “una semana” o siete años. Y lo primero que habría que saber, para averiguar la procedencia del personaje en cuestión, es cuál fue el pueblo causante del estropicio en cuestión y que contrario a lo que se piensa en el sentido de que dicha ciudad y su templo fueron destruidos por los romanos, el “pueblo” que como etnia fue el causante de tal “desaguisado”, no fue otro que el pueblo asirio y que “se la tenía jurada” a los judíos, que eran sus ancestrales enemigos. Ello fue así, porque las legiones romanas que atacaron Jerusalén y al estar acantonadas al norte de Israel, estaban compuestas mayoritariamente por mercenarios asirios a los que se les había dado la nacionalidad romana como compensación por alistarse en tales legiones…… pero asirios, al fin y al cabo. Y precisamente de ese “pueblo” procede el personaje que esperamos y que las Escrituras nos identifican como “el asirio”:

Y el asirio tiene que caer a espada, no la de un hombre; y una espada, no la del hombre terrestre, lo devorará. Y él tiene que huir a causa de la espada y a sus propios jóvenes se les llegará a usar para trabajos forzados mismos.” (Isa. 31:8).

Pasaje que se entiende mejor si nos situamos en el contexto bíblico y que nos lleva a Rev. 17:12-14:

Y los diez cuernos que viste significan diez reyes, que todavía no han recibido un reino, pero sí reciben autoridad como reyes por una hora con la bestia salvaje. 13 Estos tienen un solo pensamiento y por eso dan su poder y autoridad a la bestia salvaje (un imperio mundial regido por el personaje “anticristo”). 14 Estos combatirán contra el Cordero, pero, porque es Señor de señores y Rey de reyes, el Cordero los vencerá. También, los llamados y escogidos y fieles que con él están lo harán.” (Acotación nuestra).

De ahí que se nos diga que no será la “espada del hombre” la causante de la destrucción del personaje citado y sus huestes; personaje que comúnmente recibe el nombre de “el anticristo” y cuya aparición, repetimos, es el detonante del inicio de la “semana 70” de Dan. 9:27 y preludio de los siete últimos años del mundo tal como lo conocemos…… y de eso va lo del “cuando el rio suena…”. Porque resulta que si usted entra en Internet y busca por “anticristo” o “fin de los tiempos”, verá que la inmensa mayoría de los autores que publican sobre el tema sitúan la aparición del susodicho personaje para este recién iniciado año 2.017 ¿será ello verdad, o están todos equivocados? Cierto es que no lo sabemos…… pero lo que si sabemos, es que “cuando el rio suena, agua o piedra lleva”.

MABEL

LOS “70” DE PARÍS…… Y SUS CONSECUENCIAS

Posted in Uncategorized with tags , , , on 10/03/2017 by Armando López Golart

En nuestro último escrito (18/02/17), les explicábamos como el Salmo 2 y siempre según hasta donde los autores de este blog alcanzamos entender, nos pone al tanto de para cuándo se puede esperar el inicio de la acción que Dios tomará en contra de los gobiernos actuales; porque la realidad sobre que dichos opresivos gobiernos tienen que ser destruidos y sustituidos por uno de procedencia divina y en donde “la justicia ha de morar” (2 Ped. 3:13), queda perfectamente establecida en la profecía de Daniel;

Y en los días de aquellos reyes (es decir, de los gobiernos actuales), el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.” (Dan. 2:44). (Acotación nuestra).

Entonces de lo que aquí se nos habla es de un enorme cataclismo a ocurrir sobre la tierra y que pondrá “patas arriba” al sistema de cosas tal como lo conocemos en nuestros días; de hecho, tan importante y vital es la llegada del citado reino de Dios en la historia de la humanidad, que según nos muestran las Escrituras el anuncio del tal fue la razón fundamental de la venida de Jesús a la tierra, hace casi dos mil años:

Pero él les dijo: “También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado”.” (Luc. 4:43).

Establecida esta premisa, volvamos a donde estábamos, eso es, al momento en que Dios toma acción en contra de las naciones que se le han sublevado y narración que encontramos en el susodicho Salmo 2 que, recordemos, en sus primeros versos se nos habla de la actitud altanera de los gobernantes actuales en contra de Sus intereses y en los siguientes términos:

¿Por qué han estado en tumulto las naciones y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía? 2 Los reyes de la tierra toman su posición y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido 3 y dicen: “¡Rompamos sus ataduras y echemos de nosotros sus cuerdas!”.” (Sal. 2:1-3).

Señalábamos en el artículo de referencia, que el cumplimiento de estas proféticas palabras tuvieron lugar el día 15 de Enero del año en curso cuando en París se reunieron las 70 naciones más poderosas del mundo con un único punto del día y que no era otro que la división de Israel en dos estados: Palestina e Israel. Pero dado que esto ya lo han leído en el artículo señalado, ocupémonos ahora de la respuesta que el Altísimo da a tan presuntuosa y hostil actitud, según se nos relata en los versos del 4 al 6:

El Mismísimo que se sienta en los cielos se reirá; Jehová mismo hará escarnio de ellos. 5 En aquel tiempo les hablará en su cólera y en su ardiente desagrado los perturbará, 6 diciendo: “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”.”

Pero lo que nos interesa de esa porción transcrita y hacia dónde dirigimos nuestra atención, es en la que se nos dice que Dios “hablará” a esas naciones y que con dicha habla, las “perturbará”…… por lo que la pregunta solo puede ser doble: ¿de qué manera les “hablará” Dios a esas naciones y cómo conseguirá de dicha habla les “perturbe”? De entrada, habría que suponer que como siempre lo ha hecho, o sea, a través de “portavoces”, bien fueran llamados profetas, jueces o, en su momento, a Jesús y sus apóstoles, así como a los que a estos siguieron (Juan 17:20)…… en todo caso, por medio de seres humanos; siendo ello así, al respecto se nos abre una derivada y que es la siguiente: ¿en algún lugar de las Escrituras se nos propone dicha posibilidad? Efectivamente así es, porque en principio lo que leemos en Mat. 24:14 y en palabras del propio Hijo de Dios, es lo siguiente:

Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.”

Luego lo que aquí se nos está proponiendo, no es más que una gran predicación de alcance mundial y como antesala de la destrucción final de esos reinos con sus gobernantes rebeldes al frente y de los que hemos hecho mención hace un momento…… eso es, que antes de ser destruidos, serán advertidos (Sal. 2:10-12); ahora bien ¿en algún otro lugar de la Biblia, se hace referencia alguna acerca de tan grande predicación? Ciertamente; porque si nos dirigimos a Rev. 11:3, esto es lo que leemos por boca de Jehová:

Y haré que mis dos testigos (en todo caso, un pequeño resto “ungido” a la manera de los apóstoles) profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco.” (Acotación nuestra).

Entendemos entonces que el Dios Altísimo enviará un “resto” de personas dotadas de los poderes del espíritu santo para llevar a cabo obras poderosísimas (Rev. 11:5-6), como en su momento lo fueron los citados apóstoles; de hecho, que personas serán enviadas por Dios con esa comisión en mira, se desprende claramente de lo que se lee en la apertura del quinto sello (Rev. 6:9-11) y en donde se lee como sigue:

Y cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido degollados a causa de la palabra de Dios y a causa de la obra de testimonio que solían tener. 10 Y clamaban con voz fuerte y decían: “¿Hasta cuándo, Señor Soberano santo y verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar nuestra sangre en los que moran en la tierra?”. 11 Y a cada uno de ellos se dio una larga ropa blanca; y se les dijo que descansaran por un poco de tiempo más, hasta que se completara también el número de sus coesclavos y de sus hermanos que estaban a punto de ser muertos como ellos también lo habían sido (eso es, ejecutados por su lealtad a Dios, según Rev. 20:1).” (Acotación nuestra).

Resuelto el cómo se llevará a cabo ese “hablar” de Dios a las naciones, volvamos al Sal. 2:5 pues en el mismo también se nos dice que dicha habla les “perturbará” y con lo que de nuevo se nos abre otra derivada: ¿cuál será entonces, el contenido de dicho mensaje y que perturbe a las poderosas naciones actuales? Explicación que encontramos en los versículos 6-9 del Salmo que estamos analizando:

“6… diciendo: “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”. 7 Déjeseme hacer referencia al decreto de Jehová; Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre. 8 Pídeme, para que dé naciones por herencia tuya y los cabos de la tierra por posesión tuya propia. 9 Las quebrarás con cetro de hierro, como si fueran vaso de alfarero las harás añicos”.”

La razón por la que las naciones se verán “perturbadas”, no será tanto por el contenido del mensaje difundido, sino de las obras poderosas que acompañarán al mismo y contra las cuales las naciones no podrán hacer nada para desbaratarlas; porque es en ese momento cuanto se cumplirá a cabalidad algo que el Hijo de Dios anunció a sus fieles seguidores y que, encontrado en el evangelio de Marcos, se lee como sigue:

“ Y les dijo: “Vayan por todo el mundo y prediquen las buenas nuevas a toda la creación. 16 El que crea y sea bautizado será salvo, más el que no crea será condenado. 17 Además, estas señales acompañarán a los que crean: Mediante el uso de mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas, 18 con las manos tomarán serpientes y si beben algo mortífero no les hará ningún daño. Pondrán las manos sobre los enfermos y estos sanarán”.

19 Entonces el Señor Jesús, después de haberles hablado, fue tomado arriba al cielo y se sentó a la diestra de Dios. 20 Por consiguiente, ellos salieron y predicaron por todas partes, mientras el Señor obraba con ellos y apoyaba el mensaje por las señales que acompañaban a este.”

Imagínense ustedes la tierra tomada por un incontable número de personas con dichas poderosas capacidades, a las que se irán uniendo todas aquellas que “crean” y que se irán sumando al grupo de los que apoyan a esos poderosos enviados de Dios (Rev. 11:3) y con idénticos poderes, sin que los gobiernos actuales puedan hacer nada para impedirlo y lo que les causa la mencionada “perturbación” (Sal. 2:5)…… poderosos enviados a los que Jesucristo, no lo olvidemos, en la conocida parábola de “las ovejas y las cabras” (Mat. 25:31-46) identifica como a sus “hermanos más pequeños”; recuerden, por otra parte, que en dicha parábola se premia con la vida eterna a los que se presten a colaborar con ellos en llevar adelante su comisión, mientras que aquellos que se niegan a hacerlo son castigados con la destrucción eterna.

A todo eso, no pasemos por alto que según el versículo cinco del Salmo en cuestión, los hechos mencionados se producen “en aquél tiempo”, eso es, en el momento en que las naciones se rebelan en contra del Dios Altísimo y circunstancia que, como ya hemos señalado, se produjo el día 15 del pasado mes de Enero. Todo ello nos hace pensar que bien pudiéramos estar ante el momento crucial en que puede aparecer y como detonante del “asunto”, el personaje llamado “anticristo” y su pacto por siete años (Dan. 9:27) entre naciones en conflicto (punto de arranque de la llamada “70 semana” de Daniel o, lo que es lo mismo, de los últimos siete años del mundo tal como lo conocemos), coincidente en el tiempo con la aparición de los “dos testigos” de Rev. 11:3 y con ello, el inicio de esa gran predicación anunciada por Jesús y que se llevará a cabo por espacio de 1.260 días en toda la tierra habitada:

Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.” (Mat. 24:14).

Señalar que esos 1.260 días o tres años y medio de predicación que parece ser se llevará a cabo en medio de un ambiente favorable (Rev. 7:1-3), serán seguidos por otro período de 1.260 días de gran disturbio, que se conoce como la “gran tribulación” y en la que serán destruidas todas aquellas naciones (y ya de forma definitiva) que hayan rechazado los términos ofertados en la citada predicación; destructivo evento del que se nos habla en los versos 8-9 del Salmo 2 y en los siguientes términos:

Pídeme, para que dé naciones por herencia tuya y los cabos de la tierra por posesión tuya propia. 9 Las quebrarás con cetro de hierro, como si fueran vaso de alfarero las harás añicos.”

Es cierto que no son pocos los autores bíblicos que erróneamente sitúan esos acontecimientos para dentro del período de mil años del reino de Dios, cuando resulta que los mismos están perfectamente contextualizados en el Salmo 2 que estamos analizando, para el período de tiempo en el que las naciones se rebelan en contra del Dios Altísimo y de su Ungido, el Rey Jesucristo y que, como hemos dicho, circunstancia que se plasmó el 15 de Enero del año en curso como es público y notorio. Por lo que todos aquellos que estamos esperando en Dios y sus promesas, no podemos dejar de estar alerta ante los acontecimientos por venir, pues la cosa está muy “calentita”; es cierto, sin embargo, que las naciones están totalmente a oscuras ante las cosas que están por suceder, pues su lógica es la de que estas siempre han estado igual y así seguirán…… pero eso no es lo que dicen las Escrituras, sino que lo que dicen es esto otro:

Porque ustedes mismos saben bastante bien que el día de Jehová viene exactamente como ladrón en la noche. 3 Cuando los hombres estén diciendo: “¡Paz y seguridad!” (aparentemente conseguido su objetivo), entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera.” (1 Tes. 5:2-3). (Acotación nuestra).

Por lo que nos permitirnos el repetirnos en la idea: “ojito al parche”, que la cosa está al caer; y todo lo dicho, partiendo de lo expuesto en un cortísimo Salmo 2 de tan solo 12 versículos…… ¿alguien da más?

MABEL