Archivo para abril, 2016

¿Y DÓNDE EN LAS ESCRITURAS, SR. OLCESE, SE NOS HABLA ACERCA DE SI ESOS REYES DE REV. 21:24 SERÁN, O NO SERÁN, “ISRAELITAS”?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 29/04/2016 by Armando López Golart

images (1)Porque esta es la nueva cuestión que nos acaba de proponer ese indocto personaje que resulta ser Apologista Mario Olcese, en un nuevo despropósito (perdón, quería decir video) que bajo el título: “Porque no hará nada el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”, publicó el pasado día 20/04/16 y como respuesta a mi escrito del día anterior (19/04/16), en un intento más por defender lo indefendible y como es, en este caso, el que los reyes mencionados en el pasaje señalado en el titular de este escrito de ninguna manera pueden ser los llamados “notables del AT”, eso es, los Abraham, Moisés, Noé, Isaac, Isaías, etc. etc. etc. y precisamente por su supuesta condición de “israelitas”, cuando nada en la Biblia se nos dice al respecto.

Lo que ocurre es que esa “eminencia” intelectual que pretende ser Apologista Mario Olcese, alias “el teólogo”, continúa sin querer aceptar el claro mensaje del Sal. 45:16 (pues desbarata todas y cada una de sus “enseñanzas”) y que es muy concreto al señalar que a esos “antepasados” de Jesucristo que en el mismo se nos mencionan, es a los que éste nombrará como “príncipes” por toda la tierra (en todo caso, gobernantes reales) y no a otros; luego queda claro que por dicha indiscutible condición de ancestros del Hijo de Dios, solo esos personajes señalados pueden ser nombrados algo, bien sea reyes, príncipes, gobernantes, mamporreros o lo que sea, en la nueva tierra por venir…… de ahí que dicho personaje huya de ese Salmo como “alma que lleva el diablo” (nunca mejor empleado el símil), pues el tal desmonta toda su “filigranesca” estructura (entiéndase “chapuza”) para defender un planteamiento contrario al expuesto en el susodicho salmo. Porque el “teólogo” en cuestión y pasando olímpicamente del contenido de este, inicia la defensa de su ideario citando de otro, en este caso del Sal. 72:10-11, en dónde se lee como sigue y tomado de la versión LBLA:

Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo; 11 y póstrense ante él todos los reyes de la tierra; sírvanle todas las naciones.”

Pasaje este que como ya señalaba en mi anterior escrito, no hace más que ir en la misma línea de lo que se dice posteriormente en Rev. 21:24; sin embargo, de ahí saca ese desnortado personaje la rocambolesca idea de que, puesto que esos reyes mencionados eran de distintas naciones de la tierra, no podían ser “israelitas” y por lo que de ninguna manera podían prefigurar a los Abraham y compañía, pues según ese “non plus ultra” de la teología que afirma ser el “intelecto” en cuestión sí lo eran, Partiendo tan surrealista interpretación del salmo señalado, el Sr. Olcese ya presupone que esos reyes “de la tierra” citados en Rev. 21:24 tienen que ser “gentiles”…… y con lo que ya estamos ante dos errores de bulto cometidos por el “teólogo” en cuestión”: el primero, que ese Sal. 72:10-11 está sacado de su contexto ya que el mismo tenía como expreso destinatario al rey Salomón, pues estamos ante una petición que le hizo David a Jehová Dios con respecto de su hijo y sucesor al trono. Que ello es así, lo prueba el hecho de que el tal salmo inicia con la dedicatoria o leyenda: “Salmo a Salomón” o “Para Salomón”…… extremo este que queda confirmado al final del mismo, según el versículo 20 y que claramente nos muestra que estamos ante una petición del rey David, en favor de su sucesor Salomón y donde se lee como sigue:

Las oraciones (o peticiones a Dios) de David, hijo de Jesé, han terminado.” (Acotación mía).

Luego, repito, estamos ante una pésima aplicación del Sal. 72:10-11 y que ha sido descontextualizado por parte de ese “genio” de la teología que afirma ser el Sr. Olcese, que para tener la razón en sus planteamientos retuerce las Escrituras hasta el extremo y, como si un servidor fuera el “novato” que en su momento me acusó de ser, intenta colarme ese gol por “toda la escuadra”…… pero ni él podría subir tan alto, ni aquí “el menda” caer tan bajo; y es que la única aplicación futura del Sal. 72:10-11 con respecto de Jesucristo, solo podría ser en lo referente a que al igual que a su antepasado Salomón, reyes de poderosas y lejanas naciones llegarán hasta él para rendirle pleitesía, habida cuenta de que a día de hoy ya no existen esas naciones a las que se cita en dicho salmo. Pero es que a esa pésima aplicación, se le añade un brutal error de interpretación, al señalar que dado que esos reyes mencionados en el salmo y que prefiguraban a los señalados en Rev. 21:24, no eran israelitas, ello descarta a esos “notables del AT” como aquellos que subirán a rendir pleitesía al “rey de reyes” Jesucristo, pues Apologista presupone que ellos sí eran israelitas…… y con lo que estamos ante una nueva burrada de ese “intelecto” con patas.

Porque prescindiendo de que más adelante volvemos sobre este tema, de lo que ahora se trata es de si uno es “antepasado” de Jesucristo, pues solo esta condición determinará quiénes serán aquellos que reciban el nombramiento de “príncipes” y no de si estos son de ascendencia “israelita” o no…… requisito este, insisto, del que no se nos hace mención alguna en las Escrituras y por lo que es del todo irrelevante en este asunto. Es más: que ello es como lo afirmo, en el sentido de que no estamos más que ante una invención ridícula y disparatada de ese “Machu Picchu” de la teología y en su intento desesperado por tener la razón a toda costa aunque sea tergiversando la verdad escritural hasta el extremo y para beneficio propio, queda demostrado por el hecho de que, ajustándonos al estricto sentido del término, ni el mismísimo Jacob era “israelita” y término que solo significa “descendiente de Israel” (en su momento llamado Jacob); pues recordemos que su nombre no fue cambiado por Jehová Dios al de “Israel” sino hasta los casi cien años de edad (hay que tener en cuenta que dicho patriarca murió a los 147 años, según Gén. 47:28) y por lo que solo sus descendientes pudieron ser llamados “israelitas”…… luego desde su padre Isaac, hasta el bueno de Set y pasando por el patriarca Abraham, ahí habrá la tira de “personal” y que ninguno de ellos tenía la condición de “israelita”, por lo que bien podrían estar entre los reyes mencionados en Rev. 21:24 por su condición de “antepasados” de Jesús.

Por lo tanto y de ser bueno el surrealista planteamiento de Mario Olcese, resultaría que mientras sí podrían ser estos últimos los reyes mencionados en Rev. 21:24 por su condición de “no israelitas”, todos aquellos descendientes de Jacob y por el hecho de ser ya “israelitas” no podrían serlo, con lo que se eliminarían figuras tan relevantes en el registro bíblico, como el rey David, su sucesor Salomón, Moisés, Daniel y resto de los profetas, entre otros, de figurar entre dicha realeza; en contraposición, resulta que todos esos personajes, tanto los anteriores a Jacob, como los posteriores a este, todos son antepasados de Jesús y por lo que el Sr. Olcese nos tendría que aclarar algo al respecto, pues es difícil de entender que mientras medio árbol genealógico de Jesús sí pueda reinar en la tierra, el otro medio no pueda hacerlo, siendo como es que todos ellos son “antepasados” de este. Y es que más genuino antepasado de Jesucristo que el mismísimo rey David, el más grande rey de Israel, los hay pocos y, sin embargo, partiendo de esa disparatada teoría del “teólogo” Mario Olcese, resulta que se quedaría fuera del grupo de esos reyes de Rev. 21:24…… recordemos que a Jesús se le identifica bíblicamente como “el Hijo de David” (Mat. 21:9), por lo tanto preclaro “antepasado” de este. No obstante, insisto, según la esperpéntica teoría de ese “intelectual” que es Apologista Mario Olcese, mientras Abraham por no ser “israelita” sí se contaría entre esos reyes de Rev. 21:24, David se quedaría fuera de figurar entre esos reyes por sí ser “israelita”…… y siendo ambos, como son, destacadísimos antepasados del Hijo de Dios ¡no me negarán, que ya tiene “bemoles” el asunto!

Expuesto lo cual, es obvio que es del todo gratuita la afirmación que hace ese inepto personaje en el video señalado (m. 5’40 de grabación), en el sentido de que servidor no haga mención a dicho pasaje de Sal. 72:10-11 porque “va en mí contra”, cuando la realidad es totalmente la contraria y como acabo de demostrar…… además de que yo sí se interpretarlo y él no: porque si algo ha quedado claro en este asunto, es la completa incapacidad que tiene ese “genio” de la teología para sacar conclusiones correctas del contenido escritural. Pero la cosa no queda ahí, porque a continuación y para “reforzar” su teoría, pasa a explicarnos el significado del pasaje de Isa. 52:15 y con lo que la cosa se lía aún más, pues lo usa para intentar demostrar y acorde con lo señalado en el titular del video objeto de análisis, que Dios habría revelado a los profetas todo aquello que tenía que ver con la composición del reino de Dios, eso es, las especiales características de sus reyes, el tiempo de su duración, etc. y lo que es totalmente falso…… pero veamos dicho pasaje:

“…… ante él reyes cerrarán la boca, porque realmente verán lo que no se les había relatado y tendrán que dirigir su consideración, a lo que no habían oído.”

El Sr. Olcese empieza diciendo que esos reyes mencionados no tienen nada que ver con patriarcas o profetas (algo que niega tajantemente el Sal. 45:16), dado que estaríamos hablando de reyes de las naciones que desconocerían todo del propósito divino y lo que se topa de entrada con un pequeño “problemilla” del que ya le hablé en mi escrito y sin que se me haga la menor referencia a ello en el video de respuesta, que es el siguiente: el pasaje señalado de Isa. 52:15 nos sitúa ya dentro del reino de Dios y lógicamente, por lo dicho en ese pasaje, ante la primera visita de esos “reyes de la tierra” a esos gobernantes divinos…… el problema está, en que el Sr. Olcese no nos dice de dónde salen estos reyes, pues veamos qué es lo que se lee en Rev. 19:19-21:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella, el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás (esos “reyes de la tierra” y sus seguidores) fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos (lo que significa que no serán resucitados).” (Acotaciones mías).

Luego si todos los “reyes de la tierra”, eso es, procedentes de las naciones, son destruidos en la batalla final de Har-magedón, lo que queda claro es que no puede haber ninguno de esos “reyes de la tierra” entre los sobrevivientes de la “gran tribulación” (Rev. 7:14)…… máxime cuando resulta que en otra de las disparatadas “enseñanzas” de ese “entendido” personaje, se nos afirma que dichos sobrevivientes también reinarán junto a Cristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes. Obviamente al Sr. Olcese, “súmmum” de la teología donde los haya, se le pasa por alto el “pequeño” detalle de que para poder reinar con Cristo en la condición señalada, es necesario participar de la llamada “primera” resurrección (Rev. 20:6), cosa que dichos sobrevivientes y como la misma palabra indica, no pueden hacerlo de manera alguna pues no han muerto, sino que pasan con vida al reino de Dios; en todo caso, la pregunta que nos tendría que responder el Sr. Olcese es ¿de dónde, entonces, salen esos reyes de Isa. 52:15 y que nada tienen que ver con aquellos que gobiernan al lado de Cristo en su condición de Hijos de Dios, por tanto hermanos de Jesucristo?

Pregunta que genera una derivada y que habiéndosela citado un servidor en mí escrito al que está respondiendo dicho personaje, resulta que la ha ignorado totalmente y como suele hacer con aquellos asuntos a los que no puede responder, porque veamos: si por una parte, los “notables” del AT no pueden ser esos reyes de Rev. 21:24 y según nos afirma con vehemencia el Sr. Olcese, pero por la otra, no reúnen y como tantas veces se ha demostrado en este blog (ver, por ejemplo, nuestro artículo del 16/10/14), el requisito exigido en Rev. 20:4, eso es, el de haber muerto violentamente en defensa de su fe para poder reinar al lado de Jesucristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes ¿en dónde puñetas nos coloca a dichos “notables”, esa “enciclopedia” andante de la teología que cree ser tan desnortado personaje?

Porque recordemos que de otra de sus “geniales” enseñanzas, señalada en el mismo artículo al que responde y de la que tampoco me dice nada, tiene que ver con el que partiendo de un nefasto entendimiento del pasaje de Juan 5:28-29, nos explica que hay una primera resurrección “de vida” al inicio del milenio (Rev. 20:6) y de la que salen aquellos que reinarán al lado de Jesucristo como inmortales reyes y sacerdotes, mientras que hay una segunda al término de los mil años, para “juicio” y destrucción eterna de los que participen de ella…… por lo que repito la pregunta: si esos “notables” del AT no pueden participar de la primera por no reunir los requisitos exigidos en Rev. 20:4, pero tampoco pueden hacerlo en la segunda para juicio y destrucción eterna de los impíos, pues estamos hablando de personas que murieron en el favor de Dios ¿en dónde nos los mete el Sr. Olcese? ¿En esa segunda para destrucción eterna de los impíos cuando, insisto, resulta que fueron personas fieles…… o al menos así son consideradas, en el capítulo once de la carta “A los Hebreos”? ¿O cómo es la cosa, Sr. Olcese?

Sin embargo y en una nueva demostración de su “sagacidad” teologal, vean ahora la interpretación que nos hace del pasaje de Hech. 3:20-21 en un intento de probar que esos notables del AT sí conocían todo sobre el reino de Dios y por lo que de ninguna manera pueden ser esos “reyes de la tierra” de Rev. 21:24, que se asombrarán ante lo que “nunca les fue contado y entenderán lo que jamás habían oído”; pero veamos el pasaje en cuestión y cómo nos lo interpreta ese “adalid” de la interpretación escritural:

“…… y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.”

Noten que he cargado el acento en la expresión “todas”, pues eso es lo que hace el Sr. Olcese en el video objeto de análisis, además de explicarnos que ello significa que no habló Dios a esos profetas “de unas sí y de otras no” sino que se lo dijo “todo, todito, todo” acerca del reino de Dios y por lo que dichos profetas no podían manifestar sorpresa alguna, pues estarían al tanto hasta del más mínimo detalle de todo lo concerniente al reino de Dios (al menos eso, es lo que nos pretende “vender” el “teólogo” en cuestión)…… por lo cual, esos “reyes de la tierra” de Rev. 21:24 en modo alguno pueden ser los “notables” del AT pues, insisto en ello, estos supuestamente ya estaban “al loro” en su tiempo, de todo lo por acontecer en el reino de Dios y por lo que no habría lugar para sorpresa alguna. Pero como primera objeción a tal afirmación, permítanme señalar que lo que tenía que ser “restaurado” eran aquellas cosas que Dios “habló por medio” de sus profetas y no de aquellas de las que no habló a los mismos…… y en el bien entendido de que Jehová Dios no tenía por qué explicarles todo Su Plan, sino simplemente aquello que era necesario para el adelanto del mismo y que siempre es lo que ha hecho Este; ejemplo de ello, lo tenemos en siguiente revelador pasaje y tomado de la versión PDT:

Los apóstoles estaban reunidos con Jesús y le preguntaron: “Señor, ¿le vas a devolver ahora el reino a Israel?” 7 Jesús les contestó: “El Padre es el único que tiene la autoridad de decidir las horas o las fechas. A ustedes no les corresponde saberlo.” (Hech. 1:6-7).

Es más, había información que desconocía hasta el propio Hijo de Dios y como queda claro en el pasaje de Mat. 24:36; pero en todo caso, lo que nos demuestra la pregunta de los apóstoles era que desconocían dicha información, lo que significa que esta no estaba contenida en los relatos proféticos que estaban a su alcance y lo que significa a su vez, que también era desconocida por los escritores de dichos relatos, eso es, de los profetas…… lo que significa y contrario a lo afirmado por Apologista Mario Olcese, alias “el mentiroso”, que a dichos profetas no se les había dicho todo, sino solo lo necesario para el desarrollo del Plan Divino y como un servidor señala. Tanto es ello así, que una persona tan prominente como el apóstol Pablo desconocía mucha información; pues a tenor de lo que se lee en el pasaje de 1 Tes. 4:15-17, tal parece que este colocó el regreso de Jesucristo y por tanto, la instauración del reino de Dios, en sus tiempos…… ¡y casi 2.000 años nos contemplan sin que nada de esto haya sucedido! Pero veámoslo:

Porque esto les decimos por palabra de Jehová: que nosotros (obviamente, él y sus contemporáneos) los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor, no precederemos de ninguna manera a los que se han dormido en la muerte; 16 porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero. 17 Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire; y así siempre estaremos con el Señor.” (Acotación mía).

En otro orden de cosas y como prueba de que Apologista no tiene ni la más remota idea de la salvajada que ha planteado, está el hecho de que es el propio pasaje de Hech. 3:20-21 el que resalta que lo que Dios habló a esos profetas, tenía que ver con aquello que tenía que ser “restaurado” y en clara referencia a cosas que ya existían en Su boceto original antes del pecado…… y dado que la inmortalidad no existía en el jardín de Edén, esta no podía por tanto ser “restaurada”, eso es, que de ello no pudo hablar Jehová Dios a esos profetas y por lo tanto, cuestión que estos desconocían por completo. Como también desconocían que en un futuro lejano habría una resurrección especial y no contemplada en lo que conocemos como el AT, pues los judíos y partiendo de los escritos que tenían a su alcance, solo conocían de una para el general de los muertos y como claramente se deduce de la respuesta de la hermana de Lázaro a Jesús:

Jesús le dijo: “Tu hermano se levantará”. 24 Marta le dijo: “Yo sé que se levantará en la resurrección en el último día.” (Juan 11:24).

Lo que significa que a los profetas tampoco les fue explicado nada acerca de otra resurrección distinta de la que esperaban, puesto que no lo pusieron por escrito, pues de lo contrario los judíos sabrían de ello y este no era el caso, como acabamos de ver…… y “primera” resurrección, en la que hombres serán elevados a la condición de Hijos de Dios y dotados de la inmortalidad, algo de lo que nos enteramos por medio del apóstol Pablo y no por medio de los profetas “de tiempo antiguo” (1 Cor. 15:53-54). También nos enteramos, por medio de la Revelación o Apocalipsis y no por medio de los “profetas de tiempo antiguo”, que el tiempo para llevar a cabo la restauración anunciada tendría una duración de mil años (Rev. 20:4) y algo que, lógicamente, desconocían dichos profetas al ser anteriores a la aparición de dicha porción escritural…… de hecho, solo se tuvo un conocimiento total y completo del Plan Divino de Redención, después de ser escrito el Apocalipsis o Revelación.

Luego queda claro que a la afirmación hecha por el Sr. Olcese, en el sentido de que esos “profetas de tiempo antiguo” habían sido puestos en antecedentes de todo lo que envolvía al reino de Dios, no es más que una burda mentira salida de una mente esquizofrénica que hace lo que sea para tener la razón y alimentada por un ego solo comparable con el orgullo, altanería y soberbia que adornan a ese “humilde servidor”, pues así se define el personaje en el video del que les estoy hablando (¡vamos: “igualico” a la Pompadour dando clases de virginidad!) y que le impiden reconocer que está totalmente equivocado. Pero es que no solo está equivocado es esto que les acabo de explicar, sino en todas las “enseñanzas” que ha publicado ese “Jaimito” de la teología; en la única que no está equivocado, es en aquella que tiene que ver con si las mujeres pueden reinar en el reino de Dios o no…… y ello porque nos ha dicho las dos cosas a la vez: en un video publicado el 20/04/13 y dirigido a los Testigos de Jehová, afirmaba categóricamente que no podían hacerlo, mientras que en un video posterior y dirigido a un servidor en fecha 08/09/13, decía exactamente todo lo contrario, eso es, que sí podían hacerlo…… ¡eso es lo que se llama “asegurar el tiro” y lo demás con puñetas! Y es que al Sr. Olcese le ocurre lo mismo que a los relojes parados, que con todo y estar parados, resultan ser los más precisos del mundo: cada día dan dos veces la hora exacta.

Sin embargo y ante tan flagrante contradicción en una persona que afirma ser un Hijo de Dios (un puro payaso es lo que es) y estar guiada por el espíritu santo (para ver lo que afirma de sí mismo, lean nuestro escrito del 22/10/15), lo único que hace es dar la callada por respuesta a mis claras objeciones, como en tantas y tantas ocasiones ha hecho…… tal es la condición moral de ese esperpento intelectual, incapaz de un mínimo razonamiento lógico y por sencillo que este sea, pues veamos otra de sus genialidades: en un artículo publicado el 27/10/11 y titulado “¿Está el Cuerpo de Cristo, compuesto por tan solo 144,000 personas?” hablando de aquellos que habrían sido “redimidos”, nos hace la siguiente afirmación y transcrita tal cual:

Incluso los 4 seres vivientes y los 24 ancianos fueron redimidos por la sangre de Cristo, se ven antes en Apocalipsis 5:8,9, que dice:
“Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, Y CON TU SANGRE nos has REDIMIDO para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación.”
¿Podrían ser estos 24 ancianos, los 12 apóstoles y las 12 cabezas de las tribus de Israel? Es posible!” (Negritas mías).

Para llegar a tan disparatada conclusión, vean que se apoya en el pasaje de Rev. 5:8-9 tomado de la RV 1960 en donde como ven, los supuestos “redimidos” por la sangre de Cristo son esos cuatro “seres vivientes” y los 24 “ancianos”; ahora bien, veamos dicho pasaje leído hasta el versículo 10:

Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; 9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes y reinaremos sobre la tierra.”

Tres días después de publicado dicho escrito, eso es, el 30/10/11 y titulado “Rev. 5:8:10…… y Apologista Mario Olcese”, servidor le “saltaba a la yugular” diciendo que lo que había publicado era una auténtica salvajada pues, en primer lugar, ninguna versión bíblica vertía dicho pasaje en esa línea y, en segundo lugar, que esa forma de verter el mismo contradecía totalmente el entero contexto escritural y polémica que hemos mantenido hasta el día de hoy; sin embargo, hete aquí y ahí está lo sabroso del asunto, que en el pasado año 2.015 la RV publicó una versión actualizada, la RVA-2.015, en donde dicho pasaje era rectificado y ajustado a lo que decían las restantes versiones bíblicas, incluida la tan denostada por el Sr. Olcese TNM de los Testigos de Jehová…… y así se vertía dicho pasaje de Rev. 5:8-10, en esa versión ya actualizada de la RV:

Cuando tomó el libro, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Cada uno tenía un arpa y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos. 9 Ellos (los cuatro “seres vivientes” y los 24 “ancianos”) entonaban un cántico nuevo, diciendo: “¡Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos! Porque tú fuiste inmolado y con tu sangre has redimido (a otros, no ha ellos) para Dios gente de toda raza, lengua, pueblo y nación. 10 Tú los has constituido (a otros, no a ellos) en un reino y sacerdotes para nuestro Dios y reinarán (otros, no ellos) sobre la tierra”.” (Acotaciones mías).

La pregunta, entonces, es la siguiente ¿qué va a hacer ahora el “teólogo” en cuestión? ¿Rectificar dicha “enseñanza” o continuar manteniéndola, cuando es obvio que se apoyó para sostenerla en un pasaje a todas luces incorrectamente vertido en la RV 1960? Porque si la rectifica y que tendría que hacerlo públicamente, le dará la razón a un servidor y que a los tres días de publicar semejante disparate, ya se lo había rebatido…… y si no lo hace, quedará clara mi afirmación en el sentido de que para tener la razón y no dar su brazo a torcer, subvierte lo que haya que subvertir, como es el apoyarse en una porción bíblica que no se ajustaba al contexto escritural y lo que es peor: que con toda su “sapiencia” teologal, nunca se dio cuenta de ello…… por lo que ¡vaya chapuza de teólogo!

No obstante, lo que me malicio y conociendo al “morlaco” como lo conozco, es que no dirá “ni pio” sobre el particular, esperando que la tormenta “escampe” y por aquello de que “el tiempo todo lo cubre”; mientras tanto, continuará afirmando que soy yo el que nunca le puede desmontar planteamiento alguno, aunque la realidad que muestra la hemeroteca contradiga dicha afirmación. Y si ello no es así, que nos muestre algún video en el que me rebata claramente, por ejemplo, alguna de las cuestiones que le planteo en este escrito y desde hace ya mucho tiempo…… ¡a que no, Sr. Olcese!

Armando López Golart

¿QUÉ ES LO QUE HAY…… DETRÁS DEL “MISTERIOSO” PASAJE DE ZACARÍAS 11:17″

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 24/04/2016 by Armando López Golart

descargaUna creencia bastante extendida entre muchas personas que leen de las Escrituras, es aquella en la que se afirma que una característica que distinguirá al venidero personaje conocido como “el anticristo”, es que será tuerto, eso es, que carecerá de visión en un ojo y para más concreción, en el derecho; los autores de este blog y con más de treinta años por barba de investigación del texto sagrado, tenemos que confesarles que no teníamos ni la más remota idea de que existiera texto alguno en el que se hiciera tal afirmación. Sin embargo, como la persona que nos pasó la información, merece toda nuestra credibilidad pues está muy versada en el tema y, sobre todo, ante su insistencia en el sentido de que sí existía un pasaje en las Escrituras que se pronunciaba en dicho sentido, nos hemos dedicado con empeño a la “caza y captura” del mismo, siendo el pasaje señalado en el titular de este escrito el más cercano a dicha idea y que, como tenemos por costumbre, trascribimos primero situado en su contexto:

Y Jehová pasó a decirme: “Toma todavía para ti los aperos de un pastor inútil. 16 Porque, mira, voy a dejar que se levante en la tierra un pastor. A las ovejas a las cuales se rae no dará atención. A la joven no buscará y a la oveja quebrada no sanará. A la que se estacione no suministrará alimento y la carne de la gorda comerá y las pezuñas de las ovejas arrancará. 17 ¡Ay de mi pastor que nada vale, quien deja el rebaño! Una espada estará sobre su brazo y sobre su ojo derecho. Su propio brazo sin falta se secará y su propio ojo derecho sin falta se oscurecerá”.” (Zac. 11:16-17).

Pero…… ¿significa ello que dicho personaje, ese “pastor inútil” y como supuesta prefiguración del “anticristo” aún por aparecer, se pueda identificar por esa anomalía, eso es, por ser tuerto del ojo derecho? ¿Cuadra el contenido de dicho pasaje, con la interpretación que se hace del mismo y que tal parece ser muy simplista? Es más ¿de verdad en ese pasaje se nos está estableciendo una correspondencia entre la figura del “pastor inútil” mencionado, con la del personaje el “anticristo” y aún en el futuro? Entendemos que la única manera de averiguarlo es plantear dicha cuestión partiendo de los distintos contextos, eso es, tanto del más inmediato al pasaje señalado, como del general de las Escrituras y para averiguar, en primer lugar, quiénes son desde el punto de vista bíblico, esa “ovejas” que precisan de pastor que las guie o cuide y con lo que nos encontramos con lo siguiente:

Sepan que Jehová es Dios. Es él quien nos ha hecho y no nosotros mismos. Somos su pueblo y las ovejas de su apacentamiento.” (Sal. 100:3).

Información esta que nos es muy valiosa, si sabemos interpretarla debidamente y que debe ser complementada con el averiguar quién es el pueblo de Dios, al que Éste considera como las “ovejas de su apacentamiento” y dato que encontramos en Éxo. 3:9-10:

Y ahora, ¡mira!, el clamor de los hijos de Israel ha llegado a mí y también he visto la opresión con que los egipcios los están oprimiendo. 10 Y ahora ven y déjame enviarte a Faraón y saca tú de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.”

Entonces queda claro que el pueblo de Dios y “ovejas” de su apacentamiento, era la nación de Israel y lo que descarta totalmente al “anticristo” como el “pastor inútil” mencionado en la profecía citada de Zacarías; y es que dicho venidero personaje nada tiene que ver con dicha nación, siendo como es además de ascendencia asiria (Isa. 31:8) y por lo que no se le puede aplicar nada del contenido de la misma…… en el caso que nos ocupa, el que dicho futuro personaje se caracterice por ser tuerto. Pero claro, descartada dicha relación pues, repetimos, nada tiene que ver la profecía de Zac. 11:16-17 con el venidero “anticristo”, la interrogante que se nos abre ahora tiene que ver con el quién es, entonces, ese “pastor inútil” objeto de la ira divina y que tenía que ser castigado con tanta severidad; la pista nos la da, la lectura de una profecía contenida en el libro de Ezequiel y dirigida a los líderes religiosos de la nación de Israel, que como un todo y en representación del Dios Altísimo, hacían las funciones de “pastor” sobre dicha nación:

Y la palabra de Jehová continuó ocurriéndome y dijo: 2 “Hijo del hombre, profetiza contra los pastores de Israel. Profetiza y tienes que decirles a ellos, a los pastores: Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¡Ay de los pastores de Israel, que se han hecho apacentadores de sí mismos! ¿No es el rebaño lo que deben apacentar los pastores? 3 La grasa es lo que ustedes comen y con la lana se visten a sí mismos. El animal gordo es lo que degüellan. Al rebaño mismo no apacientan. 4 A las enfermas no han fortalecido, a la doliente no han sanado, a la quebrada no han vendado, a la dispersada no han traído de vuelta y a la perdida no han procurado hallar, sino que con dureza las han tenido en sujeción, hasta con tiranía. 5 Y gradualmente fueron esparcidas por no haber pastor, de modo que llegaron a ser alimento para toda bestia salvaje del campo y continuaron siendo esparcidas. 6 Mis ovejas siguieron descarriándose en todas las montañas y en toda colina alta; y por toda la superficie de la tierra mis ovejas fueron esparcidas, sin que hubiera quien hiciera una búsqueda y sin que hubiera quien procurara hallarlas.” (Ezeq. 34:1-6).

De hecho, cuando Jesús estuvo en la tierra, dijo unas palabras de por sí muy explícitas, con las que se confirmaba el complimiento de dicha profecía:

Y Jesús emprendió un recorrido de todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas y predicando las buenas nuevas del reino y curando toda suerte de dolencia y toda suerte de mal. 36 Al ver las muchedumbres, se compadeció de ellas, porque estaban desolladas y desparramadas como ovejas sin pastor.” (Mat. 9:35-36).

¿Cuál sería, entonces, la conclusión de dicho asunto? Pues esto se nos explica, si seguimos el hilo de la profecía mencionada de Ezeq. 34, pero en esta ocasión en los versos del 7 al 14:

Por lo tanto, pastores, oigan la palabra de Jehová: 8 Tan ciertamente como que estoy vivo —es la expresión del Señor Soberano Jehová—, de seguro debido a que mis ovejas llegaron a ser algo para saqueo y mis ovejas continuaron siendo alimento para toda bestia salvaje del campo, porque no había pastor y mis pastores no buscaron mis ovejas, sino que los pastores siguieron apacentándose a sí mismos y a mis propias ovejas no apacentaron, 9 por lo tanto, pastores, oigan la palabra de Jehová. 10 Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Aquí estoy yo contra los pastores y ciertamente reclamaré mis ovejas de su mano y haré que cesen de apacentar mis ovejas y los pastores ya no se apacentarán a sí mismos; y ciertamente libraré mis ovejas de su boca y no llegarán a ser alimento para ellos”.”

Eso es, que les quitaría a esos fraudulentos y desalmados pastores, la autoridad que sobre dichas ovejas tenían y de la que se aprovechaban para beneficio propio, lo que nos lleva de nuevo a la profecía de Zac. 11:16-17 y leída al inicio de este escrito, pero ahora ya centrándonos solo en ese verso 17 y en dónde se nos explica cómo castigaría Dios a esos pastores inútiles:

¡Ay de mi pastor que nada vale, quien deja el rebaño! Una espada estará sobre su brazo y sobre su ojo derecho. Su propio brazo sin falta se secará y su propio ojo derecho sin falta se oscurecerá.”

El hecho de que se nos diga que una “espada” estará sobre el brazo del pastor “que nada vale”, significa que este sería despojado de su posición de autoridad de una manera violenta y eso es lo que ocurrió precisamente en el año 70 de nuestra era, cuando ese sacerdocio y prefigurando al “pastor inútil” de la profecía de Zacarías, fue totalmente arruinado junto a la ciudad de Jerusalén y su templo por las legiones romanas al mando del general Tito…… y aquí se podría acabar la historia del “pastor inútil” si no fuera por lo que se mueve alrededor de dicha profecía y que va mucho más allá, a poco que uno “rasque” un poquito en el tema. Porque si el brazo significa el poder ostentado por uno y que se pierde al ser dicho brazo simbólicamente quebrado, nos queda aún por averiguar que significa el perder la visión precisamente del ojo derecho y que a tenor del contexto escritural (insistiremos en este aspecto más adelante), tiene que ver con que ese “pastor inútil” perdió totalmente la percepción correcta del porqué Jehová le había encomendado la misión de pastorear a Su rebaño, la nación de Israel…… señalemos que aún hoy continúa esa falta de percepción, pues dicha nación todavía no reconoce en Jesús al Mesías prometido por Dios para salvar al mundo; y dicho lo cual, ahora sí que tal parecería finiquitado el asunto, si no fuera porque intuimos que detrás de todo esto aún queda “tela que cortar”.

Y es que lo primero que habría que entender, por un lado, es por qué precisamente tiene que tratarse del ojo derecho y que, sin embargo, no se nos especifica nada en cuanto al brazo del que se nos habla y que nos barruntamos, que también estaríamos hablando del brazo derecho…… y por extensión, de ser ello así, qué simbolismo tiene en las Escrituras esa dual posición diestra; para ello nos remitiremos a unas palabras de Jesús que encontramos en Mat. 5:29-30 y que nos dan una pista:

Ahora bien, si ese ojo derecho tuyo te está haciendo tropezar, arráncalo y échalo de ti. Porque más provechoso te es que uno de tus miembros se pierda y no que todo tu cuerpo sea arrojado en el Gehena. 30 También, si tu mano derecha te está haciendo tropezar, córtala y échala de ti.”

No pretendemos ser dogmáticos en este asunto, pero en nuestra opinión, estaríamos ante un significado de importancia ante nosotros para un correcto entendimiento del texto escritural, porque veamos: lo que parecen dar a entender dichas palabras, dichas además por quién fueron dichas y que no daba “puntada sin hilo”, es que la parte derecha y no así la izquierda, es la que nos puede hacer “tropezar” y lo que significaría que la percepción correcta en cuanto al entendimiento de las cosas de Dios o espirituales, está simbolizada por el ojo derecho, así como el actuar correcto es también simbolizado por el brazo derecho…… de lo contrario no se entendería que fuera precisamente una irregular acción de esa zona corporal, el origen de un discernir (visión del ojo derecho) o de un actuar (acción de la “mano derecha” en las palabras de Jesús, entendida como la prolongación del brazo) incorrecto. Por lo que se podría aseverar que, desde el punto de vista bíblico, la fuente de nuestros razonamientos y posteriores actos correctos derivados de ellos, eso es, en línea con la voluntad divina, tienen que ver con la parte derecha de uno y que una violación de los tales, resulta en un tropiezo para nosotros; recordemos que la incapacidad de visión del “pastor inútil” del que hemos hablado, con respecto de los propósitos de Dios, se nos señala por medio de decirnos que perdió la visión del “ojo derecho” y lo que está en línea por lo dicho por Jesús…… corroborado ello, por lo que leemos a continuación:

El corazón (como fuente de nuestras motivaciones, según Mat. 15:18-19) del sabio está a su diestra, pero el corazón del estúpido a su siniestra.” (Ecle. 10:2). (Acotación nuestra).

Y pasaje este que la RVA-2015 vierte de la siguiente explicita manera:

El corazón del sabio se inclina a su derecha; pero el corazón del necio a su izquierda.”

Porción bíblica que es traducida por NBD, de esta sugerente forma:

El corazón del sabio busca el bien, pero el del necio busca el mal.”

Afirmación que nos lleva a la conclusión, de que la parte derecha y siempre relacionada con los hechos justos de Jehová (Éxo. 15:6, Sal. 20:6, Sal. 48:10, Isa. 41:10) sería la equivalente del bien, mientras que la parte izquierda, por contraposición, sería la equivalente del mal y con todo lo que ello conllevaría de base ocultista del denominado “Camino de la mano izquierda”, un término generalmente utilizado en círculos esotéricos de la magia negra y el Satanismo, pues razonemos: Satanás también puede leer la Biblia y sabe lo que esta dice con respecto del destino que le espera…… entonces ¿por qué no tratar de entorpecer, usando los principios y doctrinas de la religión falsa, en un intento de inclinar el corazón de las personas hacia su lado “izquierdo”? Por lo tanto y conocedor del hecho de que se considera que el ojo derecho representa la inteligencia usada en favor de Dios y el brazo derecho, las acciones tendentes hacia lo divino ¿por qué no desarrollar una contraparte y que sería tanto la religión falsa, como el ocultismo y cosas parecidas, para entrampar al ser humano y alejarlo de Dios, al ser este inducido, insistimos, hacia el lado “izquierdo”?

Y que para saber si Satanás ha tenido éxito o no en su empeño, solo necesitamos echar una mirada a nuestro alrededor y con lo que se sale inmediatamente de dudas; y por si recela de lo que decimos, permítannos hacerles una pregunta y que quizás será más fácil de responder entre aquellas personas que se manejan en dólares, pues estas están familiarizadas con una imagen que aparece en los billetes de un dólar y que es la de una pirámide cortada con un ojo en su parte superior, que se ha dado en llamar “el ojo que todo lo ve” e imagen satánica por excelencia; por lo que la pregunta del millón es la siguiente: ¿qué ojo es el que aparece en dicha imagen: el derecho…… o el izquierdo?

Si uno es observador y está atento a los detalles, se dará cuenta de que en esa imagen de corte masónico, está representado el ojo izquierdo…… ¿qué cómo puede llegarse a tal conclusicón? Es muy sencillo: todo lo que se tiene que hacer es buscar la posición de la “carúncula” y que aparece como un pequeño abultamiento de tejido carnoso en el lado más cercano de cada ojo a la nariz y que, dicho para entendernos (somos profanos en la materia ¡qué quieren ustedes!), por dónde salen la lágrimas. Por tanto, es la posición de dicha “carúncula” la que determina si el ojo que se nos está mostrando es un ojo izquierdo o un ojo derecho: si tal “carúncula” está en el lado izquierdo del globo ocular cuando este es visto de frente, ese es el ojo izquierdo…… y viceversa; luego dado que dicho “ojo que todo lo ve” nada tiene que ver con las cosas de Dios, estaríamos ante una representación satánica. Partiendo de ahí, la conclusión a la que podemos llegar es la siguiente: cuando en las Escrituras se hace referencia a la parte derecha del ser humano, ello tiene que ver con pensamientos y actos correctos con respecto de Dios, mientras que por contraste, cuando se habla de la parte izquierda, se está haciendo referencia a pensamientos y actitudes contrarios a la voluntad divina.

Dicho lo cual, permítanos una matización: como los autores de este blog no somos expertos en ocultismo y todos los intríngulis que a este rodean, lo que les acabamos de contar es para que cada cual y partiendo de si tiene algo más de información al respecto, saque sus propias conclusiones de lo leído. Por nuestra parte, el objetivo principal que nos ha llevado a escribir este artículo, ha sido el mostrar que cuando a un pasaje bíblico se le intenta “sacar punta”, te puede llevar a los lugares más insospechados: porque de partir de la idea que según Zac. 11:17 el anticristo será tuerto, pasando por la contraposición del bien y el mal que existe en el ser humano y finalizando por averiguar, qué ojo, si el derecho o el izquierdo, es el que figura en el billete de 1 dólar estadounidense…… ¡no nos negarán, que es lo más parecido a hacer “encaje de bolillos”!

MABEL

CUANDO UNO ESTÁ PRESO DE SUS PROPIAS CONTRADICCIONES.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 19/04/2016 by Armando López Golart

admin-ajax (3)Y eso es lo que le ocurre a Apologista Mario Olcese, aunque con la desvergüenza y falta de decoro que le caracteriza, pretende minimizar los daños señalando solo aquello que a él le interesa y no respondiendo a lo que realmente se le plantea, tratando de esta manera como tontos no solo a sus naturales detractores, sino también a sus seguidores. Lo peor es que algunos de ellos sí lo son, pues siempre están esos que le aplauden las gracias hasta con las orejas y le felicitan cuando, por ejemplo, dedica alguno de sus “correctivos” al detractor de la madre patria (u séase, aquí el menda), cuando lo único que hacen dichos “correctivos” es evidenciar el nulo entendimiento que tiene el personaje con respecto de las Escrituras…… y es que ya se sabe: “En el mundo de los ciegos, el tuerto es el rey…… pero sigue siendo tuerto”.

Dicho lo cual, veamos ahora y como ejemplo de lo que digo, la “receta medicinal” que me acaba de enviar dicho personaje en forma de correo, para curar una supuesta terquedad por mi parte y que no es tal, sino sencillamente estamos ante el no querer uno “comulgar con ruedas de molino”…… eso es, “no tragar” con las barbaridades que publica el “teólogo” en cuestión; pero veamos la “receta médica” que me ha mandado:

Aunque le duela, usted sigue siendo un novato en cuestiones teológicas. He aquí un poqco más de medicina para su terquedad:

Isaías 52:15
Ciertamente El asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante El; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.

Salmos 72:10,11
Los reyes de Tarsis y de las islas traigan presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrezcan tributo;…

Esto es lo que me acaba de mandar como remedio a mis males y en lo que de nuevo demuestra no ser capaz siquiera de entender lo que lee, cuanto menos de interpretarlo, porque veamos: este correo está relacionado con mi escrito del 14/04/16 y que gira en torno al hecho de que los Abraham y resto de notables del AT serán esos reyes (o líderes gubernamentales) de los que se nos habla en Rev. 21:24, mientras que lo que afirma el personaje en cuestión es que no hay correspondencia entre los unos y los otros…… eso es, que dichos personajes del AT no son los reyes mencionados en el pasaje señalado. Y como muestra de la razón que entiende, le asiste, me envía esos dos pasajes para desmontar mi planteamiento en el sentido de que sí son esos notables del AT los que se corresponden con los gobernantes mencionados el citado pasaje de Rev. 21:24 y en una muestra más, repito, de la total incapacidad del personaje para razonar acerca de aquello que lee.

Porque lo que se lee en ese Sal. 72:10-11 que se me señala, es exactamente lo mismo que se nos dice en el pasaje de Rev. 21:24 mencionado: que reyes “de la tierra” acudirán de todos los rincones de la misma, a rendir pleitesía al rey de reyes Jesucristo y a sus hermanos que junto e él presiden el reino…… por lo que no sé a qué viene el que me haga mención del citado salmo, cuando en el mismo de ninguna manera se nos aclara quiénes serán esos reyes y que es de lo que se está discutiendo.

Por otra parte, el Sr. Olcese me cita el profético pasaje de Isa. 52:15 y quiero imaginarme que razonando lo siguiente en su desnortada mente: dado que en dicho pasaje se lee que esos reyes o gobernantes de la tierra “verán lo que no se les había relatado y tendrán que dirigir su consideración a lo que no habían oído”, la conclusión a la que llega dicho personaje (presupongo) es que los notables del AT no pueden ser esos reyes o gobernantes que suben a presentar sus respetos a los miembros del gobierno del reino (Jesucristo y sus hermanos), pues dichos notables si eran sabedores de esas cosas…… y con lo que se demuestra, repito, una más que brutal incapacidad en cuanto a entendimiento escritural por parte de semejante indocto y que le lleva a hacer esos ridículos espantosos a los que nos tiene acostumbrados. Porque la realidad, es que esos notables del AT mencionados desconocían el aspecto fundamental del reino de Dios, pues solo sabían del mismo que era un tiempo durante el cual el ser humano sería restaurado a su posición original y, extremo este, que queda reflejado en Hech. 3:20-21:

“…… y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.”

Y es que si bien sabían cuál era la obra que se llevaría a cabo en un tiempo futuro, pues eso es lo que se había anunciado por medio de dichos notables, lo que estos ignoraban era el instrumento mediante el cual se llevaría a cabo dicha restauración, eso es, la futura existencia de un gobierno conformado por personas que tomadas de entre la humanidad, habrían sido elevadas a la condición de Hijos de Dios y dotadas de la inmortalidad (hechas entonces, de esencia del mismo Dios Altísimo) y a lo que Pablo, que sabía muy bien de lo que hablaba, en su momento definió como una nueva creación (2 Cor. 5:17)……. porque a esa situación, insisto, desconocida por ellos, es a la que se enfrentarán esos “reyes de la tierra” cuando estén ante esos majestuosos Hijos de Dios: eso es, a algo que nunca habían visto”, ni de lo que nunca habían oído”. Tengamos en cuenta que el primero en saber del propósito divino de llevar adelante lo de una “tercera” creación, fue Nicodemo e información de la cual conocemos actualmente nosotros a través de las Escrituras; como también sabemos a través de estas, algo que a esos antepasados de Jesucristo jamás se les podía haber pasado por la cabeza, como es el que entre esa “nueva creación” de Hijos de Dios, hubieran miembros de procedencia tanto judía como gentil…… pues para la época en que ellos vivieron, incluso para los propios apóstoles y que vivieron en el I siglo, era algo totalmente impensable:

Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero (o gentil); pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo.” (Hech. 10:28, en la versión RV 1960). (Acotación mía). (Hech. 10:28).

Por lo que si bien esto nos coloca a nosotros en una posición más favorable que la de esos notables del AT, pues hemos oído de ello, resulta que al igual que ellos tampoco hemos contemplado lo que evidentemente será un impresionante e inenarrable espectáculo: ver en persona y por primera vez en la historia del Universo, a unos seres de nuevo cuño que ni serán ángeles ni serán humanos y dotados de inmortalidad, como será en el caso de esos Hijos de Dios y que nos han de llevar a la perfección. Ello considerado, queda claro que el pasaje de Isa. 55:12, lejos de apoyar la teoría del Sr. Olcese en el sentido de que esos notables del AT no son los reyes mencionados en Rev. 21:24, lo que hace es dar la razón a un servidor en el sentido de que si lo son, pues en el mismo se resalta el desconocimiento que dichos personajes tenían de realidades futuras.

Luego estaríamos y si esa fuera la interpretación que nos hace el Sr. Olcese de ese pasaje de Isa. 52:15 y todo parece indicar que sí, ante el enésimo ridículo (de hecho ya he perdido la cuenta de ellos) en el que dicho personaje incurre y demostrando de nuevo que no es más que un botarate intelectual de dimensiones cósmicas que, por no saber, no sabe ni interpretar y mucho menos aplicar de forma procedente un pasaje bíblico, resultando con ello que en lugar de apoyar dicho pasaje el planteamiento de ese “genio” de la teología, lo derrumba totalmente y dándole la a aquí “el menda”. Porque un servidor y al que por cierto, ni le duele ni le deja de doler que le imputen la condición de novato y menos viniendo de quién viene dicha imputación (sabido es que “rebuznos de asno no llegan al cielo”, según el refranero popular español), resulta que le da “sopas con honda” en cuanto a capacidad para entender las Escrituras y de ahí, que ese “chiquilicuatre” de la teología haya sido siempre del todo incapaz de rebatirme planteamiento alguno…… aunque constantemente esté afirmando lo contrario, pero dándose el caso de que no puede aportar prueba documental alguna de ello.

Porque en el caso que nos ocupa y que no es un tema baladí, vemos que solo nos ha señalado quienes no serán, pero no nos ha explicado nada acerca de quiénes sí serán esos futuros “reyes de la tierra” de Rev. 21:24 y asunto interesante, repito, habida cuenta de que en Rev. 19:19-21 se lee como sigue:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás (eso es, todos esos “reyes de la tierra” y resto de seguidores) fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos (dato este, que significa que esas personas no serán resucitadas).” (Acotaciones mías).

Siendo ello así, es solo razonable pensar que entre esos sobrevivientes de la “gran tribulación” (Rev. 7:14), no habrá ningún rey al que echar mano y lo que significa que estos gobernantes de Rev. 21:24 tienen que salir de entre las personas que sí serán resucitadas, entre las que se encuentran esos ancestros o “antepasados” de Jesús y según se nos evidencia en el Sal. 45:16; sin embargo, el Sr. Olcese, aún es el momento en que nos tiene que explicar el significado de dicho pasaje, eso es, porqué si los Abraham, David, Isaac y solo por citar algunos, son los “antepasados” de Jesucristo y a los que este nombra por gobernantes sobre “toda la tierra” según dicho salmo, no pueden ser estos los reyes terrenos de Rev. 21:24 y como colaboradores en la gobernabilidad del mundo, junto a Cristo y sus hermanos “más pequeños” (Mat. 25:40)…… y eso nos lo tendría que explicar el Sr. Olcese.

Cuestión que ha omitido en su video de respuesta del 15/04/16 y en el que ya empieza mintiendo (ese personaje al igual que las computadoras, miente “por defecto”), pues ya en su inicio y como respuesta a la pregunta que se formula a sí mismo, en el sentido de quién serán esos “reyes de la tierra” de Rev. 21:24, señala “que esto ya lo vimos en un video anterior” y lo cual es mentira, pues en dicho video anterior (12/04/16) lo único que hace es negar que dichos reyes tengan nada que ver con los “héroes del AT” y como le gusta decir, pero sin aclarar en ningún momento quiénes ocuparán ese lugar y que es el tema sobre el que se está debatiendo; por lo que dicho personaje, en la desvergüenza y falta de decoro que le caracteriza, trata a sus lectores como idiotas al intentar “colarles” que ese asunto ya lo dejó solventado en un video anterior cuando, repito y ahí está el video para que uno lo pueda comprobar, en el mismo no se dice nada de ello…… y si ello está contenido en un video o artículo que yo no conozco, que lo saque.

Me permito hacer notar, por otra parte, que el citado video del día 15 lo titula “Datos adicionales sobre la identidad verdadera de los reyes de la tierra de Apocalipsis 21:24” cuando, insisto en ello, en ningún momento nos ha dado identidad alguna acerca de dichos reyes y por lo que no podemos, en modo alguno, estar hablando de datos “adicionales”, pues no nos ha dado ningún dato sobre ello. Video en el que, por otra parte, tras una larga lista de pasajes “cruzados” y con la que no entiendo qué es lo que pretende demostrar (pues nada nos aclaran acerca del tema objeto de la polémica), también hace referencia a esos dos pasajes bíblicos que constan en su correo y sobre los que apoya su absurdo razonamiento y de los que ya he dicho lo que hay…… con lo que ya tenemos aquello de que, no solo es torpe, sino además reincidente.

Pero es que además, en su respuesta no hay ni una sola mención sobre esa polémica segunda resurrección que coloca para finalizados los mil años de gobierno milenario y que en las Escrituras, algo que le señalo en mí artículo, no se nos dice absolutamente nada de ella. Porque de entrada, lo que se nos dice en Juan 5:28-29 y que es de dónde saca dicho personaje saca tan esperpéntica idea y en una más que deplorable interpretación de dicho pasaje, tiene que ver con una sola resurrección, con dos retribuciones distintas en función del comportamiento de cada uno y posterior, este, a dicha resurrección; porque si la cosa fuera como nos la plantea ese aprendiz de “teólogo”, eso es, una resurrección de personas para ser enjuiciadas y destruidas por actos cometidos en su vida anterior ¿cómo nos explica, entonces, lo que se lee en Rom. 6:7?

Porque el que ha muerto ha sido absuelto (redimido, exculpado, justificado o excusado, según versiones) de su pecado.” (Acotación mía).

O lo que es lo mismo, que uno con su muerte ya paga por los pecados cometidos y por los que ya no puede volver a ser juzgado; pero es que además y con relación a esta cuestión, tampoco ese “teólogo” de pizarrín, ha dado respuesta a mi argumento en el sentido de que en Rev. 20:7-8 y para el término de esos mil años, no se nos habla de nada parecido a una resurrección de juicio, sino que a lo que se hace referencia es a una “prueba” como resultante de la suelta de Satanás de su encierro de mil años:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos es como la arena del mar.”

Luego lo que ocurrirá al cumplirse los mil años del reino de Dios, es que Satanás de nuevo y como hizo en Edén, pondrá “a prueba” la fidelidad de los hombres a su Creador y una vez devueltos estos (al final de esos mil años), al mismo grado de perfección que tenían nuestros primeros padres cuando fueron tentados…… dándose así, la oportunidad a cada uno de decidir por su cuenta y riesgo qué decisión tomar y no estar, como nos ocurre ahora, pagando por los platos que rompieron otros. Y esta es la cuestión de la se nos habla en las Escrituras y no de esa “película de miedo” que nos cuenta ese personaje, acerca de una supuesta resurrección para juicio y destrucción eterna de los impíos y que, dada su trascendencia universal, pues estaríamos hablando de miles de millones de personas eliminadas de una sola tacada y como evento ejemplificante para “navegantes”, tendría que estar escrita con letras mayúsculas en el registro escritural. Sin embargo, ni la más mínima mención de ello se encuentra en dicho registro cuando, insisto, de ser la cosa como nos lo propone tan desnortado “adalid de la verdad”, estaríamos hablando de un suceso de dimensiones cósmicas y digno, por tanto, de ser anunciado a “bombo y platillo”…… luego ¿nos podría explicar ese “maestro” de teólogos, a que se debe ese clamoroso silencio escritural, acerca de esa supuesta resurrección con resultado de destrucción eterna de los que participen de ella y de la que él nos habla?

Por otra parte y relacionado con el supuesto que nos plantea con la resurrección de marras, tampoco responde nada acerca del tema de qué hacer con los notables del AT: porque si por una parte afirma que estos no son los reyes mencionados en Rev. 21:24, pero por otra parte resulta que no reúnen el requisito exigido en Rev. 20:4 para poder participar de la “primera” resurrección de Rev. 20:6 y preparada solo para aquellos que tienen que reinar con Cristo, solo les queda a esos “notables” la opción de resucitar al término de los mil años para ser sometidos a juicio y posteriormente destruidos…… lo cual, para personas que murieron en el favor de Dios nos resulta del todo incomprensible, pero que es la resultante de lo que nos está planteando el Sr. Olcese; luego ¿nos podría explicar cómo “se come” eso?

Sin olvidarnos y que esta es otra, del tema de aquellas mujeres que en todos los tiempos fueron fieles a Dios y de las que ese personaje afirma que no pueden participar en el gobierno del reino de Dios, por lo que tampoco pueden participar de esa “primera” resurrección habilitada únicamente para aquellos que tienen que reinar con Cristo y con lo que, al igual que esos notables del AT, solo les espera la destructiva resurrección de juicio que se ha sacado el Sr. Olcese de la manga para el final de los mil años…… por cierto, tampoco nos responde a la cuestión acerca de en qué video nos mintió: si en el que afirmaba y dirigido a los TJ, que las mujeres no pueden participar en el gobierno del reino de Dios, o en el que dirigió personalmente a un servidor y diciéndome todo lo contrario, eso es, que pueden hacerlo.

Temas todos estos que le propongo en mi anterior artículo y de los que ni siquiera hace mención, pues no tienen defensa posible y él lo sabe…… de ahí esas mamarrachadas que ha soltado en esa nueva respuesta, pero que le sirven de excusa para decir en futuros videos, que ya ha respondido y rebatido mis planteamientos, cuando realmente no ha hecho ni lo uno, ni lo otro. Luego lo que le ocurre a esa catástrofe andante que es el Sr. Olcese y para su desgracia, es que un servidor podrá ser todo lo novato que se quiera, pero en todo caso un novato muy bien documentado…… mientras que él no es más que un pobre hombre que vive para alimentar un ego insaciable para llegar a ser algo y que en ese intento, hoy nos dice una cosa, mañana otra y pasado mañana, ni la una ni la otra, sino toda la contraria y sin que se le mueva lo más mínimo el peluquín.

Entonces los hechos constatados nos dicen, que no estamos más que ante un desvergonzado, falto del mínimo rigor y decoro deseable en una persona que dice hablar de Dios (¡vamos, una vergüenza nacional para la República del Perú!), que además trata a sus seguidores de tontos y de los que cada día parece tener menos; pues de lo contrario, no se entiende ese “rotulillo” que aparece en algunos de sus videos (como en ese fechado el 12/04/16) y en donde casi en actitud suplicante pide al “personal” que, aunque sea por etapas, pero que no deje de visionar el entero contenido de los mismos…… y solo una persona sin solvencia alguna, puede caer tan bajo.

Armando López Golart

LUEGO DE “GARRAFAL ERROR DE NOVATO” ¡NADA DE NADA!…… ¿NO Sr. OLCESE?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 14/04/2016 by Armando López Golart

136c01d995e81073bcd26eeb6542de32Estarán ustedes al tanto de la acusación de la que fue objeto un servidor, Armando López Golart, por parte del ínclito personaje Apologista Mario Olcese, que en un anterior correo me imputaba un supuesto “garrafal error de novato” cometido en mi escrito del 09/04/16 y que al final no ha sido ninguna de las dos cosas, pues ni está el Sr. Olcese ante un novato (qué más quisiera él), ni ha existido el error imputado…… pero en todo caso, demos fe del correo en cuestión y publicado en mi escrito del 10/04/16 y que me llegó en los siguientes términos:

Armando, me tomé la molestia de leer tu estudio donde intentas explicar quiénes son los reyes de la tierra de Apo. 21:24 y debo decirte que HAS COMETIDO UN ERROR GARRAFAL, PROPIO DE UN NOVATO. SI DESEAS TE DIGO CUÁL ES ESE ERROR EN PRIVADO, O SI PREFIERES LO HAGO SUBIENDO UN VIDEO EN MI CANAL. TÚ DECIDES.” (Negritas mías).

Y que de “error garrafal de novato” no hay nada de nada, es algo que admite el propio Sr. Olcese en el video en que pretende demostrar el tal error y publicado el 12/04/16 bajo el titulado “¿Quiénes son los reyes de la tierra de Apocalipsis 24:14?” y cuestión, que sorprendentemente no nos aclara, pues solo se limita a decirnos quiénes no serán esos “reyes de la tierra”…… luego sabemos quiénes no son y siempre según tan esperpéntico personaje, pero no quiénes sí serán y que es de lo que se trata, pues a eso apunta la pregunta que da título al video que publica. Pero volviendo a lo del supuesto error garrafal y que finalmente ha quedado en “agua de borrajas”, lo tienen ustedes claramente reflejado en los primeros siete minutos de grabación del video mencionado, en donde después de hacer un resumen del tema objeto de discusión y publicado por un servidor, el Sr. Olcese reconoce estar de acuerdo con todo mi planteamiento…… solo discrepa de mi afirmación en el sentido de que esos reyes de la tierra sean los Abraham y resto de notables del AT, tal como he sostenido siempre y para lo cual me apoyo en el Sal. 45:16, en donde haciendo alusión profética a Jesucristo, se lee como sigue:

En lugar de tus antepasados (o “padres”, según versiones) llegará a haber tus hijos (por derecho de “recompra”, mediante su sangre derramada), a quienes nombrarás (eso es, a dichos antepasados y no a otros) príncipes (o “gobernantes”, en todo caso una designación real) en toda la tierra.” (Acotaciones mías).

Solo de una mínima comprensión de la lectura de este pasaje, se desprende con claridad que los Abraham y resto de notables del AT, por su condición de “antepasados” de Jesucristo, ya meritan como los únicos a recibir el nombramiento de “reyes sobre la tierra” y aludidos en Rev. 21:24…… a menos, eso sí, que en el citado salmo se nos mienta; pero claro, resulta que el Sr. Olcese no sabe leer con un mínimo de corrección (y siempre según mi personal definición de lo que es saber leer de manera apropiada, para entender el mensaje contenido en aquello que se lee), pues ya parte del supuesto que esos personajes citados gobernarán al lado de Jesucristo en el reino de Dios, en calidad de inmortales reyes y sacerdotes. Y siendo este un tema que llevo largo tiempo debatiendo con ese ignorante personaje y que jamás ha sido capaz de refutar mis planteamientos en el sentido de que ello no puede ser tal como nos lo plantea, pues de entrada dichos notables ya no reúnen el requisito fundamental exigido en las Escrituras para acceder al cargo de gobernante del reino con la condición de inmortal rey y sacerdote, según Rev. 20:4 y en donde se lee como sigue:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha (eso es, asesinados) por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Acotación mía).

Es más, resulta que este necesario requisito de sufrir una muerte violenta para reinar con Cristo, fue contundentemente explicado por el propio Sr. Olcese en un video publicado el 12/03/13 y dirigido expresamente a un servidor (en un más que incorrecto tono chulesco), en el que nos decía, entre los minutos del 16 al 20 de grabación y en flagrante contradicción con lo que enseñaba antes de publicar dicho video y de lo que defiende ahora acerca de esos personajes del AT como reyes en el milenio, que solo aquellos que murieran “asesinados” en defensa de su fe durante la “gran tribulación” (aún futura), en su enfrentamiento con la “bestia”, el “falso profeta”, el “anticristo” y que no recibieran la “marca” de dicha “bestia” (Rev. 13) en sus frentes o en sus manos, serían los que reinarían con Cristo durante el milenio y que como apoyo de dicha idea, usaba el pasaje que acabamos de leer de Rev. 20:4.

Tajante afirmación, con la que dicho indocumentado y sin darse cuenta de ello, apartaba de un plumazo del poder reinar con Cristo en el reino de Dios, no solo a los Abraham y compañía, sino a los mismísimos apóstoles y resto de seguidores de Jesús del I siglo, que aun siendo más próximos en el tiempo, hace ya la friolera de casi 2.000 años que murieron y la “gran tribulación”, repito, aún no ha llegado…… o sea, una flagrante y esperpéntica contradicción en sus afirmaciones, pues como en el caso de los que hablan sin tener un criterio claro de lo que dicen, hoy el Sr. Olcese nos dice una cosa, mañana otra y pasado mañana, si se tercia, ni la una ni la otra, sino toda la contraria. El caso más reciente en plantearle a dicho caballero tal cuestión, lo tienen ustedes en el artículo que se publicó en este blog el pasado 15/03/16 titulado “¿Sr. Olcese…… ¿está usted seguro de lo que dice?” y en el que por enésima vez un servidor incidía en este tema de la imposibilidad de que esos notables del AT pudieran reinar al lado de Jesucristo como inmortales reyes y sacerdotes, recibiendo como siempre, la callada por respuesta…… por cierto, uno de mis escritos más leídos es el publicado el 15/09/13, bajo el título “Los antepasados de Jesús…… y el Sal. 45:16” y en el que ya demostraba la razón de dicha imposibilidad, sin que el Sr Olcese haya sido capaz, hasta el momento, de objetar nada al respecto.

Estaríamos por lo tanto y retomando el tema que inspira este escrito, no ante “un error garrafal propio de un novato”, sino ante una simple discrepancia en cuanto a formulaciones distintas y ello debido a la supina ignorancia del personaje señalado en cuanto a entendimiento escritural y agravada esta, si cabe, por un ansia enfermiza para no reconocer un posible error en sus planteamientos…… y si para ello hace falta el retorcer las Escrituras hasta el límite, pues se hace ¡y punto! Porque la razón por la que el “mandangas” intelectual que resulta ser el “teólogo” en cuestión (los responsables de darle dicha acreditación, aún continúan flagelándose a día de hoy, arrepentidos en “saco y cilicio” ante tamaña ocurrencia), sostiene que los “héroes” del AT y como él los llama, reinarán al lado de Jesucristo en calidad de inmortales reyes y sacerdotes, no es otra que la disparatada interpretación que hace del pasaje de Juan 5:28-29 y en donde se lee como sigue:

No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.”

Siendo lo que de ahí deduce ese “genio” de la teología, que en lugar de una sola resurrección con dos retribuciones distintas y que es de lo que se nos habla en dicho pasaje, existen dos resurrecciones separadas por un espacio de tiempo de mil años: la primera en el momento de ser establecido el reino de Dios en la tierra (la resurrección para “vida”) y una segunda, al término de dicho período de tiempo de mil años, para juicio y destrucción eterna de los impíos (la resurrección “de juicio”)…… y con lo que se genera una derivada, porque veamos: si ello es así como nos cuenta ese “chiquilicuatre” de la teología en el sentido de que, por una parte, los notables del AT no son los reyes mencionados en Rev. 24:24 y por otra, no pueden participar en la llamada “primera” resurrección (Rev. 20:6) y preparada solo para aquellos que tienen que reinar con Cristo en el reino de Dios, pues no reúnen el requisito exigido en Rev. 20:4 para alcanzar tan encumbrada posición ¿qué hacemos, entonces, con esos denominados por el Sr. Olcese, como los “héroes” del AT? Porque según la disparatada interpretación de Juan 5:28-29 hecha por tan rocambolesco personaje, si no lo hacen en la “primera” resurrección y ya hemos visto que no pueden hacerlo, solo les queda una segunda al término de los mil años y para destrucción eterna…… y algo disparatado, cuando estamos hablando de personas que gozaron hasta el momento de su muerte del favor del Dios Altísimo; luego ¿nos podría aclarar algo el Sr. Olcese, sobre el particular?

Pero es que, por otra parte, dicho personaje también defiende en un video crítico con la organización de los Testigos de Jehová (20/04/13), que las mujeres no pueden en modo laguna reinar con Cristo en el reino de Dios y afirmación que le enfrenta a una nueva e insoluble cuestión: porque si ello es así y así es, lo que es obvio es que “no pueden” participar de la mencionada “primera” resurrección, reservada solo para aquellos que si acceden a dicho reino en calidad de inmortales reyes y sacerdotes…… entonces el Sr. Olcese nos tendría que responder a la siguiente pregunta ¿qué hacemos con ellas? Eso es ¿en dónde metemos y por poner algunos ejemplos, a mujeres como Sara, Rebeca, Raquel, Esther, Lea, Noemí, Débora, etc. etc. etc. o en su defecto, a aquellas que posteriormente creyeron en Jesús, como su propia madre María, Ana, Elisabet, o las hermanas de Lázaro, María y Marta, o María Magdalena y otras muchas que le estuvieron acompañando y sirviendo durante su ministerio en la tierra (Luc. 8:1-3)…… o a Evodia, Síntique, Lidia, Priscila, Eunice, Dorcas y otras tantas que como ellas se bautizaron posteriormente en el nombre de Jesucristo y murieron fieles a Dios? (Hech. 8:12)? Y permítanme el hacer un pequeño inciso, ya que viene al caso, para señalar que tan solo cinco meses después de formular tan tajante afirmación dirigida a los TJ y en una muestra de la “coherencia” que adorna a tan esquizofrénico personaje, publicó otro video (08/09/13) en donde decía exactamente lo contrario y algo que se puede escuchar a partir del minuto 4’30 de dicha grabación…… pero sigamos con lo que íbamos.

Partiendo entonces de esa primera afirmación ¿vamos a meter a todas esas personas fieles en una “segunda” resurrección para destrucción eterna al término del milenio, puesto que obviamente no pueden hacerlo en la “primera”…… o tiene el Sr. Olcese una solución alternativa para ellas? Por otra parte y ya que puestos, preguntarle a esa incoherencia andante que es Apologista Mario Olcese ¿en dónde se nos habla en las Escrituras de algo parecido a una resurrección al término de los mil años y para destrucción eterna de los que participen de ella? Porque del único evento a ocurrir y del que se nos hace mención en estas para el final de esos mil años, lo tenemos en el siguiente pasaje:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos es como la arena del mar.” (Rev. 20:7-8).

Y de lo que se nos está hablando aquí, no es de una resurrección, sino de una “prueba” a la que será sometida la humanidad, con la suelta de Satanás…… dicho de una manera más positiva, ante la oportunidad que nos dará nuestro Creador de poder responder personalmente al desafío presentado por Satanás en su momento a la primera pareja humana y de cuya respuesta, aún estamos hoy sus descendientes pagando los “platos rotos” del estropicio causado por ellos; porque de tratarse y tal como se nos apunta, de una “gran resurrección” de impíos de todos los tiempos para ser juzgados y destruidos por los pecados cometidos en su anterior vida ¡hombre, algo se nos tendría que decir de ello en la Biblia, pues no es “peccata minuta” la cuestión de un juicio de dimensiones universales y para destrucción eterna de esos “impíos” desde Caín hasta nuestros días ¿no creen ustedes? Sin embargo, ni la más leve mención en las Escrituras de esta misteriosa resurrección que se saca de la manga ese desnortado personaje que responde al nombre de Apologista Mario Olcese, sino que de lo que se nos habla en estas es de la destrucción inmediata, finalizados esos mil años, de personas que al término de dicho período de tiempo se dejen entrampar por las engañosas artimañas de Satanás al ser soltado y no de personas “resucitadas” que hayan de ser juzgadas por errores anteriores al momento de su muerte y con lo que se mandaría a hacer puñetas, de ser ello así, con lo afirmado en Rom. 6:7…… mientras que aquellos que no se dejen engañar y sigan fieles a Jehová, continuarán viviendo eternamente y en idénticas condiciones de vida de que disfrutaba Adán antes del pecado.

Presentadas esas cuestiones y a las que ese “teólogo” tendría que darnos alguna explicación, permítanme comentar algo sobre el tema de “hilar muy fino” y del que se me acusa de no aplicármelo personalmente…… e “hilar muy fino” que el Sr. Olcese identifica con el aplicar lo de las “referencias cruzadas” y como si descubriera “la sopa de ajo”, porque veamos lo que un servidor ya dice acerca de tal asunto, en este párrafo tomado del artículo en cuestión:

Un “hilar muy fino” que implica el hacer un análisis exhaustivo de lo que uno está leyendo, casi diseccionando su contenido palabra por palabra y luego cuadrar lo entendido, con su contexto más inmediato y, si procede, con el general de las Escrituras…… además y por aquello de asegurarse, contrastar dicho pasaje con lo que del mismo se nos dice en distintas versiones bíblicas y sacar con ello, una amplia perspectiva del contenido que del mismo se nos hace desde la óptica de varios traductores y que, normalmente, siempre suele llevar a un entendimiento cabal de la lectura realizada.”

Y ese contrastar con el contexto general de las Escrituras (además de lo restante añadido) y que es lo que yo hago constantemente y recomiendo siempre hacer a mis lectores, es precisamente lo que significa ese uso de las “referencias cruzadas” y que a tenor de lo visto hasta el momento, queda claro que lo único que tiene “cruzado” tan singular personaje son sus neuronas; luego que no “cruce” tantas referencias y que nos aclare qué hacemos con los Abraham y compañía, así como con esas fieles mujeres que no pueden reinar en el milenio y por lo que no tienen acceso a la llamada “primera” resurrección y en la que participan solo (Rev. 20:6), repito, los 144.000 de Rev. 14:1. Y si no es mucho pedir, con referencia a esa posibilidad de reinar o no, de las mujeres junto a Cristo en el reino de Dios, que nos diga también cuándo nos mintió: si en el video en el que les dice a los TJ que no pueden hacerlo, o en el video que dirige a un servidor diciendo que pueden hacerlo…… porque mucho me temo, que las dos cosas a la vez, algo “dificilillo” si es.

Resumiendo la cuestión, que de “error garrafal, propio de un novato” no hay nada de nada, sino que de lo que se trata es de una simple discrepancia argumental y cuestión en la que queda claro a tenor de lo considerado, que soy yo el que lleva la razón en la forma de plantear quiénes serán esos reyes de Rev. 21:24; y por otra parte, que lo único que ha hecho ese estrafalario personaje en su intento por desacreditarme ante el “personal”, no ha sido más que ponerse en ridículo por enésima vez ante los suyos y a lo que en España se le llama “ir por lana y salir trasquilado”. Porque de nuevo, el “correcaminos Armandito”, le ha soltado un “soplamocos” de escándalo al “coyote Apologista” y que no responderá, ya se lo adelanto a ustedes, a las cuestiones planteadas: tal es, la capacidad de entendimiento escritural de ese “genio” de la teología y que responde al pomposo nombre de Teólogo Ingº. Apologista Mario Olcese…… por cierto, Sr. Olcese ¿para cuándo su nombramiento como presidente de la comunidad de vecinos de su escalera? Por títulos, que la cosa no quede ¿no cree? Igual le dan otro diploma que colgar en la pared…

Armando López Golart

PUES…… ¡VEAMOS ESE ERROR, Sr. OLCESE!

Posted in Uncategorized with tags , on 10/04/2016 by Armando López Golart

images (1)Y es que recién publicado nuestro artículo titulado “¿Quiénes son, los reyes que se nos mencionan en Rev. 21:24?” en el día de ayer (09/04/16), Apologista Mario Olcese me hizo llegar el siguiente correo, con oferta incluida, en los siguientes términos:

Armando, me tomé la molestia de leer tu estudio donde intentas explicar quiénes son los reyes de la tierra de Apo. 21:24 y debo decirte que HAS COMETIDO UN ERROR GARRAFAL, PROPIO DE UN NOVATO. SI DESEAS TE DIGO CUÁL ES ESE ERROR EN PRIVADO, O SI PREFIERES LO HAGO SUBIENDO UN VIDEO EN MI CANAL. TÚ DECIDES.”

Y encima con ultimátum incluido, porque poco después me ha mandado otro, en los siguientes términos:

Me puedes responder a mi correo molceses@hotmail.com. Te doy tiempo sólo 5 horas, después de lo cual subiré un vídeo titulado: ¿Quiénes son realmente los reyes de la tierra de Apo. 21:24.”

Sin embargo y dejando aparte esa nueva payasada, decirle en primer lugar al Sr. Olcese que me alegra que se cuente entre mis asiduos lectores a pesar de que en su momento y en un video publicado el 24/02/16, aconsejó al “personal” en el sentido de que no visitaran mi blog (m. 9’40 de grabación), pues todo lo en el mismo contenido es “un engaño, publicado por un hombre fanático e intolerante que no tiene amor a la verdad” (¡anda quién fue a hablar!) y otras lindezas por el estilo…… excuso decir, que a partir de ese momento mi audiencia subió de forma exponencial y es que ya se sabe ¡“morbosilla” que es la gente!; por otra parte y si es cierto que he cometido un error en dicho escrito, agradezco el que me lo comunique para evitar reincidir en el mismo en lo sucesivo, pues constatado está que es de los errores de lo que uno aprende. En otro orden de cosas y ya que gentilmente me da a escoger, le ruego que señale ese supuesto (de momento) error de forma pública y por dos razones fundamentales: la primera, porque si es cierto que he cometido un error en mi exposición, los primeros en saberlo tienen que ser mis lectores, pues ellos han sido las victimas del engaño (involuntario, en todo caso, pero engaño al fin y al cabo) y por lo que tienen todo el derecho de saberlo; y en segundo lugar, para que cuando al final de algunos de mis escritos aparece la apostilla “… porque nosotros, también nos podemos equivocar” (en todo caso un servidor, Armando López Golart y único responsable de todo lo que se publica en este blog), dichos lectores sepan que la cosa no va de broma.

Por otra parte, decirle al caballero en cuestión ¡que ya sería hora, que pudiera señalar algún error (obviamente doctrinal y no gramatical, que de estos “haberlos haylos”) cometido por un servidor en alguno de los 469 artículos publicados a lo largo de los más de seis años de vida de este blog! Pero en todo caso, la prudencia nos invita a no adelantar acontecimientos y ver primero a qué error se refiere el Sr. Olcese y si este es tal o, sencillamente y como nos tiene acostumbrados, la cosa no pasa de ser un simple problema de semántica, eso es, una palabra o término que no le ha caído bien y que pudiera ser cambiado por otro. Pero ello no es óbice para que agradezca y es de justicia el señalarlo, las correcciones que se me hagan y vengan de donde vengan (incluso del Sr. Olcese), pues son el acicate para que uno “espabile”, aprenda más y se asegure bien antes de afirmar algo; por lo que quedo a la espera de que el caballero en cuestión nos muestre el error cometido por un servidor y es que, en el supuesto de que ello fuera así, ya se sabe: yo…… también me puedo equivocar.

Armando López Golart

¿QUIÉNES SON, LOS REYES QUE SE NOS MENCIONAN EN REV. 21:24?

Posted in Uncategorized with tags , , , on 09/04/2016 by Armando López Golart

new-jerusalem1Cualquiera que se dedique a la noble tarea de investigar las Escrituras, con el fin de entender los propósitos divinos para el hombre, sabe que de cuando en cuando se encuentra de frente con un pasaje que parece ser del todo contradictorio; ello ocurre con el texto mencionado en el titular de este escrito que, colocado en su contexto, nos dice esto:

Y la ciudad no tiene necesidad de que el sol ni la luna resplandezcan sobre ella, porque la gloria de Dios la alumbraba y su lámpara era el Cordero. 24 Y las naciones andarán por medio de su luz y los reyes de la tierra, llevarán a ella su gloria. 25 Y sus puertas de ninguna manera se cerrarán de día, pues allí no existirá noche. 26 Y llevarán a ella (los mencionados reyes) la gloria y la honra de las naciones.” (Acotación nuestra).

Claro, la pregunta más inmediata es ¿quiénes son esos reyes? Porque se nos los cita en un contexto en el que se hace referencia a “las naciones” y lo que nos remite al ámbito de lo terrenal, por tanto reyes humanos representantes de dichas naciones, mientras que cuando se atiende al contenido de Rev. 20:6, lo que se nos dice ahí es que estaríamos hablando de inmortales Hijos de Dios como aquellos que reinarán “sobre la tierra” al lado de Jesucristo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad (eso es lo que significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años (obviamente, sobre la tierra).” (Acotaciones nuestras).

Luego ¿estamos realmente, ante una flagrante contradicción? No, de ninguna manera, sino sencillamente que estamos delante de la lectura de un pasaje bíblico, hecha por un lector que parte de una idea preconcebida…… la de que solo reinarán en la tierra, Jesucristo y sus 144.000 asociados mencionados en Rev. 14:1:

Y vi y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión y con él, ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.”

La idea que estamos intentando transmitir con este planteamiento, es que para entender las Escrituras hay que, primero, saber leer muy bien y, segundo, “hilar muy fino”, antes de llegar a una conclusión sobre lo leído; en la primera condición, no estamos diciendo que el que uno saque una idea equivocada es porque no sabe leer en el sentido estricto del término, sino que en lo que estamos incidiendo es en lo que acabamos de apuntar: el leer algo con una idea preconcebida. Porque uno puede ser un licenciado en filología hispana (pues este es el idioma en el que nos movemos) y sin embargo, ver condicionada su capacidad de entendimiento por partir de determinado supuesto al iniciar la lectura de cualquier texto escrito…… y es que hay que tener cierta experiencia (fruto obviamente de errores anteriores), para afrontar la lectura de cualquier porción textual en la que se nos intente transmitir determinado mensaje bíblico, con la mente completamente “en blanco”; y con lo que ya podemos acceder a la segunda condición mencionada, eso es, el “hilar muy fino”.

Un “hilar muy fino” que implica el hacer un análisis exhaustivo de lo que uno está leyendo, casi diseccionando su contenido palabra por palabra y luego cuadrar lo entendido, con su contexto más inmediato y, si procede, con el general de las Escrituras…… además y por aquello de asegurarse, contrastar dicho pasaje con lo que del mismo se nos dice en distintas versiones bíblicas y sacar con ello, una amplia perspectiva del contenido que del mismo se nos hace desde la óptica de varios traductores y que, normalmente, siempre suele llevar a un entendimiento cabal de la lectura realizada. Todo ello aplicado al tema que nos ocupa, veamos ahora cuáles son las razones para defender que en ese pasaje de Rev. 21:24 se nos habla de reyes humanos, que nada tienen que ver con los 144.000 que acompañan a Jesucristo en su gobernar sobre la tierra y que, como primera providencia, ya resulta que estos no son “humanos” en el estricto sentido del término…… pero no adelantemos acontecimientos y vayamos paso a paso, eso es, analizando en primer lugar el versículo 23 y en donde parece estar la clave del asunto:

Y la ciudad no tiene necesidad de que el sol ni la luna resplandezcan sobre ella, porque la gloria de Dios la alumbraba y su lámpara era el Cordero.”

Lo primero que hay que averiguar, entonces, es de qué “ciudad” se nos está hablando y que por aquello de empezar a situarnos, tenemos que una lectura sosegada de ese capítulo 21 del libro de Revelación ya nos muestra que esa “ciudad” no es literal, sino que simboliza el conjunto compuesto por los 144.000 seguidores de Jesucristo…… luego dado que ellos son simbólicamente representados por esa “ciudad”, no tendría sentido el que, como reyes, fueran ellos los que se llevaran a sí mismos la “gloria de las naciones” (v. 24). Por lo que solo sería entendible, el que fueran otros reyes los que les ofrendaran la referida “gloria” y que no significa otra cosa, que el que reyes de la tierra gobernantes sobre esas “naciones” que la componen y en representación de las mismas, acuden a rendirles pleitesía; lo que nos lleva a incidir en el asunto ya mencionado, en el sentido de que eses reyes “de la tierra” son seres humanos, mientras que los miembros del grupo de los 144.000 con Cristo al frente no lo son y de ahí, que en Luc. 20:34-36 se haga una clara distinción entre estos y los hijos de “este sistema de cosas”, eso es, los seres humanos como tales (para más información al respecto, pueden leer nuestro escrito del 18/03/16). No pasemos por alto y para consolidar este aspecto tan importante de la cuestión que estamos tratando, que de esos personajes corregentes con Cristo, ya en su momento se nos dijo lo siguiente:

Por consiguiente, si alguien está en unión con Cristo, es una nueva creación; las cosas viejas pasaron, ¡miren!, cosas nuevas han llegado a existir.” (2 Cor. 5:17).

Tema del que hablábamos en profundidad en nuestro escrito del 28/10/13 y que les resumimos a continuación: en la Creación observamos solo dos estadios…… uno el material al que pertenece el hombre y otro espiritual, al que pertenecen los ángeles en sus distintas categorías. Sin embargo, en el reino de Dios venidero se añade al conjunto otra creación que no serán hombres como los que conocemos, ni tampoco seres espirituales incorpóreos como los ángeles, sino seres materiales dotados de inmortalidad y lo que significa que son esencia de Dios, pues son Hijos de Este…… un ejemplo gráfico para entender lo que pretendemos decir, es el siguiente: si usted se acerca a la orilla del vasto mar (que podría prefigurar a Jehová Dios) y toma un cuenco de agua, lo que tendrá en dicho cuenco es mar, aunque con una porción infinitamente más pequeña y en lo que podría ser el equivalente a cada uno de esos seres por aparecer…… dicho para entendernos, porciones de Dios a una ínfima escala. De ahí, que se nos hable de una “nueva creación” (obviamente, con una estructura bioquímica totalmente distinta de la que caracteriza al ser humano), totalmente diferente y por ello desconocida, con respecto a lo que hasta el momento hemos visto sobre la tierra.

Por lo tanto, cuando en Rev. 21:24 se nos habla de “los reyes de la tierra”, se nos está hablando de reyes humanos que suben a rendir pleitesía a esos seres majestuosos que representan a la Suprema Soberanía del Dios Altísimo sobre toda la Creación, en calidad de Hijos Suyos; para entender el punto, tenemos que partir de la base que al igual que la tierra de Israel fue dividida en doce partes geográficas en las que asentaron sus respectivas tribus, con sus líderes patriarcales al frente, así la tierra ya dentro de reino de Dios y para una perfecta administración de la misma, será también dividida en lo que hoy conocemos comúnmente como “naciones” y con sus reyes o gobernantes al frente…… porque el que en la tierra habrá reyes de hechura humana, queda constatado por lo que leemos en Rev. 1:4-5:

Juan, a las siete congregaciones que están en el distrito de Asia: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de “Aquel que es y que era y que viene” (Jehová Dios) y de los siete espíritus que están delante de su trono; 5 y de Jesucristo, “el Testigo Fiel”, “el Primogénito de los muertos” y “el Gobernante de los reyes de la tierra.”

Es interesante al respecto, cómo en otras versiones la posición de Jesucristo con respecto a esos “reyes de la tierra” es vertida como “el dominador de…”, o “el que gobierna sobre…”, o “el que tiene autoridad sobre…” y otros “el soberano de…”; y ello es interesante porque, aunque sorprenda a algunos, Jesucristo no es nada de eso para con sus hermanos, sino que solo se le reconoce la condición de “primogénito” con respecto de ellos:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.” (Rom. 8:29).

Condición esta que, según las Escrituras, no le daba al que la ostentaba ninguna superioridad “legislativa” sobre el resto de sus hermanos (eso es, que “reinara” sobre ellos), sino simplemente una autoridad “moral” y que le era reconocida mediante el recibir en herencia el doble que sus hermanos…… por poner un ejemplo, digamos que si cada hermano recibía como herencia 100 cabezas de ganado, al primogénito le eran dadas 200 y ello, prescindiendo de la cantidad de hermanos que tuviera: siempre recibía el doble de lo que se le daba a cada uno. Por lo tanto, queda claro que en el pasaje de Rev. 21:24 se hace referencia a reyes humanos que acuden a presentar sus respetos o reconocimiento a esos gobernantes delegados por el Dios Altísimo…… ahora bien ¿de dónde saldrán esos reyes, partiendo de lo que se nos cuenta en Rev. 19:19-21?:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra (los actuales gobernantes) y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos (eso es, aún activos en el ejercicio de su autoridad), ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre (símbolo de destrucción eterna). 21 Pero los demás (los reyes mencionados y sus ejércitos) fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Acotaciones nuestras).

Porque tenemos que partir de la base y según lo leído, razonablemente entre los sobrevivientes de la “gran tribulación” (Rev. 7:14), no habrá ninguno que ostente dicha condición de rey…… “pequeño” detalle ya tenido en cuenta por las Escrituras y según se lee en el Sal. 45:16:

En lugar de tus antepasados (o “padres” según versiones) llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Acotación nuestra).

Luego los que ocuparán esos cargos de “reyes” de las naciones de la tierra (“príncipes”, según el pasaje, pero en todo caso, gobernantes reales) de Rev. 21:24, serán los Abraham, Noé, Moisés, Lot, David, los cabezas patriarcales y todos los etc. que uno quiera añadirle, de entre aquellos personajes prominentes del AT que destacaron por su inquebrantable fidelidad a Jehová Dios.

Por tanto y todo considerado, se puede afirmar con rotundidad que en el pasaje de Rev. 21:24 se hace expresa referencia a reyes o gobernantes humanos que subirán a Jerusalén a rendir pleitesía a esos Reyes de origen celestial, siendo portadores de la alabanza de sus respectivas naciones al Dios Todopoderoso, Jehová de los Ejércitos (1 Sam. 1:11), porque eso es lo que representa el que esos reyes acudan a la Ciudad Santa con la ofrenda de “la gloria y la honra de las naciones” (v. 26) a esos majestuosos reyes de origen divino, delegados del Dios Altísimo…… y es que como ya hemos señalado al inicio de este escrito, no es razonable el pensar que esos poderosos personajes se trajeran a sí mismos, su propia honra y gloria.

MABEL

LA BIBLIA…… Y EL ACTO DEL SUICIDIO.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 07/04/2016 by Armando López Golart

13_bioliaLas causas que llevan a una persona a atentar contra su propia vida y que “triunfa” en el intento, acto al que identificamos como “suicidio”, siendo muchas y variadas, todas tienen un denominador común y hasta donde nosotros alcanzamos a entender: quien se suicida no quiere morir, sino que lo que quiere es dejar de sufrir y lo que es muy distinto. El problema básico del tema del suicidio, tiene que ver con el hecho de que estamos ante una cuestión que sigue estigmatizada, llena de mitos y erróneas premisas, por lo que no se enfoca la cuestión desde el punto de vista correcto, sobre todo dentro del círculo familiar en el que ha ocurrido dicho suceso y lo cual hasta cierto grado es comprensible; porque mientras que dicho acto (aparentemente voluntario), significa una “liberación” para la persona que incurre en el mismo, resulta que en el entorno familiar de la persona que toma dicha decisión, lejos de cerrarse un capítulo en la vida de esa relación parental unos y de amistad otros, lo que ocurre es que se les abre uno muy difícil de sobrellevar, pues conlleva sentimientos muy contradictorios y que van desde la compasión, a la cólera, o a la tristeza e incluso, a cierto sentimiento de culpa…… y además, que a esos afligidos damnificados se les plantea la siguiente cuestión: ¿pueden abrigar alguna esperanza, con respecto a esa persona que ha sucumbido ante las redes de la desesperación?

Para responder a esta pregunta, no tenemos más remedio que formularnos otra: ¿qué es lo que más nos cuesta entender del suicidio? Pues sencillamente que no estamos ante un acto de egoísmo, ni de cobardía y mucho menos, de falta de creencia en Dios…… simplemente estamos ante el desenlace de una enfermedad; recuerden que en el primer párrafo hemos hecho una acotación en el sentido que el suicidio es una acto “aparentemente voluntario”, ya que como tal está entendido por el común de las personas y por lo que todos, generalmente, tienden a culpar al suicida de su acto, cuando en realidad estamos ante una persona que estaba enferma. Podríamos comparar la situación con la de una persona que tiene un cáncer y siendo el punto final de su vida causado por una hemorragia o un paro cardiorrespiratorio, derivado de la degeneración del tumor maligno en nuestro cuerpo…… pero para la gente esa persona “murió de cáncer”; con el suicidio estaríamos en igual situación, pues aunque el desenlace final es el acto del suicidio, nadie muere “de suicidio”, sino que lo que lleva a tomar esa decisión que resulta muerte es una profunda depresión u otro trastorno de carácter mental: luego es obvio que estamos ante una enfermedad y nadie se enferma porque quiere. Hay que verlo y dicho sea ello para hacernos entender en la idea que pretendemos transmitir, desde el punto de vista de que la persona sufría el equivalente a un “cáncer mental”, que se desarrolla con el tiempo, que no es algo sujeto a voluntad propia y que hay toda una serie de etapas que llevan al acto final del suicidio…… y lo que conlleva que en el asunto se incorpore un nuevo condicionante y ante el que el ser humano está totalmente indefenso, como es la imperfección y que bien podría actuar, en el caso que nos ocupa, hasta a modo de eximente para el suicida.

No siendo por tanto el ser humano como tal, el responsable de las nocivas y dramáticas consecuencias de dicha imperfección, sino más bien la víctima de ella y que pueden llevar a uno hasta el extremo de quitarse la vida…… no en un intento expreso de ofender a Dios, mediante el renunciar a ese legado divino que es la vida y como ya hemos señalado, sino en un irrefrenable deseo de dejar de sufrir; recordemos y salvando todas las distancias, lo que dijo Pablo de sí mismo en determinado momento de su vida:

Hallo, pues, esta ley en el caso mío: que cuando deseo hacer lo que es correcto, lo que es malo está presente conmigo. 22 Verdaderamente me deleito en la ley de Dios conforme al hombre que soy por dentro, 23 pero contemplo en mis miembros (producto de la imperfección y que incluye también nuestra mente, entre esos “miembros” mencionados) otra ley que guerrea contra la ley de mi mente (estaríamos hablando, en este caso, del conocimiento espiritual de uno) y que me conduce cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Hombre desdichado que soy! ¿Quién me librará del cuerpo que está padeciendo esta muerte?” (Rom. 7:21-24). (Acotaciones nuestras).

En definitiva y asociando el trasfondo de dicho planteamiento al tema que nos ocupa, que aunque seamos conocedores de los preceptos divinos en cuanto a la conservación de la vida como dádiva sagrada, es superior el deseo de nuestra mente material enfermiza por huir del sufrimiento insoportable, que en un momento determinado entendemos padecer. Lo cual nos devuelve a la pregunta “madre” y que tiene que ver con el deseo de conocer si hay alguna esperanza para el ser querido que se quitó la vida, dado que hay un pasaje bíblico que justifica dicha preocupación, pues en el mismo se lee lo siguiente:

Ninguna tentación los ha tomado a ustedes salvo lo que es común a los hombres. Pero Dios es fiel y no dejará que sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que junto con la tentación también dispondrá la salida para que puedan aguantarla.” (1 Cor. 10:13).

Claro, partiendo de esas palabras, una persona bien pudiera entender que el familiar que tomó tan fatídica decisión es porque no creía suficientemente en Dios o, pasando al otro extremo, que Éste permitió que la prueba fuera más allá de lo que uno puede soportar; pero para tener un punto de vista equilibrado del asunto, notemos que al inicio del texto en cuestión, se nos habla de lo que es “común a los hombres”. Y lo que no es común al ser humano, es el sufrir de una enfermedad mental que lleva a uno al suicidio, que es de lo que estamos hablando, porque muchísimas son las personas que pasan por situaciones dramáticamente extremas y no acaban suicidándose…… y es que recordemos, que estamos hablando del suicida como de una persona enferma y circunstancia de la que no es culpable; de hecho, lo que leemos en las Escrituras y a modo de “aviso a navegantes”, es lo siguiente:

“…… porque el tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos.” (Ecle. 9:11).

Dicho en otras palabras, que uno puede desarrollar y sin saber por qué, un cáncer, el otro una ceguera galopante, el de más allá una sordera igualmente aumentante, el de más acá una artrosis degenerativa que le amarga la vida, el vecino del quinto una alopecia de caballo y con todas las tremendas limitaciones que estas cosas imponen al ser humano, tanto en la vertiente física, como en la psíquica del asunto; y cuestión que lleva a uno el preguntarse ¿por qué a mí precisamente y no a otros?…… respuesta que se halla en el pasaje señalado y que se podría resumir diciendo simplemente que a uno le ha tocado la “lotería”. Súmenle a ello, la tremenda presión de un mundo hostil deshumanizado a nuestro alrededor y que a unos afecta más que a otros; porque mientras una inmensa mayoría aprende a vivir en medio de ese entorno indeseable y no llegan al suicidio, están aquellos que, por la razón que sea, su mente se obtura al grado de sentir dicha situación como insufrible y llegan a tomar tan fatal decisión. Por ello, lo que vamos a hacer es partir de ese momento para poder responder a la pregunta que realmente interesa a los deudos de la persona que ha tomado tal decisión: ¿qué va a pasar, en un futuro, con esa persona?

Porque recordemos que desde hace mucho tiempo, un buen número de teólogos descartó la idea de que la resurrección venidera pudiera alcanzar a los suicidas; de ahí, que esa doctrina teológica equivocada hizo que la Iglesia desde un principio condenara el suicidio y ello desde los tiempos de Agustín (354-430 E.C.) e idea posteriormente refrendada por Tomás de Aquino, indicando éste que además, estaríamos ante un pecado mortal imperdonable contra Dios y la comunidad. Sin embargo, notemos que este severo veredicto de que un suicida “no tiene redención” posible, es muy posterior a los tiempos de los apóstoles y para cuando no quedaba ya ni rastro de las sanas enseñanzas de Jesús (por estos mantenidas durante su vida), no cuadra con lo que nos dicen las Escrituras; y es que aunque el quitarse la vida pudiera considerarse como un acto injusto que no está justificado, el apóstol Pablo ofreció una esperanza preciosa incluso para esos supuestos “injustos” (que insistimos, solo son personas enfermas), cuando dijo ante un tribunal romano lo siguiente:

“…… y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.” (Hech. 24:15).

Y es obvio que el bueno de Pablo no hablaba simplemente guiado de una percepción personal, sino que era consciente de la promesa que en su momento hizo Jesús, a un delincuente convicto y confeso que agonizaba a su lado:

Pero uno de los malhechores que estaban colgados le decía afrentosamente: “Tú eres el Cristo, ¿no es verdad? Sálvate a ti mismo y a nosotros”. 40 En respuesta, el otro le reprendió y dijo: “¿No temes tú a Dios de ninguna manera, ahora que estás en el mismo juicio? 41 Y nosotros, en verdad, justamente, porque estamos recibiendo de lleno lo que merecemos por las cosas que hicimos; pero este no ha hecho nada indebido”. 42 Y pasó a decir: “Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino”. 43 Y él le dijo: “Verdaderamente te digo hoy: estarás conmigo en el paraíso”.” (Luc. 23:43).

Entonces ¿nos da pie esa promesa, en el sentido de que podemos abrigar una esperanza razonable para con las personas que se suicidan? Obviamente ello es así, pues en este caso estamos hablando de un impenitente delincuente (probablemente de un asesino y por la gravedad del castigo al que fue condenado) y no de una persona que sometida a una fuerte presión exterior, en un momento determinado y a causa de una enajenación mental, decide quitarse la vida; ello nos lleva a dos puntos que confirman lo que estamos diciendo y siendo el primero de ellos el siguiente:

El que ha muerto ha sido absuelto de su pecado.” (Rom. 6:7).

Y ello prescindiendo de las circunstancias en las que uno haya muerto; por lo tanto, la persona que se ha quitado la vida y partiendo de la base de que todas sus acciones anteriores a dicha muerte (lo que incluye el propio acto del suicidio), han sido condicionadas por la imperfección causada por el pecado es, en consecuencia, “absuelta” de toda responsabilidad en ellas pues con su muerte ya ha cancelado la deuda. Por lo tanto, los allegados a la persona que ha incurrido en suicidio, aunque se sientan aturdidos por la noticia y lo que es muy razonable, pueden sentirse reconfortados al saber el punto de vista divino acerca de dicha actitud autodestructiva:

No ha hecho con nosotros aun conforme a nuestros pecados; ni conforme a nuestros errores ha traído sobre nosotros lo que merecemos. 11 Porque así como los cielos son más altos que la tierra, su bondad amorosa es superior para con los que le temen. 12 Tan lejos como está el naciente del poniente, así de lejos ha puesto de nosotros nuestras transgresiones.

13 Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen. 14 Pues él mismo conoce bien la formación de nosotros y se acuerda de que somos polvo (eso es, esclavos o reos de la imperfección).” (Sal. 103:10-14). (Acotación nuestra).

Por lo tanto, solo Dios puede comprender plenamente el papel que desempeña una disfunción en la mente de una persona, provocada por una situación extrema de estrés; no en vano lo que se lee en Ecle. 7:7, es que “la mera opresión, puede hacer que un sabio se comporte como un loco”…… eso es, que hasta la persona más equilibrada y en un momento puntual, pueda ver nublada su razón y tomar tan fatal decisión. Súmenle a ello, ciertos defectos genéticos de la persona y que pueden derivar en un momento puntual en el tiempo, en lo que se reconoce científicamente como una “crisis suicida” y con lo que no estaríamos hablando de una tendencia constante en la vida del individuo, sino de un simple arrebato que va desde unos pocos minutos a varias horas de duración y después del cual, se recobra la estabilidad perdida.

Pero tenemos que añadir otra razón a lo ya expuesto y que tiene que ver con el tema del arrepentimiento…… y es que ya conocen ustedes aquellos tan manido de que “arrepentidos los quiere Dios”; y es que la persona que se quita la vida, queda obviamente privada de la oportunidad de arrepentirse de su acto. Por lo que la pregunta sería ¿quién puede saber, si alguien que ha sentido el impulso de suicidarse y lo ha llevado a cabo, se habría arrepentido de su actitud en caso de haber fallado en su intento de quitarse la vida? Tenemos casos extremos que se nos muestran en las Escrituras como ejemplos, de algunos asesinos recalcitrantes que se arrepintieron, cambiaron de actitud y consiguieron el perdón de Dios…… por ejemplo, el rey Manasés y que nos salió todo un “pendón verbenero”:

Y hubo también sangre inocente que Manasés derramó en grandísima cantidad, hasta que hubo llenado a Jerusalén de extremo a extremo, además de su pecado con que hizo pecar a Judá haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová.”(2 Rey. 21:16).

Sin embargo, después de recibir un severo castigo por su deleznable actitud, esto es lo que ocurrió:

Y tan pronto como esto le causó angustia (o llegó al arrepentimiento), él ablandó el rostro de Jehová su Dios y siguió humillándose mucho a causa del Dios de sus antepasados. 13 Y siguió orando a Él, de modo que Él se dejó rogar por él y oyó su petición de favor y lo restauró en Jerusalén a su gobernación real; y Manasés llegó a saber que Jehová es el Dios verdadero.” (2 Crón. 33:12- 13). (Acotación nuestra).

Luego si tal fue la situación en un personaje con los antecedentes señalados, eso es, que se le concedió la oportunidad de arrepentirse ¿cómo se podría entender que un Dios de justicia, bondad y misericordia, no permitiera a esas personas que en un momento de desvarío acabaron con su vida, que gozaran de la misma oportunidad y por medio de devolverlas a la vida en la venidera resurrección? Ello no se podría entender de ninguna manera, si atendemos a lo que de Él se nos dice:

La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.” (Deut. 32:4).

Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra, dijo que todos aquellos que estuvieran en las tumbas conmemorativas, eso es, en la mente o recuerdo de Jehová, oirían “su voz” (eso es, que serán llamados por nombre) y “saldrían” (Juan 5:28-29…… y no cabe ninguna duda que esas personas que en un momento de brutal presión, cedieron a ella acabando con su vida, están en el recuerdo de su Creador. Por lo tanto, básteles a los familiares y amigos que han sufrido dicha pérdida de manera tan trágica, con el dolor causado por la misma y por lo que no tienen que añadirse a la misma, la incertidumbre de lo que será de ellas en un futuro, porque recuerden: nuestro Creador, es un Dios de Amor, Misericordia, Poder y Justicia…… luego ¿en qué mejores manos, podrían estar?

MABEL