Archivo para agosto, 2013

PUES SÍ, Sr. OLCESE, LO RECONOZCO…… ¡NO PUEDO RESPONDERLE!

Posted in Uncategorized with tags on 30/08/2013 by Armando López Golart

mqdefaultCA3H00LCRecordarán ustedes, queridos lectores, que hace unos días publiqué un escrito dirigido a Apologista Mario Olcese, concretamente el día 25 del corriente mes de Agosto y siendo esta la respuesta que he recibido sobre el mismo, nuevamente a través de un correo:

apologista commented on PERO VAMOS A VER, Sr. OLCESE ¿USTED ES TONTO…… O QUÉ?

Oye Armandito, no seas pillo y respóndeme esta sencilla pregunta QUE SIGUES TERCAMENTE EVADIENDOLA: Si tú dices que los héroes de la fe del AT sólo serán vasallos del reino y los 144,000 discípulos de Cristo de esta Era Cristiana recibirán un galardón mayor, es decir, el privilegio de convertirse con Cristo en reyes y sacerdotes del reino, ¿Por qué en Génesis 15:1 Dios le promete a Abraham un galardón MUY GRANDE, y Cristo les ofrece a sus seguidores un galardón simplemente GRANDE? (Mt. 5:12) ¿No debería ser al revés?¿No deberían los ungidos recibir un galardón muy grande, y los que son los vasallos un galardón simplemente grande? Y de yapa va esta pregunta: Si los conocidos son llamados para ser hermanos de Cristo y ser hechos a la imagen de él en la resurrección (Rom. 8:29,30), ¿no deberían ser Abraham, Moisés, David, Jeremías y los demás CONOCIDOS de Dios hermanos de Cristo y por tanto reyes con él? La Biblia dice que todos estos fueron CONOCIDOS por Dios, y esto es muy importante, pues éstos son los que Dios desde antes conoció para ser justificados, santificados y glorificados con Cristo. Espero tu pronta respuesta, si puedes.”

Pues lo dicho, Sr. Olcese, no puedo responderle…… reconozco humildemente que soy incapaz de responder a tanta estulticia; por lo tanto, usted gana y dejemos el tema ahí.

Armando López Golart

Anuncios

“…… Y EN ESTOS, LA JUSTICIA HABRÁ DE MORAR”.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , on 29/08/2013 by Armando López Golart

author-7Un 2 de febrero de 1905, nació en San Petersburgo (Rusia) Alissa Zinovievna Rosenbaum, posteriormente nacionalizada estadounidense y que derivó en la filósofa y escritora más conocida en el mundo de las letras, bajo el seudónimo de “Ayn Rand” (y cuya imagen acompaña este escrito), entre cuyos numerosos éxitos literarios destacan los best-sellers “El manantial” y “La rebelión de Atlas” y el haber desarrollado un sistema filosófico al que denominó “Objetivismo”. Sin embargo, dicho personaje que murió en Nueva York el 6 de marzo de 1.982, bien podía haber pasado a la posteridad solo por unas breves palabras que escribió allá por los años 50 del siglo pasado y que en unas pocas líneas, describía magistralmente la dramática realidad del mundo en el que vivimos:

Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias, más que por su trabajo y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.”

Estamos seguros, querido amigo que nos lee, que si usted es una persona informada y algo que no dudamos, suscribirá dichas palabras pues desde el lugar en donde usted viva, hasta el último rincón del planeta, esa es la maldita constante: una inmensa mayoría, expoliada y oprimida por una minoría gobernante, que con la excusa de que todo lo hacen por y para “el pueblo” y por el cual ellos “se sacrifican”, se lo llevan crudo llenando sus arcas personales no solo para ellos, sino para sus futuros descendientes, pues tal es el expolio al que nos someten a nosotros, el llamado “pueblo”. Y sin que este escrito pretenda ser un alegato en contra de nadie, ni una llamada a nada (no es para esto, para lo que fue creado este blog), lo cierto es que por todas partes vemos lo mismo: la explotación del hombre gobernado o “pueblo”, por parte del hombre que gobierna y con el consecuente y creciente cabreo del “pueblo” que se lanza a la calle en defensa de aquello que entiende son sus derechos adquiridos a lo largo de una vida de duro trabajo, para encontrarse con que aquellos a los que pagan el sueldo con sus impuestos, entiéndase gobernantes (políticos, reyes o dictadores militares) se revuelven contra ellos azuzándoles a las fuerzas de seguridad del estado y que en teoría, están para defender al “pueblo” de los abusos de terceros; con lo que nos encontramos con la paradójica situación de la única “empresa” en que el asalariado (el gobernante), manda, impone y exprime al empresario que le paga el sueldo (“el pueblo”)…… o lo que es lo mismo, el mundo al revés y algo de lo que ya se nos advirtió unos 3.000 años atrás, en unas sabias palabras que resumen perfectamente lo expuesto por la escritora de la que hemos citado:

Todo esto he visto y hubo un aplicar mi corazón a toda obra que se ha hecho bajo el sol, durante el tiempo que el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.”

Luego podríamos decir que la declaración de la mencionada escritora, no es más que la fehaciente constatación siglos después, de la veracidad incontestable de las palabras del sabio rey Salomón y que encontramos en la Biblia, en Ecle. 8:9…… pero resulta que en la Biblia, también se nos explica la razón fundamental del porqué las cosas son así, según unas geniales palabras del apóstol Pablo:

Sin embargo, los que están resueltos a ser ricos caen en tentación y en un lazo y en muchos deseos insensatos y perjudiciales, que precipitan a los hombres en destrucción y ruina. 10 Porque el amor al dinero (y el poder que el mismo conlleva aparejado) es raíz de toda suerte de cosas perjudiciales y, procurando realizar este amor, algunos han sido descarriados de la fe y se han acribillado con muchos dolores.” (1 Tim. 6:9-10). (Acotación nuestra).

¿Y qué es lo que vemos a nuestro alrededor, sino el afán desmedido de riquezas y como hemos señalado, del poder que estas dan, por parte de nuestros gobernantes y que han corrompido hasta el tuétano, a los tres pilares fundamentales de la llamada democracia (según dicen, la menos mala de las formas de gobierno), como son el poder legislativo, el judicial y el ejecutivo? Ya después de esta breve semblanza, volvamos a leer las palabras de la Sra. “Ayn Rand” para entenderlas, ya ahora sí, en toda su dimensión:

Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias, más que por su trabajo y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.”

¿Concluyentes, no? Seguro que leyéndolas, querido lector, algún que otro político se le habrá venido a la cabeza ¿verdad? Porque fijémonos que dicha escritora apunta directamente con la carga de la culpa, a la corrupción desaforada de los políticos que nos gobiernan (y que a fuer de ser honrados ¡cuidadito la “rachita” que llevamos en España, que es como para hacérselo mirar!) y que si alguno no es corrupto, es sencillamente porque aún no ha tocado poder; porque cuando esto sucede, dicho político y por muy bien intencionado que sea, bien por acción, bien por omisión o en una tercera instancia, porque le obligan los poderes fácticos que sustentan su “sillón”, se corrompe…… quizás de ahí el dicho, de que “el poder corrompe”. Y que la sociedad en la que vivimos está condenada sin remisión, es un hecho que toda persona realista y que no es más que un pesimista bien informado, percibe en el mundo que nos rodea cuando ve que tras la brutal crisis económica, falta de trabajo por doquier, generaciones de jóvenes sin futuro alguno, irreversible crisis medioambiental, escases galopante de recursos hídricos que están dejando a muchos pueblos sin agua para el sostén de la vida, hambre generalizada, etc. etc. etc., lo que subyace indefectiblemente es una corrupción sin límites en aquellos que nos gobiernan. Pero es que el que todo ello tiene que ver con un problema de actitud por parte del ser humano, queda perfectamente reflejado en unas interesantes palabras que pronunció el apóstol Pablo, registradas en 2 Tim. 3:1-5 y a las que se podría considerar, como una nítida fotocopia de la situación actual, hecha con casi 2.000 años de antelación:

Más sabe esto, que en los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. 2 Porque los hombres serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, 3 sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, 4 traicioneros, testarudos, hinchados de orgullo, amadores de placeres más bien que amadores de Dios, 5 teniendo una forma de devoción piadosa, pero resultando falsos a su poder…… y de estos apártate.”

Fijémonos en que dicho autor bíblico, establece una directa relación entre los “pequeños defectillos” mencionados, con los tiempos “críticos” y “difíciles de manejar” en ese momento aún por venir y lógicamente con ello, colocando sobre los hombros del ser humano la total responsabilidad de la situación creada; y es que jamás en la historia de la humanidad, el hombre ha tenido tanta capacidad para influir en su entorno medioambiental, como lo tiene en estos momentos de la historia y en los que está arruinando literalmente su hábitat natural, eso es, su entorno medioambiental…… dejando ya aparte, el inmenso potencial destructivo de armas nucleares, biológicas y de destrucción masiva (o como quiera que se llamen) que poseen las naciones y que podrían acabar con cualquier vestigio de vida en el globo terráqueo, como mínimo una docena de veces. Y lo que nos lleva a suscribir la conclusión formulada por la escritora mencionada, en el sentido de que podemos asegurar “sin temor a equivocarnos”, que esta sociedad está condenada irremisiblemente; y que la situación llegaría a dichos extremos, es algo que ya se nos adelantó hace también casi 2.000 años, momento en que fueron escritas las siguientes palabras:

Pero las naciones se airaron y vino tu propia ira y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados; y para dar su galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra.” (Rev. 11:18).

Luego lo que estamos viendo, es que se nos anuncia un tiempo “señalado” en que el hombre estaría “arruinando la tierra” y con lo que vendría una inmediata actuación de nuestro Creador, que acabaría con el arruinamiento o destrucción eterna de aquellos que con tanta falta de respeto, tratan aquello que es de Su Exclusiva Propiedad. Notemos sin embargo, que la “ruina” será causada solo sobre aquellos que están “arruinando” la tierra y no a la tierra en sí misma o a aquellos que son ajenos a dicha actitud de arruinamiento…… o mejor dicho, personas que más bien se duelen de cómo se está tratando a la creación de Dios y suspiran por un cambio en la situación (Ezeq. 9:4); y con lo que nos venimos a encontrar con la verdadera condenación de esta inicua sociedad actual, perfectamente retratada en las palabras citadas de Pablo en 2 Tim. 3:1-5 y que tiene que ver con el juicio que Dios, en breve, desatará sobre la humanidad desobediente. Todo considerado, hay que llegar a la conclusión de que a este sistema de cosas tal como lo conocemos, le quedan ya muy pocos “cortes de pelo”, pues a tenor de los rápidos desenvolvimiento en los acontecimientos actuales en esta olla a presión que es el mundo, básicamente en Oriente Medio, o se actúa rápido o solo quedará un solar sobre el cual poder trabajar. Pero claro, al igual que en la “procesión triunfal” de la que nos habla Pablo en 2 Cor. 2:14-16, la botella puede parecer medio vacía para algunos, básicamente para aquellos que por no creer en las promesas del Creador, no ven un futuro claro ante sí, pero sin embargo medio llena para otros, los que sí creemos en dichas promesas; pues dicha situación coloca a unos a las puertas de su destrucción eterna, mientras que a otros, ante su inminente liberación de la carga que significa el vivir en este mundo actual sujetos a muerte, eso es, a todos aquellos que confiamos en las promesas de Dios y siempre a tenor de lo que leemos en el evangelio de Lucas:

También, habrá señales en el sol y en la luna y en las estrellas; y sobre la tierra angustia de naciones, por no conocer la salida a causa del bramido del mar y de su agitación, 26 mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos. 27 Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria. 28 Pero al comenzar a suceder estas cosas, levántense erguidos y alcen la cabeza, porque su liberación se acerca.” (Luc. 21:25-28).

Por lo que vemos que en el verso 28, se dirige nuestra atención al momento en que algo comience a suceder y que marca el principio de un tiempo limitado, en el que se acabarán nuestros problemas; y es que cuando uno entiende correctamente lo que se nos está diciendo en este pasaje, se da perfecta cuenta de que “estas cosas” ya han comenzado a suceder, porque veamos: cuando se nos habla de las “señales en el sol, la luna y las estrellas”, no solo se nos puede estar hablando de esos astros literales (de momento que se sepa, nunca en los juicios de Dios ha ocurrido algo semejante), sino que también pueden ser referencias simbólicas a los gobernantes o lideres actuales, bien sean políticos, religiosos o científicos. Que ello puede ser así, nos lo muestra la expresión “por no conocer la salida, a causa del bramido del mar y de su agitación” y lo que no puede hacer referencia al mar literal, pues de ser ello así dicho bramido solo afectaría a las personas que viven en los litorales y no a los miles de millones de personas que viven en el interior de los continentes, por lo que poco tendrían de que preocuparse, cuando la realidad es que se nos dice que la afectada por ese bramido, es la tierra entera…… luego, inevitablemente, aquí se nos tiene que querer decir otra cosa. Pero puesto que la Biblia se interpreta a sí misma, dejemos que sea esta la que nos explique a qué hacen referencia esas palabras y para ello, veamos qué se nos dice en Isa. 57:20:

Pero los inicuos son como el mar que está siendo agitado, cuando no puede calmarse, cuyas aguas siguen arrojando alga marina y fango.” (Ver también Jer. 50:42 y 51:42).

No olvidemos, por otra parte, que en Rev. 17:15 se le dice a Juan que “las aguas” que vio y sobre las que estaba sentada la ramera, significaban “pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas”; luego si como lo reseñado parece apuntar, en ese pasaje de Lucas “el mar” mencionado no es literal, sino que prefigura otra cosa, tampoco lo pueden ser el sol, la luna y las estrellas que aparecen mencionadas en el mismo contexto. Luego si no podemos tomar esos “sol, la luna y las estrellas” de las que nos habla Lucas, de manera literal ¿de qué otra cosa, entonces, se nos podría estar hablando?…… pues según entendemos nosotros y como ya hemos mencionado, bien podría ser una referencia directa a los líderes actuales y en los campos de la política, ciencia o religión, que como “lumbreras” siempre han dirigido o “iluminado” el camino de la humanidad como referentes o “guías” de esta y que ahora se han quedado “sin luz” o soluciones efectivas, dejando a la humanidad en oscuridad total acerca de su futuro. Tengamos en cuenta, que en relatos paralelos al de Luc. 21:25-28 y como confirmación de lo que queremos decir, leemos lo siguiente:

Mar. 13:24-25: “Pero en aquellos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, la luna no dará su luz, 25 las estrellas estarán cayendo del cielo y los poderes que están en los cielos serán sacudidos.”

Rev. 6:12-13: “Y vi cuando abrió el sexto sello y ocurrió un gran terremoto; y el sol se puso negro como saco de pelo, la luna entera se puso como sangre 13 y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como cuando una higuera sacudida por un viento fuerte echa sus higos aún no maduros.”

Siendo por otra parte, totalmente imposible que siquiera una sola estrella pueda caer literalmente sobre el planeta Tierra, tengamos en cuenta que cuando en la profecía se nos habla de “cielos”, no se nos habla de los cielos literales, sino generalmente de gobiernos humanos y por lo que estas estrellas “cayendo del cielo”, bien pudieran ser los líderes que nos gobiernan cayendo de su posición de privilegio y sucesos que están ocurriendo constantemente en estos últimos tiempos, bien sea por violentos derrocamientos de algunos líderes que parecían inamovibles (ejemplos tenemos en la llamada “primavera árabe”) o bien pérdida de confianza en aquellos que debido a su manifiesta corrupción y en países más o menos democráticos, han perdido el apoyo popular y son despreciados por los gobernados…… en todo caso, unos y otros han “caído” de su posición encumbrada, al no tener ya el favor o reconocimiento de sus conciudadanos; y circunstancia que concurre en estos momentos, en la mayoría de naciones del mundo. Noten por favor, que en el pasaje de Marcos se nos dice que “los poderes de los cielos serán sacudidos” y eso a nuestro entender significa, que dichos gobernantes y producto de ese sacudimiento mundial propiciado por la mala situación por la que transita el mundo, caerán como fruta madura de sus respectivas posiciones encumbradas y perdiendo su “poder” o influencia en una sociedad que les desprecia; e idea que también parece querer transmitirnos el pasaje de Revelación que acabamos de citar, pues cuando continuamos con su análisis y leemos los versos siguientes del 14 al 17, tal parece que quieren confirmar nuestro planteamiento:

Y el cielo se apartó como un rollo que se va enrollando y toda montaña y toda isla fueron removidas de sus lugares. 15 Y los reyes de la tierra y los de primer rango y los comandantes militares y los ricos y los fuertes y todo esclavo y toda persona libre se escondieron (en una clara manifestación de pérdida de poder) en las cuevas y en las masas rocosas de las montañas. 16 Y siguen diciendo a las montañas y a las masas rocosas: “Caigan sobre nosotros y escóndannos del rostro del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero, 17 porque ha llegado el gran día de la ira de ellos y ¿quién puede estar de pie?”.” (Acotación nuestra).

Y en donde el cielo que “se apartó como un rollo” hace referencia a la gobernación humana como un todo (Rev. 21:1), mientras que las “montañas” (o “montes” según versiones) que fueron removidas de su lugar, prefiguran a reinos o grandes potencias existentes actualmente en la tierra y siendo las “islas” que siguen su mismo camino, o bien pequeños países satélite, o bien organizaciones dependientes de esas potencias, como por ejemplo, la ONU, la OTAN, etc. No pasemos por alto, que en el simbolismo bíblico las montañas suelen representar reinos o gobiernos (Dan. 2:35; 44-45; compárese con Isa 41:15; Rev. 17:9-11; 18); la misma Babilonia que arruinó a otras naciones por medio de sus conquistas militares, se le llama una “montaña ruinosa” (Jer. 51:24-25). Un salmo que relata los actos de Jehová contra ciertos hombres de guerra, describe a Dios “envuelto en luz, más majestuoso que las montañas de presa” (Sal. 76:4)…… y dado que las montañas literales no pueden hacer “presa” de nadie, solo podemos pensar que en dicho salmo, dichas montañas obviamente representan a reinos agresivos como el de Babilonia (ver Nah. 2:8-13). En línea con lo que estamos planteando, vemos que David dijo con respecto a Jehová, que este había hecho que su “su montaña” subsistiera con fuerza, lo que indudablemente quería decir que Jehová había ensalzado el reino de David y lo había establecido firmemente (Sal. 30:7; compárese con 2 Sam. 5:12); por otra parte, la profecía de Daniel dice que después de triturar a todos los reinos de la tierra, el reino de Dios llegaría a ser una “montaña grande” que llenaría toda la Tierra (Dan. 2:34-35; 44-45)…… y palabras que quieren decir que dicho reino de Dios, extendería su bendita gobernación sobre toda la Tierra.

Como hemos visto, el hecho de que las montañas puedan representar reinos, nos ayuda a comprender el significado de los pasajes mencionados y entender que en esos contextos, el sol, la luna, las estrellas y un mar que ruge, no pueden ser entendidos literalmente sino que prefiguran hechos o circunstancias en las que tiene que ver el hombre; por lo tanto, es claro que si hacemos un compendio de dichos pasajes, eso es, de Luc. 21:25-28, con Isa. 57:20, Mar. 13:24-25 y Rev. 6:12-17, nos encontramos con lo siguiente: los corruptos gobiernos humanos ya han perdido toda capacidad de dirigir o alumbrar como guías a sus gobernados y lo que resulta en un mundo desorientado e ingobernable y en una total oscuridad, que se revuelve contra dichos gobiernos y como un mar bramante y agitado, se manifiesta por doquier (lo vemos en numerosas naciones) en contra de esos líderes que nada les solventan y que solo se preocupan de su situación o bienestar personal; y que para mantener dicho status personal, usan en contra del “pueblo” todos los recursos a su alcance, como el judicial (que nunca actúa contra los poderosos, sino contra los débiles), las fuerzas de orden público y ya convertidas en “guardia de corps” a su servicio personal para que les defienda de las justas iras del “populacho”, así como del ejército si se tercia y de la tecnología existente para espiar al ciudadano, controlando todo aspecto de su vida, etc. (y sino, véase la que está cayendo actualmente en cuanto a este tema, en EEUU y con la ya famosa NSA)…… y siendo este a groso modo, el panorama con el que nos encontramos actualmente y que como ya les hemos señalado al principio, ello solo significa la señal indiscutible de que como leemos en Luc. 21:28, “estas cosas” ya han comenzado a suceder y por lo que ya estamos tocando nuestra liberación con las manos.

Porque lo que nos aguarda, según el apóstol Pedro, son unos “nuevos cielos (nuevo gobierno) y una nueva tierra (una nueva sociedad humana) que esperamos según su promesa y en estos la justicia habrá de morar” (2 Ped. 3:13); y es que esos futuros gobernantes (Jesucristo y sus hermanos menores) que nos regirán son totalmente incorruptibles, pues han pasado el filtro personal del Altísimo, por lo que son intachables y cuyo único deseo, en armonía con la voluntad divina, sí será el ayudar a sus gobernados guiándolos a la vida eterna en un mundo de plena justicia, paz y felicidad, como vemos en las siguientes palabras:

“…… porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:17).

Entonces ¿estamos o no estamos ya, en disposición de “levantar nuestras cabezas” en señal de reconfortante alivio, pues nuestra “liberación” está a la vuelta de la esquina? Por lo que y por aquello de “por si acaso”, no pierdan de vista los últimos acontecimientos de Oriente Medio (cada día más graves e insostenibles) y que bien pudieran ser el detonante que marcará la aparición del “anticristo”…… y lo más importante, la de un “resto ungido” que dará inicio a la gran predicación de Mat. 24:14, con lo que iniciarán los últimos siete años del mundo tal como lo conocemos, según la profecía de Dan 9:27. Y de los que los tres y medio primeros años o 1.260 días (Rev. 11:3), aquellos que creemos en las promesas de Jehová los pasaremos predicando acerca del ya recién establecido reino de Dios (Rev. 11:15) y del juicio por venir de parte de Este, sobre aquellos que rehúsen aceptar la invitación de acogerse a sus beneficios, tarea para la cual seremos investidos con el poder de Su espíritu santo (Joel 2:28-29); y los tres años y medio restantes, “ocultados” o “escondidos”, en todo caso protegidos por el Altísimo (Sof. 2:3; Isa. 26:20; Sal. 91) del castigo que Este infligirá a la humanidad desobediente…… luego ¡arriba esos ánimos!, que ya lo tenemos al alcance de la mano. Y es como dijo la autora de la que hemos citado al inicio de este escrito, la Sr. Alisa Zinóvievna Rosenbaum, (alias Ayn Rand), ahora más que nunca y “sin temor a equivocarnos” podemos asegurar que esta sociedad actual está irremisiblemente condenada.

MABEL

PERO VAMOS A VER, Sr. OLCESE ¿USTED ES TONTO…… O QUÉ?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 25/08/2013 by Armando López Golart

ideas-manSí, sí, ya sé que me responderá que usted es “o qué”, pero comprenderá que tenía que preguntárselo…… porque mandarme lo que me acaba de mandar, es “pa mear y no echar gota” que diría mi amigo el castizo; y además sabiendo como sabe, que yo hago público todo lo que se me manda, sobre todo aquello que se me manda en contra y con lo que el que queda en la más absoluta evidencia al escribirme de tapadillo esos correos, en lugar de publicar un artículo contundente respondiendo y aclarando las objeciones que le planteo, es usted sin lugar a duda alguna…… pero claro, eso no puede hacerlo (de poder ya lo habría hecho) pues usted sabe perfectamente que de responder a las tales, se le van a hacer puñetas todos sus esperpénticos planteamientos: por ejemplo, el de unos notables del AT reinando con Cristo, o el de una “gran muchedumbre” reinando también con Cristo y para acabar de arreglar la cosa, la burrada de una segunda resurrección al término de los mil años. Y de ahí que vaya usted estúpidamente mareando la perdiz, en lugar de darme una lección de su supuesta “sapiencia” teológica y dejarme públicamente en ridículo; dicho lo cual y para general conocimiento de nuestros respectivos lectores, he aquí el libelo que me ha mandado y como siempre, sin retocar ni una sola coma:

apologista commented on AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA…… MONA SE QUEDA:

Ay, amigo López, qué pobre tu perorata, mucho sonido y pocas nueces…bla,bla,bla. No has podido responder mis dos sencillas preguntas. Simplemente te has ido por la tangente, insultándome y poniendo en tela de juicio la legitimidad de mis pergaminos que tanto envidias y quisieras tener. De todos modos te doy otra nueva oportunidad para que me contestes, pero esta vez sin irte por las ramas, por favor. Para eso tómate tu tiempo y consúltale a tu socio y amigo en la fe. Recuerda que dos personas piensan mejor que una. Mientras tanto, perdono todos tus insultos y burlas, como un buen cristiano, y espero, ahora sí, una respuesta puntual de tu parte. Céntrate en mis preguntas.”

Y ¡hombre!, decir eso de “pobre perorata, mucho sonido y pocas nueces, bla, bla ,bla” con respecto de mis escritos ¡pues que quiere usted que le diga, Sr. Olcese!, porque aún con ese supuesto “pobre” bagaje que usted me atribuye, resulta que le tengo cogido por sus partes nobles y prueba de ello, es que es del todo incapaz de atender a esas cuestiones que le planteo en mi artículo anterior y con las que llevo casi un año insistiendo, pues es usted consciente que de hacerlo tendría que rectificar toda esa sarta de disparates a los que usted eufemísticamente llama “preciosas enseñanzas”…… porque usted sabe que está equivocado y de ahí, que no pueda responderme. Por eso y como único recurso para no quedar como lo que es, un bocazas impresentable y un ignorante integral, se limita a escribirme de tapadillo esos correos que ofenden a la inteligencia…… y si lo que yo digo no es así, respóndame a esas cuestiones y deje de falsear la realidad insinuando que soy yo el que no atiende sus preguntas, lo cual es totalmente incierto y ahí está la hemeroteca para comprobarlo cuando usted quiera. Lo que me lleva a sugerirle, en primer lugar, que antes de responder a cualquier comunicado aprenda a leer un poco, más que nada para evitarse el ridículo que está haciendo; porque me acusa de no responder a sus “dos sencillas preguntas” y que para mí no son más que dos estupideces monumentales (y ya ni digamos del planteamiento a las que las tales hacen referencia), cuando la realidad es que yo le dije que ya las tiene debidamente respondidas desde mucho antes de que me las formulara. Y es que en cuanto a esa esperpéntica afirmación de los notables del AT (los Abraham, David, Moisés y compañía) reinando con Cristo a la que hace referencia y la presente con el argumento que la presente, yo siempre le he negado la mayor diciéndole que usted miente en dicha formulación, pues esto no puede ser así; y no puede ser así, porque resulta que el Sal. 45:16 y mal le pese, dice todo lo contrario de lo que usted en su ignorancia patológica afirma en la misma. Por lo que resulta, que el que le dice que usted está equivocado en su planteamiento no soy yo, sino el propio Jehová mediante Su Palabra; y es que usted recordará y si no se lo recuerdo yo, en vista de que parece que no quiere enterarse de qué va la película, que en el video/artículo “¿Qué premio recibirán los notables o beneméritos del Antiguo Testamento?” (13/01/13) y en el escrito de entradilla del mismo, usted y en clara alusión a lo que yo le había publicado anteriormente, decía lo siguiente en el último párrafo del mismo y que transcribo tal cual:

El verso usado frecuente en el Salmo 45:16, no prueba en modo alguno que estos tienen un destino diferente a la iglesia cuando se analiza a fondo. Los príncipes son hijos del rey, a la espera de sus coronas y reino. Esta es su herencia. Al recibir su herencia, se convertirán también en REYES, con excepción de Don Armandito, “el españolillo matador”, a quien hábilmente capeamos en este blog con nuestros fundamentos bíblicos.” (Negritas mías).

Inmediatamente, “D. Armandito, el “españolillo matador”, como usted me llama, le invitó y en varias ocasiones, a que le hiciera ese “análisis a fondo” del salmo mencionado y así resolver la cuestión de una vez por todas…… pero casi un año nos contempla y sin que usted, que se las da de “eminente” teólogo, se haya atrevido a abrir la boca para decir nada acerca del tema y en una clara demostración de que no puede; y con lo que el “españollilo matador” le ha dado otro “revolcón”, parecido al de los “millones, miles de millones” que según usted tenían que reinar con Cristo y planteamiento al que le obligue a tener que reconocer que no solo usted no sabía si eso era así, sino que la Biblia no lo dice en ningún sitio. Sin embargo, doctrina que llevaba publicando por más de dos años y lo que prueba fehacientemente que usted, en un alarde extremo de irresponsabilidad, es capaz de publicar como “enseñanza” la primera sandez que se le ocurre, sin comprobar siquiera si la Biblia habla de ello. Y que usted puede refrescar su memoria y nuestro lectores comprobar la veracidad de esta afirmación, leyendo mi artículo del 12/01/12 titulado “O sea…… que se equivocó usted ¿no D. Mario?” y al que por cierto, cobardemente usted nunca me respondió…… de lo contrario, muéstreme el artículo en donde lo hizo.

Pero por otra parte, veamos ahora lo más chocante y que se lo recordé en mi anterior artículo y algo de lo que usted, arteramente, en ese correo no menciona para nada…… y es que en su artículo “No, Don Armando, usted debe responderme esto primero…” (12/03/13), decía exactamente todo lo contrario de aquello a lo que ahora me exige respuesta, al afirmar en el mismo y entre los minutos del 16 al 20 de grabación (¿se acuerda usted de eso?), que solo aquellos que murieran y según sus propias palabras, “asesinados” en defensa de su fe durante la “gran tribulación” aún futura, por su enfrentamiento con la “bestia”, el “falso profeta”, el “anticristo” y que no recibieran la “marca” de dicha “bestia” (Rev. 13) en sus frentes o en sus manos, serían los únicos que gobernarían como reyes con Cristo durante el milenio. Y que como apoyo de dicha idea y para dar fuerza a la misma, nos la acompañaba con el texto de Rev. 20:4…… luego ¿a qué le tengo que responder, Sr. Olcese: a si serán los Abraham y compañía los que reinarán con Cristo, o si por el contrario los que lo harán, serán solo los mártires de la “gran tribulación” aún por venir y que según usted, es de lo que se nos habla en Rev. 20:4? Y que de ser así como nos afirma, no se olvide que este pasaje señalado estaría en total contradicción con los que usted usa para demostrar exactamente todo lo contrario, eso es, que los notables del AT participarán también en esa función de reyes, como por ejemplo: Rom. 8:29-30; o el Sal. 139:1-6; o Exo. 33:12; 17; o Jer. 1:4-5 y que usted usó en el video “¿Quiénes son todos los “conocidos” por Dios que serán como Jesús en el reino?” (02/08/13), para demostrar que personajes como David, Moisés o Jeremías, también reinarían con Cristo en el milenio…… y dado que la Biblia no se contradice, luego no puede estar diciendo lo uno y lo contrario ¿con cuál de esos dos planteamientos que usted propone, nos quedamos tenemos que quedar, Sr. Olcese?

Y contradicción perfectamente documentada en mi escrito del pasado día 7 del corriente mes de Agosto, bajo el título “Entonces, Sr. Olcese…… ¿en qué quedamos?” y al que usted en la cobarde y vil actitud que le caracteriza “de tirar la piedra y esconder la mano”, de nuevo dejó sin respuesta mi interpelación, con lo que queda claramente probado que yo tenía la razón cuando le objete tamaña salvajada; por lo tanto ¿cómo tiene la desfachatez de exigirme que le dé razón de un asunto, en el que usted mismo se contradice, pues no tiene ni puñetera idea de lo que habla y por lo que hoy nos dice una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la contraria, sino otra totalmente distinta y ello sobre un mismo tema? Y de esto, que se lo razoné en el artículo al que se refiere en el correo que me remite y que se lo demostré con pruebas, como son los artículos de referencia que aporté en el mismo, usted no me dice “ni mu”; luego la pregunta es obligada ¿reconoce usted haber afirmado en ese artículo que le cito del 12/03/13, que no son los notables del AT, ni siquiera los apóstoles los que reinarán con Cristo, sino solo aquellos que mueran “ejecutados con hacha” (o asesinados, según sus propias palabras) durante la “gran tribulación” venidera?…… y recuerde que tiene un video que le delata ¡a menos que también lo borre, claro está!

Luego menos correos evasivos y más dar la cara, que como ya le dije la tiene usted de granito; porque solo con un mínimo de vergüenza, no me habría dicho lo que me dice en ese correo y en el que tal parece que me “perdona” la vida, cuando resulta que es usted incapaz de responder a una simple objeción, pues aún es el momento en que me haya respondido alguna a mí. Y si no es verdad esto que yo le digo, le desafío a que lo demuestre echando mano de su hemeroteca y sacando de ella algún artículo en el que haya dado respuesta a una sola de mis objeciones en alguna ocasión…… y yo haré lo propio con los míos y así podremos comprobar, quién realmente es el que ha respondido a quién y quien es el que siempre se ha “escaqueado” de hacerlo. Por lo que” menos lobos, caperucita” que diría un castizo y póngase a la faena, explicando por ejemplo y públicamente, por qué acusó falsamente a los TJ sobre una supuesta omisión del término “Rabí” en Mat. 26:49 y que en el video aparecía leyendo una TNM (o al menos simulando hacerlo), cuando resulta que dicha expresión aparece en ese pasaje en todas las Biblias que han editado los TJ y lo que significa que usted omitió adrede dicha término para tener algo que decir sobre esa organización. Y que ello es como yo lo digo, quedó perfectamente demostrado cuando al denunciar yo públicamente que usted mentía con nocturnidad y alevosía, eso es, a sabiendas y al hacer dicha afirmación (recuerde mi artículo “Lo que nos suponíamos…… no lee la Biblia, sino las aventuras del Capitán Trueno” del 05/08/13), usted inmediatamente borró dicho documento y sin dar aún ahora, una sola explicación y lo que es más, sin pedir disculpas a dicha organización por la tropelía cometida…… organización que será todo lo corrupta que uno quiera que sea y algo que no le voy a discutir, pero sí digo que con su actitud se ha puesto a la misma altura de eso que tanto critica, pues usted mintió a sabiendas y solo su orgullo, altanería, prepotencia e indignidad moral, le impiden el reconocerlo; la prueba de que lo que digo es verdad, es que intentó hacer desaparecer inmediatamente la prueba de su felonía, como si esta nunca hubiera existido.

Por otra parte, no necesito que me perdone usted ningún insulto, ya que cuando digo que es usted un miserable embustero, un indigente intelectual, un ignorante integral y otras lindezas por el estilo, no le estoy insultando sino constatando una realidad y ahí está los hechos que acabo de reseñar, que lo prueban sin lugar a duda alguna…… por cierto, yo no he dicho en mi artículo al que usted hace referencia “que ponga en tela de juicio la legitimidad de sus pergaminos”, sino que lo que yo digo en el mismo, es que ante la falta de pruebas sólidas sobre la información que había llegado a mi conocimiento, me decantaba por creerme aquello que vi y que es lo que usted me enseño en uno de sus videos; luego no me atribuya cosas que yo no he dicho, pues tengo por costumbre el meditar y medir muy mucho las cosas que publico, aunque solo sea por el respeto que me merecen las personas que me leen. En cuanto a que yo envidie sus títulos ¡pues que quiere que le diga!, pero viendo de lo que es usted capaz, mejor no tenerlos ¿no cree? Y es que si bien usted tiene los títulos, un servidor tiene la capacidad y a las pruebas me remito: mientras que yo le he pillado en muchas contradicciones y le tengo objetas muchas de sus “enseñanzas”, usted aún no me ha pillado en ningún “renuncio”, ni me ha podido responder adecuadamente a dichas objeciones…… y si no, ahí le adjunto las últimas que le planteé y de las que usted continúa sin decir “ni mu”, a pesar de que ya llevamos casi un año con este asunto ¡y si a todos los teólogos les cuesta tanto el dar una lección de teología a un indocumentado como yo, como le cuesta a usted, desde luego vamos “apañaos”! Pero veamos de nuevo esas tres cuestiones de las que le acabo de hacer mención:

1º ¿Cómo nos explica que los notables del AT puedan reinar con Cristo, si el Sal. 45:16 nos dice que no son sus hermanos, sino sus hijos? ¿O no dice eso, Sr. Olcese, el salmo mencionado? Según sus “elevados” conocimientos en teología y que yo tendría que “envidiar” ¿cómo se tendría que interpretar dicho pasaje?

2º Por otra parte ¿por qué no nos aclara cómo puede ser que la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9 reine con Cristo, si resulta que esta sobrevive a la “gran tribulación”, luego pasan con vida al nuevo mundo y por no morir, no pueden participar de la “primera” resurrección y que es la que da la inmortalidad y el derecho a reinar en el milenio? Luego ¿qué parte de la ciencia teológica de la que supuestamente es usted depositario, permite sostener semejante contradicción por usted planteada?

3º Si la “primera” resurrección es solo para aquellos que tienen que reinar con Cristo y las mujeres no pueden hacerlo (¿o no dijo usted eso, en su artículo “La Biblia dice que los 144,000 son varones… ¡La Watchtower dice que no!”?)…… ¿qué hacemos entonces con aquellas que sirvieron a Dios tanto en el AT, como en el NT, si según usted solo nos queda una “segunda” resurrección de juicio o destrucción eterna para los “injustos” al final del milenio? ¿En cuál resurrección nos las mete usted…… o es que Jehová y por ser mujeres, no piensa resucitarlas? En otras palabras ¿cómo y con arreglo a sus “expertos” conocimientos en teología, se puede solucionar dicho problema?

Recuerde que es usted el que presume de ser “teólogo” y algo que le obliga a responder…… pero yo ya sé que usted no responderá a estas cuestiones, pues no tiene ni los conocimientos necesarios para ello, ni las agallas suficientes para hacerlo, pues de lo contrario ya lo habría hecho; pero es que como ya le he dicho, usted sabe que está equivocado y antes muerto que reconocerlo; porque la realidad es que usted, no solo es un bocazas orgulloso y prepotente, además de un ignorante, sino que también es un pobre hombre frustrado y sin demasiado éxito en la vida, por lo que solo le queda vivir de una ilusión y que es la de creerse alguien en el tema bíblico, entre esa patulea de indocumentados que le siguen y que le aplauden sus “éxitos” teológicos, en una clara manifestación de la veracidad de aquél dicho en el que se lee que “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”…… y ambiente en el que usted se siente realizado, pues se siente alguien: en definitiva, que es usted un pobre hombre incapaz siquiera de responder de sus actos y a las pruebas me remito. Y soy consciente que mi afirmación puede parecer ofensiva para aquellos que le leen o que están a su alrededor, pero tengo por costumbre decir las cosas claras para que se me entienda bien lo que digo…… y es que si sus seguidores no fueran unos indocumentados como usted, o bien en vez de aplaudirle le pondrían a bajar de un burro como hago yo y defenderían la verdad expuesta en la Biblia, o bien me responderían ellos a esas cuestiones a las que usted es incapaz de responder; pero queda claro que ellos al igual que usted, ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Sin embargo, como yo no puedo creer que usted sea tan inútil como para no poder responderme a dichas cuestiones, que no requieren de grandes conocimientos para ello, sino de lógica y sentido común, solo puedo pensar que no lo hace porque le es imposible el franquear esa barrera de orgullo, prepotencia y altanería que le impide reconocer que un ignorante como yo, en un momento dado pueda ponerle “las peras al cuarto”…… olvidándose de lo fundamental y que es que si uno entiende las Escrituras, no es porque sea más listo o más tonto que otro, que sea teólogo o sea un currito de a pie, sino que sea humilde y que es cuando Jehová le permite a uno el entender Su Palabra; al menos, eso es lo que parece que se nos quiere dar a entender en el siguiente pasaje:

Sin embargo, la bondad inmerecida que él da es mayor. Por eso se dice: “Dios se opone a los altivos, pero da bondad inmerecida a los humildes”.” (Sant. 4:6)

Y si contrastamos dicho pasaje con Luc. 10:21, la conclusión es clara; pero veamos primero que se lee en el mismo:

En aquella misma hora se llenó de gran gozo en el espíritu santo, y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido cuidadosamente estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos. Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti”.”

Luego nada que ver para entender las Escrituras, con aptitudes intelectuales, sino con actitudes personales: si uno tiene la altanería propia del intelectual que cree que con sus conocimientos ya lo resuelve todo (su caso, Sr. Olcese, pues de lo contrario no hablaría como usted lo hace), sencillamente Jehová no le permite entender; sin embargo, si uno tiene la humildad del que sabe poco y confía en una “ayudita” por parte del Altísimo para conocerle mejor, Este bondadosamente y de acuerdo con el pasaje citado, le permite entender Su Palabra…… tan simple como eso, Sr. Olcese; aunque usted y desde su posición de “eminente” teólogo no lo pueda entender, pues se cree por encima de estas “tonterías”. Y por lo que si un servidor lo tiene a usted “contra las cuerdas” constantemente y valga el símil boxístico, no es en ningún caso por mérito personal, sino porque “alguien” me permite el tener la capacidad de entendimiento bíblico necesario para poderlo hacer. Y comprendo perfectamente que esa lógica no entre en sus esquemas mentales, de lo contrario no actuaría como actúa, pues su orgullo y altanería le impiden aceptar dicha sencilla lógica y lo cual le coloca en una posición un tanto delicada; porque usted, Sr. Olcese, resulta que no tiene un problema con “el españolillo matador”, pues en definitiva yo soy lo más parecido a un “mandao”, sino que lo tiene con el propio Jehová y eso ya son palabras mayores…… y es que como dijo el escritor bíblico y usted ha citado de ello en alguna ocasión “cosa horrenda es, caer en las manos del Dios vivo” (Hebr. 10:31).

Porque resulta que yo no me inventé el Sal. 45:16 y que refuta de plano su rocambolesca afirmación de los Abraham, David y compañía reinando con Cristo, sino que eso lo dice Jehová y que algo sabrá del tema, habría que pensar; por otra parte, tampoco me inventé Rev. 7:14, en donde se nos dice que habrá “sobrevivientes” de la “gran tribulación” y que por lo tanto pasarán con vida al reino de Dios, lo que les excluye del poder participar de la llamada “primera” resurrección (Rev. 20:6) y que es la que da la inmortalidad y el poder reinar con Cristo, lo que impide a esos sobrevivientes alcanzar tan elevada posición. Y ya para finalizar, no soy yo el que planeó mil años para la “restauración” de la humanidad (Hech. 3:20-21) y la cual restauración no tendría sentido alguno sin una “segunda” resurrección durante dicho período de tiempo, de aquellos que en el transcurso de los siglos han ido muriendo y a los que estando en la memoria de Jehová, también les aplica el rescate de la sangre de Cristo; y es que si como usted dice, en la “primera” se levanta a los “justos” y que ya lo hacen como perfectas e inmortales criaturas (luego sin nada ya que “restaurar” y esto lo digo yo) y la “segunda” al término de esos mil años, lo hacen los “injustos” para juicio o destrucción eterna por sus pecados anteriores, ya nos explicará usted sobre quienes se llevaría a cabo dicha restauración prometida por Dios. Y váyase olvidando de Zac. 14:16 (otro de sus disparates y que intenté aclararle en mi artículo del 11/07/12 “Zacarías 14:16…… y los súbditos del reino de Dios” y al que usted tampoco respondió), porque el capítulo 7 de Revelación y en el que se nos presenta a los primeros moradores del reino de Dios, no nos habla para nada de ellos, sino solo de 144.000 personas por un lado y de una “grande muchedumbre” que sobrevive a la “gran tribulación” por otro; y esto, porque “han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero”, eso es, que han ejercido fe en el sacrificio de Jesús y en las promesas divinas…… luego difícilmente, podríamos estar hablando de personas que salgan de guerrear contra Jerusalén, la ciudad que está defendiendo el propio Jehová. Y con el añadido, de que este episodio se refiere a la final batalla de Armagedón, que da paso al reino de Dios y en la que cae hasta el apuntador, eso es, que no quedan sobrevivientes entre aquellos que forman parte de las hordas de Satanás que atacan Jerusalén (Rev. 19:17-18).

Y yo ahí lo dejo, esperando (me imagino que en vano) que de una vez por todas se le haga la luz y sea capaz de atender a esas cuestiones que le planteo, aunque me temo “que no caerá esa breva”…… por cierto, Sr. Olcese, para responderle a usted yo no necesito de la asistencia de mi compañero, ni este de la mía, pues tanto el uno como el otro le damos sopas con honda en cuanto a conocimiento bíblico; espero que esto le quede claro y deje ya de hacer el payaso, dicho sea con el debido respeto a los payasos, por supuesto.

Armando López Golart.

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA…… MONA SE QUEDA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 21/08/2013 by Armando López Golart

20081120012006lamonaY estoy hablando de un refrán español, que hace referencia a cualquiera que dándoselas de enterado, adopta posturas, actitudes o apariencia de ser algo, cuando la realidad es que por mucho que intente disimularlo, continúa siendo el mismo ignorante de siempre y por lo que no puede evitar “dar la nota” en cuando se tercia la ocasión…… y es que “de donde no hay, no se puede sacar” que diría mi amigo el castizo. Me estoy refiriendo (y notarán que hablo a título personal) al ínclito personaje que responde al nombre de Apologista Mario Olcese y “súmmum” de la teología y del que el pasado día 18 del corriente mes de Agosto, a las 13’45 de la tarde, recibí el siguiente correo:

¿Qué pasó Don Armandito?¿No sabe cómo responder a mi pregunta crucial sobre cómo Abraham pudo recibir una promesa de un galardón muy grande, mientras que los discípulos de Jesús una que sería simplemente grande?¿Y que hay de los conocidos de Dios que serán hermanos de Cristo y que compartirán su misma imagen en la resurrección para reinar con él? (Rom. 8:28-30). ¿No dice la Biblia que Abraham, Moisés y David fueron pre-conocidos por Dios y bendecidos con su gracia para ser glorificados con su Hijo? Se ha quedado sin palabras. mi amigo detractor. A ver si admite su error de una vez por todas. Esperamos todos su “iluminada respuesta”… y no huya, eh?

Decirle en primer lugar a ese “genio” de la teología, que ni él podría llegar tan alto ni yo caer tan bajo, de quedarme sin palabras ante las estupideces que publica; por otra parte, la respuesta que me demanda sobre dichas cuestiones, desde hace mucho tiempo la tiene publicada en este blog y que solo su constatada estulticia le impiden entender, así como su congénita y patológica ignorancia le impiden objetar a la misma; de ahí que vaya publicando de continuo esas mamarrachadas, en un intento de mediante la repetición y los burdos razonamientos presentados, una mentira adquiera tintes de verdad. Y es que en uno de esos dos temas que me plantea y que hacen referencia a sendos videos, dicho “caballero” mencionaba que para reinar en el milenio, es indispensable ser Hijo de Dios y, por tanto, ser “hermano” del Cristo y algo en lo que estoy totalmente de acuerdo, como lo está la inmensa mayoría de los que publicamos sobre temas bíblicos…… y ahí es en donde surge el problema que le tengo planteado a ese ignorante compulsivo y desde hace bastante tiempo, sin que hasta el momento ese analfabeto integral en conocimiento bíblico (espero que la cosa acabe ahí) haya sido capaz de dar respuesta alguna. Porque si eso es así y lo es, esos personajes que me menciona, como los Abraham, David, Moisés, Daniel, Isaac, Jacob, José, etc. etc. etc. y que fueron “antepasados” o “padres” (según algunas versiones) de Jesús, en el reino de Dios adquieren una nueva condición según el Sal. 45:16 y en dónde leemos lo siguiente:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Luego si esos personajes y en virtud de la ley divina del derecho de recompra (Isa. 25:47-49), en función del sacrificio de rescate por la sangre derramada de Cristo, fueron “recomprados” por este y como lo hemos sido todos los seres humanos, se convierte así en “Padre Eterno” y título, que previendo dicha circunstancia, le fue concedido por el propio Jehová (Isa. 9:6); por lo que resulta que esos personajes pasan a convertirse en sus “hijos” que no en sus “hermanos” y el texto es clarísimo en este sentido, por lo que no pueden ser entonces Hijos de Dios y lo que les impide heredar el reino en calidad de inmortales reyes y sacerdotes…… luego es obvio que no pueden reinar en el milenio. Y explicación detallada al respecto que con pelos y señales ustedes pueden leer en mi anterior artículo del 04/08/13, bajo el título “El apóstol Pablo, Juan “el bautista”…… y la empanada mental de Apologista Mario Olcese” y del que dicho caballero, no ha sido capaz hasta el momento de rebatir mi planteamiento; pero eso sí, en su lugar manda ese correo infumable y que ofende a la inteligencia. Pero puesto que Abraham es el personaje preferido por ese “teólogo” de a tres el cuarto, como el más merecedor de reinar junto a Cristo, veamos una curiosidad sobre el mismo y pasada por alto por esa “eminencia” de la interpretación bíblica, que contribuye a desbaratar todo el esperpéntico montaje que nos presenta ese “nomber one” de la teología y que la encontramos en Sant. 2:23:

“…… y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová y le fue contado por justicia”; y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.”

Magnífica ocasión “perdida” por el Altísimo, para hacernos saber que dicho personaje había sido declarado Hijo Suyo y por lo tanto, con derecho a heredar el reino en calidad de inmortal rey y sacerdote; sin embargo, lo que se nos dice de él es que por su fe, llegó a ser considerado como un “amigo” de Jehová…… y nada más. Y sabemos porque así lo dicen las Escrituras, que los que heredan el reino en calidad de inmortales reyes y sacerdotes, son los Hijos de Dios y no los “amigos” de Este; de hecho, Jesús fue reconocido como Hijo de Dios por el mismísimo Jehová (Mat. 3:17) y siéndolo los apóstoles por boca del propio Jesucristo, cuando los identificó como sus “hermanos” y cuando les dijo “asciendo a mi Padre y Padre de ustedes” (Juan 5:17)…… luego a tenor de lo leído y si seguimos el consejo del propio Apologista, en el sentido de que a las palabras de los textos bíblicos hay que darles todo su sentido, estos últimos sí fueron Hijos de Dios, mientras que Abraham no lo fue, pues este solo llegó a ser un “amigo” del Altísimo; y es que no me negarán, que hay una sustancial diferencia entre ser un “amigo” de Dios y ser un “Hijo” de Dios.

Pero es que es más: resulta que el 07/08/13 publiqué otro artículo titulado “Entonces, Sr. Olcese…… ¿en qué quedamos?” en donde demostraba concluyentemente que dicho indocumentado y en un video que publicó el 12/03/13 dirigido a mi persona, afirmaba sin lugar a duda alguna todo lo contrario de lo que nos está diciendo hoy; pero permítanme que les explique en esencia de qué iba el asunto en dicho video, aunque ustedes pueden encontrar más información leyendo el artículo que les menciono: de acuerdo con Rev. 20:4 (nos decía ese “enterao”), solo aquellos que sean asesinados o “ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano” y esto durante la “gran tribulación” aún futura, son los que reinarán con Cristo o lo que es lo mismo y según nos decía, que aún no se sabe quiénes serán los que ocuparán tronos al lado de Cristo en el milenio…… y esa salvajada, la pueden ustedes oír en el video “No, Don Armando, usted debe responderme esto primero…” (12/03/13) y entre los minutos del 16 al 20 de grabación (si pueden, no se los pierdan) y en el bien entendido que no lo borre, algo a lo que me tiene acostumbrado.

Y afirmación que de una sentada, ya excluye de poder reinar con Cristo, no solo a los Abraham y compañía, sino a los propios apóstoles de Jesús, pues todos esos personajes murieron hace milenios y por lo que no pueden ser “ejecutados con hacha” en una “gran tribulación” aún futura…… con lo que y según la extraña idea de ese “genio” de la interpretación bíblica, no pueden conseguir la preceptiva vestimenta “blanca” que les eleve al rango de reyes en el milenio e idea que apoyaba con el pasaje de Rev. 3:5. Excuso decirles que tampoco me respondió a esta cuestión, pues ni siquiera negó dicha contradicción (ahí tienen mi artículo por si quieren leerlo), pero sin embargo, en su lugar me manda ese escrito pidiéndome explicaciones de algo en lo que él mismo se ha contradicho y sin que se le caiga la cara de vergüenza…… eso sí y en el colmo de la caradura (y es que la tiene como el granito), advirtiéndome de que “no huya” cuando es él el que siempre ha empleado aquello de la “tocata y fuga”, pues en ningún momento ha sido capaz de rebatir ninguna de mis objeciones y ahí está la hemeroteca para comprobarlo, entre las cuales y aparte de la ya mencionada, hay otras.

Porque ese indocumentado se esfuerza en hacernos creer que los componentes de la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9, también reinarán con Jesucristo y con el “concluyente” argumento de que en el verso 14 aparecen vestidos de “largas ropas blancas” y simbólica vestimenta que solo significa el que uno tiene la aprobación de Dios, nada más…… de lo contrario y por la misma regla de tres, los ángeles y los caballos del ejército de los cielos, que se nos los presenta siempre de blanco, también tendrían que reinar con Cristo ¿o no? Sin embargo, ese “genio” de la teología pasa por alto el importante dato que ese mismo verso 14 nos da, en el sentido que esas personas son las sobrevivientes de la “gran tribulación” final:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Rev. 7:13-14).

Luego si esas personas “sobreviven” a dicho evento final, significa que pasan al reino de Dios con vida y lo que nos indica que no han muerto y por lo que no pueden participar de la llamada “primera” resurrección y que se produce antes de que aparezca en escena dicha “gran muchedumbre” y que es la que da la inmortalidad y el derecho a reinar con Cristo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad (ello significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6). (Acotación mía).

Y eso que entienden hasta los tontos de pueblo en España (personajes entrañables donde los haya y que serán tontos, pero que no se les escapa una), no entra en la cabeza de esa “eminencia” de la teología y que hasta el momento, ha sido totalmente incapaz de desmontar mi argumento…… pero eso sí: el que “huye” no es él, que da siempre la callada por respuesta, sino que soy yo y que continuamente le estoy desafiando a que me responda, obviamente sin resultado alguno. Pero veamos otra “enseñanza” que también es de aurora boreal y que tiene que ver con las resurrecciones de Juan 5:28-29:

No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.”

Según dicho inepto, ello significa que habrá una “primera” resurrección al inicio del milenio y en donde participarán todos los “justos” de todos los tiempos y que son los reinarán con Cristo y una “segunda”, al término de los mil años, en la que se levantarán los “injustos” para ser juzgados por sus hechos anteriores y ser destruidos eternamente; pero claro, una de las muchas pegas que tiene dicha interpretación, tiene que ver con algo que publicó ese “entendido” en las Escrituras y que como no sabe ni de lo que habla, no entiende que toda enseñanza tiene sus derivadas, eso es, que tiene que cuadrar con otras para ser verdad. Y es que en su momento publicó un video diciendo que las mujeres no pueden reinar con Cristo en el reino de Dios y lo cual es cierto…… pero ello significa que no pueden participar de la “primera” resurrección y en la que hemos visto que todos los que participan de ella, reinarán con Cristo en el milenio y con lo que, dado que solo queda la llamada “segunda” resurrección y que según dicho “iluminado” es para juicio y destrucción eterna de los “impíos” o “injustos”, se plantea la gran cuestión: ¿Qué hacemos entonces, con mujeres como Sara, Rebeca, Rut, Raquel, Lea, Noemí y tantísimas otras mujeres fieles a Jehová y que vivieron en tiempos precristianos, o las que vivieron en tiempos posteriores como María (la madre de Jesús) y a la que se le dijo ser “bendita entre las mujeres” (Luc. 1:48), Elizabeth, Marta y María (las hermanas de Lázaro), María Magdalena, Ana la profetisa, Lidia, Loida, Eunice y a todas aquellas que se bautizaron posteriormente en el nombre de Jesús (Hech. 8:12)? ¿Es razonable el pensar, que tengan que ser destruidas en esa “segunda” resurrección, dado que al no poder reinar, no pueden participar de la “primera”? Y si no es así ¿en dónde nos las mete ese “teólogo” de pizarrín? Una vez más les recomiendo y para una mayor información al respecto, que lean mi artículo “¡Y el Sr. “Ingeniero” continúa mintiendo…… y haciendo el ridículo, claro!” del 09/05/13 y a ver si mientras tanto, ese “intelectual” hace gala de sus “conocimientos” en teología y es capaz de hacer lo que no ha hecho hasta el momento y que es responderme a esas interrogantes que le he planteado…… y es que eso es lo que tenemos de malo aquellos que siempre “huimos”: que cuando nos “pinchan”, resultamos ser muy peligrosos.

Por cierto y antes de que se me olvide: en uno de mis últimos escritos, concretamente el del 05/08/13 y bajo el título “Lo que nos suponíamos…… no lee la Biblia, sino las aventuras del Capitán Trueno”, denunciaba el delito cometido por ese esperpento con patas de falso testimonio, al publicar un video acusando a los TJ de omitir la expresión “Rabí” del texto de Mat. 26:49 y que le demostré que eso no era verdad, exigiéndole además que diera explicaciones del porqué hacia semejante afirmación y puesto que había publicado una falaz mentira, que pidiera disculpas a esa organización. Pues bien, ese sujeto que no “huye”, sino que se esconde como una rata, lo que hizo y dándome con ello la razón en mi acusación, en el sentido de que su afirmación era una falacia, fue borrar el video de YouTube y sin decir esta boquita es mía, en una actitud cobarde donde las haya y propia de un sujeto de la peor especie; pero claro, si bien borró el video en YouTube, no así el artículo que había colgado en la página de Lavasori y que si en el mismo tampoco podías acceder al video, ahí continuaba el artículo colgado y lo que permitía acceso a la entradilla que daba pie al mismo y que era el resumen de lo publicado en el video borrado; pues bien, cuando yo le señale en mi artículo dicha circunstancia, lo que hizo arteramente fue borrar también el artículo que figuraba en dicho blog. Y que yo digo la verdad, queda fehacientemente demostrado cuando uno va a Google y busca bajo el siguiente titular “¿Por qué extraño motivo la Traducción del Nuevo Mundo omite el vocablo “rabí” (maestro) en Mateo 25:49?” y que aunque se avise de que este título ya no existe…… resulta que sí existió, pues Google lo tiene registrado como publicado el 02/08/13, aunque ya no exista el contenido del mismo.

Como pueden ver, un indeseable que se mueve entre la mentira y las falsas acusaciones y que nunca da la cara para responder de lo que dice y hace…… y primera regla de todo aquél que escribe en Internet, si es un poco serio ¡claro! Pero lo que más lamento, es que su hermano Franco entre en ese juego, al permitir en su blog episodios como el mencionado; y si eso no es así, que públicamente nos diga el Sr. Franco Olcese que él no tuvo nada que ver en este asunto, sino que todo se lo montó ese impresentable que tiene por hermano. Pero ya puestos, permítanme decir algo a título anecdótico, pues no es una información de primera mano y por ello solo les transmito, lo que me ha venido llegando por parte de algunas personas que afirman conocer a dicho “genio” de la teología: ese señor no es teólogo y que lo más probable, según me dicen, es que no haya pisado jamás un aula de teología en su vida; al responderles a mis comunicantes que yo había visto dicho diploma en un video que me dirigió, así como el título de ingeniero, me sugerieron más o menos que esos “papeluchos” se pueden comprar (al igual que en España, por cierto), en cualquier bazar. Pero puesto que yo vi lo que parecían ser diplomas, por prudencia no puedo suscribir dicha información, pues solo puedo responder de lo que aparentemente vi; pero en todo caso y siendo este un mal menor, la cuestión es que parece que hay cierta propensión entre gente de su alrededor, a pensar que dicho caballero no es lo que afirma ser…… ya si lo juzgamos por las animaladas que publica, la cosa está más clara que el agua. Y que realmente poco importaría que nos “colara” lo de ser teólogo sin serlo, pues yo tampoco soy teólogo, ni ingeniero ni nada que se le parezca (enseñanza básica y va que se mata), si realmente publicara cosas razonables…… pero eso no es lo que hace y a las pruebas me remito; sin embargo, mis artículos (en los que uno podrá estar de acuerdo o no, esa ya es otra cuestión) se apoyan en razonar con lógica y sentido común sobre aquello que leo, siempre intentando verlo desde el punto de vista de Dios y no del mío. Pero que en todo caso, no pueden ser rebatidos por dicho personaje ni por muchos otros teólogos, carentes por lo visto de esa elemental capacidad…… y circunstancia que intento explicar, en uno de mis últimos artículos titulado “La Biblia…… vs. la teología” (09/08/13).

Luego ahí tiene ese indocumentado cuatro cuestiones para responderme y que de nuevo les digo que no lo hará, obviamente porque no puede (pues de poder ya lo habría hecho), sino que como tiene por costumbre dará la callada por respuesta y continuará publicando las mismas estupideces vez tras vez y diciendo de determinada cuestión, hoy una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la contraria sino otra totalmente distinta, pues ese es el pelaje del sujeto en cuestión…… eso sí, continuará afirmando que somos los demás los que “huimos” y no respondemos a sus preguntas. Pero para que no tenga pérdida, por si acaso le da “un aire” y se decide a responder, ahí le resumo las tres cuestiones que le planteo:

1º ¿Cómo nos explica que los notables del AT puedan reinar con Cristo, si el Sal. 45:16 nos dice que no son sus hermanos, sino sus hijos? ¿O no dice eso el salmo mencionado?

2º ¿Cómo puede ser que la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9 reine con Cristo, si sobrevive a la “gran tribulación”, luego ya pasan con vida al nuevo mundo y por no morir, no pueden participar de la “primera” resurrección y que es la que da la inmortalidad y el derecho a reinar en el milenio?

3º Si la “primera” resurrección es solo para aquellos que tienen que reinar con Cristo y las mujeres no pueden hacerlo ¿qué hacemos con aquellas que sirvieron a Dios tanto del AT, como del NT, si solo nos queda una resurrección de juicio y destrucción eterna para los injustos? ¿En dónde nos las mete ese “teólogo” de pacotilla?

Y el título de este artículo es el que es, porque no hace mucho ese personaje y respondiendo a un correo que le mandó uno de sus lectores, dijo lo siguiente:

Gracias, Joselin. Trato de estar formal para que me crean más” (Obviamente las negritas son mías).

Así trataba de justificar su cambio de “look”, ante uno de sus seguidores que le alababa lo elegante de su nueva apariencia……. pues lo dicho: “Aunque la mona se vista de seda…… mona se queda”.

Armando López Golart

LA SEGUNDA LEY DE LA TERMODINÁMICA ¿QUE CONFIRMA…… QUÉ?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 17/08/2013 by Armando López Golart

4ed038e077201s10900_pHace unos días y buscando determinada información, nos topamos con un artículo publicado el 30/12/2009 bajo el título: “La segunda Ley de la Termodinámica, confirma el Salmo 102:25-26” y en la que su autor (por piedad cristiana omitiremos su nombre, pero que se lo pueden ustedes imaginar) nos explicaba su particular interpretación del salmo mencionado. Y en donde una vez más, queda constatado que la incorrecta lectura y subsiguiente nefasta interpretación de un texto bíblico, no solo puede dar lugar a un planteamiento con algunas inexactitudes y por aquello de ser suaves, sino al incorrecto entendimiento de la realidad existente y lo que es más grave, llevar a una visión distorsionada del contenido escritural a la persona de escasos conocimientos acerca del tema que desarrolla el citado autor y que pudiera en un momento determinado, acceder a la lectura del mismo…… y disparatado planteamiento al que dicho personaje, da inicio de la siguiente manera:

En primer lugar, vamos a considerar la ciencia de la termodinámica: En el Salmo 102:25,26, leemos: “Desde el principio tú fundaste la tierra y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás, y todos ellos como una vestidura se envejecerán. Como un vestido los mudarás, y serán mudados.”

Vean ahora ustedes, la interpretación que hace dicho autor, del salmo en cuestión:

De acuerdo con este documento, escrito alrededor de tres mil años antes del amanecer de la ciencia moderna (queremos suponer que se referirá al salmo mencionado), nos enteramos de que el universo es como un traje que se está agotando. En otras palabras, el universo se está acabando, deteriorando, constantemente volviéndose menos y menos ordenado.” (Acotación nuestra).

Ya después de haber metido al Altísimo en el gremio del “Corte y Confección”, seguidamente nos pasa a exponer el siguiente razonamiento, como apoyo al argumento presentado:

La afirmación de que el universo es cada vez más aleatorio, menos ordenado, es una afirmación científicamente comprobable. El hecho de que el universo, en su estado actual se está deteriorando, ha sido plenamente comprobado por la ciencia moderna. Dondequiera que miremos, en la escala de las galaxias hasta la escala del átomo, nos encontramos con una tendencia natural universal de todos los sistemas para ir del orden al desorden, de la complejidad a la simplicidad. Así, cúmulos de galaxias se están dispersando mientras las galaxias se alejan unas de otras.”

Ahora bien, de entrada nos gustaría que se nos dieran las fuentes científicas en las que se apoya dicho autor, para hacer tales afirmaciones y que evidentemente, difieren totalmente de las que manejamos nosotros; pero veamos otra afirmación en apoyo del razonamiento anterior:

La rotación de la Tierra se está desacelerando, el campo magnético de la Tierra está en decadencia. Cada estrella, como nuestro propio sol, está constantemente quemando miles de millones de toneladas de combustible cada segundo. Eventualmente, todas las estrellas en el universo, a menos que Dios intervenga (que estamos seguros que lo hará), agotará su combustible y se volverá oscuro y frío. El universo sería entonces frío y muerto, y, por supuesto, toda la vida habría dejado de existir mucho antes de la última agonía del universo. Incluso ahora, cada cierto tiempo ocurre una nova o supernova, y muy rápidamente una estrella se convierte en menos ordenada, en una gigantesca explosión.”

Y aunque en este artículo objeto de análisis, hay más afirmaciones tendentes a fortalecer el punto de vista de ese “genio” de la interpretación bíblica, creemos que con las presentadas, hay más que suficiente para hacernos ver la idea que quiere desarrollar “el artista” en cuestión. Claro, cuando eso lo lee una persona de escasos conocimientos en esta materia, puede que quede impresionada y en su estupefacción, razone de la siguiente manera: “Pero ¿en qué “fregao” nos ha metido Dios?” Sin embargo, cuando eso lo leemos personas que sin ser profesionales del medio, conocemos algo de astronomía, sabemos el por qué las galaxias se están alejando unas de otras y que nada tiene que ver con el desorden, sino muy al contrario, pues al igual que puntitos de tinta marcados en la superficie de un globo, que al ser este hinchado más y más, se van separando unos de otros de forma gradual y ordenada, dicho alejamiento de las galaxias entre sí tiene que ver con el hecho de que estamos inmersos en un Universo en continua expansión; en cuanto a la desaceleración en la rotación de la Tierra, estudios bastante fiables nos hablan de un fenómeno cíclico, de unas pocas décadas entre ciclo y ciclo. Cierto es, por otra parte, que hay otros que afirman que en su día la Tierra giraba tan despacio alrededor de su eje, que los meses tenían nueve días y que la progresión ha sido, es y continuará siendo constante, que de “momento” está en las 24 horas…… y planteamiento formulado ¡asómbrense ustedes!, a partir del estudio del fósil de un cefalópodo llamado “Nautilus” (con la tira de años, 600 millones nada menos), contrastado con un ejemplar de la misma especie, existente hoy en día en el Pacífico ecuatorial; bien, en todo caso una teoría contraria a la desaceleración del globo terráqueo en su movimiento de rotación de la que nos habla el autor en cuestión y de ahí, el que nosotros lo dejemos y cada cual saque las conclusiones que le parezcan oportunas.

En cuanto a las “supernovas”, sabemos que son el resultado de una brutal explosión que se produce cuando una estrella más masiva que el Sol, colapsa sobre si misma al agotarse su combustible interior y lanzando al espacio interestelar en un descomunal estallido, colosales cantidades de elementos pesados que en su día sintetizó en dicho interior a partir de elementos más ligeros y de los cuales, llegan a formarse las inmensas nubes de gas y polvo que observamos con nuestros telescopios y que a la postre, servirán para formar nuevas estrellas…… como por ejemplo, la Nebulosa de Orión y que distante de la Tierra unos 1.500 años/luz, contiene en su interior según datos recogidos por el observatorio espacial Hubble, unas 3.000 estrellas, algunas de ellas aún en proceso de formación. De todas maneras, tomen el contenido de esos datos, como que más o menos la cosa va por ahí, pues es obvio que no somos expertos en el tema…… pero que aun sin serlo, tenemos claro que de desorden o caos en el Universo observable la cosa no tiene demasiada pinta, pues más bien lo que vemos es un perfecto orden y equilibrio en la leyes que gobiernan a este y contribuyen a su regeneración automática, basada en leyes universales perfectamente establecidas e inmutables. Y si como muestra vale un botón, solo el delicado y exquisito equilibrio entre las cuatro fuerzas fundamentales del Universo, la fuerza gravitacional, la electromagnética, la nuclear fuerte y la nuclear débil, muestran fuera de toda duda que lejos de ser un caos, la creación física es un todo armonioso perfectamente diseñado y eternamente perdurable, pues según su Supremo Hacedor, la Tierra (parte de esa creación), no fue creada “sencillamente para nada, sino que la formó aun para ser habitada” (Isa. 45:18); luego si eso es así, el Sol que la sostiene también tiene que permanecer, el sistema planetario al que pertenecemos tiene que permanecer y así en lógica repercusión, todo la creación física o material y que abarca el entero Universo, pues no olvidemos que para cuando el Altísimo terminó dicha obra, afirmó que todo lo creado era “muy bueno” (Gén. 1:31)…… entonces si era bueno a la vista de su Creador ¿sería razonable pensar que colapsara con el tiempo y que dicha creación quedara en nada?

Pero que en todo caso, lo planteado por el autor en cuestión y sin esos pequeños y rudimentarios conocimientos de los que hemos hecho gala, tal nos podría dar la sensación de que cuando El Altísimo creó el Universo, le quedaron algunos cabos sueltecillos por ahí y que ahora tendrá que ir haciendo alguna “chapucilla” para irlos solventando. Y dado que la idea no tiene demasiado sentido, razonablemente la pregunta que nos podríamos plantear es la siguiente: ¿Significa el Sal. 102:25-26, eso que nos explica el artículo presentado al inicio de este escrito y que da pie al mismo? Y lo que genera inmediatamente una derivada, porque ¿es de la creación física o material, de lo que realmente nos está hablando la Biblia en dicho salmo? Veamos en primer lugar, qué leemos en el mismo:

Hace mucho tú colocaste los fundamentos de la tierra misma y los cielos son la obra de tus manos. 26 Ellos mismos perecerán, pero tú mismo quedarás en pie; e igual que una prenda de vestir todos ellos se gastarán. Igual que ropa los reemplazarás y ellos terminarán su turno.”

Es cierto que leído así tal cual pinta y sin profundizar en su lectura, tal pudiera parecer que el sentido de dicho pasaje va en línea a lo que, según nos ha explicado el autor al que estamos considerando, opina la clase científica de nuestros días de los hechos “conocidos” por ella hasta el momento; porque no es ningún secreto que cada día que pasa, más desconcertado está el mundo científico relacionado con la astronomía, con los nuevos datos recogidos de la observación del Cosmos y que constantemente les obliga a rectificar alguna teoría anterior, o que les deja totalmente a oscuras en planteamientos que ya daban por sentados. Pero en el supuesto que dicho salmo apoyara lo opinión general de los científicos de nuestros días, no es menos cierto que ello lo llevaría a estar en franca contradicción con el contexto general de las Escrituras, pues de entrada lo que leemos sobre la obra de Jehová, es que esta es “perfecta” (Deut. 32:4)…… y entendemos que una creación, en este caso el Universo, susceptible con el tiempo de irse desordenando, apagando y finalmente muriendo y que para evitarlo, necesitara temporalmente de unos pequeños retoques, no sería una creación perfecta; porque de ser así la situación, dicho Universo podría ser reflejo de cualquier cosa, menos de la gloria de Jehová:

Los cielos están declarando la gloria de Dios; y de la obra de sus manos la expansión está informando.” (Sal. 19:1).

Luego ¿era un proceso degenerativo que lo llevara a convertirse en algo muerto e inservible, lo que el Creador de este infinito Universo esperaba de él? No, según el Sal. 148: 4-7:

Alábenlo, cielos de los cielos y aguas que están sobre los cielos. 5 Alaben ellos el nombre de Jehová; porque él mismo mandó y fueron creados. 6 Y los tiene subsistiendo para siempre, hasta tiempo indefinido. Ha dado una disposición reglamentaria (o leyes que rigen el universo) y esta no pasará. 7 Alaben a Jehová desde la tierra, monstruos marinos y profundidades acuosas todas.” (Acotación nuestra).

Entonces aquí algo está fallando, porque o bien la Biblia se contradice, o bien la interpretación y posterior aplicación que hace el autor de este artículo del salmo en cuestión, es completamente errónea y rayana al disparate…… y dadas las circunstancias, lo razonable es quedarnos con la segunda opción, mal que le pese al escritor del artículo que estamos analizando; ahora bien, entonces y si eso es como afirmamos desde este blog ¿a qué se refiere el Sal. 102:25-26? Para poder entender correctamente dicho pasaje, deberíamos empezar por contrastar este salmo, con la opinión del propio Jehová acerca de este asunto y algo que quedó claro cuando en tiempos de Job, Elifaz el temanita, dijo de Dios lo siguiente:

¡Mira! En sus santos él no tiene fe y los cielos mismos realmente no son limpios a sus ojos (o sea, que tenían defecto).” (Job 15:15). (Acotación nuestra).

Sin embargo, esto es lo que Jehová le respondió, tanto él como sus dos compañeros:

Y aconteció que, después que Jehová hubo hablado estas palabras a Job, Jehová procedió a decir a Elifaz el temanita: “Mi cólera se ha enardecido contra ti y tus dos compañeros, porque ustedes no han hablado acerca de mí lo que es verídico, como mi siervo Job”.” (Job 42:7).

Luego Jehová no aceptaba, entre otras cosas de las dichas, esa declaración de unos cielos (o el firmamento que ellos contemplaban) con defecto alguno, como una afirmación verídica. Y serían defectuosos, si fuera verdad lo afirmado por el autor del escrito que estamos analizando, en el sentido de que se fueran deteriorando y desgastando con el tiempo; por otra parte, algo que nos ayuda a entender una posible finalidad de dicho Sal. 102:25-26, lo hallamos en Luc. 21:33, en donde Jesús afirma lo siguiente:

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras de ningún modo pasarán.”

Dado que Jesús no podía estar diciendo aquí, llevando la contraria a su Padre Celestial, que el cielo y la tierra dejarían de existir en algún momento, obviamente él tenía que estar diciendo otra cosa; y ello parece confirmarlo, el hecho de que esta expresión parece tener el mismo sentido que las palabras de Mat. 5:18:

En verdad les digo que antes pasarían el cielo y la tierra, que pasar de modo alguno una letra diminuta o una pizca de una letra de la Ley, sin que sucedan todas las cosas.”

Y que en Luc. 16:17, se vierte dicho pasaje de esta otra manera:

Sin embargo, es más fácil que desaparezcan el cielo y la tierra, a que deje de cumplirse el detalle más insignificante de la Ley.”

Luego todo considerado, lo que aquí se nos está diciendo es que tan inmutable y permanente era esa creación de Jehová, los cielos y la tierra (Isaías 45:18), como inmutables y permanentes eran las palabras de Jesús. Luego en el Sal. 102:25-26 y siguiendo el patrón considerado, lo que se hace en una primera instancia, es poner de relieve el hecho de que Dios es eterno e imperecedero, mientras que los cielos y la tierra físicos sí son perecederos, es decir, podrían ser destruidos si ese fuese el propósito de Dios. A diferencia de la existencia eterna de Dios, la permanencia de cualquier parte de su creación, tanto material como espiritual, depende totalmente de Él; en la Tierra, por ejemplo, la creación material tiene que experimentar un proceso continuo de renovación y que depende de las leyes inmutables de Dios que intervienen en dicho proceso, para conservar su forma permanentemente. Volviendo al Salmo 148 y según otra versión (PDT), se indica que los cielos físicos como un todo (lo que incluye el planeta Tierra, por supuesto) dependen de la voluntad y el poder sostenedor de Dios; y que después de referirse al Sol, la Luna y las estrellas, junto con otras creaciones de Dios, el versículo 6 se expresa en el sentido de que Él “lo creó todo para que existiera para siempre; dio leyes que continúan para siempre”.

Por lo que es evidente que el planteamiento de ese autor es totalmente incorrecto y lo que nos lleva a la derivada de la que les hemos hablado antes, en el sentido de qué es realmente y ya en una segunda instancia, de lo que se nos habla en el Sal. 102:25-26; porque si no puede ser y tal como hemos comprobado, que se nos hable de los cielos y tierra literales, nos tiene que hablar de otra cosa y que tiene que tener su importancia para nosotros, pues se nos dice que estos “cielos” y “tierra” actuales serán “reemplazados” y que además, serán “cambiados”…… pero para refrescar nuestra mente, volvamos a leer dicho salmo en la traducción Palabra de Dios Para Todos, que lo vierte de la siguiente manera y al que le añadiremos los versos 27-28:

Hace mucho tiempo, tú creaste el mundo; hiciste el cielo con tus propias manos. 26 La tierra y el cielo se acabarán, pero tú vivirás por siempre. La tierra y el cielo se desgastarán, como se desgasta la ropa. Y como se tira la ropa vieja, tú reemplazarás el cielo y la tierra; serán cambiados por completo. 27 Pero tú, Dios, nunca cambias; vivirás por siempre. 28 Somos tus siervos, nuestros hijos vivirán seguros aquí y los hijos de nuestros hijos, vivirán en tu presencia.”

Luego queda claro que este pasaje no nos habla de ninguna ocurrencia futura en el Universo y concretamente en los elementos físicos tierra y cielo, sino que se nos está hablando de otra cosa y que tiene que ver directamente con la humanidad; porque veamos: se nos habla de unos cielos y tierra que se acabarán, que serán “reemplazados” por otros y (ojo al dato) “cambiados” por completo y en donde sus siervos (los de Jehová), los hijos de estos, así como de los hijos que de estos a su vez nazcan y así sucesivamente, vivirán “seguros” y en su “presencia”…… y que sepamos, en estos momentos en la tierra no se dan estas circunstancias. Por lo que, repetimos, se nos tiene que estar hablando de algo totalmente distinto a cuestiones de cambios astronómicos, porque la primera vez que en las Escrituras se nos habla de un cambio de estas características y se instalan “nuevos” cielos y una tierra “nueva”, es en la profecía de Isa. 65:17 y siendo altamente revelador, que las cuatro únicas veces que aparece esta expresión “nuevos cielos y nueva tierra” en el registro bíblico, su significado siempre es el mismo: el “cielo” representa soberanía o gobiernos humanos, mientras la “tierra” representa a súbditos bajo ese gobierno, eso es, hombres que son gobernados por otros hombres. Por ello, tomemos como punto de referencia el relato de los acontecimientos que se produjeron en el cumplimiento de esas palabras de la profecía de Isaías y en donde aparece por primera vez dicha expresión, cuyo cumplimiento sienta el precedente a partir del cual, se debe entender el significado del Sal. 102:25-28, en donde los cielos y tierra mencionados son “reemplazados” por otros “cielos” y otra “tierra”; y eso es lo que leemos en Isa. 65:17:

Porque, ¡miren!, voy a crear nuevos cielos y una nueva tierra; y las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.”

Dado que estas palabras fueron escritas unos 700 años a.E.C. y no hay registro alguno de esa época ni posterior a ella, que nos hable de un cataclismo tal que hubiera hecho necesario crear nuevos cielos y tierra físicos, evidentemente Jehová se estaba refiriendo a otra cosa…… ¿pero cuál cosa? Para averiguarlo, leamos ahora los dos versículos siguientes, el 18 y el 19:

Pero alborócense y estén gozosos para siempre en lo que voy a crear. Porque, ¡miren!, voy a crear a Jerusalén una causa para gozo y a su pueblo una causa para alborozo. 19 Y ciertamente estaré gozoso en Jerusalén y me alborozaré en mi pueblo; y ya no se oirá más en ella el sonido de llanto ni el sonido de un lastimero clamor.”

Luego blanco y en botella: de lo que se nos está hablando aquí, no es de un cambio de elementos físicos literales, sino de un cambio de circunstancias personales, lo cual se llevó a cabo cuando los judíos regresaron a su tierra natal, después de su exilio de 70 años en Babilonia y pasaron a vivir en lo que se podía considerar un nuevo orden o sistema de cosas. Tuvieron un nuevo cuerpo de gobierno con Zorobabel, descendiente del rey David, como gobernador y Josué, hijo de Jehozadaq, como sumo sacerdote (Ageo 1:1, 12; 2:21; Zac. 6:11). Estos y sus lógicos colaboradores, constituyeron los “nuevos cielos” prometidos, pero ¿por encima de qué?…… pues por encima de una “nueva tierra”, o sea, la nueva sociedad limpia de personas que habían regresado a su antiguo país de procedencia, a fin de reconstruir Jerusalén y su templo, para el restablecimiento de la adoración pura a Jehová y que estaban en sujeción a esos “nuevos cielos” o gobierno que representaba a Jehová. Por tanto, verdaderamente hubo un “cambio” a unos “nuevos cielos y una nueva tierra” en cumplimiento de la promesa de Dios, en la que vivieron los judíos en seguridad en aquel tiempo y distintos de los “cielos” anteriores (el idolátrico gobierno babilónico) y de la “tierra” anterior (la pagana y extraña tierra de Babilonia) que por espacio de 70 años (Jer. 25:11), tuvieron que soportar; pero que todo apunta a un cumplimiento mayor de esa profecía, queda claro cuando leemos Rev. 20:11 y que nos habla del momento en que Cristo toma el control del mundo en su segunda venida e instaura el reino de Dios:

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. De delante de él huyeron la tierra y el cielo y no se halló lugar para ellos.”

Ahora bien ¿qué es lo que realmente huyó, de delante del trono y del que estaba sentado en él? ¿El cielo y la tierra literales? Evidentemente no, pues el reino de Dios es instaurado en este mismo planeta Tierra en el que vivimos y por lo que no puede desaparecer…… luego dejaremos que sea la Biblia la que se explique a sí misma; y para ello, acudiremos a unas palabras registradas en 2 Ped. 3:13:

Pero hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según su promesa y en estos la justicia habrá de morar.”

Y de eso precisamente se nos habla y con referencia a nuestro futuro más inmediato, en las citadas palabras de Pedro sobre los nuevos cielos y una nueva tierra “que esperamos según su promesa” y que se corresponden al “nuevo cielo” y la “nueva tierra” de Rev. 21:1:

Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado y el mar ya no existe.”

Por lo que preguntémonos: ¿Y cuáles son entonces, el “cielo” y “tierra” anteriores, así como “el mar” que habían pasado? Pues aquellos que huyeron de delante del “gran trono blanco” (Rev. 20:11) y que tienen que ver, con el actual sistema deficiente de gobernación de hechura humana (como “cielos”) y esta miserable sociedad de corrupción, maldad, vicio y violencia en la que nos esforzamos por sobrevivir (como “tierra”); y que también se menciona, como el conjunto de las masas turbulentas de la humanidad apartada de Dios (el “mar”) y de las que Pablo ya nos apuntó sus detestables actitudes en 2 Tim. 3:1-5 y que serán barridos todos ellos en la batalla de Armagedón, que precede al establecimiento del reino de Dios en manos de Cristo (Dan. 2:44-45). En su lugar, nos encontraremos (según Rev. 21:1) bajo un “nuevo cielo”, eso es, la nueva gobernación de hechura divina presidida por Cristo con sus colaboradores y en una “nueva tierra”, o lo que es lo mismo, con la nueva sociedad humana sobreviviente de la “gran tribulación” y en consecuencia, respetuosa y obediente a las disposiciones y propósitos de su Creador…… pues de no ser así, no habrían sobrevivido:

De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios (lo que significa que el Altísimo les ha concedido su beneplácito); y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos.” (Rev. 7:14-15). (Acotación nuestra).

En otras palabras: han ejercido fe en Jesús como su Rescatador y gozan así de una buena conciencia por su conducta recta; así que están en condición limpia y aprobada a los ojos de Jehová y del Cordero…… luego una “nueva tierra” de donde habrá desaparecido el tumultuoso y embravecido “mar” de la humanidad opuesta a Jehová y seguidora de los designios de Satanás (Isa. 57:20), que estamos viendo cada día a nuestro alrededor. Todo considerado y según entendemos nosotros, este es el significado que se debe aplicar a esa porción bíblica que comprende el Sal. 102:25-26 y nada que tenga que ver con el Universo material, como intenta hacernos creer el autor del que estamos hablando…… pero a todo eso ¿qué dice la segunda ley de la termodinámica?

En un sentido general, la segunda ley de la termodinámica afirma que las diferencias entre un sistema y sus alrededores tienden a igualarse; eso es, que las diferencias de presión, densidad y, particularmente, las diferencias de temperatura tienden a igualarse…… y lo cual significa, que un sistema aislado llegará a alcanzar una temperatura uniforme y consecuentemente dejará de funcionar. Teniendo en cuenta que una máquina térmica es aquella que provee de trabajo eficaz, gracias a la diferencia de temperaturas de dos cuerpos, cualquier máquina termodinámica requiere una diferencia de temperatura, pues ningún trabajo útil puede extraerse de un sistema aislado en equilibrio térmico, por lo que requerirá de la alimentación de energía desde el exterior. Luego puesto que la segunda ley de la termodinámica, requiere de la alimentación de energía del exterior para el correcto y continuo funcionamiento de cualquier máquina térmica (pongamos en este caso, el Universo, pues el principio sería el mismo), dicha segunda ley se usa a menudo como la razón por la cual no se puede crear una máquina de movimiento perpetuo…… y los científicos tienen razón, pues parten del hecho que el Universo vino a la existencia por medio de una singularidad, eso es, de una colosal explosión de energía y de la que aún se está beneficiando el cosmos; pero que en un momento dado dicha energía se acabará y sucediendo entonces, lo que el autor del artículo que estamos analizando nos ha explicado y que hemos reflejado al inicio de este escrito, en el sentido de que el Universo agotará su energía, se enfriará y todo signo de vida en él se extinguirá. Pero claro, una cosa es que eso lo digan los científicos (allá ellos con sus “inventos”) y otra muy distinta que lo diga un “teólogo” como es el caso que nos ocupa y que demuestra con ello la ignorancia que atesora acerca de Dios, porque veamos lo que nos dicen las Escrituras acerca de este Supremo Creador del Universo y de todo lo que este contiene:

Levanten los ojos a lo alto y vean ¿quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna de ellas falta.” (Isa. 40:26).

O lo que es lo mismo, la explicación de la fórmula matemática de Einstein y que se refleja con la siguiente ecuación: E=MC2, donde E es la energía liberada, M la diferencia de masa o incremento y C es la velocidad de la luz…… y esta formulación significa, que no solo la masa se puede transformar en energía y esta a su vez, se transforma en masa, sino que cuando en un proceso se pierde masa, esta no desaparece sin más, sino que se transforma en energía; por lo que según dicha fórmula, una pequeña cantidad de masa, libera gran cantidad de energía, pues la masa multiplicada por la velocidad de la luz al cuadrado, resulta en una cantidad de energía extremadamente superior, en comparación con la masa transformada…… y siempre hasta donde nosotros hemos entendido, claro.

En todo caso, ahí tenemos reflejada en una simple fórmula matemática, la Excelsa e Inagotable fuente de energía “exterior” que hace que el majestuoso e imponente Universo que nuestros científicos apenas se acercan a comprender, exista y que continúe su existencia por una eternidad, para que como dice el Sal. 19:1, no cese de estar “declarando la gloria” de su Excelso Creador constantemente…… pero quede claro, que lo expuesto no pretende ser más que una mera reflexión personal de los autores de este blog y siendo el que la lee, el que debe valorarla debidamente. Por lo que como siempre, querido lector, le recordamos que a usted le corresponde hacer su particular indagación y averiguar, la veracidad de lo que se le ha intentado explicar, tanto por una parte como por la otra…… o lo que es lo mismo, el saber de quién se puede usted fiar y de quién no, cuando alguien le habla de las Escrituras.

MABEL

LA BIBLIA…… VS. LA TEOLOGÍA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 09/08/2013 by Armando López Golart

imagesCA108R95Cuando a usted se le presente un teólogo y pretenda explicarle lo que dice la Biblia, tenga por seguro que le mentirá; y cuando usted se asocia con una determinada denominación religiosa, la que sea, pero que en todo caso le dirán que se encuentra en “la verdadera fe”, eso es, que usted tiene la “inmensa fortuna” de estar asociado a la única forma de religión que Dios aprueba y que sus máximos dirigentes tienen sesudos estudios teológicos (y que son todas), recuerde que le están mintiendo. Y es que viendo cómo está “el percal”, eso es, las “genialidades” que nos cuentan aquellos entendidos en teología que más a mano tenemos y que son los que publican en Internet, no tenemos más remedio que pensar que cualquier parecido entre una cosa y la otra (la Biblia con la teología), no es más que una pura coincidencia…… ¡vamos, las mismas posibilidades que el que una sola vez en la vida compra un décimo de lotería por Navidad y se lleve el “Gordo”! Y ello tiene una razón de ser, que ya hay que se “corto” para no entenderla: la lotería y otras formas de apuestas no están hechas para que uno se haga rico, sino para que se haga rico el que las inventó…… y algo parecido ocurre con la teología.

Luego estaríamos ante el que podríamos considerar como el primero de los tres argumentos en el que sustentamos nuestra afirmación; porque en un mundo que “yace en el poder del inicuo” (Juan 5:19), o sea, totalmente en manos de Satanás, todo, absolutamente todo lo que resulta del mismo, es tendente a apartar al personal del más elemental entendimiento de la Palabra de Dios y en consecuencia, del ajustado y correcto actuar bajo las normas o “disposiciones reglamentarias” del Altísimo: y es que Satanás nunca pondrá a nuestra disposición nada, en este caso la teología, que nos ayude a entender correctamente el mensaje que Jehová Dios nos dejó puesto por escrito en ese libro conocido como la Biblia, pues su objetivo es totalmente el contrario, como quedó demostrado cuando probó tentar a Jesús en el desierto (Mat. 4:1-11), con pasajes bíblicos sacados de su contexto…… y si eso hizo con el Hijo de Dios ¡qué no hará con nosotros!

Cierto es que alguien podría objetar que los autores de este blog, no tenemos estudios superiores de ninguna clase y mucho menos en teología, por lo que no tenemos ninguna autoridad para pronunciarnos en este sentido y que por supuesto, vaya por delante, entendemos que es una afirmación muy arriesgada la que hacemos y que pondrá los pelos como escarpias a más de uno…… pero no es menos cierto que gozamos de una capacidad de usar la lógica y el sentido común bastante aceptable y que al parecer, es el único requisito demandado por el Altísimo para uno poder entender las Escrituras ¡hombre, eso y que Él te deje y de lo que hablaremos más adelante! Por lo que pasaremos al segundo argumento para defender nuestra posición y que tiene que ver con que la Biblia no se escribió para “teólogos”, sino para pastores, agricultores, pescadores, carpinteros, etc., en todo caso gente humilde y de escasos recursos intelectuales, que prescindiendo del hecho que todos sabían leer y escribir, al contrario que los pueblos de su alrededor, eran personas sin estudios superiores que en la época solo existían en Israel (y si es que existían) para las clases privilegiadas, como el sacerdocio o la realeza. De ahí que la Biblia sea una información de carácter personal, pues es lo más parecido a una carta que nuestro Creador nos envía a cada uno de nosotros, para explicarnos por qué estamos como estamos, lo que Él ha hecho y hará para ayudarnos a salir del atolladero en el que nos encontramos, lo que nosotros tenemos que hacer para conseguirlo y lo que finalmente nos espera…… lamentablemente, la inmensa mayoría de personas han dejado que sean otros los que les lean dicha “carta”, eso es, a los “teólogos” y a través de las distintas organizaciones religiosas con las que se asocian, pues están demasiado “ocupadas” en sus cosas del día a día como para dedicar tiempo a investigar acerca de Dios; por ello, con decir que “creen en Dios y sí mucho nos apuran, con asistir el domingo a la parroquia de turno, dejar que les lean un “sermoncito suave” por parte del cura, pastor, anciano o quien sea que dirija la reunión (no sea que se enfaden, no vuelvan y dejen de aportar sus diezmos o contribuciones “voluntarias”), se dan por satisfechas pues entienden que ya han “cumplido”.

Siendo por tanto esas mismas personas, las que se han metido en la guarida del lobo y nunca mejor dicho, pero con tal que les digan aquello que quieren oír, se dan por satisfechas; recordemos que ya en su momento, el apóstol Pablo advirtió que llegaría un período de tiempo en que las personas no soportarían la enseñanza saludable, sino que “de acuerdo con sus propios deseos, acumularán para sí mismos maestros para que les regalen los oídos y apartarán sus oídos de la verdad” (2 Tim. 4:3-4)…… y con ello, desviados a cuentos o enseñanzas falsas y en consecuencia, a la destrucción (2 Ped. 2:1). Pero es que tenemos un tercer argumento para sostener nuestra teoría acerca de que nada tiene que ver la teología con el entender las Escrituras, apoyado en unas palabras de Jesús y que hacen que no nos fiemos ni un pelo cuando alguien nos viene presumiendo de “teólogo” y sobre todo, si de cuando en cuando nos mete el diploma, título o como quieran llamarlo, en un primer plano de alguno de sus videos para que sepamos que él es un teólogo…… y con lo que automáticamente queda desautorizado por Dios para hablar acerca de Él, pues esto es lo que dijo Jesús dirigiéndose a su Padre Celestial:

En aquella misma hora se llenó de gran gozo en el espíritu santo y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido cuidadosamente estas cosas de los sabios e intelectuales (siempre dentro del terreno de las Escrituras) y las has revelado a los pequeñuelos (o “los que son como niños”, según versiones). Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti.” (Luc. 10:21). (Acotaciones nuestras).

Luego lo que aprendemos de este pasaje, son tres cosas fundamentales: , que entienden las Escrituras solo aquellos a quienes Jehová se lo permite; , que Este no les permite entenderlas, pues de forma expresa “esconde” dicho entendimiento de ellos, a los “sabios e intelectuales”, eso es, a los “teólogos” y , que dicho entendimiento solo está al alcance de aquellos que son como niños (eso es, humildes) y que fían en Jehová para conseguir ese vital entendimiento, pues no tienen otros recursos. Recordemos el ejemplo que nos da la historia, en el sentido de que lo que podríamos considerar como los primeros “teólogos” en la Ley de Dios, fueron los escribas, los fariseos y los saduceos; ello queda claro cuando leemos que en cierta ocasión estos acusaron a los apóstoles Jesús, de ser “iletrados y del vulgo” (Hech. 4:13) y con lo cual no querían decir que fueran analfabetos, sino que su educación era elemental y no la que se obtenía en las escuelas de estudios superiores rabínicas (más o menos, el equivalente de las cátedras de teología de nuestros tiempos) y puesto que “no conocían” la Ley de Dios como ellos la conocían, eran considerados como “malditos” por tan “ilustres” personajes (Juan 7:49)…… y siendo el resultado obtenido sobre el pueblo por parte de esos “entendidos” en la Ley y con el que se encontró Jesús al llegar, tan nefasto que no pudo menos que compadecerse de la situación espiritual en la que esos sujetos habían sumido al pueblo de Dios:

Al ver las muchedumbres, se compadeció de ellas, porque estaban desolladas y desparramadas como ovejas sin pastor.” (Mat. 9:36).

Y eso es con lo que de nuevo nos encontramos hoy en día, cuando uno hecha una mirada al estado espiritual de la llamada cristiandad y se da cuenta de que las personas, aunque se digan creyentes y acudan de cuando en cuando a sus parroquias respectivas, lo que menos les apetece es hablar de Dios…… y dando por buenas las palabras de Pablo, cuando profetizando acerca de los últimos tiempos, dijo de las personas que en ese tiempo vivirían, aquello de que “tendrán una forma de devoción piadosa, pero resultarán falsos a su poder” (2 Tim. 3:5), o lo que es lo mismo, afirmarán ser “cristianas” o seguidoras de Cristo, pero sin permitir que las enseñanzas de este influyan en sus vidas y todo, por la brutal confusión que ha creado esa casta que son los “teólogos”, acerca de las cosas de Dios. Porque nos encontramos con que la misma cristiandad está dividida en cientos de denominaciones distintas, con distintos credos, diferentes ritos y celebraciones y cada una con su propia estructura orgánica y distintos máximos representantes; por ejemplo, si bien la cabeza de la Iglesia Católica es el Papa de Roma, el de la Iglesia Anglicana lo es el rey o reina de Inglaterra. Si hablamos de la Iglesia Ortodoxa, esta está en realidad constituida por 15 iglesias autocéfalas, eso es, que solo reconocen el poder de su propia autoridad jerárquica y representadas cada una de ellas, respectivamente, por el Patriarca de Alejandría en su territorio, el de Antioquía en el suyo, el de Constantinopla ídem y así, hasta completar las quince; aunque eso sí, mantengan entre ellas cierta cohesión doctrinal y sacramental…… y así, suma y sigue y en todos lados en los que a uno se le ocurra mirar. En definitiva un auténtico caos, totalmente alejado de la admonición del apóstol Pablo que encontramos en 1 Cor. 1:10 y dirigida, por supuesto, a todos aquellos que se consideran seguidores de Cristo y de dónde deriva el término “cristiandad”:

Ahora los exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar.”

Luego el mismo parecido de un huevo con una castaña a lo que dijo dicho buen hombre, con lo que vemos hoy en día a nuestro alrededor…… por lo que si el bueno de Pablo levantara hoy la cabeza, si no le daba un “patatús” al ver la que está liada, sería de puro milagro; pero vayamos al fondo de la cuestión y preguntémonos quiénes son los máximos responsables de ese “cacao” que tenemos montado en este “valle de lágrimas” en el que intentamos sobrevivir y que, efectivamente, son justo los que ustedes se imaginan: ¡los teólogos! Ahora bien, dado que quizás haya alguno que al oír hablar de teología, responda aquello tan clásico del “¡Eso lo será tu padre……!”, creemos oportuno explicar el significado de ese “palabrejo” y para ello, acudiremos a lo que nos dice el diccionario de la RAE de la Lengua: “Ciencia que trata de Dios y de sus atributos y perfecciones.” Por lo que si esto es así y nos encontramos por todos lados con Institutos, Universidades, Seminarios y otros centros de enseñanza en donde se imparten estudios de teología ¿cómo se puede entender entonces y con tanto “teólogo” suelto por ahí, el brutal desbarajuste con el que nos encontramos en cuanto al entendimiento de la Palabra de ese mismo Dios, sobre el que afirman estudiar? ¿Cómo puede ser, por otra parte, que dos indocumentados como los autores de este blog y sin ningún tipo de preparación superior (solo el bachillerato y más bien “raspadito” ¡para qué nos vamos a engañar!), estemos publicando temas que desbaratan afirmaciones de “teólogos” eminentes y populares y a los que siguen miles de personas, demostrando que las mismas no son más que puros disparates y sin que puedan objetar a nuestros argumentos?

Solo se puede entender si lo que hemos leído en Luc. 10:21 es verdad y realmente es Jehová el que determina quién puede entender Su Palabra y quién no…… recordemos que hemos leído que de manera premeditada, es Éste el que “esconde” el conocimiento encerrado en las Escrituras a estos “entendidos” en la materia, mientras permite que la entendamos aquellos que sinceramente deseamos aprender y hablar de Él y que lo que menos nos importa es que se nos conozca a nosotros, pues no somos los importantes en esta “historia” y por lo que en nuestro blog, por ejemplo, no se ve imagen alguna de sus autores. Sin embargo en otros y publicados por dichos “personajes”, siempre están presentes fotografías del autor del que se trate y en diversas posturitas, así como una relación de sus “galones” (entiéndase títulos o diplomas) y que de cuando en cuando, algunos los sacan a pasear y nos los plantan ante la cámara que les graba, para que sepamos lo que son. Y que encima alguno hay por ahí que se pone “mono”, eso es, todo “trajeteado”, con corbata, pelo recién tenido para ocultar las canas, etc., para que, según propia afirmación, la gente “le crea más”…… y con lo que deja claro que se fía más de su apariencia personal (que tampoco es para tirar cohetes ¡qué quieren ustedes que les diagamos!), que de sus conocimientos “teológicos” para convencer a la “plebe”. Sin embargo, poco saben esos indocumentados que cuanto más presumen de sus títulos y a tenor de lo leído en Luc. 10:21, menos entendimiento tienen de las Escrituras…… o eso, o es que Jehová nos engaña ¡cómo ustedes prefieran!

Dicho lo cual, nos reafirmamos en nuestro planteamiento en el sentido de que nada tiene que ver el tener grandes conocimientos en teología, con el entender las Escrituras pues, como hemos dicho y para resumirlo, primero, la Biblia no fue escrita para los teólogos; segundo, nada de lo que produce este mundo dominado por Satanás, es tendente a ayudarnos a conocer mejor a Jehová, sino todo lo contrario y tercero, hemos visto como el Altísimo niega expresamente el conocimiento de Su Persona y propósitos, a los “sabios e intelectuales” y se lo “revela” a los humildes…… tres razones poderosísimas a tener en cuenta y a las pruebas nos remitimos; y es que vean lo que dice Pablo en 1 Cor. 1:19, haciendo referencia a unas proféticas palabras dichas por el propio Jehová:

Porque está escrito: “Haré perecer la sabiduría de los sabios y echaré a un lado la inteligencia de los intelectuales.”

Y que en la versión Traducción en lenguaje actual adquieren su máxima dimensión y resultando ser con ello mucho más explícitas, pues se resumen de la siguiente manera:

En la Biblia, Dios dice: “¡Dejaré confundidos a los que creen que saben mucho!” (1 Cor. 1:19).

Pues eso…

MABEL

ENTONCES, Sr. OLCESE…… ¿EN QUÉ QUEDAMOS?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , on 07/08/2013 by Armando López Golart

imagesExiste un proverbio en España, que dice que “Se coge antes a un mentiroso, que a un cojo”; y es que la mentira solo puede ser sostenida por otra nueva mentira y llegando a formarse así una especie de círculo vicioso, en donde el mentiroso se lía con tanta mentira, por lo que llega el momento en que se contradice a sí mismo y quedando entrampado con sus propios embustes. Algo parecido ocurre con aquellos que quieren sentar cátedra en determinada enseñanza, como por ejemplo en el campo del conocimiento bíblico y como no entienden de qué van las Escrituras, luego no tienen una base sólida por muchos estudios en teología que afirmen poseer (¡qué ver tendrá, la gimnasia con la magnesia!), hoy dicen una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la contraria, sino otra totalmente distinta. Y como carecen de toda base o solera en el entendimiento escritural, tienen que emplear mucha verborrea insulsa y palabras altisonantes para impresionar al personal, sacando textos de su contexto y que no entienden en absoluto, para apoyar las mismas y confiando en que aquellos que les leen o ven sus videos, sean más ignorantes que ellos y elevando así a su máxima expresión, aquello tan conocido de que “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”; y de ahí, el titular de este escrito dirigido a Apologista Mario Olcese, pues con extremada frecuencia dicho caballero cae en esa trampa, prueba más que evidente de su ignorancia congénita sobre el contenido escritural, aunque se las de “teólogo”…… y en donde hoy no le discutiremos nada, sino que solo les expondremos dos de sus planteamientos totalmente distintos sobre un mismo tema, primero, para que ustedes saquen conclusiones acerca de la “coherencia” del personaje y, segundo, para que dicho caballero nos aclare con cuál de las dos opciones nos tenemos que quedar.

Porque resulta que el “teólogo” en cuestión y en el reciente video del 02/08/13, titulado “Los héroes de la fe del AT, son también los hermanos de Cristo y coherederos del reino celestial” (luego ya tenemos una pista de por dónde van “los tiros”), afirma sin lugar a duda alguna que esos personajes ocuparán un trono al lado de Jesucristo en el reino de Dios, pues en un peregrino y disparatado argumento, apoyado en Rom. 8:29-30 y del que por otra parte no tiene ni la más remota idea de lo que Pablo quería decir en ese pasaje, se monta una película digna de las fantasías de Walt Disney y plantándonos la idea expuesta en dicho titular. Y que a pesar de sus mil y un texto mencionados y grandes gesticulaciones para apoyar su extravagante planteamiento, continúa quedando claro que esos personajes, antepasados de Jesucristo, no pueden ser “hermanos” de este como afirma dicho ignorante integral, en función de lo que leemos en el Sal. 45:16 y del que dicho caballero no quiere oír hablar ni en broma (fíjense que nunca lo cita), porque sencillamente este desmonta su esquizofrénico planteamiento…… pero como eso ya lo hemos explicado tropecientas mil veces, por ejemplo, una de ellas en nuestro escrito del día 4 del corriente mes de Agosto y por lo que está a disposición de quién esté interesado en el tema (allá cada cual con lo que haga), pasaremos a lo sustancial y es que según nos afirma ese indocumentado que responde al pomposo nombre (¡humilde que es el personaje, oigan!) de Apologista Unitario, Ingº Mario Olcese Sanguineti y teólogo en sus ratos libres, todos los notables del AT fueron predestinados por el propio Jehová Dios para reinar con Su Hijo Jesucristo en el reino milenario…… bien, ni tan mal si la cosa se quedara ahí, pero es que no ocurre así.

Porque resulta que el mismo caballero y en un video anterior, titulado “No, Don Armando, usted debe responderme esto primero…” (12/03/13) nos decía exactamente todo lo contrario al afirmar en el mismo y entre los minutos del 16 al 20 de grabación (si pueden, no se los pierdan), que solo aquellos que murieran “asesinados” en defensa de su fe durante la “gran tribulación” aún futura, en su enfrentamiento con la “bestia”, el “falso profeta”, el “anticristo” y que no recibieran la “marca” de dicha “bestia” (Rev. 13) en sus frentes o en sus manos, serían los que reinarían con Cristo durante el milenio; y que como apoyo de dicha idea y para dar fuerza a su argumento, nos la acompañaba con el texto de Rev. 20:4:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha (o “decapitados”, o “asesinados”, o “degollados” según versiones) por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Acotación nuestra)

Sobre estas palabras, es en las que se apoyaba el Sr. Olcese para hacer esa afirmación que les acabamos de señalar, cuando y al igual que en el caso que ha dado pie a este escrito, en videos anteriores nos afirmaba que Abraham, el padre de la fe y “amigo” de Jehová, así como David el genuino rey de Israel, era impensable que pudieran quedar apartados de reinar junto con Cristo en el milenio y por lo que de todas, todas, reinarían junto a este. Sin embargo y en la misma línea argumental del video del 12/03/13 y que les acabamos de mencionar, cinco días después (18/03/13), nos publicaba otro, en esta ocasión titulado “La prueba irrefutable de que la grande muchedumbre reinará con Cristo” y en donde incluso nos llegaba a afirmar con gran convicción y muy seguro de lo que decía, que aquellos que tenían que reinar con Cristo no saldrían de entre los seguidores de Jesús del primer siglo, sino de la “gran muchedumbre” sobreviviente de la “gran tribulación” aún por venir (Rev. 7:9; 14); y con el peregrino argumento de que estas estaban vestidas de blanco y siendo que es a las personas que así estuvieran vestidas (según nos aseguraba ese “genio” de la teología), a las que Jesucristo les concedería el sentarse junto a él en el trono para reinar en el reino de Dios (Rev. 3:4-5)…… y vestimentas blancas que solo se podrían conseguir, mediante el “vencer” en la “gran tribulación” final, eso es, en nuestros tiempos.

Luego dado que este “revolucionario” planteamiento, inevitablemente excluye del gobierno del reino a los seguidores de Jesucristo del primer siglo, ni que hablar ya de los notables del AT (Abraham y David incluidos), pues ni los unos ni los otros pueden pasar por las pruebas que la “bestia” impondrá durante la “gran tribulación” y con ello, hacer méritos para recibir sus vestiduras blancas como “vencedores” pues ya hace siglos (milenios en el caso de los notables del AT) que fallecieron, la pregunta solo puede ser esta…… entonces Sr. Olcese ¿quiénes son realmente, aquellos que reinaran con Cristo en el reino de Dios o, dicho de otra manera, con cuál de los dos planteamientos nos quedamos? ¿Reinarán con Cristo los notables del AT, o lo harán solo los sobrevivientes vestidos de blanco de la “gran tribulación” venidera…… o en su defecto, los primeros seguidores de Cristo y los únicos bautizados con espíritu santo y por tanto, únicos reconocidos públicamente como Hijos adoptivos de Dios? A nuestro entender y tómenlo como un simple comentario, los notables del AT no pueden hacerlo, pues para ello se tiene que ser “hermano” de Jesucristo y ellos no lo son, siempre atendiendo a lo que se nos dice en el profético Sal. 45:16 ya mencionado:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Entonces blanco y en botella: en el nuevo mundo y por “derecho de recompra” (en virtud de su sacrificio vicario), todos pasamos a convertirnos en hijos de Jesucristo y de ahí que Jehová le dé el título de “Padre Eterno” (Isa. 9:6); luego si esos antepasado (o padres, según versiones) de Jesucristo, pasan a ser sus hijos que no sus hermanos, lógicamente es porque no son hijos de Dios y en consecuencia no pueden heredar el reino en calidad de reyes y sacerdotes…… y argumento que entiende hasta el tonto del pueblo. Pero por otra parte y siguiendo con nuestro breve comentario, tampoco lo pueden hacer los miembros de la “gran muchedumbre” que según Rev. 7:14 “sale” de la “gran tribulación”, pues ello significa que sobreviven a la misma y entran al reino de Dios con vida, luego no han muerto…… y si no han muerto, no pueden participar de la llamada “primera” resurrección y que es la que da la inmortalidad y el derecho de reinar con Cristo en el reino de Dios, a menos que la Biblia nos mienta; pero si ello no es así y no lo es, queda claro que nadie que no participe de esa primera resurrección, puede reinar con Cristo; pero veámoslo:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6).

Luego de nuevo, blanco y en botella: tampoco la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9, puede reinar con Cristo, vayan vestidos de blanco, de negro, gris perla o verde botella, según el argumento presentado y que también entienden hasta los tontos de pueblo…… luego la pregunta queda en pie: ¿Con cuál de los dos planteamientos nos quedamos, Sr. Olcese?

Porque a nosotros y dejémoslo como una simple opinión, si nuestros cálculos no nos fallan, solo nos quedan para desempeñar dicha tarea de reyes a esos primeros seguidores de Jesucristo, empezando por los apóstoles y a los que a estos siguieron (Juan 17:20) y acabando por un pequeño resto “ungido” aún por aparecer, prefigurados por los “dos testigos” de Rev. 11:3 y teniendo todos estos en común, desde el primero hasta último, el haber sido reconocidos públicamente por Dios como Sus Hijos adoptivos y de ahí, los grandes poderes sobrehumanos por todos ellos manifestados y que acreditaban dicha condición. Por lo que si no hay poderes que lo acrediten, es que tampoco hay Hijos de Dios a nuestro alrededor…… y digan lo que digan esos “fantasmas” que como tal se consideran, el Sr. Olcese incluido.

Y nosotros ahí lo dejamos, para ver si ese “genio” de la teología es capaz de respondernos a la cuestión de con cuál de los dos planteamientos que nos ha dado nos tenemos que quedar y que cómo dato curioso, resulta que siendo dos posiciones diametralmente opuestas entre sí, dicho “genio” de la interpretación bíblica ha encontrado apoyo bíblico para las dos…… ¡no nos negarán, que ya tiene mérito aquí “el artista”! Y que ya de entrada afirmamos que no responderá a dicha cuestión, pues ni tiene las agallas suficientes para hacerlo, ni la capacidad mínima de entendimiento bíblico exigible para ello; y por lo que como hemos señalado al principio de este escrito, es capaz de un mismo tema hoy decirnos una cosa, mañana la contraria y pasado mañana, ni la una ni la contraria, sino otra totalmente distinta…… ¡polifacético que es el hombre, oigan!

MABEL