Archivo para febrero, 2013

¡Y POR FIN, EL AMIGO APOLOGISTA MOVIÓ FICHA!

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , on 26/02/2013 by Armando López Golart

11831162-diana-para-dardos-aislado-sobre-un-fondo-blancoAunque como siempre, tarde y mal…… y es que no se si recordarán ustedes, que el pasado 17 de Enero se publicó en este blog un artículo, en el que bajo el título “Apologista Mario Olcese…… y su problema existencial”, se le señalaba lo incorrecto de presumir del “exagrama” (símbolo satánico por excelencia y que tenía colgado, detrás de su mesa de trabajo) y con el siguiente razonamiento al final de dicho artículo y escrito a título personal por un servidor:

Y repito, queridos lectores, lo que he dicho antes: si no quita dicho símbolo satánico de su entorno, demostrará ser lo que yo afirmo que es: un “falso maestro” (2 Ped. 2:1) e instrumento al servicio de Satanás…… y sí lo quita, quedará claro que una vez más “Armandito, el “miura” españolillo” no solo lo ha “capeado” a él, sino que lo ha empitonado como ha querido y que encima, de una coz lo ha mandado fuera de la plaza…… o sea, que usted mismo, D. Mario (¡ya sabe, eso es lo que tiene el meterse con un “miura”: que uno sale “revolcao”!).”

Pues bien, como les iba diciendo, dicho caballero ha actuado tarde y mal, siendo que al final y 21 día después de ser emplazado a tomar acción en un sentido u otro, en dónde estaba el mencionado hexagrama” aparece ahora lo que a mi entender, es una especie de “diana” para el juego de dardos, parecida a la de la imagen que acompaña este escrito y con lo cual queda probado que, una vez más, servidor (“Armandito”, según me ha “bautizado” dicho caballero) tenía más razón que un santo…… como siempre, claro. Porque no pudiendo rebatirme los argumentos presentados en el sentido que dicho símbolo es satánico (solo hay que acudir a Internet para comprobarlo), al final lo ha quitado…… pero claro, después de 21 días de haber sido advertido sobre el particular y lo que nos habla de la catadura moral de ese individuo, pues en su orgullo, soberbia y altanería y rehusando reconocer su error, ha preferido estar violentando y ofendiendo al Altísimo todo ese tiempo, al mantener colgado dicho aberrante símbolo y que continuó apareciendo en posteriores grabaciones, antes que quitarlo de inmediato y en un implícito reconocimiento público de que yo tenía razón.

¿Pero que nos muestra esa actitud manifestada? Pues, sencillamente, que no es más que lo que yo llevo diciendo desde hace mucho tiempo: un falso maestro al servicio de Satanás (2 Ped. 2:1) y prueba de ello, es que a pesar de altaneramente auto identificarse como un “ungido” (o Hijo adoptivo de Dios), por lo tanto, presumiblemente dirigido por el espíritu santo de “verdad” que Jesús afirmó mandarles a aquellos que realmente lo sean (y de los que actualmente no exista ni uno solo), resulta que aún no ha sido capaz de aclararnos a todos, ciertas cuestiones que le señalé en mi artículo “D. Mario Olcese…… y sus “análisis” a fondo” (05/02/13). A lo mejor es que el espíritu que “guía” a D. Mario es el más tonto de la clase y por ello es que dicho caballero, continúa contando sus “enseñanzas” por estupideces como, por ejemplo, afirmando que los notables del AT (los Abraham, David, Moisés, Daniel y compañía) también reinarán con Cristo en el reino de Dios…… sin embargo, aún no ha sabido responder a la siguiente cuestión:

: El significado concreto del Sal. 45:16.

Y en el bien entendido que dicho Sal. 45:16, desmiente totalmente su disparatada afirmación; por otra parte y aunque se llena la boca de calificar como “diabólica” la enseñanza de los TJ, acerca de los 144.000 como únicos reyes y gobernantes junto a Cristo durante el milenio, se nos muestra totalmente incapacitado para aclararnos lo siguiente:

: Lo que se nos representa y la idea que se nos transmite en Rev. 14:1, a la luz del Sal. 2:6.

Porque de esos pasajes se deduce claramente, que solo 144.000 son los que reinarán con Cristo en el reino de Dios; también se opone ese “genio” de la interpretación bíblica y diplomado en Teología por el Instituto Baxter de Honduras (¡menuda propaganda que le está haciendo al citado Instituto!), a la existencia de un Israel “espiritual”, pero continúa sin respondernos a esto:

: Si Jehová había rechazado al Israel natural del acceso al reino, según Mat. 21:43 ¿a cuál Israel se refería Pablo en Gál. 6:16, cuando habló del “Israel de Dios”?

Pues lo que está claro es que al Israel literal no se podía referir; otra de las barbaridades que mantiene esa estulticia con patas llamada Apologista Mario Olcese y con la que de nuevo pone a bajar de un burro a los TJ (que acertadamente dicen lo contrario), es que la grande muchedumbre también reinará con Jesucristo en el reino milenario…… no obstante, hasta ahora ha sido incapaz el Sr. Olcese, de rebatir el siguiente planteamiento:

: Si la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9 no muere, sino que sobrevive a la “gran tribulación”, por lo que pasa con vida al nuevo orden o reino de Dios y por lo tanto, no puede participar de la primera resurrección de Rev. 20:6 y que es la que da la inmortalidad, así como el derecho a reinar con Cristo ¿cómo puede ser que los miembros de la “gran muchedumbre, pasen a reinar con este?

Y algo que razonablemente no tendría sentido, para una cabeza medianamente amueblada…… ya otra cosa, es que con la de tan “entendido” caballero, obviamente “con la iglesia hemos “topao”, amigo Sancho”; por otra parte, la doctrina fundamental de dicho “number one” de la interpretación escritural, es que todos los cristianos tienen que ser reyes en el nuevo mundo por venir (o reino de Dios) y lo cual plantea la siguiente “pequeña” incógnita, que tan “iluminado” caballero continúa sin acertar a respondernos:

: Si tanto los notables del AT, como los cristianos de todos los tiempos tienen que reinar con Jesucristo en el milenio…… ¿sobre quiénes se reinará entonces?

Porque objetivamente, solo se puede reinar si hay alguien sobre quien reinar, pues de lo contrario ¡ya me contarán ustedes!…… y no pudiendo olvidar, que estamos hablando del “reino” de Dios y de lo cual se desprende, desde que el mundo es mundo, la existencia de unos que gobiernan, sobre otros que son gobernados; y lo cual conlleva una derivada, que tiene que ver con la afirmación bíblica (que no de los TJ, como arteramente afirma el Sr. Olcese) y que cómo es normal, tan ínclito personaje no tiene ni la más remota idea de por dónde rebatirla, en el sentido que al reino de Dios pasan dos grupos: un grupo que reina o gobierna (los 144.000), sobre otro grupo que es gobernado (la “gran muchedumbre) y por lo tanto, son súbditos de dicho reino…… entonces esta es la cuestión que tiene que resolvernos dicho caballero:

: Aclárenos Sr. Olcese, de cuántos grupos de personas se nos habla en Rev. 7 y que estarán presentes en el reino de Dios, cuando este eche a andar…… y ya puestos, cuál de los dos reinará sobre el otro.

Y es que de lo contrario, ya nos explicará dicho caballero para qué hay dos grupos, además perfectamente diferenciados; porque claro, si hablamos de personas que entran al reino como reyes, tiene que haber también aquellos que pasen en calidad de súbditos y viceversa; porque el caso es que si todos los que pasan al reino (los 144.000 y la gran muchedumbre) y según rocambolesca afirmación del “genio” en cuestión, lo hacen con la condición de reyes, ya me contará ese “ilustrado” de dónde se saca a los súbditos del mismo…… porque repito, aparte de los 144.000 y los sobrevivientes de la “gran tribulación” mencionados ¡ya no hay más “bicho viviente” después de la batalla final de Armagedón y que da paso de manera inmediata al reino de Dios!

Por lo tanto, ahí tiene esos seis puntos que piden una aclaración y que yo ya sé que no será atendida, pues para ello tendría que negar todas y cada una de las disparatadas enseñanzas con la que engaña a la concurrencia y eso, para ese “señor” ¡vamos, antes morir que perder la vida! Por ello, que la estrategia del personaje en cuestión ha sido siempre la de dejar pasar el tiempo, esperando que la tormenta escampe y la cosa se olvide, mientras él continua con sus infectas “enseñanzas” en las que cae más de un incauto…… y olvidándose tan irresponsable personaje, que de ello rendirá cuentas ante Jehová (Prov. 19:5).

Porque es cierto que de lo que yo le digo, dicho “caballero” puede hacer “capas y capirotes” y no pasa nada, cuando uno tiene la cara tan dura como ese indocumentado…… pero ya otra cuestión, es cuando Jehová está de por medio y que es el caso en el que nos encontramos. Porque una cosa es que alguien no sepa o entienda mal cierto asunto y así lo enseñe, error en el que podemos caer todos los que publicamos temas bíblicos; pero ya es harina de otro costal, el que uno incurra en un error, se le llame la atención sobre ello y con los oportunos razonamientos sobre el particular y que sin hacer el más mínimo caso, o peor aún, sin ser capaz de poder desbaratar dichos razonamientos, continúe en “sus trece” y publicando en el mismo sentido, al tiempo que califica de diabólicos a aquellos que están señalándole el error en el que incurre…… y prueba de que está en un error, es el propio hecho de que no puede rebatir los argumentos que se le plantean.

Y es cierto que algunos afirman que tengo cierta fijación con dicho caballero, lo cual no es cierto, sino que la tengo con todos aquellos que enseñan tales barbaridades; porque las cosas que le rebato al Sr. Olcese (en su momento uno de los blogs más importantes de la red), por extensión aplican a todos aquellos que enseñan los mismos disparates, aunque no les dirija directamente a ellos el artículo del que se trate. Porque otra cosa que habría que tenerse en cuenta, es que la finalidad de mis escritos no está tanto en que esos señores que publican tales disparates cambien de postura, sino el advertir a aquellos que les leen de que están siendo engañados; de tal suerte que un lector del Sr. Olcese y que también me lea a mí, no solo sepa que este es un mentiroso que no tiene siquiera la vergüenza torera de dar la cara, sino que cuando lean de otro autor parecidos disparates, ya estén advertidos de que los mismos son mentira. Luego no hace falta que yo cite a todos esos autores fraudulentos (tarea por demás imposible), sino que con unos pocos de ellos basta y sobra; con solo que se vaya corriendo la voz por parte de aquellos que leen este blog y siempre en el bien entendido que se atrevan a ello, la mayor parte del trabajo ya estará hecho…… pues me permito señalar que el defender la Palabra de Dios ante tanto indocumentado, es cosa de todos y no de uno solo.

Pero claro, es que aquí además hay una derivada y que es la siguiente: cuando ese “caballero” se reitera en tan disparatadas afirmaciones, me está llamando mentiroso a mí, que le digo lo contrario y por extensión, invalidando el contenido bíblico y que es en donde apoyo mis argumentos…… y que como ustedes comprenderán y perdonen la aparente petulancia, ni ese señor podría subir tan alto, ni un servidor podría caer tan bajo. Por lo tanto, me reafirmo en que ese “caballero” es un desvergonzado, altanero y orgulloso, pues continúa publicando cosas en las que sabe a ciencia cierta que está equivocado, pues es consciente que no puede argumentar en contra y rebatir con ello mis planteamientos…… pues de lo contrario, solo es razonable el pensar que ya lo habría hecho ¿o no es así?

Entonces con lo que nos encontramos aquí y volviendo al tema con el que iniciábamos este escrito, es sencillamente más de lo mismo; pues al igual que con el asunto del “hexagrama” mencionado al inicio, el orgullo, prepotencia y altanería de ese personaje, le impiden reconocer que está equivocado y como no puede rebatir mis planteamientos (de ahí que sepa que está equivocado…… dos y dos siguen sumando cuatro, si Pitágoras no estaba loco), continúe publicando a machaca martillo los mismos disparates, cual si la cosa no fuera con él y como si por medio de la repetición machacona de una mentira, esta se pudiera convertir en una verdad.

Por lo que como en última instancia, lo que está haciendo ese “ilustrado” y que es en donde está el verdadero meollo de la cuestión, es desvirtuar la Palabra de Dios con sus infumables y falsas enseñanzas, entiendo que es mi obligación como seguidor de Jesucristo y por tanto, persona al servicio del Todopoderoso, el desenmascarar a dicho personaje y a todos aquellos que como él actúan, señalando mediante las Escrituras el contenido aberrante de tales “enseñanzas”. Entonces lo que cada uno opine al respecto, en el sentido de alabar o criticar mi línea de actuación y dicho sea con todos los respetos, me tiene absolutamente sin cuidado…… pues obviamente, no serán esas personales opiniones las que me darán el favor del Altísimo en el momento de la “gran tribulación” y el ser “ocultado” de la misma (Sof. 2:3), sino el beneplácito de Este:

El labio de la verdad es el que será establecido firmemente para siempre, pero la lengua de falsedad no durará más de un momento.” (Prov. 12:19).

Armando López Golart

LA BIBLIA…… Y LAS MENTIRAS “BLANCAS” O “PIADOSAS”.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 22/02/2013 by Armando López Golart

mentiras-del-multinivelUnas cuantas “inexactitudes” a veces ahorran un sinnúmero de explicaciones”. (Comillas nuestras)

El comentario en cuestión, ilustra lo que es la mayoritaria opinión del género humano sobre la mentira y su comportamiento con respecto de ella; una idea generalizada entre la sociedad actual, es que una mentira sin mala intención (las llamadas mentiras “blancas” o “piadosas”), no es inapropiada si no se perjudica a nadie. Tal modo de razonar incluso ha recibido el nombre teórico de “ética situacional”, según la cual el único precepto que se debe obedecer es la llamada ley de la razón…… en otras palabras, si la “motivación” es buena y la intención es recta, eso es, si no se desea hacer daño a nadie, sino que uno se auto defiende, entonces el hecho de que se haya mentido no tiene por qué ser repudiable. De hecho, en la jurisprudencia española, se permite al acusado de cualquier delito, el mentir para defenderse y lo cual ya es el colmo de la sinrazón ¡la mentira como preservación del derecho!

Esta forma de ver las cosas es común en el mundo actual, pues en la misma frase que da inicio a este escrito se aprecia la hipocresía con que se tratan las cosas, al cambiar unos conceptos por otros con el fin de minimizar “los daños”; por ejemplo, en la frase inicial mencionada, a la mentira se la llama “inexactitud”, tal como a la fornicación de toda la vida (relaciones sexuales fuera del matrimonio) se la llama ahora “relación prematrimonial”, o que al adulterio, eso es, el que uno se la esté “pegando” a su “parienta” con otra, se le llame “relación consuetudinaria”…… nombres más suaves y que no suenen tan mal (si dichas prácticas no se pueden evitar, por lo menos que no parezcan tan malas), para referirse a los mismos actos repudiables y denigrantes, por los que el Dios Altísimo traerá a juicio a las personas:

Que el matrimonio sea honorable entre todos y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros.” (Hebr. 13:4)

Y no se crean que los mentirosos se escaparán del castigo divino, pues eso es lo que leemos en Rev. 21:8:

Pero en cuanto a los cobardes y los que no tienen fe y los que son repugnantes en su suciedad (homosexuales) y asesinos y fornicadores (en este contexto aplicaría tanto a la fornicación, como al adulterio) y los que practican espiritismo, e idólatras y todos los mentirosos, su porción será en el lago que arde con fuego y azufre. Esto significa la muerte segunda (o destrucción eterna).” (Acotaciones nuestras).

Por lo que queda claro que la cosa no parece ir de broma; no obstante, los escándalos en los que se han visto implicados continuamente políticos prominentes y otros líderes mundiales que han mentido (no vean como está el patio ahora mismo en España) y en donde en la inmensa mayoría de los casos no ha pasado nada, han sacudido a la sociedad mundial hasta tal grado, que la ha llevado a dejarse influir por esta tendencia y ya no ser tan estricta en lo referente a decir la verdad, como lo fue en tiempos no tan pretéritos; ello al grado, que la mentira ha tomado carta de naturaleza y se ha convertido, por decirlo de alguna manera, en la “política” oficial en las relaciones humanas…… de hecho se dice de la política, que es el arte de la mentira. Y si como muestra basta un botón, tenemos que recordar lo que afirmaba un significado socialista y en su momento alcalde de Madrid (D. Enrique Tierno Galván), en el sentido que “las promesas electorales están para no cumplirlas” o lo que es lo mismo, la mentira como instrumento de la política para conseguir el poder. Y por aquello de poner otro ejemplo de cómo ha impregnado la mentira las relaciones humanas, tenemos el comentario de cierto destacado agente comercial, que decía lo siguiente en tono de queja:

Me pagan por mentir. Gano concursos de ventas y todos los años recibo críticas sumamente elogiosas si miento. Parece que en todas partes esta es la clave de la preparación del vendedor minorista”.

Y eso, aplíquenlo a cualquier estadio de las relaciones humanas; porque lamentablemente, la idea instalada en la sociedad en la que nos movemos, es que las pequeñas mentiras “piadosas” no causan daño alguno a nadie…… ¿pero es eso cierto? ¿Hay ocasiones en que pudiera estar justificado y llevado por la corriente actual, que el genuino seguidor de Jesucristo mintiera? Para averiguarlo, obviamente tenemos que tener conocimiento de lo que significa la palabra “mentir” y que en cualquier diccionario se encontrará uno con lo siguiente:

Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa, con el ánimo de engañar.”

Porque una cosa es que usted, nosotros o cualquier hijo de vecino, haga determinada afirmación porque honestamente cree que la cosa es así y esté equivocado…… luego eso no puede ser considerado como una mentira, pues para empezar, no se dice lo contrario de lo que uno sabe y por lo que no puede existir ya el ánimo de engañar de engañar al prójimo; lo máximo achacable, en todo caso, es que se ha dicho algo sin haber contrastado suficientemente una información y por lo que estaríamos hablando de un simple error. Ya otra cosa, es cuando alguien dice algo que sabe que no es cierto, o no esté seguro de que ello sea como uno piensa (especialmente nos aplica a aquellos que hablamos de las cosas de Dios) con la idea de sacar un beneficio personal (el que sea) de ello y en perjuicio del engañado o engañados; por eso la Palabra de Dios condena tan rotundamente toda clase de mentiras, pues en ella leemos que Dios “destruirá” a los que hablan una mentira (Sal. 5:6). En Prov. 6:16-19 por ejemplo, la Biblia enumera siete cosas que Jehová “odia” profundamente y figurando en esta lista, una “lengua falsa” y un “testigo falso” ¿por qué? Pues porque Jehová odia el daño que ocasiona la falsedad y siendo esta una de las razones por las que Jesús llamó a Satanás “mentiroso” y “homicida”, relacionando la mentira con el homicidio, pues sus falacias sumieron a la humanidad en la miseria y la muerte (Gén. 3:4-5; Juan 8:44; Rom. 5:12). Por ello y con respecto de aquellos que tomamos en nuestras manos, la gran responsabilidad de transmitirles a otros el consejo de la Palabra de Dios, la necesidad de asegurarnos concienzudamente de que aquello que decimos se ajuste al registro escritural, pues estas fueron las palabras de Jesús:

Pero cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeños que ponen fe en mí (mediante las mentiras que uno pueda publicar), más provechoso le es que le cuelguen alrededor del cuello una piedra de molino como la que el asno hace girar y que lo hundan en alta mar.” (Mat. 18:6).

Por otra parte, la gravedad que tiene para Jehová la mentira, prescindiendo del color que le queramos dar los humanos (“blanca” o “negra”) se destaca en un relato que encontramos en Hech. 5:1-10 y que tiene que ver con lo que les ocurrió a un tal Ananías y su esposa Safira, pues ellos mintieron deliberadamente a los apóstoles, por lo visto en un intento de dar la apariencia de ser más generosos de lo que en realidad eran. En todo caso y según el baremo actual, estaríamos hablando de una simple e inocente “mentirijilla” sin la mayor trascendencia, pero que no fue considerada así por nuestro Creador, pues la acción de dichos personajes fue intencional y premeditada y como resultado, ambos murieron de inmediato a manos de Dios.

Luego que el mentir es algo de la máxima seriedad, prescindiendo de lo grave que sea esa mentira, tiene que ver con las palabras que el apóstol Pedro dijo le dijo a Ananías en este suceso explicado en las Escrituras (obviamente como un ejemplo para nosotros, según Rom. 15:4), en el sentido de que no había tratado con engaño “a los hombres, sino a Dios” (Hech. 5:4b)…… y por lo que estaríamos ya hablando de asuntos mayores, pues la idea que nos transmiten esas palabras, es la de que nuestro Creador considera la mentira como una afrenta personal. Es cierto que la opinión popular nos dice que no todas las mentiras son reprensibles, pues algunas son más graves que otras, ya que mientras unas tienen graves consecuencias para las víctimas de las misma, las otras…… pues eso, “ni chica ni limoná”; por ejemplo, mientras que una persona quizás lo haga maliciosamente con el propósito de causar daño a los demás en su propio beneficio, otra pudiera mentir en un acto/reflejo, por vergüenza o temor ante determinada situación personal. Entonces y en vista de su motivación malévola existente, aquél que lo hace con mala intención representaría un peligro para los demás y no siendo así, en el caso de aquel que lo ha hecho ante una circunstancia de apuro, máxime y volviendo a la afirmación que inicia este escrito, cuando en ocasiones quizás parezca que decir una pequeña “mentirijilla” sea la solución más fácil para salir de algún “apurillo”; sobre todo, cuando de ella no se pueden derivar mayores consecuencias o perjuicios para otros y por lo que uno, llegado el momento, suelta lo primero que se le ocurre, salva el expediente y “aquí paz y después gloria”…… pero ¿es realmente eso así?

Porque recordemos el ejemplo citado de Ananías y Safira, en el que su mentira no conllevaba perjuicio material para nadie, más bien al contrario, ellos estaban dando dinero sacado de la venta de una propiedad, para una buena causa como era el sostén de muchos miembros necesitados de la primitiva congregación cristiana…… pero cometieron un grave error: mintieron; porque si ellos hubieran dicho a los apóstoles, por ejemplo: “Hemos sacado 50 por la venta y aquí tenéis 25 de ellos”, no habría pasado absolutamente nada, pues con su dinero podían hacer lo que hubieran querido y algo que queda claro por las palabras de Pedro:

Mientras permanecía contigo ¿no permanecía tuyo?; y después que fue vendido ¿no continuaba bajo tu control? ¿Por qué te propusiste un hecho de esta índole en tu corazón? No has tratado con engaño a los hombres, sino a Dios.” Hech. 5:4).

Y es que ellos incurrieron en una grave falta, pues con premeditación y alevosía ambos habían convenido en dar un precio menor al real, diciendo sin embargo que daban “todo” el producto de la venta, con el objetivo de aparentar ante los demás una justicia que no tenían, eso es, mintieron para sacar un beneficio personal, como era el tener una apariencia de personas dadivosas ante los demás y que realmente no tenían…… y circunstancia que Jehová no paso por alto, por lo que tenemos que llegar a la siguiente conclusión: no es grado mayor o menor de la mentira y el posible daño que ello pueda causar, lo que nos enfrenta al Altísimo, sino la mentira en sí misma y algo que queda claro en el noveno mandamiento de la Ley de Dios dada a los hebreos:

No debes dar testimonio falsamente como testigo contra tu semejante.” (Éxo. 20:16).

Ni por supuesto, testimonio falso “a favor de…” y con lo que de ese mandamiento, no podemos entender que el comer berenjenas sea malo, sino que no hay que mentir bajo ningún concepto; por ello, los que nos consideramos seguidores de Cristo haremos bien en imitar el ejemplo de este, en cuya boca “no se halló engaño” (1 Ped. 2:22) y obrar en conformidad con nuestra conciencia educada por la Biblia, cuando afrontamos situaciones aparentemente complicadas. No olvidemos por otra parte, que la máxima que este nos dejó y que debe de guiar todas nuestras acciones, fue la famosa “regla áurea” que se encuentra entre las enseñanzas que impartió en el famoso y conocido “Sermón del Monte” y que tiene que ver con el “hacer a los demás, aquello que nos gustaría que los demás, nos hicieran a nosotros” (Luc. 6:31)…… y con lo que la mentira queda descartada de nuestra vida, pues a nadie le gusta el que le mientan ¿o sí?

Pero en todo caso y volviendo a lo de las mentiras “blancas” o “negras” tan de moda en nuestros días, la mentira como tal y prescindiendo del grado con el que pueda ser evaluada por el ser humano, al final resulta ser como un cáncer que poco a poco y con el tiempo, va destruyendo la relación entre las personas, incluso la más íntima y profunda como pueda ser el más grande amor que pueda existir entre un hombre y una mujer en su relación de matrimonio. Y es que ese cáncer mencionado y que es la mentira, ataca y socaba el fundamento principal entre dos personas que se aman, independientemente de la intensidad con que se amen e incluso de la gravedad de la mentira dicha en su momento y que es…… la confianza; y es que la mentira, por otra parte, es como una bola de nieve que cada vez se hace más grande y al final, ya no se puede controlar y te acaban pillando.

Porque resulta que una mentira, inevitablemente conduce a otra si uno quiere mantener el tipo…… y que para algo se ha dicho la primera (y en el bien entendido que estamos hablando de simples mentiras “veniales” y no de cuestiones graves); ello va en una progresión ascendente, pues una mentira va tapando a la otra, hasta que lógicamente le descubren a uno y que ya no tiene más opción que contarle la verdad a la “parienta” y razonablemente, pedir perdón. Claro, como la causa origen de la mentira original no era grave, la esposa de uno y que realmente le ama (¡santas, que son unas santas!), pasa por alto la cuestión, se hacen las paces “y pelillos a la mar”…… y aquí es cuando empieza a trabajar ese cáncer al que hemos llamado “mentira”; porque a partir de ese momento y de manera lenta pero inexorable, cada vez que uno le dice algo de importancia a su esposa, inconscientemente a esta le pasa por la cabeza la pregunta de ¿será verdad lo que me dice o……? Lo cual tiene un reverso de la moneda, porque también uno se pregunta a sí mismo en estas situaciones, aquello de ¿se creerá lo que le he dicho o……?

Y ese es, en definitiva, el cáncer que hará que con el tiempo se enfrié esa relación de manera inevitable y que acabará por destruirla, pues el sustento natural de la misma, eso es, la confianza mutua, se habrá visto fuertemente dañada…… lo cual, no solo se podía haber evitado diciendo honestamente la verdad ante el posible error cometido y que se intentó ocultar, de manera inmediata, sino que además se habría generado una situación totalmente contraria, como podría ser el fortalecimiento de la relación entre la pareja. Pues la parte ofendida en el suceso y ante la honestidad de explicársele la situación tal cual era, no solo habría sido más tendente al perdón, sino que inconscientemente se hubiera generado en ella la tendencia a fortalecer ese sentido de confianza en la otra parte, al ver la sinceridad de la misma al confiar en ella y decirle la verdad del asunto del que se trate. Porque como se suele decir “de humanos es errar y de sabios el rectificar” (no el mentir) y para mitigar las consecuencias de los errores que podamos cometer, están el amor, el respeto, la amistad, la complicidad, etc. existente en una relación tan íntima como pueda ser el matrimonio…… obviamente y como principio, lo dicho sería aplicable también, a todo tipo de relación humana.

Por lo que lo mejor, es que cuando uno mete la pata hasta el corvejón y el que esté libre de ello, que tire la primera piedra (desde luego, poco gastaríamos en “tiritas”), tome rápida acción poniendo en conocimiento a quién corresponda, dicha situación en sus justos términos y aceptando las lógicas consecuencias del “errorcillo” en cuestión…… que nunca suelen ser tan gravosas, como las posteriores consecuencias que se derivan de una mentira; y que aún en el caso de que a nivel humano no las haya, pues el más tonto en ese campo hace relojes, no es lo mismo en el caso de nuestro Creador:

No pueden los jactanciosos tomar su puesto enfrente de tus ojos. Odias, sí, a todos los que practican lo que es perjudicial; 6 destruirás a los que hablan una mentira. Al hombre de derramamiento de sangre y de engaño Jehová lo detesta.” (Sal. 5:5-6).

MABEL

“PROBABLEMENTE SE LES OCULTE…….”

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 20/02/2013 by Armando López Golart

gran_tribulacionEstas palabras que encontramos en el libro de Sofonías, son de gran interés para todos aquellos que sinceramente creemos y confiamos en Jehová, ante la catastrófica situación a la que en breve se va a enfrentar este mundo, en el que todos los días tenemos que intentar sobrevivirle y evento por venir, que se conoce como la “gran tribulación” (Rev. 7:14). Pero antes de meternos “en harina”, hagamos una breve semblanza del citado profeta, así como de los tiempos en que le tocó vivir y que tal parece, poco o nada tenían que “envidiar” a los actuales.

Este hombre, Sofonías, empezó su obra profética en un tiempo crítico de la historia de Judá, pues la condición espiritual de la nación estaba bajo mínimos, ya que en vez de confiar en su Dios Jehová (al parecer, el “deporte” nacional entre el pueblo hebreo), esta buscaba la guía de sacerdotes y astrólogos paganos y con lo que la adoración de dioses falsos como Baal, con sus aberrantes ritos a la fertilidad, proliferaba en esa zona de la tierra de Israel. Por otra parte, los líderes civiles, entiéndase príncipes, nobles y jueces, oprimían a aquellos a quienes se suponía que debían de proteger y gobernar, mientras la corrupción campaba por sus respetos…… ¿les suena de algo esta “melodía”? No es de extrañar entonces, el “rebote” que nuestro buen Dios Jehová se cogió y decidiera tomar cartas en el asunto, solventando la situación por la bravas…… y cuál no sería el desapego de la nación para con Él y el alto grado de degradación alcanzado por la misma, que en su justa indignación el Altísimo hablara en los siguientes términos y que nada bueno auguraban:

El gran día de Jehová está cerca. Está cerca y hay un apresurarse muchísimo de él. El sonido del día de Jehová es amargo. Allí un hombre poderoso da un grito. 15 Ese día es día de furor, día de angustia y de zozobra, día de tempestad y de desolación, día de oscuridad y de tenebrosidad, día de nubes y de densas tinieblas, 16 día de cuerno y de señal de alarma, contra las ciudades fortificadas y contra las elevadas torres de las esquinas. 17 Y ciertamente causaré angustia a la humanidad y ciertamente andarán como ciegos; porque han pecado contra Jehová. Y su sangre realmente será derramada como polvo y sus entrañas como el estiércol. 18 Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día del furor de Jehová; sino que por el fuego de su celo toda la tierra será devorada, porque él hará un exterminio, realmente uno terrible, de todos los habitantes de la tierra.” (Sof. 1:14-18).

Como podemos comprobar por el tono y dureza de estas palabras, el Dios Altísimo estaba indignado en gran manera y todo señalaba a que allí se iba a montar la “marimorena” y de la que no se salvaría ni el “apuntador”; lo grave, sin embargo y por aquello de que quizás a algún “listillo” se le ocurra decir eso tan clásico del “¡Y a mí qué, lo que paso hace 2.500 años atrás!”, es que la mayoría de profecías tienen un doble cumplimiento y siendo el primero de ellos como un aviso para navegantes, esas palabras apuntan inexorablemente a nuestro días y que como ya hemos señalado, tampoco es que lo que estamos viviendo o padeciendo actualmente sea como para tirar cohetes…… más bien y como se suele decir, es la misma situación, solo que corregida y aumentada. Y siendo que lo del doble cumplimiento de muchas profecías y de esta en concreto, se deduce entre otras cosas de las palabras de Pablo en 1 Cor. 10:6-11 y en las cuales, hablándonos del periplo de los israelitas en el desierto de Sinaí, nos explica que estos ya empezaron a darle “pequeñas” muestras a su Dios Jehová de cómo se las gastaban, empezando por rebelarse contra Este “el día quince del segundo mes después de haber salido de la tierra de Egipto” esto es ¡solo 45 días después de haber sido liberados de Egipto! (Éxo. 16:1-3)…… no sabemos, si en una muestra más de su “agradecimiento” por habérseles sacado de debajo del yugo egipcio; pero en todo caso, veamos lo que nos dijo Pablo:

Ahora bien, estas cosas (las ocurridas en aquél momento en el Sinaí) llegaron a ser nuestros ejemplos, para que nosotros no seamos personas que deseen cosas perjudiciales, tal como ellos las desearon. 7 Ni nos hagamos idólatras, como hicieron algunos de ellos; así como está escrito: “Se sentó el pueblo a comer y beber y se levantaron para divertirse”. 8 Ni practiquemos fornicación, como algunos de ellos cometieron fornicación, de modo que cayeron, veintitrés mil de ellos en un día. 9 Ni pongamos a Jehová a prueba, como algunos de ellos lo pusieron a prueba, de modo que perecieron por las serpientes. 10 Ni seamos murmuradores, así como algunos de ellos murmuraron, de modo que perecieron por el destructor. 11 Pues bien, estas cosas siguieron aconteciéndoles como ejemplos y fueron escritas para amonestación (o advertencia) de nosotros a quienes los fines de los sistemas de cosas han llegado.” (Acotaciones nuestras).

Luego lo que está claro es que con dichas palabras y para aquellos que lo quieran entender, lo que se nos está transmitiendo es la idea que las actitudes que van en contra de las normas morales de nuestro Creador, así como la desobediencia flagrante a Sus mandatos (todo lo que dice Dios tiene rango de mandato, luego no es opcional el hacer o no hacer Su voluntad) no quedan impunes y por las que más pronto o más tarde se nos pasará factura…… como siempre ha ocurrido con los tratos del Altísimo con el ser humano; y ahí están esos dos máximos exponentes de que ello es así, como son los juicios de Sodoma y Gomorra, por una parte y el del diluvio del día de Noé, por otra.

Sin embargo, lamentablemente, vemos que las aberrantes prácticas de los habitantes de las citadas ciudades de Sodoma y Gomorra de un total desenfreno y perversión sexual, son ampliamente superadas en nuestros tiempos (aunque solo fuera en grado cuantitativo) pues se extienden a nivel mundial, tanto en lo que pudiera ser la aceptación de relaciones sexuales fuera del matrimonio, así como entre adolescentes (obviamente y por razones de edad, fuera del matrimonio) y a los que en las naciones “adelantadas” se les facilita a estos últimos, la píldora del “día después” o en su defecto, se les facilitan preservativos de manera gratuita y ya en un caso extremo, los abortos gratuitos a las adolescentes…… y todo ello, en muchos sitios sin conocimiento previo de los padres. Pero es que nos encontramos, además, con la general aceptación como ejemplo de “progresía” propio de una “sociedad avanzada”, de la repugnante práctica de la homosexualidad y al grado que los “matrimonios” entre personas del mismo sexo se regulan por ley y dándoseles con ello carta de naturaleza, repetimos, entre aquellas comunidades que a sí mismas se consideran como más “avanzadas culturalmente”…… y olvidándose por tanto en este campo, de las palabras de un vocero de Dios como fue en su momento el apóstol Judas:

Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas -después que ellas de la misma manera como los anteriores hubieron cometido fornicación con exceso, e ido en pos de carne para uso contranatural- son puestas delante de nosotros como ejemplo amonestador al sufrir el castigo judicial de fuego eterno (o destrucción eterna).” (Judas 7). (Acotación nuestra).

Qué decir ya de la reinante corrupción a nivel mundial, por parte de aquellos que tienen que proteger los intereses de sus conciudadanos, como pudieran ser los guías religiosos, los gobiernos, los políticos, los jueces y “to quisqui” que tiene algún puesto de relevancia en cualquiera de dichas administraciones…… por ejemplo en España, nos encontramos con el dudoso honor de que la primera de las inquietudes del personal y según distintos sondeos, es la corrupción sin precedentes que rodea a todo estamento social al que queramos mirar, desde el rey hasta el último barrendero de un pequeño ayuntamiento y siempre, según las noticias de la prensa independiente, eso es, no “comprada” por esos estamentos políticos mencionados y que nos hablan de la corrupción dentro de la monarquía, del propio gobierno, pasando por partidos políticos, jueces, fiscales, gobiernos autonómicos en los que sus máximos dirigentes se llevan el producto de sus “mordidas” a cuentas en paraísos fiscales, funcionarios de cualquier ayuntamiento…… y vayan añadiéndole a ello todo lo que quieran, que seguramente se quedan cortos. ¡Hombre! ya sabemos que generalizar no es justo y que habrá muchas de las personas que ocupan cargos de más o menos relevancia en dichas administraciones que serán honradas, justas y que personalmente no se habrán lucrado…… pero la cuestión y algo que también las compromete moralmente, es que sus voces no se oyen (salvo honrosas excepciones) por ningún lado denunciando dicha corrupción y a los que la ejercen (y que por los cargos que ocupan “algo” tendrían que saber) y de ahí, la sensación de corrupción generalizada que inunda a España de norte a sur y de este a oeste; y que por aquello de que “en todas partes se cuecen habas”…… pues eso ¡tonto el último!

Y si vamos al segundo ejemplo, el diluvio del día de Noé, vemos como la violencia más absoluta nos envuelve por todo el orbe y siempre en perjuicio de los más débiles y desfavorecidos; y dándose el caso que mientras en algunas naciones que están en la mente de todos, sus ciudadanos no tienen ni para comer, sus gobernantes dilapidan el dinero en investigaciones militares, en armarse hasta los dientes no se sabe contra quién y en hacer continuas pruebas nucleares y por supuesto, llevándose suculentas comisiones y que es en dónde está el meollo de la cuestión…… mientras el pueblo pasa hambre y privaciones de todo tipo. Pero que en todo caso, vemos más de lo mismo con respecto de lo ocurrido en el día de Noé, en el sentido que el general de las personas y mientras no les toque a ellas la “lotería”, quieren permanecer ignorantes al respecto y “no hacen caso” de los continuos avisos por parte de algunos que continuamente estamos dando la “matraca” en el sentido que las Escrituras nos están advirtiendo de que se está acercando un juicio por parte de Dios, en contra de los “injustos” y que son todos aquellos que violan de una u otra manera, las normas divinas de nuestro Creador en perjuicio de sus congéneres…… y juicio el señalado, como el que nunca ha existido uno en la historia de la humanidad y que no volverá a existir (Mat. 24:21).

Ahora bien y esto ya dirigido a aquellos que si hacen caso al mensaje del Altísimo por medio de Su Palabra la Biblia, pero que quizás y ante el follón existente, aún estén dudando sobre si podrán salvarse en ese “gran día” de la cólera de Jehová; por ello el decirles que estén tranquilos, que no solo esto será posible, sino que es algo seguro a tenor de lo leído en Rev. 7:14:

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen (o sobreviven) de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Acotación nuestra).

Entonces y puesto que se nos está hablando de que a algunos “no les tocará el rayo”, entendemos que se nos está hablando de un juicio selectivo, en donde sí habrá sobrevivientes y que puede ser cualquiera, siempre eso sí, que satisfaga las tres condiciones básicas indispensables expresadas en Sof. 2:2-3; por lo que es necesario no solo leer estos versículos, sino el prestar especial atención a estos requisitos y honestamente averiguar, si uno los está satisfaciendo ya ahora en este mismo momento…… pero veamos qué es lo que nos dijo Sofonías:

Antes que el estatuto dé a luz algo, antes que el día haya pasado justamente como el tamo, antes que venga sobre ustedes la cólera ardiente de Jehová, antes que venga sobre ustedes el día de la cólera de Jehová, 3 busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra, los que han practicado Su propia decisión judicial. Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová.”

Y lo que deducimos de dichas palabras, es que para conservar la vida durante ese trágico “gran día” por venir, habría que, 1º: buscar a Jehová; 2º: buscar justicia y 3º: buscar mansedumbre. Estos requisitos deberían interesarnos mucho a nosotros hoy, porque tal como Judá y Jerusalén se enfrentaron en su momento y según el relato de Sofonías, a un “gran día” de ajuste de cuentas en el siglo VII antes de nuestra era común, las naciones del mundo entero o lo que es lo mismo, todos aquellos que practiquen iniquidad y entre las que, sorprendentemente, destacan sobremanera las naciones de la llamada “cristiandad”, se encaminan a una confrontación directa con Jehová Dios en la venidera “gran tribulación” (Mat. 24:21; Rev. 7:14); y que desde luego “pinta” muy mal, para aquellos que son tendentes a pasar por alto las advertencias divinas o, en su defecto, para aquellas personas que por diferentes razones personales, dilatan en el tiempo el tomar acción con respecto de ellas. Por lo que cualquiera que desee que se le oculte en ese tiempo por venir y que está al caer, debe actuar ya sin dilación alguna; ahora bien ¿de qué manera debe de dirigir uno sus pasos, para conseguir dicha protección? Pues sencillamente y como dijo el profeta, buscando uno a Jehová, buscando justicia y buscando mansedumbre…… y ello, no a la personal conveniencia de cada uno, sino “antes” de que sea demasiado tarde y que es la idea que nos transmite Sof. 2:2:

Antes que el estatuto dé a luz algo, antes que el día haya pasado justamente como el tamo, antes que venga sobre ustedes la cólera ardiente de Jehová, antes que venga sobre ustedes el día de la cólera de Jehová……”

Pero no es menos cierto que quizás alguno podría pensar más o menos lo siguiente: “Soy un seguidor de Jesucristo, bautizado, no hago mal a nadie, asisto regularmente a los oficios religiosos de la iglesia con la que me asocio, me llevo bien con mis convecinos, luego ¿no he cumplido ya estos requisitos?”. Sin embargo, la realidad muestra que no basta con solo el que uno se identifique como cristiano y siempre protegido bajo el “paraguas” del tan manido “es que yo creo mucho en Dios”, pues tengamos en cuenta que Israel era una nación dedicada y bajo pacto con Dios, pero en los tiempos de Sofonías esa nación no cumplía con las obligaciones que se derivaban de su privilegiada posición ante el Altísimo…… por ello, con el tiempo fue rechazada y posteriormente destruida.

Porque el “buscar a Jehová” mencionado en la profecía de Sofonías y primero de los puntos a analizar, no significa otra cosa que el forjar y mantener continua y diariamente una estrecha relación personal con Él y para ello, tenemos que llegar a conocer Su modo de pensar y de sentir; algo que requiere de mucho tiempo, pues no se puede conseguir dicho objetivo si no prestamos constante atención a las Escrituras, pues en realidad “buscamos” a Jehová cuando estudiamos con atento cuidado Su Palabra, meditamos sobre ella y luego ponemos en práctica su consejo en todos los aspectos de nuestra vida…… continuamente. Y es que cuando pedimos fervientemente a Jehová que nos dé su guía y seguimos la dirección que este nos da, mediante el consejo bíblico, nuestra relación con él se profundiza y nos sentimos impulsados a servirle “con todo nuestro corazón, alma y fuerza vital” (Deut. 6:5); y algo para lo que se necesita, repetimos, tiempo…… y tiempo del que ya parece que queda muy poco, si es que acaso queda.

El segundo requisito que se menciona en Sof. 2:3 es “buscar justicia”; y siendo cierto que la mayoría de nosotros efectuamos cambios importantes cuando empezamos a aplicar en nuestras vidas el consejo de la Palabra de Dios y a lo largo del tiempo hemos hecho y como dice el pasaje de Sof. 2:3, una práctica de ello, no es menos cierto que debemos seguir defendiendo las justas normas de Dios durante toda nuestra vida hasta que llegue ese momento de juicio señalado. No pasemos por alto el hecho que algunos empezaron bien en este respecto, pero ante el rechazo personal que sufrieron de su entorno social por manifestar dichas ideas, permitieron que este los “moldeara” al consentir que se les convenciera o al menos toleraran o aceptaran como razonable, por ejemplo, el que las relaciones sexuales entre personas adolescentes o en su defecto entre personas no casadas, así como la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo, son “grandes avances” propios de una sociedad “madura”; o el considerar como un gran logro del “progresismo” actual, el aborto o lo que es lo mismo, dicho en “Román paladín” y para entendernos, el asesinato de inocentes en aras del “derecho” alienable de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo, aunque siempre el que paga “los platos rotos” sea el nasciturus…… y es que eso ¡ya ni los de Sodoma y Gomorra, vamos!

Cierto que no es fácil buscar “la justicia de Dios” (Mat. 6:33), pues estamos rodeados por tierra, mar y aire de gente que considera normales la inmoralidad sexual, la mentira, la corrupción y otras actitudes que se pueden considerar como repudiables; pero no es menos cierto, que si tenemos un fuerte deseo de agradar a nuestro Creador Jehová debido al amor que sentimos por Él, nos será posible vencer la tendencia a buscar la aprobación del mundo (pues ahí está el verdadero quid de la cuestión) y que es lo que entrampa a la mayoría, o cómo mínimo el pasar desapercibidos y ya más adelante, cuando la cosa se ponga color hormiga (marrón tirando a negro), veremos lo que se hace. Pero no debemos de olvidar, que la nación de Israel en su conjunto perdió el favor de Dios, debido a que copió o ajustó su camino al de sus impíos vecinos paganos y no mantuvo en pie sus limpias normas morales, al mezclarse entre ellos y dejarse llevar por su abominable idolatría: sencillamente querían ser iguales a las naciones de su alrededor (1 Sam. 8:19-20; Sal. 106:35). Por tanto y en lugar de imitar a este mundo corrompido, en un intento de conseguir su aprobación, aquellos que de verdad amamos a Jehová, tenemos que hacer caso a las palabras de Jesús en el sentido de no ser parte del mismo (Juan 17:16); de hecho en las Escrituras, se nos da la clave de cómo se puede conseguir dicho objetivo:

Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente (eso es, el sustituir nuestro mundanal punto de vista sobre las cosas, por el punto de vista que el Altísimo tiene de las mismas: en definitiva, el ver las cosas desde la perspectiva de nuestro Creador y actuar en armonía con ella), para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.” (Rom. 12:2). (Acotación nuestra).

Por lo que entrando ya en el tercer punto a analizar, nos encontramos en que si deseamos que se nos oculte en el “día de la cólera” de Jehová, debemos “buscar mansedumbre”; y siendo el caso que todos los días nos relacionamos con todo tipo de personas que son cualquier cosa menos mansas y cada día está la cosa más “achuchá” (que diría el castizo), el objetivo perseguido como que está un “pelín” complicadillo de conseguir…… y es que para ellos, eso es, para el mundo en general, la mansedumbre no es más que un defecto y la sumisión, una grave debilidad. Porque estamos hablando de personas generalmente exigentes, egoístas y dogmáticas, que creen que deben conseguir a toda costa lo que ellas consideran sus “derechos” y preferencias personales; luego queda claro que sería muy triste que se nos contagiaran algunas de estas actitudes y por lo que tenemos que estar muy alerta para no caer en ese mimetismo que sería desastroso para nosotros. Valga decir, por otra parte, que la manera de “buscar mansedumbre” no es otra que la de ser sumisos a Dios, aceptando con humildad su consejo, disciplina (que proviene de Su Palabra, la Biblia) y cumpliendo con su voluntad, prescindiendo para ello de lo que nuestro entorno más inmediato pueda pensar de nosotros; ahora bien ¿por qué se nos dice que “probablemente” seremos ocultados, como si la cosa no estuviera demasiado clara? Porque eso es lo que leemos en Sof. 2:3:

“…… busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra, los que han practicado Su propia decisión judicial. Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente (“quizás” según versiones) se les oculte en el día de la cólera de Jehová.” (Acotación nuestra).

¿Por qué utilizó el profeta el adverbio “probablemente” al dirigirse a “los mansos de la tierra”? ¿Es que acaso estamos ante una tómbola y que si te toca ¡vale! y si no, te fastidias y punto? ¿Por qué nos hace Jehová, esta matización? Pues porque aun cuando como personas mansas estamos dando pasos positivos para conseguir esa protección futura, no debemos confiarnos en el sentido de que ya la tenemos segura, sino que debemos de continuar trabajando en ello hasta haberla conseguido; es como un recordatorio de Jehová y muestra del interés que tiene por sus criaturas, recordándonos que nuestra salvación en ese crítico momento por venir, está condicionada a que mantengamos una línea de correcta actuación hasta el final; de hecho, eso es lo que nos señaló Jesús en Mat. 10:22, cuando dijo aquello de “el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo”…… y no olvidemos que esa necesidad de aguante, según el texto mencionado, tiene que ver con la presión de nuestro entorno social “por causa de su nombre”. En todo caso nuestro Creador, amorosamente nos llama la atención sobre el hecho de que en cualquier momento y si bajamos la guardia o nos confiamos, podríamos ser entrampados por dicha presión social; recordemos la admonición de Pablo en el sentido de que “el que piensa que está en pie, cuídese de no caer” (1 Cor. 10:12). Por lo tanto, la salvación en el “día de la cólera” de Jehová, depende totalmente de que sigamos haciendo lo que es justo a sus ojos…… luego se ha puesto en manos de cada uno de nosotros el poder conseguir dicha salvación; la pregunta es ¿es esta nuestra firme resolución y que queda probada por la actitud que constantemente mantenemos de respeto hacia los consejos y dirección que nos da nuestro Creador, prescindiendo de la opinión que en contra recibamos de nuestro entorno social?

Pero no obstante, más que preocuparnos de esa expresión mencionada y en la que sencillamente nuestro Creador nos señala el hecho de que ha dejado exclusivamente en nuestras manos el alcanzar la salvación en esa hecatombe por venir, pues el que haya mantenido su integridad hasta el final tiene segura Su protección ante los sucesos catastróficos que acaecerán durante la misma, hay otro detalle en las palabras de Sofonías que sí tendrían que preocupar y mucho, a aquellas personas que cuando les hablas de estas cosas y afirmando por supuesto, que “creen” en Dios, te salen con el razonamiento de que puesto que aún estamos en este mundo, hay que contemporizar con el mismo y ya para cuando se produzca algún “movimiento” al respecto, empezarán a tomar acción o dar pasos en miras a asegurar su supervivencia en tan dramáticos momentos por venir.

Porque claro, como resulta que cuando les hablamos a estas personas con cierta profundidad sobre el tema, lo primero que les aclaramos es que cuando aparezca al personaje del “anticristo” e inicie con ello la profética semana 70 de Dan. 9:27, comenzará la gran predicación anunciada por Jesús en Mat. 24:14 y por un tiempo de 1.260 días o tres años y medio, la cual será seguida por dicha “gran tribulación” y que significará el fin de la humanidad desobediente, ello lleva al personal y que son legión, a razonar que puesto que las cosas son así, cuando empiece dicho “sarao” empezarán a dar los pasos pertinentes, pues aún habrá tiempo por delante para “arreglar” sus cosas con Dios, como mínimo tres años y medio. Pero que ello no está tan claro de que pueda ser así, tiene que ver en primer lugar con algo que leemos en esa profecía de Sofonías y, en segundo lugar, por el contenido del mensaje que se publicará durante esa gran predicación venidera; pero veamos de entrada, lo que nos dice el bueno de Sofonías:

“…… busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra, los que han practicado Su propia decisión judicial. Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová.” (Sof. 2:3).

Y para asegurarnos de que lo que se nos quiere decir es exactamente eso que hemos entendido, o sea, el que hay que hacer una práctica (o acción continuada en el tiempo) en la vida de uno de la voluntad del Altísimo, contrastemos dicha transcripción con la de otras traducciones bíblicas:

RVC: “Ustedes, los humildes de la tierra, los que practican la justicia del Señor, ¡búsquenlo! ¡Busquen al Señor y su justicia! ¡Practiquen la mansedumbre! Tal vez el Señor los proteja en el día de su enojo.”

DHH: “Busquen al Señor todos ustedes, los humildes de este mundo, los que obedecen sus mandatos. Actúen con rectitud y humildad y quizás así encontrarán refugio en el día de la ira del Señor.”

NBLH: “Busquen al Señor, todos ustedes, humildes de la tierra que han cumplido Sus preceptos; busquen la justicia, busquen la humildad. Quizá serán protegidos el día de la ira del Señor.”

RV 1989: “Buscad a Jehovah, todos los mansos de la tierra que ejecutáis su decreto.”

BJ 1999: “Buscad a Yahveh, vosotros todos, humildes de la tierra, que cumplís sus normas; buscad la justicia, buscad la humildad; quizá encontréis cobijo el Día de la cólera de Yahveh.”

Sgda. B: “Busquen al Señor, ustedes, todos los humildes de la tierra, los que ponen en práctica sus decretos. Busquen la justicia, busquen la humildad, tal vez así estarán protegidos en el Día de la ira del Señor.”

SB: “Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizá seréis guardados en el día de la ira de Jehová.”

Entonces lo que queda claro de lo que leemos, es que estaríamos hablando y como ya hemos señalado, de una acción continuada en el tiempo y que según los propios argumentos presentados por esas personas a las que hacemos referencia y que son “mogollón”, no han llevado a cabo, pues no han practicado, ni han obedecido, ni han cumplido con la voluntad del Altísimo hasta el momento presente, sino que dejan ello para cuando “la liebre empiece a mover la colita” que diría el castizo. Y razón por la que no pueden ser consideradas como personas “mansas” o “humildes” y que es a las que se extiende únicamente la invitación para ser protegidos durante la “gran tribulación” por venir; simplemente estaríamos hablando de unas personas aprovechadas que a diferencia de aquellas que hemos dejado clara nuestra posición de rechazo frente a este mundo totalmente corrompido y por ello, ganado su animadversión, ellas y según su conveniencia, han optado por aceptar o tolerar y por ello convivido obviamente, con las deleznables prácticas y actitudes del mismo…… las cuales toleran, por aquello de no ser “señaladas” entre sus convecinos: eso es, han preferido la amistad con el mundo, antes que la amistad con Jehová y por lo que se han convertido en “enemigas” de Dios:

Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo (eso es, que no establece un claro y visible rechazo, con respecto al mundo entre el cual está viviendo) está constituyéndose enemigo de Dios.” (Sant. 4:4). (Acotación nuestra).

Y está claro entonces, que esas personas y en función de su actitud, demuestran querer ser y por conveniencias personales, “amigas del mundo” y dejando con ello a su Creador en segundo o tercer plano, aunque eso sí, afirman “creer” mucho en Él. Podríamos añadir al respecto y para mostrar lo correcto de nuestra afirmación, un ejemplo del pasado y que tiene que ver con la profecía que implicó la destrucción de la Jerusalén antigua a manos de Nabucodonosor, que se halla en el libro de Ezequiel y cuyo relato nos habla que las personas que se salvaron de dicha brutal masacre, merced a la marca que un simbólico “escribano, con un tintero colgado en su cintura” colocó sobre la frente de cada una de las personas que consiguieron escapar de esa matanza (Ezeq. 9:1-7). Pero lo que nos importa, es saber por qué razón esas personas fueron distinguidas de entre otras y algo que se nos aclara en el versículo 4, en donde leemos lo siguiente:

Y Jehová pasó a decirle: “Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén y tienes que poner una marca en las frentes de los hombres que están suspirando y gimiendo por todas las cosas detestables que se están haciendo en medio de ella.”

Por lo que tendríamos que razonar, que algo estarían haciendo estas personas que permitió discernir al hombre del tintero, que ellas no estaban de acuerdo con la actitud de aquellas entre las que convivían y por lo cual fueron marcadas para salvación…… pues lo mismo ocurre en estos tiempos: aquellos que manifiesten una actitud de rechazo en cuanto a los razonamientos y actitudes del mundo actual y afirmando su deseo de esperar otro mundo o sociedad de personas limpias y obedientes a su Creador, serán las “marcadas” para salvación; mientras que aquellas que manifiesten una actitud de complacencia en cómo están las cosas, pues a ellas ya les va bien, son las que serán destruidas.

Pero pasemos a la segunda cuestión y veamos lo que se predicará en ese momento aquí en la tierra y que mucho nos tememos que no permitirá a aquellas personas que habiendo estado advertidas de antemano pospusieron el tomar acción, a que puedan dar pasos en esa dirección, porque veamos: cuando Jesús estuvo en la tierra hace casi 2.000 años, su objetivo era anunciar que el reino había tomado forma en su persona como heredero legal del mismo y que estaba buscando a aquellos que con él tendrían que reinar. Y con lo que el mensaje que se dio, sencillamente fue el siguiente: todo aquél que ejerciera fe en él, así como en sus palabras y lo dejara todo y le siguiera (Luc. 18:28-30), heredaría junto a él un puesto en esa gobernación milenaria de hechura divina, en calidad de inmortal rey y sacerdote…… ese fue en síntesis el evangelio de Jesús. Completada dicha obra a finales del primer siglo y con la muerte de Juan, el último de los apóstoles vivos (recordemos que solo ellos tenían la autoridad de bautizar en espíritu santo y que era lo que daba la condición de Hijo adoptivo de Dios), se acabó dicha oportunidad y ello hasta nuestros días; ya otra cosa es que según Rev. 11:3 y en un momento determinado, aparecerá un reducido resto de esos hermanos de Jesucristo que encabezará una segunda predicación (Mat. 24:14) y que ya no tendrá como objetivo el extender el citado privilegio a otros, sino solo el anunciar el establecimiento del reino de Dios prometido y en consecuencia, la llegada del juicio por Este:

Y vi a otro ángel que volaba en medio del cielo y tenía buenas nuevas eternas que declarar (el establecimiento del reino) como noticias gozosas a los que moran en la tierra y a toda nación y tribu y lengua y pueblo; 7 y decía con voz fuerte: “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora del juicio por él, de modo que adoren al que hizo el cielo y la tierra y0 el mar y las fuentes de las aguas”.” (Rev. 14:6-7). (Acotación nuestra).

Luego si el juicio de Dios ya habría llegado, a partir de ese momento ya no cabría la posibilidad de hacer una práctica “voluntaria” de las normas de Dios en la vida de uno, sino que dicha actitud tendría que ver más bien con el egoísta interés personal de librarse del merecido castigo que se impondrá a aquellos que, cuando estuvieron a tiempo, rechazaron el hacerlo y en función de sus particulares intereses; y mostrando con ello, que en ningún momento tuvieron un genuino amor hacia su Creador y que les tendría que haber movido desde un principio a obedecerle, sin importar las consecuencias…… no olvidemos el paralelo que esta situación tendrá y como aseveró el propio Jesús, con el diluvio del día de Noé.

Y es que si analizamos con atención dicho ejemplo, veremos que en aquel tiempo la oportunidad de conseguir la salvación, tenía que ver con el colaborar de forma voluntaria con dicho personaje en la construcción del medio de salvación que Jehová había proveído y que era el arca flotante, así como la labor de ayudar en dotarla de los alimentos necesarios tanto para el ser humano como para las bestias que fueran seleccionadas…… en definitiva, de colaborar en todo aquello que Jehová había mandado. Pero la cuestión fue, que durante los casi 60 años que se supone duró la construcción de dicho instrumento de salvación y en donde Noé resultó ser un “predicador de justicia” (2 Ped. 2:5), es que se mantuvo abierta dicha posibilidad al que quisiera aceptarla; y siendo el caso que lo único que hicieron sus contemporáneos fue el burlarse de Noé y “no hacer caso” al mensaje de alerta que este estaba dando, tanto por palabra como por acción; de tal suerte, que para cuando se cerró la puerta del arca, se acabó la posibilidad de salvación alguna…… sencillamente ya había pasado el tiempo.

No obstante y aquí vemos algo curioso, pues según el registro bíblico parece que hubo un compás de espera de siete días desde que se cerró la puerta del arca, hasta que empezaron a caer las aguas (Gén. 7:7-10). Por lo que parece evidente y tomen lo que les vamos a decir como una simple especulación, siempre a tenor de la forma de tratar las cosas por el contexto escritural, que en dicho relato se observan tres espacios de tiempo: el primero, queda delimitado por el momento en que se inició la construcción del arca salvadora y el momento en que ya todos los animales estuvieron dentro y se cerró la puerta, tiempo durante el cual aún se pudo tomar acción voluntariosa de colaborar en dicha construcción para salvación y que, repetimos, se calcula en unos 60 años; el segundo, el que iba desde el momento en que después de haber entrado en dicha arca flotante Noé, su familia y todos los animales con ellos, Jehová cerró la puerta (Gén. 7:15-16), hasta el momento en que empezaron a caer las aguas y algo que ocurrió siete días después de que fuera cerrada dicha puerta …… y finalmente, el espacio de cuarenta días y cuarenta noches en donde fue aniquilada la vida sobre la tierra y que prefiguró a la venidera gran tribulación.

Entonces y siguiendo el ejemplo de otras semejanzas que se establecen en el registro escritural para con distintos temas y en el bien entendido que nos reiteramos en el hecho de que solo estamos formulando una especulación, se podría establecer la siguiente correspondencia: habría un primer tiempo para tomar acción que iría desde que apareció Jesús y hasta el tiempo en que aparezca el anticristo y en donde ya podremos medir el tiempo para el fin del actual sistema de cosas fijado en siete años (luego ya habrá una señal evidente de que la cosa va en serio) y durante el cual ha existido y existe aún la oportunidad de cambiar de chip y sinceramente volverse a Jehová, confiando en Su promesa y declarando públicamente que nos sentimos “extraños y residentes temporales” en este tierra (Hebr. 11:13), pues esperamos unos “cielos” y una “tierra” mejores, en dónde “la justicia tendrá que morar” (2 Ped. 3:13) e información que nos ha sido transmitida por las Escrituras.

Ya para cuando se haya presentado dicho personaje y con lo que la cosa estará más clara que el agua y hasta el final de los primeros tres años y medio de predicación en el sentido que el reino ya está instaurado y el juicio a la vuelta de la esquina, se podrían corresponder a los siete días que permaneció el arca cerrada y la cosa en calma, sin que ocurriera nada…… pero días en los ya no se podía acceder a la misma, pues el propio Jehová cerró su puerta y lo que significaba que ya nadie podía abrirla (de no ser así, quizás Noé y movido por la compasión al ver a parientes y convecinos en peligro de muerte, pudiera haber abierto dicha puerta). De hecho y si analizamos con atención el pasaje de Rev. 7:1-3, para ese momento vemos que se nos anuncia un período de calma “chicha” y que permitirá el normal desarrollo de la citada predicación, pues esto es lo que leemos en dicho pasaje:

Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos de la tierra (símbolos de destrucción), para que no soplara viento alguno sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol. 2 Y vi a otro ángel que ascendía del nacimiento del sol, teniendo un sello del Dios vivo; y clamó con voz fuerte a los cuatro ángeles a quienes estaba concedido hacer daño a la tierra y al mar 3 y dijo: “No hagan daño a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta después que hayamos sellado en la frente a los esclavos de nuestro Dios (luego está clara la razón de dicho período de relativa calma).” (Acotaciones nuestras).

Luego no sería del todo descabellado el pensar que a partir del momento en que se anuncie dicha buena nueva (Rev. 14:6-7) y hasta el final de los 1.260 días de duración de dicha campaña anunciadora, aquellas personas que avisadas de antemano y que por una u otra razón demoraron el tomar acción, ya no estén a tiempo y prescindiendo de nuestros esfuerzos al respecto (Jehová habrá “cerrado” la puerta) de acogerse a los beneficios salvadores que recibirán aquellos que durante su vida o desde el mismo momento en que se enteraron de la oportunidad existente, hayan mantenido una buena relación con Jehová a pesar de la mundana oposición…… y que no es otra cosa, que la directa protección divina por sus años de fidelidad, del destructivo período que viene a continuación; por lo que a esas personas que en su momento “no hicieron caso” de la advertencia que se les dio, solo les queda esperar su eterna destrucción entre el período de tiempo que va desde el final de dichos 1.260 de labor divulgadora, a la final batalla de Armagedón y en donde se pondrá el punto y final a este mundo corrupto, e iniciará el reino milenario en manos de Jesucristo y sus acompañantes.

Y es que según el ejemplo del diluvio del día de Noé y que recordemos, Jesús en su momento estableció como paralelo de los último días, no hay lugar en ese nuevo mundo por venir y que muchos “esperamos según su promesa” (2 Ped. 3:13), para aquellos que en el momento oportuno “no hicieron caso” y que cuando vieron que empezaba a “chispear”, se agolparon alrededor del arca con la esperanza de aún poder entrar en ella; y circunstancia que se podría corresponder con el hecho que aunque en ese momento demanden ayuda de los que están predicando que “el juicio ya ha llegado”, estos ya no se la puedan dar…… pero repetimos: no es más que una mera especulación; pero de todas forma la pregunta bien pudiera ser ¿vale la pena el arriesgarse y no tomar acción desde este mismo momento? Recuerden el consejo del apóstol Pablo y según la versión Palabra de Dios para todos:

Por eso hay que tener mucho cuidado con la forma de vivir. No vivan como la gente necia, sino con sabiduría. 16 Esto quiere decir que deben aprovechar toda oportunidad para hacer el bien (o apagarse a la voluntad divina), porque estamos en una época llena de maldad.” (Efe. 5:15-16). (Acotación nuestra).

Por lo que nos gustaría señalar a esas personas que parecen no tener prisa y confían que hay tiempo suficiente para ponerse a la tarea, pues de hecho aún no ha aparecido el “anticristo” y por lo que tienen algunos años por delante para decidirse, que hay que contemplar otra variante y que es la siguiente:

Regresé para ver, bajo el sol, que los veloces no tienen la carrera, ni los poderosos la batalla, ni tienen los sabios tampoco el alimento, ni tienen los entendidos tampoco las riquezas, ni aun los que tienen conocimiento tienen el favor; porque el tiempo y el suceso imprevisto les acaecen a todos.” (Ecle. 9:11).

Luego una muerte súbita por enfermedad o accidente, pudieran truncar las expectativas del más pintado, pues de golpe y sin posibilidad de reacción, se le habría acabado el tiempo para maniobrar; es cierto que uno podría decir que puesto que la muerte nos libra del pecado (Rom. 6:7), a uno le aguardaría en todo caso la resurrección…… pero algo que nosotros no tenemos tan claro que ello pueda ser así. Porque si bien es cierta la afirmación de que la muerte nos borra el pecado y nos queda el sacrificio redentor de Cristo para una segunda oportunidad (esa es la finalidad de la resurrección), quizás la muerte no borre el pecado de desobediencia por cuanto esas personas ya tuvieron conocimiento en su momento de la voluntad divina y no obedecieron, en función de sus personales intereses tal como ya hemos comentado ampliamente; y es que en su momento, Santiago, dijo lo siguiente:

Por lo tanto, si uno sabe hacer lo que es correcto y, sin embargo, no lo hace, es para él un pecado.” (Sant. 4:17).

En este caso, un pecado de desobediencia a Jehová y pecado de desobediencia en el que también incurrieron nuestros primeros padres Adán y Eva y que resultó en un acto de rebelión ante su Creador; de hecho, la desobediencia en el caso del diluvio, así como en el caso de Sodoma y Gomorra y que se podría ampliar a los Coré, Datán y Abiram y los 250 principales que junto a ellos secundaron el acto de desobediencia contra Moisés (Núm. 16), como también la desobediencia de los muchos israelitas que cayeron en el desierto, fueron considerados como actos de flagrante rebeldía en contra del Dios Altísimo y significó destrucción eterna para todos ellos…… notemos, por ejemplo, lo que de estos últimos dijo Jehová:

Por cuarenta años seguí teniéndole asco a aquella generación y procedí a decir: “Son un pueblo de corazón propenso a descaminarse y ellos mismos no han llegado a conocer mis caminos”; 11 respecto de quienes juré en mi cólera: “Ciertamente no entrarán en mi lugar de descanso.” (Sal. 95:10-11).

Y lo cual deja claro que esas personas y a partir de esa afirmación divina, no estarán en el reino de Dios, pues lo que dichas palabras significaban era destrucción eterna para estos también, luego sin posibilidad de resurrección, ya que las muertes decretadas por castigos directos de Jehová son juicios sumarísimos e inapelables, por lo que de ellos ya no hay recuperación posible…… de ahí la afirmación de que “no entrarían” en Su lugar de descanso. Pero de nuevo esas renuentes personas a la que nos referimos, podrían afirmar que estamos exagerando y que las cosas no serán así, pues podríamos estar equivocados en todo nuestro planteamiento…… bien, aceptémoslo como una posibilidad; pero la pregunta que dirigimos a cada una de ellas es la siguiente ¿qué pasará, si la equivocada es usted?

MABEL

BENEDICTO XVI HA ABDICADO…… BIEN ¿Y QUÉ?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 14/02/2013 by Armando López Golart

tumblr_lxngt9EeF91qmawudo1_400Sin duda alguna fue el notición del día 11 del corriente mes de Febrero, la decisión histórica de Benedicto XVI de renunciar a su cátedra papal…… a partir de ese momento los rotativos del mundo entero y básicamente de la cristiandad, Internet y cualquier medio de difusión, empezaron a sacar humo con todo tipo de especulaciones a cual más espectacular, pero básicamente orientados en una dirección: la profecía de un tal Malaquías de Armagh (nada que ver con el Malaquías bíblico) y con lo que estaríamos hablando de un personaje nacido en Armagh (Irlanda del Norte) en 1.094 y que fue famoso, más que por sus supuestos milagros y de los que hay serias dudas, por dos escritos proféticos que se le atribuyen, como es la profecía sobre los “papas” el primero de ellos(1.595) y la profecía sobre Irlanda (1.690) el segundo; pero paradójicamente, dicho “profeta” murió y según la historia, en Clairvaux (Francia) un 2 de noviembre de 1.148, eso es, más de 400 años antes de ser publicadas dichas profecías y que se le atribuyen como “originales”; de tal suerte que cuando fueron publicados dichos escritos, muchos de los sucesos profetizados ya habían sucedido…… ¡con lo que ya empezamos bien, con el “amigo” Malaquías!

Pero la cuestión es que se ha montado un revuelo de “padre y muy señor nuestro” a cuenta de que este “papa” dimisionario, según la mencionada profecía sobre los papas, sería el penúltimo de ellos y el elegido por venir, sería el último “de la saga” y a ser seguido por la destrucción de Roma, del papado como tal, de la iglesia católica en su conjunto o váyanse ustedes a saber qué; en todo caso, mientras el personal está expectante y espera algo “gordo”, en este blog todo este batiburrillo montado nos suena a 21/12/12, eso es, a la famosa profecía Maya y todas las historias que se montaron por décadas alrededor de la misma y aquí estamos, sin que nada haya ocurrido; en este caso, lo cierto es que la cosa parece tener una resolución más cercana, pues la elección del siguiente “papa” se espera para finales de Marzo y ya después a esperar que pasa. En todo caso, otros “profetas” como Nostradamus, el famoso vidente y psíquico estadounidense Edgar Cayce (fallecido en 1.945) e incluso la misma Biblia (según se afirma), hablan sobre el asunto de la gran caída de la religión.

Lo que ocurre, sin embargo, es que desde este blog nos miramos la cosa con cierto escepticismo, dado que son las Escrituras las que marcan el desenvolvimiento de los acontecimientos por venir y no cualquier pretendido “profeta” que salga diciendo la primera gansada que se le ocurra, por mucho que “acierte” en sus predicciones y volumen de aciertos que nosotros no discutimos y que tienen su razón de ser…… solo discutimos el origen o fuente de los mismos, o sea, por qué muchos de ellos llegan a cumplirse, viniendo como vienen de falsos profetas. Por otra parte, es cierto que en las Escrituras se nos habla de la caída de la religión y que con dicha circunstancia se pretende apuntalar la veracidad de la predicción del llamado “San Malaquías”; pero siendo cierta dicha coincidencia, eso es, el que la Biblia nos hable de ello, maticemos un poco el asunto: se nos está hablando en la profecía de ese personaje Malaquías, de algo que hace referencia a determinada forma de religión como es la Iglesia Católica…… mientras que en el registro escritural se nos habla de otra cosa totalmente diferente; veamos entonces de qué se nos habla en las Escrituras:

Después de estas cosas vi a otro ángel que descendía del cielo, con gran autoridad; y la tierra fue alumbrada por su gloria. 2 Y él clamó con voz poderosa y dijo: “¡Ha caído! ¡Babilonia la Grande ha caído y ha llegado a ser lugar de habitación de demonios y escondite de toda exhalación inmunda y escondite de toda ave inmunda y odiada! 3 Porque a causa del vino de la cólera de su fornicación todas las naciones han caído víctima y los reyes de la tierra cometieron fornicación con ella y los comerciantes viajeros de la tierra se enriquecieron debido al poder del lujo desvergonzado de ella”. (Rev. 18:1-3).

Luego de lo que aquí estaríamos hablando, no es de una iglesia en concreto, sino de un gran imperio mundial de religión falsa y que abarcaría lógicamente a todos los sistemas religiosos de cualquier tendencia, pues se nos cita de Babilonia para representarlos y que fue el primer régimen político/religioso del que hay constancia. Y ello nos lleva a otra consideración, que nos muestra hasta qué grado nos tienen que merecer credibilidad las afirmaciones de esos seudoprofetas, como el tal Malaquías, Nostradamus o cualquiera de quien se trate, independiente de lo acertado de sus pronósticos y que es la siguiente: la profecía verdadera solo tiene una procedencia y que es la siguiente:

Porque ustedes saben esto primero, que ninguna profecía de la Escritura proviene de interpretación privada alguna. 21 Porque la profecía no fue traída en ningún tiempo por la voluntad del hombre, sino que hombres hablaron de parte de Dios al ser llevados por espíritu santo.” (2 Ped. 1:20-21).

Y si alguien piensa que dicho profetizar “de parte de Dios” no tiene fin, que tenga en cuenta que esta manifestación de poder divino sí tuvo su final, pues se cerró con el libro de Revelación y de ahí en adelante, solo queda esperar el cumplimiento de las profecías registradas en las Escrituras y no la aparición de otras nuevas; pero veamos que se nos dice en las palabras de conclusión de dicho libro y por tanto, de la profecía proveniente de Dios como tal:

Estoy dando testimonio a todo el que oye las palabras de la profecía de este rollo: Si alguien hace una añadidura a estas cosas, Dios le añadirá a él las plagas que están escritas en este rollo; 19 y si alguien quita algo de las palabras del rollo de esta profecía, Dios le quitará su porción de los árboles de la vida y de la santa ciudad, cosas de las cuales se ha escrito en este rollo.” (Rev. 22:18-19).

Entonces si Jehová consideró que ya estaba dicho todo lo necesario para conseguir Su Propósito de Redención para ser humano, pues eso es lo que nos quieren decir esas palabras ¿qué pinta por ahí tanto profeta suelto y a lo largo de la historia? Y respuesta que hallamos en las palabras del mismo apóstol Pedro cuando dijo lo siguiente:

Sin embargo, llegó a haber también falsos profetas entre el pueblo, como también habrá falsos maestros entre ustedes. Estos mismísimos introducirán calladamente sectas destructivas y repudiarán hasta al dueño que los compró, trayendo sobre sí mismos destrucción acelerada.” (2 Ped. 2:1).

Y si estamos hablando de “falsos profetas”, estamos hablando obviamente de los “profetas” de Satanás y que es un personaje que tiene que ver mucho en el asunto que estamos analizando, pues no en balde fue el propio Jesús quien le identificó como “el gobernante de este mundo” (Juan 12:31) y del que Pablo denominó, como “el dios de este sistema de cosas” (2 Cor. 4:4). Y es que muchas personas, cometen el error de dar credibilidad a esos “profetas” como Nostradamus, el tal Malaquías u otros muchos, en función de sus aciertos y que pueden ser muchos, lo que nosotros no negamos…… solo nos barruntamos la posibilidad que el “amigo” de los cuernos tenga algo que ver en todos ellos; pero veamos un ejemplo de cómo esto sí podría ser así, en un suceso del que el evangelista Lucas parece ser que fue espectador privilegiado:

Y aconteció que, yendo nosotros al lugar de oración, nos encontró cierta sirvienta que tenía un espíritu, un demonio de adivinación. Ella proporcionaba mucha ganancia a sus amos practicando el arte de la predicción. 17 Esta muchacha seguía detrás de Pablo y de nosotros y gritaba, usando estas palabras: “Estos hombres son esclavos del Dios Altísimo, los cuales les están publicando el camino de la salvación”. 18 Esto lo siguió haciendo por muchos días. Por fin Pablo se cansó de ello y se volvió y dijo al espíritu (observe que no se dirigió a la muchacha, sino a otro personaje): “Te ordeno en el nombre de Jesucristo que salgas de ella”. Y salió en aquella misma hora.

19 Pues bien, cuando sus amos vieron que se les había ido su esperanza de ganancia (al ser liberada de la influencia demoníaca, la muchacha había perdido su capacidad de predicción), se apoderaron de Pablo y de Silas y los arrastraron a los gobernantes en la plaza de mercado.” (Hech. 16:16-19). (Acotaciones nuestras).

Lo que nos demuestra que detrás de esas personas que profetizan, que hablan con los muertos o que predicen el futuro, no hay más que influencia demoníaca y que no es tanto el que estos puedan predecir el futuro (eso es lo que hacía el demonio que poseía a la muchacha en cuestión), como el que puedan manipularlo en el momento adecuado, para que aquellas cosas que han dicho hoy, puedan conseguir que se produzcan mañana con el ánimo de engañar al personal (cosa que consiguen) y como es el caso que hoy nos ocupa…… no olvidemos que Satanás es un ser poderosísimo, pues solo hay que ver lo que pudo hacer con Jesús al transportarlo de un sitio a otro sin ningún problema en el caso de la tres tentaciones (Mat. 4:1-11), y siendo esto, solo un pequeño detalle sin importancia de lo que es capaz de conseguir. Pero claro, alguien nos podría decir que puesto que no sabemos si los acontecimientos son manipulados, no hay manera de saber si cuándo una predicción se cumple, procede de una fuente fiable o de una fuente falsa…… máxime teniendo en cuenta lo que se nos dice en las Escrituras:

Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas y darán grandes señales y prodigios para extraviar, si fuera posible, hasta a los escogidos.” (Mat. 24:24).

Por lo tanto, puesto que en un futuro inmediato parece ser que nos vamos a enfrentar dicha situación y la gravedad de la misma, queda reflejada en el hecho que hasta los “escogidos” pudieran ser extraviados, no estaría de más profundizar un poco en el tema de los “falsos profetas” y saber por dónde nos van a “llover los palos”, metafóricamente hablando, claro está. Por lo que de nuevo tenemos que acudir a las Escrituras, en busca de las instrucciones pertinentes para no ser víctimas fáciles de dichos poderes demoníacos, sino saber distinguir perfectamente entre el verdadero y el falso profeta, que probablemente estará incluso convencido de estar sirviendo a Dios; recuerden lo que muchos le dirán a Jesucristo en el momento final y lo que demuestra que ni ellos mismos sabían que habían estado actuando al servicio de Satanás:

Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor ¿no profetizamos en tu nombre y en tu nombre expulsamos demonios y en tu nombre ejecutamos muchas obras poderosas?”. 23 Y sin embargo, entonces les confesaré: ¡Nunca los conocí! Apártense de mí, obradores del desafuero.” (Mat. 7:22-23).

Luego nos convendría considerar, lo que dijo Jehová cuando tuvo que explicar a Su pueblo Israel, cómo deberían de hacer para descubrir a profetas falsos y que queda claro que los ha habido en todos los tiempos; pero veamos lo que les dijo Dios:

En caso de que se levante en medio de ti un profeta o un soñador de un sueño y de veras te dé una señal o un portento presagioso 2 y en efecto se realice la señal o el portento presagioso de que te habló, diciendo: “Andemos tras otros dioses, que no has conocido y sirvámosles (mensaje que de ninguna manera podía provenir de un profeta verdadero), 3 no debes escuchar las palabras de ese profeta ni al soñador de ese sueño, porque Jehová su Dios está probándolos a ustedes (o dejando que sean probados a tenor de Sant. 1:13), para saber si están amando a Jehová su Dios con todo su corazón y con toda su alma. 4 Tras Jehová su Dios deben andar y a él deben temer y sus mandamientos deben guardar; y a su voz deben prestar atención y a él deben servir y a él deben adherirse. 5 Y ese profeta o ese soñador del sueño debe ser muerto, porque ha hablado de sublevación contra Jehová el Dios de ustedes, que los ha sacado de la tierra de Egipto y te ha redimido de la casa de esclavos, para apartarte del camino en que Jehová tu Dios te ha mandado andar; y tienes que eliminar de en medio de ti lo que es malo.” (Deut. 13:1-5). (Acotaciones nuestras).

Sin embargo, no olvidemos que si bien es cierto que en algunos casos, como los de Moisés, Elías, Eliseo, entre otros y de los cuales el más grande fue Jesús, los profetas de Dios hicieron obras milagrosas que dieron prueba fehaciente de la autenticidad de su mensaje y su comisión como profetas, no hay registro de que todos los que Jehová mandó a Su pueblo Israel para guiarles, las realizasen. Luego dado que el pistón se habría bajado un poco y quizás ya no había obras poderosas de por medio que pudieran acreditar a dichos enviados por Dios, se tenían que usar otros medios para desenmascarar al falso profeta y que se resumiría en unos parámetros esenciales, para demostrar las credenciales del profeta verdadero: 1º: el tal, hablaría en el nombre de Jehová; 2º: sus predicciones se cumplirían; 3º: sus profecías fomentarían la adoración verdadera y 4º: estarían en conformidad con la palabra y los mandamientos revelados de Dios.

Estos dos últimos aspectos eran probablemente (y siguen siendo actualmente) los más importantes y decisivos, pues en cuanto a los dos primeros, alguien podría usar hipócritamente el nombre de Dios y su predicción podía cumplirse por simple coincidencia o como hemos apuntado, por intervención diabólica. Además, el profeta no era simplemente un pronosticador de sucesos futuros, ni tampoco era esa su labor principal, como se sobreentiende de lo reflejado en las Escrituras acerca de las comisiones dadas a la mayoría de los antiguos profetas que el Altísimo mandó a Su Pueblo; más bien, su función era defender la justicia y tratándose su mensaje principalmente de las normas morales de Jehová y de su correcta aplicación, por cuanto el profeta en cuestión expresaba las normas de Dios acerca del asunto del que se tratare (Isa. 1:10-20; Miq. 6:1-12). Por consiguiente, no era necesario esperar años o generaciones para determinar si el profeta era verdadero o falso sobre la base del cumplimiento de su predicción, pues su mensaje obviamente era falso si contradecía la voluntad y las normas o aspectos que Dios había revelado en Su Palabra…… por ejemplo, si un profeta predecía paz para Israel o Judá en un tiempo en que el pueblo estaba desobedeciendo flagrantemente la Palabra y la ley de Dios, forzosamente tenía que tratarse de un falso profeta; de ahí que en 1 Juan 4:1, se nos estimule a hacer lo siguiente:

Amados, no crean toda expresión inspirada, sino prueben las expresiones inspiradas para ver si se originan de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.”

Entonces si aplicamos lo dicho al tema que ha dado pie a este escrito, lo primero que vemos es que el tal “San Malaquías” era miembro prominente (obispo nada menos) de una organización religiosa apóstata de la verdadera enseñanza de Jesús, como es la iglesia Católica; y cuya labor y empeño del personaje en cuestión, no era otra que el afianzamiento de la misma en su Irlanda natal, por lo que su mensaje no nos habla de las normas morales de Dios, ni de la forma de adoración que Este aprueba, sino de los asuntos particulares de la apóstata religión que él profesaba y ya como último, defendía implícitamente en su mensaje o profecía, la estructura de dicha organización religiosa como la representación de Cristo aquí en la tierra y lo cual no puede ser más falso, pues nada de ello se nos dice en las Escrituras…… obviamente entonces, estaríamos hablando de un falso profeta y al que no hay que hacer el mínimo caso, aquellos que somos seguidores de Jesucristo y por tanto, siervos del Dios Altísimo.

Ya otra cosa sería, que ese movimiento en la cúpula de la Iglesia Católica y que sinceramente no creemos casual, pues las coincidencias dicen que las carga el diablo, tuviera que ver con algunos movimientos que los grandes poderes que manejan los hilos desde la sombra (los “Illuminati” o quiénes quiera que sean), están llevando a cabo y siempre dirigidos a preparar la próxima llegada del “anticristo” y estén sencillamente ya “preparando el terreno”…… lo cual no quiere decir que ese acontecimiento se produzca mañana mismo, pero que de ser el tema como nosotros lo señalamos, no dejaría de ser un hecho importante a tener en cuenta; y partamos de la base que solo lo apuntamos como una simple posibilidad que no habría que desechar.

No olvidemos por otra parte, que para aquellos que confiamos en nuestro Creador y en Su propósito hacia nosotros, la señal que esperamos y que nos tiene que poner en alerta, es la aparición efectiva del profético personaje en cuestión y algo que sucederá, cuando dicho personaje auspicie la firma de un acuerdo o tratado de paz “para los muchos” por siete años (Dan. 9:27), eso es, entre dos eternos antagonistas, Israel por una parte y la parte Islámica por la otra…… porque esa sí es una profecía bíblica y que a partir de su cumplimiento, empezarán de verdad los últimos siete años del mundo como lo conocemos…… circunstancia que a nuestro entender, casi la estamos tocando con nuestras manos a tenor de los distintos acontecimientos de la zona en cuestión. Y siendo además, la aparición de dicho maligno personaje y del que hemos hablado en nuestro anterior artículo “Asiria…… y la “imagen” de la “bestia” de Rev. 13:1”, coincidente con la aparición de los “dos testigos” de Rev. 11:3 y que tendrán la comisión de llevar la delantera en la gran predicación mundial anunciada por Jesús en su momento (Mat. 24:14) y con una duración de 1.260 días…… y tenemos que estar alerta para saber el papel que en la misma se nos dará a aquellos que tenemos en perspectiva el ayudar a esos venideros hermanos de Jesucristo, en dicha comisión. Que ello será así, eso es, que se nos concederá el privilegio de participar en la citada gran predicación de alcance mundial, lo prueba la “parábola” de las ovejas y las cabras, cuando en ella el rey protagonista de la misma, explica la razón por la cual unos han sido favorecidos con el ser considerados dignos para entrar en su reino y poder con ello, optar a la vida eterna y sin embargo otros no; pero veamos el relato de esa porción de la misma:

Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él y separará a la gente unos de otros así como el pastor separa las ovejas de las cabras.”

Separación que se efectuará, siempre a nuestro entender, mediante esa gran predicación mencionada de Mat. 24:14 y por espacio 1.260 días o primera parte de tres años y medio de la profética semana 70 de Dan. 9:27; terminada la misma y ya a punto de iniciar la segunda parte de dicha semana y con ello la “gran tribulación” de Rev. 7:14, ocurre lo siguiente:

33 Y pondrá las ovejas a su derecha, pero las cabras a su izquierda.

34 Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino (en calidad de súbditos del mismo) preparado para ustedes desde la fundación del mundo. 35 Porque me dio hambre y ustedes me dieron de comer; me dio sed y me dieron de beber. Fui extraño y me recibieron hospitalariamente; 36 desnudo estuve y me vistieron. Enfermé y me cuidaron. Estuve en prisión y vinieron a mí”. 37 Entonces los justos le contestarán con las palabras: “Señor ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos extraño y te recibimos hospitalariamente o desnudo y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo, o en prisión y fuimos a ti?”. 40 Y en respuesta el rey les dirá: “En verdad les digo: Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos (luego estos, razonablemente, no pueden ser lo mismo, que aquellos que les apoyaron), a mí me lo hicieron”.” (Mat. 25:31-40). (Acotaciones nuestras).

Lo que se les dice a los que no han actuado como esos primeros, luego pasan a ser situados a la izquierda del rey juzgador, es lo siguiente:

Entonces dirá, a su vez, a los de su izquierda: “Váyanse de mí, ustedes que han sido maldecidos, al fuego eterno (o destrucción eterna) preparado para el Diablo y sus ángeles. 42 Porque me dio hambre, pero ustedes no me dieron de comer y me dio sed, pero no me dieron de beber. 43 Fui extraño, pero no me recibieron hospitalariamente; desnudo estuve, pero no me vistieron; enfermo y en prisión, pero no me cuidaron”. 44 Entonces ellos también contestarán con las palabras: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, o con sed, o extraño, o desnudo, o enfermo, o en prisión y no te ministramos?”. 45 Entonces les contestará con las palabras: “En verdad les digo: Al grado que no lo hicieron a uno de estos más pequeños, no me lo hicieron a mí”. 46 Y estos (los que no colaboraron) partirán al cortamiento eterno, pero los justos (los que sí lo hicieron) a la vida eterna.” (Mat. 25:41-46). (Acotaciones nuestras).

Y teniendo en cuenta que estamos en el marco de una parábola o ilustración y que no es otra cosa, que la narración de un suceso fingido, mediante el cual y por comparación o semejanza, se intenta transmitir una verdad importante o una enseñanza moral, la idea que se nos transmite mediante dicha parábola es que la participación activa en esa tarea que tendrán a su cargo ese pequeño resto de hermanos de Jesucristo por aparecer, será premiada y reportará grandes beneficios para aquellos que así lo hagan, colaborando en la misma. Pero ya que estamos metidos en harina, notemos unos detalles interesantes de dicha parábola y uno de los cuales podría ser, por ejemplo, el hecho que la decisión de aparcar a unos a la derecha o lugar de bendición y a los otros a la izquierda del rey o lugar de destrucción y siempre siguiendo el hilo de la parábola, se produce razonablemente cuando finaliza dicha predicación a los 1.260 días de haber comenzado e inmediatamente antes del inicio de la “gran tribulación” que durará también tres años y medio…… y siendo esto que ya hemos leído, lo que se les dice a los situados a la derecha del gran rey:

Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Vengan, ustedes que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo”.” (v. 34).

Si se fijan ustedes, esa aceptación ya como de “benditos” y seguros herederos del reino (ya no hay marcha atrás en dicha decisión del rey, en representación de su Padre Celestial, Jehová Dios) , se produce antes del inicio de la “gran tribulación” y hacia la que “partirán ” los situados a la izquierda de dicho personaje; por lo que queda claro y como siempre hemos defendido desde este blog, que esos que están situados a la derecha del encumbrado personaje, no sufrirán los rigores y consecuente destrucción eterna derivada de la señalada “gran tribulación”…… luego es obvio que han de ser apartados u ocultados (Isa. 26:20; Sof. 2:3; Sal. 91), en todo caso protegidos de forma milagrosa de la misma, a la manera de Noé y su familia y algo que queda avalado por el hecho que Jesús citó de este, como referencia o paralelo de lo que está por acontecer:

Respecto a aquel día y hora nadie sabe, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre. 37 Porque así como era en los días de Noé, así será en la presencia del Hijo del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; 39 y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.” (Mat. 24:36-39).

Y si el paralelo establecido, tenía que ver con la causa del castigo, eso es, el que “no hicieran caso” de la advertencia divina y como consecuencia de ello, tantas personas fueran destruidas, solo es razonable que exista igual paralelo entre aquellas que por ser obedientes a las indicaciones del Altísimo fueron apartadas o protegidas sin sufrir rasguño alguno de dicha catastrófico evento. No obstante, si desean más información al respecto, la tienen en nuestro artículo del 08/11/12 “¿Qué ocurrirá con nosotros, en la ya cercana “Gran Tribulación”?”, así como otros artículos de referencia que citamos en el mismo, en dónde se amplía dicha información.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, lejos de preocuparse uno por la idas y venidas de los aconteceres de la humanidad en su deriva hacia la destrucción, como todo el espectáculo que se ha montado sobre la abdicación de Benedicto XVI y su posterior relevo en la curia vaticana, la recomendación es la de estar tranquilos y centrados en aquellas profecías que como diría el castizo “sí son de fiar” y que están registradas en la Biblia…… al tiempo que prepararse para actividad en aquellas asignaciones que se den en su momento y que al debido tiempo serán comunicadas. Y por supuesto, con una actitud mental correcta, al pensar en el maravilloso privilegio del que disfrutaran los seguidores fieles de Jesucristo que colaboren en esa gran predicación profetizada, cuando por toda una eternidad sean señalados como aquellos que en un momento dado se “jugaron el bigote” a mala cara con Satanás y sus secuaces, para defender el derecho que nuestro Excelso Creador tiene a ejercer Su Soberanía, no solo sobre esta tierra, sino sobre el resto del infinito Universo, ante esos que se lo negaban. Recordemos que lo que ha ocurrido en esta tierra hasta el día de hoy y lo que va a ocurrir próximamente en ella, jamás se volverá a repetir en toda la eternidad; luego los que se cuenten entre aquellos que estuvieron al lado del Altísimo en ese momento crucial en la historia de la humanidad y por decirlo de alguna manera, tendrán como un plus o sello de distinción, entre los infinitos seres que poblarán el entero Universo para la gloria y alabanza del Creador del mismo…… quizás por ello, en la parábola de las ovejas y las cabras, a esas personas se las presenta como a los “benditos” de Jehová.

MABEL

ASIRIA…… Y LA “IMAGEN” DE LA “BESTIA” DE REV. 13:1.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 12/02/2013 by Armando López Golart

kurdistanY a lo que podríamos añadirle a la cuestión planteada, quién es la “bestia” en sí misma, o al “falso profeta”, así como a “la marca de la bestia” y que junto con la “imagen” mencionada en el titular de este escrito, conforman los cuatro elementos principales que aparecen en dicho capítulo del aparentemente enrevesado libro de Apocalipsis (libro que mayormente está escrito en símbolos), cuando no se tiene en cuenta que la Biblia se interpreta a sí misma…… luego en sus mismas páginas tenemos la solución a cualquier problema de entendimiento y por ello, con un algo de atención y un poco de buena voluntad, se puede llegar a entender dicho aparente embrollo. No olvidemos por otra parte, que puesto que dicho profético libro es una “revelación” (Rev. 1:1), pues así se traduce el sustantivo griego a·po·ká·ly·psis y que da nombre al mismo (de ahí que algunos traductores vierten el nombre de dicho libro, como La Revelación), no tendría sentido el que este fuera oscuro e indescifrable para aquellos a quienes fue dirigido, o sea a nosotros que vivimos en los “tiempos del fin” (Dan. 12:8-10) y por lo que no se entendería que su significado estuviera lejos de nuestra comprensión, máxime cuando tenemos en cuenta la intención con la que fue escrito dicho mensaje:

Esta es la revelación que le dio Dios a Jesucristo para mostrarles a sus seguidores lo que pronto tiene que suceder. Jesucristo envió a su ángel para darla a conocer a su siervo Juan.” (Juan 1:1, en la versión Palabra de Dios para Todos).

Luego siendo este el caso, es inconcebible que muchos de los llamados “teólogos” como por ejemplo, Apologista Mario Olcese, no tenga ni idea de quién es la bestia, de quién el “falso profeta”, cual será la “imagen” de la misma y mucho menos, que “marca” impondrá…… por otra parte, tal parece ser que no sabe tampoco quién es el “anticristo” y mucho menos, su papel en toda esta historia. Pero permítannos un inciso para explicarles el porqué de meternos en este “fregao”, queridos amigos que nos leen y que viene a cuento de un video/artículo publicado el 21/01/13 bajo el título “El falso profeta impondrá la marca de la bestia, no el anticristo” por el caballero mencionado y como respuesta, según nos afirmaba, a una pregunta recibida acerca de si será en este año 2013 cuando se impondrá el famoso chip como “marca” de la bestia, o en su defecto, de qué marca estaríamos hablando…… y video en el que queda claro que D.Mario no sabe de qué va la película como ya hemos señalado; ignorancia la planteada que como hemos dicho no es exclusiva del Sr. Olcese, sino que se hace extensiva a otros muchos autores que más o menos tienen el mismo punto de vista sobre el tema objeto de atención, por lo que el citar a dicho caballero no es más que la excusa para meternos en el asunto.

El caso es que para responder a la pregunta que se le formula, D. Mario y en quién centraremos el foco de atención, pues él es quien ha publicado dicho video, pasa a desarrollar el capítulo 13 de Revelación con unos argumentos que nos permiten llegar a la siguiente conclusión, como primera providencia: el Sr. Olcese y todos aquellos que como él opinan, no tienen demasiada idea de por donde les sale el sol en este tema, pues por ejemplo y como queda claro que D. Mario, no saben lo que representa la bestia, ya que la asocian con el “anticristo” al decirnos que el que esta (la “bestia”) tenga una herida mortal en una de sus cabezas y esta reviva de la misma, significa que dicho personaje (el “anticristo”) morirá y resucitará y algo de lo que las Escrituras no nos dicen absolutamente nada que mínimamente se le parezca…… y con lo que está confundiendo al “anticristo” con la “bestia” y viceversa, lo cual es un puro disparate. O que para poder conocer la identidad del citado personaje, este primero tiene que morir y luego resucitar, como señal identificadora de que él es el personaje esperado y lo que tampoco es cierto; o el hecho que el Sr. Obama, actual presidente de los EEUU, no puede ser y como algunos aventuran, el que de vida al citado maligno personaje por aparecer, por algo tan “concluyente” como el hecho de que esté casado, puesto que en Dan. 11:37 se nos dice del “Anticristo” y según entiende el Sr. Olcese, que sentirá cierta, digámosle “aversión” hacia las mujeres…… pero veamos lo que nos dice la traducción bíblica que dicho usa el citado caballero, la RV 1960 y en donde se lee lo siguiente:

Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá.”

Por lo que claro, cuando uno ya por su natural tiene cierta dificultad para razonar con un mínimo de lógica y sentido común sobre aquello que lee (como es el caso del Sr. Olcese) y encima le dan una traducción bíblica, digámosle y por aquello de ser suaves, manifiestamente mejorable, se montan los “tiberios” como el que nos acaba de montar el amigo Apologista, que ha puesto la Biblia patas arriba con tan “geniales” afirmaciones; pero puesto que volveremos a ello más adelante, dejémoslo así de momento y empecemos averiguando en primer lugar (siempre desde nuestro particular punto de vista) quién o qué, es la “bestia” de Rev. 13:1…… y con la advertencia que la cosa está algo “enrevesadilla”, por lo que nosotros solo planteamos una hipótesis de trabajo, sobre la que cada uno puede añadir o quitar.

Para ello, partiremos del hecho que si esta “bestia” mencionada se correspondiera con algún misterioso superhombre o “anticristo” próximo a surgir como dictador mundial y que es lo que nos apunta D. Mario Olcese y, como hemos dicho, muchos otros como él, estaríamos hablando de un individuo de aspecto bastante curioso, pues tendría siete cabezas y 10 cuernos…… ¿y ha visto usted, querido lector, algún hombre con siete cabezas y 10 cuernos que salgan de dichas cabezas? ¿Alguna vez, por ventura, vio usted a un hombre parecido a un leopardo? ¿O puede imaginarse a un superhombre con pies de oso y boca de león saliendo de algún océano? Obviamente no y por lo que tenemos que estar hablando de símbolos, siendo que la misma “bestia” es en sí misma un símbolo…… y nuestro problema radica en interpretar esos símbolos, porque ellos representan cosas muy reales y que en un futuro inmediato, nos van a afectar directamente a todos, si no es que nos están afectando ya y que como posibilidad se podría contemplar, aunque esto ya sería tema para otro debate. Pero continuando con lo que decíamos, resulta que mientras no sepamos qué representan las cabezas, los cuernos que las adornan, así como lo qué representan los pies de oso, la boca de un león o la semejanza a un leopardo, no podremos saber qué o quién es la “bestia” y por lo tanto, de qué nos tenemos que guardar. Luego empecemos por lo primero y que es el leer el pasaje que nos habla de dicha “bestia” y ver si de lo que leemos, se deduce alguna pista que nos permita avanzar en la investigación:

Y vi una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y siete cabezas y sobre sus cuernos diez diademas, pero sobre sus cabezas nombres blasfemos. 2 Ahora bien, la bestia salvaje que vi era semejante a un leopardo, pero sus pies eran como los de un oso y su boca era como boca de león. Y el dragón dio a la bestia su poder y su trono y gran autoridad.

3 Y vi una de las cabezas de ella como muerta por degüello, pero su golpe de muerte fue sanado y toda la tierra siguió a la bestia salvaje con admiración. 4 Y adoraron al dragón porque este dio la autoridad a la bestia salvaje y adoraron a la bestia salvaje con las palabras: “¿Quién es semejante a la bestia salvaje y quién puede combatir con ella?” (Rev. 13:1-4).

Y lo que vemos en primer lugar, es que dicha “bestia” tiene las características de un leopardo, pies como de oso y con una boca como de león, por lo que tendríamos que empezar por averiguar a qué en las Escrituras (que repetimos, se interpretan a sí mismas) se nos identifica con dichos símbolos; y lo que nos lleva a Dan. 7:1-9, en dónde se nos habla de determinadas “bestias” que gradualmente también salen del “mar” (eso es, del mar de la humanidad) y que teniendo características respectivamente de león, oso y leopardo, se le explica a Daniel que significan reyes o reinos:

Me acerqué a uno de aquellos que estaban de pie, para solicitar de él información confiable acerca de todo esto. Y él me dijo, al pasar a hacerme saber la interpretación misma de los asuntos: 17 “En cuanto a estas enormes bestias, porque son cuatro, hay cuatro reyes (o imperios) que se pondrán de pie desde la tierra”.” (Dan. 7:16-17). (Acotación nuestra).

Luego puesto que la profecía tiene siempre como punto de referencia al “pueblo de Daniel” (7:20), eso es, la nación de Israel, es obvio que tenemos que centrarnos en esas naciones/imperio que en algún momento de la historia estuvieran relacionadas con el haber ejercido su poder sobre el pueblo del Altísimo, es decir, Israel y lo que nos lleva a deducir, que la “bestia de siete cabezas” de Rev. 13:1 tenía que ser una representación vívida como un todo, de las naciones/imperio que han dominado sobre dicha tierra a lo largo de la historia y que en determinado momento en el futuro, se presentarán como un poderoso gobierno de alcance mundial que de nuevo dominará temporalmente sobre el pueblo de Dios…… porque si bien es cierto que a lo largo de la historia han existido muchos imperios por toda la tierra y que han dominado sobre vastos y extensos territorios, no es menos cierto que de aquellos que hayan tenido que ver con el dominar sobre el pueblo de Israel, solo hay siete y que son, por este orden, Egipto, Asiria, Babilonia, Medo Persia, Grecia, Roma y siendo el último de ellos el Imperio Otomano (Turquía) y que como tal, existió hasta poco después del año 1.914, si bien es cierto que su dominio sobre Israel fue más bien testimonial por su poca incidencia en sus efectos sobre la misma; recordemos por otra parte, que para 1.948 Israel volvió a aparecer como nación o estado independiente y desde entonces, ninguna otra nación ha prevalecido sobre ella.

Bien; cuando le fue dada la Revelación al bueno de Juan, de esos siete reinos o imperios mencionados, Egipto, Asiria, Babilonia, Medo Persia y Grecia, habían “muerto” o “caído”; el que “era” en los días de Juan, tenía que ver con el Imperio Romano; y el que todavía “no había llegado”, era el Imperio Otomano y con lo que queda conformada la cuenta de siete, aunque repetimos, este último no fue determinante en la historia de Israel…… luego ese octavo reino que “proviene” de estos siete, no puede significar más que lo que hemos dicho: una representación de esos siete reino como un gobierno global que dominará sobre Israel y que se extenderá al mundo entero, en un claro desafío al prometido reino de Dios venidero y anunciado por Jesús durante su ministerio, pero que las Escrituras nos dice en manos de quién estará ese fraudulento “imperio” de alcance mundial. Y que nosotros estamos en lo cierto cuando afirmamos que se puede identificar la identidad de quien encabezará ese gobierno mundial simbolizado por la “bestia de siete cabezas y diez cuernos” y en correspondencia con esos siete imperios descritos como un todo, queda claro cuando leemos Rev. 17:3 y luego, los versos del 9 al 11 y siendo la versión en que más claro se explica, la Traducción en lenguaje actual:

Luego, en la visión que me mostró el Espíritu de Dios, el ángel me llevó al desierto. Allí vi a una mujer sentada sobre un monstruo de color rojo. Este monstruo, de siete cabezas y diez cuernos, tenía escritos por todo el cuerpo nombres que ofendían a Dios.”

Aquí nos aparece aparentemente una nueva “bestia” con siete cabezas y diez cuernos, lo cual nos indicaría de nuevo que estamos hablando de un conjunto como un todo, pero con algunas diferencias sustanciales con referencia a la primera “bestia” de Rev. 13:1: esta segunda es de color rojo, no lleva diademas en sus cuernos y lejos de llevar nombres blasfemos en sus cabezas, los llevaba en todo el cuerpo. Obviamente y tratándose de la Biblia, esas diferencias tienen que responder a algo que nos identifique a que se está refiriendo y lo que nos lleva, pues repetimos que son las Escrituras las que se interpretan a sí mismas, a los versículo 9 y 10, en donde leemos lo siguiente:

Para entender esto, hace falta sabiduría: Las siete cabezas son los siete cerros (o montañas, que bíblicamente equivalen a reinos o reyes) sobre los cuales está sentada la mujer y también representan a siete reyes. 10 Cinco de esos reyes (o imperios) ya han muerto (o caído) y uno de ellos reina ahora. El otro no ha reinado todavía pero, cuando venga, reinará sólo un poco de tiempo. 11 El monstruo que antes vivía y que ya no existe, es uno de esos siete reyes. Regresará a reinar por segunda vez y llegará a ser el octavo rey, pero será destruido para siempre.” (Acotaciones nuestras).

Porque ¿a quién se refiere eso de “la bestia que antes vivía”, pero que ya “no existe”, pero que “regresará”? Y es que si ustedes prestan atención, verán que de la relación de las siete naciones/imperio que les hemos dado y que dominaron sobre Israel, solo seis continúan existiendo en nuestros días, mientras que la segunda de ellas, eso es, Asiria, desapareció de la escena mundial o dejó de existir como nación (ese es el golpe mortal mencionado en la profecía) hace ya muchos siglos …… luego el que reviva de su “golpe de muerte” no significa otra cosa que como tal volverá a aparecer en el contexto mundial y ya como nación prominente que aglutinará el poder de ese “bestia de siete cabezas” y siendo así sanado por tanto, el golpe “mortal” del que nos habla Rev. 13:3; pero por otra parte, que Asiria como nación volverá a aparecer en el contexto del fin de los tiempos, lo leemos en Isa. 31:8, en versión de la traducción Dios habla hoy entre otras:

Asiria (o el asirio, según versiones) caerá a filo de espada, pero no por un poder humano. La guerra hará huir a su gente y a sus jóvenes guerreros los harán esclavos.” (Acotación nuestra).

Y si bien es cierto que algunos autores relacionan esas palabras con el hecho protagonizado por el ángel de Jehová y que se nos cuenta en 2 Rey. 19:35-36, este episodio no significó el fin del imperio asirio, sino que este aún perduró por unos cien años más…… y siendo el caso que su desaparición sí fue debida a un poder humano, como fue la acción conjunta de medos y babilonios que sobre el año 630 a.E.C aproximadamente, acabaron con dicho imperio; luego es obvio que estamos hablando de un hecho todavía por acontecer y que tiene que ver con la final batalla de Armagedón venidera y referencia expresa a Asiria que nos reafirmaría su situación de nación prominente en el final de los tiempos, para lo cual es necesario que dicho golpe de muerte sea sanado y Asiria vuelva a emerger como nación para antes de ese tiempo. No olvidemos por otra parte, que al “anticristo” en las Escrituras se le llama “el asirio” (Miq. 5:5), quizás por provenir de esa zona que un día ocupo Asiria y que hoy se conoce como el territorio del Kurdistán, reclamado por la etnia kurda y que se suponen descendientes de los antiguos medos que al mando de Caixares, ayudaron al babilónico rey Nabopolasar a acabar con el imperio asirio y que se establecieron en la zona, expulsando a los naturales del país y de los que queda un buen resto por los países de alrededor.

Luego si son las cosas como se las hemos contado ¿qué hay de esa cabeza (o imperio) que recibió el golpe mortal que la llevó a desaparecer de la escena, pero que luego revivió? ¿Estaríamos hablando como incorrectamente afirma el Sr. Olcese y otros muchos, que esa “bestia” en su conjunto representa al “Anticristo”, que tiene que morir para después resucitar y probarnos con dicha pirueta, que él es el tal personaje? Partamos de la base que la que recibió el golpe de muerte fue una de las cabezas de dicha “bestia” y no la “bestia” como un todo; por otra parte, en este contexto de la profecía, las cabezas significan Imperios (Rev. 17:9-10), mientras que los que los gobiernan son simbolizados por “cuernos”; de hecho, el personaje “anticristo” no es otro sino el “cuerno” pequeño de Dan. 7:24 y que aparece después (no olvidemos este detalle) de salir a escena la “bestia” como tal y sanada la cabeza que recibió el golpe mortal, luego ¿a qué nos estaríamos refiriendo?

Recordemos y para situarnos, que en Dan. 7:3 se nos habla de cuatro bestias que salían del mar y que se corresponden a la imagen que soñó Nabucodonosor, luego esas cuatro “bestias” se corresponderían a Babilonia, Medo Persia, Grecia y Roma…… en todo caso estaríamos hablando de “imperios”, por lo que entendemos que cada una de las cabezas de la “bestia” de Rev. 13:1 significaba un imperio distinto. Con eso en mente y rebobinando la cuestión, vemos que la “bestia” de Rev. 17:11 que vivió, pero que ya no existía en los tiempos de Daniel, pero que regresaría y que sería cabalgada por la “mujer” en su condición de octavo rey, no podía ser otra que la antigua Asiria y que como nación tiene que volver a aparecer formando parte de esos diez cuernos que darán soporte a la “bestia” o futuro gobierno mundial y en que llevará la voz cantante por medio de su representante, el “anticristo”. Y cuestión, la de la soberanía sobre ese territorio por parte de los numerosos descendientes de los asirios que aún viven en la zona, parece estarse fraguando desde hace algún tiempo; pero que ella se levantará en su anterior territorio, está relacionado y algo que contemplamos como una seria posibilidad, con lo que se nos dice en Dan. 7:20:

“…… y acerca de los diez cuernos que estaban en su cabeza, el otro cuerno que subió y delante del cual cayeron tres, aun aquel cuerno que tenía ojos y una boca que hablaba cosas grandiosas y cuya apariencia era mayor (o más poderoso) que la de sus compañeros.” (Acotación nuestra).

Y en lo que no pretende ser más que una especulación por nuestra parte (cada uno que saque sus propias conclusiones), recordemos que estamos hablando de naciones/imperio que tuvieron y tendrán poder sobre el pueblo de Dios, por lo que estos diez cuernos que sustentan a la “bestia salvaje” de Rev. 13:1-2, tendrían que ser reyes o gobernantes de naciones de la zona del Medio Oriente, a tenor de lo que se nos dice en Zac. 12:2-3 y de nuevo en la versión Traducción en lenguaje actual:

Cuando las naciones vecinas quieran atacar a Jerusalén y a las ciudades de Judá, yo (Jehová) las haré fracasar. Su ataque será tan torpe que mi pueblo pensará que están borrachos. 3 Cuando llegue ese día, todas las naciones (de su alrededor) se unirán para acabar con Jerusalén. Pero yo haré que Jerusalén sea como una piedra enorme; ¡todo el que trate de moverla será aplastado por ella!” (Acotaciones nuestras).

Por otra parte y algo que sustenta nuestra teoría, es el hecho que el territorio que un día perteneció a la extinta Asiria y de donde presumiblemente tiene que aparecer el cuerno pequeño o “el asirio”, en todo caso el personaje el “anticristo”, abarca una gran extensión de la actual Turquía (antiguo imperio Otomano), otra no menos despreciable extensión tanto de Irak (antigua Babilonia), como de Irán (la antigua Persia, hasta hace relativamente poco) y ya unas ínfimas cantidades territoriales de Armenia, así como de Siria. Entonces si en los casos con estas dos últimas la cosa no tiene la más mínima trascendencia, no es así en el caso de las tres primeras ya que para que Asiria pueda reaparecer en su antigua ubicación, estas tienen que renunciar a la soberanía de grandes extensiones de sus respectivos territorios…… y lo cual, sea de la forma en que ello se consiga por parte de ese futuro dirigente (al “anticristo” o “el asirio”), no significa otra cosa que la “caída” o acatamiento por parte de esos tres reinos, de la voluntad de otro reino emergente, eso es, Asiria, sobre su soberanía…… y lo que convertiría a la recién llegada Asiria en la nación predominante sobre el resto, eso es, la “bestia de color rojo” de Rev. 17:3 y sobre la que cabalga la “mujer” u organización religiosa que la sustentará: luego esa “bestia de color rojo”, no es otra que la Asiria revivida y como cabeza aglutinante del poder conjunto de la “bestia” de Rev. 13:1; pero repetimos que lo contemplamos como una posibilidad, bastante razonable, eso sí, pero posibilidad al fin y al cabo.

Ya volviendo a lo del golpe mortal sufrido por una de las cabezas de la “bestia”, ello no puede significar en modo alguno que el personaje “anticristo” y según nos dice D. Mario Olcese, con la finalidad de darse a conocer, tenga que ser muerto en un atentado y luego resucitar, pues nada de esto se nos dice en las Escrituras; sino más bien al contrario, lo que estas nos dicen es que la manera en que dicho individuo queda manifestado o identificado, es por propiciar la firma de un tratado de paz “entre los muchos”, eso es, entre Israel y los países del mundo islámico de su alrededor, por siete años y con lo que inicia el período de la 70 última semana de Dan. 7:29…… o los últimos siete años del mundo tal como lo conocemos. No olvidemos que puesto que se nos dice que dicho personaje “mantiene” el pacto por tres años y medio, ello significa que no le pasa nada de especial durante ese tiempo y si por otra parte, es a partir de ese tiempo cuando empieza a hacer el “burro” enlazándose a sí mismo como un dios, metiéndose con todo el mundo y no es hasta la final batalla de Armagedón que se le da su merecido (Rev. 19:19-21), tampoco durante ese tiempo le puede haber pasado nada “raro”. Por lo que el Sr. Olcese y como nos tiene acostumbrados, de nuevo se ha equivocado, al hacer una afirmación tan disparatada sin fundamento alguno, relacionando dicho golpe de muerte de una de las cabezas de la “bestia” con la muerte y posterior resurrección del “anticristo” (que no es la “bestia”), algo totalmente alejado de la realidad y en una nueva demostración de su supina ignorancia en cuanto al registro escritural.

Pero es que dicho caballero nos dice algo más en el video mencionado y siguiendo con sus disparates, como por ejemplo, que lo expresado en Dan. 11:37 acerca del “anticristo” en el sentido de que no dará “atención a las mujeres”, excluye del panorama a personas casadas como el Sr. Obama (según nos cita) y en una nueva manifestación de que no tiene ni la más remota idea de lo que está hablando, pues en ese pasaje nada se dice de mujeres literales; pero veamos de nuevo lo que se lee en la versión favorita del Sr. Olcese, la RVR 1960 y seguidamente, lo que leemos en la mayoría de otras traducciones:

Del Dios de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá.” (Dan. 11:37).

De entrada, repetimos, que cuando en las Escrituras se nos habla de “mujeres” en abstracto, se nos está hablando, entre otras cosas, de organizaciones religiosas…… pero veamos si esta afirmación que hacemos, se corresponde con lo que de dicho pasaje vamos a leer a continuación, en distintas traducciones:

RV 1989: “No hará caso del dios de sus padres, ni del más apreciado por las mujeres. No hará caso de dios alguno, porque se engrandecerá sobre todo.”

BJ 1998: “No hará caso de los dioses de sus padres, no se cuidará del favorito de las mujeres ni de ningún otro dios; sólo a sí mismo se exaltará por encima de todos.”

BCSE: “El no respetará a los dioses de sus padres, ni al dios favorito de las mujeres; no respetará a ninguna divinidad, porque se engrandecerá por encima de todo.”

PDT: “Al rey del norte no le importarán los dioses que adoraban sus padres. No le importarán los dioses adorados por las mujeres. Es decir, no le importará ningún dios. Se considerará por encima de todo.”

DHH: “Este rey no tomará en cuenta a los dioses de sus antepasados, ni a los dioses adorados por las mujeres, ni a ningún otro dios, porque se creerá superior a todos ellos.”

NVI: “Ese rey no tomará en cuenta a los dioses de sus antepasados, ni al dios que adoran las mujeres, ni a ningún otro dios, sino que se exaltará a sí mismo por encima de todos ellos.”

Luego el punto focal del asunto tiene que ver, con el dios o dioses que adoran las “mujeres” como organizaciones religiosas y no con mujeres literales en sí mismas…… y así en todas y cada una de las versiones que ustedes quieran consultar y que no son pocas; pero es más: si tuviéramos que hacer caso a la nefasta traducción de dicho pasaje por la Reina Valera Contemporánea y en  total contradicción con la versión RV 1960, bien podríamos entender que el “anticristo” y lejos de la disparatada idea del Sr. Olcese, en el sentido de tener “aversión” a las mujeres, resulta que tendría varias:

Será tal su soberbia que no mostrará ningún respeto por los dioses de sus padres, ni por los dioses de sus mujeres, ni por ningún otro dios, porque se creerá mayor que todos ellos.”

Pero dejando eso como una mera anécdota, lo que queda claro es que el Sr. Olcese es de un total incapaz inimaginable, al afirmar que Dan. 11:37 nos está diciendo prácticamente que al “anticristo” tal parece ser que “no le van” las mujeres y por ello cualquier hombre que tenga esposa, en este caso el Sr. Obama, no puede ya ser el citado personaje…… ¡cuidadito con la “gansada” que nos acaba de soltar ese “genio” de la interpretación bíblica! Y es que dicho caballero, seguramente llevado por su altanería y prepotencia, no solo no toma la más elemental de las precauciones como pueda ser el contrastar diferentes traducciones para confirmar el sentido correcto de un pasaje bíblico y con lo que sacar una idea más aproximada de por dónde va la cosa, sino que además parece ser que ignora el hecho ya mencionado, de que generalmente en las Escrituras el término “mujer” en abstracto, se suele usar para representar a congregaciones u organizaciones religiosas, así como también puede simbolizar ciudades o naciones y con lo que ya estaríamos hablando de una ignorancia congénita.

Como ejemplo de lo dicho, a la congregación de Cristo se la llama su “novia” (en definitiva una “mujer”) y también se la llama “la santa ciudad, la Nueva Jerusalén” (Rev 19:7); por otra parte, Jehová habló de la congregación o nación de Israel como Su “mujer”, pues Él era su “dueño marital” en virtud del pacto de la Ley que existía entre ellos (Isa. 54:1; 5-6). Por otra parte, en las profecías de restauración Dios habla a Israel en estos términos, a veces dirigiendo sus palabras a Jerusalén, la ciudad que gobernaba la nación y siendo los ‘hijos e hijas’ (Isa 43:5-7) de esta, como “mujer” simbólica, los miembros de la nación de Israel (Isa. 51:21-23). También vemos que en otras ocasiones, se hace referencia a algunas naciones o pueblos en femenino, como si se tratase de “mujeres”: ejemplos de ello son: Egipto (Jer. 46:11); Rabá de Ammón (Jer. 49:4); Babilonia (Jer. 51:13) y la simbólica Babilonia la Grande (Rev. 17:1-7), solo por mencionar algunas; en todo caso, siempre es el contexto el que nos indicaría de qué se nos está hablando y algo de lo que el Sr. Olcese pasa olímpicamente.

Por lo tanto y ya dando atención al “falso profeta” como segunda “bestia” que aparece (Rev. 13:11), habría que darle el mismo tratamiento que a la primera, lo que significaría que representa al conjunto de religiones mundiales falsas que como un todo apoyarán a la “bestia” o nuevo gobierno mundial emergente, cada una de ellas con sus respectivos dioses. Pero una cosa es que se unan al poder en beneficio propio como ha sido siempre la constante de cualquier religión y otra muy distinta, que renuncien a sus respectivos dioses…… por lo que el pasaje de Dan. 11:37 analizado, solo significa que el “anticristo” no tendrá en cuenta a los respectivos dioses, imágenes, vírgenes, iconos, etc. que adoran esas distintas organizaciones religiosas o “mujeres”, como no tendrá en cuenta del “dios de sus padres” pues en su paroxismo se creerá superior a cualquier dios. No olvidemos por otra parte, que el “dios” de sus antepasados era el propio Jehová, pues al ser el “anticristo” de origen asirio, desciende de Sem, uno de los tres hijos de Noé y del que le nació entre otros, el llamado Asur (Gén. 10:22; 1 Cró. 1:17) y que fue el antepasado fundador del pueblo de los asirios; de hecho, la misma palabra que en hebreo se usa para “Asur” se emplea también para “Asiria” y “asirios”. Por ejemplo, en Ezeq. 27:23 el uso del término es posible que aluda o bien a la nación o a una de sus principales ciudades y capital en su momento de Asiria, llamada Asur (en la actualidad “Qal`at Sherqat”, entre Mosul y Kirkuk, al norte de la actual Irak); tal es así que mientras unas traducciones vierten el nombre “Asur” en dicho pasaje, otras vierte directamente “Asiria” o incluso alguna lo traduce por “asirios”.

Nada que ver entonces la afirmación del Sr. Olcese en el sentido que el “anticristo” será un tanto “esquivo” (y por decirlo suavemente) con las mujeres literales, basándose en un texto mal transcrito y en una falta de entendimiento, exento por demás del más elemental sentido común y de la lógica razonable de las cosas que se leen, digno de nota. Pero como el Sr. Olcese en su video afirma que la “marca de la bestia” no la pone el “Anticristo” sino el falso profeta, ello nos lleva a averiguar el significado de los dos elementos que nos faltan por analizar, como son la “marca” en cuestión y la “imagen de la bestia”, para poder saber quién impone dicha marca y qué es, esta realmente. Pero dado que lo de la identificación de la “marca de la bestia” ya lo tenemos publicado y con la finalidad de no alargar en demasía este escrito, les remitimos a nuestro artículo del 21/06/11 “La marca de la “bestia”…… ¿un chip?” y así dedicaremos nuestra atención en este escrito, a algo que no suele explicarse demasiado y que tiene que ver con la “imagen de la bestia” y que no es lo mismo que la “bestia”.

Y ahí nos aparece el principal problema con el que nos topamos, cuando pasamos a considerar las Escrituras a partir de ideas preconcebidas…… y es que no conseguimos dar con la “tecla” adecuada, como en este caso sería, por ejemplo, la idea que tenemos de lo que puede ser una imagen; pues a nuestra mente nos viene la descomunal imagen que Nabucodonosor en su momento erigió para que fuera adorada, o también lo que se podría considerar la “imagen” representativa de los EEUU, eso es, “La estatua de la Libertad” y que se encuentra en la isla de la Libertad, al sur de la isla de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y que, permítannos la aclaración, paradójicamente dicho monumento no fue una iniciativa americana, sino de un escultor francés llamado Frederic Auguste Bartholdi, construida en Francia y posteriormente trasladada a EEUU como un regalo francés. Pero dicho lo cual y continuando con nuestro tema, nos viene a la mente otra “imagen” como puede ser el edificio sede de las Naciones Unidas y representativa de ese organismo supranacional, un inmenso edificio rectangular acristalado y situado en un emplazamiento de más de 7 hectáreas en el lado este de Manhattan…… y a partir de estos conceptos, como hemos dicho, empezamos a barruntar qué podría ser la citada “imagen de la bestia”, lo que nos podría llevar a pensar cualquier cosa. Pero nosotros estamos hablando de la Biblia y lógicamente, es esta la que nos tiene que marcar las pautas, partiendo de sus contextos…… y estos nos dicen lo siguiente: primero aparece la “bestia” y que ya hemos dicho, representa un inmenso gobierno a nivel mundial y dotado de gran poder:

Y el dragón (eso es, Satanás) dio a la bestia su poder y su trono y gran autoridad.” (Rev. 13:2b). (Acotación nuestra).

Después aparece una entidad llamada el “falso profeta” y que ya hemos dicho que será el componente religioso que siempre acompaña al poder y algo de lo que este se sirve “generosamente”:

Y vi otra bestia salvaje que ascendía de la tierra y tenía dos cuernos como un cordero, pero empezó a hablar como un dragón. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia salvaje a su vista. Y hace que la tierra y los que moran en ella adoren a la primera bestia salvaje, cuyo golpe de muerte fue sanado. 13 Y ejecuta grandes señales, de modo que hasta hace bajar fuego del cielo a la tierra a vista de la humanidad.

14 Y extravía a los que moran en la tierra, a causa de las señales que se le concedió ejecutar a vista de la bestia salvaje, mientras dice a los que moran en la tierra que hagan una imagen a la bestia salvaje que tuvo el golpe de espada y sin embargo revivió.” (Rev. 13:11-14).

Notemos que el citado “falso profeta” dirige al personal a adorar a la primera “bestia salvaje, cuyo golpe de muerte fue sanado” (v. 12)…… luego el “anticristo” aún no ha aparecido; por otra parte y en el verso 14, ese órgano religioso insta “a los que moran en la tierra, que hagan una imagen de la primera bestia salvaje”, eso es, alguien que la represente o que hable en nombre de ella, a tenor de lo que leemos en Dan. 7:8:

Seguí considerando los cuernos y, ¡mire!, otro cuerno, uno pequeño, salió entre ellos y hubo tres de los primeros cuernos que fueron arrancados de delante de él. Y, ¡mire!, había ojos como los ojos de un hombre en este cuerno y había una boca que estaba hablando cosas grandiosas.”

Y no olvidando que los “cuernos” significan reyes (Dan. 7:24), ese cuerno pequeño no puede ser una imagen al estilo de la de Nabucodonosor, como algunos afirman, sino que representa a un hombre físico, eso es, al “anticristo” como agente de Satanás, en su posición de “imagen” representativa de la “bestia de siete cabezas” o venidero gobierno mundial y de la que figurará como poderoso y encumbrado personaje; no olvidemos lo que se nos dice Rev. 13:14-15:

Y extravía (el “falso profeta”) a los que moran en la tierra, a causa de las señales que se le concedió ejecutar a vista de la bestia salvaje, mientras dice a los que moran en la tierra que hagan una imagen a la bestia salvaje que tuvo el golpe de espada y sin embargo revivió. 15 Y se le concedió (al “falso profeta”) dar aliento a la imagen de la bestia salvaje, de modo que la imagen de la bestia salvaje tanto hablara como hiciera que se matara (eso es, le dio autoridad) a todos los que no adoraran de manera alguna a la imagen de la bestia salvaje.” (Acotaciones nuestras).

¿Y qué es lo que actualmente están pidiendo, no solo miembros de importantes estamentos políticos, sino las principales organizaciones religiosas del mundo encabezadas por el Vaticano, en el sentido que hay que levantar a un líder mundial que aglutine voluntades y consensue los intereses de distintas naciones, como solución al desbarajuste que está viviendo la humanidad? Lo que nos lleva a pensar y es solo una sugerencia, que la cosa ya está muy adelantada, pues prácticamente la naciones hoy ya están dirigidas por un órgano internacional, llámese como se llame (en principio se conoce como “globalización” o Nuevo Orden Mundial) y que ha quitado soberanía a las naciones en todos sus ámbitos de desenvolvimiento y con lo que solo faltaría, la aparición de ese misterioso personaje capaz de “arreglar” el desaguisado en que está envuelto el mundo…… pero afirmación que, repetimos, no es más que una impresión personal de los autores de este blog.

Por otra parte, en el pasaje mencionado, vemos que la adoración ya se dirige a “la imagen” de la “bestia salvaje” y no a esta y lo que nos lleva de nuevo al texto de Dan. 9:34, en el que se nos dice que es dicha imagen o “anticristo”, la que pretenderá encumbrarse por encima de todo Dios y exigirá adoración para sí mismo…… algo que la “bestia de siete cabezas” o gobierno mundial de hechura satánica y como ente en sí mismo no puede hacer, como no sea que alguien le represente y hable por él. Por ejemplo, los EEUU como nación física no pueden hablar, pero sí aquel que la representa como “imagen” de la misma, de tal suerte que cuando hoy el Sr. Obama habla, lo hace “en nombre” de los EEUU de América y apoyado en el poder que ese sistema político, así como el poder religioso adyacente, le han conferido…… pues este es el caso del “anticristo” como imagen visible de esa gobernación mundial por levantarse en la tierra y que, en última instancia, no es más que un intento de Satanás para engañar al personal con una fraudulenta reproducción del venidero reino de Dios; no olvidemos y como dato adicional, que en la batalla final de Armagedón de destruirán a los siguientes elementos:

Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás (los que recibieron la “marca” y que adoraron a la “imagen”, no a la “bestia”) fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Rev. 19:20). (Acotación nuestra).

¿Y quién es el que pidió adoración para sí mismo, sino el “anticristo” y lo cual lo identifica como la “imagen” de la “bestia? Lo que nos lleva y siguiendo con la idea de la reproducción satánica de un supuesto reino de Dios (pues así nos lo “venderán”), a un detalle que no podemos pasar por alto y que tiene que ver con unas palabras de Jesús, que en su momento dirigió este a los fariseos:

Pero cuando los fariseos le preguntaron cuándo vendría el reino de Dios, les contestó y dijo: “El reino de Dios no viene de modo que sea llamativamente observable, 21 ni dirán: ‘¡Miren acá!’, o, ‘¡Allá!’. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes.” (Luc. 17:20-21).

Es obvio que dicho reino de Dios aún está en el futuro, muy cercano ya, cierto es, pero en definitiva en el futuro…… cuánto más en el momento en que el Hijo de Dios dijo esas palabras; entonces ¿cómo podía ser, que dicho reino de Dios ya estuviera “en medio” (o “entre” según versiones) de aquellos fariseos y resto de contemporáneos de Jesús? Y la única respuesta en principio posible, es que Jesús se refería a sí mismo como máximo exponente de ese reino, pues él era el rey elegido por Jehová y por lo tanto en ese momento, la “imagen” vívida de dicho reino; luego si Jesús era la “imagen” viviente del reino de Dios aquí en la tierra, solo es lógico que el “anticristo” sea la “imagen” o máximo exponente de ese fraudulento reino que Satanás quiere instalar como contraposición a los planes de Dios…… de hecho, no olvidemos que cuando el Altísimo decidió crear al hombre, dijo lo siguiente:

Y Dios pasó a decir: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”. 27 Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó.” (Gén. 1:26-27).

Luego Adán y antes de pecar, era la “imagen” de lo divino aquí en la tierra, aunque nada de lo divino estuviera al alcance de los ojos del ser humano…… pero se tenía en Adán la “imagen” que nos hablaba de ello; pues lo mismo y en el sentido contrario, ocurre con el “anticristo” como la “imagen” de la “bestia”, la cual es un producto altamente imperfecto de Satanás y como nos lo refleja su número de identificación: 666. Número que no significa otra cosa, siendo el número 6 reflejo de lo imperfecto y la triple repetición o triple énfasis del mismo, el grado superlativo de imperfección que contiene dicho reino ofrecido por Satanás al mundo y lo que le da la condición de terrenal o demoníaco. Por otra parte y como ejemplo más elevado, el Hijo de Dios que llegó a ser el hombre Jesús, es la “imagen” de su Padre (2 Cor. 4:4; Col. 1:15), pues cuando estuvo en esta tierra como hombre perfecto, reflejó las cualidades y la personalidad de su Padre al mayor grado posible dentro de los límites de la perfección humana a la manera de Adán, por lo que pudo decir de sí mismo lo siguiente:

El que me ha visto a mí ha visto al Padre también.” (Juan 14:9).

Esta semejanza, sin embargo, se hizo aún más patente cuando se le resucitó a vida inmortal y Jehová Dios, su Padre, le dio “toda autoridad (…) en el cielo y sobre la tierra” (Mat. 28:18) y lo elevó “hasta lo sumo y le dio un nombre que está por encima de todo otro nombre”, con lo que Jesucristo reflejó entonces la gloria de su Padre a un grado infinitamente mayor que cuando estuvo en tierra (Fil. 2:9), de tal manera, que ahora es la “representación exacta (o “imagen”) de Su mismo ser (o sea, de Jehová)” (Heb. 1:2-4).

Y por ello se dice que en un futuro (y en una horrenda interpretación de Rev. 21:3), Dios mismo residirá con la humanidad y que muchos lo toman de manera literal, entre ellos el amigo Apologista y que como es consustancial en él, no da una, pues no tiene ni idea de lo que dicen las Escrituras…… porque resulta y en contraposición a tan absurda afirmación, que continúan en pie las palabras que el propio Jehová le dijo a Moisés, según la versión de la RVC:

El señor dijo también: “Mi rostro no podrás verlo, porque nadie (de entre los mortales) puede ver mi rostro y seguir viviendo.” (Éxo. 33:20). (Acotación nuestra).

Luego siendo esto así, difícilmente podría Jehová vivir entre nosotros, los seres humanos, por lo que estamos ante otra enseñanza disparatada, máxime cuando se tienen en cuenta las palabras de Salomón cuando dedicó el Templo a Jehová y se analizan debidamente, a partir de la lógica más elemental:

Pero ¿verdaderamente morará Dios sobre la tierra? ¡Mira! Los cielos, sí, el cielo de los cielos, ellos mismos no pueden contenerte ¡cuánto menos, pues, esta casa que yo he edificado!” (1 Rey. 8:27).

Entonces y cambiando un poco el sentido de las palabras de Salomón, podríamos preguntarnos lo siguiente: Si los cielos, sí, el cielo de los cielos mismos, no pueden contener al Altísimo Soberano sobre todo el Universo, Jehová Dios ¿cómo podría un mísero pedazo de roca como es el planeta Tierra, orbitando alrededor de una estrella perdida entre los casi 400.000 ¡millones! de soles existentes en una galaxia de las “normalitas” llamada Vía Láctea? Y partiendo de la base que la cantidad de estrellas que forman una galaxia es incontable, pues desde las llamadas “enanas” con 10.000 millones de ellas, hasta las gigantes, con 10 ¡billones de estrellas! (según datos de la NASA del último trimestre de 2009) o lo que es lo mismo, un 10 seguido por doce ceros, estaríamos hablando de algo prácticamente inalcanzable para la mente humana; pero sumémosle a ello, el hecho que según una última estimación hecha en Enero del 2005, se calcula que el número de galaxias existentes en el universo se cifra en ¡500.000.000.000! (500 mil millones)…… y eso solo hasta dónde el hombre ha podido observar con sus modernos instrumentos. Entonces y si todo esto es obra de nuestro Creador ¿cómo puñetas se puede ser tan cretino, para decir que tan Excelso y Poderoso Señor, el Soberano sobre este infinito Universo e inmensurable por el ser humano, Jehová Dios…… morará “en la tierra” con nosotros y “podremos” contemplar su rostro?

Pero si ello no resulta ser así ¿qué se nos quiere decir entonces en Rev. 21:3, con que Dios “residirá” y estará “con” nosotros en el reino de Dios? Pues que sencillamente la “imagen exacta” de Dios que es Su Hijo Jesucristo, es la que morará en la tierra en Su representación y que es de lo único que se nos habla en las Escrituras, cuando se nos dice que este es el que volverá a la tierra y no que será Jehová Dios el que lo haga…… porque al igual que Jesucristo es la “imagen” de Dios y por volver al asunto que teníamos entre manos, en contraposición el “anticristo” será la “imagen” de Satanás aquí en la tierra en los últimos días.

Y partiendo de la base que en este asunto, aún hay mucha tela que cortar y mucho más se podría argumentar al respecto, creemos que lo dicho es suficiente para que se hagan una idea de nuestro planteamiento y que podríamos resumir de la siguiente manera: la “bestia” de siete cabezas significa el nuevo gobierno mundial dirigido por Satanás; la “bestia” de los dos cuernos de cordero, el sistema religioso mundial que acudirá en su ayuda; el “anticristo” es la “imagen de la bestia” y que teledirigido o “poseído” por Satanás, como dicen algunos y extremo que no discutimos, en todo caso pasa a representar a este y su proyecto de gobierno mundial en calidad de “imagen” o vocero…… y ya para finalizar, la “marca de la bestia” tiene que ver con actitudes o comportamientos que serán los que señalaran a uno como apoyador de dicho gobierno mundial y por extensión, de su promotor Satanás, o por el contrario, como apoyador del reino de Dios. Ya a partir de ahí, que cada uno haga su propia investigación y vaya añadiendo o quitando, según sea el caso, a lo que nosotros acabamos de exponer…… y ya saben: se aceptan sugerencias.

MABEL

TANTO MONTA, MONTA TANTO……

Posted in Uncategorized with tags on 07/02/2013 by Armando López Golart

tanto%20monta_editora_4_49Palabras las citadas que en el siglo XV figuraban en el escudo de armas de los Reyes Católicos en España y en su sello real y con el que autentificaban sus documentos reales y frase que completada siglos después, decía lo siguiente: “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”; la primera, reina de Castilla y el segundo, Fernando rey de Aragón y después de su matrimonio, promotores de la unidad de España y lema o divisa con la que señalaban el poder compartido que se concedieron en sus respectivos reinos y posteriormente en toda la España unida: tanto daba quien de ellos firmara un documento, pues la firma de uno de los dos equivalía a la autoridad de ambos, pues así se había establecido por real decreto.

¿Y a qué viene eso ahora, quizás se estará preguntando ustedes, con esa lección de historia hispánica? Pues viene a cuento de un correo que hemos recibido en este blog, en relación al escrito que momentos antes habíamos había dirigido a Apologista Mario Olcese, bajo el título “D. Mario Olcese…… y sus “análisis a fondo” ” y siendo el caso que el autor de dicho correo, hace la siguiente valoración del artículo en cuestión; correo que como tenemos por costumbre en este blog, transcribimos sin retoque alguno:

Lamentable por cierto lo que está sucediendo entre dos bloguistas. La Biblia habla por sí misma sobre quiénes reinaran con Cristo y quiénes serán los súbditos, quiénes son el rebaño pequeño y quiénes sera las otras ovejas. Quiénes han nacido del agua y del espíritu y quiénes no., a quienes le quitaron el Reino y a quienes se lo dieron, quiénes son el Israel natural y quiénes son el Israel de Dios. Donde estaba la Jerusalen terrenal y de donde viene la Nueva Jerusalen.. Hay cosas que son simbólicas y hay cosas que son literales, el contexto y la buena fe nos ayudan a obtener entendimiento y sabiduria.” (Negritas nuestras).

Bien; y después de tan estimulador y moralizante comentario, que en nada compromete a dicho caballero y que nada aporta al tema de fondo, pero que le permite quedar como un rey y como el bueno de la película, pues tal parece que se coloca muy por encima de la “lamentable” actitud de “los dos blogueros” en cuestión y que como ya nos mencionó en cierta ocasión y citándonos de 2 Tim. 2:23, solo conduce al envolverse en “cuestiones necias e ignorantes” que solo conducen a peleas y con lo que le estaríamos haciendo el “caldo gordo” a Satanás, con tantos “dimes y diretes”…… y punto de vista el suyo, tan respetable como pueda ser el nuestro, pero que nada tiene que ver con la realidad de lo que nos estamos jugando; por ello nos permítannos nosotros señalarle a dicho caballero, lo que sí nos parece verdaderamente lamentable:

Nos parece lamentable esta igualación que ha establecido entre ambos “blogueros” y metiendo a los dos en el mismo saco, sin siquiera intentar razonar sobre cuál de los dos expone lo correcto del registro escrito y en consecuencia defendiendo, no solo el contenido estricto de la Palabra de Dios, sino a aquellas personas que teniendo escasos conocimientos bíblicos, pero proclives a creer en Dios y sus propósitos para con la humanidad, son engañadas continuamente por esa chusma de supuestos “ungidos” y sobre todo “falsos maestros” (2 Ped. 2:1) que pululan por ahí y de los que Pedro (en última instancia Jehová) afirmó que su fin último es el “introducir calladamente sectas destructivas” y con lo cual, no estaríamos hablando de ninguna broma.

Pero lo que nos parece también muy lamentable, que no entienda el autor de dicho correo que esos principios que expone en el mismo y que son por los que en este blog apostamos, son precisamente los que intenta desbaratar Satanás, por medio de sus agentes terrestres y tal como nos recuerda Pablo:

Ahora, si las buenas nuevas que declaramos están de hecho veladas, están veladas entre los que están pereciendo, 4 entre quienes el dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes de los incrédulos, para que no pase a ellos la iluminación de las gloriosas buenas nuevas acerca del Cristo, que es la imagen de Dios.” (2 Cor. 4:3-4).

Y como es obvio, la forma de conseguir dicho propósito es por medio de la religión falsa o la adulteración de la Palabra de Dios, a cargo de cualquiera que se preste a ello, bien sea por acción (aquellas personas a las que nosotros denunciamos) o bien sea por omisión, como obviamente es el caso que le aplica al remitente de dicho correo; porque puesto que nos consta que tiene mucho conocimiento de la Palabra de Dios (ser TJ por muchos años, la mayoría de ellos sirviendo de anciano, algo tiene que haberle enseñado), no puede permanecer “viendo los toros de la barrera”, sino que tiene que involucrarse a favor del que según su personal criterio pueda estar manejando “la palabra de la verdad correctamente” (2 Tim. 2:15) en beneficio de aquellos que sinceramente deseen conocerla y así evitará dicho caballero, el tener “que avergonzarse” ante su Creador, por no haber contribuido en su momento a establecer la verdad, apoyando claramente a aquellos que la dicen y sean quienes sean.

Por lo que nos parece lamentabilísimo también, que en lugar de usar sus conocimientos (que los tiene) y el blog que acaba de crear para acudir en socorro de aquellos que nos batimos el cobre en defensa de la “saludable enseñanza” proveniente de Jehová en contra de tanto desaprensivo que anda suelto por ahí, engañando al personal, se olvide del consejo que Pablo dio en el siguiente pasaje:

“……. que se adhiera firmemente a la fiel palabra en lo que toca a su arte de enseñar, para que pueda exhortar por la enseñanza que es saludable y también censurar a los que contradicen.” (Tito 1:9).

Y por último, nos parece lamentable el hecho que se olvide de algunos textos que son fundamentales para los que más o menos hemos sido bendecidos por Jehová para entender Su Palabra y solo con el propósito de defenderla de tanto falsario que anda suelto por ahí, como podría ser el siguiente:

Pónganse la armadura completa que proviene de Dios para que puedan estar firmes contra las maquinaciones del Diablo; 12 porque tenemos una lucha, no contra sangre y carne, sino contra los gobiernos, contra las autoridades, contra los gobernantes mundiales de esta oscuridad, contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales.” (Efe. 6:11-12).

Y “fuerzas espirituales inicuas” que tienen a sus agentes terrestres en esos que imparten falsas doctrinas, trátese de organizaciones religiosas u otros que van por libre y que aprovechando la oportunidad que les brinda Internet, tergiversan la Palabra de Dios hasta el extremo…… y contra los que tenemos que luchar, tal como Pablo se pasó luchando con ellos casi todo su ministerio; luego nuestro amable comunicante y con su actitud contemplativa sobre el asunto y sin decantarse por ningún lado, está cayendo en el error que nos señala el libro de Proverbios:

Cualquiera que pronuncia justo al inicuo y cualquiera que pronuncia inicuo al justo…… aun ambos son cosa detestable a Jehová.” (Prov. 17:15).

Pues esto es, ni más ni menos, lo que resulta de meter a ambos contendientes en un mismo saco, cuando el caso es que dicen cosas diametralmente opuestas…… por lo que desde este blog, continuaremos haciendo en conciencia aquello que entendemos correcto hacer en defensa de la verdad contenida en las Escrituras y que es el tomar acción, desenmascarando a los falsos maestros y sus engañosas enseñanzas, para que ello redunde en la difusión de la “enseñanza saludable” de los verdaderos propósitos de nuestro Creador para con Su creación obediente (Hech. 3:20-21); y ya el tiempo dará o quitará razones.

MABEL

D. MARIO OLCESE…… Y SUS “ANÁLISIS A FONDO”.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 05/02/2013 by Armando López Golart

pizarraY es que hace unos días, Sr. Olcese, usted publicó en su página en YouTube el video/artículo “Algo que no se dice de los 144,000 sellados de manera contundente”, como respuesta inmediata al que en este blog se había publicado solo unas horas antes (eso es rapidez y lo demás son “gaitas”) bajo el título “El problema de los 144.000…… y las doce tribus de Israel” (01/01/13)…… pero dirigiendo dicha respuesta a los TJ y no directamente a este que suscribe (Armando López Golart) y que es quién lo había publicado; y ello en una clara muestra de poseer un elevado instinto de conservación, pues como tanta veces he dicho, usted me teme más que a un “nublao”. Pero resulta que su subconsciente le ha traicionado, pues al minuto 10 de grabación, se refiere a que “solo un hombre que no conoce la Biblia puede sostener semejante patraña, pues hay uno que todavía continúa con esa “cantaleta” o cuento con el que está engañando a muchos”…… y en llegando ahí, pues “con la iglesia hemos “topao” amigo Sancho” como diría D. Quijote, pues me doy por enterado de que me acaba de llamar mentiroso y señalándome casi, como un peligro público número uno ¡y hasta ahí podríamos llegar! Y es que me reconocerá usted, Sr. Olcese, que hay que tener “moral”, eso es, muy poca vergüenza para decir que yo estoy “engañando” al personal, después de lo que “ha caído” y por lo que me permito recordarle un “pequeño” episodio del que usted parece se quiere olvidar, pero que yo no se lo voy a permitir.

Porque claro, resulta que ese uno “que no conoce de la Biblia” u séase aquí “el menda”, le dio sopas con honda al obligarle a usted y que no nos ha dado precisamente muestras de ser un “genio” de la interpretación bíblica, a reconocer su error mantenido por espacio de dos años (¡ni más ni menos!) y ahí está la hemeroteca para confirmarlo, sobre el “asuntillo” ese de los “millones, miles de millones” que supuestamente tenían que reinar con Cristo…… pero veamos cómo fue la historia y para ello, empezaré por recordarle lo que me respondía usted en el artículo “Preguntas de mis lectores hispanos, ávidos por aprender” (15/05/12) a una determinada pregunta que le formulé en un artículo anterior acerca de dicho tema y respuesta en la que, acorde con su innato estilo, mintió descaradamente; esta es la pregunta:

¿Reconoce D. Mario, efectivamente, haberse equivocado en el tema de los “millones, miles de millones” que tenían que reinar con Cristo?

Y eso es lo que usted me respondió, saliéndose por “los cerros de Úbeda” y metiendo de por medio a un personaje del que yo ni por asomo le había mencionado, encima cargándole con el “mochuelo” de su error y personaje muerto hacía ya muchísimos años, el Sr. Joseph Franklin Rutherford, en su momento presidente de la Sociedad Wathtower:

El Sr. Rutherford sostenía que millones que ahora viven (en la década de los 20’s) jamás morirían, porque el Armagedón supuestamente ocurriría en 1925, profecía que por cierto nunca se cumplió. El que se equivocó fue Rutherford, no yo. Además, Rutherford jamás creyó que millones reinarían con Cristo sino 144,000 personas y punto. Además, yo no dije jamás que miles de millones reinarían con Cristo, pero tampoco lo limité a 144,000 personas como lo sostienen los Testigos de Jehová y algunos de sus simpatizantes que aún tienen su corazoncito puesto en la organización.” (Negritas mías).

Luego si el Sr. Rutherford, “jamás creyó” en semejante salvajada, queda claro que aun siendo TJ y para tanto como los critica, tenía mucho más entendimiento bíblico que usted, que la estuvo defendiendo por espacio de dos años. Pero no obstante, eso que tiene publicado en el artículo señalado (como ve, servidor tiene por costumbre probar siempre lo que dice…… no como usted), estaría muy bien y hasta nos lo podríamos creer, si no fuera porque en su artículo del 03/02/09 (reeditado en posteriores ocasiones en otros blogs) titulado “El Milenio de Jesucristo: ¡Lo que el Señor tiene reservado para Ud. y su familia!” y en la primera mitad de su párrafo nueve, usted afirmaba esto:

¡Jesús entonces regirá y reinará en persona, y nosotros le ayudaremos y regiremos y reinaremos con él! ¡Reinará de punta a punta, y nosotros, Sus hijos, ya no seremos la pobre minoría perseguida que somos hoy en día! ¡En compañía de los cristianos de todos los siglos, que habrán resucitado, seremos millones, miles de millones, y gobernaremos junto a Jesús a la gente buena que haya sobrevivido.” (Negritas mías).”

Por lo que queda palmariamente probado, que usted sí dijo, sí publicó y sí mantuvo por espacio de dos años como mínimo semejante burrada, aunque con increíble descaro y con una cara de cemento armado que no tiene parangón, lo negó posteriormente tal como hemos podido leer…… y en una muestra más de su ignorancia supina del contenido escritural, del que no es más que un analfabeto integral y si no lo es más, es porque no se entrena y por no mencionar su congénita tendencia a la mentira, pues de lo contrario se aseguraría más de lo que publica. Porque veamos lo que nos reconocía en un posterior video/artículo titulado “Llamados a ser príncipes en el reino de Dios” (04/01/12) y en el que en tono jocoso y burlesco (recuérdelo) se dirigía a mí persona; y me permito llamarle la atención sobre el hecho de que en ese video/artículo, usted me estaba respondiendo al que un día antes (03/01/12) yo le había dirigido, bajo el título “La respuesta del detractor” y en el que yo iniciaba el cuarto párrafo del mismo, con la siguiente afirmación:

Pero es que además, el Sr. Olcese cuantifica esa masa resultante de reyes gobernantes asociados con Cristo, en “millones, miles de millones”…… y se queda tan ancho el hombre, ante semejante despropósito…”

Y usted en esa ocasión, como en tantas otras ocasiones anteriores por espacio de dos años y ante mi directa alusión, no negó ser el autor de semejante afirmación, sino que en un implícito reconocimiento de que la admitía como propia, dijo lo siguiente:

“……por otro lado, el hecho que parezca irrazonable que haya tantos gobernantes en el mundo…… digamos millones y millones…… yo no sé si es así y habrá millones, millones y millones…” (Minuto 10’58 de grabación en adelante).

Pero dando por buena (¡generoso que es uno, oiga!) la sorprendente afirmación en el sentido que usted no sabía si ello era así, después de haber estado enseñando por dos años semejante disparate, lo acaba de “arreglar” y en el colmo de los colmos, con lo que dice solo un poco más adelante en el citado video/artículo:

“…… ¿serán millones, millones, millones y millones?…… no lo dice la Biblia…” (Minuto 16’45 de grabación en adelante.”

Luego si esto es así, Sr. Olcese y según propia afirmación, que usted por un lado no sabía lo cierto de dicha cantidad de “millones, miles de millones” como gobernantes con Cristo, pero sí sabía que la Biblia, por otro lado, no dice nada de esto ¿por qué lo publicó entonces?…… y lo que es más ¿por qué durante casi dos años, estuvo rebatiendo mi afirmación en el sentido de que tal planteamiento era incorrecto y consecuentemente, mintiendo a sus lectores? ¿Quién en este caso, era el que demostró tener verdadero conocimiento bíblico y como mínimo, por espacio de dos años consecutivos: usted o yo?

¿Recuerda eso Sr. Olcese? Tendría que recordarlo porque ahí le demuestro el escaso conocimiento que tiene usted de la Biblia y que además de mentiroso es un desvergonzado, pues aún hoy estamos esperando que pida excusas públicamente por el engaño al que sometió por espacio de dos años (¡ahí es nada!), a la manera de los TJ con su grey y que usted tanto critica, a esos millones que según usted asegura, le leen y ven sus videos…… pero como resulta que a su entender el que no conoce la Biblia soy yo, me permito (“atrevidillo” que es uno) el desafiarle públicamente a que nos haga “un análisis a fondo”, por ejemplo, del Sal. 45:16 (es la segunda vez que se lo pido) y que me demuestre que dicho pasaje no apoya mi planteamiento en el sentido de que los notables del AT no pueden de ninguna manera, reinar con Cristo en el reino de Dios…… porque recuerde que el pasado día 13 de Enero del año en curso, en su video/artículo “La Watchrower dice: Abraham, David y los profetas, no reinarán con Cristo”, usted dijo y dirigiéndose a un servidor, tanto como esto:

El verso usado frecuente en el Salmo 45:16, no prueba en modo alguno que estos tienen un destino diferente a la iglesia cuando se analiza a fondo.” (Negritas mías).

Y aunque yo le solicité en ese momento que hiciera dicho “análisis a fondo” y me contara el resultado, pues entiendo que las cosas no solo hay que decirlas, sino probarlas y como es costumbre en mí (no en usted), aún es el momento en que se haya atrevido a ello; obviamente, porque no tiene ni puñetera idea de lo que se lleva entre manos, o es que está “zumbao” perdido…… y dados los episodios de los sombreros, unos encima de los otros ¡pues que quiere usted que le diga, oiga!, pero buena “pinta”, aquello que se dice buena “pinta”, no tiene la cosa. Sin embargo y puesto que así parece estar la situación, volvamos a su artículo señalado al inicio de este escrito y publicado en YouTube el 01/02/13 y en donde usted asevera acerca de los 144.000 que no se dice de ellos en ningún sitio de las Escrituras, que sean estos los que tienen que reinar con Cristo en el reino de Dios (minuto 2’35 de grabación); entonces, le emplazo a que “analice a fondo” el siguiente planteamiento que le formulo y públicamente me lo rebata…… pero a mí, no a los TJ.

Porque cuando leemos con la debida atención (algo que usted no hace, por supuesto) el pasaje de Rev. 14:1 y lo analizamos a la luz del contexto escritural, nos encontramos con una afirmación rotunda en el sentido de que sí son esos 144.000 los únicos que reinarán con Cristo en su reino; porque de acuerdo que la Biblia no nos diga nada acerca de “millones, miles de millones” de gobernantes con Cristo, pero lo que está claro y puesto que estamos hablando de una “revelación” o “un poner al descubierto algo que estaba oculto” y que es la idea que transmite el término original griego para ese libro “a·po·ká·ly·psis”, es que se nos tendría que hablar del número concreto de aquellos que tendrán esa comisión; máxime cuando estamos hablando de uno de los aspectos fundamentales del reino de Dios, pues estamos hablando de aquellos que tienen que presidirlo junto al Hijo de Dios y cuando dicha Revelación fue dada, precisamente, para “para mostrar a sus esclavos las cosas que tienen que suceder dentro de poco” (Rev. 1:1)…… entonces no solo se nos tiene que hablar de eso, sino también de aquellos que serán súbditos del mismo, pues de lo contrario ¿de qué nos serviría dicha revelación, Sr. Olcese?; pero veamos el pasaje en cuestión:

Y vi y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.”

Luego lo que estaba viendo en ese momento y en una visión el apóstol Juan, dada por el propio Jesucristo a través de su ángel, era el cumplimiento por adelantado de las proféticas palabras del Sal. 2:2-6 y en donde leemos lo siguiente:

Los reyes de la tierra toman su posición y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido 3 y dicen: “¡Rompamos sus ataduras y echemos de nosotros sus cuerdas!”. 4 El Mismísimo que se sienta en los cielos se reirá; Jehová mismo hará escarnio de ellos. 5 En aquel tiempo les hablará en su cólera y en su ardiente desagrado los perturbará, 6 diciendo: “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”.

Pero si en la visión de Juan se nos muestra el momento en que es instalado como rey sobre Sión el Hijo de Dios, Jesucristo ¿quiénes son entonces, esos que en ese momento ocupan un lugar a su lado sobre este monte Sión, sino aquellos que le acompañan en su reinar y cuyo número está exento de cualquier duda, eso es, 144.000 miembros, pues esa es la cantidad de sus acompañantes en ese decisivo momento y según Rev. 14:1?…… no olvidemos que el Monte Sión, es el símbolo por excelencia de la gobernación divina sobre el ser humano y en donde siempre estuvo el “trono de Jehová” (1 Crón. 29:23); y de ahí, que Este lo identifique como “mi santa montaña”. Por lo que yo afirmo y contrario a lo que usted asegura sin fundamento alguno, que sí se nos dice y de forma categórica además, que solo esos 144.000 “sellados” (no se le olvide ese “pequeño” detalle, pues la “gran muchedumbre” no es “sellada”, a diferencia de esos 144.000) son los que reinarán con Cristo en el milenio y que usted, D. Mario, no puede probar lo contrario, pues solo habla, habla y habla, pero no saca textos que prueben su afirmación…… y que para uno que saca, el de Rev. 14:4, no solo lo lee mal y no lo entiende, sino que el mismo contribuye a darme la razón a mí, pues allí se nos dice que solo esos 144.000 son los “comprados” o “redimidos” de entre la humanidad, luego lo que entendido por pasiva y en un ejercicio de razonamiento lógico, significa que el resto de la humanidad, no entra a formar parte de ese grupo o proyecto divino. Y que además, como detalle adicional de que eso es así como yo se lo afirmo, tenemos lo que se nos dice en los dos versículos anteriores, eso es, el 2 y el 3 y en versión de la Reina Valera Contemporánea:

Entonces oí una voz que venía del cielo, semejante al estruendo de un poderoso caudal de agua, y al sonido de un fuerte trueno. La voz que oí parecía ser la de arpistas que tocaban sus arpas. 3 Estaban (dichos arpistas) ante el trono, delante de los cuatro seres vivientes y de los ancianos, y cantaban un cántico nuevo, que nadie más podía aprender sino los ciento cuarenta y cuatro mil que habían sido redimidos de la tierra.” (Acotación mía).

Entonces queda claro que el resto de mortales no podían aprender dicho cántico, por lo que es obvio y como entendería el tonto del pueblo (usted come aparte, amigo Olcese), que no podían pertenecer a dicho grupo, tal como yo afirmo y basándome tan solo en lo que nos dice Jehová en Su Palabra; luego háganos usted un “análisis a fondo” del tema en cuestión y a ver que nos saca en claro…… ¡pero hágalo, hombre!

Por otra parte, también me gustaría que iluminara mi oscurecida mente (ya sabe, por aquello de enseñar al que “no sabe”) con un “análisis a fondo” sobre otro asunto y que tiene que ver con el hecho que usted niega la afirmación de los TJ y que yo, contrario a usted sí comparto y siempre a tenor del registro escritural, en el sentido de que esos 144.000 o en su defecto, aquellos que con Cristo reinarán, conformarían lo que se conoce como un Israel “espiritual” (minuto 3 de grabación); y puesto que lógicamente no estoy de acuerdo con dicha negativa, me gustaría que me explicara y después de “analizarlo a fondo”, cómo habría que entender entonces, lo que nos dijo Pablo en los siguientes pasajes:

Rom. 8:28-29: “Porque no es judío el que lo es por fuera, ni es la circuncisión la que está afuera en la carne. 29 Más bien, es judío el que lo es por dentro y su circuncisión es la del corazón por espíritu (luego estaríamos hablando de algo espiritual) y no por un código escrito. La alabanza de ese viene, no de los hombres, sino de Dios.” (Acotación mía).

Rom. 9:6: “Sin embargo, no es como si la palabra de Dios hubiera fallado. Porque no todos los que provienen de Israel son realmente “Israel”.”

Gál. 6:16: “Y a todos los que hayan de andar ordenadamente por esta regla de conducta, sobre ellos haya paz y misericordia, sí, sobre el Israel de Dios.”

Porque recuerde, Sr. Olcese, el “pequeño” detalle que Jehová Dios años antes había roto su pacto con el Israel natural y establecido otro pacto, con “una nación” que diera los frutos exigidos, según palabras de Jesús:

Por eso les digo: El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos.” (Mat. 21:43).

Luego si Jehová había tomado la decisión de quitar del Israel natural el acceso al reino como reyes y sacerdotes debido al rechazo y posterior asesinato de Su Hijo Jesús ¿cómo podría estar hablando Pablo del Israel natural, al mencionar del “Israel de Dios” y que obviamente, solo podía ser la “una nación” de la que se nos habla en dicho pasaje y distinta por tanto del Israel natural? Recuerde el claro contraste que Pablo establece en Rom. 9:6 y que hemos leído, entre el Israel natural y el otro “Israel” y que solo se puede entender desde una dimensión “espiritual”, siempre a tenor de las siguientes palabras:

Sin embargo, si algunas de las ramas fueron desgajadas, pero tú, aunque eres acebuche, fuiste injertado entre ellas y llegaste a ser partícipe de la raíz de grosura del olivo, 18 no te alboroces en triunfo sobre las ramas. Pero, si te alborozas en triunfo sobre ellas, no eres tú quien soporta la raíz, sino la raíz a ti. 19 Dirás, pues: “Algunas ramas fueron desgajadas para que yo fuera injertado”. 20 ¡Está bien! Por su falta de fe fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. Cesa de tener ideas encumbradas; antes bien, teme. 21 Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco te perdonará a ti.” (Rom. 11:17-21).

Lo que aquí tenemos es que Pablo representa al Israel natural como un simbólico olivo, en el que son injertadas ramas que no son del mismo olivo, eso es, no son israelitas naturales sino “gentiles” o “gente de las naciones”, por lo que razonablemente y puesto que ha habido un mezclar de unos con otros, ya no podríamos estar hablando de un Israel puro o natural, sino de otra cosa y que solo puede ser un “nuevo” Israel y este ya sí aceptado por Dios, lo que solo puede significar que estamos hablando de algo en sentido “espiritual”, a tenor de lo leído en Rom. 8: 28-29 …… a menos, eso sí y que tratándose de usted, cualquier cosa se puede esperar, que dos y dos hayan dejado de ser cuatro. Pero es que el mismo argumento señalado nos valdría para las palabras de Sant. 1:1-4:

Santiago, esclavo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están esparcidas por todas partes: ¡Saludos! 2 Considérenlo todo gozo, mis hermanos, cuando se encuentren en diversas pruebas, 3 puesto que ustedes saben que esta cualidad probada de su fe obra aguante. 4 Pero que el aguante tenga completa su obra, para que sean completos y sanos en todo respecto, sin tener deficiencia en nada.”

Porque ¿cómo podría Santiago dirigirse a las doce tribus del Israel natural (que por otra parte, diez de ellas ya no existían como tales), llamándoles “hermanos” si dichas tribus como un todo, eso es, el Israel natural, había sido repudiado por Dios y apartado por tanto, del acceso a la gobernación del reino (Mat. 21:43)? Luego espero, Sr. Olcese que nos haga un “análisis a fondo” y nos aclare a que pueblo o nación en concreto, hacían referencia en sus palabras, tanto Pablo como Santiago, partiendo de la base y como ha quedado claro, que no podríamos estar hablando del Israel natural, pues este había sido rechazado por Dios…… y que continúa aún rechazado por Este, pues a día de hoy siguen sin reconocer a Jesucristo como el Mesías prometido; a menos, eso sí, que le llevaran la contraria a Jehová, como usted hace continuamente.

Por otra parte, usted nos menciona de Rev. 20:4 y se hace a sí mismo la pregunta de si se refiere dicho pasaje a los 144.000, resolviéndola con un rotundo ¡no!…… y algo que ¡mire por donde! me recuerda a los “millones, miles de millones” que en su momento usted afirmaba como una “enseñanza” verdadera; pero leamos el texto y veamos si eso es así como usted nos lo afirma:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.”

Según usted, ahí de ninguna manera se hace referencia a los 144.000, sino solo se alude a aquellos que recibieron poder para “juzgar”, a aquellos que fueron “decapitados” y a aquellos que no habiendo adorado a la bestia ni a su imagen, no había “recibido” su marca y por ello pasaron a reinar con Cristo; dicho lo cual, permítame una pregunta ¿y a quiénes identifican dichas características por usted señaladas? Pues teniendo en cuenta que es a los apóstoles a quiénes les fue hecha la promesa de que se sentarían en tronos para juzgar (Mat. 19:28), fueron probados hasta la muerte y no recibieron la marca de la bestia, luego obviamente forman parte del grupo de los 144.000 que han de reinar con Cristo y algo que no se puede dudar (Rev. 21:14), estaríamos identificando con las características que usted nos da y sin lugar a duda alguna, sencillamente al grupo de los 144.000 y con lo que de nuevo nos encontramos ante uno de sus aberrantes y disparatados razonamientos, en un claro intento por llevar la contraria, pues no solo no sabe ni de lo que habla, sino que ni su orgullo, ni su altanería le permiten reconocer la posibilidad de que esté equivocado y que “alguien” que sepa más que usted (y no me refiero a mí persona), le pueda corregir.

Si a ello le sumamos y como ya hemos considerado, lo que leemos en Rev. 14:1 en el sentido que cuando Jesucristo es colocado como rey sobre Sión por su Padre Celestial y en armonía con el Sal. 2:6, vemos a 144.000 individuos a su lado, solo podemos entender que en Rev. 20:4 y lejos de la nueva burrada que usted nos suelta (porque hay que ser borrico para hacer semejante interpretación), solo se puede hacer referencia específica a esos 144.000 personajes…… luego otra vez más, usted se ha equivocado en su afirmación, porque repito, no tiene ni puñetera idea de lo que habla y por lo que solo plantea argumentos esperpénticos e incomprensibles para una mente medianamente amueblada. Y claro que son mártires, pues eso es lo que significa el que hayan sido “degollados” o “decapitados” y expresiones que bíblicamente solo significan, el haber sufrido una muerte de sacrificio en defensa de la fe de uno, prescindiendo del instrumento usado para dar muerte y no lo que absurdamente nos dice usted, en el sentido que solo aquellos que hayan sido específicamente “decapitados” pueden reinar con Jesucristo…… pues de lo contrario y de ser como usted disparatadamente nos dice, resultaría que Jesucristo no podría reinar en el milenio porque no murió decapitado, sino crucificado; y en cuanto a lo del apóstol Juan, tiene usted toda la información sobre el caso, en mi artículo “¿Y qué hay del apóstol Juan?” (08/10/11) y de la que en su momento, recuérdelo, fue incapaz de rebatir dicho planteamiento…… como lo es ahora, claro. Por tanto, le exijo un “análisis a fondo” de lo planteado (recuerde que usted me ha llamado mentiroso) y no una simple declaración sin prueba alguna de aquello que a usted le parece, como si su opinión fuera palabra de Dios…… o al menos, que se calle y deje de enredar y hacer el ridículo; ya con lo de los sombreros ha habido suficiente ¿no cree?

Pero ya puesto, permítame hacer referencia al hecho que usted nos afirma que los 144.000 no son los únicos que reinarán con Cristo, por lo que le hago una pregunta ¿de cuántos grupos de personas se nos habla en la Revelación, que entren al reino de Dios? Hasta dónde yo sé y sé más que usted (la duda ofendería), solo se nos habla de los 144.000 por un lado y de la “gran muchedumbre” por el otro…… y pare de contar. Y si por otra parte, tenemos en cuenta que estos últimos sobreviven a la “gran tribulación” y por lo que pasan con vida al reino de Dios, luego no han muerto y “pequeño detalle” que les impide participar de cualquier resurrección, cuanto menos de esa “primera” mencionada en Rev. 20:6…… resulta que dichos sobrevivientes no pueden reinar con Cristo; pero veamos cómo nos explica eso el pasaje en cuestión:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.”

Luego está claro como el agua que los que gobiernan con Jesucristo en inmortalidad, pues eso es lo que significa el que la muerte segunda no tenga “autoridad” sobre ellos y en calidad de reyes y sacerdotes, son “estos” que participan de dicha primera resurrección…… luego como la “gran muchedumbre” sobreviviente de la “gran tribulación” (Rev. 7:9; 14), pasa con vida al reino, no pueden sus miembros participar de resurrección alguna; y lo que solo puede significar, contrario a lo que usted absurda y disparatadamente afirma, que los únicos que pueden reinar con Cristo son los 144.000; luego háganos un “análisis a fondo” del asunto y a ver que saca en claro…… pero de cuando en cuando, ponga un texto bíblico que apoye su argumento y si puede ser, que no esté sacado de contexto.

Por otra parte, usted afirma temerariamente que de Rev. 20:4 se desprende que si bien en dicho pasaje se “incluyen” a los que fueron decapitados, ello no significa que no haya otros muchos que también reinarán con ellos, por lo que yo le pregunto ¿me puede decir quiénes son esos otros? Porque lo que leemos en dicho pasaje y que ya hemos considerado, es que en esa escena Juan solo ve a las almas de lo que había sido degollados o decapitados por hablar de Jesucristo y a nadie más…… aparte del hecho ya mencionado, que al reino de Dios solo acceden en su inicio, los 144.000 como reyes y los sobrevivientes de la “gran tribulación” como súbditos (pues ya hemos dado las razones por las que no pueden reinar con Cristo) y nadie más, al menos según las Escrituras; pero para más claridad, veamos ahora como se vierte dicho pasaje de Rev. 20:4, en la versión de la Traducción en lenguaje actual  y que dice así:

Luego vi unos tronos y en esos tronos estaban sentados los que habían sido asesinados (no otros) por mantenerse fieles a la enseñanza de Jesús y al mensaje de Dios. Ellos no habían adorado al monstruo ni a su estatua, ni se habían dejado poner su marca en la frente ni en las manos. Ellos volvieron a vivir y Dios les dio tronos para que gobernaran con el Mesías durante mil años.” (Acotación mía).

Entonces la cosa está clara y una vez más queda demostrado, que usted, Sr. Olcese, es una total calamidad que no sabe ni de lo que está hablando, pues no tiene ni la más remota idea de lo que dicen las Escrituras…… de lo contrario “analice a fondo” las cuestiones que le planteo y denos una respuesta basada en textos bíblicos y no en meras especulaciones personales, a cual más disparatada; y para que no se confunda, ahí le dejo un resumen de lo que tiene que “analizar a fondo” y respondernos…… si es capaz de ello, claro:

1º El significado concreto del Sal. 45:16.

2º Lo que se nos representa y la idea que se nos transmite en Rev. 14:1, a la luz del Sal. 2:6.

3º Si Jehová había rechazado al Israel natural del acceso al reino, según Mat. 21:43 ¿a cuál Israel se refería Pablo en Gál. 6:16, cuando habló del “Israel de Dios”?

4º Si la “gran muchedumbre” de Rev. 7:9 no muere, sino que sobrevive a la “gran tribulación”, por lo que pasa con vida al nuevo orden o reino de Dios y por lo tanto, no puede participar de la primera resurrección de Rev. 20:6 y que es la que da la inmortalidad, así como el derecho a reinar con Cristo ¿cómo puede ser que pasen a reinar con este? ¿O es que Jehová se equivocó al transmitirle la revelación a Jesucristo, o que este no estuvo muy fino al pasarla a su ángel, o que dicho ángel no era el más listo de la clase, o que el bueno de Juan no se enteró de lo que le decían…… ¡ya sabe usted, la edad y todas esas cosas!?

5º Y ya por último, aclárenos de cuántos grupos de personas se nos habla en Rev. 7 y que estarán presentes en el reino de Dios, cuando este eche a andar y cuál de los dos, reinará sobre el otro…… pues si hay reyes, bien tiene que haber súbditos y viceversa ¡porque es que ya no queda más personal aparte de los 144.000 y los sobrevivientes de la “gran tribulación” mencionados, después de la batalla final de Armagedón y que da paso de manera inmediata al reino de Dios!…… ¿o sí queda, Sr. Olcese?

Si usted no puede resolvernos estas cuestiones y no podrá pues para ello tendría que desdecirse de todas las barbaridades que nos ha contado hasta ahora (o en su defecto, da la callada por respuesta y que es lo que me barrunto), demostrará una vez más no ser otra cosa que un total ignorante en cuestiones bíblicas, a la par que un inconsciente al jugar de esta manera con los cosas del Altísimo. Y con lo quedará claro además, que lo que se publica en mi blog sí está ajustado a lo que dicen las Escrituras y por lo tanto es fiable, mientras que en el suyo es todo lo contrario, porque no es más que una mentira sobre otra mentira; y recuerde: le he desafiado públicamente a que nos explique los puntos resumidos…… ¡a que no, Sr. Olcese!

Armando López Golart