Archivo para octubre, 2012

USTED…… Y NUESTROS PRIMEROS PADRES, ADÁN Y EVA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 24/10/2012 by Armando López Golart

Y probablemente se empezarán a preguntar ustedes en este momento, con qué nueva “chorrada” les vamos a sorprender esta vez, pues ya nos imaginamos que no tienen demasiada idea de qué relación podría existir entre unos personajes que, si bien es cierto que nos la montaron “parda”, vivieron hace casi 6.000 años y de los que todavía nos acordamos (y no bien precisamente), con nosotros los que actualmente continuamos pululando por este valle de lágrimas. Pero no se preocupen, que aquí unos servidores y hasta hace un momento, estábamos en la misma situación que ustedes, cuando de pronto se nos ha encendido “la bombilla” al relacionar la causa de nuestra actual y más bien lamentable situación (¡para que nos vamos a engañar!), con algo que ellos tuvieron que hacer en su momento y que a juzgar por los resultados obtenidos, no con el acierto deseado: tomar una decisión.

Algo que por otra parte, tampoco es nada del “otro jueves”, es decir, nada que no nos sea familiar, pues nos pasamos la vida tomando “decisiones” ya que ello es consustancial con el ser humano, merced a esa maravilloso don que nos ha sido concedido y que conocemos como “el libre albedrio”, eso es, la capacidad de decidir por nosotros mismos que hacer, o en su defecto qué no hacer, en determinado momento. Y es que todo acto en nuestra vida, tiene que ver con alguna “decisión” previamente tomada en determinado momento, porque a diferencia de cualquier otro animal (recuerde que al ser humano se le llama un “animal racional”, aunque en el apartado de lo de “racional”, quizás en algunos caso existan dudas más que razonables al respecto), nosotros no estamos dirigidos por el instinto, sino por el razonamiento lógico y el sentido común, apoyados estos en nuestros conocimientos o experiencias personales y lo que hace del tomar una decisión, algo bastante complejo…… porque uno podría decidir en un momento dado el saltarse un semáforo en rojo y ¡hombre! que en última instancia también estaríamos hablando una “decisión” (aunque un “pelín” bestia, eso sí) no hay ninguna duda ¿no es cierto?; pero no es a ese tipo de decisiones de las que nos queremos ocupar en este artículo.

Porque de lo que estaríamos hablando aquí, al referirnos a tomar una “decisión”, es de la acción resultante de un razonado análisis sobre unos hechos que demandan una respuesta por nuestra parte, basada en un razonamiento lógico y de sentido común sobre lo que sabemos o conocemos de los hechos a los que hay que dar respuesta, lo que incluiría por supuesto, el evaluar las consecuencias derivadas de dicha respuesta…… detalle que nuestros primeros padres se pasaron por el forro de los pantalones (en el supuesto que llevaran, pues de hecho, nos los muestran siempre muy “despelotaos”) y así nos luce hoy el pelo a todos nosotros, ergo sus descendientes. Entonces la terrible situación actual de la humanidad y ya bromas aparte, es consecuencia directa de algo tan simple como el resultado final de una errónea decisión tomada hace unos 6.000 años atrás y que es el tiempo que las Escrituras fijan para la creación de la primera pareja humana y consecuentemente, del lamentable hecho señalado; luego la pregunta es obvia…… ¿nunca se habían detenido ustedes en pensar en ello? Pues fíjense en cómo fue la cosa: cuando a Eva le fue presentada determinada oferta por parte de Satanás…… pero quizás mejor que lo leamos directamente del registro bíblico:

Ahora bien, la serpiente resultó ser la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que Jehová Dios había hecho. De modo que empezó a decir a la mujer: “¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?”. 2 Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. 3 Pero en cuanto a comer del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: ‘No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran’”. 4 Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Positivamente no morirán. 5 Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”.” (Gén. 3:1-5).

Y Eva tuvo que tomar en ese preciso momento, la decisión más importante de su corta existencia; y ante tamaña expectativa…… ¿se ha preguntado usted en alguna ocasión, que habría hecho de haber estado en su lugar? Obviamente eso no lo sabremos nunca, ni por supuesto lo que habríamos hecho nosotros en semejante situación…… pero lo que sí sabemos, es lo que ella hizo y en armonía con una decisión previamente tomada:

Por consiguiente, la mujer vio que el árbol era bueno para alimento y que a los ojos era algo que anhelar, sí, el árbol era deseable para contemplarlo. De modo que empezó a tomar de su fruto y a comerlo.”

Pero claro, lo que nos falta por saber ahora es cual fue la decisión del “rey de la casa”, u séase Adán (aunque es obvia a la vista de los resultados), cuando a través de su esposa le fue planteada dicha oferta…… pero no especulemos, sino veamos también que nos cuentan las Escrituras, acerca de cómo reaccionó el “zagal” ante tan delicada situación:

Después, dio de este también a su esposo cuando él estuvo con ella y él empezó a comerlo.” (Gén. 3:6).

Entonces Adán, se vio también ante la necesidad de tomar una importante y decisiva decisión (valga la redundancia) y que ya era un poco más “complicadilla”, pues tenía que ver con el tener que escoger entre su esposa Eva…… y Jehová. Porque dada su equivocada decisión, refrendada por el acto material de comer del fruto del árbol prohibido, la mujer se había acarreado la muerte para sí misma, pues la desobediencia significaba la muerte para el transgresor:

Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás.” (Gén. 2:17).

Lo que significaría para Adán, siempre desde su particular percepción de las cosas (el no confió en que su Creador le podía dar otra mujer, mucho mejor que la que tenía en ese momento), el “volver” a quedarse más solo que “la una” en medio de aquel paraíso de ensueño…… y ello y ya tomándonos la cosa con un poco más de seriedad, ciertamente era muy duro de digerir. Porque recordemos que fue el propio Jehová, el que en su momento dijo lo siguiente acerca de la situación de soledad en la que se encontraba Adán, después de ser creado y a pesar da la exuberante creación, tanto vegetal como animal que tenía a su alrededor:

Y Jehová Dios pasó a decir: “No es bueno que el hombre continúe solo. Voy a hacerle una ayudante, como complemento de él”.” (Gén. 2:18).

Luego solo es lógico pensar, en que esa circunstancia mencionada tuvo un peso específico en la decisión tomada por Adán, así como también (habría que suponer y conociendo como conocemos “el percal”), la insistente insistencia y han leído bien, no nos hemos equivocado, de Eva…… empeñada de todas, todas, en que su consorte comiera el fruto del “arbolito” en cuestión.

Y es que si usted es varón y encima está casado, no hace falta que le expliquemos hasta donde llega la “reina de la casa” cuando quiere conseguir algo y que casi siempre suele terminar la cuestión, con el “rey de la ídem” preguntando aquello de: “Entonces cariño…… ¿por cuál barranco has dicho que me tire?…… y no por nada ¡solo para asegurarse uno!; no sea que encima nos equivoquemos de barranco y no se acabe ahí la “fiestecita” que nos ha montado “la niña” para conseguir, obviamente, aquello que pretendía conseguir. Pero ya volviendo a la senda de la seriedad requerida en un caso del calado que estamos tratando (necesidad nos está impuesta, que diría el bueno de Pablo), queda claro que las condiciones que actualmente está sufriendo la humanidad, en todos los órdenes que a ustedes se les ocurran, vienen derivadas de una pésima decisión, que hace casi seis mil años tuvieron que tomar dos personas a nivel individual…… y que afectaron, no solo a ellas, sino también a su descendencia y de la que nosotros formamos parte; y así han quedado reflejadas en el registro escritural, las consecuencias de tan desastrosa decisión:

A la mujer dijo: “Aumentaré en gran manera el dolor de tu preñez; con dolores de parto darás a luz hijos y tu deseo vehemente será por tu esposo y él te dominará” (y algo, si nos permiten el comentario, que probablemente ocurrirá en casa del vecino, porque lo que es en la nuestra…… ¡pues qué quieren que les digamos…! pero continuemos).

17 Y a Adán dijo: “Porque escuchaste la voz de tu esposa y te pusiste a comer del árbol respecto del cual te di este mandato: “No debes comer de él”, maldito está el suelo por tu causa. Con dolor comerás su producto todos los días de tu vida. 18 Y espinos y cardos hará crecer para ti y tienes que comer la vegetación del campo. 19 Con el sudor de tu rostro comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás”.

23 Con eso Jehová Dios lo echó del jardín de Edén para que cultivara el suelo del cual había sido tomado. 24 De modo que expulsó al hombre y al este del jardín de Edén, apostó los querubines y la hoja llameante de una espada que continuamente daba vueltas para guardar el camino al árbol de la vida.” (Gén. 3:16-19; 23-24).

Y eso significó, no solo el ser expulsados de ese maravilloso jardín, sino de la misma presencia de Dios y lo que comportaba además, el ser excluidos de Su familia, lo cual obviamente y como hemos leído, llevaba aparejada la muerte para ambos…… además del hecho que a partir de la errónea decisión tomada y ser apartados de estar bajo la dirección y guía de Jehová, pasaron a estar bajo el dominio de Satanás y por ende su descendencia, con todo lo que ello implicaba y que queda perfectamente reflejado en las lamentables circunstancias en las que hoy nos encontramos, como herederos plenipotenciarios de las consecuencias de tan nefasta elección.

Es cierto también, que uno podría argumentar que en esa decisión tomada hace unos 6.000 años, no tuvimos ni arte ni parte y por lo tanto, no somos responsables del desaguisado que se montó, aunque eso sí, tengamos que sufrir las lógicas consecuencias de ello y algo que, en principio, tal parece ser que no podemos evitar. Pero hete aquí, que desde el mismo momento de producirse el delito o pecado mencionado, eso es, a continuación de la transgresión de nuestros primeros padres, ya nuestro Creador, Jehová para unos, Yahveh para otros y que en todo caso (puesto que no sabemos exactamente como se pronunciaba dicho nombre, en el hebreo original), serían las dos caras de una misma moneda. Pues bien, dicho Creador se propuso los arreglos necesarios para darnos a todos los seres humanos la oportunidad de tomar nuestra propia decisión, respecto del tema que estaba en conflicto en aquél crítico momento (y continúa estándolo en nuestros días) y que no era otro, que el decidir bajo que soberanía uno prefería estar: si bajo la sujeción u obediencia al Creador de todas las cosas, Jehová Dios…… o en su defecto, bajo la de su archienemigo Satanás el Diablo y que es la que escogieron Adán y Eva (y así nos luce el pelo, claro).

Por lo que a todo ser humano y esa es la noticia, de forma individual le será dada la misma oportunidad que tuvieron Adán y Eva, de tomar la decisión más importante de su vida, pues de ella dependerá que uno pueda acceder de nuevo a vivir eternamente y en una tierra convertida en un verdadero paraíso, como era en el caso de nuestros primeros padres, o lo que es lo mismo, a revertir la situación creada por del error de estos…… o por el contrario, ser destruido por la eternidad como ellos lo fueron, debido a no tomar y en un asunto de tamaña importancia, la decisión correcta. Por lo que ya explicado a grosso modo de qué va “la película”, pasemos a contar ahora los pormenores de la misma y que bien podríamos empezar, explicándole al personal bajo la soberanía de quién estamos actualmente y que siendo público y notorio (ahí están los hechos que hablan por sí solos), aún quedan muchos que no se han enterado todavía de qué va dicha historia:

Sabemos que nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo entero yace en el poder del inicuo.” (Juan 5:19).

No olvidemos y para dejar clara esta realidad, eso es, que el mundo actual está gobernado por Satanás, que cuando dicho sujeto tentó a Jesús en el desierto, una de las ofertas que le hizo a este a cambio de que transgrediera de su lealtad a Dios, fue el darle todos los reinos del mundo en posesión porque, según afirmó, a él (Satanás) le pertenecían:

De modo que lo llevó hacia arriba y le mostró todos los reinos de la tierra habitada en un instante de tiempo; 6 y el Diablo le dijo: “Te daré toda esta autoridad y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada y a quien yo quiera se la doy. 7 Por eso, si tú haces un acto de adoración delante de mí, todo será tuyo.” (Luc. 4:5-7).

Obviamente Jesús no aceptó semejante oferta, pero observarán ustedes que tampoco mostró ninguna objeción a la afirmación hecha por Satanás, referente a su dominio sobre todos los reinos de la tierra y cosa que sí habría hecho Jesús, de no ser cierta tal afirmación satánica; no olvidemos que dichas palabras tenían que quedar escritas y podrían llevar al engaño a aquellos que posteriormente las leyéramos, en el caso de no ser las cosas tal como se plantearon…… y situación (la dominación satánica del mundo, por medio de los gobiernos humanos), que se ha mantenido hasta el día de hoy, pues aún estamos a la espera del cumplimiento de Dan. 2:44:

Y en los días de aquellos reyes (nuestros días) el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos (los actuales y sometidos bajo la tutela de Satanás) y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.” (Acotaciones nuestras).

Luego la realidad evidente, es que nos encontramos en una tierra dominada por Satanás a través de sus secuaces, tanto humanos como demoníacos y cuya influencia con relación a aquellos que nos apegamos a las cosas de Dios, en un intento porque desistamos de ello, es insistente en todos sus extremos. Pero como acabamos de mencionar, la cosa está por cambiar y en un futuro inmediato cada persona viva sobre esta tierra, será consultada respecto de bajo cuál dominación quiere vivir: si la del gobierno mundial de hechura humana por aparecer y que ya en las altas esferas se conoce como el “Nuevo Orden Mundial” que supuestamente tiene que resultar en paz y progreso para el ser humano, eso al menos es lo que se nos está “vendiendo”…… o ser súbdito de ese gobierno de procedencia divina del que se nos habla en las Escrituras, que conociéndose como “El Reino de Dios” y del cual nos vino precisamente a anunciar Jesús, es el tema central de las mismas.

Entonces ¿qué hacer ante esta situación? Bueno, ya en este blog se publicó el 3 de Septiembre del año en curso, bajo el título “¿Qué quiso decir Jesús?”, un tema en dónde planteábamos una serie de cuestiones que aclaran cuál debe ser nuestra actitud al respecto y que nos deberían de mover, desde el mismo momento en que entramos en conocimiento del propósito divino mencionado y sin excusa de ningún tipo, a tomar acción para ir fijando de forma clara cuál es nuestra posición al respecto. Pero sin embargo, no es menos cierto que algunas personas nos han objetado en el sentido que, según opinan ellas, puesto que la situación es que aún estamos bajo este sistema actual de cosas y por lo tanto, dado que no podemos sustraernos a dicha realidad, no nos queda más remedio que acoplarnos temporalmente a ella y seguir en esa dirección. Lo que conllevaría, para estar a la altura de las circunstancias y no “distinguirnos” de nuestros convecinos, por ejemplo, el pronunciarnos junto a ellos en favor o en contra de las cosas que suceden, bien sea a nivel político o social, manifestándonos en colaboración con ellas (las personas que evidentemente apoyan este sistema) en sus actos reivindicativos, como manifestaciones públicas de distintas organizaciones como pudiera ser el asistir a mítines políticos, o participando en las elecciones que periódicamente se organizan para cambiar una forma de gobierno en particular o en su defecto, para perpetuarlo en el tiempo, etc. etc. etc. Y siempre en pro de una mejora en nuestra personal situación ante las mismas, por aquello de mantener el “reconocimiento” o prestigio entre nuestros convecinos; pero es que eso y que podrá parecerles a esas personas como algo razonable y muy prudente, insistimos, no es lo que dijo Jesús; lo que este dijo fue esto:

Si ustedes fueran parte del mundo, el mundo le tendría afecto a lo que es suyo. Ahora bien, porque ustedes no son parte del mundo, sino que yo los he escogido del mundo, a causa de esto el mundo los odia.” (Juan 15:19).

Por lo que solo podemos entender de esas palabras, que si una persona tiene la aprobación de la sociedad en medio de la que vive y que es el objetivo perseguido por la mayoría de las personas, entre las que están obviamente las que nos han presentado objeciones excusadoras a nuestro planteamiento, algo está fallando ahí; porque si uno sigue las normas marcadas por Jesús cuando estuvo en la tierra, el mundo o la sociedad en medio de la que está conviviendo, no lo puede ver con buenos ojos o lo que es lo mismo, no aprueba su conducta y se convierte en algo, como mínimo “rarito” entre sus convecinos y por tanto, no del agrado de los mismos…… o eso, o que Jesús nos mintió: elijan ustedes.

Pero ahondando un poco más en el argumento que presentan dichas personas, para justificar su actitud, ellas aluden al supuesto de que es imposible el poder permanecer al margen de ese mundo, pues vivimos insertos dentro de un modelo de sociedad dinámica y que avanza sin parar y lógicamente, nos vemos obligados a avanzar a su ritmo; pero resulta que Jesús y un poco más adelante del pasaje citado, dijo algo que desmentía dicha lógica; veámoslo:

Yo les he dado tu palabra, pero el mundo los ha odiado, porque ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo. 15 Te solicito, no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo. 16 Ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo.” (Juan 17:14-16).

Luego con ese “no que los saques del mundo” queda claro que sí se puede vivir con este mundo, sin necesariamente participar de las cosas que tienen que ver con el mantener o apoyar sus estructuras (las que sean) y en un intento de perpetuar o mejorar las mismas, pues estaríamos hablando de algo que tiene que ser destruido por Jehová en cuanto se cumpla la profecía de Dan. 2:44 mencionada…… por lo que participar de esas cosas señaladas y en la vertiente que fuere, sería sencillamente ir en contra del propósito declarado de Dios y fijar ya uno su posición: el decantarse por mantener o perpetuar el sistema actual gobernado por Satanás. Y como ejemplo de lo que les pretendemos decirles, con el no ser parte del mundo, permítannos el contarles un pequeño episodio vivido por uno de los autores de este blog, en este caso el que suscribe (Armando): por un tiempo y por razones familiares, tuvimos que mudarnos el núcleo familiar a Rumania y que, debido a los estudios de los niños, nos vimos obligados a prolongar por un tiempo nuestra estancia en dicha nación y siendo el caso que yo no era rumano (obviamente), como sí lo era mi esposa y los dos hijos que aportó a nuestro matrimonio (Roxana y Gabriel).

La cuestión es que para esa época, Rumania estaba implicada en una situación parecida a la que ahora mismo atraviesa España con lo del rescate económico de la UE y lógicamente, también se vio obligada por dicho órgano de gobierno europeo, a una serie de brutales recortes en los distintos sistemas de ayudas sociales, como sanidad, pensiones, salarios de funcionarios, etc. y como contraprestación a la ayuda económica solicitada; lo que conllevó al aumento del paro y como derivada, una serie de huelgas que culminaron con unas nuevas elecciones generales en dicha nación y situación que era seguida con espectacular atención en toda Rumania y por supuesto, en el ámbito familiar en el que yo temporalmente estaba viviendo. Sin embargo y a pesar que mientras estuve en territorio rumano, yo estaba sujeto al cumplimiento de sus leyes generales y se me aplicaban los impuestos propios, por ejemplo, del cambio de moneda (yo recibí temporalmente mi pensión a través de un banco rumano), nunca nadie de mi entorno sugirió que yo debiera de envolverme, ni siquiera dando mi personal opinión, en los graves problemas por los que estaba atravesando Rumania, pues yo no era ciudadano de esa nación…… y en los que sí participaba mi esposa y resto de familia, como rumanos que eran.

En el caso que nos ocupa y por supuesto, ampliando un “pelín” los horizontes, estaríamos en las mismas: puesto que vivimos inmersos en esta sociedad globalizada, nos vemos obligados a ciertas cosas, como por ejemplo, a realizar un trabajo en ella para conseguir un salario con el que mantener nuestras necesidades y las de nuestra familia, a respetar las leyes de ámbito general, a pagar nuestros impuestos, etc. etc. etc. Pero por otra parte, sin nada que nos obligue por ley a envolvernos en sus problemas de gobierno, como participar de elecciones, en organizaciones sindicales o de otro signo, así como militar en partidos políticos o de cualquier otra cosa que en ese campo de la gobernabilidad del país en el que uno viva, a ustedes se les pudieran ocurrir…… y actitud esta, que estaría en línea con el hecho que no nos consideramos parte de este mundo y por lo cual no queremos participar de sus cosas, sino del que está por venir y actitud, que era la que nos quería dar a entender Jesús que teníamos que adoptar, por medio de sus palabras en los respectivos pasajes citados. Y en el bien entendido que dicha pasiva actitud, no es en todo caso, la que trae sobre nosotros el desagrado de nuestros convecinos (el mundo “los odiará” dijo Jesús, refiriéndose al citado desagrado), sino otra cosa y que nada tiene que ver con la actitud más bien neutral que adoptamos sobre las cosas de este mundo y que a la gente en general le importa un pimiento, como es la actitud totalmente activa que llevamos a cabo y la cual molesta “un poco” al personal.

Porque ¿qué es lo que caracteriza a las personas que creemos en Dios y en su propósito para con la humanidad y que es realmente lo que atrae sobre nosotros dicho desagrado popular, pues nos hace “molestos” a los oídos de ellos?…… pues el que solo nos interesa hablar de Él y su propósito para con nosotros y que nos lleva a plantearnos la vida de otra manera, eso es, otras metas, otras expectativas, otros proyectos, mientras que la gente de nuestro entorno justo desea lo contrario, eso es, que no les hablemos de Dios, pues cuando lo hacemos automáticamente se ponen en contraste las normas morales de Este, con las que el mundo en el que nos movemos observa y que han dado pie, a lo que se consideran como grandes “logros” propios de una sociedad avanzada. Y personas, las de nuestro entorno más inmediato, que se “resienten” pues perciben que con nuestra actitud de rechazo, ponemos en evidencia comportamientos deleznables de una sociedad totalmente alejada de Dios y que ellas sí aceptan (pues no se manifiestan públicamente de manera contraria) o como mínimo toleran…… o dicho de otra manera “hacen la vista gorda” por aquello ya mencionado de no ser “impopulares” entre sus conciudadanos y por lo que, en última instancia, acaban dirigiendo sus iras sobre “el mensajero” (u séase, nosotros), queriéndose olvidar de quién realmente es el Autor del mensaje en cuestión; pero veamos como resumió dicha idea, el apóstol Pedro:

Porque basta el tiempo que ha pasado para que ustedes hayan obrado la voluntad de las naciones cuando procedían en hechos de conducta relajada, lujurias, excesos con vino, diversiones estrepitosas, partidas de beber e idolatrías ilegales. 4 Porque no continúan corriendo con ellos en este derrotero al mismo bajo sumidero de disolución, ellos están perplejos y siguen hablando injuriosamente de ustedes.” (1 Ped. 4:3-4).

Y es que cuando nosotros rechazamos, por ejemplo, el dar nuestra opinión favorable a leyes promulgadas por los gobiernos de turno, que defienden el aborto, o el “matrimonio” entre personas del mismo sexo e incluso regulando por ley dichas aberraciones, o aceptamos el adulterio, o la relación sexual generalizada entre personas jóvenes e inmaduras, por tanto fuera del ámbito del matrimonio y otros comportamientos que la mayoría del personal y como ya hemos dicho, acepta como grandes “logros” de corte progresista y propios de una sociedad “madura” y “avanzada”, lo que estamos haciendo es dejar de “obrar la voluntad de las naciones” y enfrentando con nuestra actitud correcta, a dichas personas a su verdadera posición con respecto de su Creador y que ya anuncia en distintas partes de Su Palabra, la Biblia…… que pasará cuentas con ellas a no tardar. Por lo que la sociedad “cristiana” y que es, de manera sorpresiva, en donde ocurren semejantes tropelías (tales atrocidades, por ejemplo, en la religión islámica no se conciben siquiera), se revuelve perpleja contra las personas que manteniendo dicho punto de vista, nos hemos apartado de ese derrotero que conduce al enfrentamiento irreversible con Dios y por lo que, como dice Pedro, “hablan injuriosamente” de nosotros, eso es, que no somos “bien vistos” entre ellos.

Pero sea que uno se lo crea o no, lo cierto es que se está acercando el momento en que cada ser humano se enfrentará a la decisión más trascendental de su vida, al verse ante la posibilidad de decantarse a favor de un súper gobierno mundial de corte humano y que en la Biblia se le identifica como una “bestia de siete cabezas y diez cuernos” (Rev. 13:1), pronto por aparecer en escena y que será la prefiguración del entero sistema de gobierno que el hombre ha ejercido siempre sobre la humanidad (Ecles. 8:9)…… o por el contrario, decantarse por el anunciado reino venidero de Dan. 2:44 y mediante el cual Jehová, restaurará la paz, la justicia y la felicidad sobre una tierra hoy muy alejada de tales perspectivas. En ese crucial momento, las personas serán “marcadas” según su decisión, los primeros con la “marca de la bestia” y siendo su destino la destrucción (Rev. 16:2), mientras que las que opten por declararse a favor del reino de Dios y en consecuencia no hayan recibido dicha marca, serán resguardadas de cualquier mal y recibirán el favor divino de ser guiadas hacia la vida eterna.

Y a diferencia de todas aquellas personas que hoy manifiestan que, de momento y puesto que estamos aún en este sistema de cosas, lo razonable es “templar gaitas” e ir capeando el temporal y cuando llegue la ocasión pertinente, tomar la acción apropiada a dicha circunstancias, no es esta la idea que se contempla en las palabras mencionadas por Jesús y que nos dicen algo muy diferente:

Yo les he dado tu palabra, pero el mundo los ha odiado, porque ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo.” (Juan 17:14).

Luego lo que queda clara es la distinción existente entre aquellas personas que formaban parte de ese mundo “que odiaba” a los que no pensaban y actuaban como ellos, con respecto de aquellas a las que se les exigía, como por ejemplo a los apóstoles de Jesús, que no fueran parte de un mundo obviamente opuesto a Dios (pues “odiaba” a sus siervos) y exigencia que por extensión, aplicaría a todos los seguidores de Jesús…… y lo cual nos incluye a nosotros hoy día. Y es que a diferencia de lo que quieran pensar esas personas que se manifiestan en el sentido mencionado en el párrafo anterior y que por supuesto, afirman “creer” en Dios ¡faltaría más!, no es posible mantener la amistad (o el reconocimiento social) con un mundo apartado de Dios, eso es, que nos vean como parte de ellos y por tanto, personas integradas en la sociedad actual…… y mantener al mismo tiempo “la amistad” o una buena relación con Dios, tal como ellas afirman tener; veamos cómo nos lo explica Sant. 4:4:

Adúlteras ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo, está constituyéndose en enemigo de Dios.”

Palabras, por otra parte que no permiten interpretación alguna, sino que son taxativas; porque lo que la realidad nos muestra y si rascamos un poco en el fondo del asunto, es que esas personas que se manifiestan en el sentido mencionado y que, repetimos, afirman creer en Dios por encima de todo, lo que están haciendo al tratar de justificar su actitud y poniendo cualquier tipo de excusa o razonamiento absurdo (aunque para ellas suene muy lógico y hasta razonable), es exponer públicamente su altanería al poner por delante de la voluntad del Altísimo, su personal conveniencia de no ser “señaladas” por los demás (“odiados por el mundo”, según el pasaje bíblico). Y siendo esta la única razón que les impulsa en su actitud, pues no quieren ser diferentes a los demás, por miedo a ser “excluidos” de una sociedad apartada de Dios y en la que ellas viven muy bien (pues se sienten parte de algo), aunque ello equivalga a enemistarse con Dios y que dicho en plata, tal parece que les importe un “comino”…… a pesar de lo “muuucho” que dicen creer en Dios. Pero que en definitiva, no son más que personas que se ajustan a lo dicho por Pablo: tienen una “forma de devoción piadosa (afirman enfáticamente creer en Dios) pero son falsos a su poder” (2 Tim. 3:5)…… eso es, que no tiene ninguna repercusión positiva dicha supuesta creencia en el Altísimo en su forma de pensar y actuar, pues a pesar de su afirmación religiosa, continúan anteponiendo sus deseos y prioridades (el estar bien consideradas por sus conciudadanos), por encima de los mandatos de Dios…… porque Juan 17:14, en resumidas cuentas, no es más que un mandato, como así hay que considerar cualquier pequeña insinuación, por mínima que sea, que provenga de Jehová. Y es que siempre debe de estar la opinión del Altísimo, por encima de nuestros intereses personales…… lo contrario y como “decidieron” en su momento nuestros primeros padres, es rebelarse contra Él.

Y repetimos que si alguno de ustedes está interesado en averiguar lo que está envuelto en el “no ser parte” de este mundo ya desde este mismo momento, pues otra cosa significaría el oponerse frontalmente a Dios, no tiene más que dirigirse al archivo de este blog y acceder al artículo ya mencionado, publicado el 3 de Septiembre del año en curso, en donde encontrará toda la información necesaria y que ya cada uno, a partir de ese momento, tendrá que valorar personalmente y tomar la “decisión” más pertinente; y es que como pueden ver, todo es asunto de tomar decisiones…… por lo que esperamos y deseamos, que tomen la correcta.

MABEL

LOS “DOS” ÁRBOLES DEL PARAÍSO.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 19/10/2012 by Armando López Golart

Y si nos lo permiten, ya les adelantamos que hoy vamos a hablar de un tema en principio intrascendente, aunque como mínimo curioso y que tiene relación con algo que nos ocurrió a los dos autores de este blog, cuando militábamos en la filas de los TJ. Fue durante un discurso dominical, en que la persona que lo estaba presentando y en una fase del mismo, mencionó que en el jardín de Edén (o paraíso) y lugar en donde iniciaron su andadura nuestros primeros padres, había dos árboles (obviamente entre muchísimos otros) que tenían una significación especial: el árbol “de la vida” y el árbol del “conocimiento del bien y del mal”. Tal afirmación, que nos sentó a cuerno “quemao” (la verdad sea dicha), fue suficiente para que al final de la reunión nos dirigiéramos los dos al discursante de turno y le pidiéramos una oportuna aclaración, pues según nosotros entendíamos del registro escrito, estaríamos hablando de un solo árbol de relevada importancia y no de dos; pues bien, dicho personaje lo que hizo, fue remitirnos a las páginas del libro de consulta en dos tomos “Perspicacia para entender las Escrituras” publicado por la Sociedad Watchtower…… que “casualmente” era la que había proporcionado el bosquejo para el discurso en cuestión y por lo que solo sería razonable pensar, que ambos escritos estuvieran de acuerdo y con lo que, naturalmente, no aclarábamos nada.

Al señalarle nosotros este “pequeño” detalle y explicarle que lo que le estábamos pidiendo, era una aclaración Biblia en mano de la cuestión planteada, nos respondió lo clásico: esa información que él había expuesto en su discurso, era la que el “esclavo” (así llaman a sus máximos dirigentes los TJ) había preparado y por lo tanto, eso era lo que había…… que en todo caso, ya Jehová y si así lo consideraba oportuno, en un futuro daría “más luz” sobre el particular: en definitiva, que nos quedamos igual que antes. Y es que ese es, o al menos era en nuestros días de militancia en dicha organización, el “pelaje” de la inmensa mayoría de sus responsables de congregación (los llamados “ancianos”) y que tenían a su cargo el presentar los discursos públicos, en los que se limitaban a intentar explicar el contenido de sus respectivos bosquejos, cuando no a leerlos directamente sin más, debido a su manifiesta incapacidad para entenderlos y por lo cual, eran totalmente insolventes para detectar cualquier error que se pudiera producir…… de hecho ya partían de la firme convicción, que el citado “esclavo” no podía cometer errores; y si alguno de los oyentes tenía alguna duda sobre la información presentada, rápidamente se lo quitaban de encima, pues…… ¿cómo iban a explicar, algo que no entendían?

Pero pasó el tiempo y por circunstancias que no vienen al caso, nos fuimos de dicha organización (de hecho, nos echaron a la calle por “toca narices” ergo “rebeldes”) y empezamos nuestra aventura en Internet. Y ahí fue cuando nos dimos cuenta, que esa forma de entender el relato respecto a los “arbolícos” del paraíso (como diría un entrañable “baturrico” de la noble Aragón), era y en contra de lo que nosotros pensábamos, de general aceptación por una gran mayoría de autores bíblicos…… pero ya estábamos liados en la aventura de publicar los dos blogs que actualmente mantenemos en activo y lógicamente se nos fue olvidando el tema, pues como les hemos dicho al principio, no es algo que tenga demasiada relevancia en el conjunto de conocimientos necesarios para una cabal comprensión de las Escrituras.

Pero hete aquí que hace unos días y hablando de nuestras cosas con mi compañero de fatigas y coautor de este blog, Manuel Bel, así como de todas las peripecias vividas juntos y entre ellas, las pequeñas “batallitas” libradas en tiempos pasados, salió a relucir este tema y no se le ocurrió al “mozo” otra cosa que pensar y así me lo transmitió, que bien mirado, quizá no estaríamos ante un asunto tan banal como pensábamos puesto que, se quiera o no, implicaba el aumentar en el conocimiento correcto de las cosas de Dios…… y esa cuestión de los árboles mencionados, aunque nimia (continuamos pensando), forma parte de las mismas. Y por lo que entendida la “indirecta” por mi parte, decidimos que, aunque solo fuera a título de curiosidad o como simple anécdota, no estaría de más escribir algo sobre el tema para general conocimiento y a la vez, como un modesto ejemplo de cómo entendemos nosotros que serían los pasos necesarios a seguir, para orientar correctamente una investigación sobre cualquier problema escritural que en un momento dado se les pueda presentar a cualquiera de ustedes y que les permitiera, el llegar a resultados razonables…… y que, dicho sea de paso, son en los que nos apoyamos nosotros para confeccionar nuestros escritos.

Por lo que después de expuesto el origen de la “historia” en dónde se fraguó este artículo, nos vamos a meter “en harina” y veremos al final del mismo, en qué ha resultado este intento por “separar el grano de la paja” acerca del tema planteado; de entrada, sería preceptivo el leer la primera información que se nos da en las Escrituras sobre el particular y que se encuentra en Gén. 2:9, transcrita en este caso de la versión que en este blog tenemos de referencia, eso es, La Traducción del Nuevo Mundo de los TJ:

Así Jehová Dios hizo crecer del suelo todo árbol deseable a la vista de uno y bueno para alimento y también, el árbol de la vida en medio del jardín y el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo.”

Pero veamos ahora como vierten dicho pasaje otras traducciones y en un intento por nuestra parte, de poner ante ustedes toda la información posible (en este blog, jamás la información es usada de forma tendenciosa), para ver si hay algo que nos pueda aportar un poco más de claridad en este asunto; por lo que en primer lugar, citaremos de La Nueva Versión Internacional, a continuación La Biblia de las Américas, a renglón seguido la versión católica Sagrada Escritura y ya por último, de la versión Reina Valera Revisada 1989…… y en el bien entendido que ustedes, pueden usar otras versiones que sean más de su agrado o en su defecto, la que tengan más a mano:

NVI: “Dios el Señor hizo que creciera toda clase de árboles hermosos, los cuales daban frutos buenos y apetecibles. En medio del jardín hizo crecer el árbol de la vida y también el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

LBLA: “Y el SEÑOR Dios hizo brotar de la tierra todo árbol agradable a la vista y bueno para comer; asimismo, en medio del huerto, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

SE: “El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer y, en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”

RVR 1989: “Jehovah Dios hizo brotar de la tierra toda clase de árboles atractivos a la vista y buenos para comer; también en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

De entrada y partiendo de esas lecturas, tal parecería para algunos que efectivamente se nos habla de “dos” árboles y no de uno, como nosotros entendemos que es el caso; pero no es menos cierto que según está formulada la redacción del texto en cuestión, también se podría interpretar de manera igualmente razonable, que se estuviera hablando de un solo árbol y no de dos, tal como apuntamos nosotros. Y es que la grafía “y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal”, si bien pudiera dar a entender y como ya hemos señalado, que estaríamos hablando de “dos” árboles, como afirman la mayoría de autores bíblicos, no es descabellado el afirmar que también se pudiera entender como que en el árbol “de la vida” mencionado, podría estar centrado también el “conocimiento del bien y del mal” y con lo que estaríamos hablando de un mismo árbol que representara ambas cosas…… y que es en definitiva, lo que nosotros estamos defendiendo; pero como la felicidad en casa del pobre, dicen que suele durar poco, la cosa parece complicarse (como les hemos dicho, en este blog siempre se da el máximo de información, pues lo que nos interesa es averiguar la verdad y no el tener la razón), cuando vemos la particular forma de verter en otra traducción, el texto de Gén. 2:9 que estamos analizando…… en este caso, la versión Reina Valera Contemporánea y que dice como sigue:

De la tierra, Dios el Señor hizo crecer todo árbol deleitable a la vista y bueno para comer; también estaban en medio del huerto el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.”

Luego vemos que ese plural “estaban” si parecería indicar definitivamente, que se nos estaría hablando de más de un árbol…… pero entonces ¿cómo se come esta “ensalada”, cuando no parece que los contextos del pasaje en cuestión, cuadren con esa idea transmitida? Bien, que no cunda el pánico, pues como ya les hemos dicho la Biblia se interpreta a sí misma y por lo que prescindiendo de lo que diga determinado texto en sí mismo, nunca su contenido puede invalidar el contexto más inmediato, ni muchísimo menos el general de las Escrituras; pues conocido es por todos los autores bíblicos que “un texto, sin su contexto, es solo un pretexto”. Por lo tanto, es a partir de dicha premisa que pasaremos a considerar la situación y lo que nos llevará a analizar los respectivos contextos del pasaje objeto de análisis, eso es, toda la información que gira alrededor de ese pasaje de Gén. 2:9, para averiguar si la citada traducción está acertada al verter dicho texto de la manera señalada y con lo que nos encontraríamos con dos árboles, o por el contrario se trataría de un error de traducción y seríamos nosotros los que tenemos la razón, cuando hablamos de un solo árbol.

Por otra parte, no es menos sabido por aquellos que nos leen con cierta asiduidad, que una correcta lectura y un posterior razonamiento con lógica y sentido común sobre lo leído, son las “armas” que usamos en este blog para irnos “defendiendo” en estas procelosas aguas de la temática bíblica, pues no disponemos de otras alternativas como, por ejemplo, grandes conocimientos (ni grandes ni pequeños ¡para qué nos vamos a engañar!) en Teología, Hermenéutica y ciencias afines, como tampoco en las lenguas vernáculas en las que se redactaron los primeros manuscritos…… pero como dicen que “a falta de pan, buenas son tortas”, esa técnica usada por nosotros, unida al hecho ya mencionado de que la Biblia se interpreta a sí misma, nos permite afirmar y como hemos puesto de manifiesto, que no pueden existir “dos” árboles de referencia en ese jardín en el que vivieron por un tiempo nuestros primeros padres, Adán y Eva.

Y para explicar nuestra posición acerca del tema que nos ocupa, pasaremos a considerar cuatro puntos principales y siendo el primero de ellos el siguiente: aceptando el supuesto de la existencia de “dos” árboles ¿cuál fue de los dos, el árbol causante del “desaguisado” que se montó? Y para averiguarlo, citaremos de un comentario del volumen de consulta antes mencionado y editado por los TJ, argumento por demás de fácil aceptación por cualquiera, pues en el leemos lo siguiente:

Dios utilizó dos árboles en el jardín de Edén con propósitos simbólicos: el “árbol de la vida” y “el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”. El que el hombre no se adhiriera al decreto divino concerniente a este último fue lo que le llevó a la caída.” (Pág. 175, bajo el subtema “Uso figurado”). (Negritas nuestras).

Luego la violación del mandato divino y su posterior consecuencia, tuvo que ver con el transgredir el mandato dado con respecto del árbol “del conocimiento del bien y del maly no con respecto del árbol “de la vida”…… y siempre partiendo del supuesto (que para nosotros ya es mucho suponer ¡qué quieren que les digamos!), que estuviéramos hablando de la existencia de “dos” árboles de referencia en el jardín de Edén.

Pero pasemos al segundo punto a considerar y que tiene que ver con el hecho que, puesto que la Biblia se interpreta a sí misma, habría que leer cuidadosamente lo que dice dicho pasaje de Gén. 2:9 y a partir de lo cual analizaremos lo siguiente: en primer lugar, el orden en el que se nos cita a los árboles mencionados y, en segundo lugar, su ubicación en el jardín edénico, lo cual nos lleva de nuevo a considerar el pasaje en cuestión:

Jehovah Dios hizo brotar de la tierra toda clase de árboles atractivos a la vista y buenos para comer; también en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (Versión RVR 1989).

Luego y ya para ir fijando posiciones, vemos que el primer árbol mencionado es el “de la vida” y del que se nos dice, estaba situado “en medio del jardín” (luego en todo caso, era el punto de referencia por excelencia), mientras que del árbol del “conocimiento de lo bueno y lo malo” y en el supuesto de que estuviéramos hablando de la existencia de otro árbol, no se nos dice nada del lugar en dónde estaba situado…… lo cual es muy extraño, teniendo en cuenta que fue con relación a este árbol, que se cometió el pecado de desobediencia. Y la improbabilidad del hecho insinuado en este pasaje de Gén. 2:9, en el sentido que ambos árboles estuvieran en medio del jardín (algo geométricamente imposible, como no fuera uno plantado encima del otro), nos continúa reafirmando en nuestra idea de que estaríamos hablando de un solo árbol como epicentro de algo y por llamarlo de alguna manera. Pero continuando con la idea generalmente aceptada de los “dos” árboles y volviendo entonces al árbol que marcaba el centro geográfico del jardín del Edén (y que solo podía ser uno), en todo caso un lugar destacado dentro del propósito de Jehová para ese momento determinado, habría que pensar que tendría que ser un árbol que sobresaldría sobremanera entre los demás árboles y algo que parece confirmarnos el relato de Gén. 3:6…… y en dónde además se confirma nuestra tesis, pues se nos continúa hablando de un solo árbol de referencia y no de “dos”, uno plantado al lado del otro…… luego el que destacaba y servía de referente, según un testigo presencial (en este caso Eva), era uno:

Por consiguiente, la mujer (Eva) vio que el árbol (en singular) era bueno para alimento y que a los ojos era algo que anhelar…… sí, el árbol era deseable para contemplarlo” (Acotaciones nuestras).

Entonces lo dicho: estaríamos ante un árbol majestuoso y qué destacaría de entre los demás, al grado de ser un referente entre los otros árboles y que además, tendría que destacar tanto entre ellos, que no tendría que representar ninguna dificultad para Adán y Eva en reconocer, de entre tantos árboles cómo había en dicho jardín y de los que podían tranquilamente comer de su fruto, cuál era aquél del que no podían comer de él…… siempre y cuando, este majestuoso árbol mencionado, fuera el árbol del que se les prohibió comer de su fruto, eso es, el árbol del “conocimiento del bien y del mal” y lo cual, nos permitimos señalar, nos daría la razón en nuestra forma de entender el asunto: el árbol “de la vida” y el árbol del “conocimiento de lo bueno y lo malo” de Gén. 2:9, serían la misma cosa o las dos caras de una misma moneda. Y algo que parece ajustado a la realidad, a tenor de la conversación (y que nos lleva al tercer punto de interés en esta exposición) que Eva mantuvo con Satanás:

Ahora bien, la serpiente resultó ser la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que Jehová Dios había hecho. De modo que empezó a decir a la mujer: “¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?”. 2 Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. 3 Pero en cuanto a comer del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: ‘No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran’”. 4 Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Positivamente no morirán. 5 Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”.” (Gén. 3:1-5).

Luego analicemos la cuestión, con las necesarias dosis de lógica y sentido común, partiendo del bien entendido que si la Biblia se interpreta a sí misma, hay que tener mucho cuidado con las cosas que nos dice y darles la debida importancia: las Escrituras no hablan por hablar y todo lo que en ellas se contiene (hasta la última coma) tiene su importancia, como por ejemplo, el orden en que en ellas se mencionan a dichos supuestos “dos” árboles, así como también el lugar en dónde estaban colocados…… y que repetimos para fijar debidamente el punto, mientras que se nos dice que en medio del jardín estaba situado el árbol “de la vida” y que nada tenía que ver con la prohibición divina, no se nos dice absolutamente nada sobre dónde estaría situado el árbol del “conocimiento del bien y del mal” y alrededor del cual giraba todo el asunto, lo que es algo totalmente incomprensible…… a menos y como afirmamos nosotros, que estuviéramos hablando del mismo árbol.

Dicho lo cual, continuemos en dónde estábamos y que era, en que Eva tenía muy claro que el árbol del que no había que comer, so pena de incurrir en el castigo de muerte, era del árbol situado en medio del jardín y que repetimos, según el pasaje analizado de Gén. 2:9, era el “de la vida”; sin embargo y sorprendentemente Satanás, negándole la mayor a Eva, afirmó que si comían de ese árbol sobre el que pesaba la prohibición no morirían, sino que adquirirían el “conocimiento de lo bueno y lo malo” y lo que les igualaría a Dios……. pero para que eso fuera cierto, ellos tendrían que comer el fruto del árbol del “conocimiento del bien y del mal”: en primer lugar, para poder adquirir dichos conocimientos y en segundo lugar, para transgredir la orden dada por Jehová y objetivo final perseguido por Satanás…… y árbol del que aún no sabemos en dónde estaba situado. Porque lo que está claro, es que aún en el supuesto de la existencia de “dos” árboles y como afirman los “entendidos” de turno, este no era el que estaba situado en medio del jardín…… pues según todos los pasajes contrastados, se sitúa en dicha ubicación, al árbol “de la vida”:

Hizo crecer también toda clase de árboles hermosos que daban fruto bueno para comer. En medio del jardín puso también el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.” (Gén. 2:9, en la versión Dios Habla Hoy).

Pero para una mayor claridad de lo que pretendemos decirles, les rogamos nos permitan una pequeña “boutade” y que hagamos una ligera corrección gramatical a dicho pasaje, eliminando el artículo “el” de delante de la referencia al árbol del “conocimiento del bien y del mal” y que sustituiremos por puntos suspensivos; y comprobaremos cual es la idea que después de dicha alteración se nos transmite y averiguar si esta se ajusta a los distintos contextos relacionados con el texto objeto de consideración…… o no; pero veamos en primer lugar, cómo quedaría el pasaje en cuestión después de ser “retocado”:

Hizo crecer también toda clase de árboles hermosos que daban fruto bueno para comer. En medio del jardín puso también el árbol de la vida y (…) árbol del conocimiento del bien y del mal.”

Por lo que queda claro, pues así lo deja traslucir el pasaje transcrito resultante y en perfecta armonía con los argumentos hasta ahora expuestos, que estaríamos hablando del mismo árbol y no de “dos” árboles distintos y con distintas funciones, como afirman algunos “expertos” en el tema; porque lo que leemos en ese texto corregido y que realmente es lo que, repetimos, más se ajusta a los contextos involucrados con el mismo, es que entre otros árboles, Jehová puso en medio del jardín “el árbol de la vida y árbol del conocimiento del bien y del mal”…… luego un solo árbol que simbolizaba ambos aspectos o funciones: era el árbol “de la vida” porque no comer de él significaba el continuar manteniendo la vida sin fin que les había sido dada en el momento de ser creados…… y a su vez, era el árbol del “conocimiento del bien y del mal”, porque el comer de él traería nefastas consecuencias para el ser humano, por lo que este tendría que aquilatar (o valorar), el resultado o consecuencias de su acto de desobediencia.

Y es cierto, que quizás alguien podría reprobarnos (y seguro que alguno habrá) que para mantener nuestra afirmación, hayamos tenido que “retocar” un texto, aunque sea mínimamente…… pero no deja de ser menos cierto, que de entrada no tenemos la completa certeza que en el manuscrito original y escrito por Moisés, esa porción escritural y que hoy leemos en Gén. 2:9, se expresara en los términos que los distintos traductores nos han impuesto en la actualidad. Pero lo que sí ha quedado claro, es que con la pequeña corrección realizada, se ha demostrado que la idea transmitida a partir de ese momento por el pasaje en cuestión, se ajusta perfectamente a la idea que nos transmiten los distintos contextos envueltos en la cuestión…… y puesto que ya hemos dicho, que son estos los que determinan lo correcto o incorrecto de lo que determinado pasaje nos pueda transmitir y, dado que en este caso, nuestra leve corrección a armonizado correctamente el texto con sus respectivos contextos (según los argumentos expuestos), nuestra corrección resulta acertada. Porque repetimos: ¡no mandan los textos, sino sus contextos!…… y esos nos dan la razón a nosotros.

Corrección por otra parte, que no tiene más intención que la de ser un ejemplo gráfico que permitiera el hacer entender en que sentido, hay que interpretar la actual forma de transcribir el pasaje de Gén. 2:9, eso es, que la transcripción “y también el árbol de la vida en medio del jardín y el árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”, de ninguna manera indicaría la existencia de “dos” árboles y como se nos pretende hacer creer en la versión Reina Valera Contemporánea mencionada, con la inclusión indebida del plural “estaban” en ese relato (e idea transmitida, que se da de bofetadas con los contextos mencionados)…… sino que la idea correcta tras esa frase tal como la leemos en la actualidad, es la de un solo árbol en el que estaban concitadas ambas condiciones. Y dicho lo cual, llegamos ya al cuarto de los puntos a analizar, para intentar reforzar, si cabe, nuestra posición en el sentido de que estaríamos hablando de un mismo árbol; porque veamos lo que Jehová le dijo a Adán y en donde encontramos un detalle muy significativo:

Y también impuso Jehová Dios este mandato al hombre: “De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. 17 Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás.”

Entonces queda claro que el Creador puso la restricción sobre el árbol del “conocimiento de lo bueno y lo malo” y que es considerado, por la inmensa mayoría de los autores religiosos, como el supuesto “segundo árbol” citado en Gén. 2:9 y que no era, siempre a tenor de dicho pasaje, el que estaba situado “en medio del jardín”, pues el que estaba situado en dicha posición y según el mismo texto indica, era el árbol “de la vida” y cuya utilización, no contemplaba castigo alguno.

Por lo tanto, veamos algunas cuestiones que se plantean al respecto: Eva le dijo a Satanás, que podían comer de todo árbol del jardín, excepto del que estaba en medio del jardín (Gén. 3:3), pues el hacerlo estaba castigado con la muerte…… pero por otra parte, el árbol que estaba en medio del jardín y del que ya hemos dicho que era de fácil identificación y cuyo uso no estaba restringido, era el árbol “de la vida” (Gén. 2:9); luego si la sentencia se cumplió, es porque ellos comieron del árbol prohibido y que Eva, recordemos, tenía perfectamente ubicado al situarlo en medio del jardín de Edén…… luego ese árbol tenía que ser necesariamente y como afirmamos nosotros, aparte del árbol “de la vida”, también el árbol del “conocimiento del bien y del mal” pues de lo contrario, no nos cuadran los números. Porque si la prohibición tenía que ver con el árbol del “conocimiento del bien y del mal” y ellos hubieran comido del árbol “de la vida”, eso es, del que estaba situado “en medio del jardín”, según Gén. 2:9 ¿por qué Jehová les castigó con la muerte por desobedecer su mandato, si realmente no lo habrían desobedecido, pues habrían comido del árbol “de la vida” y sobre el que no se les informó de restricción alguna?

Luego si la sentencia se hizo efectiva y de ello no hay ninguna duda (solo hay que ver cómo nos luce el pelo a sus descendientes)…… y Jehová no se equivoca, es porque desobedeciendo a Este, comieron del árbol del “conocimiento del bien y del mal”, en todo caso del árbol prohibido y que según la propia Eva (y que algo sabría del tema, habría que suponer), situó en medio del jardín (Gén. 3:3). Lo que nos llevaría de nuevo los argumentos ya formulados en párrafos anteriores, en el sentido que estaríamos hablando de un mismo árbol y en el que estarían contextualizadas las dos funciones mencionadas: el árbol “de la vida” por una parte y del “conocimiento del bien y del mal” por la otra y de lo que ya hemos dado el pertinente razonamiento.

Pero es que además y por aquello de “rizar el rizo”, está la cuestión que tiene que ver con la siguiente pregunta y que se impone como obligatoria, por lo lógico de la misma: ¿Qué necesidad habría de un árbol “de la vida”, en un lugar en dónde todo rebosaba vida y la muerte no existía? Porque no olvidemos que Adán fue hecho para vivir eternamente y privilegio que solo podía perder, si desobedecía a su Creador; por lo que queda claro que el mantener dicha vida no dependía del comer de tal o cual árbol (en este caso de algo parecido a un árbol “de la vida”) para mantenerla, pues ya la tenía en sí mismo desde su origen…… luego repetimos: ¿Qué pintaba” en dicho jardín, un árbol específicamente para sostener la vida, si la muerte dentro del mismo no se contemplaba? Porque recordemos que cuando Adán y Eva pecaron, de inmediato fueron expulsados de dicho jardín o paraíso, al exterior del mismo y en donde efectivamente, al cabo de cientos de años murieron…… y hasta aquí, parece que todo se va aclarando y tomando forma. Pero recuerden que ya les hemos dicho que en casa del pobre las alegrías suelen durar muy poco, pues aún no hemos empezado a saborear nuestro aparente “triunfo”, cuando ya nos aparece el primer obstáculo en las palabras que Jehová pronunció en el momento de ser expulsados Adán y Eva de ese entorno de ensueño…… ya otra cosa es que dijera precisamente estas palabras y algo que está por ver:

Y Jehová Dios pasó a decir: “Mira que el hombre ha llegado a ser como uno de nosotros al conocer lo bueno y lo malo y ahora, para que no alargue la mano y efectivamente tome fruto también del árbol de la vida y coma y viva hasta tiempo indefinido…”. 23 Con eso Jehová Dios lo echó del jardín de Edén para que cultivara el suelo del cual había sido tomado. 24 De modo que expulsó al hombre y al este del jardín de Edén apostó los querubines y la hoja llameante de una espada que continuamente daba vueltas para guardar el camino al árbol de la vida.” (Gén. 3:22-24).

Luego si las cosas se desarrollaron así ¿en qué quedamos entonces, quizás se preguntarán ustedes?…… ¡toma! y nosotros también, por supuesto ¿o que se creen? Porque con esas palabras, tal parece que se nos va el “tenderete” a hacer puñetas, aunque o mucho nos equivocamos o aquí hay algo que no cuadra…… cierto es que no sabemos dónde, pero si sabemos que la Biblia no se contradice y de ser la cosa como la acabamos de leer, los contextos analizados fallarían estrepitosamente, a la vez que de forma contradictoria, cobraría mucho más sentido la pregunta formulada, porque veamos: si en un principio y como hemos dicho, Adán y Eva no necesitaban del citado árbol “de la vida” para continuar viviendo, pues ya la tenían en abundancia en sí mismos…… y para cuando fueron expulsados del paraíso, no se les permitió hacer uso del mismo ¿qué hacía entonces, o dicho en otras palabras, qué misión tenía dentro del contexto del jardín del Edén, el citado árbol “de la vida”?

Pero bueno, dicen los entendidos “que las cosas son como son y están como están” y por lo que les tenemos que confesar, que al menos por el momento no tenemos ni la más remota idea del significado de esas palabras de Jehová y que probablemente (y es una simple hipótesis) tendrían que ver con alguna idea profética mucho más profunda y generada por los acontecimientos ocurridos, pero que en este momento, repetimos, no alcanzamos a comprender; por lo que quizás en otra circunstancia más propicia y si conseguimos dar con la “tecla” (en este momento no sabemos ni por dónde anda el piano), nos liemos la manta en la cabeza y nos metamos en intentar desarrollarla. Pero de momento y para ir “haciendo boca”, ahí tienen ustedes nuestros argumentos en el sentido que solo había un árbol de referencia en el jardín de Edén, para que los analicen debidamente y saquen sus propias conclusiones…… y si les parece que en algo nos hemos equivocado, les estaríamos muy agradecidos si nos lo comunicaran. Y les repetimos una vez más, que en el tema desarrollado en este escrito, probablemente no estaríamos hablando de una cuestión clave para el entendimiento general del texto escritural, sino de algo más bien intrascendente y casi, si mucho nos apuran, rayando en la simple curiosidad; pero con todo, no nos negarán que el aprender de nuestro Creador y ahí está el “marrón” que se nos acaba de plantear, para demostrarlo…… es sencillamente apasionante ¿o no lo cree usted así?

MABEL

EL “MILENIO”…… Y EL PREDICADOR, Sr. DOUG BATCHELOR.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 14/10/2012 by Armando López Golart

Como les dijimos hace unas fechas, vamos a dedicar un artículo al predicador en cuestión y con lo que daremos inicio, probablemente, a una serie de escritos dedicados a toda esa plaga de “falsos maestros” que medran por ahí (básicamente por la zona de EEUU y toda América Latina), que engañando al personal obtienen pingües beneficios y viven como reyes (nunca mejor dicho), merced a esa actividad que desarrollan. Individuos que hacen su “agosto” en la mayoría de los casos, atrapando a incautos que partiendo de su ignorancia en cuanto al conocimiento de la Palabra de Dios y sobre todo, por la desidia de estos en cuanto a un esfuerzo genuino por aprender directa y personalmente de ella, dejan su instrucción en manos de otros y pasando a ser personas que, como dijo Pablo “acumularán maestros para que le regalen los oídos” (2 Tim. 4:3)…… eso es, que les digan aquello que quieren oír, a la vez que aportan su pequeño o elevado donativo y así vivir satisfechos en su ignorancia, eso sí, con la tranquilidad que se deriva del “deber cumplido”.

Y si bien en un principio, lo razonable sería que dirigiéramos nuestra atención a las distintas organizaciones religiosas que promueven dichas “discutibles” enseñanzas, no es menos cierto que las mismas (las tales organizaciones) no dejan de estar representadas por individuos que deberían de saber, que prescindiendo del hecho de que hablen en nombre de tal o cual confesión religiosa, no por ello dejan de ser ellos responsables directos ante Jehová por las mentiras difundidas y por lo que tendrían que esforzarse también, en asegurarse concienzudamente que lo que están enseñando en el nombre de Dios (todos al menos, van con una Biblia en la mano), se ajusta al contenido escritural…… pues no solo cada uno de esos representantes tendrá que rendir cuenta de sí mismo ante Jehová, según Gál. 6:5, sino que el juicio sobre ellos será más severo:

No muchos de ustedes deberían hacerse maestros, hermanos míos, sabiendo que recibiremos juicio más severo.” (Sant. 3:1).

Luego la cosa ¡cómo que no va de broma! Y principio el mencionado de Gál. 6:5 que también aplicaría, por supuesto, a los que por comodidad dejan que algo tan importante como el averiguar por uno mismo lo que nos explica Dios en Su Palabra para nuestra personal instrucción, quede en manos de extraños y lo cual facilita la tarea de los citados “falsos maestros” denunciados por el apóstol Pedro (2 Ped. 2:1), propiciando con ello que el mismo Satanás y ante semejante panorama, bata palmas hasta con las orejas. Y es que en alguna ocasión ya les hemos mencionado que, con todo, el problema no está tanto en la existencia de tales “falsos maestros”, sino en la actitud indolente y “pasota” de aquellos que ejercen de “alumnos”; pero dicho lo cual, volvamos al protagonista objeto de este escrito y veamos de quién estaríamos hablando al referirnos al Sr. Doug Batchelor (el caballero de la imagen que acompaña este artículo), siempre según la información extraída de “wikipedia.org”:

Doug Batchelor (nacido el 9 de marzo de 1957) es un evangelista de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y autor de varios libros. Su ministerio principal es “Amazing Facts”, un ministerio mundial de radio y televisión con base en Sacramento, California. También pastorea la Iglesia Adventista del Séptimo Día Central de Sacramento. Doug es hijo del magnate de la aviación y filántropo de Florida George Batchelor y de la crítica de cine de Hollywood, actriz y compositora Ruth Batchelor.[1] [2] Pasó gran parte de su juventud buscando el propósito de su vida y mientras vivía en una caverna al sur de California (para empezar, no está nada mal la cosa, nos reconocerán ustedes), encontró una Biblia que finalmente cambió su vida.

Batchelor es el presentador del programa semanal de televisión Amazing Facts Presents el cual es transmitido tanto por la red de televisión por cable de Estados Unidos como por distintas emisoras de televisión alrededor del mundo. También es anfitrión de un programa de radio de una hora titulado Bible Answers Live que es transmitido a través de más de cien estaciones de radio de Estados Unidos y por señal satelital alrededor del mundo.

Como Pastor Senior, Batchelor predica en la Iglesia Adventista del Séptimo Día de Sacramento y sus sermones son emitidos por televisión local y satelital en programas como Central Study Hour y Everlasting Gospel.” (Acotación nuestra).

Luego en todo caso, es obvio que no estaríamos hablando de un cualquiera, sino más bien de un personaje poseedor de un “currículum” envidiable por cualquiera y siendo capaz además, de llenar grandes locales durante sus prédicas o sermones, como se desprende de los videos que hemos visionado del citado caballero…… por supuesto, logros diametralmente opuestos a los que podríamos aportar los autores de este blog y que sencillamente es ninguno. Sin embargo y ya nos disculparán ustedes este presunto exceso de inmodestia (pero es que nos gusta hablar claro, para que se nos entienda perfectamente), con una Biblia en la mano le damos sopas con honda a tan encumbrado caballero, pues queda claro que no sabe ni de por dónde le sopla el aire en la mayoría de las afirmaciones que está haciendo…… y lo cual dice más bien poco de aquellos que le siguen y aplauden sus disparates; pero como en este blog tenemos la sana costumbre de probar siempre las cosas que decimos, vamos a analizar solo algunas de las tropelías que dicho caballero perpetra (el tema daría para bastante más) en uno de sus muchos videos publicados, en este caso el presentado bajo el título “Los eventos finales” y fragmentado en siete secciones o apartados, de los que entresacaremos lo más “florido” de su contenido y siempre en directo contraste, con lo que realmente dicen las Escrituras al respecto.

Y video del que habría que decir en honor a la verdad, que técnicamente está muy bien realizado y con un amplio despliegue de medios, lo cual repercute en que llegue a muchas más personas y por tanto, la confusión se generalice para perjuicio de las mismas y que ante tan cuidada presentación, se crean las barbaridades en el mismo contenidas …… que además van “camufladas” entre afirmaciones que sí son ciertas y lo que contribuye, evidentemente, a que el personal se confíe y acabe “tragando” con todo lo que le echan. Dicho lo cual, empecemos por la introducción de dicho video y en donde ya se nos insinúa la enseñanza del “rapto” (en el transcurso de dicha exposición, se incide en la misma), que para empezar y según nuestro entender no es una enseñanza bíblica, como podrán comprobar si se dirigen a nuestro artículo “La enseñanza del rapto…… ¿tiene sentido?” (20/03/11).

Pero entrando ya en su primer apartado, vemos que en el mismo se nos explica que antes de la llegada de Jesucristo en su segunda venida (y lo cual es cierto) se produciría una gran predicación que, según dicho caballero intenta convencer al personal, ya se está llevando a cabo en estos momentos con el resultado, merced a los diversos y sofisticados medios de comunicación existentes en la actualidad (ese es su argumento), que el mensaje de “salvación” se extienda hasta los confines de la tierra y afirmación en la que obviamente discrepamos, pues nada más lejano de la realidad que contemplamos a nuestro alrededor. Porque si bien es cierto que los medios técnicos que poseemos en nuestros días, permiten a cualquier “sacamantecas” que publique en Internet, el llegar a cualquier rincón del mundo con sus “enseñanzas” bíblicas y siendo lo que cada uno de ustedes está leyendo en este momento, un claro ejemplo de ello (aunque si nos permiten la aclaración, no en el sentido de considerarnos unos “sacamantecas”, sino en que se nos lee en todo el mundo……¡y es que mira que los hay de mal “pensaos”!), no es menos cierto que eso no significa que lo que hoy se esté haciendo en ese campo divulgador, sea el llevar a cabo la predicación anunciada por Jesús en Mat. 24:14…… y es que el resultado de dicha predicación, a la que sigue inmediatamente “el fin” del sistema de cosas actual (y retengan ese dato en su mente, porque aparecerá de nuevo) y siempre a tenor del registro escritural, tiene que ser el siguiente:

Después de estas cosas vi y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. 10 Y siguen clamando con voz fuerte y dicen: “La salvación se la debemos a nuestro Dios, que está sentado en el trono y al Cordero.” (……) 13 Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son y de dónde vinieron?”. 14 De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero.” (Rev. 7:9-10; 13-14).

Sin embargo y a pesar del optimismo del Sr. Batchelor, no vemos en la actualidad (ni por el forro) nada semejante a una “gran muchedumbre” incontable de individuos ensalzando las excelencias de nuestro Creador, sino más bien al contrario, lo que estamos viendo es un mundo totalmente apartado de Dios y si concretamos más y nos referimos ya a la facción conocida como “la cristiandad”, la cosa no mejora en absoluto pues en su inmensa mayoría, con lo que nos encontramos es con personas que como dijo Pablo “tienen una forma de devoción piadosa, pero siendo falsos a su poder” (o sea, que no reaccionan a su influencia positiva) y dispersadas en un sinnúmero de denominaciones, con sus respectivas enseñanzas, estructuras y dirigentes, cada una de las cuales (¡faltaría más!), afirmando ser la verdadera con respecto de las demás: este es el panorama actual y por tanto, totalmente alejado de la “milonga” que pretende vendernos dicho caballero. Pero es que para más inri, el Sr.Batchelor y en esa misma porción de su discurso, contradiciéndose a sí mismo y que ya son narices, nos dice que lo que caracteriza al mundo actual es “el declive moral general y el interés en lo oculto” y circunstancia que certifica según él, que nos hallamos en el fin de los tiempos…… y aun siendo esto último cierto, la cuestión sería la siguiente: entonces ¿en qué quedamos, Sr. Batchelor? ¿Qué es, entonces, lo que sobresale o destaca en nuestros tiempos: la aparición de la citada “gran muchedumbre que ningún hombre podía contar”…… o la general degeneración moral de la humanidad, que marcaría los tiempos finales? (2 Tim. 3:1-5).

Pero resulta que aún hay más, porque parece ser que el amigo Batchelor ignora un “pequeño” detalle y que no nos parece de recibo en un predicador tan reputado como él: dicha gran predicación anunciada por Jesús en Mat. 24:14, da inicio precisamente con la aparición de un “resto ungido” prefigurado por los “dos testigos” de Rev. 11:3, cuya actividad divulgadora y según dicho pasaje, se lleva a cabo durante un período de tiempo limitado a 1.260 días o lo que es lo mismo, tres años y medio y tras lo cual, llegaría “el fin”; y circunstancia esta que nos hace “sospechar” que no estaríamos hablando de lo mismo, pues la actual predicación de la que nos habla el Sr. Batchelor, lleva ya más de un siglo en “cartelera” y aún continúa representándose…… sin embargo “el fin” mencionado continúa aun estando en el futuro, por lo que no puede ser que con referencia a Mat. 24:14, estemos hablando de la misma predicación. Y refuerza nuestro planteamiento, el hecho que también se nos hable en las Escrituras de cierto personaje y aún por aparecer (“el Anticristo”) que, auspiciando un pacto de paz entre diversas partes y con una duración de siete años (Dan. 9:27), violará flagrantemente dicho tratado justo a la mitad de ese tiempo, eso es, a los tres años y medio de establecido (Dan. 9:27 a) y momento en que dará muerte a los mencionados representantes de Dios (según leemos en Rev. 11:7)…… por lo que solo podemos concluir, aunque fuera solo por coincidencia de tiempos, que la aparición del personaje “el Anticristo” es paralela a la de los “dos testigos” y por tanto, la predicación de Mat. 24:14 aún no ha iniciado.

Porque siendo el caso como hemos visto, que Jehová a limitado la actividad de Sus “enviados” a esos tres años y medio mencionados…… ello nos lleva a barruntar lógicamente que si aún no ha aparecido el personaje “Anticristo”, tampoco lo han hecho los “dos testigos” (al menos no hay constancia de ello) y por lo cual, aún no se ha iniciado la gran predicación anunciada por Jesús. Por lo que ¿cuál mensaje es el que esos predicadores actuales (incluido el caballero en cuestión) están divulgando? Y lo que es más importante ¿quién los ha comisionado, para llevar a cabo dicha obra? ¿Será que no son más que “falsos maestros” al servicio de Satanás, que con sus erráticas “enseñanzas” y parafraseando al apóstol Pedro, están “introduciendo calladamente sectas destructivas” (2 Ped. 2:1), para perjuicio de aquellos que incautamente les sigan?…… pero veamos qué más nos dice el Sr. Batchelor, en este segundo apartado del video que estamos analizando.

De hecho plantea la cuestión de un gran “reavivamiento” religioso actual y mostrándonos como prueba de ello, imágenes de bautismos en masa y que según argumenta, todo ello es obra del Espíritu Santo de Dios e idea que apoya con el pasaje de Rev. 18:1…… y en un claro ejemplo de lo que es una pésima e incorrecta aplicación de un texto bíblico, pues en el citado pasaje y según el contexto en el que está inserto, no nos dice nada que tenga que ver con ningún “reavivamiento” religioso…… más bien, todo lo contrario. Por otra parte, si bien parece que hasta cierto grado se pudiera aceptar la idea de alguna forma de “reavivamiento” en algunas de las iglesias actuales de nuevo cuño (mormones, testigos de Jehová, adventistas, evangélicos, etc.) y fenómeno que como hemos mencionado viene de antiguo, pues se inició a finales del siglo XVIII y principios del XIX, ello no puede ser obra del Espíritu Santo puesto que este no puede estar apoyando a la misma vez, tan distintas y variadas formas de entender la Palabra de Dios que dichas denominaciones religiosas llevan a cabo, así como las diferentes enseñanzas o doctrinas que desde las mismas se imparten…… sin violar con ello las palabras que, guiado precisamente por este mismo Espíritu Santo, se indujo al apóstol Pablo a pronunciar:

Ahora los exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que todos hablen de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la misma mente y en la misma forma de pensar.” (1 Cor. 1:10).

O sea que “igualico como un huevo a una castaña” (que diría nuestro castizo de turno) lo que acabamos de leer, a lo que estamos contemplando en el seno de la llamada “cristiandad” en nuestros días…… y que cuadra perfectamente con la imagen que se profetizó que esta y resto de distintas formas de religión en conjunto, darían en los últimos tiempos. Y es que no podemos olvidar, el dato significativo registrado en las Escrituras y en dónde se nos habla de la existencia en los últimos días y antes del inicio de la predicación de Mat. 24:14 , de un vasto imperio mundial de religión falsa (ahí estarían incluidas, todas las distintas formas de religión existentes y siendo la “cristiandad”, la más execrable entre ellas) y que es identificado como “Babilonia la Grande, la madre de las rameras y de las cosas repugnantes de la tierra” (Rev. 17:5), al tiempo que se nos aconseja el “salirnos de ella” (Rev. 18:4) para no recibir parte de sus plagas o juicios adversos de Dios …… y eso es lo que estamos viendo en nuestros días y no otra cosa. Pero no pasen por alto el detalle, queridos amigos que nos leen, que si bien se nos exhorta a salirnos de un determinado lugar, no se nos indica una alternativa sobre a dónde dirigirnos y lo que solo puede significar, que no existe en la actualidad organización religiosa alguna en la que uno poder refugiarse y que tenga la aprobación de Jehová; y razón por la cual no es posible que lo que hoy se está predicando (según el Sr. Batchelor) por las distintas organizaciones religiosas cristianas, totalmente apartadas de Dios, sea el mansaje de “salvación” para las personas y proveniente del Altísimo…… luego nada que tenga que ver con la voluntad divina en este caso dicha actividad y cómo sí será el caso en el cumplimiento de Mat. 24:14.

Por lo tanto y como acabamos de señalar, no puede estar actuando hoy dicho Espíritu Santo de Dios, si realmente aún no se iniciado la gran predicación anunciada por Jesús…… y evento que continúa estando en el futuro; pero por otra parte, al mismo tiempo que nos habla de un gran reavivamiento en la fe, de manera sorprendente el citado caballero da un giro de 180º al hablarnos también del “gran éxito” de las fuerzas demoníacas que esparcen enseñanzas engañadoras, citando para ello de Rev. 16:14 y que por el contexto en el que se halla situado dicho pasaje, de nuevo no parece haber mucha relación entre lo que este dice y la aplicación que hace del mismo el Sr. Batchelor…… y es que por lo visto, para dicho caballero la cuestión es citar un texto (aunque sea sacándolo de su contexto natural) que diga aquello que en determinado momento necesita que se diga y si no pega, pues ¡nada hombre! igual con un poquito de cola y buena voluntad se puede arreglar el entuerto. En todo caso, hay que reconocer que ya cuenta de entrada con el hecho constatado de que nadie “perderá” el tiempo analizando si la aplicación del texto en cuestión, es correcta o no y por lo que, ¡pues qué más da!…… y es que así, de manera general, es de “responsable” la feligresía de la citada “cristiandad” ante las cosas que tienen que ver con su Dios.

Pero continuando con el planteamiento mencionado, vemos que dicho caballero nos confiesa de forma contradictoria que “las familias y las iglesias, han sido ineficaces en resistir la creciente oleada de influencia maligna”…… luego ¿en qué quedamos? ¿Hay en el mundo un rápido aumento en el número de cristianos seguidores de la fe, gracias al “reavivamiento” producido en las distintas iglesias, apoyadas por el avance tecnológico y como característica de los últimos días…… o por el contrario, lo característico de nuestros tiempos es que estas (las iglesias) se han visto impotentes para oponerse al espíritu del maligno y por ello se han visto totalmente sobrepasadas? Porque esto es lo que nos está afirmando dicho caballero y lo que está claro, es que o bien tiene que ser una cosa…… o bien la contraria, pero las dos al mismo tiempo, obviamente no. Pero también es cierto que algo que no nos dice el Sr. Batchelor, es por ejemplo, por medio de quién los demonios transmiten enseñanzas falsas que llevan precisamente a las citadas prácticas de espiritismo que nos menciona en esta parte de su video, cuando es precisamente entre los miembros de las distintas iglesias de la llamada “cristiandad” en donde ocurre este fenómeno …… y algo que el apóstol Pedro, estableciendo un relación causa/efecto, tenía claro al atribuirlo a la actividad de los “falsos maestros” (2 Ped. 2:1), que se caracterizan precisamente por hablar con un total desconocimiento del contenido escritural y como es el caso que nos ocupa…… porque una cosa es estar constantemente con una Biblia en la mano, como hace el caballero en cuestión a lo largo de todo el video y otra muy distinta, es entender lo que en ella se nos dice y transmitirlo correctamente.

Pero dado que en este video que estamos analizando hay muchos errores de este tipo y que podríamos considerar menores, sirven de sobra para mostrarnos el “nivel” de entendimiento bíblico del que hace gala su autor (en este caso el citado predicador), pensamos que lo mejor sería abreviar para no extendernos en demasía. Y por ello nos centraremos en el monumental disparate que se marca el Sr. Batchelor, en el quinto apartado de dicha grabación (y parte final del cuarto), en dónde no solo muestra un total desconocimiento del propósito de Dios (por tanto, del contenido escritural), sino del más elemental sentido común y lógica exigibles en una persona que se dedica a enseñar a otros…… y algo que obviamente califica al citado predicador, como un auténtico “falso maestro”; pero veamos por dónde se nos descuelga ahora el hombre, que de entrada y para apoyar semejante animalada, nos cita de Rev. 20:1-3, en dónde leemos lo siguiente:

Y vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2 Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás y lo ató por mil años. 3 Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.”

Y que en un alarde de “exégesis bíblica” (“espabilao” que es el hombre), el Sr. Batchelor y sin pensárselo dos veces, nos suelta que ello significa que Satanás y sus ángeles demoníacos, permanecerán confinados durante esos mil años aquí en la tierra, eso es, en una tierra destruida como resultado de la ira divina y sin vestigio alguno de vida humana, “rumiando” las consecuencias de su nefasta actitud y esperando su juicio al final de dicho período de tiempo…… eso es, de los mil años mencionados. Y añadiendo además y por si la animalada ya era poca, que los sobrevivientes de la “gran tribulación” (en algún lugar tenía que “colocarlos”) habrán sido trasladados al cielo y ante la presencia de Dios, ya como seres inmortales para vivir en allí paz y felicidad hasta el momento en que, finalizados dichos mil años, destruidos Satanás y sus ángeles demoníacos y restaurada la tierra en un paraíso, ser devueltos de nuevo a su antiguo hogar. Y ante tamaña salvajada, solo nos queda pensar y por aquello de la misericordia divina recomendada (Mat. 5:7), que lo que dicho caballero lleva en sus manos durante toda la grabación, lejos de ser una Biblia (sino, es que no se entiende), no es más que un tratado de relatos de ciencia ficción y que simplemente se ha equivocado de discurso o de conferencia…… ¡porque cuidadito con la burrada que nos acaba de soltar, aquí el amigo! Y es que de un plumazo, el Sr. Batchelor mandaría a hacer puñetas todo el Plan Divino de Jehová y referente al reinado de mil años a cargo de Su Hijo Jesucristo, en donde precisamente tienen que ser llevadas a cabo las promesas hechas por Dios:

“…… y para que él (Jehová) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios (o prometió) por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Hech. 3:20-21). (Acotaciones nuestras).

Por lo que de entrada, lo que habría que exigírsele a ese señor, aparte de que se exiliara en alguna isla desconocida o volviera a su cueva de origen y nos librara de sus clases “magistrales” de interpretación bíblica, al menos hasta que nos hayamos recuperado de lo impresión (¡vaya con la confesión adventista, si estas son las cosas en las que creen!), es que aprendiera a leer con un mínimo de decoro y dejara de insultar al sentido común, porque veamos: en dicho pasaje de Rev. 20:1-3, no se dice en ningún sitio que Satanás sea confinado aquí en la tierra, sino “al abismo” y expresión que pueden leer ustedes en cualquier traducción bíblica. Y puesto que es de general conocimiento que la Biblia se interpreta a sí misma, vamos a averiguar a través de ella, la procedencia de la palabra “abismo” y en relación a qué, se usa en diferentes partes de la misma; y de entrada vemos que estaríamos hablando de un término que procediendo del griego “á-bys-sos”, se usa en las Escrituras tan solo diez veces: siete en el libro de Revelación, una en Rom. 10: 7, otra en Luc. 8:31 y una décima que tendría que ver con el Sal. 88:6, pasajes en donde el sentido de dicho término queda determinado por el pasaje de Rom. 10:7, al dar a entender este y por contraste, que con la expresión “abismo” estaríamos hablando de un lugar que comunica la idea de algo que está “fuera del alcance” de cualquiera, excepto de Dios o en su defecto, del ángel nombrado por Él y que tiene la “llave del abismo” (Rev. 20:1). Luego para nada estaríamos hablando del planeta Tierra, como lugar de confinamiento para Satanás y sus demonios……. máxime cuando analizamos con un poco de lógica y sentido común, el pasaje de Luc. 8:31 y dentro de su contexto, en donde leemos lo siguiente y que nos permite sacar una lógica y razonable conclusión:

Pero al salir él a tierra se encontró con él cierto varón de la ciudad, uno que tenía demonios. Y hacía mucho tiempo que no se ponía ropa y no se quedaba en casa, sino entre las tumbas. 28 Al ver a Jesús, dio un grito y cayó delante de él y en voz fuerte dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes”. 29 Porque él (Jesús) había estado ordenando al espíritu inmundo que saliera del hombre. Pues hacía mucho tiempo que lo tenía firmemente asido y repetidas veces lo sujetaban con cadenas y grilletes, custodiado, pero él reventaba las ataduras y era impelido por el demonio a los lugares solitarios. 30 Jesús le preguntó: “¿Cuál es tu nombre?”. Él dijo: “Legión”, porque muchos demonios habían entrado en él (en el hombre). 31 Y le suplicaban que no les ordenara irse al abismo. 32 Pues bien, había una piara de cerdos bastante numerosa paciendo allí en la montaña; de modo que le suplicaron que les permitiera entrar en ellos. Y les dio permiso. 33 Entonces los demonios salieron del hombre y entraron en los cerdos y la piara se precipitó por el despeñadero en el lago y se ahogó.” (Luc. 8:27-33). (Acotaciones nuestras).

Luego la conclusión a la que podemos llegar y después de leído dicho pasaje, es que esos demonios ya estaban en la tierra y lo que le estaban pidiendo de Jesús, es precisamente que este no les mandara a otro sitio distinto del que estaban y lugar al que los mismos demonios llamaron “el abismo”…… petición a la que Jesús accedió o “les dio permiso” y por lo que pudieron continuar estando en esta tierra, solo que cambiando el objeto de su posesión: en lugar de poseer a un hombre, entraron en una piara de cerdos…… por lo que queda claro que “el abismo” mencionado no puede ser de ninguna manera esta tierra, sino un lugar distinto y como hemos dicho, solo al alcance del Altísimo. Pero es que si leemos con detenimiento Rev. 20:3, nos damos cuenta que con un mínimo de criterio y del que parece carecer el Sr. Batchelor, la afirmación de ese caballero no solo es inviable, sino una solemne majadería; pero veámoslo:

Y lo arrojó al abismo y lo cerró y lo selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.”

Pero presten atención al hecho, que Satanás es arrojado al abismo para que no extravíe más a las naciones hasta que se terminen los mil años…… y todos sabemos que las naciones están en la tierra y no en el cielo; entonces y lejos de la brutal afirmación del Sr. Batchelor en el sentido de que una tierra desolada y destruida será la morada de Satanás por esos mil años, será la humanidad sobreviviente de la “gran tribulación” y que no estarán en el cielo tan felices en medio de los ángeles de Dios como afirma dicho caballero, los que habitarán por esos mil años una tierra restaurada a un paraíso y por supuesto, sin tener la condición de inmortalidad (punto que analizaremos más adelante) que tan alegremente y en un rasgo concluyente de su supina ignorancia en cuanto a un mínimo entendimiento escritural, les adjudica dicho caballero…… pero veamos lo que nos dan a entender los versículos 7- 8 de este capítulo 20, en el sentido que esta citada “gran muchedumbre” estará en la tierra y no en el cielo:

Ahora bien, luego que hayan terminado los mil años, Satanás será soltado de su prisión 8 y saldrá a extraviar a aquellas naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, para reunirlos para la guerra. El número de estos (los extraviados) es como la arena del mar.” (Acotación nuestra).

Luego si Satanás es soltado de una “prisión” para que salga a extraviar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, es obvio que dicho personaje no estaba en la tierra en el momento de su cautiverio, como sorprendentemente nos señala el Sr. Batchelor, sino en otro sitio alejado de la misma y que bien podría ser algo parecido a una cuarta dimensión…… y solo por poner un ejemplo gráfico hipotético, que permita entendernos.

Y dejando ya aparte el hecho que en el verso 7, se asocia “al abismo” del verso 1 como de una “prisión”, luego de lo que estaríamos hablando es de un lugar de confinamiento (el que sea y esté donde esté) y no de la tierra que nosotros habitamos, lo que vemos es que en el verso 8 se nos dice que lo que Satanás intentará hacer al ser soltado de su reclusión, es extraviar a las naciones “que están en los cuatro ángulos de la tierra” y por lo que queda claro que la tierra en ese momento, estará habitada por personas (sobrevivientes unas de la “gran tribulación” y salidas otras de la resurrección posterior), que durante esos mil años, se habrán organizado en naciones y no pudiendo ser por tanto nuestro planeta, el lugar de encarcelamiento de dicho maligno personaje…… y algo que queda perfectamente establecido, por lo que leemos en el verso 9:

Y avanzaron (Satanás y los por él extraviados) sobre la anchura de la tierra y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró.” (Acotación nuestra).

“Ciudad amada” de la que también se nos hace mención en Rev. 21:1-4 y que aparece en el mismo momento de la instauración del reino de Dios en esta tierra y con lo que se inicia el período milenario y no al final del mismo, como incomprensiblemente nos afirma dicho caballero al inicio del sexto apartado…… pero veamos que nos dice el pasaje en cuestión:
Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado y el mar ya no existe. 2 Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo. 3 Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad y él residirá con ellos (en la figura de Jesucristo) y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. 4 Y limpiará toda lágrima de sus ojos y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.” (Acotación nuestra).

Luego si resulta que la “santa ciudad” de Dios y que no es otra cosa que el conjunto de “ungidos” que conformarán junto a Cristo el gobierno que regirá la tierra durante esos mil años citados (por eso tiene que aparecer justo al inicio del milenio), se la ve descender desde el cielo a la tierra y permítannos que repitamos para fijar bien la idea, que ello ocurre inmediatamente después de la “gran tribulación” y a partir de la que inicia el período de mil años, conocido también como “el reino de Dios” y tema central de las Escrituras (no lo olvidemos), la mera especulación de una tierra desierta y desolada, como lugar de confinamiento de Satanás durante ese período de tiempo, es un disparate de los que hacen época …… y por si desean más información sobre qué son esos “nuevos cielos y nueva tierra” instaurados y elementos determinantes para ubicar correctamente el orden de los acontecimientos en la corriente del tiempo, así como cuándo y a dónde descenderá la “santa ciudad” de Dios, eso es y repetimos para énfasis, el conjunto de miembros del gobierno celestial que encabezado por Jesucristo, regirá en esta tierra por dichos mil años y en dónde se tiene que llevar a cabo la “restauración de todas las cosas” (Hech. 3:21), prometida por Dios, pueden dirigirse a nuestro artículo “El misterio del “Gran Trono Blanco”…… ¿antes o después del milenio?” (29/01/12).

Y en cuanto a la afirmación que nos hace dicho caballero en el sentido que los sobrevivientes de la “gran tribulación” serán llevados al cielo ante la presencia de Jehová, por espacio de mil años y con la inmortalidad concedida…… ¡pues que quieren que les digamos, como no sea que burradas peores hemos leído! Porque con un mínimo de decoro, ese señor tendría que leerse las Escrituras y antes a afirmar semejante salvajada, averiguar a quienes dicen estas que les es concedida la inmortalidad ¡porque eso nos lo dice la propia Biblia y por lo cual no tenemos que especular!…… pero véanlo por ustedes mismos:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Rev. 20:6).

Luego si las Escrituras no nos mienten, solo los que participan de esa “primera” resurrección, es sobre quienes la “muerte segunda” no tiene autoridad, o lo que es lo mismo, adquieren la inmortalidad y pasan a reinar con Cristo durante esos mil años ; pero claro, ahí nos encontramos con el “pequeño” detalle que al Sr. Batchelor se le ha pasado por alto: que para recibir dicha inmortalidad, hay que participar de una “primera” resurrección…… pero claro, para ello obviamente, primero hay que morir y algo que no sucede con los miembros de la “gran muchedumbre” pues, según Rev. 7:14, se nos dice de esta que sale de la “gran tribulación” final y lo que significa que han sobrevivido a esta y por lo tanto, al no haber muerto no pueden participar de dicha “primera” resurrección ni de ninguna otra, lógicamente…… y por ello, no pueden recibir la inmortalidad. Pero el Sr. Batchelor abunda en su error, cuando afirma que además esas personas salidas de la “gran tribulación”, son “preparadas” para reinar con Cristo, cuando en el pasaje leído de Rev. 20:6 claramente se nos dice que solo aquellos que alcanzan la inmortalidad (y ya hemos visto que la citada “gran muchedumbre” no puede hacerlo), son los que reinarán con Cristo y ¡pásmense ustedes!…… “por los mil años”; luego ¿nos podría aclarar dicho caballero, a qué mil años hace referencia dicho pasaje de Rev. 20:6? ¿Podrían ser por ventura, esos mil años a los que disparatadamente coloca el Sr. Batchelor a Satanás y sus demonios, para que vayan “barruntando” el estropicio que han cometido…… solo comparable a los disparates que dicho caballero enseña?

Y puesto que ya sabemos que a algunos de nuestros lectores les parecerá nuestro tono, algo subido de ídem y que en consecuencia, algún que otro correo recibiremos en este sentido, nos permitimos el adelantarnos a los acontecimientos señalando y como siempre hemos manifestado desde este blog, que con las cosas de Jehová no nos permitimos ni una broma…… y por lo que no toleramos que se vaya engañando al personal con tanta impunidad y desfachatez, como es el caso que nos ocupa y máxime cuando está en nuestra mano el denunciarlo. Porque lo menos que puede hacer una persona que se dedica a enseñar a otros, es meditar un poco más en las cosas que afirma y contrastar si las tales están de acuerdo o no, con lo que dicen las Escrituras; y si no es así y de ello resultan las barbaridades que nos ha contado dicho caballero…… pues eso: que cuando uno salta al “ruedo” y se adorna con este tipo de “faenas”, lo más probable es que le empitone el toro, como le ha ocurrido al Sr. Batchelor. Pero lo grave para dicho caballero, es que si lo que nosotros exponemos en este escrito está ajustado a la verdad escritural, resulta que el “miura” (dicho sea en sentido figurado y desde el máximo respeto, por supuesto) que le está empitonando no es otro que el propio Jehová a través de Su Palabra escrita y no nosotros, que no somos más que simples transmisores de la misma…… por lo que si esto resulta ser así, está por ver cómo reaccionará a la reprensión divina el citado caballero, cuando se dé cuenta del “revolcón” que le han dado (y por aquello de continuar con el símil taurino). Y para que al menos sea consciente de cómo está “el patio”, esperamos que haya algún “alma caritativa” y que esté en disposición de ello, que le haga llegar este escrito al Sr. Batchelor para que públicamente se retracte de lo dicho o en su defecto, se “mantenga en sus trece”…… en fin, quedamos a la espera de que se nos dé una explicación que mínimamente devuelva la tranquilidad a nuestras “almas contristadas”, ante tanto despropósito.

MABEL

PERO…… ¿EN QUÉ EVANGELIO DEBEMOS DE CREER?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 08/10/2012 by Armando López Golart

¡…… y creed en el evangelio!”. Probablemente esas fueron las primeras palabras que Jesús pronunció relacionadas con el “reino de Dios”, ya que el primer versículo del evangelio de Marcos hace referencia a este inicio de la actividad proclamadora de Jesús, cuando declara: “El principio del evangelio de Jesucristo” y siendo en el verso 15, que leemos las  palabras que dan inicio a este artículo. Ahora bien ¿qué es exactamente aquello en lo que se supone que debemos de creer? Simplemente ¿cuál es el verdadero evangelio? ¿De qué realmente estaba hablando Jesús, cuando inició la predicación del “evangelio del reino de Dios”? Y aun siendo ello muy triste, la realidad es que la inmensa mayoría de quienes profesan actualmente el cristianismo, no saben las respuestas de estas elementales preguntas y algunas otras, también relacionadas con el verdadero significado del evangelio que predicó Jesús. Y eso es una lógica consecuencia, del continuo bombardeo por parte de la mayoría de organizaciones religiosas así como de la mayoría de autores en temas bíblicos, básicamente por algunos “entendidos” que publican en Internet, que con sus afirmaciones acerca del sentido de la expresión “el evangelio del reino de Dios”, casi han dado a entender algo parecido a como si esta frase en si misma fuera la causa de salvación. Porque se hartan de hablarnos del evangelio de reino de Dios; o de que Jesús vino expresamente a predicar el evangelio; o que si los apóstoles también lo predicaron; o que si el que cree en el evangelio será salvo…… y cosas parecidas. Pero absolutamente nada de lo que realmente es en sí mismo dicho evangelio, o sea, del beneficio que este reportará a la humanidad obediente, según fue señalado por Dios a través de sus profetas (Hech. 3:21).

Y ya advertimos de antemano, que no es nuestra pretensión impartir ningún tipo de enseñanza, ni condicionar la opinión de nadie, sino simplemente el tratar de racionalizar las cosas o ponerlas en su justo sitio y no dramatizarlas, como hacen la mayoría de esos “genios” de la interpretación bíblica y dándoles con ello, una significación que de ninguna manera tienen. Por lo tanto, empezaremos considerando algunos aspectos que nos ayudarán a colocar una buena base para poder entender de qué estamos hablando; y para lo cual, empezaremos por averiguar el significado de la palabra “evangelio”, así como de la expresión “reino” y ya a partir de ahí, centrarnos ya en lo realmente importante y que no es otra cosa que el plantearnos la siguiente cuestión ¿que vino entonces a anunciar Jesús realmente? Veamos y siempre simplificando la cuestión al máximo que nos permitan nuestras neuronas: la expresión “evangelio” en castellano, proviene del latín “evangelĭum” y que a su vez, se origina del vocablo griego “evangelion” (εὐαγγέλιον) y que significa “buenas nuevas” o en su defecto, “buenas noticias”; de igual manera la palabra “reino”, básicamente hace referencia a un “gobierno”…… no olvidemos que Jesús era el heredero legal al trono del reino de David y que este reino, no fue en su momento más que la representación terrestre de algo muchísimo más elevado: una gobernación por Jehová sobre Su pueblo y delegada en esa agencia terrestre:

Y Salomón empezó a sentarse sobre el trono de Jehová como rey en lugar de David su padre y a hacerlo con éxito y todos los israelitas le fueron obedientes.” (1 Sam. 29:23).

Luego a tenor de lo expuesto, lo correcto sería decir que Cristo vino a anunciar “las buenas noticias del gobierno de Dios”; por lo tanto, vamos a intentar a la luz de las Escrituras, el llegar a conclusiones esclarecedoras y para ello, empezaremos analizando el pasaje en donde se hallan esas palabras citadas:

Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, 15 diciendo: El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.” (Mar. 1:14-15).

O en su defecto “creed en las buenas noticias”; luego la comisión divina recibida por Jesucristo, era la predicación de las “buenas noticias” del gobierno de Dios…… y de ninguna otra cosa. Y esas buenas noticias hacían referencia en primer lugar, a la restauración del reino de David sobre la tierra, en manos de su heredero legal (Jesús) y por supuesto, a las cosas que ese gobierno de Dios haría (o hará) a favor de las personas obedientes al mismo; por lo tanto, ese es el “evangelio” en el que debemos creer: lo que ese gobierno restaurado de Dios en la tierra hará por la humanidad obediente y no en cualquier otra cosa que se nos diga, producto de una falsificación o sustituto ideado por el hombre. Pero para poder creer en las cosas que ese gobierno hará por el ser humano, primero se nos tiene que explicar de qué cosas estaríamos hablando; al respecto, veamos unas palabras del apóstol Pablo que son muy esclarecedoras para fijar el punto en cuestión:

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciaren otro evangelio diferente del que os hemos predicado, sea anatema (o sea, maldito). Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si algún hombre os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema” (Gal. 1:6-9). (Acotación nuestra).

Y fijémonos en el hecho de que Pablo afirmó que no había otro evangelio, sino lo que pretendían muchos era pervertirlo o adulterarlo, o sea y de alguna manera, cambiar el sentido de lo enseñado por Jesús, de tal manera que nos fuera imposible creer en el verdadero…… por desconocerlo: o sea, hablarnos de otras cosas, que no son de las que Jesús nos habló; y tan grave le parecía a Pablo ese pervertir o adulterar el evangelio de Cristo, que deseaba que aquél o aquellos que cometieran semejante tropelía, fueran malditos de Dios. Y es que es una grave responsabilidad, que no se debe tomar a la ligera, el transmitir a otros un mensaje distorsionado acerca del verdadero evangelio del reino de Dios, predicado por Jesús…… sin embargo, hay algunos que incluso afirman del propio apóstol Pablo, que este enseñó un evangelio adicional o diferente del enseñado por Jesús, aunque es claro que él jamás hizo eso. Y es que, irónicamente, el propio Jehová usó a Pablo para que pronunciara una “maldición” sobre cualquier hombre, ángel o incluso un apóstol, que tergiversara dicho contenido y advirtiendo por tanto, en contra de aquellos que enseñaran tales falsas enseñanzas:

Más si aún nosotros (los apóstoles)…… os anunciamos otro evangelio diferente…… sea anatema” (Gal. 1:8). (Acotación nuestra).

Luego si él hubiese hecho esto, literalmente habría estado pronunciando una maldición ¡sobre sí mismo! Pero la realidad es que no fue así y por lo que en definitiva, de lo que nos advierte ese pasaje bíblico, es del hecho que se nos puede estar enseñando un evangelio distinto del que predicó Jesús y sus apóstoles, con grave perjuicio para nuestro futuro; pero…… ¿y cómo se hace para enseñar un evangelio distinto del que predicó Jesús? Pues sencillamente, enseñando algo que no enseñó Jesús y lo cual vamos a ilustrar con algunos ejemplos:

Cuando a usted se le quiere hacer creer que los que gobernarán con Cristo en el reino, serán “millones, miles de millones”…… eso es algo que no enseñó Jesús y que transmite una idea distorsionada de lo que será el reino de Dios, a la par que puede generar en algunas personas falsas esperanzas, como la de creer que un día llegarán a gobernar con Cristo en ese reino, cuando eso no es verdad…… porque lo que Jesús dijo, sencillamente fue esto:

No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino.” (Luc. 12:32).

Pero es que además, en Rev. 14:1 y por medio de una visión, a Juan le fue mostrado que los que gobernarán con Cristo en ese reino, serán 144.000…… eso por lo menos, es lo que nos cuenta Juan. Y ya prescindiendo de que esta cantidad sea simbólica o literal (no vamos a entrar ahora en esta discusión), la cuestión es que estaríamos hablando de un pequeña cantidad de miembros y que contrasta significativamente con la “gran muchedumbre que ningún hombre podía contar” de sobrevivientes de la “gran tribulación” por venir y que serán los primeros súbditos de ese reino (Rev. 7:9; 14). Luego según las Escrituras, estaríamos hablando de dos grupos distintos y con una ostensible diferencia en cuanto a cantidad y privilegio; uno de reducido tamaño que gobernará en dicho reino y otro inmenso en su multitud, que serán los primeros súbditos del mismo; por lo tanto…… algo no cuadra en esa enseñanza de los “millones, miles de millones” que han de reinar con Cristo y por lo que a usted le están enseñando otro “evangelio”, en definitiva, algo que no enseñó Jesús.

O cuando alguien le enseña que los notables del AT (los Abraham, Moisés, Isaac, David, Daniel, etc.), gobernarán como reyes y sacerdotes con Cristo en el reino milenario, de nuevo algo no cuadra porque eso no se ajusta a lo que dijo Jesús…… y es que con respecto de aquellos que con él tenían que gobernar, estableció dos imprescindibles requisitos:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.” (Juan 3:5).

Y es obvio que esos notables o santos del AT, no pudieron acceder de ninguna manera a esos dos requisitos (el nacer del agua y el nacer del espíritu), ya que los mismos solo estuvieron accesibles a partir del Pentecostés de 33 E.C. y para ese tiempo, hacía siglos que esos personajes habían muerto. Pero es que además, si en su momento esos personajes del AT ya hubieran tenido acceso a gobernar con Cristo, según afirman algunos de esos “entendidos” para poder salirse del “embolao” en el que se han metido con semejante aseveración…… ¿para qué entonces establecer dichos requisitos, si solo con dejar las cosas como estaban, había más que suficiente? Luego, o Jesús nos mintió, o a usted le están enseñando otro “evangelio”…… de nuevo, algo que Jesús no dijo.

O cuando a usted se le explica que en Juan 5:28-29, Jesús afirmó que hay dos resurrecciones, una para salvación o vida eterna al inicio del milenio, para todos los “justos” y una segunda resurrección al fin de los mil años de gobernación por Cristo, para destrucción eterna de los “injustos”, una vez más aquí hay algo que no encaja. Porque entonces y si ello fuera así, resultaría que Jesús no podría llevar a cabo durante el milenio, la comisión que le ha sido encomendada por su Padre Celestial; veamos:

“…… y para que él (Jehová) envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Hech. 3:20-21). (Acotación nuestra).

Y dado que la citada “restauración”, solo puede ver con devolver al ser humano a la misma condición de perfección de la que disfrutaban nuestros primeros padres Adán y Eva (antes del pecado), los números continúan sin cuadrarnos. Porque los que participan de la primera resurrección y para salvación o vida eterna, ya se levantan como perfectos e inmortales Hijos de Dios, según Rev. 20:6:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.”

Y siendo eso así, se nos plantean dos cuestiones: la primera, es que esas personas ya no necesitan ningún tipo de restauración y la segunda, es que si no hay otra resurrección hasta el fin de los mil años (y además para destrucción eterna) ¿sobre quiénes se llevaría a cabo dicha “restauración”?…… o dicho de otra manera: ¿en favor de quiénes, se derramarían los beneficios de la condición sacerdotal de esos gobernantes? Recordemos que la función de la figura del sacerdote, siempre ha sido la de mediar entre Dios y el hombre (1 Tim. 2:5); pero si no hay durante el milenio, hombres por los que mediar, como sería el caso…… pues eso, que queda claro que de nuevo le están enseñando otro “evangelio” distinto del que enseñó Jesús, porque este nunca dijo algo semejante.

Luego todo considerado, veamos ahora que fue lo que realmente anunció Jesús y para, como hemos dicho, desmitificar un poco la cosa; porque tal parece que se nos quiere dar a entender y según muchos “iluminados”, que Jesús vino a anunciar algo nuevo o novedoso y que los judíos no sabían. Para ello, analicemos el siguiente pasaje y notemos algo interesante…… a la vez que sorprendente:

Porque digo que Cristo realmente llegó a ser ministro de los circuncisos a favor de la veracidad de Dios, para confirmar las promesas que Él hizo a los antepasados de ellos……” (Rom. 15:8).

Luego podríamos decir, que en realidad Jesús no vino a explicarnos nada nuevo o al menos, nada que no supieran los miembros del pueblo judío, pues los profetas ya habían anunciado con anterioridad el propósito de Jehová de restaurar el reino o gobernación de Dios y las cosas que este haría a favor de la humanidad, como veremos a continuación. En Jesús, sencillamente, se puso de manifiesto el cumplimiento de muchas de esas profecías y es en ese sentido, que él fue una confirmación de las promesas de Jehová, por medio de sus profetas “de tiempo antiguo” (Hech. 3:21)…… no solo de aquellas que estaban centradas en el propio Jesús y que cumplió cabalmente, sino obviamente de todas las restantes:

Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el regir principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isa. 9:11).

Luego en el mismo momento de aparecer dicho heredero legal al trono de David, aquellos judíos ya tenían ante sí la confirmación palpable y evidente de la veracidad de la promesa que Jehová, a través del profeta Samuel, había hecho al citado personaje y por extensión, al resto del personal:

Y tu casa y tu reino ciertamente serán estables hasta tiempo indefinido delante de ti; tu mismísimo trono llegará a ser un trono firmemente establecido hasta tiempo indefinido. 17 Conforme a todas estas palabras y conforme a toda esta visión, fue como Natán habló a David.” (2 Sam. 7:16-17).

Jesús escenificó dicha confirmación, a la par que reafirmó su identidad como heredero legítimo del rey David, al entrar en Jerusalén a lomos de una humilde bestia de carga (un asno), como parece ser que era preceptivo en los reyes de Israel (1 Rey.33-39; Zac. 9:9) y siendo reconocido y aclamado por las muchedumbres como tal:

La mayor parte de la muchedumbre tendió sus prendas de vestir exteriores en el camino, mientras otros se pusieron a cortar ramas de los árboles y a tenderlas por el camino. 9 En cuanto a las muchedumbres, los que iban delante de él y los que seguían, clamaban: “¡Salva, rogamos, al Hijo de David! ¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová! ¡Sálvalo, rogamos, en las alturas!” (Mat. 21:8-9).

Entonces esa aparición del heredero legal al trono de David, confirmaba la promesa de Jehová a los antepasados de aquellos judíos, a la vez que certificaba el seguro cumplimiento de las demás promesas del Altísimo y que necesitaban de esa primera (la aparición de dicho heredero legal) para su continuidad, para general beneficio de la humanidad caída; entre ellas y en orden de importancia, como instrumento fundamental, el establecimiento efectivo del reino restaurado de Dios en la Tierra:

Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos.” (Dan. 2:44).

Y veamos ahora, algunas de las promesas que Jehová hizo a los antepasados de los judíos del tiempo de Jesús (también y por extensión, a todos nosotros hoy) y que se llevarán a cabo durante el período de ese reino o gobierno milenario, en manos de Jesucristo y gobernantes asociados:

Salmo 37:11: “Pero los mansos mismos poseerán la tierra y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.”

Salmo 72:7: “En sus días el justo brotará y la abundancia de paz hasta que la luna ya no sea.”

Ahora bien, es obvio que para ello no tendrían que existir las guerras ¿verdad? Pues vean cual es la promesa de Jehová:

Salmo 46:9: “Hace cesar las guerras hasta la extremidad de la tierra. Quiebra el arco y verdaderamente corta en pedazos la lanza; quema los carruajes en el fuego.”

Miqueas 4:3: “Y él ciertamente dictará el fallo entre muchos pueblos y enderezará los asuntos respecto a poderosas naciones lejanas. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzarán espada, nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.”

Pero sería muy difícil gozar de esta paz a plenitud, si uno estuviera afectado por alguna enfermedad, defecto físico o por la misma vejez, que tantas limitaciones nos impone. Pues no se preocupe, porque también eso será atendido:

Isaías 33:24: “Y ningún residente dirá: “Estoy enfermo”. La gente que more en la tierra constará de los que habrán sido perdonados por su error”.”

Isaías 35:5-6: “En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo y la lengua del mudo clamará con alegría….”

Job 33:25: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil.”

Pero quizás usted se pregunte, como se podrá disfrutar a cabalidad de esas bendiciones, cuando vemos por toda la tierra una desertización galopante; sequías brutales; mares, ríos, lagos y otras diversas fuentes de agua contaminadas por el hombre; la protectora capa de ozono quebrantada y tantos y tantos otros aspectos nocivos que afectan directamente nuestra calidad de vida. Pero de nuevo no se preocupe, que Jehová, mediante su reino delegado, también dará atención a ese problema:

Isaías 35:6-7: “…… Pues en el desierto habrán brotado aguas y torrentes en la llanura desértica. 7 Y el suelo abrasado por el calor se habrá puesto como un estanque lleno de cañas; y el suelo sediento, como manantiales de agua. En el lugar de habitación de los chacales, un lugar de descanso para ellos, habrá hierba verde con cañas y papiros.”

Rev. 11:18: “…… y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra.”

Y no pase cuidado, que esa paz que Jehová nos ofrece, no se verá ensombrecida por la falta de un trabajo remunerador y satisfaciente, de una vivienda apropiada o carencia alguna de alimentos, con los que sustentar su vida y la de sus seres queridos:

Isaías 65:21-22: “Y ciertamente edificarán casas y las ocuparán; y ciertamente plantarán viñas y comerán su fruto. 22 No edificarán y otro lo ocupará; no plantarán y otro lo comerá. Porque como los días de un árbol serán los días de mi pueblo; y la obra de sus propias manos mis escogidos usarán a grado cabal.”

Miqueas 4:4: “Y realmente se sentarán, cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera y no habrá nadie que los haga temblar; porque la boca misma de Jehová de los ejércitos lo ha hablado.”

Salmos 72:16: “Llegará a haber abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá sobreabundancia.”

Tan abundante y completa será esta paz proveniente de nuestro Dios Jehová, durante ese reino milenario, que se extenderá también al reino animal y a la relación de estos con el hombre:

Isaías 11:6-8: “Y el lobo realmente morará por un tiempo con el cordero y el leopardo mismo se echará con el cabrito y el becerro y el leoncillo crinado y el animal bien alimentado todos juntos; y un simple muchachito será guía sobre ellos. 7 Y la vaca y la osa mismas pacerán; sus crías se echarán juntas. Y hasta el león comerá paja justamente como el toro. 8 Y el niño de pecho ciertamente jugará sobre el agujero de la cobra; y sobre la abertura para la luz de una culebra venenosa realmente pondrá su propia mano un niño destetado.”

Pero por otra parte, ¿no sería lamentable que esas bendiciones se acabaran con la muerte de uno? Por supuesto y por eso mismo, la muerte tampoco existirá:

Isaías 25:8: “Él realmente se tragará a la muerte para siempre y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro. Y el oprobio de su pueblo quitará de toda la tierra, porque Jehová mismo lo ha hablado.”

1 Cor. 15:26: “Como el último enemigo, la muerte ha de ser reducida a nada.”

Rev. 21:4: “Y limpiará toda lágrima de sus ojos y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.”

Y finalmente, el más grande de los acontecimientos que hayan de producirse durante ese período milenario del reino…… la resurrección de los muertos:

Daniel 12:2: “Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos a oprobios y a aborrecimiento de duración indefinida.”

Juan 5:28-29: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.”

Hechos 24:15: “…… y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.”

Y todas esas personas que irán resucitando de forma progresiva, así como los sobrevivientes de la “gran tribulación” (Rev. 7:9; 14) en su calidad de primeros súbditos de ese reino de Dios por venir, experimentarán el cumplimiento de esas profecías en sus propios cuerpos durante ese período milenario, al tiempo que irán recibiendo también ayuda espiritual mediante los oficios sacerdotales de esos gobernantes del reino; de tal modo, que para el final del milenio se habrá alcanzado la total “restauración” prometida: el ser humano volverá a ser perfecto, tanto física, como psíquica, como espiritualmente, tal como en su momento y antes del pecado lo fueron Adán y Eva…… y al igual que ellos, con la vida eterna en mira. Todo eso es lo que ocurrirá durante el transcurso de esos mil años del reinado de Dios por Jesucristo (y asociados) y acontecimientos que conforman el grueso de esas “buenas noticias del gobierno de Dios”, que Jesús y seguidores “recordaron” a los judíos y enseñaron a los gentiles. O sea, eso y no otra cosa (la que sea), es el contenido del “evangelio del reino de Dios” que Jesús instó a creer; ahora bien…… ¿se lo cree usted?

No es menos cierto que Jesús, aparte de la divulgación de esas buenas noticias que hemos reseñado, junto a algunos ejemplos demostrativos (sanó enfermos, devolvió la vista a los ciegos, o el habla y oído a los sordomudos, expulsó demonios y levanto muertos) y como pequeño anticipo de lo que acontecería a escala inmensamente mayor durante su futuro reinado, en su ministerio puso adicionalmente sobre la mesa una incomparable oportunidad: la de formar parte de aquella minoría (Luc. 12:32), que en su momento tendrían que gobernar con él en ese reinado milenario, como Hijos adoptivos de Jehová y en cumplimiento de la promesa de Dios hecha a sus antepasados, eso es, el sacar de entre el pueblo judío a aquellos futuros reyes y sacerdotes o “nación santa” (Éxo. 19:5-6). Y oportunidad que nada tenía que ver con ser el más listo de la clase, o el más prominente o el tener “enchufe”, sino sencillamente con el estar entre los primeros que aceptaron a Jesús y creyeron en su “evangelio”. Esas personas fueron “compradas de entre la humanidad como primicias para Dios y para el Cordero” según Rev. 14:4b; y como seguro que usted sabe, querido amigo, las primicias no son más que la pequeña parte de un todo, por ejemplo, los primeros frutos de una larga cosecha…… de lo primero que a usted se le ocurra. Pues bien, esas personas se contaron entre los primeros seguidores de Jesús y por ello recibieron ciertos privilegios, que no recibiremos el resto de los mortales: sencillamente, ellos estuvieron en el lugar adecuado, en el momento oportuno.

Por lo tanto y a modo de resumen desmitificador, tenemos que decir que, lejos de lo que se nos quiere dar a entender, en el sentido de ser “el reino” en sí mismo, causa directa de la salvación y por lo tanto, meta última del cristiano, eso no es más que otro “evangelio” que se nos está contando y por lo tanto, falso. Porque el “reino” (gobernantes incluidos), no es más que el “instrumento” que usa Jehová para la consecución de un logro: la restauración de todas las cosas habidas en un momento anterior (Hech. 3:21). Prueba de que eso es como se lo afirmamos, la tenemos en el hecho de que mientras al ser humano que reciba de sus beneficios, se le ofrece la vida eterna como perspectiva, el citado reino o gobierno y como cualquier instrumento, tiene fecha de caducidad: mil años…… después de transcurridos los cuales y alcanzados los objetivos propuestos, Jesucristo devuelve a Su Padre Celestial el control sobre las cosas y el reino como tal, desaparece de la escena:

Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. 28 Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.” 1 Cor. 15:24-28).

Luego ese reino o gobierno de Dios mediante Jesucristo y cumplido ya su objetivo, llegará a su fin y será clausurado, porque ya no se requerirá jamás de él. Por lo tanto, lo verdaderamente importante, no es el reino de Dios en sí mismo (con serlo y mucho) y que repetimos, es solo el instrumento necesario para la consecución de un logro, sino lo que este gobierno o reino conseguirá o hará en favor del ser humano y lo cual es el verdadero “evangelio” o la “buena noticia” que hay que difundir…… porque eso es exactamente lo que vino a pregonar Jesús: las buenas noticias de las buenas cosas que ese gobierno de Dios a través de su persona, hará por la humanidad obediente. Y somos conscientes que todo lo explicado, en un momento de tantos avances tecnológicos y con el hombre dominando el átomo, pueden sonar un poco (o un mucho) a cosas banales y fuera de lugar…… pero no es menos cierto, que unas palabras pronunciadas hace más de 3.000 años, tienen la misma vigencia en nuestros días, que en ese entonces:

Todo esto he visto y hubo un aplicar mi corazón a toda obra que se ha hecho bajo el sol, durante el tiempo que el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.” (Ecle. 8:9).

Dicho esto, no nos queda sino rogarle una vez más, querido lector, que no se fie demasiado de lo que le decimos y haga sus propias averiguaciones, en el sentido de si lo que le explicamos se ajusta a lo que usted lee y entiende en su propio ejemplar de las Escrituras…… o no. Y es que como le hemos dicho al principio, no es nuestra intención ni el enseñar ni el crear opinión y por lo que nos limitamos simplemente, cuando leemos (básicamente en Internet) determinada información que no nos cuadra, a poner en práctica lo mismo que le aconsejamos a usted: contrastamos lo leído con lo que buenamente entendemos que dice la Biblia al respecto y una vez sacadas las oportunas conclusiones, las publicamos para aviso a navegantes…… y que cada uno decida lo que más le convenga.

MABEL

USTED…… Y LA “SN 1006”.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 02/10/2012 by Armando López Golart

remanente-SN-1006Y es que a finales del pasado mes de Septiembre, apareció una noticia de prensa en donde se nos contaba acerca del descubrimiento de la razón por la que en el año 1006 de nuestra era y según registros de la época, apareció de pronto en los cielos una nueva “estrella” y de cuyo hecho dan constancia registros escritos de astrónomos tanto chinos, como egipcios, árabes, o suizos de la época, si bien los datos más precisos fueron registrados por chinos y egipcios. No obstante, todos ellos son coincidentes en muchos de los aspectos del evento observado y que dadas las características de la época (no existían rápidos medios de comunicación que pudieran aunar criterios), confirmaría la veracidad del suceso referido: un gran círculo de luz unas tres veces mayor que Venus y situado en la constelación del Lobo, entre las constelaciones de Centauro y Escorpio, que permaneció visible según los astrónomos chinos por espacio de casi tres años y según escritos egipcios de la época, con un brillo superior a tres veces el reflejado por Venus o en su defecto, el equivalente a una cuarta parte del brillo de la Luna. Cabría señalar como detalle anecdótico, que los monjes de la Abadía de San Galo, en Suiza, plasmaron en sus escritos que dicho brillo se mantuvo en los cielos durante algo más de 3 meses, así como que durante todo este tiempo, la luz no se alejó del horizonte y tenía un comportamiento que no era comparable al de ningún otro cuerpo celeste.

Es obvio que tal información difiere en cuanto a tiempo de permanencia en nuestros cielos de la visión de dicho fenómeno y quizás en otros pequeños detalles, pero en cualquier caso, la cuestión es que allá arriba ocurrió algo impresionante y que en cierto sentido, analizado debidamente es de gran utilidad para nosotros, por el “mensaje” derivado de dicho suceso. Según la noticia reseñada, estaríamos ante la mayor explosión de un objeto celeste jamás contemplada por el ser humano, resultado de la colisión de dos enanas blancas que al parecer conformaban un sistema binario y cuya fusión, resultó en el colapso del objeto estelar resultante y su posterior explosión, originando lo que se conoce como una “supernova”…… y de ahí el nombre de “SN 1006”, eso es “supernova del año 1006”. Que la información llegada hasta nosotros de esos antiguos astrónomos es fiable, queda constatado por el hecho que apuntando con los telescopios actuales a la zona en dónde ellos situaron dicho fenómeno, aparece un remanente residual al que llamamos “nebulosa” y resultado final de una brutal explosión termonuclear, que esparció los restos de ambas estrellas por el espacio en forma de burbuja, la cual se expandió progresivamente hasta alcanzar el diámetro actual de unos 60 años luz y que aún continúa su expansión a una velocidad cercana a los nueve millones de kilómetros por hora; algo parecido y salvando las distancias, a cuando usted tira una piedrecita en una masa de agua y el impacto de la misma, crea una serie de círculos concéntricos que se van alejando progresivamente del lugar del impacto…… pues lo mismo, pero en burbuja cósmica.

Y aunque no es nuestro propósito el profundizar en los detalles científicos de dicho evento, entre otras cosas porque no somos expertos en el tema, si añadiremos unos pequeños datos adicionales, para dar más fuerza el punto al que queremos llegar. Por ello quizás podríamos señalar, por ejemplo, que hay que tener en cuenta que dicha nebulosa u objeto resultante de tan brutal explosión, se halla a 7.200 años luz de distancia de la Tierra y lo que significaría, que para cuando aquellos astrónomos del pasado visualizaron por primera vez esa supuesta “estrella”, ya hacía 7.200 años que se había producido dicho estallido y que es lo que tardó la luz originada en dicha explosión, en llegar hasta nosotros (o hasta ellos en este caso)…… y les recordamos que la luz viaja en el espacio a prácticamente 300.000 km. por ¡segundo! (concretamente 299.792´458 km.). Otro ejemplo de lo que les estamos hablando y que también nos sirve para nuestro propósito, es que cuando usted levanta los ojos al cielo en una noche despejada y mira en dirección a la constelación de Andrómeda, si tiene buena vista localizará una pequeña manchita borrosa y que es el único objeto visible a simple vista de los situados más allá de los límites de nuestra galaxia…… le estamos hablando de la galaxia M31, comúnmente conocida como la galaxia de Andrómeda y alejada de nuestra querida Vía Láctea (nuestra galaxia de pertenencia), la friolera de ¡dos millones, doscientos mil años luz! o lo que es lo mismo, que lo que usted está viendo a tiempo real, no es más que dicha galaxia tal como era hace 2,200.000 años…… pues de nuevo señalamos, que este es el tiempo que la luz por ella reflejada, tarda en llegar hasta nosotros.

Pero es que resulta que la manchita en cuestión y que usted apenas alcanza a ver sin la ayuda adecuada y perdida en las profundidades de un vasto e inmenso universo, tiene un diámetro aproximado de 220.000 años luz…… eso es, que si alguno de nosotros pudiera desplazarse de un sitio a otro a la velocidad de la luz (recuerde: 300.000 km./segundo), tardaría ¡220.000 años! para recorrer la distancia que separa un extremo de su opuesto en dicha galaxia…… eso es, una burrada de tiempo o dicho de otra manera, una “excursión” no al alcance de cualquiera. Sin embargo y repetimos para establecer sólidamente las bases de la cuestión final a la que pretendemos llegar, usted y con gran esfuerzo, solo ve una pequeña e ínfima manchita borrosa perdida en la negrura de un inmenso Universo (unos 14.000 millones de años luz de fondo, miremos hacia donde miremos desde nuestra posición en el espacio) que encima continúa expandiéndose casi a la velocidad de la luz…… y dicho lo cual, llegamos ya al punto que nos interesa de nuestra consideración: ¿Le dice todo lo que usted acaba de leer, algo de la fuerza existente detrás de semejante manifestación de poder y sabiduría? Porque no estamos hablando de un cuento chino que alguien nos haya contado, o una idea fruto de la imaginación fantasiosa de algún iluminado, sino de una realidad que está ahí arriba y que usted puede contemplar cada noche, solo con alzar sus ojos al cielo y observar la bóveda celeste…… por lo que repetimos ¿se ha detenido a pensar por un solo instante, quién está detrás de tan sobrecogedor espectáculo creativo, inasumible por la mente humana? Porque lo que está claro y siempre según la lógica de alguien que sabía de qué hablaba, es que todo eso que contemplamos cuando alzamos nuestros ojos hacia el firmamento, solo no se ha hecho:

Por supuesto, toda casa es construida por alguien, pero el que ha construido todas las cosas, es Dios.” (Hebr. 3:4).

Una lógica aplastante que observamos a diario en nuestro entorno y por tanto, difícil de rebatir; y es que la simple visión de tan majestuoso espectáculo, ya denota la necesaria existencia de un Ser Supremo como Autor de esa impresionante creación que es el entero Universo y que se suele manifestar en ocasiones, por medio de esas brutales explosiones, las cuales obviamente nos hablan del infinito poder del Ser Supremo que las controla…… pero vea cómo se nos llama la atención sobre ese particular, en las propias Escrituras:

Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna de ellas falta.” (Isa. 40:26).

Luego de entrada, ya nos encontramos que aquí en este pasaje bíblico está perfectamente reflejado el “principio” supuestamente descubierto en 1.905 por Albert Einstein (E=mc2) y posteriormente usado en el desarrollo de su teoría sobre la relatividad; y formulación que vendría a decir en su sentido más simple posible, que la materia y la energía son formas distintas de una misma cosa, o lo que es lo mismo, las dos caras de una misma moneda…… eso es, que mientras la materia se puede transformar en energía, a su vez la energía puede transformarse en materia. Y eso es precisamente lo que queda de manifiesto en el pasaje transcrito: debido a la infinita abundancia de energía dinámica de ese Ser Supremo mencionado, toda la materia (en este caso el universo visible, nosotros incluidos) ha llegado a existir. Pero es que además, en ese pasaje bíblico se nos resalta de ese Sublime Personaje, que no solo conoce el número exacto de estrellas existentes en el vasto universo (número desconocido actualmente por el hombre), sino que las llama incluso por su nombre distintivo y lo cual, como diría el castizo de turno ¡ya tiene “tela” la cosa!…… porque no podemos obviar un “pequeño” detalle, que pasamos a exponerles continuación.

Y es que solo en el universo conocido (eso es, hasta donde alcanzan los mas sofisticados instrumentos de visión actuales) y partiendo de las más prudentes estimaciones, existen más de 100.000 millones de galaxias de distintos tamaños y que van desde los 300.000/400.000 millones de estrellas como, por ejemplo, se calcula tiene nuestra galaxia La Vía Láctea y que es una de las más “modestitas”, hasta los 100 billones de estrellas que contiene aproximadamente la galaxia central del cúmulo Abell 2029, conocida como “IC 1101” y que situada a 1.070 años luz de distancia de la Tierra, no es más que una “animalada” en forma de galaxia y a la que se le calcula un diámetro aproximado de ¡seis millones de años luz!…… o lo que es lo mismo, el ancho equivalente a 60 veces nuestra Vía Láctea, con sus 100.000 años luz de distancia de un extremo al otro de la misma. Ello nos lleva a pensar que el número de estrellas existentes en el Universo, no solo es desconocido por el hombre, sino probablemente imposible de concebir por la mente humana; sin embargo, hay Uno que las cuenta aún por número y las llama aún por nombre”…… sencillamente impresionaste ¿no cree usted? Todo considerado, no podemos evitar coincidir con el salmista, en el sentido de que de alguna manera dicho universo “nos habla” de su Creador:

Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. 2 Un día comunica su mensaje al otro día y una noche a la otra declara sabiduría. 3 No es un lenguaje de palabras, ni se escucha su voz; 4 pero por toda la tierra salió su voz y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos (los cielos mencionados) puso un tabernáculo para el sol.” (Sal. 19:1-4). (Acotación nuestra).

Pero mucho más impresionante que todo lo expuesto, es el hecho de que dicho Personaje se ha dado a conocer personalmente a nosotros, con las siguientes palabras:

Yo soy Jehová (o Yahveh). Ese es mi nombre; y a ningún otro daré yo mi propia gloria, ni mi alabanza a imágenes esculpidas.” (Acotación nuestra).

Luego algo que está claro, es que estas palabras llevan en sí mismas implícita la obligación de todo ser humano, de darle el merecido reconocimiento como Soberano Señor de toda la creación a tan Excelso Personaje, por medio de someterse a Sus disposiciones reglamentarias…… sin embargo y de forma lamentable, no solo hay personas que ni siquiera le conocen, sino lo que es peor, aquellas que conociéndolo le rechazan para ir detrás de otros “señores” o dioses como pueden ser las riquezas, posesiones materiales o poder, cuando no detrás de imágenes inanimadas de madera o barro y a las que dirigen sus peticiones de favor…… ajustándose por tanto, a la siguiente censurable forma de proceder:

“…… hasta a los que cambiaron la verdad de Dios por la mentira y veneraron y rindieron servicio sagrado a la creación más bien que a Aquel que creó, que es bendito para siempre. Amén.” (Rom. 1:25).

El personaje que pronunció esas palabras, el apóstol Pablo, conocía perfectamente a ese Ser Divino y explicaba a todos los que le quisieran escuchar, lo que este Todopoderoso y Supremo Dios haría en favor de todos aquellos que confiaran en Él y lo pusieran en primer lugar en sus vidas, según Sus propias palabras a través del profeta Isaías:

Si ustedes muestran buena disposición y de veras escuchan, comerán lo bueno de la tierra.” (Isa. 1:9).

Porque el propósito de Jehová para nosotros, es el devolvernos de nuevo a las mismas condiciones de perfección que en su momento disfrutaron Adán y Eva, antes de pecar, restableciendo de nuevo el paraíso en el que se proponía que vivieran nuestros primeros padres en esta tierra y en donde podremos disfrutar de una vida sin fin, en verdadera paz, inacabable felicidad y con la maravillosa tarea por delante de colaborar con Él, en extender por todo ese inmenso Universo la forma de vida humana, para gloria y eterna alabanza de su Santo Nombre: el Todopoderoso Señor Soberano del Universo, Jehová Dios. Y dado que dicha restauración del ser humano y subsiguiente transformación de la tierra en un paraíso, las tenemos prácticamente encima y al alcance de la mano ¿por qué no alza los ojos al cielo nocturno y deja que este le susurre las maravillas de ese incomparable e inconmensurable Ser, que llegó al grado de entregar a Su propio Hijo (Juan 3:16) para que tanto usted, como sus seres queridos, pudieran disfrutar eternamente de tan maravillosa perspectiva? Vea una de sus maravillosas promesas con relación al ser humano:

Porque en mí él ha puesto su cariño, yo también le proveeré escape. Lo protegeré porque ha llegado a conocer mi nombre15 Él me invocará y yo le responderé. Estaré con él en la angustia. Lo libraré y lo glorificaré. 16 Con largura de días lo satisfaré y le haré ver la salvación por mí.” (Sal. 91:14-16).

Y que esta promesa aplica a cualquier ser humano, queda probado por las palabras con que se inicia este hermoso y esperanzador Salmo 91 y que son como siguen:

Cualquiera que more en el lugar secreto del Altísimo, se conseguirá alojamiento bajo la mismísima sombra del Todopoderoso.”

Y no se le olvide el “pequeño” detalle, querido amigo, que esta promesa dirigida a cada uno de nosotros, está formulada personalmente por el Portentoso Ser acerca del cual el sabio rey Salomón y en ocasión de la dedicación del Templo en Jerusalén, dijo lo siguiente:

Pero ¿verdaderamente morará Dios con la humanidad sobre la tierra? ¡Mira! El cielo, sí, el cielo de los cielos mismos (el entero e imponente universo del que hemos hablado), no puede contenerte ¡cuánto menos, pues, esta casa que yo he edificado!” (2 Cró. 6:18). (Acotación nuestra).

En conclusión, querido amigo que nos lee, no solo eventos tan celebrados como la mencionada SN 1006, o los pormenores conocidos del universo en el que estamos inmersos, así como las hermosas fotos que del mismo nos muestran nuestros más sofisticados medios, sino la simple visión en una noche oscura, de la bóveda celeste cuajada de diminutos puntos brillantes llamados estrellas, es suficiente para sobrecogernos ante la grandeza, fuerza, orden, poder, sabiduría y amor manifestados en dicha creación; en definitiva, que cuando elevamos nuestros ojos al cielo y contemplamos semejante sobrecogedor espectáculo, estamos recibiendo información de primera mano de nuestro Creador…… pero ¿capta usted el mensaje?

MABEL