Archivo para marzo, 2012

¿ESTÁ UD. SEGURO DE LO QUE DICE, D. JAVIER?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 30/03/2012 by Armando López Golart

Y es que hace unos días, concretamente el 25 de este mes de Marzo, el Dr. Javier Rivas Martínez publicó un artículo titulado “La Parusía y el Antiguo Testamento” y el cual nos sorprendió por la ligereza con que estaba escrito, pues D. Javier nos hace unas afirmaciones un tanto sorprendentes…… como mínimo; y es que vean el planteamiento que dicho caballero propone, en el primer párrafo del citado artículo:

La Parusía o la segunda venida de Cristo, no es una revelación exclusiva del Nuevo Testamento. Este suceso, es descrito en el Antiguo Testamento, precisamente y con harta claridad en el libro del profeta Daniel. Cristo dijo que vendría por segunda vez al mundo, y acontecerá al término inmediato del la Gran Tribulación Final (Mt. 24:29) y el propósito es el de instalar un Nuevo Orden Terrenal de Mil años bajo un gobierno teocrático y que el mismo Señor Jesucristo regirá al sentarse en Su Trono de Gloria (Sal. 2:8; Is.9:7; Mt. 25:31;Ap.19:15), gobierno, de carácter celestial y que se le denomina o se le conoce como Reino de Dios (Mr.1:15), o Reino de los Cielos (Mt.3:2). Pero antes de que así sea, Cristo juzgará las naciones del mundo (Mt.25:31-32), separará a los suyos de los malvados, las ovejas de las cabras (Mt.25; Mt.25:33), permitiendo solamente la entrada al Reino Terrenal a sus fieles santos (Mt.25:34), y a los impíos los destinará al Infierno de Fuego, que es el Castigo Eterno y la Muerte Segunda (Mt.10:28; Mt.25:46; Ap.20:14; Mt.20:14-15). La venida del Señor al mundo, en su Parusía, será visible y gloriosa (Mt.24:29-30; Tit. 2:13; Jud. 14; Ap.1:7).” (Negritas nuestras).

Y párrafo que como tenemos por costumbre, transcribimos tal cual para evitar alterar su contenido y en el que se nos plantea una duda, que tenemos claro que el Sr. Rivas no nos va a solventar. Porque quién es capaz de cometer la serie de errores que D. Javier ha cometido en un solo párrafo, es que no tiene ni idea de lo que escribe…… salvo eso sí, que se trate de un lapsus monumental y que tampoco hablaría demasiado bien de su autor, si nos atenemos (siempre según declaración de parte) al hecho de que escribe en calidad de “erudito”, “maestro bíblico”, “investigador de las Escrituras” y “evangelista”; por lo que pensamos nosotros, que alguna responsabilidad implicará, el hablar desde tan “elevada” posición.

Pero sea como fuere, resulta D. Javier comete el primer error al afirmar que Jesucristo regirá en el reino de Dios al sentarse en su trono de gloria (hasta aquí bien), pero que antes de que eso se produzca, juzgará a las naciones, separando a “los suyos” de los malvados, etc. etc. etc. Pero es que resulta que el mismo texto que nos da como apoyo de dicha idea, eso es, Mat. 25:31-32 nos dice exactamente todo lo contrario, ya que dicho evento de selección se produce después de sentarse Cristo en el mencionado trono y no antes:

Cuando el Hijo del hombre llegue en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su glorioso trono. 32 Y todas las naciones serán reunidas delante de él (sentado ya en el trono e investido de autoridad, obviamente) y separará a la gente unos de otros, así como el pastor separa las ovejas de las cabras.” (Acotación nuestra).

Y no se le escapará a un lector normal, que la secuencia de los hechos (según se lee en dicho pasaje) es la siguiente: Jesucristo llega en su gloria, se sienta en su trono, a continuación las naciones son traídas a su presencia y empieza seguidamente, el proceso de selección…… y esa es la secuencia lógica, porque no hay lugar para otra. Pero ¿por qué comete dicho error, tan “entendido” caballero? Pues porque no sabe cuándo Jesucristo accede a su trono, ni de qué manera se produce dicha separación, ni quiénes son las ovejas, ni quien son las cabras…… o sea, que no sabe nada de nada, pues de lo contrario no habría publicado semejante disparate.

Y prueba de que eso es así, es el segundo error que comete y que ya es de aurora boreal, tratándose de tan “cualificada” persona, cuando nos dice que Jesucristo separará a “los suyos” de los malvados, eso es, las ovejas de las cabras y permitiendo solamente la entrada al Reino Terrenal a su “fieles santos”, mientras que a los impíos los destinará al fuego eterno y que no significa otra cosa, que la destrucción eterna. Pero claro, resulta que más adelante D. Javier nos identifica a esos “fieles santos”, como aquellos que han de reinar con Cristo en el mencionado reino de Dios, al citarnos de Dan. 7:18…… luego ¿sobre quiénes reinarán? Porque de nuevo, si analizamos la secuencia de los hechos, notamos que lo que ocurre es lo siguiente: una vez Jesucristo sentado en su trono de gloria, es cuando todas las naciones son reunidas ante él y las divide en dos partes; una, las ovejas o los que “son suyos” (siempre según la extraña afirmación de D. Javier), eso es “los santos” y que son los que han de reinar con él y la otra, los impíos que son mandados al “tostaero”…… pero es que nos encontramos con que ya no queda nadie más; luego repetimos la pregunta ¿sobre quiénes reinarán esos “santos”?

Pero como dicen que no hay dos sin tres, veamos un tercer error, este clamoroso por la carencia absoluta, no ya de entendimiento bíblico por parte de tan “laureado” caballero (que también), sino de un mínimo de lógica y sentido común, inaceptable por otra parte en un titulado universitario ¡nada menos que en medicina!…… a menos eso sí, que los doctorados en medicina en Méjico los sorteen en una tómbola; porque recordemos (y ya volviendo al tema que nos ocupa) que lo que nos ha dicho el Sr. Rivas, es que las ovejas en cuestión, son los “fieles santos” y de los cuales, se nos dice en Dan. 7:27 lo siguiente:

Y el reino y la gobernación y la grandeza de los reinos bajo todos los cielos fueron dados al pueblo que son los santos del Supremo. Su reino es un reino de duración indefinida y todas las gobernaciones servirán y obedecerán aun a ellos.”

Y si hay algo que no tiene discusión, es que para reinar con Cristo hay que ser Hijo de Dios y en consecuencia, hermano de Jesucristo; pues bien, veamos ahora lo que Jesucristo responde a las ovejas, ante la siguiente pregunta de estas:

¿Cuándo te vimos enfermo, o en prisión y fuimos a ti? 40 Y en respuesta el rey les dirá: “En verdad les digo: Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, a mí me lo hicieron”.”

Luego, obviamente, solo la lógica y el sentido común nos dicen que no estamos hablando de las mismas personas ¿no es así? Porque lo que queda claro de dicha parábola, es que tanto las ovejas como las cabras, reciben su justa retribución en función de lo que han hecho o no han hecho, a otro grupo de personas que Jesucristo identifica como “estos hermanos míos”…… luego ni las ovejas ni las cabras, pueden pertenecer a ese grupo compuesto por los que Jesucristo reconoce como sus “hermanos” y con respecto de quiénes, además, han sido juzgadas. Y este razonamiento de “pizarrín”, tan lógico y de sentido común, se le escapa a D. Javier, porque sencillamente no tiene ni la más remota idea de lo que habla, pues como hemos señalado, ni sabe cuándo accede Jesucristo a su trono, ni cómo ni cuándo se hace dicha separación, ni muchísimo menos a quienes prefiguran las ovejas o las cabras. Y es cierto que nosotros le podríamos recomendar a dicho caballero, que leyera nuestro artículo “Las ovejas y las cabras” (20/06/10) para que se documentara un poco, pero es que eso nos consta que ya lo hizo en su momento y sin que pudiera discutir nuestro planteamiento…… al menos no lo hizo (insultarnos sí, pero aclarar el tema, no). Y es que ya en esos tiempos pretéritos, instamos a los Sres. Rivas y Olcese (Apologista), a que aunaran esfuerzos y publicaran entre los dos, un artículo hablando de la citada parábola (¡tampoco es que pidiéramos mucho!), para ver si podían desmontar nuestra explicación de la misma en el artículo citado…… y excusamos decir, que nuestra petición no fue atendida; sin embargo, ya ven lo que acaba de publicar el Dr. Rivas y se queda tan ancho el hombre…… “total (debe de pensar D. Javier) los que me leen son tontos y no se enteran”. Y es que dichos dos personajes citados y muchos otros como ellos, tampoco hay que olvidarlo, no respetan a Jehová y por ello, se ajustan al perfil que de tales personas nos proporcionó el apóstol Pedro:

Sin embargo, llegó a haber también falsos profetas entre el pueblo, como también habrá falsos maestros entre ustedes. Estos mismísimos introducirán calladamente sectas destructivas y repudiarán (mediantes sus falsas enseñanzas) hasta al dueño que los compró, trayendo sobre sí mismos destrucción acelerada.” (2 Ped. 2:1). Acotación nuestra).

Y es que de lo contrario, se asegurarían muy mucho de lo que dicen y atenderían las objeciones recibidas, para aprender de ellas si fuera el caso o para enseñarnos a otros, si tuvieran razón…… pero lejos de esto, uno da la callada por respuesta (Olcese) y el otro (Rivas) nos insulta; pero eso sí, continúan publicando los mismos disparates vez tras vez, como si los demás fuéramos tontos y no nos acordáramos de que los tienen objetados. Y eso es precisamente lo que les califica de “falsos maestros” y por tanto, como “obreros de desafuero” (Mat. 7:23), o lo que es la mismo, agentes de Satanás; porque una cosa es el error involuntario (y en el todos podemos caer) y otra muy distinta y ya delictiva ante Jehová, la voluntariosa terquedad de continuar publicando enseñanzas que se han demostrado falsas o que como mínimo, han sido puestas en tela de juicio, sin resolver la cuestión y como si la cosa no fuera con ellos. Por ello, el tono más bien duro y sin contemplaciones de este escrito, porque sabemos con quién nos estamos jugando los “cuartos” (u séase el dinero) y por lo que ya es más sangrante: el inmenso mal que están haciendo, entre muchos de aquellos que les están leyendo y que pasan por alto, la máxima bíblica de que “si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en un hoyo” (Mat. 15:14).

Pero en fin, queridos amigos, como la cosa tampoco da para más, pues nos remitimos a lo que siempre les aconsejamos: lean un artículo, compárenlo con el otro, luego lo pasan todo por el cedazo de las Escrituras…… y saquen sus propias conclusiones.

MABEL

Anuncios

SODOMA Y GOMORRA.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 29/03/2012 by Armando López Golart

¿Le suenan estos nombres, querido lector? Probablemente sí y es que junto con el diluvio del día de Noé, es uno de los dos juicios más “sonados” con los que el Creador de todo el Universo, Jehová Dios, ha castigado a la humanidad o parte de ella y de los que nos habla la Biblia. Y tiene que ver con un relato anterior al de las plagas de Egipto, en aproximadamente unos 500 años y sin duda alguna, el más destacado ocurrido entre el ya citado diluvio universal y la liberación del pueblo de Israel de la tiranía de Egipto. Hecho este último, sobre el que hace unos pocos días publicamos un artículo acerca de la enseñanza que se podía derivar, de un relato tan popular y que parece ser ha gustado, pues según nuestro contador de visitas ha sido leído con mucha frecuencia. En el artículo en cuestión “Usted…… y las diez plagas de Egipto” (17/03/12), intentábamos reflejar la línea de actuación seguida siempre por nuestro Creador, en cuanto a resguardar a aquellos que le son fieles, de los castigos a los que somete a los que le son rebeldes y obstinados y algo de vital importancia para nuestra tranquilidad, en vista a los tiempos que vamos a enfrentar.

Pues bien, el tema que vamos a iniciar a continuación, tiene mucho más calado ya que no solo nos muestra cuál es la reacción de Jehová ante determinadas conductas, sino porque además es un tema muy escabroso y polémico, pero que como tenemos por costumbre en este blog (quizás no todos se atreverían), lo vamos a abordar llamando las cosas por su nombre, eso es, al pan, pan y al vino, vino…… y para acabar de aderezar la cosa, relato que nos lleva a tener que analizar hasta nuestros más recónditos pensamientos o puntos de vista, acerca de determinadas situaciones y en las que sin llegar a participar de ellas, sí podríamos vernos afectados por las mismas. Dicho lo cual, nos vamos a meter hoy en uno de esos “jardines” de los que si bien sabes cómo entras, no así como vas a salir de él…… por lo que todo considerado, empecemos pues con la historia de hoy:

Por consiguiente, Jehová dijo: “El clamor de queja acerca de Sodoma y Gomorra es ciertamente fuerte y su pecado es ciertamente muy grave. 21 Estoy completamente resuelto a bajar para ver si obran del todo conforme al clamor que acerca de ello ha llegado a mí y, si no, podré llegar a saberlo”.” (Gén. 18:20-21).

En los versículos siguientes, vemos como se produce una negociación (por llamar a la cosa de alguna manera) de Abrahán con Jehová y en donde el Altísimo llega hasta el punto de concederle al patriarca, la petición de que si tan solo encontraba diez personas justas en dichas ciudades, no las arruinaría (Gén. 18:22-33). Que la cosa no fue así, queda probado por el registro bíblico que nos habla de la destrucción de ambas ciudades, junto a las de Admá, Zeboim y Bela (también conocida por Zóar), las cuales cinco conformaban las ciudades del distrito afectado y que según se nos cuenta, sus restos descansarían en el fondo del mar Muerto (Gén. 14:1-3). Y nos permitimos recordar, para dar un poco más de sentido a la razón del porqué hacemos referencia a estos relatos antiguos, que los tales se proyectan hacia el futuro en una especie de aviso a navegantes y que nos tienen que servir de modelo ejemplarizante para saber por dónde van a ir los tiros. No olvidemos y volviendo al relato de las diez plagas, que de lo que ocurrió en el desierto de Sinaí, por ejemplo y poco después de salir de Egipto la nación de Israel, se nos dice lo siguiente:

Ahora bien, estas cosas (las ocurridas, obviamente) llegaron a ser nuestros ejemplos, para que nosotros no seamos personas que deseen cosas perjudiciales, tal como ellos las desearon.” (1 Cor. 10:6). (Acotación nuestra).

Pero claro, también nos encontramos con la misma situación en el caso del juicio a Sodoma, Gomorra y ciudades adyacentes, pues en línea con lo que estamos hablando, nos dan una pista acerca del punto de vista de Jehová y de Su posterior reacción, sobre determinadas actitudes y que el general de las personas, olímpicamente pasan por alto, pues sencillamente no les interesa el tema…… pero ahí queda la advertencia:

Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades circunvecinas, después que ellas de la misma manera como los anteriores, hubieron cometido fornicación con exceso e ido en pos de carne para uso contranatural, son puestas delante de nosotros como ejemplo amonestador al sufrir el castigo judicial de fuego eterno.” (Judas 7).

Y si bien es cierto que en dicho pasaje se nos habla de la fornicación y que generalizando un poco, podríamos decir que básicamente comprende el adulterio y la relación sexual fuera del matrimonio, en este texto se carga el acento en otro tipo de relación sexual y que tiene que ver con la homosexualidad, pues se nos hace referencia al “uso contranatural” de la carne, o lo que es lo mismo y según se sobreentiende, del sexo.

Y decíamos al inicio de este artículo, que este es un tema polémico, porque dicha forma de relación sexual, ha pasado por varios estadios a través de la historia: de ser aceptada, a ser prohibida y pasando por toda la gama de colores…… y práctica que caracterizó los últimos días de imperios tan poderosos como el griego o el romano y que marcó el inicio de su desmoronamiento. Por otra parte, no todos los autores bíblicos están de acuerdo en que la causa de la destrucción de las citadas ciudades tenga que ver con dicho práctica, pues aunque la referencia a las prácticas homosexuales parece quedar clara en el pasaje que acabamos de leer, en directa relación a la destrucción de las mismas, algunos autores objetan que la expresión “homosexual” es de reciente creación respecto de los textos bíblicos. Por ello afirman, que no se puede concluir con certeza que el Altísimo hubiera destruido estas ciudades por esa razón, ya que las palabras hebreas de aquel momento no tienen una correspondencia exacta con los significados y el prisma cultural con el cual hoy las entendemos. Partiendo de tal supuesto, estos autores aseguran que el castigo hacia estas ciudades fue, principalmente, debido a la falta de hospitalidad de sus habitantes hacia los extranjeros y afirmando que, si bien las Escrituras hacen referencia a la “perversión sexual” de Sodoma y Gomorra y ciudades circunvecinas, no necesariamente significaría ello actos específicos de homosexualidad; dicha teoría, suele apoyarse en el siguiente pasaje del libro de Ezequiel:

¡Mira! Esto es lo que resultó ser el error de Sodoma tu hermana: Orgullo, suficiencia de pan y el desahogo de mantenerse libre de disturbio eran lo que pertenecía a ella y a sus poblaciones dependientes; y la mano del afligido y del pobre ella no fortalecía. 50 Y ellas continuaron siendo altivas y llevando a cabo una cosa detestable delante de mí y finalmente las removí, según me pareció apropiado.” (Ezeq. 16:49-50).

Pero sin embargo, vemos que el versículo 50 nos habla de “una cosa detestable” (o “una abominación”, según versiones) y puesto que en el pasaje de Judas 7 se contrapone la fornicación, con el “uso contranatural de la carne”, ello solo permite suponer que estaríamos hablando de homosexualidad pura y dura. Porque aun siendo cierto que la palabra usada en ese tiempo (alguna tendrían para ese tipo de relación) para definir tal actividad, no tuviera traducción literal en los idiomas actuales, no es menos cierto que las labores de traducción no tienen como finalidad la traducción literal de palabras; lo que se pretende es, mediante un conjunto de palabras, reflejar de la manera más ajustada posible al original, la idea, suceso o narración que se quiere transmitir al lector actual. Pero aparte de eso y siempre a tenor del registro bíblico, es que no hay la menor duda de lo que entendió el autor original del siguiente pasaje:

Y siguieron llamando a Lot y diciéndole: “¿Dónde están los hombres que entraron contigo esta noche? Sácanoslos para que tengamos ayuntamiento con ellos”.” (Gén. 19:5).

Otras versiones traducen “tener relaciones sexuales con ellos”, o “tener sexo con ellos” y aún otras “acostarnos con ellos”. Y que la cosa iba por este camino, queda probado por la contraoferta que hizo Lot en su momento, a aquella depravada muchedumbre:

Por favor, miren que tengo dos hijas que nunca han tenido coito con hombre. Por favor, déjenme sacarlas a ustedes. Entonces háganles lo que parezca bien a sus ojos. Solo no hagan nada a estos hombres, porque por eso han venido bajo la sombra de mi techo.” (Gén. 19:8).

Y a tenor de esas palabras ¿qué idea cree usted, querido lector, que tenía Lot de lo que aquella muchedumbre pretendía hacerles a esos visitantes forasteros y a los que él daba hospitalidad? Establecida esta cuestión y no quedando ninguna duda de que estaríamos hablando de la homosexualidad, como causa primaria de la destrucción de esas ciudades, veamos ahora como pintan los bastos en nuestros tiempos respecto de esa práctica…… y el paisaje no puede ser más desolador, pues de estar prohibida y penada por ley en el mundo occidental, hasta no hace mucho (ya otro gallo canta en el oriental), no solo ha pasado a tomar carta de naturaleza dentro de la sociedad ¡y estamos hablando de la cristiandad!, sino que considerándola como un derecho progresista, numerosas naciones hasta han legalizado las bodas homosexuales; eso es, hombres con hombres y mujeres con mujeres, a la par que incluso en algunas de esas naciones, se les concede también el derecho de adoptar niños.

Y a esa situación ha contribuido en grado sumo, el hecho de que la “sabiduría” humana a considerado que un homosexual “nace” y no se hace”, por lo que la persona queda eximida de toda responsabilidad personal con respecto de su orientación sexual y puede en consecuencia, exigir el mismo reconocimiento social, así como los mismo derechos que posee un heterosexual…… pero ¿qué punto de vista acerca del tema cree usted, amigo que nos lee, puede tener nuestro Creador sobre dicha cuestión y que es realmente en dónde radica el quid de la cuestión? Veamos pues, unos pocos ejemplos que nos hablan de ello y que nos llevarán de una punta a otra de las Escrituras:

Lev. 18:22: “Y no debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable.”

Lev. 20:13: “Y cuando un hombre se acuesta con un varón igual a como uno se acuesta con una mujer, ambos han hecho una cosa detestable. Deben ser muertos sin falta. Su propia sangre está sobre ellos.”

Rom. 1:27: “…… y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la hembra y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error.”

1 Cor. 6:9-10: “¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, 10 ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.”

1 Tim. 1:9-10: “…… que la ley no se promulga para el justo, sino para desaforados e ingobernables, impíos y pecadores, faltos de bondad amorosa; y profanos, parricidas y matricidas, homicidas, 10 fornicadores, hombres que se acuestan con varones, secuestradores, mentirosos, perjuros y cualquier otra cosa que esté en oposición a la enseñanza saludable.”

Rev. 21:8: “Pero en cuanto a los cobardes y los que no tienen fe y los que son repugnantes en su suciedad (obviamente se hace referencia al uso contranatural del sexo); y asesinos y fornicadores y los que practican espiritismo, e idólatras y todos los mentirosos, su porción será en el lago que arde con fuego y azufre. Esto significa la muerte segunda (y de la que no hay resurrección).” (Acotaciones nuestras).

Bien, creemos que la opinión de Dios al respecto queda clara y diáfana, al tiempo que de la misma se sobreentiende que, lejos de ser la homosexualidad un defecto congénito (como el síndrome de Down, por ejemplo), como señalan muchos científicos favorables a las tendencias actuales, no es más que una aberración delictiva equiparable a la idolatría, al homicidio y en total oposición a la enseñanza saludable que proviene de Jehová y que Este considera además, como delito merecedor de muerte…… y lo cual no es una broma. Y es que nuestro Creador, no impondría una condena de muerte a los homosexuales, si la tal desviación sexual fuera producto de nuestros genes y por lo tanto, algo ajeno a nuestra voluntad; porque una cosa es que uno sea un tanto afeminado (se dice que por un exceso de hormonas femeninas, nosotros no entendemos del tema), lo cual no le impide llevar perfectamente una vida de relación matrimonial con una mujer, tener hijos, ser un marido y padre excelente y otra muy distinta, tener el repugnante vicio de la homosexualidad…… porque eso es lo que en realidad es la homosexualidad: un vicio repugnante; a menos eso sí, que Jehová esté equivocado y lo cual no parece estar entre lo más probable.

Y claro, ante este panorama de cómo ve Jehová dicha práctica y cómo actuó en su momento para dejar clara su postura hacia a ella, solo es razonable el preguntarse qué estará pasando en estos momentos por la mente de nuestro Creador, ante un mundo depravado que considera como un logro “progresista” (entre otras “minucias” como el aborto), el “matrimonio” entre personas del mismo sexo (incluso legislando sobre ello), que considera como una “conquista social” el reconocimiento público de la citada homosexualidad y lo que nos lleva al aberrante espectáculo de las celebraciones del “día del orgullo gay”…… ¿cómo cree usted, querido lector, que estarán los ánimos de nuestro Dios? ¿O que le parece que estará pasando por Su Cabeza hacer, con respecto de todo ese “tinglao”? Sin embargo, es que además hay otro factor a tener en cuenta que agrava la situación y que nos lleva a considerar de nuevo el pasaje de Ezeq. 16:49-50 y del que nos dicen los “entendidos” (como ya hemos señalado), que en el mismo “no se nos habla de la homosexualidad” como la causa directa de la destrucción de Sodoma y Gomorra y ciudades circunvecinas…… pues anda que si en todo tienen el mismo ojo clínico, van “apañaos”:

¡Mira! Esto es lo que resultó ser el error de Sodoma tu hermana: Orgullo, suficiencia de pan y el desahogo de mantenerse libre de disturbio eran lo que pertenecía a ella y a sus poblaciones dependientes; y la mano del afligido y del pobre ella no fortalecía. 50 Y ellas continuaron siendo altivas y llevando a cabo una cosa detestable delante de mí; y finalmente las removí, según me pareció apropiado.”

Luego considerado con atención dicho pasaje, vemos que el mensaje subliminal que subyace en el mismo, es la idea de que esas personas y al igual que en la actualidad (recuerden este dato), presumían de su condición homosexual, manteniéndose “libres de disturbio” en el sentido (entre otras cosas), de que no tenían ningún pesar que les perturbara por su aberrante conducta y que en aquella sociedad degenerada, era moneda corriente y totalmente aceptada…… y con altivez desafiante, continuaban haciendo semejantes cosas en directa contraposición de las leyes naturales dadas por su Creador. Tengamos en cuenta que el que Jehová mencionara que continuaron “siendo altivas y llevando a cabo una cosa detestable” delante de Él, obviamente significaba que esas personas eran conscientes de su mala actitud con respecto de Dios. Y ahí tenemos en nuestros días y para probar nuestra afirmación, las citadas celebraciones del “día del orgullo gay”, con sus nauseabundos espectáculos de hombres y mujeres semidesnudos por la calle, ataviados con plumajes y todo tipo de extraños ornamentos, así como de exagerados maquillajes (en un claro desafío al Altísimo, pues son sabedores de lo aberrante de su conducta) y en unas esperpénticas cabalgatas por las principales calles de las ciudades más importantes, para general regocijo del resto de la sociedad…… y que esta es otra.

Y decimos que esta es otra, porque por una parte y como ya hemos señalado, estamos hablando del mundo de la cristiandad y por lo que no es “peccata minuta” la cuestión que estamos tratando; mientras que por la otra, si bien es cierto que los homosexuales (al menos una significativa parte muy escandalosa de los mismos) son los que realizan tan “edificante” y obsceno espectáculo, no es menos cierto que cuentan con la connivencia del respetable, que jalea las distintas marchas orillado a ambos lados de las calles por las que discurren las distintas cabalgatas…… y con lo que se hacen partícipes de semejante escarnio ante el Creador. Por ello hemos mencionado al principio, que tan aberrante desviación sexual puede afectar incluso a aquellas personas que no son homosexuales, pero que consideran dicha práctica como un “derecho” y una conquista social de una sociedad avanzada y “madura”, por lo que no les parece mal la situación creada y la observan desde la indiferencia, cuando no desde la complacencia. Pero claro, por otra parte sabemos, que nos dirigimos a pasos agigantados hacia un juico de Jehová sobre la tierra habitada y por lo que deberíamos saber, qué baremos usará Dios para determinar entre aquellos que han de sobrevivir y aquellos que han de ser destruidos en dicho juicio; y para averiguarlo, tomaremos como referencia un relato relacionado con la destrucción de Jerusalén en el año 587 a.E.C. por los caldeos y algo que se nos cuenta en el libro de Ezequiel; profeta al que por medio de una visión, se le muestra lo siguiente:

Y, ¡mire!, había seis hombres que venían de la dirección de la puerta superior que mira al norte (prefigurando a los caldeos), cada uno con su arma desmenuzadora en la mano; y había entre ellos un hombre vestido de lino, con un tintero de secretario a las caderas y ellos procedieron a entrar y a plantarse al lado del altar de cobre.

3 Y respecto a la gloria del Dios de Israel, fue elevada de sobre los querubines sobre los cuales estaba y llevada al umbral de la casa; y él empezó a clamar al hombre que estaba vestido del lino, a cuyas caderas estaba el tintero de secretario. 4 Y Jehová pasó a decirle: “Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén y tienes que poner una marca en las frentes de los hombres que están suspirando y gimiendo por todas las cosas detestables que se están haciendo en medio de ella”.

5 Y a estos otros dijo, a mis oídos: “Pasen por la ciudad detrás de él y hieran. No se sienta apenado su ojo y no sientan ninguna compasión. 6 A viejo, joven y virgen y niñito y mujeres deben matar… hasta arruinamiento. Pero no se acerquen a ningún hombre sobre el cual esté la marca; y desde mi santuario deben comenzar”. Así que comenzaron con los viejos que estaban delante de la casa. 7 Y además les dijo: “Contaminen la casa y llenen los patios con los muertos. ¡Salgan!”. Y ellos salieron e hirieron en la ciudad.” (Ezeq. 9:2-7). (Acotación nuestra).

Luego lo que se percibe de este relato, es que el salvar uno la vida no tuvo tanto que ver con el hacer o no hacer aquellas cosas detestables por las que fue juzgada Jerusalén, sino por la opinión que se tenía sobre ellas, pues solo fueron librados aquellos que estaban “suspirando y gimiendo”, eso es, que se lamentaban sinceramente de la situación, porque no la aprobaban…… y lo cual nos lleva a formularnos algunas preguntas: ¿Cómo vemos nosotros esos actos detestables ya citados, que hoy en día se llevan a cabo en contra de la voluntad de Dios? ¿Estamos entre aquellos que contemplan el matrimonio entre personas del mismo sexo, como la “conquista” de una sociedad avanzada, culta y libre? ¿O nos encontramos entre esos que de forma festiva jalean esos aberrantes desfiles conmemorativos, pues piensan que esas personas tienen el derecho de reivindicar públicamente su tendencia sexual? Pero puede que quizás, sea usted una de esas personas a las que no les van esos folclores y se está en casa tranquilamente leyendo el periódico; ahora bien…… pero ¿qué piensa realmente de ello en su fuero interno? O lo que es lo mismo, pero dicho de otra manera ¿qué punto de vista tiene usted sobre dicho tema…… el de Jehová o el que se refleja en la sociedad actual? Piense que de ello, puede depender en un futuro próximo el resultado del juico que sobre usted se va a llevar a cabo en un momento determinado (al igual que sobre todo “quisqui”, no se crea que alguien se va a librar), cuando nuestro Creador diga: ¡Basta ya!…… y de que lo va a decir, no le quepa la más mínima duda.

Y es que algo que debemos de tener en cuenta, es que Jehová no cambia sus criterios en función de lo que avance “culturalmente” una sociedad que se imagina ser el ombligo del universo y que cree estar por encima del bien y del mal; por lo que Sus perfectas normas morales continúan siendo las mismas, así como lo es Su actitud para con aquellos que las violan y con aquellos…… que consienten o “comprenden” a los que las violan. Y para ello, vamos a citarle de un pasaje que no solo nos demuestra lo correcto de esta afirmación que acabamos de hacerle, sino que nos habla también de la razón primaria del porqué se produce tan aberrante situación:

Y así como no aprobaron el tener a Dios en conocimiento exacto, Dios los entregó a un estado mental desaprobado, para que hicieran las cosas que no son apropiadas, 29 llenos como estaban de toda injusticia, iniquidad, codicia, maldad, estando llenos de envidia, asesinato, contienda, engaño, genio malicioso, siendo susurradores, 30 difamadores solapados, odiadores de Dios, insolentes, altivos, presumidos, inventores de cosas perjudiciales, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, falsos en los acuerdos, sin tener cariño natural, despiadados. 32 Aunque estos conocen muy bien el justo decreto de Dios, que los que practican tales cosas son merecedores de muerte, no solo siguen haciéndolas (unos), sino que también consienten (otros) a los que las practican.” (Rom. 1:289-32). (Acotaciones nuestras).

Y es que este y no otro, es el meollo de la cuestión: el hombre y en su soberbia, se ha apartado del consejo de Dios, al grado que incluso aquellos que hablamos de Él estamos mal vistos hasta por nuestros propios familiares (se avergüenzan de nosotros) y se nos toma por nada, o en su defecto, por personas retrógradas, fanáticas y apartadas de la realidad. Pero resulta y perdonen la redundancia, que la realidad (triste y penosa realidad) la tienen esas personas ante sus propias narices, aunque se nieguen a verla…… porque eso es lo que hacen, pues no quieren verla; por eso la disfrazan con esos rimbombantes nombres, como el llamar a lo que toda la vida ha sido fornicación pura y dura, relaciones “prematrimoniales” o al denigrante y doloroso adulterio, como relaciones “consuetudinarias”…… o como acabamos de ver, el considerar a la aberración que es la homosexualidad, como una enfermedad y por tanto su reconocimiento social, como un logro “progresista” propio de una sociedad “avanzada” y “culta”.

Pero puesto que en Jehová “no hay la variación del giro de la sombra” (Sant. 1:17b), eso es, que no cambia de comportamientos o actitudes con respecto de Sus normas morales, el castigo para todas esas personas (las que hacen y las que consienten), está asegurado y que según Judas 7, estaríamos hablando de un “castigo judicial de fuego eterno” o lo que es lo mismo, destrucción eterna. Por lo que ante la gravedad del asunto, entendemos que procede un sincero y profundo análisis personal, para ver en qué situación realmente nos encontramos…… no sea que nos pille el toro ¡y es que tiene una mala pinta ese “morlaco”…!

MABEL

¿ES CRISTO “MEDIADOR” ANTE JEHOVÁ DE “TODOS” LOS HOMBRES?

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 26/03/2012 by Armando López Golart

Y seguro que ya se estará oliéndose usted, querido lector, por dónde va de nuevo la cosa: pues sí y por aquello de “variar” un poco, analizaremos otro polémico artículo que ha publicado Apologista Mario Olcese; y es que no hay uno en que no de la nota…… “con lo majíco que está callaíco”, que diría un baturro aragonés (que traducido significa “con lo guapo que está calladito”). Y es que en esta ocasión, el tema que pasa a poner en la picota el amigo Apologista, tiene que ver con una afirmación de los TJ acerca de que “en un sentido estrictamente bíblico, Jesús es el “mediador” solo para cristianos ungidos”, eso es (aclaramos nosotros), del grupo de los que con Cristo han de gobernar en calidad de reyes y sacerdotes en el reino de Dios…… y planteamiento en el que una vez más, los TJ tienen toda la razón del mundo y D. Mario, también una vez más, hace gala de una supina ignorancia acerca del contenido escritural.

Y es que dicho caballero, en su video/artículo titulado “La Watchtower miente descaradamente cuando dice que Cristo es mediador solo de la manada pequeña o los 144.000”, publicado el día 16 del corriente mes de Marzo, califica tal afirmación de absurda, peligrosa y satánica enseñanza de la organización de los TJ y que según nos precisa, encontramos publicada en la revista “La Atalaya” del 15/11/79 (largo nos lo fía dicho caballero, desde luego) de su edición en inglés y en la versión española del 1 de Abril del 79, pág. 31…… pequeño lapsus del Sr. Olcese, porque dicha información se encuentra en la misma fecha y página de la citada revista, pero del año 1980 y en el apartado de “Preguntas de los lectores”. Después de citar de esta última publicación, el Sr. Olcese se reafirma en su posición de que la afirmación sobre un Jesús “mediador” solo de los cristianos “ungidos” o adoptados como Hijos de Dios, es algo muy grave y una herejía de marca mayor, para a continuación pasar a decir lo siguiente:

“…… y es que Jesucristo, nuestro señor, no murió solamente por un grupo pequeño de creyentes, sino que murió por todos; especialmente muere por aquellos que le aceptan y creen en él y su evangelio. Estas personas, que han creído en el Señor Jesús, que han aceptado a Jesús como su salvador y han abrazado su mensaje o evangelio del reino, pueden contar con Jesús como mediador…” (Negritas nuestras).

Y nos preguntamos nosotros ¿qué tendrá que ver “la gimnasia con la magnesia” o el “chorizo de Cantimpalo con correr la Maratón”, con el que Jesús mediara en un pacto y que además, muriera en sacrificio por todos los hombres? Porque en realidad, nada tiene que ver el que Jesús muriera o diera su vida por todos aquellos que llegaran en su momento a ejercer fe en él (Juan 3:16), con el que eso lo convirtiera en mediador de todos ellos. Y es que en las Escrituras se nos presenta esta circunstancia como un “rescate”, pues en 1 Tim. 2:6 leemos y refiriéndose a Jesús, que “se dio a sí mismo en rescate por todos” y no como una “mediación” en un pacto y que es lo que se está discutiendo aquí; por lo que estaríamos hablando de dos cosas totalmente distintas y por tanto, separadas entre sí. Por lo que como mínimo el Sr. Olcese, tendría que tener la precaución, antes de usar determinado término para montar un artículo, abrir un diccionario y documentarse un poco acerca del significado del vocablo en cuestión; y es que el sentido etimológico del término “mediador”, hace referencia a “alguien que se interpone entre dos o más partes en desacuerdo o conflicto, a fin de reconducir la situación; agente intermediario o medianero”. Pero que no tiene nada que ver con el término que se aplica también a Jesucristo y algo que hay que tener en cuenta, que es el de “rescatador” y cuya raíz verbal “rescatar”, significa etimológicamente el de “dar algo en cambio, para recobrar a persona, objeto, o derecho perdido o usurpado”; y habiendo hecho Jesús las dos cosas: por una parte, “mediar” en un pacto establecido entre Dios y otros hombres (inicialmente con los apóstoles) y por otra, dar su vida como “rescate” correspondiente por todos…… eso es, la humanidad en general. Y acciones que como ya hemos mencionado, nada tienen que ver la una con la otra, luego estaríamos hablando de cosas totalmente distintas; dicho lo cual y puesto que estamos hablando de la Biblia, miremos las cosas desde el punto de vista bíblico y veamos con ello, que sacamos en claro.

De entrada, hay que considerar que el término “mediador”, según nos informa la citada publicación de los TJ del 1 de Abril de 1980 y lo cual es cierto, aparece solo seis veces en las Escrituras Griegas Cristianas o Nuevo Testamento y en ellas siempre se usa (prestemos atención a este detalle) con relación al establecimiento de un pacto formal entre dos partes. O sea, que nunca se usa en el sentido de interceder o el mediar a favor de uno necesitado de ello, con respecto de un tercero que pueda solventar la papeleta, como incomprensiblemente nos quiere vender el Sr. Olcese…… y es que no sabemos de dónde saca la idea, pues el contexto general de las Escrituras no apunta en esa dirección. Término además el de “mediador”, con el que se aluden exclusivamente a Moisés y a Jesús, como veremos a continuación y siempre relacionados con el establecimiento de un pacto y no con la labor de interceder a favor de nadie:

Entonces ¿por qué la Ley? Fue añadida para poner de manifiesto las transgresiones, hasta que llegara la descendencia (Jesús) a quien se había hecho la promesa; y fue transmitida mediante ángeles por mano de un mediador (Moisés). 20 Ahora bien, no hay mediador cuando se trata de una sola persona, mas Dios es uno solo.” (Gál. 3:19-20). (Acotaciones nuestras).

Viendo pues que Moisés, fue el “mediador” o intermediario de lo que se conoce comúnmente como “El pacto de la Ley Mosaica” y que da nombre genérico a la primera parte de la Biblia, eso es, el Antiguo Testamento (un testamento no es otra cosa que un pacto), veamos cuál es el significado de la expresión “pacto”, pues en función de eso quedarían delimitadas las responsabilidades del “mediador” del mismo y lo cual nos ayudará a entender el tema objeto de debate; y que según el diccionario de la RAE, el término “pacto”, significa lo siguiente:

Concierto o tratado entre dos o más partes, que se comprometen a cumplir lo estipulado.”

Luego puesto que en esta figura se contemplan responsabilidades de cumplimiento por ambas partes, nada en esas palabras indica que ello haga referencia a la figura de un “intercesor” y cuya función, según la RAE de la Lengua y que exponemos a continuación, es totalmente diferente:

Hablar en favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal.”

Por lo que como vemos, nada tiene que ver esa definición con el ejercicio de mediar en un pacto, pues ya hemos visto lo que ello significa. Pero pongamos un ejemplo práctico de lo que queremos decirle: Imagínese, querido lector, a un comerciante que quiere iniciar un negocio y precisa contratar un edifico para tal fin; entonces acude a una oficina inmobiliaria que alquila locales y que han puesto a su disposición, distintos propietarios. Encontrado el local ideal para sus necesidades, nuestro comerciante acepta la condiciones del alquiler del mismo, añade las suyas propias si procede y firma el contrato o pacto, que a su vez, es llevado por parte de la agencia inmobiliaria a la firma por parte del propietario del local y que, una vez aceptadas las demandas del arrendador, firma el documento y con lo que queda establecido el “pacto” o contrato y de obligado cumplimiento por ambas partes; y pacto en el que han intervenido tres protagonistas: el arrendador, el arrendatario y el mediador del contrato o pacto, la agencia inmobiliaria. Y ahí acaba la función del intermediario o mediador del pacto en cuestión, de tal manera que si surgen dificultades posteriores para el cumplimento de dicho contrato por parte del arrendador, no tiene ninguna responsabilidad el mediador del citado pacto o contrato, de interceder ante el arrendatario en favor del arrendador…… ya es asunto entre las dos partes contratantes ante un juez.

Pero volviendo al pacto que Jehová hizo a través de Moisés (este en calidad de mediador o intermediario) con el pueblo de Israel y puesto que ese pacto en el que entraron en el monte Sinaí, no fue sin defecto debido a la imperfección de los israelitas, así como la del propio mediador (Moisés), era necesario para el adelanto del propósito de Jehová, la consecución de algo mejor (Hebr. 8:6-9). Por consiguiente, nuestro Creador, se propuso un “nuevo pacto” en el que el privilegio de entrar a formar parte del mismo, habría de ofrecerse de entrada, solo a la nación del Israel natural y que es con quien Jehová había establecido el pacto mediado por Moisés (Éxo. 19:5-8); por ello, más de seiscientos años antes que este nuevo pacto fuera inaugurado por medio de otro mediador, Jehová ya lo adelantó por medio del profeta Jeremías:

¡Mira! Vienen días, es la expresión de Jehová y ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto; 32 no uno como el pacto que celebré con sus antepasados en el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, el cual pacto mío ellos mismos quebrantaron, aunque yo mismo los poseía como dueño marital, es la expresión de Jehová. 33 Porque este es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días, es la expresión de Jehová: Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos y en su corazón la escribiré; y ciertamente llegaré a ser su Dios y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.” (Jer. 31:31-33).

Luego ya tenemos a las dos partes que intervendrían en ese pacto futuro: Jehová por un lado y “la casa de Israel” por el otro. Y llega el momento en que aparece el mediador prometido, Jesús y por lo que es asunto de saber, con quién establece el “nuevo pacto” anunciado por Jehová:

Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; 29 y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, 30 para que coman y beban a mi mesa en mi reino y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.” (Luc. 22:28-30).

Luego el pacto fue establecido de entrada con una pequeña representación de israelitas, eso es, con los apóstoles de Jesús y nadie más, a pesar de que Jesús tenía muchos más discípulos que le seguían; y pacto que se sustanció, cuando en Pentecostés de 33 E.C. fue derramado el espíritu santo sobre aquellos doce fieles seguidores de Jesús, o lo que es lo mismo y según les había prometido un Jesús ya resucitado (momentos antes de ascender al cielo), cuando recibieron el bautismo en espíritu santo y lo que les confería la condición de Hijos adoptivos del Altísimo:

Y estando reunido con ellos, les dio las órdenes: “No se retiren de Jerusalén, sino sigan esperando lo que el Padre ha prometido, acerca de lo cual oyeron de mí; 5 porque Juan, en verdad, bautizó con agua, pero ustedes (luego solo aquellos que habían participado del pacto, no otros) serán bautizados en espíritu santo no muchos días después de esto”.” (Hech. 1:4-5). (Acotación nuestra).

¿Y porque sabemos que ese derramamiento de espíritu santo, significaba el reconocimiento como Hijos adoptivos de Dios de aquellos doce hombres, apóstoles de Jesús? Pues porque el propio Jesús, después de haber resucitado, así lo reconoció:

Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes”.” (Juan 20:17)

Luego blanco y en botella: esas personas pasaban a convertirse en Hijos adoptivos de Dios y por lo tanto, en los hermanos menores del primogénito Jesucristo (Rom. 8:29), lo que implicaba el ser dotados de los mismos poderes que su hermano mayor tuvo en vida; por ello las palabras de Jesús, después de su resurrección:

“…… pero recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes y serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea y en Samaria y hasta la parte más distante de la tierra”. 9 Y después que hubo dicho estas cosas, estando ellos mirando, fue elevado y una nube se lo llevó de la vista de ellos.” (Hech. 1:8-9).

Luego ya tenemos el “nuevo pacto” en marcha y que contaba en ese momento, con Jehová por un lado y los doce apóstoles por otro, como partes contratantes (por decirlo de alguna manera) y teniendo a Jesús, como “mediador”. No olvidemos que Jehová hacía esta oferta de poder reinar junto a Cristo en Su reino, a cambio de que los que aceptaran dicha proposición (pues estas eran las condiciones del pacto), dejaran todos sus intereses terrenales a un lado y se dedicaran exclusivamente al apostolado, tal como demuestran los siguientes pasajes:

Andando a lo largo del mar de Galilea, vio a dos hermanos: Simón, a quien llaman Pedro y Andrés su hermano, que bajaban una red de pescar en el mar, pues eran pescadores. 19 Y les dijo: “Vengan en pos de mí y los haré pescadores de hombres”. 20 Abandonando en seguida las redes, le siguieron. 21 Al seguir adelante de allí también, vio a otros dos que eran hermanos: Santiago, hijo de Zebedeo y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, remendando sus redes y los llamó. 22 Ellos, dejando en seguida la barca y a su padre, le siguieron.” (Mat. 4:18-22).

Y circunstancia que queda resumida, con la pregunta que por boca de Pedro, le formularon los apóstoles:

Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?”. 28 Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel. 29 Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o tierras, por causa de mi nombre, recibirá muchas veces más y heredará la vida eterna.” (Mat. 19:27-29).

Y siendo este por tanto, el pacto en el que medió Jesús: Jehová ofrecía algo, a cambio de algo y ambas partes se comprometían a cumplir con su compromiso…… y dicho sea para aclarar un poco más la idea que pretendemos establecer. Ya más adelante, los apóstoles empezaron a ampliar el número de miembros de ese pacto, al transmitir ese espíritu de adopción como Hijos de Dios a otras personas (posteriormente ya a personas no israelitas o gentiles, a causa de la falta de fe del pueblo judío), mediante la imposición de manos y algo que solo podían llevar a cabo los doce apóstoles; pues aquellos que recibían dicho espíritu de adopción de manos de los mismos, si bien podían desarrollar los mismo poderes que estos, no podían ya, sin embargo, transmitir dicho espíritu a otros. Y ello significaba que con la muerte del último de los apóstoles, finalizaría la ampliación de los miembros participantes de dicho pacto; y si alguien quiere más información al respecto, puede considerar nuestro artículo “No es eso, Sr. Olcese…… no es eso” (14/09/10).

Pero ¿qué implicaba la muerte de Jesús? El Sr. Olcese nos dice en su video/artículo que Jesús murió por todos y en lo que estamos totalmente de acuerdo de acuerdo, pues eso es precisamente lo que Jesús nos dijo:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16).

Pero eso es una cosa y el mediar en un pacto entre Jehová y otros seres humanos, en este caso los doce apóstoles y ofreciéndoles la posibilidad de llegar a ser Sus Hijos adoptivos, es otra cosa totalmente distinta y que nada tiene que ver con lo que nos dice el Sr. Olcese, en el sentido que ello convierte a Jesucristo en el mediador universal. Y es cierto que D. Mario usa 2 Tim. 2:5 para defender su planteamiento de que Cristo es mediador por todos, lo cual nos lleva a analizar dicho pasaje para ver que nos dice realmente, pero añadiéndole el verso 6, para tener una perspectiva completa de lo que realmente quiso decir Pablo:

Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús, 6 que se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos… de esto ha de darse testimonio a sus propios tiempos particulares.”

Pero tenemos que tener en cuenta, que en las cinco ocasiones anteriores que Pablo uso la expresión “mediador”, lo hizo siempre con referencia expresa al nuevo pacto y a los que en ese entonces, estaban siendo introducidos al mismo y del cual Cristo era “intermediario”; por lo que no hay razón alguna para pensar, que Pablo le diera en ese pasaje mencionado a la expresión “mediador”, un sentido que abarcara a más personas de las que estaban involucradas en dicho pacto y cambiando con ello, el papel “mediador” de Jesucristo por el de “intercesor” general y algo de lo que no nos hablan las Escrituras. Por lo tanto, lo que habría de entenderse de ese pasaje completo, leído correctamente, es que Pablo señala, por una parte al hombre Jesucristo como representante legal de Jehová, para “mediar” entre Este y los hombres (obviamente de aquellos que entraron en esa relación contractual), un pacto por un reino (Luc. 22:28-30) y que implicaba para las personas envueltas en el mismo, el recibir la condición de Hijos adoptivos de Dios. Y que era lo que Jesús en realidad, vino a ofrecer en su primera venida a la tierra, pues todos estamos de acuerdo en que el objetivo prioritario de Jesús en ese momento, fue el buscar o seleccionar a aquellos que tenían que gobernar con él; luego lo que Pablo señala en la segunda parte del citado pasaje, eso es, en el versículo 6, es que también Jesús aparte de mediar en el pacto, vino a ser un “rescate” correspondiente por todos y algo que nada tiene que ver con el pacto que Jesús medió entre Jehová y sus apóstoles…… en el verso 5 nos habla de un Jesús “mediador” de un pacto y en el verso 6, de su faceta como “rescatador” de una humanidad condenada por el pecado y actividades que nada tienen que ver la una con la otra.

Y que eso es tal cual se lo decimos nosotros, queda probado, por el siguiente hecho; si bien el rescate de la sangre de Cristo y como dice Pablo, aplica a todos, no así el entrar en esa relación de pacto con Jehová, pues los pactos no tienen efectos retroactivos, aplicando por tanto solo a las partes que lo convalidan mediante su aceptación personal e intransferible…… y por una parte tenemos a los notables del AT, que murieron estando aún sujetos al pacto antiguo y no pudiendo por tanto, acceder a ese “nuevo pacto”, mientras que por otra, tenemos a todos los que siguieron ejerciendo fe en sacrificio redentor de Cristo, pero que nacieron después de la muerte del último apóstol y por lo tanto, encontraron cerrada ya la posibilidad de incorporarse al mismo…… y aunque por estos dos grupos también murió Jesús, sin embargo no estaban incluidos en el nuevo pacto; los unos porque murieron bastante antes de su establecimiento y los otros, porque cuando nacieron ya se había cerrado la oportunidad de acceder al mismo. Pues recordemos de nuevo que la única vía de acceso a dicho pacto por un reino, eran los apóstoles mediante la imposición de manos y por el que se transmitía el espíritu de adopción como Hijos de Dios, a aquellos sobre las que se imponían…… y por lo que esos dos grupos de personas citados, estaban fuera de ese “nuevo pacto”. Por eso el pasaje de 1 Tim. 2:5, no se le puede dar el sentido que le da D. Mario y se tiene que leer desde otra perspectiva y dentro de su propio contexto, eso es, incluyendo el verso 6 que es el que aclara la situación; y es que para interpretar un testo de las Escrituras correctamente, hay que ponerlo en contraste con el contexto más inmediato y el general de las mismas, para ver si realmente dice aquello que nosotros creemos que dice…… todo lo contrario de lo que con frecuencia hace el Sr. Olcese.

Entonces queda claro, que efectivamente y de forma “estrictamente bíblica”, Jesús solo fue mediador para las personas involucradas en el citado pacto y por tanto, de ninguna manera de aquellos que nada tienen o tenemos que ver con el mismo…… que por otra parte y según Jesús, los que entraron en dicho pacto fueron tan solo una pequeña o reducida cantidad de miembros (Luc. 12:32) que reinarían con él y que Rev. 14:1-3, nos cuantifica en 144.000. Pero el Sr. Olcese afirma al final de su exposición y a modo de resumen general de su exposición, que cualquiera puede acudir a la “mediación” de Jesucristo para que abogue al Padre en favor nuestro y con lo cual está difundiendo una enseñanza que no está contenida en la Biblia; porque veamos por quiénes en todo caso, aboga Jesucristo, según el apóstol Pablo:

¿Quién es el que condenará? Cristo Jesús es aquel que murió, sí, más bien aquel que fue levantado de entre los muertos, que está a la diestra de Dios, que también aboga por nosotros.” (Rom. 8:34)

Ahora bien ¿quiénes son esos “nosotros”? Pues veamos a quienes iba dirigida la carta:

“…… pero que con poder fue declarado Hijo de Dios según el espíritu de la santidad mediante la resurrección de entre los muertos; sí, Jesucristo nuestro Señor, 5 mediante quien recibimos bondad inmerecida y un apostolado para que hubiera obediencia de fe entre todas las naciones respecto a su nombre, 6 entre las cuales naciones, ustedes también son los llamados para pertenecer a Jesucristo, 7 a todos los que están en Roma como amados de Dios, llamados a ser santos: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.” (Rom. 1:4-7).

Luego es obvio que el apóstol Pablo hacía referencia a aquellas personas de la congregación de Roma y que al igual que él, estaban en relación de pacto con Dios, pues se refiere a ellos como los depositarios de un “apostolado” y los “llamados a ser santos”. Y así, en todas y cada una de las cartas cruzadas entre aquellas personas que estaban en esa relación de pacto con Jehová y que si algo hay que nos dejan claro, es que Jesucristo aboga en favor de esas personas únicamente y circunstancia que nada tienen que ver con nosotros hoy. Pues recordemos que hemos dicho, que a partir de la muerte del último apóstol se acabó la tarea de incorporar nuevos elementos a ese pacto…… y eso hasta el día de hoy; por lo que actualmente, no existe nadie en la tierra que esté dentro de ese pacto y por el que Jesucristo pudiera abogar.

Pero entonces ¿qué hay del papel “intercesor” que D. Mario le adjudica a Jesucristo? Pues que tal papel, como tal, no existe en las Escrituras (hasta donde nosotros sabemos) y que D. Mario no sabe de lo que habla. Pero claro, quizás usted, querido lector, razonará de la siguiente manera: si por una parte Jesús nos instó a acudir a Dios en demanda de nuestras necesidades diarias (Mat. 6:9-13) y por la otra, por nuestra crasa imperfección no podemos acercarnos a nuestro Creador (Hab. 1:13), cuando precisamente resulta que Él y no otro, es el “oidor de la oración” a quién acudirá “gente de toda carne” (Sal. 65:2)…… ¿cómo se come esta ensalada? Pues muy fácil, querido amigo: usando el salvoconducto que nos permite llegar a nuestro Creador y que no es otro que la sangre derramada por Jesucristo (o sacrificio expiatorio) y pongamos un ejemplo: imagínese que usted, amigo que nos lee, tiene la necesidad de hablar con determinado personaje y que no reúne los requisitos necesarios para ello; y que para poder llegar ante el citado personaje, tiene que transitar ineludiblemente por un camino en el que hay un control que no va a pasar por alto sus carencias y no le va a permitir el paso…… y siendo en realidad este símil, el caso en que se encuentra la humanidad ante Dios.

Sin embargo, de pronto, alguien le dice: “Toma este salvoconducto y cuando te paren, lo presentas y verás cómo automáticamente se levantan las barreras y se te permite el paso.” Y siendo de nuevo este, el caso en el que nos encontramos todos……por lo que la cuestión queda circunscrita a saber cuál es el salvoconducto en cuestión; y algo que tiene que ver con el sacrificio redentor de Cristo o su sangre derramada a favor nuestro, en definitiva, el “rescate”:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio (en sacrificio) a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16). (Acotación nuestra).

Y ese es el salvoconducto que nos permite libre acceso al Oidor de la oración, para exponerle nuestros asuntos: el ejercer fe en Jesucristo, a la vez que en Jehová y su propósito, siendo consustancial lo primero con lo segundo, pues eso es lo que dijo Jesús en su momento:

Sin embargo, Jesús clamó y dijo: “El que pone fe en mí, no pone fe en mí solamente, sino también en el que me ha enviado”.” (Juan 12:44)

Por lo tanto y volviendo al punto central de la cuestión que nos plantea el Sr. Olcese, vemos que Jesucristo no hace las veces de intercesor ante su Padre Celestial en favor de los que quieren hacerle llegar su oración de petición o alabanza, sino que en su momento ahí quedó su sacrificio humano perfecto y que hace las veces de salvoconducto que permite acercarse al Creador en oración a todos…… obviamente a todos los que quieran hacer uso de él, por supuesto y que ya hemos dicho cuál es la manera de conseguirlo: el ejercer fe en dicho sacrificio y en la persona de Jesucristo. Y el Sr. Olcese que se vaya quitando de la cabeza esas majaderías de que todos somos “ungidos” o Hijos de Dios, pues desde la muerte de Juan se acabó la posibilidad de acceder a dicha condición y por lo que a partir de ese momento y hasta el día de hoy, no ha existido ni existe sobre la tierra nadie que posea dicha relación filial con el Altísimo; pues de lo contrario…… ¿por qué en Rev. 6:9-11, se nos habla de la futura aparición de un resto de esos Hijos de Dios y simbolizados en Rev. 11:3 por los “dos testigos”, si según D. Mario ya está la tierra llena de ellos y afirmando dicho caballero, el ser uno de tantos? Y ya sabemos que el Sr. Olcese no va a responder a esta cuestión, pues con repetirse como una cotorra en sus planteamientos, sin respetar el hecho de que los tiene objetados, tiene más que suficiente; total, si los que le leen son tontos y no se enteran…… pues eso.

Y nos permitimos señalar a nuestros lectores (a diferencia del Sr Olcese, nosotros sí les mantenemos correctamente informados), que ese resto de Hijos de Dios por aparecer, son los que pondrán en marcha la gran predicación de Mat. 24:14 y que por espacio de 1.260 días (tres años y medio, o primera parte de la profética semana 70 de Dan. 9:27) pondrá ante todo el mundo, la oportunidad de acogerse a la opción de pasar a formar parte de esa “gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar” y que sobreviviendo a la “gran tribulación” final (Rev. 7:9; 14), entrará con vida al reino de Dios. Porque no se crean la última ocurrencia de D. Mario publicada en su artículo del 22 del actual mes de Marzo “Lo que yo creo sobre los gobernantes y gobernados en el reino de Cristo”, en el sentido que el reino de Dios es algo parecido a un club privado que al que entra en él, ya consigue la inmortalidad y el reinar con Cristo en el mismo…… ¡no, no, no!, el reino de Dios no es eso ni por el forro y el Sr. Olcese no sabe de qué está hablando: el reino de Dios, es un espacio de tiempo de mil años de duración, en donde ocurrirán la cosas más fantásticas e inimaginables que a uno se le puedan ocurrir, sobre la humanidad obediente (no sobre la clase gobernante mencionada), eso es, la “restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo” (Hech. 3:21) y que para información adicional de lo que estamos hablando, pueden leer nuestro artículo “El “evangelio del reino de Dios”…… ¿qué es realmente?” (25/02/12). Y en donde la estrella invitada o lo que es lo mismo, para quién se montó toda la “fiesta”, no fue para esa pequeño grupo de gobernantes (que ya no necesitan ser restaurados de nada y además, son parte del montaje y no la razón del mismo), sino para la humanidad en general como súbditos benditos de Jehová (Mat. 25:34), eso es, los sobrevivientes de la “gran tribulación” y todos aquellos que posteriormente se irán levantando en la podríamos considerar como segunda resurrección, a ocurrir durante el milenio…… eso es el reino de Dios.

Y hasta aquí queridos amigos, toda la historia contada según la vemos nosotros y que nos lleva a afirmar, que los TJ tienen razón, cuando dicen que de forma “estrictamente bíblica” Jesús solo fue “mediador” (de un pacto) para unos pocos (Luc. 12:32) y no para la humanidad en general…… por lo que ya tenemos otra nueva chorrada que anotar, en el “haber” de D. Mario Olcese.

MABEL

RESPONDIENDO A D. CÉSAR…… (¿).

Posted in Uncategorized with tags on 18/03/2012 by Armando López Golart

El día 1 de este mes de Marzo, me llegó un correo de un tal César (no constan los apellidos) y de lo cual no me enteré hasta el día 13; y que es cuando pude acceder de nuevo a Internet, pues debido a un cambio de domicilio, estuve todo ese tiempo sin acceso a la red…… ya saben, aquello del cambio de línea telefónica, reinstalación y todas esas gaitas, ya hacía días que el tal correo había sido enviado. Por lo tanto y lamentando la infeliz circunstancia, tal como tengo por costumbre, les transcribo el citado correo según me llegó (por aquello de las faltas de ortografía y todas esas cosas) y paso seguidamente a responderlo:

No he leido todos los articulos,sr Armando,pero coincido en algunas cosas con javier y tambien con usted,lo que comentare por ahora es que en algunos estudios que usted hace de la biblia,parte de supuestos,y despues funda toda la extructura de su rasonamiento que por cierto es muy buena,pero sobre un supuesto a mi entender falso,pude percibir la misma extructura de rasonamiento de la whachtower,yo tambien fui testigo 20 años,y aunque diciento en mucho con esa organizacion,al principio tambien hacia esaxtamente lo mismo,toda mi personalidad estaba inpregnada hasta lo mas profundo de la forma de pensar de ellos,si yo asumo que dos mas dos es cinco,si le sumo cinco me va a dar dies,y ante algun distraido pareceria que la suma esta bien hecha aunque partio de un error ya que dos mas dos es cuatro;y asi el resultado cambia.En mi caso tube que desarmar absolutamente toda la whachtower de mi ser completo y comenzar de cero,comenzando por la humildad,superar el engaño,perdonar,fue un proceso,usted querra saber de que supuestos estoy hablando,seguramente, verdad? bueno por ahora le voy a dejar esa dudita,esa sospecha,esa inquietud,es que quiero presentarle bien esas cositas,,que podrian cambiar el resultado de todo un articulo,,aunque creo que si usted se analiza y se da cuenta de la posibilidad de que yo pueda tener razon,inmediatamente va a tener una nueva luz..jaja,ya estoy de nuevo como la WT,…

Y correo al que le respondo, amigo César, pidiéndole en primer lugar disculpas por no haber atendido a su escrito con la prontitud debida, por el motivo ya expuesto. Ya resuelto el problema y leído dicho correo con la debida atención, paso a dar respuesta a su exposición y en la que empiezo negándole la mayor: yo jamás he partido en mis escritos de un supuesto falso, por lo que le aseguro que no me va a quitar el sueño esa “dudita” que según usted menciona, se pueda crear en mí. Porque cuando haya leído todos mis artículos (si es que tiene a bien hacerlo), se dará cuenta que en la inmensa mayoría de ellos, parto siempre de un artículo de determinado autor, expongo aquello en lo que a mi entender entra en contradicción dicho autor con referencia a las Escrituras y paso a intentar probar, mediante textos bíblicos, en qué se equivoca dicho autor…… al tiempo que todos mis planteamientos, los que sean, están debidamente razonados y soportados sobre textos bíblicos y por lo que no hay lugar para supuestos falsos. Ya otra cosa es que me equivoque en la interpretación de un pasaje, lo que consecuentemente pueda llevarme a hacer una mala aplicación del mismo y algo que podríamos entrar a discutir…… pero partir de un supuesto equivocado, para montar un artículo, de ninguna manera.

Porque incluso en aquellos pocos artículos en los que no entro en objeción con alguna opinión controvertida de otro autor y que son temas de mi propia cosecha, como por ejemplo el publicado el día 7 de Julio de 2011 “Y después…… ¿qué?”, siempre tengo la precaución de señalar que se trata de una simple reflexión u opinión personal y por tanto, susceptible de ser corregida; por lo que le repito, que de supuestos falsos ni uno, pues aun siendo el caso que le cito, mis planteamientos siempre están convenientemente respaldados por los preceptivos textos bíblicos. Y por supuesto que le agradecería, que pusiera en mi conocimiento cuales son a su entender, esos “algunos estudios” en los que supuestamente parto de falsos supuestos…… y perdone usted la redundancia.

Por otra parte, dice usted coincidir también con algunas afirmaciones de un tal Javier (quiero suponer que me hablará del Dr. D. Javier Rivas Martínez, pues no conozco a otro Javier) y lo que me parece muy bien, porque dicen que para gustos están los colores; fíjese usted ¡hasta yo, que me las he tenido tiesas con dicho caballero (en el supuesto que hablemos de la misma persona) en numerosas ocasiones, coincido con alguna de sus afirmaciones!…… pocas por cierto, porque tampoco hay mucho dónde escoger; pero como diría el castizo, “menos da una piedra”.

Y claro, amigo César, que la estadía por tanto tiempo en determinada organización religiosa (en mi caso, más de 30 años) deja ciertos “tics”, pero que en el caso que nos ocupa, no tiene excesiva importancia. Y digo que no tiene excesiva importancia, porque después de 20 años de militancia en dicha organización y después de ver lo que hay por ahí, creo que estará de acuerdo conmigo que en temas de interpretación bíblica, los TJ (salvo en algunos puntos) les dan sopas con honda a los Olcese, Rivas, Buzzard y compañía y no hablemos ya de otras organizaciones religiosas…… cierto es que eso no la hace una organización religiosa aprobada por Dios, pero en cuanto a interpretación, desde luego no es de las peores.

Y en lo que a mí respecta, no comparto su punto de vista en el sentido de que la estructura de mis escritos sea la de los TJ, pues porque yo diga y demuestre de manera convincente, por ejemplo, que los miembros de la “gran muchedumbre” que sobrevive a la “gran tribulación” (Rev. 7:9; 14), no pueden ni por el forro reinar con Cristo en el reino de Dios, no tiene nada que ver con que eso mismo lo enseñen los TJ, para que mi afirmación me identifique con ellos o que no sea la correcta. O cuando demuestro hasta la saciedad, que los notables del AT, tampoco reinarán en el citado reino de Dios, no queda desmerecida mi afirmación por el hecho de que la hagan también dichos señores. O porque yo afirme que la que podríamos considerar como segunda resurrección (Dan. 12:2; Juan 5:28-29; Hech.24:15), se producirá durante el milenio y no al final del mismo, no deja de ser cierto, porque lo mismo sea enseñado por la citada organización. O porque yo demuestre convincentemente que los notables del AT, no pueden participar de la “primera” resurrección, no deja de ser menos cierto porque ello coincida con lo que se diga desde esa secta…… ni todos estos planteamientos citados, me hacen a mí simpatizante de la misma; o sea, que todo es muy relativo, amigo mío y por lo tanto no puedo compartir su punto de vista al respecto, pues lo único que procuro es escribir de forma correcta y entendible, probando debidamente mis argumentos…… y si en eso coincido con los TJ ¡pues que quiere que le diga!, me parece muy bien.

Y por supuesto que quedo a su disposición, para cuando desee exponerme esa “cosita” de la que me habla y que según usted, puede “cambiar el resultado de todo un artículo”…… aunque me malicio (ya sabe usted ¡cosas de viejos!) que de haberlo podido hacer, ya lo habría hecho usted. Pero es que en el caso que realmente eso fuera así y usted tuviera razón, como menciona en la parte final de su correo, no podría por menos que agradecerle el que me sacara de un error, pues lo que yo sinceramente deseo es aprender; y mientras la rectificación se apoye en las Escrituras, me tiene sin cuidado quién me la pueda formular, porque en todo caso siempre sería Jehová a través de Su Palabra, quién me rectificaría…… y eso ya son palabras mayores ¿no lo cree usted así, amigo César?

Pero antes de despedirme y si me lo permite, le voy a hacer una pequeña sugerencia: si usted tiene tanta capacidad para discernir aquellos artículos que están montados sobre supuestos falsos y algo que no me atrevo a poner en duda, en vez de mandar correos y quedar en el anonimato (a menos que uno se los publique como yo, en formato de artículo), desde el que se puede decir cualquier cosa sin “jugársela”, monte un blog y desenmascare públicamente a los que según usted, practicamos tales cosas. Porque le repito, que una cosa es hablar desde el anonimato de un correo y otra muy distinta, el dar todos los días la cara y con el riesgo de que algún día te la pongan colorada, porque has publicado alguna barbaridad. Porque eso es lo que hacemos los Olcese, Rivas, Morales, un servidor y tantísimos otros, jugándonos cada día a que nos pillen en un “renuncio” y nos saquen los colores…… lo cual le pasa hoy a uno, mañana a otro y pasado mañana al de más allá y así vamos rodando; pero repito, es solo una sugerencia.

Y sin otro particular, le saludo y quedo a su entera disposición.

Armando López Golart

USTED…… Y LAS DIEZ PLAGAS DE EGIPTO.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 17/03/2012 by Armando López Golart

Y no se preocupe, querido lector, que aunque parezca que le estamos comparando con una plaga ¡nada más lejos de la realidad! Por lo tanto, que no cunda el pánico, que no hay nada de qué preocuparse…… sencillamente le estamos hablando de un suceso que como usted conocerá (aunque sea de forma superficial), ocurrió en la tierra de Egipto hace más o menos la friolera de 4.000 años atrás en el tiempo. Y este relato que se encuentra en la Biblia y más concretamente, en el libro de Éxodo y del que, si nos lo permite, le recomendamos  una atenta lectura de los capítulos 1 al 12 (para una mayor comprensión de lo que pretendemos explicarle), es muy importante para nosotros hoy en día, porque nos hará más entendible el propósito de Jehová para con aquellos que confiamos en Él. Además le ayudará a rechazar algunas enseñanzas fraudulentas, a cargo de algunos “entendidos” en la interpretación bíblica, en el sentido que hemos de alcanzar el reino de Dios (próximo a establecerse), enfrentando una “gran tribulación”…… al final de la cual todos aquellos que consigan “vencer” a todas las dificultades habidas y por haber en ella, “reinaran” con Cristo (Rev. 3:21). Y entendemos el que no se acabe de creer lo que le estamos contando, pues parece absurdo que un acontecimiento tan remoto en el tiempo pueda enseñarnos algo a nosotros, que vivimos en medio de la más alta tecnología que jamás haya alcanzado el ser humano, que además creemos saberlo casi todo y que nos sentimos el ombligo del universo…… pero así es, a menos que nuestro Creador esté equivocado:

Porque todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.” (Rom. 15:4).

Y si analizamos detenidamente lo que acabamos de leer, de entrada lo que se percibe es que hay un propósito determinado y que obra en nuestro beneficio, en el registro de esos relatos de tiempo antiguo en las Escrituras y que no es otro, según se nos afirma en el texto, que el instruirnos y siempre que consideremos con atención esos sucesos, con la finalidad de que nos proporcionen el consuelo que genera esperanza. O sea y para entendernos: del conocimiento y oportuno análisis de esos hechos del pasado, eso es, el cuándo, el cómo y el porqué de los mismos, uno puede adquirir una instrucción, generadora de esperanza; ahora bien ¿esperanza…… en cuanto a qué? Pues por una parte y con una proyección a medio plazo, esperanza que tiene que ver con el hecho de que no siempre van a continuar las cosas tan graves como están actualmente, sino que se van a aliviar a tal grado, que de nuevo podremos volver a vivir en una tierra convertida en un “paraíso”, por usar una expresión que todos conocemos. Sin embargo, a cortísimo plazo, esperanza en cuanto a que seremos librados de los tiempos de máxima angustia por los que pasará la humanidad desobediente, antes de alcanzar ese ansiado paraíso de paz y que quedan perfectamente reflejados, en las palabras de Jesús en Luc. 21:25-26:

También, habrá señales en el sol y en la luna y en las estrellas y sobre la tierra angustia de naciones, por no conocer la salida a causa del bramido del mar y de su agitación, 26 mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos.”

Y nadie que este medianamente informado de cómo está el patio a escala mundial, puede negar que nos estamos acercando a marchas forzadas a dicha situación y que en Rev. 7:14, se la califica como de “gran tribulación”. Dicho lo cual y para ponernos en situación, retrocedamos 4.000 años en el tiempo y situémonos en la corte del Faraón de Egipto, concretamente en el salón de audiencias y en el momento que un Faraón atónito, escuchaba las siguientes palabras de dos de sus esclavos hebreos:

Y después Moisés y Aarón entraron y procedieron a decir a Faraón: “Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: Envía a mi pueblo para que me celebre una fiesta en el desierto”. 2 Pero dijo Faraón: “¿Quién es Jehová, para que yo obedezca su voz y envíe a Israel? No conozco a Jehová en absoluto y, lo que es más, no voy a enviar a Israel”. 3 Sin embargo, ellos pasaron a decir: “El Dios de los hebreos se ha puesto en comunicación con nosotros. Queremos ir, por favor, camino de tres días al desierto y hacer sacrificios a Jehová nuestro Dios; de lo contrario quizás nos hiera con peste o con espada”. 4 Ante esto, les dijo el rey de Egipto: “¿Por qué, Moisés y Aarón, hacen ustedes que el pueblo desista de sus trabajos? ¡Vayan a llevar sus cargas!”.” (Éxo. 5:1-4).

Y Faraón (¡anda que no era chulo el tío!), quizás temeroso de ser el primer gobernante de la historia en sufrir una huelga general (se nos ocurre pensar a nosotros), no solo se opuso altaneramente al Creador del Universo, sino que empezó a darles “caña” de la buena a los esclavos israelitas y a poner en pie de guerra al “sector” de la construcción:

Inmediatamente en aquel día Faraón mandó a los que obligaban a la gente a trabajar y a sus oficiales y dijo: 7 “Ustedes no deben recoger paja para dársela al pueblo para que haga ladrillos como antes. Que vayan ellos mismos y recojan la paja para sí. 8 Además, la cantidad de ladrillos que les era exigida y que hacían antes, todavía se la impondrán. No deben hacerles ninguna reducción, porque están holgando. Por eso andan clamando y dicen: ‘¡Queremos irnos, queremos hacer sacrificios a nuestro Dios!’. 9 Dejen que el servicio pese sobre los hombres y que se ocupen en él y que no presten atención a palabras falsas.”

10 De modo que salieron los que obligaban a la gente a trabajar y sus oficiales y dijeron al pueblo: “Esto es lo que ha dicho Faraón: ‘Ya no les doy más paja. 11 Vayan ustedes mismos, consíganse paja dondequiera que la hallen, porque no ha de haber ni una pizca de reducción de sus servicios’”. 12 Por lo tanto, se esparció el pueblo por toda la tierra de Egipto a fin de recoger rastrojo para usarlo como paja. 13 Y los que los obligaban a trabajar seguían apremiándolos, diciendo: “Acaben sus trabajos, cada uno su tarea, día por día, tal como cuando estaba disponible la paja”. 14 Más tarde, los oficiales de los hijos de Israel, que habían sido puestos sobre estos por los señaladores de tareas de Faraón, fueron golpeados, mientras estos decían: “¿Por qué no acabaron su tarea prescrita de hacer ladrillos como antes, ni ayer ni hoy?” (Exo. 5:1-14)

Y claro, ante tan expeditivo intento de “negociación” de la “patronal” (Faraón) con los “sindicatos” (los citados oficiales o representantes de los israelitas), no hubo otro remedio que tirar por la calle de en medio y emplear mano dura…… por lo que ni corto ni perezoso, Moisés y a instancias de Jehová, empezó de mandar plaga tras plaga sobre la tierra de Egipto. Y plagas con las que se consiguieron varias cosas: no solo por una parte, se metió en cintura a Faraón y por otra, se liberó al pueblo hebreo, sino que además (por mucho más importante, pues ahí estaba el quid de la cuestión) se humilló a sus falsos dioses y se ejecutó juicio sobre ellos, a la vista de un pueblo que asombrado, no podía dar crédito a lo que estaba viendo: sus dioses eran derrotados uno tras otro, por el Dios de los esclavos hebreos…… ¡vivir para ver!, pensarían algunos egipcios (Éxo. 12:12; Núm. 33:4); pero vayamos a las plagas en cuestión.

La primera de ellas, la transformación de las aguas del rio Nilo y de todas las restantes aguas de Egipto en sangre, trajo deshonra sobre el dios-Nilo Hapi. Por otra parte, con la consiguiente escabechina de peces en el rio Nilo también se dio un golpe a la religión de Egipto, pues se estima que algunas variedades de esos peces, se veneraban y hasta se momificaban:

Más tarde Jehová dijo a Moisés: “Di a Aarón: Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus canales del Nilo y sobre sus estanques llenos de cañas y sobre todas sus aguas represadas, para que se conviertan en sangre”. Y ciertamente habrá sangre en toda la tierra de Egipto y en las vasijas de madera y en las vasijas de piedra.” (Éxo. 7:19-21).

La rana, símbolo de fertilidad y resurrección para los egipcios, estaba consagrada a la diosa-rana Heqet; por lo tanto, la plaga de las ranas (la segunda) humilló a esta diosa:

Más tarde Jehová dijo a Moisés: “Di a Aarón: ‘Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, los canales del Nilo y los estanques llenos de cañas y haz subir las ranas sobre la tierra de Egipto’”. 6 Por lo cual Aarón extendió la mano sobre las aguas de Egipto y las ranas empezaron a subir y a cubrir la tierra de Egipto.” (Éxo. 8:5-14.)

La tercera plaga llevó a los sacerdotes practicantes de magia a reconocer su derrota cuando resultaron incapaces de convertir el polvo en jejenes por medio de sus artes ocultas. Al dios Thot se le atribuía la invención de la magia o las artes ocultas, pero nada pudo hacer este dios para ayudar a los sacerdotes practicantes de magia en su intento de imitar la tercera plaga:

Jehová ahora dijo a Moisés: “Di a Aarón: ‘Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra y tiene que convertirse en jejenes por toda la tierra de Egipto’”. 17 Y procedieron a hacer esto. De modo que Aarón extendió su mano con su vara y golpeó el polvo de la tierra y los jejenes llegaron a estar sobre hombre y bestia. Todo el polvo de la tierra se convirtió en jejenes en toda la tierra de Egipto. 18 Y trataron de hacer lo mismo los sacerdotes practicantes de magia por sus artes ocultas, a fin de producir jejenes, pero no pudieron. Y los jejenes llegaron a estar sobre hombre y bestia. 19 Por lo tanto, los sacerdotes practicantes de magia dijeron a Faraón: “¡Es el dedo de Dios!”. Pero el corazón de Faraón continuó obstinado y no les escuchó, tal como había hablado Jehová.” (Éxo. 8:16-19).

Sin embargo y algo en lo que incidiremos más adelante, vemos que una línea de demarcación entre los egipcios y los adoradores del Dios verdadero, quedó trazada claramente a partir de esta tercera plaga mencionada. Porque aun cuando los enjambres de tábanos de la cuarta plaga, invadieron las casas de los egipcios, en la tierra de Gosén (el delta del rio Nilo) donde estaban ubicados los israelitas, no hubo ni un solo tábano:

Entonces Jehová dijo a Moisés: “Levántate muy de mañana y toma una posición enfrente de Faraón. ¡Mira! ¡Va a salir al agua! Y tienes que decirle: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová: “Envía a mi pueblo para que me sirva. 21 Pero si no envías a mi pueblo, aquí voy a enviar sobre ti y tus siervos y tu pueblo y en tus casas el tábano; y simplemente estarán llenas del tábano las casas de Egipto y también el suelo sobre el cual están. 22 Y ciertamente haré distinta en aquel día la tierra de Gosén sobre la cual está situado mi pueblo, para que no exista allí tábano alguno; a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra. 23 Y verdaderamente fijaré una demarcación entre mi pueblo y tu pueblo. Mañana se efectuará esta señal”. 24 Y Jehová procedió a hacerlo así; y densos enjambres de tábanos empezaron a invadir la casa de Faraón y las casas de los siervos de este y toda la tierra de Egipto. Quedó arruinada la tierra como resultado de los tábanos.” (Éxo. 8:23-24).

La siguiente plaga, la peste sobre el ganado (quinta), humilló a deidades como la diosa-vaca Hator, el dios Apis y la diosa-cielo Nut, a la que se imaginaban como una vaca con las estrellas fijadas en su vientre (¡anda que no hay que tener imaginación!):

En consecuencia, Jehová dijo a Moisés: “Entra a donde Faraón y tienes que declararle: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de los hebreos: “Envía a mi pueblo para que me sirva. 2 Pero si continúas rehusando enviarlos y todavía los tienes asidos, 3 ¡mira!, la mano de Jehová va a venir sobre tu ganado que está en el campo. Sobre los caballos, los asnos, los camellos, la vacada y el rebaño habrá una peste gravísima. 4 Y Jehová ciertamente hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de Egipto y no morirá ni una sola cosa de todo lo que pertenece a los hijos de Israel.” (Éx 9:1-4).

Por otra parte, la plaga de diviesos (la sexta) supuso la deshonra de las deidades que, según se creía en esa cultura religiosa, poseían facultades curativas, como Thot, Isis y Ptah:

Después de eso Jehová dijo a Moisés y a Aarón: “Llévense ambas manos llenas de hollín de un horno y Moisés tiene que aventarlo hacia los cielos a la vista de Faraón. 9 Y tiene que convertirse en polvo menudo sobre toda la tierra de Egipto y tiene que convertirse en diviesos que hagan erupción en ampollas sobre hombre y bestia en toda la tierra de Egipto”.

10 De modo que ellos tomaron el hollín de un horno y estuvieron de pie delante de Faraón y Moisés aventó el hollín hacia los cielos y este se convirtió en diviesos con ampollas, que les salieron a hombre y bestia. 11 Y los sacerdotes practicantes de magia no pudieron estar de pie ante Moisés como resultado de los diviesos, porque los diviesos se habían desarrollado en los sacerdotes practicantes de magia y en todos los egipcios.” (Éxo. 9:8-11).

La severa tormenta de granizo que siguió a continuación (séptima plaga), humilló a aquellos dioses que se pensaba controlaban los elementos de la naturaleza, como por ejemplo a Reshpu, quien según se creía controlaba los relámpagos y Thot, de quien se decía también, que tenía poder sobre la lluvia y el trueno:

Ahora Jehová dijo a Moisés: “Extiende tu mano hacia los cielos, para que venga granizo sobre toda la tierra de Egipto, sobre hombre y sobre bestia y sobre toda la vegetación del campo en la tierra de Egipto”. 23 De modo que Moisés extendió su vara hacia los cielos; y Jehová dio truenos y granizo y fuego bajaba corriendo a la tierra y Jehová siguió haciendo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24 Así que vino granizo y fuego trémulo (relámpagos) en medio del granizo. Fue muy fuerte, de modo que no había ocurrido uno semejante en toda la tierra de Egipto desde el tiempo en que este llegó a ser nación. 25 Y el granizo fue hiriendo toda la tierra de Egipto. El granizo hirió todo lo que estaba en el campo, desde hombre hasta bestia y toda clase de vegetación del campo; y destrozó toda clase de árboles del campo. 26 Solo en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.” (Éxo. 9:22-26). (Acotación nuestra).

La plaga de langostas (octava) fue una derrota en toda línea para los dioses que, según los egipcios, aseguraban una cosecha abundante, uno de los cuales era el dios de la fertilidad Min, al que consideraban un protector de las cosechas:

Jehová ahora dijo a Moisés: “Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto para las langostas, para que suban sobre la tierra de Egipto y se coman toda la vegetación de la tierra, todo lo que el granizo ha dejado que quede”. 13 En seguida extendió Moisés su vara sobre la tierra de Egipto y Jehová hizo que un viento del este soplara sobre el país todo aquel día y toda la noche. Llegó la mañana y el viento del este trajo las langostas. 14 Y empezaron las langostas a subir sobre toda la tierra de Egipto y a posarse sobre todo el territorio de Egipto. Fueron sumamente gravosas. Antes de ellas nunca se habían presentado de esta manera langostas semejantes y nunca se presentarán otras de esta manera después de ellas. 15 Y fueron cubriendo la superficie visible de todo el país y el país se oscureció; y siguieron comiéndose toda la vegetación del país y todo el fruto de los árboles que el granizo había dejado; y no quedó nada verde en los árboles ni en la vegetación del campo en toda la tierra de Egipto.” (Éxo. 10:12-15).

Entre las deidades que la novena plaga (la de la oscuridad total) dejó bastante mal parados, estuvieron los dioses solares como Ra y Horus, así como también a Thot, el dios de la Luna y que, según se opinaba, era quien controlaba el Sol, la Luna y las estrellas:

Entonces Jehová dijo a Moisés: “Extiende tu mano hacia los cielos, para que ocurra oscuridad sobre la tierra de Egipto y la oscuridad pueda palparse”. 22 Inmediatamente extendió Moisés su mano hacia los cielos y empezó a acaecer una oscuridad tenebrosa en toda la tierra de Egipto por tres días. 23 No se vieron unos a otros y ninguno de ellos se levantó de su propio lugar por tres días; pero para todos los hijos de Israel resultó que hubo luz en sus moradas.” (Éxo. 10:21-23).

Y llegamos por fin a la décima plaga, que tenía que ver con la muerte del primogénito de cada familia y que resultó en la máxima humillación para los dioses y las diosas de los egipcios:

Y Moisés pasó a decir: Esto es lo que ha dicho Jehová: “Como a la medianoche voy a salir en medio de Egipto 5 y tiene que morir todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que está sentado sobre su trono hasta el primogénito de la sierva que está junto al molino de mano y todo primogénito de bestia. 6 Y ciertamente ocurrirá un gran alarido en toda la tierra de Egipto, como el cual nunca ha ocurrido uno todavía y como el cual nunca volverá a efectuarse uno. 7 Pero contra cualquiera de los hijos de Israel no moverá agitadamente ningún perro su lengua, desde hombre hasta bestia; a fin de que sepan ustedes que Jehová puede hacer distinción entre los egipcios y los hijos de Israel”.” (Éx 12:4-7).

Y es que en realidad, los gobernantes de Egipto se consideraban a sí mismos dioses, o los hijos de Ra o Amón-Ra; para defender semejante teoría se afirmaba que el dios Ra o Amón-Ra, tenía coito con la reina. Por lo tanto, a su hijo se le consideraba un dios encarnado y era dedicado a Ra o Amón-Ra en su templo, de modo que la muerte del primogénito del faraón suponía en realidad la muerte de un dios. Este hecho en sí debió ser un golpe severo para la religión de Egipto, al poner en descubierto la completa impotencia de todas las deidades, para salvar de la muerte a los primogénitos de los egipcios en general:

Y sucedió que a medianoche, Jehová hirió a todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón sentado sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en el hoyo carcelario y todo primogénito de bestia. 30 Entonces se levantó Faraón de noche, él y todos sus siervos y todos los demás egipcios; y empezó a alzarse un gran alarido entre los egipcios, porque no había casa en que no hubiera un muerto.” (Éxo. 12:29-30).

Hasta aquí la somera exposición de las diez plagas de Egipto…… a partir de ahora vamos a ver cuál es el mensaje que nos transmite y que pueda ser de interés para nosotros. Lo que notamos en primer lugar, es que aunque el período de esa “gran tribulación” (por decirlo de alguna manera) del poderoso imperio egipcio y que terminó en el total arrasamiento de la nación, inició con la primera de las plagas reseñadas y acabó con la total destrucción el ejército egipcio en el mar Rojo, a partir de la tercera de esas diez plagas el pueblo hebreo fue ocultado, protegido o puesto a salvo (como prefieran) durante el resto de sucesos que siguieron a esa tercera plaga. De tal suerte fue eso así, que cosas que no tenían fronteras delimitadas, como los tábanos, o las pestes sobre hombres o animales, o las langostas, o la oscuridad, afectaron a unos…… y no afectaron a otros; lo cual nos habla de la capacidad o poder ilimitado de nuestro Dios Jehová para proteger, en tiempos de angustia, a los que le temen (Sal. 34:7).

Pero por otra parte, este relato es el anuncio de que un cataclismo parecido al sufrido por Egipto hace 4.000 años, pero corregido y aumentado, está por venir…… es más, probablemente (y es solo una opinión) estamos viviendo ya en tiempos equivalentes a las tres primeras plagas y que afectan aún a todos los habitantes de la tierra sin distinción y lo cual nos indica, puesto que las complicaciones a todos los frentes aumentan sin control, que muy pronto aquellos que ejercen fe en el sacrificio redentor de Cristo, verán como Jehová, el Magnífico Soberano de todo el Universo, les aparta o protege (Sof. 2:3) y dejarán de ser afectados por los catastróficos sucesos mundiales venideros. Y es que nuestro Creador, pronto establecerá una línea divisoria entre los que le sirven y los que no le sirven (Mal. 3:18), como en un tiempo hizo en la tierra de Egipto y para cuando las cosas vayan subiendo de tono…… porque en un momento determinado, nuestro Excelso Hacedor, extenderá la siguiente invitación:

Anda, pueblo mío, entra en tus cuartos interiores y cierra tus puertas tras de ti. Escóndete por solo un momento hasta que pase la denunciación.21 Porque, ¡mira!, Jehová está saliendo de su lugar para pedir cuenta por el error del habitante de la tierra contra él y la tierra ciertamente expondrá su derramamiento de sangre y ya no encubrirá a los de ella a quienes han matado.” (Isa. 26:20).

A tal grado será eso así, que el Sal. 91:5-7 y que hace referencia a esos tiempos tan críticos y tenebrosos que  afrontará la humanidad, nos dice lo siguiente:

No tendrás miedo de nada pavoroso de noche, ni de la flecha que vuela de día, 6 ni de la peste que anda en las tinieblas, ni de la destrucción que despoja violentamente al mediodía. 7 Mil caerán a tu lado mismo y diez mil a tu diestra; a ti no se te acercará(lo que causa tal destrucción). (Acotación nuestra).

Luego de lo que nos están hablando esos pasajes bíblicos, obviamente es de que en un momento determinado, aquellos que cifren su confianza en su Supremo Hacedor serán ocultados, protegidos o puestos a cubierto de cualquier adversidad…… ¡ni siquiera experimentarán miedo!; pues nuestro Hacedor asegura que aunque a su mismo lado ocurran las escenas más espantosas de destrucción y muerte que jamás hayan imaginado, ellos no serán de ninguna manera afectados. No olvidemos, que el Sal. 91 inicia de la siguiente manera:

Cualquiera que more en el lugar secreto del Altísimo, se conseguirá alojamiento (eso es, ubicación permanente) bajo la mismísima sombra (protectora) del Todopoderoso.” (Acotaciones nuestras).

Por otra parte, una constante en todos los juicios llevados a cabo por Jehová, de los que hay registro escrito, es que siempre de una manera u otra y más o menos milagrosa, ha mantenido a salvo a sus fieles: a Noé mediante un arca flotante (Gén. 6:14; en 587 a.E.C. y en el cerco de Jerusalén a manos de Nabucodonosor, ordenando a sus fieles que se entregaran a los caldeos (Jer. 38:2), lo cual los libró de los horrores que se vivieron dentro de la ciudad de Jerusalén, mientras que ellos tuvieron su ración de comida y agua diarias…… en definitiva, conservaron la vida y al final de algún tiempo, fueron devueltos a su tierra; en cuanto al tema de Lot, acerca de Sosoma y Gomorra, Jehová le mandó dos ángeles para que les sacaran de allí (Gén. 19:1:11). Luego ¿qué razón habría para pensar que Jehová de pronto cambiara de línea de conducta? Pues ninguna a tenor de las palabras de Santiago:

Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba, porque desciende del Padre de las luces celestes y con él no hay la variación del giro de la sombra.” (Sant. 1:17).

O sea, que ni algo tan leve como la variación del giro de una sombra, existe en nuestro Creador que es inmutable en sus actitudes y comportamientos, como lo son Sus leyes que rigen el Universo, como bien conocen los científicos. Dicho todo lo cual, querido lector, permítanos unas preguntas: ¿Ha quedado más tranquilo con respecto de su futuro y el de los suyos, ante el inminente desastre que amenaza a la humanidad? ¿Cree que le ha sido provechoso, el considerar un hecho ocurrido hace 4.000 años y sacar lógicas conclusiones del mismo? ¿Aprecia usted que nuestro Creador, haya sido tan generoso de preocuparse en que tengamos un registro escrito de estos relatos de tiempo antiguo, que contribuyen a instruirnos para tener una esperanza real de que si le somos leales, Él jamás nos abandonará?:

Con alguien leal tú actuarás en lealtad; con el hombre físicamente capacitado, exento de falta, tratarás de un modo exento de falta.” (Sal. 18:25).

Y si la respuesta a esa tres preguntas ha sido afirmativa y está convencido, usted, querido amigo que nos lee, está en el camino correcto que conduce a gozar de la protección divina, a la vez que continuará interesándose por eso pequeños relatos, como el que hoy nos ha ocupado y que tanto nos ayudan a entender los propósitos del Altísimo…… y que siempre tienen como finalidad, nuestro propio beneficio. Y fíjese cuánto esto es así y si es grande Su amor hacia aquellos que le son leales, que dio a su propio Hijo Jesús en sacrificio, para que precisamente nosotros pudiéramos gozar de Su incomparable poder de protección y pudiéramos en un futuro, alcanzar la posibilidad de vivir eternamente en una tierra convertida en un deslumbrante paraíso:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16).

MABEL

LOS “SANTOS DEL SUPREMO”…… Y JUAN 17:38-39.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 15/03/2012 by Armando López Golart

Y el reino y la gobernación y la grandeza de los reinos bajo todos los cielos fueron dados al pueblo que son los santos del Supremo. Su reino es un reino de duración indefinida y todas las gobernaciones servirán y obedecerán aun a ellos.” (Dan. 7:27).

Y a partir de ahí ya tenemos el “tiberio” montado, porque ¿quiénes conforman realmente este pueblo compuesto de “los santos del Supremo”? Los más y entre los que figuran personajes de la talla de Apologista Mario Olcese, D. Javier Rivas Martínez, Sir Anthony Buzzard y un largo etc., sostienen que serán los “santos” de todos los tiempos y lo significa que los notables del AT, eso es, los Abrahán, Isaac, Jacob, Moisés, David, Daniel, Lot, Noé y un largo etc. estarían ahí, junto a los “santos” del NT, eso es, los Pedro, Juan, Mateo, Pablo, etc. etc., todos reinando con Cristo en el reino de Dios. Y luego estamos aquellos, los menos y que para ser sinceros, con los nombres de los dos miembros de este blog se acabaría la lista (al menos hasta dónde nosotros sabemos), que contra tirios y troyanos mantenemos que dichos personajes del AT, ni por el forro pueden gobernar con Jesucristo en el reino milenario.

Pero es cierto que cuando uno entra a valorar los “poderes” que cada uno aporta, hay que reconocer que demasiado bien parados del lance no salimos: y es que el más “inculto” de esos señores, es diplomado en Teología y ciencias afines, a la par que algún conocimiento de las lenguas originales de las Escrituras (hebreo, griego y si te descuidas, hasta arameo)…… con el agravante que uno de los personajes que sostiene tal enseñanza y obviamente en el que se amparan todos, nada menos es “master” en Teología y que para entendernos, sería el equivalente a maestro de maestros: en concreto, el Sr. Buzzard. Y por la otra parte, u séase aquí los mendas ¿qué tenemos que pueda contraponerse a tanta sapiencia? Pues que quieren que les digamos, como no sea hambre, miseria y compañía, metafóricamente hablando, claro; porque la realidad nos dice que somos personas que a duras penas alcanzamos a culminar una enseñanza secundaria raspadita y ahí se acabó todo lo que se daba, pues en los hogares de aquel tiempo en España (años 60/70) un sueldo era muy bien venido y a temprana edad (14 años) ya se nos ponía a trabajar de aprendices en cualquier empresa. Y con este panorama, entendemos que es solo razonable que ustedes piensen que esos caballeros tienen toda la razón en su planteamiento y que nosotros somos los equivocados…… ¡pero no! Y es que resulta que las cosas, casi nunca suelen ser como parecen; porque veamos unas palabras de Jesús relacionadas con esta cuestión, eso es, sobre en quién descansa la capacidad de poder entender las Escrituras:

En aquella misma hora se llenó de gran gozo en el espíritu santo y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido cuidadosamente estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos. Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti”.” (Luc. 10:21).

En primer lugar, es destacable el hecho de que estamos viendo una acción de ocultación deliberada por parte del Altísimo y lo que nos muestra, que la capacidad de entender las Escrituras no está tanto en la capacidad personal de cada uno (nivel de estudios), como en el hecho que Jehová le conceda a este uno la posibilidad de poder entenderlas…… algo siempre condicionado, no al intelecto personal, sino a la personal disposición de corazón:

Porque Esdras mismo había preparado su corazón para consultar la ley de Jehová y para ponerla por obra y para enseñar en Israel disposiciones reglamentarias y justicia.” (Esd. 7:10).

Y puesto que también vemos que se contrapone la expresión “sabios e intelectuales” con la de “pequeñuelos”, habría que pensar que estos últimos harían referencia a personas que, al igual que nosotros, no dispondrían de muchos posibles intelectuales. Porque no podemos olvidar, que ya desde un principio, la Biblia o Palabra de Dios estuvo dirigida a personas de humilde condición, tales como pastores, pescadores, ganaderos, agricultores y oficios varios y que no se distinguían precisamente y más en aquellos tiempos, por sus elevados estudios. Por ello siempre les hemos dicho desde este blog, que basta con saber leer con la debida corrección y luego razonar con lógica y sentido común sobre aquello que se ha leído, amén del sincero deseo de corazón en aprender de nuestro Creador, para que le sea concedido a uno el poder entender el contenido de las Escrituras…… y algo que está al alcance de cualquiera; no olvidemos, por otra parte, que los oídos de Jehová están atentos al ruego de aquellos que le piden ayuda para entender Su Palabra (Luc. 11:13). Dicho lo cual, vamos a ver porque y según nuestra visión de las cosas, los “santos” o notables del AT no pueden reinar con Cristo; y para ello leeremos unas palabras de Jesús en el pasaje de Juan 7:38-39, que entendemos altamente significativas, para sostener nuestro planteamiento:

El que pone fe en mí, así como ha dicho la Escritura: “De su parte más interior fluirán corrientes de agua viva”. 39 Sin embargo, dijo esto respecto al espíritu que estaban para recibir los que ponían fe en él; porque aún no había espíritu, por cuanto Jesús todavía no había sido glorificado.”

Pero prescindiendo que para poner fe en Jesús, obviamente se tenía que ser contemporáneo de él y eso notables mencionados, no lo fueron, estaríamos hablando de algo que quedaba aún en el futuro, o sea, que esas personas que ponían fe en él (básicamente los doce apóstoles) no habían recibido algo que no se podía recibir hasta que Jesús fuera glorificado y circunstancia que no se produjo hasta después de su muerte. No obstante, de forma sorprendente y según esos “genios” en el campo de la interpretación bíblica, a los que hemos hecho referencia (los Olcese, Rivas, Buzzard y compañía), ya habían recibido los Abrahán, Jacob, David, Daniel y compañía…… luego aquí falla algo; o sea, que alguien no se entera de la película y miente.

Porque es cierto que el espíritu santo o fuerza activa de Jehová, se había manifestado en innumerables ocasiones en el pasado y de diversas maneras, como en el caso de Moisés, Otniel, Jefté, Sansón, Elías, David, Salomón y un largo etc. Pero Jesús nos estaba hablando de una manifestación del espíritu, que aún no se había producido y que por lo tanto, difícilmente podía estar en posesión de los notables del AT, fuere la que fuere; ahora bien ¿cuál podría ser esa manifestación? Una pista de ello nos la da el verso 39, al decirnos que “aún no había espíritu, por cuanto Jesús todavía no había sido glorificado”. Y ya hemos señalado que Jesús no quiso decir que la fuerza activa o espíritu santo de Dios, no hubiera estado operativo antes de que él pronunciara dichas palabras en la fiesta de los tabernáculos en 32 E.C.; y es que tanto él como sus oyentes, sabían cómo Dios por largo tiempo había estado usando Su espíritu santo (Gén. 1:2; 2 Sam. 23:2; Hech. 28:25)…… pero por lo visto y a tenor de las palabras de Jesús en Juan 7:39, había una manera en la cual dicho espíritu santo todavía no había sido utilizado con relación a humanos imperfectos. Entonces habría que considerar, siempre partiendo de lo leído, que la tal manifestación de dicho espíritu tenía que producirse a partir de la glorificación de Jesucristo (algo que ocurrió después de su resurrección) y que por lo tanto, anterior a la misma, nadie se podía haber beneficiado de dicha manifestación; sin embargo y para una mayor comprensión del asunto, veamos unas cuantas cosas que sucedieron antes de ese momento…… pero sin olvidar que el punto focal de nuestra consideración, es el averiguar si los notables del AT, pueden gobernar con Cristo en el reino de Dios o no.

La noche antes de morir, Jesús les dijo a sus apóstoles que les enviaría el espíritu santo de la verdad, el cual les haría recordar todas las cosas que les había dicho (Juan 14:16-17, 26)…… pero ¿significaba eso que no habían tenido nada de espíritu santo operativo en ellos, hasta ese momento? Obviamente no podía significar eso, pues por medio del espíritu habían podido efectuar obras milagrosas, eso sí, siempre en relación directa con su enseñanza o comisión de servicio asignada y bajo la autoridad de Jesús (Mat. 10:5-8; Luc. 10:17);y debido a ese espíritu pudieron entender además, muchas de las cosas espirituales que Jesús enseñaba…… pero puesto que todavía no habían recibido el bautismo en espíritu santo que les declaraba o reconocía, como Hijos de Dios y que era a lo que se refería Juan 7:39, muchas de la enseñanzas recibidas todavía estaban más allá de su entendimiento. Por ejemplo, no discernían que Cristo sería levantado de entre los muertos a vida inmortal al tercer día, ni que su reino aún tardaría en establecerse (Juan 20:9; Hech. 1:6); sin embargo, una vez que ellos fueron ungidos con el espíritu de adopción mencionado, pasaron a recibir los mismos poderes y capacidad de entendimiento que su hermano mayor, Jesucristo (Juan 20:17) y por ello, pudieron entender cabalmente el significado de lo que Cristo había dicho sobre tales cosas. Pero momentos antes de llegar a esta situación y aun cuando Jesús se les había aparecido y permanecido con ellos por espacio de cuarenta días después de su resurrección, aún no había espíritu” en el sentido que quiso decir en Juan 7:39, pues Jesucristo les prometió:

Recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes y serán testigos de mí.” (Hech. 1:8).

Luego continuaríamos hablando aún en términos de futuro, en cuanto al momento en que recibirían dicha dádiva; y es que aunque los apóstoles ya habían sido testigos de Jesús como el Mesías, aún no habían dado testimonio en cuanto a su condición de criatura inmortal como rey glorificado por Jehová y lo que es más importante, el que otros seres humanos pudieran acompañarle en esa encumbrada posición, tal como fue posteriormente su caso. Finalmente, en el Pentecostés de 33 E.C., Jesús derramó sobre sus seguidores el espíritu santo prometido y que él, como rey glorificado, había recibido de Jehová:

Y lenguas como de fuego se les hicieron visibles y fueron distribuidas en derredor y una se asentó sobre cada uno de ellos 4 y todos se llenaron de espíritu santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, así como el espíritu les concedía expresarse.” (Hech. 2:3-4).

Sin embargo, es interesante lo que el apóstol Pedro nos cuenta de la citada circunstancia y que nos esclarece más si cabe, si los notables del AT reinarán con cristo o no:

Por eso, debido a que fue ensalzado a la diestra de Dios y recibió del Padre (luego él hasta ese momento aún no lo tenía) el espíritu santo prometido, él ha derramado esto que ustedes ven y oyen.” (Hech. 2:33). (Acotación nuestra).

Y eso que “ustedes ven y oyen”, no era otra cosa que la manifestación de los poderes recibidos (los mismos que su hermano mayor, Jesucristo) y que les recomendaba ante el mundo como Hijos adoptivos de Dios y con los poderes que eran consustanciales con dicha condición. Luego si como dice el texto, fue “debido” a su muerte en sacrificio y posterior ensalzamiento a la diestra de Dios, que Jesucristo pudo recibir su glorificada posición y a partir de ahí, empezar a derramar dicho espíritu de adopción como Hijos adoptivos de Dios sobre seres humanos imperfectos (en este caso sus apóstoles), ello significa que los notables del AT, no pudieron recibir nada parecido a lo que recibieron los Pedro, Juan, Mateo, etc.; y lo cual es solo cuestión de sentido común, pues para ese momento hacía muchos siglos que esos notables del AT no existían, pues habían muerto…… y en ningún lugar de las Escrituras se nos dice, que el citado derramamiento de ese espíritu de adopción, tuviera efectos retroactivos. Y la cosa nos queda más clara, cuando analizamos con más profundidad, qué fue realmente lo que recibieron los apóstoles de Jesús en ese Pentecostés de 33 E.C.; porque veamos lo que nos dijo Juan el Bautista:

Yo, por mi parte, los bautizo con agua a causa de su arrepentimiento; pero el que viene después de mí es más fuerte que yo y no soy digno de quitarle las sandalias. Ese los bautizará con espíritu santo y con fuego.” (Mat. 3:11).

Y ahora, veamos que dijo el propio Jesucristo a sus apóstoles, momentos antes de ascender al cielo:

Y estando reunido con ellos, les dio las órdenes: “No se retiren de Jerusalén, sino sigan esperando lo que el Padre ha prometido (luego aún es ese momento estaríamos hablando de una promesa, pues aún no se había sustanciado y por lo que, fuere lo que fuere, no podía obrar en poder de ningún ser humano), acerca de lo cual oyeron de mí; 5 porque Juan, en verdad, bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en espíritu santo no muchos días después de esto”.” (Hech. 1:4-5). (Acotación nuestra).

Y esta fue, por tanto, la primera vez que a humanos imperfectos se les había dado la esperanza de ser adoptados como Hijos de Dios y que era lo que significaba realmente, el ser uno bautizado en espíritu santo…… y es que no existe otra manera de conseguir tal galardón; por lo que nos permitimos señalar y a tenor de lo considerado, que aquellos notables del AT no pudieron ser bautizados con ese espíritu santo de adopción en su tiempo, porque el único que podía impartirlo (Jesucristo y después de su glorificación, tal como hemos visto), aún tardaría siglos en nacer. Y si sabemos que el bautismo en espíritu santo (que nada tiene que ver con el bautismo en agua, pues son dos cosas totalmente distintas y separadas), implicaba el ser reconocido uno como Hijo adoptivo de Jehová, es porque después de su resurrección y dirigiéndose a María Magdalena, Jesús se refirió a sus apóstoles usando el término “hermanos”…… y lógicamente, si ya los reconocía como hermanos suyos, era porque Jehová los había aceptado como Hijos adoptivos:

Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes”.” (Juan 20:17).

Pero además de que en ningún lugar de las Escrituras se nos dice que Jesucristo, hubiera reconocido como hermanos suyos a los notables del AT y si por si quedaba alguna duda, tenemos la confirmación del Sal. 45:16 que, en defensa de nuestro planteamiento, nos dice como sigue:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Y si por una parte tenemos que los antepasados (o “padres”, según versiones) de Jesucristo, eso es, los Abrahán, Daniel, Moisés y todos los etc. que ustedes quieran añadir, pasan a ser sus hijos, que no sus hermanos, queda claro que esos personajes no reinarán con Cristo en el reino de Dios, pues al no ser Hijos de Dios (de lo contrario serían hermanos de Cristo y ya hemos visto que no), no pueden heredar el reino en calidad de reyes y sacerdotes. Y si por otra parte, vemos que la posibilidad de llegar a ser reconocido como Hijo de Dios, mediante el recibir el bautismo en espíritu santo, solo pudo ocurrir (según Hech. 2:33) después de la resurrección de Jesucristo…… no entendemos a que viene tanto “teólogo diplomado” enseñando disparatadamente que los “santos” del AT, también reinarán con Cristo en el reino de Dios. Y es que además, no podemos olvidar unas palabras de Jesús que claramente señalan a la época posterior a Juan el Bautista, como punto de partida para la posibilidad de acceder al reino en calidad de gobernante:

Pero desde los días de Juan el Bautista hasta ahora el reino de los cielos es la meta hacia la cual se adelantan con ardor los hombres y los que se adelantan con ardor se asen de él.” (Mat. 11:12).

Y siendo cierto que hay alguna disparidad de criterio entre las distintas traducciones de la Biblia, en cuanto al contenido de dicho texto, no es menos cierto que son coincidentes en el hecho de que fuera lo que fuera que ocurriera con respecto del reino, ello tuvo que ocurrir a partir de Juan el Bautista. Dicho de otra manera, que solo personas que estuvieran vivas desde ese momento en adelante, podían hacer algo con respecto del reino…… lo que excluye totalmente a los “santos” o notables del AT, así como al propio Juan, que para esas fechas ya había sido ejecutado (Mar. 1:14).

Y para más inri, esos autores citados y que nos consta nos leen y prueba de ello, los enfrentamientos que hemos tenido con algunos, lejos de defender su posición de manera clara y contundente (textos hacen cerrar bocas), den la callada por respuesta y como el caso de los señores Olcese y Rivas, continúen publicando el mismo disparate vez tras vez y sin inmutarse un pelo, como si la cosa no fuera con ellos y quizás pensando que, por repetir machaconamente una mentira, esta acaba por convertirse en una verdad. Y si mucho nos apuran, menos entendemos la actitud de sus respectivos lectores al no demandarles que salgan al paso de esas objeciones que se les formulan y exigiéndoles que les aclaren las cosas debidamente…… aunque quizás estas personas, como posiblemente pudiera ser su caso, querido lector, piensen que tampoco tiene tanta importancia para los curritos de a pie, en el caso que nos ocupa, el saber quién nos va a gobernar si podeos estar ahí…… y que visto desde esa perspectiva, hasta podríamos estar de acuerdo. Pero es que el quid de la cuestión, no está tanto en los temas puntuales que periódicamente vamos analizando y refutando de distintos autores, sino en averiguar quién realmente nos miente y nos puede alejar de Dios, mediante falsas enseñanzas que solo benefician al enemigo público nº 1 de Jehová y que es Satanás el diablo; porque fue el propio Sr. Olcese, quien refiriéndose a los dirigentes de los TJ en su video/artículo “Los Testigos de Jehová y su idea extraña de cómo opera el espíritu santo en el creyente” (15/02/12), se manifestó en los siguientes términos y que queremos entender, serán tan válidos para las personas a las que se dirige, como para él mismo…… ¿o no es así, D. Mario?:

Si uno toma nota de las barbaridades que dice el llamado “Esclavo” de los Testigos de Jehová, especialmente en cuanto a la doctrina del Espíritu Santo, uno realmente llega a convencerse que esta gente está guiada por Satanás, pues sólo este espíritu engañador puede enseñar mentiras (especialmente religiosas) a los hombres.” (Negritas nuestras).

Entonces siguiendo esta línea de razonamiento, quedaría claro que toda persona que nos enseña mentiras religiosas, incluidos los Sres. Olcese, Rivas, Buzzard y compañía y como constantemente queda evidenciado, es un agente al servicio de Satanás y que procura apartarnos del conocimiento exacto que nos demanda nuestro Creador para conseguir su aprobación:

Esto es excelente y acepto a vista de nuestro Salvador, Dios, 4 cuya voluntad es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto (o “pleno”, según versiones) de la verdad.” (1 Tim. 2:4). (Acotación nuestra).

Luego lo que deja claro la lectura de este pasaje, es que si uno quiere hacer la voluntad de Jehová y con ello ganar la recompensa de vivir en el venidero reino de Dios, tiene que aprender “la verdad” que proviene del Altísimo y lo que no significa que con una “media” verdad sea suficiente…… cuanto menos si la “trola” que nos quieren colocar (como la que nos ocupa), tiene tintes de récord Guinness. Sin embargo y lamentablemente, lejos de hacer una investigación personal como siempre recomendamos desde este blog, en el sentido de averiguar si lo que nos cuentan es precisamente esa verdad salvadora, los hay que piensan que solo porque quién se lo cuenta afirma sin lugar a duda alguna, ser un “elegido” de Dios (Hijo de Dios) y poseer títulos académicos, es suficiente garantía para creerse todo lo que sale de esa persona; pero lamentablemente, la realidad es que esa clase de lectores están siendo engañados por esos falsos maestros (2 Ped. 2:1) para perjuicio suyo. Y todos sabemos lo que dijo Jesús: “…… si un ciego guía a un ciego, ambos caerán en un hoyo.” (Mat. 15:14); ahora bien, si se dejan…

MABEL

APOLOGISTA…… Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 14/03/2012 by Armando López Golart

Les damos nuestra palabra de honor, queridos lectores, que si a los autores de este blog nos hubieran dicho que a los casi 10 años de nuestra expulsión de los TJ, los estaríamos defendiendo, habríamos calificado de loco al responsable de semejante afirmación…… sin embargo, eso es lo que estamos haciendo; cierto es que en determinadas enseñanzas, pero en definitiva, defendiéndolos. Y es que hasta este extremo nos ha llevado la esperpéntica y errática actitud del mencionado Apologista Mario Olcese, incomprensible para cualquier persona en su sano juicio y ya nos perdonará dicho caballero el exceso…… pero es que parece estar más “pallá que pacá”. Y por supuesto, dicho sea en tono “guasón”, por lo que nadie tome esta afirmación como un insulto al Sr. Olcese, ya que nada está más lejos de nuestra intención: sencillamente estaríamos intentando reflejar en términos meramente coloquiales, la constatación de una aparente realidad…… porque ¿cómo se puede calificar a la persona que vez tras vez, se le está repitiendo que está equivocada en determinado planteamiento (algo de lo que se entera toda su audiencia) y que sin ser capaz de poder refutar dicha acusación, se mantiene firme en sus trece, publicando vez tras vez, el mismo disparate? ¿Es que no piensa que aunque él mire para otro lado, sus lectores están al tanto de la situación y de entre ellos, lo más avispados (que alguno habrá) tienen que empezar a pensar mal? Y lo que es más y que no acabamos de entender ¿nadie del entorno de D. Mario, es capaz de advertirle que está haciendo el ridículo y perdiendo todo crédito entre sus seguidores, al no ser capaz de responder adecuadamente a dos “descamisados” como nosotros?

Porque vean una nueva “lección magistral” que nos dio dicho caballero, al publicar el artículo “¿Tienen razón los testigos de jehová cuando dicen que la grande muchedumbre entrará en el reino como súbditos?” (26/02/12). Pero permítannos un pequeño paréntesis para comunicarles que llevamos 15 días fuera de la red (por un cambio de residencia y que nos ha llevado a tener que renovar la conexión ) y estamos un poco desconectados de los distintos escritos o videos que han ido apareciendo por ahí; y si nos hemos fijado en este artículo que mencionamos, es porque es un tema que ya teníamos preparado antes del “apagón” que hemos tenido y tema en que Apologista incide con frecuencia y que no nos dio tiempo a publicar…… una vez publicado, ya iremos repasando todo lo que se ha ido subiendo en los distintos blogs y comentaremos al respecto. Y ya metiéndonos de nuevo en harina (y es que nos va la marcha ¡que quieren!), veamos qué hay de interesante en el referido artículo; y lo primero que advertimos, es que para responder a la pregunta que da título a ese escrito, el Sr. Olcese inicia el mismo (y que consta de solo tres párrafos) dirigiendo a su lector al contenido de Rev. 7:13-17; veamos pues, que es lo que se nos dice en ese pasaje, según lo cita dicho caballero y que como tenemos por costumbre, lo transcribimos tal cual figura en su escrito (por aquello de las faltas de ortografía y todo eso…… ya saben):

Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 7:14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: ESTOS SON LOS QUE HAN SALIDO DE LA GRAN TRIBULACIÓN, Y HAN LAVADO SUS ROPAS, Y LAS HAN EMBLANQUECIDO CON LA SANGRE DEL CORDERO 7:15 POR ESTO ESTÁN DELANTE DEL TRONO DE DIOS, Y LE SIRVEN DÍA Y NOCHE EN SU TEMPLO; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. 7:16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; 7:17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos”.

Notarán ustedes, que de forma interesada el Sr. Olcese y mediante el énfasis, dirige la atención del lector hacia donde a él le interesa, esos es, a los verso 14 y 15 y aunque no los omite, pretende que pasen desapercibidos el 16 y 17 y que es en donde precisamente se demuestra (básicamente en el 17), que esa “gran muchedumbreno puede ser otra cosa, que los primeros súbditos del reino. Y actitud, la de intentar “esconder” esos dos textos, que ya le recriminábamos en nuestro artículo “La “gran muchedumbre” de Rev. 7:9…… y la vida eterna” (18/02/12), en los párrafos 10 al 12 y sin que hasta el momento, haya sido capaz de argumentar nada a dicha recriminación…… al menos que nosotros sepamos. Pero veamos ahora, la “docta” lección argumental que nos da D. Mario en el segundo párrafo, al intentar razonar su planteamiento:

Ahora notemos que esta gran multitud YA VESTIDA DE BLANCO ha salido de una situación difícil–¿cuál situación es esa? La respuesta está en el verso 14—¡De la gran tribulación! Sí, de la gran tribulación…¡No del milenio! Y ya están vestidos de blanco (pureza, justicia, perfección, santidad) y están frente al trono y del Cordero. Es decir, estos individuos NO serán vestidos de blanco cuando termine el milenio, sino cuando termine la gran tribulación que vendrá en el mundo ANTES DE LA VENIDA DE CRISTO. La idea, para ser aún más precisos, es que estos individuos están vestidos de blanco no sólo porque pasaron con éxito la gran tribulación, sino porque LAVARON SUS ROPAS EN LA SANGRE DEL CORDERO. Este último detalle es FUNDAMENTAL. Las vestiduras blancas las obtuvieron porque lavaron sus pecados con la sangre del Cordero y porque salen airosos de la prueba de la GRAN TRIBULACIÓN. Por eso merecen estar frente al trono y frente al Cordero con los 144,000 Hebreos.” (Negritas nuestras).

Pero argumentos disparados e incomprensibles para quién tenga un mínimo conocimiento de las Escrituras y sí mucho nos apuran, hasta para quien tenga un mínimo sentido común, porque veamos; dicho caballero apoya toda su tesis en el hecho de dichos personajes van ataviados con vestiduras blancas y seguramente apoyando su planteamiento en Rev. 3:5, en donde Jesucristo afirma que al que venciere, lo vestiría “…… de prendas de vestir exteriores blancas; y de ninguna manera borraré su nombre del libro de la vida” y lo cual, parece ser, le permite a dicho caballero el relacionar la vestimenta blanca con la inmortalidad; pero tengamos en cuenta que esas palabras iban dirigidas concretamente, a aquellos que con él reinarían en el reino de Dios. Dicho esto, veamos un pequeño problema que se nos presenta si damos como buena, la línea de razonamiento del Sr. Olcese en cuanto al vestir ropas blancas…… y es que también el ejército de ángeles que acompaña a Cristo y sus leales en la guerra de Armagedón, van vestidos de blanco:

También, los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos y estaban vestidos de lino fino, blanco y limpio.” (Rev. 19:14).

O sea, que iban vestidos exactamente igual, que “la esposa del Cordero” de Rev. 19:7-8: de “lino fino, brillante y limpio” y que prefigura a los que acompañarán a Cristo en su reinado…… y en cuyo versículo ocho se nos explica el significado de las vestiduras blancas y que más adelante mencionaremos. Sin embargo, estamos hablando de ángeles y que hasta donde nosotros sabemos, a menos que D. Mario nos demuestre lo contrario, ni son inmortales (y algo que también le cuestionamos a dicho caballero en nuestro artículo mencionado y en su párrafo 17 y sin que tampoco haya replicado nada) ni pueden reinar con Cristo…… no obstante y repetimos para énfasis, también van vestidos de ropas blancas; entonces ¿cómo nos puede explicar esto el Sr. Olcese? Y no es por darle ideas a D. Mario, pero los caballos también van de blanco…… aunque esperemos que no se le ocurra por ello, darles también la inmortalidad y ponerles a reinar en el reino de Dios, que ya puestos…… cualquier cosa; pero también sabemos de otros personajes vestidos de blanco:

Cuando entraron en la tumba conmemorativa, vieron a un joven (obviamente un ángel) sentado a la derecha, vestido de una ropa larga blanca y se aturdieron.” (Mar. 16:5). (Acotación nuestra).

María, sin embargo, se quedó de pie fuera, junto a la tumba conmemorativa, llorando. Entonces, mientras lloraba, se agachó para mirar dentro de la tumba conmemorativa 12 y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabeza y uno a los pies donde había yacido el cuerpo de Jesús.” (Juan 20:11-12).

Y repetimos, que hasta dónde sabemos nosotros, los ángeles ni son inmortales (1 Tim. 6:15-16) ni van a reinar con Cristo en el reino de Dios; por lo que es obvio que el estar vestido de “ropas blancas” en sí mismo, tiene que tener otro significado o finalidad distinta que el denotar condición de rey o inmortalidad…… y algo que como ya hemos apuntado, se nos explica en el último libro de las Escrituras:

Regocijémonos y llenémonos de gran gozo y démosle la gloria, porque han llegado las bodas del Cordero y su esposa se ha preparado. 8 Sí, a ella se le ha concedido estar vestida de lino fino, brillante y limpio, porque el lino fino representa los actos justos de los santos”. (Rev. 19:7-8)

Y pasaje en donde la Biblia de Jerusalén (entre otras), nos especifica acerca de la blancura de dicho lino:

Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero y su Esposa se ha engalanado 8 y se le ha concedido vestirse de lino deslumbrante de blancura, el lino son las buenas acciones de los santos.”

Luego vemos que esa vestimenta blanca que adorna a la “esposa del cordero”, representa los “actos justos de los santos”, eso es, de aquellos que reinan con Cristo y lo cual nos indica, sencillamente, que el vestir una simbólica vestidura blanca no tiene otra connotación que la de mostrar una condición aprobada delante de Dios…… punto; y es que a Satanás y sus demonios, por ejemplo, jamás se les describe vestidos de blanco ¿o sí, Sr. Olcese? Pero claro, como nos imaginamos ya a D. Mario a punto de saltarnos a la yugular, alegando que sí esos que salen de la “gran tribulación” vestidos de blanco es porque también tienen “actos justos” o “buenas acciones” como el resto de santos y por lo tanto, pueden reinar también con Cristo (para más no da el hombre ¡que quieren ustedes!), nos permitimos recordarle (y ¡cuidadito que se lo hemos explicado veces!) lo siguiente:

D. Mario, en este segundo párrafo de su artículo que estamos analizando, hace especial hincapié en el hecho de que esa “gran muchedumbre” vestida de blanco, sale de la “gran tribulación” y con lo que él mismo se mete en la trampa pajarera, pues ello significa obviamente que sobreviven a esta y que por lo tanto, pasan con vida al reino de Dios……. con todas las connotaciones que ello tiene y que veremos a continuación. Porque aunque este punto también se lo exponemos al Sr. Olcese en el artículo de 18/02/12 señalado, se lo volveremos a repetir para ver si de una vez se le cae la cara de vergüenza y, o rectifica semejante disparate…… o nos rebate públicamente el planteamiento. Porque no olvidemos, que para alcanzar la inmortalidad y poder reinar con Cristo, es condición sine qua non, el participar de la “primera” resurrección, según Rev. 20:6 y algo que nos imaginamos sabrá el Sr. Olcese:

Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos (luego no sobre aquellos que no participan de ella) la muerte segunda no tiene autoridad (lo que significa la inmortalidad), sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo y reinarán con él por los mil años.” (Acotaciones nuestras).

Pero claro, es que el propio Sr. Olcese nos está hablando de los miembros de la “gran muchedumbre”, de los que enfáticamente reconoce que sobreviven a la “gran tribulación” y que por lo tanto hay que pensar, razonablemente, que entran con vida al reino de Dios…… luego no han muerto y en consecuencia, no pueden participar de esa “primera” resurrección (ni de ninguna otra, lógicamente) que da acceso a formar parte del gobierno del reino; y por lo que no solo no pueden reinar con Cristo, sino que tampoco pueden adquirir la inmortalidad, algo que solo está al alcance tal como hemos señalado, de los que participan de dicha “primera” resurrección. Por lo tanto, los miembros de esa “gran muchedumbre”, vayan vestidos de blanco, de verde o de gris perla, no pueden adquirir la inmortalidad ni reinar con Cristo en el reino de Dios. Por otra parte y puesto que el mismo D. Mario reconoce que indudablemente entran al reino de Dios…… por mucho que le repatee al caballero en cuestión, los TJ en este punto tiene toda la razón del mundo y esos miembros de la “gran muchedumbre” pasan a convertirse en los primeros súbditos del reino de Dios, al tener una condición aprobada delante del Creador y que simbólicamente queda puesta de manifiesto, por el ropaje blanco del que van ataviados. Por lo tanto, querido lector, blanco y en botella: si esas personas entran al reino de Dios y sin embargo no reinan con Cristo, solo pueden ser súbditos de dicho reino…… ya otra cosa es, que eso tan de cajón, le sea entendible al Sr. Olcese; pero sea como fuere, ya les adelantamos que no va a decir ni pio acerca del planteamiento expuesto en este párrafo.

Por otra parte, otro error de bulto que comete D. Mario, queda reflejado al final de ese segundo párrafo transcrito, en donde nos dice lo siguiente:

Las vestiduras blancas las obtuvieron porque lavaron sus pecados con la sangre del Cordero y porque salen airosos de la prueba de la GRAN TRIBULACIÓN. Por eso merecen estar frente al trono y frente al Cordero con los 144,000 Hebreos.” (Negritas nuestras).

Y claro que sobrevivieron porque lavaron y emblanquecieron sus ropas con la sangre del Cordero…… nadie discute este punto; lo que tenemos que saber, es qué significa el “lavar” y “emblanquecer” uno sus ropas figurativas con dicha sangre y que no es otra cosa, que el resultado de ejercer fe en el sacrificio redentor de Cristo como todo hijo de vecino que se precie, según Juan 3:16:

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.”

Y notemos que no se nos dice en este pasaje para cuándo se adquiere esa vida eterna; pero pasaje que queda complementado y para añadir más claridad al asunto, con 1 Juan 1:7:

Sin embargo, si andamos en la luz, como él mismo está en la luz, sí tenemos participación unos con otros y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.”

¿Y qué resulta de dicha limpieza en virtud del sacrificio de Cristo? Pues que nos da una apariencia de justicia ante Dios y algo que parece corroborar el siguiente texto:

Vengan, pues y enderecemos los asuntos entre nosotros (dice Jehová). Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana.” (Isa. 1:18)

Luego parece quedar claro que una posición de favor ante al Altísimo, queda perfectamente simbolizada por el vestir ropas blancas, eso es, por presentar una apariencia limpia de pecado ante Jehová y como resultado de ejercer fe en el sacrificio redentor de Su Hijo Cristo Jesús; y es que no recordamos ningún texto que establezca una relación causa/efecto entre eso y el reinar con Cristo ya vestido de inmortalidad…… a menos que Rev. 20:6 nos mienta.

Pero por otra parte, en ese pasaje de Juan 3:16 mencionado, vemos que por pasiva se nos insinúa la posibilidad de, si uno no se ejerce fe en la sangre de Jesucristo, pueda ser destruido…… pero ¿cuándo? Pues durante la “gran tribulación” y en donde entramos ya en otro planteamiento disparatado del Sr. Olcese, pues esa “gran muchedumbre” vestida de blanco de la que nos habla, lejos de salir airosa de la citada “gran tribulación” como incomprensiblemente nos dice D. Mario y algo que le planteamos también en otro de nuestros últimos artículo, concretamente en “¿Quiénes serán “atormentados”?” (13/02/12), esa ingente cantidad de personas no enfrenta dicha gran tribulación, sino que son ocultados de ella. Para demostrárselo, citábamos en ese artículo acerca de Isa. 26:20-21, de Sof. 2:2-3, así como también del Salmo 91 y del que transcribíamos algunos textos, concretamente del 5 al 10…… y como ya es normal, sin que dicho caballero haya sido capaz de desmentir nuestro planteamiento. Pero como apoteosis final y monumento al despropósito, fíjense en el razonamiento del tercer y último párrafo de su artículo:

Ahora bien, supongamos que estos individuos estarán como súbditos en el reino con vida eterna, ¿para qué serían probados nuevamente para ser merecedores de la vida eterna si ya ingresaron en el reino precisamente con vida inmortal? Estas son las contradicciones de la WT. Y si estos entraran al reino sin inmortalidad, para luego ser probados para ver sin son dignos de ella, ¿no haría esto que estos hombres muriesen dos veces (una muerte antes del milenio y otra que ocurrirá durante el milenio) para luego ser juzgados al final de los mil años?¿No dice Hebreos 9:25 que sólo nos espera morir una vez y después el juicio? Realmente las contradicciones de la WT no tiene cuándo acabar.” (Negritas nuestras).

Porque lo único que se puede pensar cuando se lee semejante argumento y en el que indisputablemente deja probado dicho caballero, que no tiene ni idea de lo que dice, es que toma por tontos a aquellos que le leen…… y que algo tiene que haber de ello, de lo contrario alguno se quejaría y ante tanto absurdo, le pondría las peras al cuarto demandándole que por lo menos, responda a la objeciones y aclare las cosas.

Por nuestra parte, que de tontos no tenemos un pelo (ni de listos…… ya saben, la alopecia, la edad y todas esas cosas ¡pero que le vamos a hacer!) a la primera parte del párrafo en cuestión, le respondemos de la siguiente manera: ¿Sobre qué base razonable se apoya tan “entendido” caballero, que le permita “suponer” que esa ingente cantidad de personas, entra al reino ya con la vida eterna concedida (porque la de ir vestidos de blanco ya se la hemos desbaratado)? Y es que de ser así como afirma D. Mario ¿cómo se podría explicar que el Altísimo guarde en custodia a Satanás bajo siete llaves, para soltarlo al final del milenio (Rev. 20:7-9) y poner a prueba precisamente a esos presuntamente “inmortales” personajes que han sobrevivido a la gran tribulación? ¿Es que acaso se equivocó Jehová al darles la inmortalidad y el gobierno del reino…… o qué pasa ahí? Porque recordemos que al reino de Dios, solo pasan los 144.000, mediante la “primera” resurrección y la “grande muchedumbre” a través de la “gran tribulación”…… nadie más.

En cuanto a la segunda parte de dicho párrafo ¿no le suena a D. Mario, haber leído por ahí, en algún lugar, acerca de una “muerte segunda” o algo parecido? ¿O tampoco sabe nada de eso?…… ¡sí, hombre, sí D. Mario!, lo tiene usted justo en Rev. 20:6 y que por cierto, de esa segunda muerte ya no hay resurrección, porque se produce por decreto de Jehová. Y otra cosa que nos tendría que aclarar dicho caballero, es de qué tipo de juicio nos habla para el final del milenio…… porque hasta dónde sabemos nosotros, en las Escrituras no se nos habla de ningún juico para el término de los mil años (al menos lo que entendemos por un juicio), sino de una prueba final; la misma prueba a la que fueron sometidos nuestros primeros padres…… y hasta dónde sabemos, Satanás no sometió a ningún juicio a Adán y Eva, sino que astutamente intentó entramparlos; que luego ellos resultaran entrampados, nada tiene que ver con lo que hablamos, pues fueron los que decidieron su destino.

Y ya para concluir y a modo de anécdota, nos acordamos ahora que en un artículo anterior, nos hablaba dicho caballero acerca de las “maravillas que publica” en su blog y que nosotros (ya nos disculpará) solo podemos calificar de disparates y burdas mentiras, porque toda su enseñanza no es más que una mentira detrás de otra…… y a los hecho nos remitimos: no puede rebatir ninguna de nuestras objeciones. Pero en fin, el mismo se juzga y se coloca en el lugar adecuado cuando, en otro de sus artículos, afirma que sí se toma nota de las barbaridades que va diciendo el llamado “esclavo” de los Testigos de Jehová, uno realmente llega a convencerse que esa gente está guiada por Satanás, pues sólo este espíritu engañador puede enseñar mentiras a los hombres…… pues bien, quizás sería menester que D. Mario se fuera aplicando el cuento ¿no creen? Y nos ha llamado la atención, la curiosa imagen con la que acompaña este artículo que estamos analizando y por lo que nos hemos decidido editarla también en el nuestro, pues tal parece una caricatura del propio Sr. Olcese impartiendo sus “enseñanzas”: un lio monumental y en el que él mismo queda entrampado. A este respecto es llamativo el comentario a pie de imagen, en donde dicho caballero inserta la siguiente leyenda: “¡Estoy más enredado que el “esclavo” de los Testigos de Jehová!”…… y ¡miren por dónde! quizás sea la única verdad que ustedes pueden encontrar en sus artículos.

MABEL