Archivo para noviembre, 2011

DOCE APÓSTOLES…… ¿+ UNO?

Posted in Uncategorized with tags , , , on 29/11/2011 by Armando López Golart

Luego serían trece, con lo que los números dejarían de cuadrarnos, pues en Rev. 21:14, leemos lo siguiente:

El muro de la ciudad también tenía doce piedras de fundamento y sobre ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.”

Por lo que de nuevo, como solemos tener por costumbre en este blog, romperemos un poco los moldes y nos vamos a meter en un “fregao” (que diría el castizo), en el que nadie y hasta donde nosotros sabemos, se ha atrevido hasta el momento a meterse. Y la cuestión tiene que ver, como habrán podido deducir del titular de este escrito, en si realmente hubo en su momento doce…… o trece Apóstoles. Y entendiendo por Apóstoles (con mayúsculas), aquellos que en su momento fueron escogidos por el propio Jesucristo y que conformaron el núcleo de su incipiente congregación de seguidores bautizados con el espíritu santo, que los convertía en Hijos de Dios…… circunstancia que no concurrió con el grueso de todos aquellos que se hicieron sus seguidores y a partir de lo que se empezó a conformar, lo que Pablo denominó como el “cuerpo de Cristo” (Rom. 12:5; Efe. 1:22-23). Y que tiene que ver con el reducido grupo de los que con él tienen que gobernar en el reino de Dios (Luc. 12:32), en clara diferencia o contraste (como hemos mencionado), con aquellos otros que no siendo este su caso, pasarán a ser súbditos del mismo y que para más información, pueden ver nuestro artículo compuesto “Esa maravilla llamada “Hechos de los Apóstoles” ” de fecha 17/11/11 y 24/11/11.

Sin embargo, la tendencia generalizada es a dar poca o ninguna importancia a los escritos sagrados, por parte de aquellos que profesan tener determinada forma de creencia dentro del cristianismo y aceptar simplemente las afirmaciones que cualquiera les hace referentes a las Escrituras, bien sea del cura de nuestra parroquia, del pastor de nuestra iglesia, o del anciano de nuestra congregación y según sea el caso de cada uno. Inclusive, aceptando las enseñanzas de alguno de esos “iluminados” que se auto-identifican como Hijo de Dios y que publican en Internet, por disparatadas e increíbles que estas sean, sin detenernos siquiera por un momento, en el sano ejercicio de comprobar por nosotros mismos, si aquello que nos dicen (quién sea que lo haga) se ajusta al contenido escritural…… o no. Y aún en el caso de que la respuesta sea afirmativa, comprobar si el contenido del texto que se nos cita como apoyo de determinada afirmación, se ajusta al contexto, tanto al suyo más inmediato, como al general de las Escrituras y que en definitiva, es lo que nos confirma la veracidad del mismo. Por lo tanto, analicemos lo que nos dicen los hechos relacionados con el tema que hoy vamos a tratar, siempre según la Biblia y veamos a que conclusión podemos llegar:

Y lo primero que notamos, es que Jesús en un primer momento, escogió a doce apóstoles, según se nos menciona en Luc. 6:12-16 y puesto que se nos da el nombre de cada uno de ellos, aquí no hay error o discusión posible:

En el transcurso de aquellos días él salió a la montaña a orar y pasó toda la noche en oración a Dios. 13 Pero cuando se hizo de día llamó a sí a sus discípulos y escogió doce de entre ellos, a los cuales también dio el nombre de “apóstoles”: 14 Simón, a quien también dio el nombre de Pedro y Andrés su hermano y Santiago y Juan, y Felipe y Bartolomé, 15 y Mateo y Tomás, y Santiago, hijo de Alfeo y Simón, que es llamado “el celoso” 16 y Judas, hijo de Santiago y Judas Iscariote, que se volvió traidor.”

También sabemos (el pasaje en cuestión ya nos lo indica) que uno de ellos traicionó a Jesús y “tuvo” que ser sustituido por otro…… luego procede conocer, lo que nos dicen las Escrituras acerca de cómo se produjo dicha sustitución y las circunstancias que en ella se vieron envueltas:

Ahora bien, durante estos días Pedro se levantó en medio de los hermanos y dijo (la muchedumbre de personas era en conjunto como de ciento veinte): 16 “Varones, hermanos, era necesario que se cumpliera la escritura, que el espíritu santo habló de antemano por boca de David acerca de Judas, que se hizo guía de los que arrestaron a Jesús, 17 porque él había sido contado entre nosotros y obtuvo participación en este ministerio. 18 (Este mismo hombre, por tanto, compró un campo con el salario de la injusticia y cayendo de cabeza, reventó ruidosamente por en medio y todos sus intestinos quedaron derramados.

19 También llegó a ser conocido de todos los habitantes de Jerusalén, de modo que aquel campo fue llamado en su lenguaje Akéldama, es decir, Campo de Sangre.) 20 Porque está escrito en el libro de los Salmos: “Quede desolado su alojamiento y no haya morador en él” y: “Su puesto de superintendencia tómelo otro”. 21 Por lo tanto, es necesario que de los varones que se reunieron con nosotros durante todo el tiempo en que el Señor Jesús entró y salió entre nosotros, 22 comenzando con su bautismo por Juan y hasta el día en que fue recibido arriba de entre nosotros, uno de estos hombres llegue a ser testigo, con nosotros, de su resurrección”.

23 De modo que propusieron a dos: a José llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo y a Matías. 24 Y oraron y dijeron: “Tú, oh Jehová, que conoces los corazones de todos, designa cuál de estos dos hombres has escogido, 25 para que tome el lugar de este ministerio y apostolado, del cual Judas se desvió para ir a su propio lugar”. 26 De modo que echaron suertes sobre ellos y la suerte cayó sobre Matías; y él fue contado junto con los once apóstoles.” (Hech. 1:15-26).

Aunque ya de entrada y como detalle anecdótico, observemos que un asunto tan delicado como era la elección de un apóstol y que a Jesús ¡nada menos que el Hijo de Dios!, le tomo una noche entera de oración y meditación (Luc. 6: 12), Pedro la solventó con un simple sorteo…… pero volvamos a lo nuestro.

Tenemos que con la incorporación del tal Matías, de nuevo se redondeó el número de doce apóstoles; y la cosa quizás no habría tenido más trascendencia, si no fuera por el hecho de que más adelante, unos tres años después, Pablo fue nombrado apóstol por el propio Jesucristo, cuando se dirigía a Damasco en persecución de los cristianos y relato que encontramos en Hech. 9:1-19. En fin, que sea como fuere y puesto que todos conocemos la historia de Pablo, sin duda alguna el más destacado de entre los seguidores de Jesucristo, nos encontramos ya con trece de esos apóstoles, cuando el caso es que Jesucristo nos afirma tener solo doce, como hemos leído en Rev. 21:14…… luego ¿cómo solventamos este problema? Porque lo que está claro es que estamos hablando de hechos y todos ellos registrados en la propia Biblia, lo cual los hace verídicos……pero por otra parte, es evidente que nos “sobra” un apóstol; es más, lo que realmente afirmó Jesucristo en la Revelación al envejecido apóstol Juan y si leemos con atención el pasaje citado, es que solo tuvo doce apóstoles y no que de trece hubiera prescindido de uno y lo cual, ya sería distinto; luego lo que tenemos que entender es que uno de ellos, realmente no fue considerado un apóstol. Y por lo que a cualquier detractor de la Escrituras, con pocas ganas de razonar, le sería fácil decir que estas se contradicen, pues por un lado aparentemente Jehová designó a Matías y por lo que junto a Pablo, el grupo de apóstoles se elevaría a trece, mientras Jesucristo, afirma la existencia de un grupo compuesto por solo doce miembros elegidos expresamente por él; luego ¿cómo conciliar esa aparente discrepancia? ¿Qué es lo que realmente ocurrió, para que se produjera esta controvertida situación?

Para averiguarlo, tendríamos que profundizar un poco sobre el temperamento del personaje que toma el protagonismo en ese momento determinante, o sea, el apóstol Pedro y ya después, analizar con un poco más de detenimiento, el pasaje en donde se nos habla de la elección del tal Matías y de la supuesta “participación” por parte de Jehová, en dicho evento. Y ya centrándonos en Pedro, vemos de inicio que los evangelios recogen más declaraciones del personaje en cuestión, que de cualquiera de los otros once apóstoles, por lo que se ve con claridad que no era tímido ni indeciso, sino de carácter más bien extravertido; este hecho hizo que hablara antes que los demás y que expresara su parecer, cuando los otros prudentemente permanecían en silencio…… y actitud que propició, lógicamente, que se metiera el algún que otro “problemilla”. Sin embargo y por otra parte, vemos que en algunas ocasiones su particular forma de ser, planteó cuestiones que hicieron que Jesús aclarase y ampliase sus ilustraciones, aunque a veces fuera excesivamente impulsivo e impetuoso al hablar: por ejemplo, fue él quien sintió la necesidad de decir algo al presenciar la transfiguración, en un comentario un tanto irreflexivo, sobre lo provechoso de estar allí y su proposición de “edificar” tres tiendas (Mat. 17:4).

En línea con lo que estamos diciendo, vemos que la noche de la última Pascua, si bien en un principio se negó enérgicamente a que Jesús le lavase los pies, al ser “reprendido” por este, quiso también que le lavase la cabeza y las manos (Juan 13:5-10); luego vemos que fácilmente pasaba del blanco al negro, o sea, de un extremo al otro. Sin embargo, se puede ver en el relato conjunto de los evangelios, que en el fondo, las expresiones un tanto intempestivas de Pedro nacían de sus buenos deseos e intenciones, así como de sus fuertes sentimientos hacia Jesús. Por ejemplo, cuando muchos discípulos tropezaron por la enseñanza de Jesús y lo abandonaron, Pedro, en nombre de todos los apóstoles, manifestó su determinación de permanecer con su Señor, quien tenía, a su juicio “dichos de vida eterna (……), el Santo de Dios.” (Juan 6:66-69). En otro momento y después que los apóstoles respondieran a la pregunta de Jesús acerca de lo que opinaba la gente sobre su identidad, de nuevo fue Pedro quien expresó impulsivamente y con firme convicción “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”, por lo que Jesús lo pronunció bienaventurado o “feliz” (Mat. 16:13-17).

Evidentemente y como hemos dicho, Pedro fue quien más veces habló, pero también fue a quien con más frecuencia se corrigió, reprendió o censuró. En una ocasión, movido por la compasión, cometió el error de atreverse a llevar a Jesús aparte y reprenderlo por haber predicho sus propios sufrimientos y su muerte como Mesías, provocando el que Jesús le diera la espalda y le dijera que era un opositor (o un Satanás), pues ponía los razonamientos humanos por delante del propósito de Dios registrado en la profecía (Mat 16:21-23). Sin embargo, debe notarse que Jesús y según el relato paralelo de Mar. 8:32-33 “miró a los otros discípulos”, lo cual parece dar a entender, que sabía que Pedro expresaba sentimientos que los demás compartían. En otra ocasión, cuando Pedro se tomó la libertad de hablar en nombre de Jesús respecto al pago de cierto impuesto, este, de manera muy paciente y bondadosa, le ayudó a reconocer la necesidad de ser más reflexivo antes de hablar (Mat 17:24-27). Y es que Pedro, adolecía de mostrar exceso de confianza en sí mismo y cierto sentimiento de superioridad sobre los otros once, como quedó patente cuando afirmó, que aunque “los demás” tropezaran con relación a Jesús, él nunca lo haría y estaría dispuesto a ir a prisión e incluso a morir con él. Es cierto que todos los demás respaldaron esta afirmación, pero no es menos cierto que Pedro fue el primero en hacerla y reafirmarse en ella con marcada “insistencia”…… siendo entonces, cuando Jesús le dijo a Pedro que le negaría tres veces (Mar. 14:30-31; Luc. 22:33-34). E insistente afirmación, que le podía haber costado muy cara al impulsivo Pedro, porque no hacía mucho que Jesús había afirmado lo siguiente:

Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33 Pero cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los cielos.” (Mat. 10:32-33).

Y eso, exactamente, es lo que Pedro hizo hasta tres veces (Luc. 22:55-62), por lo que solo el perfecto conocimiento que de sus motivos tenía Jesús, de la clase de persona que era y del afecto que tenía por él (Luc. 22:31-32), fueran factores determinantes para salvar tan difícil situación; es más, al primero que se apareció Jesucristo después de resucitar, fue al propio Pedro, obviamente para animarlo y fortalecerlo (Luc. 22:60-62; Cor. 15:5; Luc. 24:34). Y ese era el personaje llamado Pedro: impulsivo, hombre de acción que primero actuaba y después pensaba, excesivamente confiado de sus posibilidades, por tanto impetuoso y temerario, lo que le llevaba a tomar la delantera entre los demás apóstoles y adquiriendo con ello, cierto “status” de líder…… y lo que llevó a que se montara el “cirio” que ahora estamos intentando resolver.

Porque recordemos que fue a instancias de Pedro, que se tomó la decisión de elegir a otro apóstol que remplazara al traidor Judas, cuando lo lógico en ese crítico momento, hubiera sido dejar las cosas en manos de Jesucristo y que él hubiera determinado que hacer, pues él era el cabeza de la congregación. Además, él había sido quien eligió a sus apóstoles, por lo que nada más razonable que pensar que ya él decidiría en su momento, sobre quién tenía que ser el sucesor de Judas; pero es que encima, Jesucristo antes de ascender al cielo, había dicho lo siguiente:

Y estando reunido con ellos, les dio las órdenes: “No se retiren de Jerusalén, sino sigan esperando lo que el Padre ha prometido, acerca de lo cual oyeron de mí”.” (Hech. 1:4).

Luego nada en esas palabras da a entender que se tuviera que actuar en el sentido que lo hizo Pedro, sino que la orden era clara y contundente: seguir “esperando”…… nada más; pero una vez más, el citado apóstol se dejó llevar por su impulsivo carácter, se lió la manta a la cabeza y dio por sentado que lo que hacía falta, de hecho a su entender era “necesario” según propias palabras (Hech. 1:21), elegir sustituto para Judas. Y es cierto que hizo referencia a un pasaje de los escritos que en ese entonces tenían, que hablaba sobre la situación presentada, como es el hoy conocido por Sal. 109:8:

Resulten pocos sus días; su puesto de superintendencia tómelo otro.”

Como también es cierto, que se elevó a Jehová una oración para que bendijera dicho selección y es de ahí, de donde se parte del supuesto que Jehová “dirigió” aquella elección y decidió sobre quién tenía que recaer la “suerte”…… pero si leemos el pasaje en cuestión, nada se nos dice que dé a entender una actuación directa de Jehová o Jesucristo en ese proceso; veámoslo otra vez:

De modo que propusieron a dos: a José llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo y a Matías. 24 Y oraron y dijeron: “Tú, oh Jehová, que conoces los corazones de todos, designa cuál de estos dos hombres has escogido, 25 para que tome el lugar de este ministerio y apostolado, del cual Judas se desvió para ir a su propio lugar”. 26 De modo que echaron suertes sobre ellos y la suerte cayó sobre Matías; y él fue contado junto con los once apóstoles.” (Hech. 1:23-26).

Ahora bien ¿por parte de quiénes fue contado Matías, entre los doce? Pues entre aquellos que estuvieron presentes en ese “sorteo” y que dieron por bueno su resultado…… porque no fue más que eso: un cara o cruz entres dos personas y del que lógicamente una de ellas salió favorecida, en este caso Matías, así como también podía haber salido el otro, Barsabás y que de igual manera, habría sido considerado como el “elegido” por el Altísimo; pero que ni Jehová ni Jesucristo tomaron parte alguna en esa decisión, queda probado por el hecho de que tres años después, se eligió divinamente a Pablo como apóstol, para ser enviado a las naciones, con las siguientes palabras y pronunciadas por el mismo (Jesucristo) que posteriormente afirmaría tener solo doce apóstoles:

Pero el Señor le dijo: “Ponte en camino, porque este hombre me es un vaso escogido para llevar mi nombre a las naciones así como a reyes y a los hijos de Israel. 16 Porque le mostraré claramente cuántas cosas tendrá que sufrir por mi nombre.” (Hech.9:15-16).

De hecho, las propias Escrituras identifican al citado Pablo como “apóstol a las naciones” (Rom. 11:13) y sí citándose ya aquí, intervención directa divina, algo que no se nos dice en el caso de Matías:

Pablo, apóstol, ni de parte de hombres ni mediante algún hombre, sino mediante Jesucristo y Dios el Padre, que lo levantó de entre los muertos.” (Gál. 1:1).

Luego ello nos muestra que Matías, no pudo ser reconocido como miembro del grupo de los doce por parte de Jehová, aunque recibiera el bautismo en espíritu junto a los once restantes apóstoles en Pentecostés de 33 E.C. y así, el reconocimiento como Hijo de Dios, pues de lo contrario Jesucristo le habría mentido a Juan, en las palabras que se citan en Rev. 21:14:

El muro de la ciudad también tenía doce piedras de fundamento y sobre ellas los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.”

Lo que deja claramente establecido, que Jesucristo en ese momento de la historia, reconoció categóricamente el haber tenido solo doce apóstoles y desautorizando con ello, la apresurada acción de Pedro y que una vez más, se “pasó de rosca”. Por lo tanto y como siempre, vemos que el contexto pone las cosas en su sitio y que si sabemos aplicar la lógica y sentido común, todo tiene una explicación razonable; porque algo que no podemos olvidar, es que las Escrituras también son la historia escrita de muchos personajes que cometieron errores y que quedaron ahí reflejados, para tiempos posteriores, como una clara muestra de aquello que es correcto hacer y de aquello…… que ya no lo es tanto (1 Cor. 10:11).

Y es cierto que uno podría pensar qué poca o ninguna importancia tienen esos sucesos en los tiempos actuales y ya tan lejos del episodio analizado, estando como está ya está todo resuelto y las cosas determinadas y ya colocadas en su sitio correspondiente…… pero no deja de ser una advertencia para nosotros, que vivimos en estos últimos y dificultosos tiempos. Pues nos enseña a ser cautos y no dar crédito a determinadas enseñanzas que se nos quieren hacer creer, aunque aparentemente las Escrituras “parezcan” confirmar las mismas, pues ello si tiene importancia de cara a nuestro futuro más inmediato. Por ejemplo, es importantísimo averiguar si realmente los cristianos de todos los tiempos, así como los notables del AT, sumándose a ellos los sobrevivientes de la “gran tribulación” de Rev. 7:14, están destinados a reinar al lado de Jesucristo o sencillamente nos corresponde, el ser súbditos de dicho reino…… pues según sea nuestra creencia personal al respecto, la misma nos llevará en un momento determinado, a actuar de una manera o de otra y lo cual puede establecer la diferencia entre la vida o la muerte. Porque esta fraudulenta enseñanza (la de ser reyes con Cristo) existe y siendo uno de sus más destacados promotores (que no el único, por supuesto), Apologista Mario Olcese, mediante la que se transmite un mensaje distorsionado acerca de cuál es el verdadero propósito del Altísimo, con respecto a todos nosotros y por tanto, una enseñanza de demonios con la destrucción como perspectiva:

Sin embargo, la expresión inspirada dice definitivamente que en períodos posteriores algunos se apartarán de la fe, prestando atención a expresiones inspiradas que extravían y a enseñanzas de demonios.” (1 Tim. 4:1).

Por eso desde este blog, se recomienda continuamente el asegurarse personalmente de que las cosas son como a uno se las cuentan, incluso en algunos casos y ya yendo más allá, si son como aparentemente “parecen ser” según las mismas Escrituras (circunstancia que muchos aprovechan para engañar), mediante un diligente estudio de las mismas y emulando con ello, a aquellas personas que en su momento fueron ensalzadas por Jehová, por el celo y esfuerzo que ponían en su empeño, con el único objetivo de conocer la verdad:

Ahora bien, estos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así.” (Hech. 17:11).

Fijémonos en el hecho de que las Escrituras (las que tenían a su alcance en esos momentos), eran examinadas por esas personas con cuidado, eso es, analizando los detalles con minuciosidad y sobre todo, contrastándolos con el mensaje de los contextos, que es lo que en definitiva determina la veracidad del texto del que se trate…… y eso lo hacían a diario, en una más que evidente muestra de la importancia que en sus vidas tenía la Palabra de Dios; por ello la pregunta que se impone, es si en nuestro caso, tenemos tal interés en dicha palabra escrita, que es la Biblia. Y es que no olvidemos, que solo Jehová nos puede sacar de esa terrible situación que estamos viviendo y que se va agravando día a día, siempre que uno lo busque con empeño, mediante la consideración de Su Palabra, la Biblia y antes, de que la cosa no tenga remedio:

Antes que el estatuto dé a luz algo, antes que el día haya pasado justamente como el tamo, antes que venga sobre ustedes la cólera ardiente de Jehová, antes que venga sobre ustedes el día de la cólera de Jehová, 3 busquen a Jehová, todos ustedes los mansos de la tierra, los que han practicado Su propia decisión judicial. Busquen justicia, busquen mansedumbre. Probablemente se les oculte en el día de la cólera de Jehová.” (Sof. 2:2-3).

MABEL

Anuncios

ES QUE SI ESTO FUERA ASÍ…

Posted in Uncategorized with tags , , , on 26/11/2011 by Armando López Golart

… resultaría que Apologista Mario Olcese no es un Hijo de Dios, como él con tanta contundencia nos afirma, luego nos estaría mintiendo en todos y cada uno de los artículos que publica en el sentido de que no solo él, sino todos aquellos bautizados en nombre de Jesús, desde el primer siglo en adelante, por arte de “birlibirloque” ya se convierten en Hijos de Dios, por tanto en hermanos de Cristo y en consecuencia, herederos con él del reino de Dios en calidad de reyes y sacerdotes…… enseñanza falsa y engañosa, por tanto diabólica y circunstancia que desde este blog, venimos señalando con insistencia; porque veamos:

Una de las afirmaciones más rotundas de dicho caballero, tiene que ver con el hecho de que se considera un Hijo de Dios y algo que le habrán oído decir en numerosos de sus videos, así como habrán leído en anteriores artículos escritos. De hecho, en el apartado nº 6 de los veinte puntos que resumen su fe y que figuran debajo de su fotografía y subsiguiente presentación en su blog, leemos lo siguiente:

6.- Creemos que somos miembros de la iglesia de Dios, y coherederos con Cristo de la herencia de la vida eterna en el reino porque somos también ungidos e hijos del Padre Eterno por adopción.” (Negritas nuestras).

Luego queda claro que el Sr. Olcese, se reconoce inequívocamente a sí mismo como un Hijo de Dios, a la semejanza de los Pedro, Juan, Andrés, Bartolomé, Mateo, etc., e incluyendo a Pablo, naturalmente; por tanto y como él mismo afirma, miembro de la iglesia o “Cuerpo de Cristo” y en consecuencia, como reconoce en el citado punto 6 de sus creencias, coheredero con Cristo del reino de Dios, en calidad de rey y sacerdote (Rev. 20:6)…… y hasta aquí, pues ni tan mal ya que dicho caballero es muy libre de creer lo que le parezca, incluso que cuando llueve, lo hace hacia arriba. Pero la cosa se complica, cuando dicho caballero usa ese argumento como “enseñanza” y para tomar el pelo a crédulos incautos; sin embargo, resulta que D. Mario publicó hace unos días un curioso video, bajo el título “Los llamados apóstoles de la iglesia cristiana” (13/11/11), en donde hacía referencia a la definición que “Wikipedia, la enciclopedia libre”, hace del término “apóstol” (que solo significa “enviado”) y en donde, entre otras cosas, se puede leer lo siguiente:

En todo caso, un apóstol debe ser testimonio del poder de Dios, a través de la realización de señales, prodigios y milagros (sanación de los enfermos, exorcismos, resurrecciones), de la predicación del evangelio (“buena noticia” en griego) a judíos y a gentiles en todo el mundo.” (Negritas nuestras).

Y afirmación en la que el Sr. Olcese muestra estar de acuerdo, al decir en un momento de su video (minuto 9’35 de grabación) que los apóstoles no solo “caminaron con Jesús, que fueron escogidos directamente por él, sino que también tenían los mismos poderes que él tenía para hacer milagros”…… y lo cual es cierto; pero claro, la pregunta a plantear es esta: la razón de poder efectuar esas obras poderosas ¿a qué se debía, a su condición de “apóstoles” o a su condición de “Hijos de Dios”? ¿Qué era realmente, lo que les dotaba de su sobrenatural poder para expulsar demonios, sanar enfermedades, curar paralíticos e incluso, levantar muertos? Y respuesta a esta pregunta, que está directamente relacionada con la respuesta que le podamos dar a la siguiente: ¿Cuándo fueron bautizados en espíritu santo en el Pentecostés de 33 E.C. y a partir de donde ya empezaron a desarrollar estos poderes, el reconocimiento que recibieron…… fue como de “apóstoles” o como el de Hijos de Dios?

Y queda claro que el de “apóstoles”, obviamente no, porque ese nombramiento ya se lo dio Jesús en el mismo momento de escogerlos y a partir del cual, ya actuaron como tales:

En el transcurso de aquellos días él salió a la montaña a orar y pasó toda la noche en oración a Dios. 13 Pero cuando se hizo de día llamó a sí a sus discípulos y escogió doce de entre ellos, a los cuales también dio el nombre de “apóstoles”.” (Luc. 6:12-13).

Luego es razonable pensar, que lo que recibieron ese día de Pentecostés los citados apóstoles, solo pudo ser el reconocimiento como Hijos adoptivos de Dios, pues no olvidemos que Jesús, después de ser resucitado, ya se refirió a ellos como a “mis hermanos”:

Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: “Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes”.” (Juan 20:17).

Luego no queda ninguna duda de que en ese momento, ya fueron reconocidos por Jesucristo como Hijos adoptivos de Jehová y por tanto, hermanos suyos y por lo que en ese día de Pentecostés, lo que recibieron como antes hemos dicho y para entendernos, fue el reconocimiento “oficial” por parte del Altísimo, de que esa era la situación, al derramar sobre ellos el espíritu de adopción como Hijos Suyos y en consecuencia, dotarlos de los mismos poderes que en su momento desplegó Jesús; no olvidemos lo que, antes de ser elevado al cielo, este les había dicho que recibirían:

Y, ¡miren!, envío sobre ustedes lo que está prometido por mi Padre. Ustedes, sin embargo, permanezcan en la ciudad hasta que lleguen a estar revestidos de poder desde lo alto.” (Luc. 24:49).

Luego no queda ninguna duda, que el ser investidos de poderes tenía que ver directamente con el haber sido declarados Hijos de Dios y no con el haber sido reconocidos como “apóstoles”, pues como hemos dicho, eso ocurrió mucho tiempo antes y sin que les fueran añadidos poderes algunos, sino que solo podían hacer aquello que les permitía Jesús, tanto en el caso de los doce, como en el caso de los setenta (Luc. 10:1) que envió posteriormente y que ya de vuelta, se expresaron de la siguiente manera:

Entonces los setenta volvieron con gozo y dijeron: “Señor, hasta los demonios quedan sujetos a nosotros por el uso de tu nombre”. 18 Ante aquello, él les dijo: “Contemplaba yo a Satanás ya caído como un relámpago del cielo. 19 ¡Miren! Yo les he dado la autoridad para hollar bajo los pies serpientes y escorpiones y sobre todo el poder del enemigo y nada les hará ningún daño”.” (Luc. 10:17-19).

Por lo tanto lo que vemos, es que la autoridad residía en Jesús y no en ellos, por lo que recibieron solo una cesión temporal de esos poderes, eso es, mientras estaban en la comisión asignada. Sin embargo, ya muerto Jesús, sobre los doce apóstoles fue derramado espíritu de poder, no solo para realizar las mismas obras poderosas que hacía Jesús, sino que al igual que este, la autoridad de impartir también a otros dichos poderes, como explicamos en nuestra serie de dos artículos “Una maravilla llamada “Hechos de los Apóstoles” ” (17/11/11 y 24/11/11). Y en dónde dejamos meridianamente claro, que solo aquellos que recibieron la adopción como Hijos de Dios, bien sean los apóstoles (más Pablo) elegidos directamente por Jesús o de aquellos, que no formando parte de ese “grupeto” (luego no siendo apóstoles), la recibieron mediante la imposición de manos por parte de estos, podían realizar portentos sobrenaturales, como por ejemplo, los Esteban, Felipe y otros muchos que no se mencionan en los escritos…… y eso en su condición de Hijos de Dios, que no de apóstoles, pues estos últimos no recibieron de Jesucristo dicho nombramiento, a diferencia del caso de Pablo:

Pero el Señor le dijo: “Ponte en camino, porque este hombre me es un vaso escogido para llevar mi nombre a las naciones así como a reyes y a los hijos de Israel. 16 Porque le mostraré claramente cuántas cosas tendrá que sufrir por mi nombre”.” (Hech. 9:15-16).

El propio Pablo y bajo inspiración, se definió como “apóstol a las naciones”, o sea, “enviado” a las naciones (Rom. 11:13) y dotado para llevar adelante su comisión, de los poderes que le eran necesarios, entre ellos y al igual que los doce, de la autoridad de poder impartir a voluntad dicho poder a otros (Hech. 19:6) y cosa que no hubiera podido hacer, si no hubiera sido reconocido como Hijo de Dios.

Luego y si como afirma el Sr. Olcese, en la citada grabación, actualmente no hay personas que lleven a cabo dichos poderes, resulta que como desde este blog hemos defendido tantas veces, a día de hoy no hay nadie sobre la tierra que pueda afirmar ser Hijo de Dios…… bueno, que lo afirmen los hay a patadas, cierto es, pero que lo puedan demostrar y que es de lo que se trata, ninguno. Por lo tanto y en virtud del mismo razonamiento que emplea el Sr. Olcese, podemos afirmar que dicho caballero miente, cuando con tanto énfasis asegura ser un ungido o un Hijo de Dios. Porque si bien es cierto, que el Sr. Olcese hace referencia solamente a los que hoy en día afirman ser “apóstoles”, en algunas denominaciones religiosas de la cristiandad, hemos visto claramente que dichos poderes, no les fueron concedidos a aquellas personas del primer siglo por ser apóstoles, sino por ser Hijos de Dios y lo cual cambia radicalmente la cuestión. Y es que lo que ocurre, es que no puede decirlo de otra manera, pues de lo contrario desmentiría su auto-proclamación como Hijo de Dios…… pero para eso estamos nosotros: para decirles a todos ustedes y en particular al caballero en cuestión, que a menos que pueda llevar a cabo las mismas obras poderosas que en su momento efectuaron el propio Jesús, los apóstoles a continuación y todos aquellos a los que estos impusieron las manos después y que no eran de los doce, pero que también recibieron dichos poderes, miente descaradamente en su afirmación de ser un “ungido” o un Hijo de Dios y no siendo por tanto, más que un farsante.

Porque seguramente ustedes recordarán, ese disparate que publicó el día 16 del mes en curso (Noviembre) titulado “Testigos de Jehová: no hay hermandad cristiana sin Jesús” y en el que dicho caballero se postula, sin lugar a duda alguna, como un “hermano” de Jesucristo, al igual que los doce apóstoles (a los que este llamó “hermanos”, según Juan 20:17) y lógicamente, según afirma en dicho video, resultaría ser un Hijo de Dios…… luego ¿por qué no puede hacer lo mismo que hicieron en su momento esos estos personajes citados? ¿O es que el Altísimo tiene Hijos de primera categoría e Hijos de segunda? ¿O es que resulta que y contrario a lo afirmado siempre por dicho caballero, en esa cuestión Jehová sí hace acepción de personas? ¿O es que todo se reduce a que este señor y todos los que como él se auto-proclaman como Hijos del Altísimo, no son más que unos farsantes y unos embusteros?…… y no sabemos qué pensarán ustedes, pero nosotros lo tenemos clarísimo.

MABEL

UNA MARAVILLA LLAMADA “HECHOS DE LOS APÓSTOLES”. (2)

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 24/11/2011 by Armando López Golart

(Segunda parte y última)

Dejamos la primera parte de esta consideración, en el reducido espacio de tiempo en que el llamado “cuerpo de Cristo” (aquellos que con Cristo han de gobernar en el reino de Dios) estaba aún solo formado por los doce apóstoles, a pesar de que numerosos creyentes se iban añadiendo a las filas de los seguidores de Jesús y en un intento de demostrar, que nada tenían que ver las palabras de Pedro en Hech. 2:38, en el sentido de que los distintos nuevos creyentes fueran añadidos al selecto grupo mencionado, mediante el bautismo en agua y a ser seguido por el “ungimiento” como Hijo de Dios, planteamiento que sostiene Apologista Mario Olcese junto a otros muchos. Y cerramos dicho artículo, mencionando la importancia que tiene en este asunto y para una correcta comprensión del mismo, el mandato que Jesús dio a sus apóstoles momentos antes de ser elevado al cielo, a la presencia de su Padre Celestial; veamos pues, dicho mandato:

Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra. 19 Vayan, por lo tanto y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos “en mi nombre.” (Mat. 28:18-19).

Y permítannos un inciso, para decirles que ya sabemos que esa fórmula bautismal no es la que se registra en las traducciones que tenemos actualmente a nuestro alcance de dicho pasaje y que nos hablan de un bautismo “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Pero a nuestro entender y de acuerdo con el registro escritural, de ninguna manera se ajusta a la que originalmente se usó, sino que tuvo que ser añadida posteriormente (luego es fraudulenta), pues los bautismos de los que se nos hacen referencia en el libro de “Hechos de los Apóstoles”, fueron todos realizados “en el nombre de Jesucristo” (Hech. 2:38; 8:16; 10:48). Y puesto que estaríamos hablando de un expreso mandato de este a sus apóstoles, no podemos pensar que solo unos pocos días después de ser recibido, ya fuera violentado por sus más inmediatos seguidores, sino que tenemos que entender que eso y no otra cosa, es lo que realmente mandó Jesucristo que se hiciera; y extremo del que tienen más extensa información, en nuestro artículo “El bautismo ¿en nombre de quién?…” (15/03/10).

Pero hecha esta aclaración, volvamos al tema que nos ocupa y analicemos el mandato dado por Jesucristo y dónde en función de la “autoridad” que le había sido conferida, envía a sus apóstoles a “bautizar”…… pero algo que ya habían estado haciendo, desde que empezaron a seguir a Jesús:

Ahora bien, cuando el Señor se dio cuenta de que los fariseos habían oído que Jesús hacía y bautizaba más discípulos que Juan 2 (aunque, en realidad, Jesús mismo en ningún caso bautizaba, sino sus discípulos), 3 salió de Judea y partió otra vez para Galilea.” (Juan 4:1-3).

Y sin profundizar mucho en el tema (había también la comisión de hacer discípulos) convendrán con nosotros que no tendría demasiado sentido, el que se les ordenara hacer, aquello que ya venían haciendo y lo cual nos lleva pensar, que detrás de ese mandato había algo más; porque veamos: cuando Juan el Bautista, fue enviado por Jehová a bautizar, se le dijo lo siguiente, por parte del Altísimo:

Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este es el que bautiza en espíritu santo.” (Juan 1:33).

Luego lo que vemos, es que al tema del bautismo en agua, para perdón de pecados (Luc. 3:3; Hech. 2:38), se le añadía una novedad: el bautismo en espíritu santo y que según Juan nos dice, solo Jesús podía llevar a cabo…… pero no hay registro alguno de que Jesús, durante su estancia aquí en la tierra, bautizara a alguien en espíritu santo, pues para poder impartir dicho bautismo, primero tenía que morir y algo que él mismo manifestó:

No obstante, les digo la verdad: Es para provecho de ustedes por lo que me voy. Porque si no me voy, el ayudante de ninguna manera vendrá a ustedes; pero si sigo mi camino, lo enviaré a ustedes.” (Juan 16:7).

Y ayudante que no era más que el poder que recibirían al ser bautizados en espíritu, según se nos dice en Luc. 24:45-49:

Entonces les abrió la mente por completo para que captaran el significado de las Escrituras 46 y les dijo: “De esta manera está escrito que el Cristo sufriría y se levantaría de entre los muertos al tercer día 47 y sobre la base de su nombre se predicaría arrepentimiento para perdón de pecados en todas las naciones… comenzando desde Jerusalén, 48 ustedes han de ser testigos de estas cosas. 49 Y, ¡miren!, envío sobre ustedes lo que está prometido por mi Padre (el reconocimiento como Hijos de Dios). Ustedes, sin embargo, permanezcan en la ciudad hasta que lleguen a estar revestidos de poder desde lo alto”.” (Acotación nuestra).

Recordemos que después de ser resucitado, Jesús se dirigió ya a sus apóstoles llamándolos “hermanos” (Juan 20:17), pero cuyo reconocimiento oficial como tales, por decirlo de alguna manera, aun no se había sustanciado y que tardó aún unos días. Pero volviendo a lo que comentábamos, Jesús ya en su momento había insinuado la circunstancia de que “algo nuevo” se añadiría al bautismo en agua, conocido hasta el momento, cuando en una conversación con un tal Nicodemo, gobernante de los judíos y por tanto, miembro del Sanedrín, le dijo lo siguiente:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que ha nacido de la carne, carne es, y lo que ha nacido del espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles a causa de que te dije: Ustedes tienen que nacer otra vez.” (Juan 3:5-7).

Y si el nacer del agua, entendemos que significaba el ser “bautizado” en agua, es evidente que el nacer del espíritu implicaría el ser “bautizado” en espíritu santo y lo que le daría a uno, según Jesús, el derecho de gobernar junto a él en el reino de Dios. A todo eso no podemos olvidar, que el objetivo de la primera venida de Cristo tenía que ver, precisamente, con el reunir a aquellos que en un futuro tendrían que reinar con él…… y bautismo en espíritu que según palabras del propio Jehová, como hemos visto en la declaración de Juan el Bautista, solo Jesús podía llevar a cabo, mediante su sacrifico redentor. Y tenemos que considerar, que mientras que el nacer del agua, tenía que ver solo con el hacerse seguidor de Jesucristo, el nacer del espíritu, tenía que ver con el ser “reconocido” (y que es muy distinto) como Hijo adoptivo de Dios, luego dos cosas totalmente diferentes y separadas una de lo otra…… con lo que tenemos que si bien uno podía perfectamente ser bautizado en agua y hacerse seguidor de Cristo, podía también perfectamente no ser bautizado en espíritu y por tanto, no ser reconocido como un Hijo de Dios y con lo que nos encontraríamos con la siguiente situación: mientras que todos los bautizados en espíritu y por tanto, reconocidos como Hijos de Dios, tenían que haber sido previamente bautizados en agua, como seguidores de Jesucristo, no todos los seguidores de Cristo y bautizados en agua, tenían que ser necesariamente bautizados en espíritu santo y reconocidos como Hijos del Altísimo…… por lo tanto y como hemos señalado, dos cosas totalmente distintas la una de la otra y circunstancia que se observa, en el relato del libro de Hechos que estamos considerando.

Ahora bien ¿cuándo se produjo el primer bautismo en espíritu santo? Realmente el primero y único en su forma (eso es, inmediatamente después de salir del agua) se produjo cuando Jesús se bautizó, pues fue en el mismo momento de emerger del líquido elemento, cuando recibió dicho espíritu santo directamente de Dios, que lo reconoció como Hijo Suyo y que, dicho sea de paso, ya nos colocaba el modelo de lo que significaba el ser bautizado con espíritu santo, o sea, el ser reconocido uno como Hijo de Dios:

Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él. 17 ¡Mire! También hubo una voz desde los cielos que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”.” (Mar. 3:16-17).

Pero repetimos que no hay constancia bíblica de otro bautismo semejante, pues el segundo bautismo en espíritu y para idéntico reconocimiento como Hijos de Dios, de aquellos que participaron de él, ocurrió el Pentecostés de 33 de E.C., cuando también de manera visible, fue derramado el espíritu santo sobre los doce apóstoles (bautizados en agua, mucho tiempo antes), representado por sendas llamas de fuego y que ya reconocidos en su nueva condición de Hijos de Dios, fueron investidos de los mismos poderes sobrenaturales que tenía Jesús…… entre ellos, la autoridad para bautizar en espíritu santo, eso es, el poder transmitir la unción como Hijo de Dios a otros, así como Jesucristo lo había hecho con ellos. Y cosa que se llevó a cabo sobre aquellas personas a las que dichos apóstoles impusieron las manos, forma también visible que establecía a la vista de terceros, el vínculo de unión existente entre esos que recibían la imposición de manos y los apóstoles que realizaban tal imposición…… y la de todos ellos con Jesucristo; no olvidemos las palabras de Jesús:

Hago petición, no respecto a estos solamente, sino también respecto a los que pongan fe en mí mediante la palabra de ellos; 21 para que todos ellos sean uno, así como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.” (Juan 17:20-21).

Y con lo que daría inicio, la incorporación a ese “cuerpo de Cristo” citado al principio, de nuevos elementos reconocidos también como Hijos por el Altísimo…… y siendo los primeros en formar parte de esos miembros añadidos y con los que daría comienzo el mencionado aumento, los siete varones seleccionados a raíz de un problema surgido dentro de la congregación cristiana:

Por eso, hermanos, búsquense siete varones acreditados de entre ustedes, llenos de espíritu y de sabiduría, para que los nombremos sobre este asunto necesario; 4 pero nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra”. 5 Y lo que se habló fue grato a toda la multitud y seleccionaron a Esteban, varón lleno de fe y de espíritu santo y a Felipe y a Prócoro y a Nicanor y a Timón y a Parmenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía; 6 y los colocaron delante de los apóstoles y, después de haber orado, estos les impusieron las manos.” (Hech. 6:33-6).

Y fue en ese instante cuando recibieron el “bautismo” del espíritu y por tanto, reconocidos como Hijos de Dios (y lo cual nos indica que el resto de seguidores y como dejamos claro en la primera parte de nuestro artículo, no lo eran), lo cual se puso de manifiesto por las obras poderosas que empezaron a realizar a partir de ese momento y que no podían realizar antes de esa imposición de manos, así como tampoco podían hacerlo aquellos que a diferencia de ellos, no recibieron la imposición de manos; y siendo el primero del que se nos habla en las Escrituras (aparte de los apóstoles) como ya también realizando obras poderosas, uno de esos siete varones, en concreto Esteban, de quién se nos dice lo siguiente:

Ahora bien, Esteban, lleno de gracia y de poder, ejecutaba grandes portentos presagiosos y señales entre el pueblo.” (Hech. 6:8).

Y circunstancia que derivó en su ejecución y que le llevó a ser conocido como el primer mártir de la era cristiana. El siguiente del que se nos habla como también hacedor de obras poderosas, es Felipe, otro de los siete varones mencionados y que a causa de la persecución que se levantó en contra de los seguidores de Jesucristo, tuvo que huir de Jerusalén y del que se nos cuenta como sigue:

No obstante, los que habían sido esparcidos iban por la tierra declarando las buenas nuevas de la palabra. 5 Felipe, uno de estos, bajó a la ciudad de Samaria y se puso a predicarles al Cristo. 6 Las muchedumbres prestaban atención de común acuerdo a las cosas que Felipe decía, mientras escuchaban y miraban las señales que él ejecutaba. 7 Porque había muchos que tenían espíritus inmundos y estos clamaban con voz fuerte y salían. Además, muchos paralíticos y cojos fueron curados. 8 De modo que llegó a haber mucho gozo en aquella ciudad.” (Hech. 8:4-8).

Y a partir de ese relato, ya se empieza a notar algo que distinguía o diferenciaba a esas personas de los doce apóstoles, así como del propio Pablo poco después: si bien podían desarrollar los poderes inherentes al espíritu de adopción como Hijos de Dios y que habían recibido a través de la imposición de manos por parte de los apóstoles nombrados directamente por Jesucristo, lo que queda claro es que ya no tenían la capacidad de poder transmitírselo a otros, como entendemos del siguiente relato y continuando con el tal Felipe, según los versículos del 9 al 17:

Ahora bien, en la ciudad había cierto varón, Simón por nombre, que, antes de esto, había estado practicando artes mágicas y asombrando a la nación de Samaria, mientras decía que él mismo era alguien grande. 10 Y todos ellos, desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención y decían: “Este hombre es el Poder de Dios, que puede llamarse Grande”. 11 De modo que le prestaban atención porque los había asombrado durante mucho tiempo con sus artes mágicas.

12 Pero cuando creyeron a Felipe, que estaba declarando las buenas nuevas del reino de Dios y del nombre de Jesucristo, procedieron a bautizarse, tanto varones como mujeres. 13 Simón mismo también se hizo creyente y, después de bautizarse, atendía constantemente a Felipe; y quedaba asombrado al contemplar las señales y grandes obras poderosas que se efectuaban.

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había aceptado la palabra de Dios, les despacharon a Pedro y a Juan; 15 y estos bajaron y oraron para que recibieran espíritu santo. 16 Porque todavía no había caído sobre ninguno de ellos, sino que solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces se pusieron a imponerles las manos y ellos empezaron a recibir espíritu santo.”

Luego lo que queda claro, es que esos samaritanos, aunque bautizados correctamente en el nombre de Jesucristo no recibieron dicha “unción” o reconocimiento como Hijos de Dios, en el momento de ser bautizados en agua y de manera automática e inmediata, sino hasta tiempo después, cuando les fueron impuestas la manos por los apóstoles y lo cual, en primer lugar, tumba de golpe la enseñanza del Sr. Olcese sobre un bautismo automático en espíritu inmediato al bautismo en agua, porque eso no es lo que el libro de “Hechos de los Apóstoles” nos cuenta…… y en segundo lugar, puesto que las Escrituras no se contradicen, que la personal e interesada interpretación que le da dicho caballero a Hech. 2:38 (para apoyar su absurda enseñanza), una vez más es totalmente errónea y nos demuestra, por si quedaba lugar a alguna duda, su nulo entendimiento del contenido escritural.

En otro orden de cosas, lo que uno fácilmente podría razonar, es ¡qué cosas! no tendría que haber hecho Felipe en cuanto a obras poderosas, que no solo la gente apartó su atención del tal Simón y al que consideraban, recordemos, como “el Poder de Dios”, sino que este mismo se hizo creyente y se bautizó en el nombre de Jesucristo. Sin embargo y como ha quedado claro, Felipe no tenía, a diferencia de los apóstoles, la autoridad de impartir el bautismo en espíritu y que conllevaba la condición de Hijo de Dios, así como los poderes sobrenaturales que dicha condición llevaba asociados…… y algo que certifican los siguientes versículos 18 y 19:

Ahora bien, cuando Simón vio que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el espíritu, les ofreció dinero, 19 diciendo: “Denme a mí también esta autoridad, para que cualquiera a quien yo imponga las manos reciba espíritu santo”.

Fíjense que el tal Simón, no pedía la autoridad de realizar las mismas obras poderosas que realizaba Felipe, sino que pedía algo más y que Felipe obviamente no podía darle: la capacidad de poder impartir dicho Espíritu Santo a otros y con lo que dejaba a las claras sus aviesas y perversas intenciones, a lo que Pedro respondió contundentemente.

Por otra parte, el hecho de que se lo pidiera a Pedro y a Juan, en principio unos extraños para él, en lugar de hacerlo a Felipe con quién razonablemente le uniría una más estrecha relación (Hech. 8:13), no solo nos indicaría de nuevo la imposibilidad de Felipe de poderlo impartir, sino el hecho de que solo por medio de los apóstoles, o sea, de aquellas personas directamente elegidas por Jesucristo (Pablo también lo fue), era posible su transmisión y tal como apunta el versículo 18. Luego el razonamiento lógico, considerado todo lo considerado, sería el de que lejos de ser uno ya reconocido como Hijo de Dios en el momento posterior a su inmersión en el bautismo en agua, mediante recibir en ese momento de forma automática e inmediata dicho bautismo en espíritu, tal como afirma el Sr. Olcese y compañía, el tal bautismo solo podía ser impartido directa y únicamente por los apóstoles de Jesús, mediante la imposición de manos y previa petición a Jehová, mediante oración…… luego Hech. 2:38, repetimos, nos tiene que querer decir una cosa distinta de la que nos pretende hacer creer D. Mario Olcese y acerca de lo cual, ya dimos nuestra versión en la primera parte publicada de esta serie de dos artículos.

Y que solo los apóstoles tenían dicha autoridad de bautizar en espíritu y transmitiendo por tanto, la unción como Hijo de Dios y que dicha unción no se recibía como consecuencia directa del bautismo en agua, nos queda reafirmado por un suceso que tiene como protagonista al también apóstol Pablo y ocurrido unos veinte años después de los hechos citados:

En el transcurso de los sucesos, mientras Apolos estaba en Corinto, Pablo pasó por las partes del interior y bajó a Éfeso y halló a algunos discípulos; 2 y les dijo: “¿Recibieron espíritu santo cuando se hicieron creyentes?”. Ellos le dijeron: “¡Si nunca hemos oído si hay o no espíritu santo!”. 3 Y él dijo: “Entonces, ¿en qué fueron bautizados?”. Dijeron: “En el bautismo de Juan”. 4 Pablo dijo: “Juan bautizó con el bautismo en símbolo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyeran en el que había de venir después de él, es decir, en Jesús”. 5 Al oír esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús. 6 Y cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el espíritu santo y empezaron a hablar en lenguas y a profetizar.” (Hech. 19:1-6).

Y lo que observamos de ese relato, es que aunque ya bautizados correctamente por el apóstol Pablo en agua y en el nombre de Jesucristo, solo la posterior intervención de este (un apóstol) mediante la imposición de manos, propició el que se recibiera el bautismo en espíritu que les otorgó la condición de Hijos de Dios…… porque vemos en el relato en cuestión, que aunque bautizados correctamente, fue solo cuando les fueron impuestas las manos por parte de Pablo, que “vino sobre ellos el espíritu santo y empezaron” a desarrollar los poderes que este llevaba implícitos. Entonces notamos que veinte años después de los anteriores acontecimientos citados, se continuaba con el mismo proceso: solo se adquiría la condición de Hijo de Dios, si uno, previo bautismo en agua como seguidor de Cristo, recibía la imposición de manos (eso es, el bautismo en espíritu) por parte de un apóstol de Jesucristo y con lo que recibía el poder, ya como Hijo de Dios, para llevar a cabo las mismas obras poderosas que en su día realizó Jesús…… de ninguna manera se recibía dicho reconocimiento y poder subsiguiente, solo por ser bautizado en agua y como, según el registro de Hechos considerado en la primera parte de esta serie de dos artículos, fue la situación de la mayoría.

¿Y a dónde queremos ir a parar con todo esto? Pues que de ninguna manera y según se nos cuenta en ese clarificador relato del libro de “Hechos de los Apóstoles”, para nada tenía que ver el bautismo en agua, con el reconocimiento de uno como Hijo de Dios si, como dijo Jesús (Juan 3:5), no iba acompañado del “otro” bautismo, eso es, el del espíritu y que solo podían efectuar aquellos en quienes Jesús después de su muerte, delegó la responsabilidad de impartirlo y que fueron nombrados apóstoles directamente por él. Lo cual nos lleva a determinar que la afirmación de Apologista Mario Olcese y tantos otros, de algo parecido a un bautismo por espíritu, inmediato y de manera automática después del bautismo en agua y en una aparente relación causa/efecto que haga de uno, un Hijo de Dios, es totalmente falsa pues no se ajusta al relato del libro citado. Y relato que no es más que la historia de los inicios de la congregación cristiana y que nos explica, cómo se produjeron las cosas desde el primer momento y como continuaron posteriormente…… y algo que tiene sus lógicas y derivadas consecuencias, que de nuevo pone en entredicho algunas afirmaciones vertidas por el Sr. Olcese; pero veamos esas consecuencias:

En primer lugar, todo lo que hemos leído del citado libro, nos lleva a la conclusión de que aquella obra de selección de personas, mediante el nacimiento por espíritu y obra delegada por Jesucristo en sus apóstoles, razonablemente tendría que llegar a su fin con la muerte de estos. No podemos olvidar, que fue a los apóstoles a los que se dio la comisión de ir a bautizar en su nombre, eso es, el impartir el bautismo en espíritu santo y que hacía de uno un Hijo de Dios, luego a la muerte de estos, tal comisión se acabó; porque sus seguidores, o sea, aquellos que recibieron a través de ellos dicho bautismo por espíritu, si bien estaban dotados de los poderes que este otorgaba y estaban autorizados a bautizar en agua en el nombre de Jesucristo y por tanto, aumentar el número de seguidores de este, no lo estaban para bautizar en espíritu y transmitir los poderes que este llevaba inherentes (ambos casos reflejados en el ejemplo relatado de Felipe). Y que estaban autorizados a bautizar en agua en el nombre de Jesucristo, queda claro según el siguiente pasaje:

Hago petición, no respecto a estos solamente (los apóstoles), sino también respecto a los que pongan fe en mí (los que recibieron la imposición de manos) mediante la palabra de ellos (eso es, de los apóstoles).” (Juan 17:20). (Acotaciones nuestras).

O sea, la petición, solo tenía que ver con los apóstoles y con aquellos que pusieran fe en él, a través de la palabra de ellos (los Esteban, Felipe, Bernabé, etc.) y que mediante las obras poderosas que efectuaban, mostraban la unidad o participación con Jesucristo y probaban que realmente este había sido enviado por el Altísimo…… y con nadie más, pues Jesús no extendió dicha participación más allá de esa, digámosle y para entendernos, “segunda generación” de seguidores. Luego cuando la última de esas personas de “segunda generación” desapareció con la muerte, desapareció de sobre la faz de la tierra dicho poder del espíritu y con ello, la autoridad de bautizar en agua en el nombre de Jesucristo y de poder añadir a más personas, al grupo de seguidores cristianos; y dando inicio con ello, a la brutal apostasía de la que nos hablaron tanto Pablo como Juan y que para finales del segundo siglo, más o menos, había borrado de sobre la tierra cualquier vestigio de la verdadera enseñanza del evangelio predicado por Jesús…… y así, hasta el día de hoy.

Entonces la conclusión de todo lo considerado, es que actualmente no hay nadie que pueda arrogarse el ser considerado un “ungido” o Hijo de Dios, pues no hay nadie con la autoridad de bautizar en espíritu como tenían los apóstoles y por supuesto, no existe nada parecido a un bautismo en agua y cuya consecuencia inmediata sea el reconocimiento automático de uno como Hijo de Dios…… es más, ni siquiera nadie con la autoridad reconocida por Dios, de bautizar en agua en nombre de Jesucristo y algo que ya pusimos en cuestión, en el artículo “Los problemas de la falsa religión” (07/09/11). Luego es obvio que el Sr. Olcese no tiene ni idea de lo que se nos dice en Hech. 2:38 y una vez más, mete la pata al interpretar un texto de manera interesada y puesta dicha interpretación en cuestión, por el entero registro del citado libro “Hechos de los Apóstoles”. Porque el verdadero propósito de nuestro Creador, no es el de tener un mundo poblado por reyes y sacerdotes (y que es a lo que nos lleva la esperpéntica enseñanza de los Sres. Olcese, Rivas y compañía), sino el de hacer una “restauración” (o sea, el devolver las cosas a su estado original), según palabras del propio apóstol Pedro y que obviamente, no se podía contradecir así mismo:

Arrepiéntanse, por lo tanto y vuélvanse para que sean borrados sus pecados, para que vengan tiempos de refrigerio de parte de la persona de Jehová 20 y para que él envíe al Cristo nombrado para ustedes, Jesús, 21 a quien el cielo, en verdad, tiene que retener dentro de sí hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo.” (Hech. 3:19-21).

¿Y de qué cosas “habló Dios por boca de sus santos profetas de tiempo antiguo”? Pues de cosas como estas:

Sal. 37:11: “Pero los mansos mismos poseerán la tierra y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz.”

Isa. 11:6-9: “Y el lobo realmente morará por un tiempo con el cordero y el leopardo mismo se echará con el cabrito y el becerro y el leoncillo crinado y el animal bien alimentado todos juntos; y un simple muchachito será guía sobre ellos. 7 Y la vaca y la osa mismas pacerán; sus crías se echarán juntas. Y hasta el león comerá paja justamente como el toro. 8 Y el niño de pecho ciertamente jugará sobre el agujero de la cobra; y sobre la abertura para la luz de una culebra venenosa realmente pondrá su propia mano un niño destetado. 9 No harán ningún daño ni causarán ninguna ruina en toda mi santa montaña; porque la tierra ciertamente estará llena del conocimiento de Jehová como las aguas cubren el mismísimo mar.”

Job 33:25: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil.”

Isa. 35: 5-7: “En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas y torrentes en la llanura desértica. 7 Y el suelo abrasado por el calor se habrá puesto como un estanque lleno de cañas; y el suelo sediento, como manantiales de agua. En el lugar de habitación de los chacales, un lugar de descanso para ellos, habrá hierba verde con cañas y papiros.”

Luego de la restauración que estaríamos hablando, es la de volver a una situación idéntica a la que en un tiempo gozaron Adán y Eva, eso es, la de una inmensa paz, no solo entre los hombres, sino entre los mismos animales y a su vez, de la relación de estos con el hombre, así como de la restauración tanto física, como mental y espiritual del mismo, durante el periodo milenario, pues es ahí y durante ese espacio de tiempo, en donde se produce dicha restauración y algo que no sería posible de ser cierta la enseñanza del Sr. Olcese y compañía, que nos pretenden hacer creer, que tanto los santos del AT, como todos los seguidores de Jesucristo, incluidos los sobrevivientes de la “gran tribulación” de Rev. 7:14, serán reyes y sacerdotes en ese reino milenario y algo en lo que se repite constante y erróneamente (en un artículo el pasado día 23 y en un video el día 22 de este mes de Noviembre); pero claro, de ser eso como afirma dicho caballero, ello nos llevaría a una tierra llena de perfectos Hijos de Dios, como reyes y sacerdotes…… pero sin súbditos a quién gobernar, lo cual plantea un “pequeño” problema.

Y “problemilla” que echaría por tierra el propósito de Jehová, eso es, lo que “hablo por boca de sus profetas”, porque veamos: según Rev. 20:6, esos personajes que han de reinar con Cristo en el reino de Dios y por espacio de mil años, participan de una primera resurrección en la que ya se les concede la inmortalidad, pues “la muerte segunda no tiene autoridad sobre ellos” y lo cual significa, que resucitan como perfectos e inmortales Hijos de Dios, por lo que ya no necesitan de esos “arreglillos” que necesitamos el común de los mortales…… por lo que lógicamente se generan alguna preguntas, como por ejemplo ¿quiénes son entonces, esos ciegos, sordos, mudos o inválidos, sobre los que llevar a cabo la citada restauración profetizada por Isaías y profeta, recordémoslo, por medio de quién también habló Jehová? O quizás preguntarnos ¿sobre quiénes reinarán y extenderán los beneficios de su labor sacerdotal, esos gobernantes con Cristo, si no hay nadie sobre quién reinar, pues todos los vivientes en la tierra son reyes y si por otra parte, todos los citados ya son ellos mismos sacerdotes? O mucho más importante ¿qué cosas entonces, tienen que ocurrir durante ese milenio y lo que nos llevaría por extensión, a preguntarnos para qué el Altísimo ha preparado dicho espacio de tiempo de mil años…… con qué propósito lo ha hecho? Y para añadirle más pimienta a la cosa ¿a quienes saldrá a extraviar Satanás al final del milenio? ¿Quiénes son esos que “numerosos como los granos de la arena del mar” le siguen para ser destruidos (Rev. 20:9), si resulta que en la tierra solo hay perfectos e inmortales Hijos de Dios? ¿O es que hay que contemplar la posibilidad de que haya Hijos de Dios, que se levanten de nuevo en contra de la soberanía del Altísimo y que Este, a pesar de haberlos hecho inmortales, tenga que reconsiderar la situación y “cargárselos” otra vez? Y pongamos la guinda al pastel y preguntémosle al Sr. Olcese, si por un momento se le ha ocurrido plantearse las disparatadas consecuencias de su esperpéntica enseñanza.

Porque esas serían las rocambolescas consecuencias con las que nos toparíamos, de ser las cosas como nos las presenta el citado caballero y aquellos que junto a él, apoyan el planteamiento en cuestión y enseñanza que como hemos dicho, sustentan con el pasaje de Hech. 3:28…… en una clara muestra de que no se enteran de que va la película, pues para nada puede decir dicho texto y a tenor de todo lo considerado, lo que ellos interpretan que dice. Luego todos esos señores, con D, Mario Olcese al frente, interpretan de forma incorrecta un pasaje bíblico (y como tiene por costumbre dicho caballero), ajustándolo no a lo que dice el contexto escritural, sino a sus particulares intereses y que tienen que ver, con su visionario deseo de ser reyes en el nuevo orden de cosas, próximo a establecerse y “gobernar sobre muchas ciudades” y en una más que nefasta interpretación de la idea que Jesús pretendía resaltar, con la conocida como “parábola de la minas” (Luc. 19:11-27). Y es que es curioso, que todos esos supuestos “ungidos” solo hablan de las cosas o prebendas que supuestamente recibirán y nunca de la posición de servicio para la que se les escoge, eso es, para actuar en favor de otros:

Más Jesús, habiéndolos llamado a sí, les dijo: “Ustedes saben que los que parecen gobernar a las naciones se enseñorean de ellas y sus grandes ejercen autoridad sobre ellas. 43 No es así entre ustedes; antes bien, el que quiera llegar a ser grande entre ustedes tiene que ser ministro (esclavo, o el que sirve a los demás) de ustedes, 44 y el que quiera ser el primero entre ustedes tiene que ser el esclavo de todos. 45 Porque aun el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar (o servir) y para dar su alma en rescate en cambio por muchos”.” (Mar. 10:42-45). (Acotaciones nuestras).

Y palabras con las que Jesús les mostró a sus elegidos (los verdaderos y no a esta basura que nos rodea), la verdadera razón por la que tenían que ocupar lugares de prominencia: para ponerse al servicio de los demás y que no son otros, que aquellos que sobrevivirán a la “gran tribulación” de Rev. 7:14, así como aquellos que a partir de ese momento irán resucitando y que de forma progresiva, tienen que ser llevados a la perfección por esos gobernantes, reyes y sacerdotes de Jehová y al servicio de la humanidad obediente, pero aún imperfecta, como queda claro en las siguientes palabras:

Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda (en señal de aprobación) sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero (y con él, sus hermanos), que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:15-17). (Acotaciones nuestras).

Luego estamos hablando de una progresiva labor de ayuda, cuyo objetivo tiene que ver con llevar al ser humano a la perfección y algo de lo que nunca hablan esos supuestos “ungidos”, pues su atención solo se dirige al hecho de tener poder, prominencia y dominar sobre “muchas ciudades” y con lo que han hecho del reino un fin en sí mismo, para disfrute personal y no de lo que realmente es, o sea, un medio o instrumento que Jehová usa para la consecución de Su Propósito: restaurar a la humanidad a su primitiva condición de perfección…… olvidándose por tanto, que el Altísimo no ha montado la “fiesta” para que ellos sean reyes, sino para que estén a nuestro servicio y cumplir con el propósito para el cual son elegidos por Dios, aquellos que con Cristo han de reinar: ayudarnos a los curritos de a pie, a alcanzar dicha perfección y capacitarnos para enfrentar la última prueba, cuando al final de los mil años, sea de nuevo soltado Satanás (Rev. 20:7-10); o sea, que la “fiesta” se ha montado para nosotros y no para ellos…… luego el objetivo final del Altísimo somos nosotros y no ellos.

Y esa, queridos lectores, es la gran importancia que tiene el libro de “Hechos de los Apóstoles”, pues nos enseña las cosas tal como sucedieron en un principio, como continuaron después y estableciendo en consecuencia, una lógica y razonable línea a seguir, que nos lleva a concluir cuál es el verdadero propósito del Creador con respecto de su máxima creación terrestre, el ser humano…… y lejos totalmente, de la simpleza interpretativa, a la vez que interesada, que esos “entendidos” hacen del relato en cuestión. Y ahora ya sí, es cuando ustedes tienen que comprobar si lo que les hemos contado se ajusta a lo dicho en esa maravilla que es el citado libro de “Hechos de los Apóstoles”…… o no.

MABEL

MAT. 12:50…… Y APOLOGISTA.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 20/11/2011 by Armando López Golart

Y es que acabamos de visionar una grabación de Apologista Mario Olcese, que de nuevo nos ha dejado pasmados, por la manera irresponsable que tiene de usar pasajes bíblicos para apoyar determinadas ideas, cuando la cuestión es que los mismos no dicen absolutamente nada de aquello que el Sr. Olcese pretende apoyar con ellos. En dicha grabación “Testigos de Jehová: no hay hermandad cristiana sin Jesús” (16/11/11) y de la que les haremos un breve resumen, la cosa viene a ser así y en función, del contenido de Mat. 12:46-50, que leeremos en primer lugar:

Mientras él todavía hablaba a las muchedumbres, ¡mire!, su madre y sus hermanos se situaron fuera y procuraban hablarle. 47 De modo que alguien le dijo: “¡Mira! Tu madre y tus hermanos están parados fuera y procuran hablarte”. 48 Como contestación, dijo al que se lo decía: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. 49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: “¡Mira! ¡Mi madre y mis hermanos! 50 Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ese es mi hermano y hermana y madre”.”

A partir de ese pasaje, D. Mario desarrolla el siguiente argumento, tendente a llamar la atención sobre el parentesco que une con Jesucristo a los que hacen la voluntad de Dios y por extensión, su relación filial con Jehová; veamos: Jesús fue enviado a predicar el reino, de acuerdo a la voluntad del Padre (Luc. 4:43), luego todos aquellos que se ocupan en la predicación de dicho reino, también hacen la voluntad del Padre; en consecuencia y en armonía con las palabras de Jesús en el pasaje citado (v. 50) pasan a convertirse en sus hermanos, hermanas o madres, en definitiva en familia de Jesucristo y por ende, puesto que Jesús era Hijo de Dios, finalmente todas esas personas pasan a convertirse también en Hijos de Dios…… y después de semejante disparate, se queda el hombre más ancho que largo.

Porque en primer lugar, si bien es cierto que Jesús fue “enviado” a predicar las buenas nuevas del reino de Dios y que tenían que ver, con la restauración del hombre a su posición original de favor ante su Creador y siendo el reino un instrumento más para conseguir dicho objetivo, en estos momentos actuales y a diferencia de lo que el Sr. Olcese parece afirmar, no hay nadie que esté comisionado o haya sido enviado por Jehová, para llevar a cabo tarea semejante. Porque si ello fuera así ¿qué razón habría en su momento, para que Jesús hubiera profetizado una gran predicación (Mat. 24:14), a cargo de un resto “ungido” que aparecería en un futuro y simbolizado por los “dos testigos” de Rev. 11:3? Y recordemos que ello tiene que acontecer, en la primera mitad de la séptima semana profética de Dan. 9:27…… y que aún no ha iniciado; luego ¿de qué predicación que nos iguale a Jesús, nos está hablando el Sr. Olcese?

Pero en segundo lugar ¿era eso realmente lo que nos pretendía decir Jesús con esas palabras de Mat. 12:50? ¿Cuál era el contexto en qué se produjeron las mismas y que es en definitiva, lo que nos puede dar una pista de por dónde iba la cosa? Porque no podemos olvidar y si entendemos que pertenecer a la familia de Dios, es el ser adoptados como Hijos Suyos, convenimos con D. Mario en que ello convierte a uno en hermano de Jesucristo y en consecuencia, en heredero con él del reino de Dios en calidad de rey y sacerdote, o sea, en gobernante del mismo…… y ahí ya nos aparecen las primeras pegas, que nos demuestran que Jesús no pudo darle a esas palabras, el mismo sentido que interpreta el Sr. Olcese que les dio, sino que nos quería decir otra cosa.

Porque tenemos el caso de otras personas que también llevaron a cabo la voluntad de Jehová y que sin embargo, no pasan a formar parte de su familia, según el supuesto planteado por el Sr. Olcese; vemos algún ejemplo de ello, como el caso de Juan el Bautista y que al igual que Jesucristo, reconoció el haber sido “enviado” para llevar a cabo determinada comisión, de parte de Jehová, según Juan 1:33:
Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este es el que bautiza en espíritu santo.”

Y a nadie le queda ninguna duda de que el bueno de Juan, cumplió perfectamente con la voluntad de Jehová, pero del que sin embargo, el propio Jesús manifestó que no formaría parte de la familia de Dios, al afirmar que no heredaría el reino en calidad de gobernante y con lo cual, se le excluye de entre aquellos que serían sus hermanos y coherederos:

En verdad les digo: Entre los nacidos de mujer, no ha sido levantado uno mayor que Juan el Bautista; mas el que sea de los menores en el reino de los cielos, es mayor que él.” (Mat. 11:11).

Y estaremos de acuerdo en que Jesús, pudo haberlo dicho más alto pero no más claro, aunque a algunos, entre los que se cuenta el Sr. Olcese, no les interese en absoluto entender lo que estaba diciendo Jesús con esas palabras…… sin embargo, ahí están las tales palabras y que no admiten discusión. Pero es que tenemos muchos más ejemplos en el mismo sentido, en este caso, entre los notables del A T y en donde destacan, como personas que llevaron a cabo la voluntad de Jehová, los Noé, Abrahán, Moisés, David, Isaías, Daniel, etc., etc., etc. y que sin embargo, no forman parte de la familia de Dios en el sentido del que nos habla D. Mario, pues no son reconocidos como Hijos de Dios…… al menos, hasta donde el propio Jehová ha tenido a bien enseñarnos:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Sal. 45:16).

Luego si los antepasados de Jesús (y esas son palabras de Jehová), pasan a convertirse en sus hijos que no en sus hermanos, ello solo puede significar que no son reconocidos como Hijos de Dios y por lo tanto, no forman parte de la familia directa del Altísimo, a diferencia del propio Jesucristo, o de los Pedro, Juan, Pablo, Santiago, Bernabé y un largo etc. de personas que sí fueron reconocidas como tales y de las cuales, nos habló el apóstol Pablo:

Todos ustedes, de hecho, son hijos de Dios mediante su fe en Cristo Jesús.” (Gál. 3:26).

Luego y volviendo a la afirmación del Sr. Olcese y al pasaje que usa para apoyarla ¿debemos de entender que Jesús nos mintió en sus palabras del citado verso 50, o que D. Mario no tiene ni la más remota idea de lo que estaba queriendo decir Jesús en ese momento? Porque lo que está claro, es que cada situación tiene su propio contexto y a él tenemos que ceñirnos para poder entender, que es lo que en el momento del que se trate, se está poniendo en cuestión. Y el contexto en el que se produjo dicha situación, nos muestra que para nada Jesús pretendió decir algo parecido a lo que interpreta dicho caballero; pero analicemos el caso:

Jesús estaba en ese momento en una casa, en la que se había congregado una muchedumbre, así como algunos escribas y fariseos que habían bajado de Jerusalén para escucharle, enseñando importantes verdades acerca de su evangelio y envuelto en una franca discusión con esos líderes religiosos judíos…… y en ese momento es cuando se produce la interrupción citada, en la que alguien le señala a Jesús, que su familiares están fuera, esperando para hablar con él. Luego ¿cuál era el mensaje subliminal que se le estaba transmitiendo en este momento a Jesús? Pues que tenía algo más importante que hacer en este momento, como era el interrumpir la reunión para atender a sus familiares, o sea, que sus familiares se colocaban en un orden de importancia más elevado que lo que él estaba haciendo en ese instante y que era el hablar de las cosas de Jehová…… por eso Jesús respondió como respondió y que lo podríamos traducir de la siguiente manera: lo más importante para él, no eran sus familiares, sino aquellos que en aquel momento estaban haciendo lo correcto y que era el aprender de Dios, mediante el mensaje que él les estaba proclamando, en el estricto cumplimiento de la voluntad de su Padre Celestial con respecto de él (Luc. 4:43)…… y eso tenía absoluta prioridad, muy por encima de familiares o amigos y siendo este el punto que Jesús quiso enfatizar; pero es que además, Jesús sabía otra cosa; veamos qué era lo que sabía:

En el relato paralelo de este incidente, en Mar. 3: 14-35, se nos dan unos detalles muy interesantes: por ejemplo, que el incidente en cuestión, se produjo casi inmediatamente después de haber elegido Jesús a sus doce apóstoles y lo que significaba una clara actitud subversiva en contra del orden religioso establecido en Israel, de imprevisibles consecuencias, lo que probablemente causo temor a sus más directos familiares y razón por la cual, estos fueron allí a buscarle para intentar de alguna manera el frenarle en su “irresponsable” actitud; veamos el relato al que hacemos referencia:

Y formó un grupo de doce, a quienes también dio el nombre de “apóstoles”, para que continuaran con él y para enviarlos a predicar 15 y a tener autoridad para expulsar los demonios.

16 Y el grupo de doce que él formó fueron: Simón, a quien también dio el sobrenombre de Pedro, 17 y Santiago, hijo de Zebedeo y Juan, el hermano de Santiago (también dio a estos el sobrenombre de Boanerges, que significa Hijos del Trueno), 18 y Andrés, y Felipe, y Bartolomé, y Mateo, y Tomás, y Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo, y Simón el cananita 19 y Judas Iscariote, que más tarde lo traicionó.

Y entró en una casa. 20 Una vez más se juntó la muchedumbre, de modo que ellos no podían siquiera tomar una comida. 21 Pero cuando sus parientes oyeron esto (no lo de predicar en una casa, pues lo había hecho muchas veces, sino lo de la formación de un grupo de adictos) salieron para apoderarse de él, porque decían: “Ha perdido el juicio.” (Acotación nuestra).

Luego su presencia en ese lugar, no tenía nada que ver con el dar adelanto a los intereses de Jehová, sino como en el caso de Pedro en su momento (Mat. 16:23), el de entorpecerlos y algo a lo que Jesús no podía acceder; por esa razón continuó con lo que estaba haciendo y ni siquiera les atendió. Y esa es toda la historia y bastante alejada de la película de bomberos que nos cuenta el Sr. Olcese y que dicho sea de paso, podría ser un poco más riguroso en sus afirmaciones, pero claro…… para eso hay que entender un poco de las Escrituras. Porque la idea que Jesús quería transmitir, era que cualquiera que sea el grado de parentesco que se tenga con alguien, siempre está por debajo en orden de importancia, de la relación con aquellos que comparten nuestras creencias relacionadas con el mensaje divino y que deben ser objeto de todos nuestros afectos y prioridades. No pasemos por alto tampoco, el hecho de que solo heredan el reino como gobernantes, los hermanos de Jesús y no así, hermanas o madre a las que hizo referencia en su respuesta y en una clara manifestación, de que el sentido de la respuesta de Jesús, no iba en la dirección que pretende darle el Sr. Olcese.

Y por lo tanto, el hecho de que Jesús respondiera lo que respondió, solo tenía que ver con la dirección en la que le fue dirigido el llamado, en el sentido de que personas importantes para cualquiera, como “tu madre y tus hermanos” requerían de su atención y a lo que él respondió, dando a entender que las personas más importantes para él, por encima de “hermanos, hermanas o madre” o cualquier otro tipo de relación parental, eran aquellas que prestaban atención a las cosas de Dios…… y sin que eso significara de ninguna manera, obviamente, el que aquellos que le escuchaban se convirtieran literalmente en hermanos, hermanas o madres de Jesús, ya con el derecho adquirido de reinar con él en el reino de Dios. Los ejemplos que hemos citado de personas que habiendo hecho también la voluntad de Jehová, no adquirieron dicho estatus, creemos que son suficientemente significativos y avalan lo que intentamos explicar.

MABEL

UNA MARAVILLA LLAMADA “HECHOS DE LOS APÓSTOLES”. (1)

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 17/11/2011 by Armando López Golart

(Primera parte)

Y es que sin lugar a dudas, este es uno de los libros más interesantes de toda la Biblia, pues nos muestra con absoluta claridad cuál es el propósito de Dios con respecto de Su máxima creación terrestre (el ser humano) y que dicho sea de paso, derrumba un montón de falsas enseñanzas, pues nos cuenta cuales fueron los inicios de la primitiva congregación cristiana y con lo que solo añadiéndole un poco de imaginación, nos permite sacar conclusiones acerca de cómo, razonablemente, continuarán desarrollándose las cosas en el futuro, con respecto de aquellos que esperamos en Él. No olvidemos las palabras de uno de los más prolíficos escritores bíblicos y sin duda alguna, con diferencia el más profundo…… el apóstol Pablo:

Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia, 17 para que el hombre de Dios sea enteramente competente y esté completamente equipado para toda buena obra.” (2 Tim. 3:16-17).

Luego teniendo en mente esos objetivos señalados, el ser “enseñados” y por tanto, el poder en su momento “rectificar” cosas como por ejemplo, enseñanzas falsas, veamos cómo podemos desmontar una de las tales y que tiene que ver con la extendida creencia, de que cuando uno se bautiza en agua mediante inmersión y en el nombre de Jesucristo, de forma inmediata y automática, ya pasa a ser reconocido como Hijo adoptivo de Dios, por tanto hermano de Jesucristo y en consecuencia, heredero con él del reino de Dios en calidad de rey y sacerdote. Y como ya sabrán ustedes, queridos lectores, a través de nuestros artículos y si nos leen con cierta frecuencia, uno de los autores que más se significa con dicha enseñanza, es Apologista Mario Olcese y con el que mantenemos algún que otro “debatillo” sobre el particular; sin embargo desearíamos matizar, que aunque personalicemos en el Sr. Olcese, realmente nos estamos dirigiendo a todos aquellos que comparten la misma idea y que son legión, pues nos salen “ungidos” o Hijos de Dios, hasta de debajo de los adoquines y cuando la realidad nos muestra que a día de hoy, no existe (de momento al menos) persona alguna que pueda acreditar dicha condición…… que afirmen serlo, un montón, cierto es, pero que lo puedan demostrar, ni uno solo.

El citado caballero, por ejemplo, ya en la portada de sus blogs y en lo que afirma ser su credo o creencias generales, vemos que en uno de esos puntos fundamentales de su fe, nos dice lo siguiente:

6.- Creemos que somos miembros de la iglesia de Dios, y coherederos con Cristo de la herencia de la vida eterna en el reino porque somos también ungidos e hijos del Padre Eterno por adopción.” (Negritas nuestras).

Y obviamente dicho caballero, así como el resto de los citados supuestos “ungidos” y que como ellos, tampoco puede demostrar su condición de tal, afirma haber recibido dicha adopción como Hijo de Dios (no hay otra manera), mediante la fórmula que ya le hemos detallado, o sea, bautismo por inmersión y en el nombre de Jesucristo, con automático reconocimiento como Hijo adoptado por el Altísimo…… pero aquí ya de entrada surge una “pequeña” cuestión y que es la siguiente: ¿Quién actualmente, tiene la autoridad de bautizar en el nombre de Jesucristo, para que dicho bautismo tenga la aprobación del Creador y Este conceda por tanto, dicha adopción? Porque ¿dónde en las Escrituras, se nos dice algo semejante? Y concordarán con nosotros, que no es un asunto de menor importancia para las personas creyentes y tema respecto del cual, hace unos días publicamos un artículo titulado “Pero…… ¿y quién nos bautiza?” (02/11/11) y sin que hasta el momento se nos haya rebatido dicho planteamiento, por parte de alguno de esos auto-nombrados “ungidos”.

Es más, el propio Sr. Olcese y a pesar de las muchas veces que le hemos señalado su error sobre dicha cuestión, continua ratificándose pertinazmente en el mismo sentido, en esta ocasión en un video dirigido a los Testigos de Jehová y publicado el 11/11/11, bajo el título “Paradoja: todos los Testigos de Jehová han sido bautizados en el nombre de Jesucristo, pero no todos pueden entrar en la Iglesia” y en el que usa como base para apoyar su idea, el pasaje de Hech. 2:38-47, lo cual nos devuelve al tema que deseamos tratar y que es el siguiente: ¿Defiende el libro de “Hechos de los Apóstoles”, semejante idea de un reconocimiento inmediato como Hijo de Dios, a seguir al bautismo en agua y estableciéndose así, una relación causa/efecto? Y lo cual nos lleva a otra pregunta crucial y de gran importancia en el tema que nos ocupa, porque marcaría una tendencia: ¿Eran todos los bautizados en esos tiempos iniciales de la congragación cristiana, adoptados como Hijos de Dios y por tanto añadidos a la “iglesia”, según el sentido que le da el caballero en cuestión al verso 38 de dicho pasaje, en el video en citado? Y por aquello de ponernos en situación, veamos que nos dice el escritor del libro citado, el médico Lucas, en las palabras iniciales de un primer escrito, esto es, el evangelio que lleva su nombre:

Puesto que muchos han emprendido la recopilación de una declaración de los hechos que entre nosotros están plenamente acreditados, 2 así como nos los entregaron los que desde el principio llegaron a ser testigos oculares y servidores del mensaje, 3 yo también, porque he investigado todas las cosas desde el comienzo con exactitud, resolví escribírtelas en orden lógico, excelentísimo Teófilo, 4 para que conozcas plenamente la certeza de las cosas que se te han enseñado oralmente.” (Luc. 1:1-4).

Luego puesto que deberíamos de suponer, que en la escritura del citado libro de “Hechos de los Apóstoles”, dicho autor hubiera mantenido con todas las cosas referidas en el mismo, la misma pulcra actitud de investigar con exactitud y con el debido orden, que desplegó en la composición de su evangelio, tendríamos que considerar dicha información como fiable y por lo tanto, desde esta premisa será de la que partiremos para averiguar si dicha enseñanza del ungimiento automático como Hijo de Dios, es cierta o no y si eso de que todos los nuevos creyentes eran añadidos al “cuerpo de Cristo”, fue lo que ocurrió realmente en los inicios de la congregación cristiana del primer siglo…… o no. De entrada, ya tenemos que decir al respecto, que en su día publicamos un artículo titulado “No es eso, Sr. Olcese…… no es eso” (14/09/10) y en el que señalábamos que dicha posibilidad era negada tajantemente por las Escrituras y tomando como referencia, el propio libro de “Hechos de los Apóstoles”; no obstante, profundizaremos un poco más en dicho tema, ya que puede dar bastante más de sí. Y puesto que los defensores de la citada teoría, basan buena parte de su defensa precisamente en el pasaje de Hech. 2:38-47, vamos a analizarlo con detenimiento y ver que sacamos en claro. Leamos en primer lugar, lo que se nos dice en ese versículo 38 y texto clave sobre el que se sostiene la citada teoría:

Pedro les dijo: “Arrepiéntanse y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo.”

Sin embargo y para empezar a entendernos, deberíamos aclarar primero que fue primero, si el huevo o la gallina, o sea y aplicando este principio al tema que nos ocupa, si el don o la dádiva gratuita, era el espíritu santo en sí mismo, o era el espíritu santo el que concedía un don o una dádiva gratuita al que lo recibía y que es algo muy distinto. Y partiendo de la base que por Espíritu Santo se entiende la fuerza activa de Jehová (Gén. 1:2), a tenor de cómo está redactado el texto en cuestión, deberíamos de entender que aquellos que se bautizaran recibirían una dádiva o don gratuito proveniente del espíritu santo, en definitiva de Jehová. No olvidemos que en todas las ocasiones en que fue derramado el espíritu o fuerza activa del Creador sobre alguien, se ponía de manifiesto dicha circunstancia, a través de los actos o logros realizados por el que lo recibía; veamos un ejemplo de ello, en el caso de Sansón:

Entonces el espíritu de Jehová entró en operación sobre él, de modo que él desgarró al león en dos, tal como uno desgarra un cabrito en dos y no había absolutamente nada en su mano. Y él no informó a su padre ni a su madre lo que había hecho.” (Jue. 14:6).

El mismo pasaje, se vierte por la versión Traducción en lenguaje actual, de la siguiente y más entendible manera:

Pero el espíritu de Dios actuó sobre Sansón y le dio una gran fuerza. Entonces Sansón tomó al león entre sus manos y lo despedazó como si fuera un cabrito. Pero no les dijo a sus padres lo que había sucedido.”

Luego la “dádiva” en este caso, fue la gran fuerza de la que fue dotado Sansón, por medio del espíritu de Jehová y no el espíritu en sí mismo y que por otra parte, se puede manifestar de diversas maneras. Dicho esto, recordemos que solo unas pocas horas antes del hecho al que estamos haciendo referencia, sobre los doce apóstoles se había derramado el Espíritu Santo y lo que les confirió la condición de Hijos adoptivos de Dios y por lo tanto, la capacidad de manifestar los mismos poderes que en su momento desarrolló el propio Jesús; luego ¿a qué se refería Pedro, cuando afirmó que aquellos que se bautizaran, recibirían la “dádiva gratuita” del espíritu santo? ¿Acaso que recibirían después de su inmersión en agua, lo mismo que ellos recibieron, o sea, el “ungimiento” como Hijos de Dios? Y ya sin tener en cuenta que los apóstoles recibieron dicha “unción”, años después de su bautismo en agua, no parece razonable que las cosas fueran como nos las pretende hacer creer el Sr Olcese, pues de ser así, esos primeros bautizados habrían recibido también los poderes que dicho espíritu santo llevaba inherentes y esto no ocurrió, por ejemplo, en el caso de los primeros 3.000 (v. 41) que haciéndose eco de la exhortación del apóstol Pedro, procedieron a bautizarse; de hecho, en el versículo 43 y ya después de ocurridos estos hechos, aún podemos leer lo siguiente:

En realidad, empezó a sobrevenirle temor a toda alma y muchos portentos presagiosos y señales, ocurrían mediante los apóstoles.”

Luego aparentemente, nadie de entre esos tres mil nuevos creyentes bautizados y a tenor de dicho pasaje, podía llevar a cabo portentos presagiosos, sino que continuaban siendo los doce apóstoles los únicos que podían hacerlo, pues de lo contrario no se nos señalaría expresamente a estos (los apóstoles) como hacedores de los mismos y lo cual nos demuestra, de manera obvia, que solo ellos tenían esa capacidad…… entonces, razonablemente, la “dádiva gratuita” del espíritu santo que recibieron aquellos 3.000 que se bautizaron, no era el “ungimiento” como Hijos de Dios, pues si ellos no podían desarrollar los poderes que el citado “ungimiento” llevaba inherentes, obviamente no habían recibido el mismo espíritu santo que recibieron los apóstoles…… luego con esas palabras citadas, se nos tiene que querer decir otra cosa. Pero continuemos buscando pruebas de que esto fue así, como nosotros afirmamos y siempre a tenor de lo que nos dice el autor del libro de Hechos; por ejemplo, vemos que algún tiempo después de los citados acontecimientos y a raíz de la curación milagrosa de una persona aquejada de una invalidez congénita (Hech. 3:1-10), el apóstol Pedro pronunció un nuevo discurso y con el siguiente resultado:

Sin embargo, muchos de los que habían escuchado el discurso creyeron y el número de los varones, llegó a ser como de cinco mil.” (Hech. 4:4).

No que de golpe se añadieran cinco mil personas más, al grupo de seguidores de Jesucristo, sino que muchos de entre los que habían escuchado el citado discurso, se hicieron creyentes y elevaron el número de los que ya habían creído con anterioridad (antes y después de la muerte de Jesús, queremos suponer), a un total aproximado de unas cinco mil personas. Pero como consecuencia de ese discurso, también se produjo la detención de Pedro y Juan, que fueron llevados ante los gobernantes del pueblo (v. 5-7) y que inmediatamente después de ser puestos en libertad, se reunieron con un número indeterminado del resto de creyentes, para explicarles lo que había ocurrido y elevando conjuntamente un ruego a Jehová, en el sentido de que se les permitiera el “seguir hablando Su palabra” (v. 29-30)…… y siendo esto lo que ocurrió a continuación:

Y cuando hubieron hecho ruego, el lugar donde estaban reunidos fue sacudido; y todos sin excepción quedaron llenos del espíritu santo y hablaban la palabra de Dios con denuedo.” (v. 31).

Entonces la pregunta sería la siguiente: si las personas que en ese momento estaban allí reunidas y según nos afirma el Sr. Olcese, ya hubieran recibido el espíritu de adopción como Hijos de Dios en el momento de ser bautizados en agua ¿por qué razón, fue de nuevo derramado Espíritu Santo sobre ellos…… si ya lo tenían? La respuesta parece ser obvia cuando leemos con atención el pasaje y vemos que la consecuencia inmediata de ese derramamiento, fue el que continuaran “hablando lo palabra de Dios” y por lo que se debe entender que ese ser “sacudido” el lugar, no fue más que una manifestación tangible de la aprobación del Altísimo, como respuesta a la petición recibida…… en consecuencia y en perfecta armonía con la solicitud formulada, todos fueron fortalecidos por el espíritu para seguir dando adelanto a la obra, tal como nos muestra el citado texto en su parte final, cuando nos dice que la reacción inmediata después de haber recibido dicho espíritu, fue el que continuaran hablando “la palabra de Dios con denuedo”…… y siendo eso, todo lo que se nos dice, no parece razonable el aventurar algo más.

Porque que ello es así, queda confirmado por el hecho de que después de este suceso, continuaban siendo solo los apóstoles, los que tenían el poder de llevar a cabo obras milagrosas, según leemos a continuación:

Además, con gran poder, los apóstoles continuaron dando el testimonio acerca de la resurrección del Señor Jesús; y sobre todos ellos había bondad inmerecida en gran medida.” (v. 33).

Más adelante y después de un incidente con cierto varón, por nombre Ananías, junto con Safira su esposa (Hech. 5:1-11), veamos que se nos dice en los versos subsiguientes, esto es, del 12 al 14:

Además, mediante las manos de los apóstoles continuaron efectuándose muchas señales y portentos presagiosos entre el pueblo; y todos estaban de común acuerdo en la columnata de Salomón. 13 Cierto, ni uno solo de los demás tenía ánimo para unirse a ellos; sin embargo, el pueblo los elogiaba. 14 Más aún, siguieron añadiéndose creyentes en el Señor, multitudes de varones así como de mujeres.”

Luego vemos que aunque que el número de seguidores de Jesucristo, iba en continuo aumento, los apóstoles continuaban siendo los únicos que tenían el poder, como Hijos adoptados de Dios, de realizar “señales y portentos presagiosos”, a excepción del resto de creyentes (cuantioso ya, si los números no nos fallan) que no habían sido adoptados como tales y lo cual queda probado por el hecho constatado, de que no podían realizar dichos prodigios, como queda claro en los siguientes versos del 15 al 16:

“…… de modo que sacaban a los enfermos hasta a los caminos anchos y los ponían allí sobre camitas y camillas, para que, al pasar Pedro (o cualquier otro apóstol), por lo menos su sombra cayera sobre alguno de ellos. 16 También, la multitud de las ciudades alrededor de Jerusalén siguió concurriendo, cargando a los enfermos y a los que eran perturbados por espíritus inmundos y todos sin excepción eran curados.” (Acotación nuestra).

Y es que si todos los creyentes bautizados, tal como afirma D. Mario, hubieran sido adoptados como Hijos de Dios, razonablemente habrían desarrollado los mismos poderes sobrenaturales que los apóstoles y no se tendría que haber llegado al extremo mencionado en el citado pasaje. Porque si todos los que se iban añadiendo a los ya numerosos creyentes, hubieran desarrollado las mismas capacidades sobrenaturales que los apóstoles, consecuencia directa de su nueva condición de Hijos adoptivos de Dios, fácilmente habrían cubierto una gran área de territorio de Israel y los habitantes de las ciudades “alrededor de Jerusalén”, no habrían tenido la necesidad de desplazar a sus enfermos hasta esa ciudad, en busca de los apóstoles de Jesús para que efectuaran las citadas curaciones milagrosas. Y un detalle adicional para reforzar la idea que nosotros exponemos, tiene que ver con el hecho de que las iras de los gobernantes del pueblo judío y en un momento de máxima tensión, se dirigieron hacia los doce apóstoles…… y sobre nadie más:

Pero el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, la entonces existente secta de los saduceos, se levantaron llenos de celos 18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en el lugar público de custodia.” (Versos 17-18).

Luego siendo las cosas así, como nos deja perfectamente establecido el escritor Lucas, de nuevo nos formulamos la pregunta que nos hemos hecho al principio, en cuanto a Hech. 2:38: ¿Cuál era entonces, esa “dádiva gratuita” del espíritu santo, prometida por el apóstol Pedro? Y puesto que ya hemos visto que no podía ser le “unción” como Hijos adoptivos del Altísimo, pues esos creyentes y a diferencia de los doce apóstoles, no podían desarrollar los poderes que dicha “unción” llevaba implícitos, obviamente tendríamos que estar hablando de otra cosa, pero…… ¿cuál cosa? Y a nosotros solo se nos ocurre una posibilidad y entiéndanla, por favor, como una simple hipótesis de trabajo y por tanto, susceptible de ser corregida; veamos: recordemos que en un momento de su estancia aquí en la tierra, Jesús, hablando como representante de su Padre Celestial, rechazó al pueblo judío de la relación que este mantenía con Jehová, con las siguientes palabras:

Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella…, ¡cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne sus pollitos debajo de sus alas! Pero ustedes no lo quisieron. 38 ¡Miren! Su casa se les deja abandonada a ustedes. 39 Porque les digo: No me verán de ningún modo de aquí en adelante hasta que digan: “¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová!” (Mat. 23:37-39).

Y lo que constituía un claro caso de abandono por parte del Altísimo (obviamente temporal, a tenor del versículo 39), de aquellos que en un momento fueron su pueblo aquí en la tierra, por haber rechazado estos a su vez, a Su Enviado, precisamente Jesús, Su Hijo. Pero claro, de entre esa rebelde e inicua generación (Mat. 16:4), hubo personas que sí lo aceptaron y se hicieron sus seguidores, tanto antes de su muerte como después de lo misma y como ya hemos mencionado…… luego lo que probablemente recibieron esas personas, como “dádiva gratuita” y mediante su arrepentimiento y conversión a Jesucristo, fue la aceptación de nuevo por parte del Creador, ya en su condición de miembros individuales de ese pueblo y beneficiarios por tanto, del sacrificio de rescate de Jesús. Que eso pudiera ser así, parecen indicarlo las palabras de Pablo en Rom. 3:23-26:

Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios 24 y es como dádiva gratuita que por su bondad inmerecida se les está declarando justos mediante la liberación por el rescate pagado por Cristo Jesús. 25 Dios lo presentó como ofrenda para propiciación (o para favorecer) mediante fe en su sangre. Esto fue con el fin de exhibir su propia justicia, porque estaba perdonando los pecados que habían ocurrido en el pasado mientras Dios estaba ejerciendo longanimidad; 26 para exhibir su propia justicia en esta época presente, para que él sea justo hasta al declarar justo al hombre que tiene fe en Jesús.” (Acotación nuestra).

Luego lo que observamos en este pasaje, es que la “dádiva gratuita” consistía, no en el mero derramamiento del espíritu santo en sí mismo, sino en el ser declarados justos, mediante la fe en el sacrificio redentor de Jesucristo; y es que el recibir espíritu santo en sí mismo, si no tiene una repercusión inmediata en uno, no permitiría entender el porqué de su derramamiento. Entonces vemos que lo que se destaca, no es el derramamiento del espíritu del Altísimo sobre uno, como un fin en sí mismo, sino los efectos resultantes del citado derramamiento del espíritu de Jehová, sobre el individuo en cuestión y que en el caso citado, sería el ser aceptados de nuevo, a una relación de favor con el Altísimo.

Y si bien es cierto, como ya les hemos apuntado, que consideramos nuestra conclusión como una mera posibilidad (bastante ajustada entendemos, a los hechos que se nos cuentan), lo que sí queda meridianamente claro, es que esos creyentes que se iban añadiendo no tenían el espíritu de adopción como Hijos de Dios, o sea, el mismo espíritu que tenían los doce apóstoles, lo cual queda probado por el hecho de que ellos no podían llevar a cabo “señales y portentos presagiosos”, a diferencia de los citados personajes, que en su condición de Hijos de Dios, si podían realizarlos. Entonces de lo que hemos visto hasta el momento, podemos concluir en primer lugar, que solo los doce apóstoles de Jesús fueron reconocidos como Hijos adoptivos de Dios, de entre una numerosa cantidad de creyentes o seguidores de Jesucristo (Luc. 6:13) y que por lo tanto y como segunda conclusión, que el bautismo no convertía en Hijos de Dios de forma automática a los nuevos bautizados, en total discrepancia con la disparatada afirmación de Apologista Mario Olcese (y otros muchos)…… luego nos encontramos y ya como tercera conclusión, con el hecho de que Lucas nos habla de dos grupos claramente diferenciados, entre la multitud de seguidores de Jesucristo: el de aquellos que si tenían dicha “unción” o reconocimiento divino (los doce apóstoles, aún de momento) y el de aquellos que no la tenían (el numeroso grupo restante), pero que sin embargo gozaban también de la aprobación de Jehová, como seguidores de Su Hijo Jesucristo…… y eso es lo que se deduce de lo que nos explica en el libro de “Hechos de los Apóstoles”.

Pero resulta que lo que el Sr. Olcese nos dice, es que los nuevos creyentes eran añadidos a la iglesia o “cuerpo de Cristo” (según él) y lo que les daba la condición de “salvos”, citando de Hech. 2:47 y siendo de nuevo, la traducción que dicho caballero parece usar, la versión RVR 1960, una de las pocas que usa la expresión “iglesia” en ese texto, pues la mayoría de las otras versiones traducen dicho pasaje de la siguiente manera: “añadía al número de ellos”, o “añadía a la comunidad”, o “crecer la comunidad con el número de ellos”, o “agregaba a esa comunidad cristiana” o “el grupo de seguidores se iba haciendo más grande” y así por el estilo; incluso la propio versión RV 1989, lo vierte de la siguiente manera: “…… Y el Señor añadía diariamente a su número……”, o sea, todas transmitiendo la idea de un grupo que se va ampliando, pero sin hacer ninguna concreción. La TNM de los Testigos de Jehová, parece ser la que más se ajusta al sentido correcto del mensaje transmitido, al sustituir la palabra “iglesia” en todos los textos en donde aparece, por la de “congregación” y que es lo que realmente significa la expresión griega “ek-kle-sí-a”, derivada de la palabra hebrea “qa-hál”, que viene de una raíz cuyo significado es “convocar” o “congregar” (Núm. 20:8; Deut. 4:10); y expresión frecuentemente usada en el AT, con relación a un cuerpo organizado y sin ningún tipo de connotación, que dirija la atención a algo de origen divino, como pueda ser un cuerpo de “ungidos”. Vemos que se encuentra en expresiones tales, como por ejemplo, “la congregación de Israel” (Lev. 16:17; Jos. 8:35; 1 Rey. 8:14), o “la congregación del Dios verdadero” (Neh. 13:1) o “la congregación de Jehová” (Deut. 23:2-3; Miq. 2:5).

Por ello, la expresión hebrea “qa-hál”, se usa en el AT, para designar diferentes tipos de convocatorias humanas: con fines religiosos (Deut. 9:10; 18:16; 1 Rey. 8:65; Sal. 22:25; 107:32); para tratar asuntos civiles (1 Rey. 12:3) y hasta para la guerra (1 Sam. 17:47; Ezeq. 16:40). En el libro de Eclesiastés, se identifica a Salomón como “el congregador” usando la palabra hebrea “qo-hé-leth” (Ecl. 1:1, 12), derivada de la primera…… y estableciendo así, la citada traducción, una idea clara de la división existente entre lo que era el conjunto de los creyentes, o sea, la congregación en general, con el significado de la expresión “cuerpo de Cristo” (algo que era desconocido en el AT) y que hacía referencia a la congregación en particular, compuesta por aquellos que habían sido “ungidos” como Hijos de Dios y que repetimos, en ese espacio de tiempo del libro de Hechos que hemos abarcado, aún estaba compuesta únicamente por los doce apóstoles de Jesucristo, mientras que el resto de los seguidores de este y como hemos visto, se contaban por miles.

Entonces vemos que los que se iban bautizando, obviamente eran añadidos al grupo de los que ya eran seguidores de Jesús, como hemos dicho, tanto de antes como de después de la muerte de este; porque no olvidemos que Jesús durante su ministerio terrestre, ya tenía una gran cantidad de seguidores, algunos de los cuales se nos citan por nombre en las Escrituras, como los mismos doce apóstoles, escogidos por Jesús de entre otros muchos de sus anónimos seguidores (Luc. 6:13; Juan 6:70), o como la familia de Lázaro, o el propio José de Arimatea, entre otros y que como es obvio, no habían recibido el Espíritu Santo (y que era el que daba la adopción como Hijo de Dios), pues Jesús aún no había muerto y por lo tanto, no estaba en disposición de poder derramarlo, según el mismo afirmó:

No obstante, les digo la verdad: Es para provecho de ustedes por lo que me voy. Porque si no me voy, el ayudante de ninguna manera vendrá a ustedes; pero si sigo mi camino, lo enviaré a ustedes.” (Juan 16:7).

Por lo tanto, el tal “ayudante” no estaba aún disponible…… no obstante, esas personas eran creyentes y seguidores aceptados tanto por Jesús, como por su Padre Celestial. Sin embargo, el Sr. Olcese y en una nueva triquiñuela tendente a confundir al personal (y algo muy característico en él), cita de ese texto de Hech. 2:47 de la versión RVR 1960, que dice así:

“…… alabando a Dios y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

Y decimos “triquiñuela” tendente a confundir y con el objetivo de llevar el agua a su molino, aunque sea alterando la verdad, porque le da a esa expresión “iglesia” un contenido que no se contempla en el texto en cuestión. Y es que mediante una frase personal (que no está incluida en el texto mencionado) que añade a continuación del texto citado, altera el sentido del mismo, al hacer como de pasada y como quién no quiere la cosa, el siguiente tendencioso comentario: “…… fueron añadidos a la iglesia, que no es otra cosa que el cuerpo de Cristo” y con lo cual está mintiendo, porque el libro de Hechos no nos dice nada de esto. Y es que cuando hablamos de la Palabra de Jehová, tenemos que tener muy en cuanta, que es lo que esta nos quiere decir en cada momento determinado y no usar algunas expresiones, torpemente traducidas por la versión de turno, para favorecer determinada idea personal y como es el caso; porque una cosa es la “iglesia” en general, que como hemos señalado no es más que una congregación de personas unidas por una misma fe, o con un mismo propósito en mira, circunstancia que ya hemos señalado y de acuerdo a como nos define dicha expresión, el diccionario de la RAE de la Lengua: “Congregación de los fieles cristianos en virtud del bautismo” y otra muy distinta, pero que muy distinta, el “cuerpo de Cristo”, que hace específica referencia (y expresión que no existía en el AT) a aquellos que conforman el grupo de seguidores de Jesucristo que han sido “ungidos” por el Espíritu Santo y adoptados como Hijos de Dios. Y que como hemos podido ver en el registro del libro de “Hechos de los Apóstoles” y hasta dónde hemos considerado, dicho “cuerpo” lo conformaban solo los doce apóstoles elegidos por Jesús y siendo la inmensa mayoría restante, de la que por cierto, en un tiempo pasado también habían formado parte los doce apóstoles, simplemente seguidores de Jesucristo, que no tenían dicha unción y por lo tanto, no formaban parte de ese “cuerpo” y extremo, repetimos, que se nos relata en el libro citado, tal y como hemos podido comprobar.

No olvidemos que en el mismo diccionario citado, de la palabra “cuerpo” se nos hace una distinta definición y que nada tiene que ver con la expresión “iglesia”: “Aquello que tiene extensión limitada, perceptible por los sentidos.” Y aunque el Sr. Olcese acompañe su argumento con la frase “eso lo voy a repetir una y mil veces”, refiriéndose al hecho de que los que se iban bautizando, se iban añadiendo al “cuerpo de Cristo”, no hace de ello una verdad, sino que una vez más deja constancia de que no tiene demasiada idea de lo que la Biblia nos quiere decir en determinados contextos. Porque hasta ese momento del que estamos haciendo referencia y según se desprende del relato del libro de Hechos, solo los doce apóstoles, podían realizar actos poderosos al igual que Jesús, en agudo contraste con una gran mayoría restante de sus seguidores, que compartían creencia y asociación con ellos, pero que sin embargo no tenían el poder para llevarlos a cabo…… luego no tenían la condición o unción de Hijos de Dios y que no por ello, repetimos, eran menos seguidores de Jesucristo que los apóstoles.

Es cierto, sin embargo y eso lo destaca el Sr. Olcese, que el texto citado añade la coletilla de que se añadía a la iglesia “a los que tenían que ser salvos” o “se iban salvando”, según traducciones. Y todos sabemos, que los que son considerados “salvos”, son solo aquellos que toman parte de la primera resurrección (Rev. 20:6) y que ya se levantan en inmortalidad, pues “la muerte segunda, no tiene autoridad sobre ellos” y que aplica únicamente a los integrantes de lo que conocemos como el “cuerpo de Cristo”; y lo cual nos llevaría a tener que dar la razón al Sr Olcese, en el sentido de que los nuevos creyentes eran añadidos a ese cuerpo…… si no fuera por una aclaración que nos hace el mismo apóstol Pedro y que obviamente D. Mario y de forma artera, pasa por alto:

Y con muchas otras palabras dio testimonio cabal y siguió exhortándolos, diciendo: “Sálvense de esta generación torcida.” (Hech. 2:40).

O como vierte la propia RVC (Reina Valera Contemporánea) “Pónganse a salvo de esta generación perversa.” Luego parece claro que la cuestión de la que se trataba, era la de separarse de aquella “generación” que rechazó al Hijo de Dios y que, condenada por Jehová, llegó a su fin en el año 70 E.C., cuando no solo Jerusalén, sino todo el sistema de cosas judío fue destruido y que como pueblo, desapareció de sobre la faz de la tierra. No olvidemos que esa generación era en extremo culpable ante la justicia divina, pues habían sido espectadores de primerísima fila de los portentos y obras milagrosas que mediante el poder de Dios se habían realizado entre ellos y sin embargo, cuando les fue ofrecida la oportunidad de hablar a favor de la vida del Hijo de Dios, habían pedido con vehemencia la muerte de Jesús:

Entonces, tomando la palabra, el gobernador les dijo: “¿A cuál de los dos quieren que les ponga en libertad?”. Ellos dijeron: “A Barrabás”. 22 Pilato les dijo: “Entonces, ¿qué haré con Jesús, el llamado Cristo?”. Todos dijeron: “¡Al madero con él!”. 23 Él dijo: “Pues, ¿qué mal ha hecho?”. Pero ellos siguieron clamando más y más: “¡Al madero con él!”.

24 Viendo que no lograba nada, sino, más bien, que se levantaba un alboroto, Pilato cogió agua y se lavó las manos delante de la muchedumbre y dijo: “Soy inocente de la sangre de este hombre. Ustedes mismos tienen que atender a ello”. 25 Ante eso, todo el pueblo dijo en respuesta: “Venga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos” (Mat. 27:21-25).

Y eso fue precisamente lo que ocurrió…… luego no se “salvaron” de la ira divina, sino que solo fueron “salvos” o se salvaron y en total armonía con la palabras de Pedro, aquellos fieles seguidores de Jesucristo que haciendo caso a sus palabras (Luc. 21:20-24), abandonaron Jerusalén en el momento oportuno. Entonces lo que hemos aprendido de lo considerado hasta el momento y contrario a las afirmaciones del Sr. Olcese, es que en primer lugar, los nuevos creyentes eran sencillamente añadidos al grupo de creyentes o seguidores de Jesús en general, sin más y no al grupo de los que conformaban en ese tiempo lo que podríamos considerar como el embrión del “cuerpo de Cristo” (en ese momento, repetimos, estaba compuesto solo por los doce apóstoles), o sea, los “ungidos” o adoptados por Dios como Hijos Suyos; en segundo lugar y como lógica consecuencia de lo que acabamos de señalar, que de ninguna manera el bautismo en agua implicaba reconocimiento alguno del que participaba de él, como Hijo de Dios…… y en tercer lugar, que ya en los mismos inicios de la primitiva congregación cristiana y algo de lo que discrepa fuertemente el Sr. Olcese, se empezaban a perfilar dos grupos de distintas características y perfectamente delimitados, estando el primero de ellos compuesto por aquellos que tenían la “unción” como Hijos de Dios (los menos) y que en consecuencia estaban en posesión de los mismos poderes sobrenaturales que en su momento detentó Jesús y otro grupo (mucho más numeroso) compuesto de aquellos que siendo también seguidores de Jesucristo, no habían recibido dicha “unción” y que por ello, no solo les era imposible el manifestar dichos poderes, sino que además, no participarían de esa primera resurrección que se nos cita en Rev. 20:6 y que de ser así, significaría un fuerte correctivo a las enseñanzas difundidas por el Sr. Olcese…… pero es que eso y no otra cosa, es lo que se nos explica en el libro de “Hechos de los Apóstoles”.

Y lo cual se entiende más claramente, cuando se pasa a considerar el mandato que Jesús les dio a sus apóstoles, según Mat. 28:18-19, momentos antes de ascender al cielo a la presencia de su Padre Celestial, para ofrecer el precio redentor de su sangre y con ello, poder derramar el “bautismo” del espíritu santo sobre sus doce apóstoles y lo que les conferiría la condición de Hijos adoptivos de Dios. Y palabras, a las que entendemos se ha prestado muy poca atención y en dónde quizás, este la clave del asunto…… pero esto y si nos lo permiten, se lo contaremos en el siguiente artículo.

MABEL

¡Y ENCIMA PRESUME!

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 11/11/2011 by Armando López Golart

Y es que el que no se consuela, obviamente es porque no quiere y si no, tomen ejemplo del Sr. Olcese, que en su intento por conseguir cambiar una situación que no tiene posibilidad de ello y que es el demostrarnos que tiene la razón en sus disparatadas enseñanzas, vean lo que nos acaba de decir, en un nuevo correo personal que nos ha mandado:

DELE UN VISTAZO A LOS 2 ENLACES…¡Y BUEN PROVECHO!

Mario A. Olcese Sanguineti

Para Armando López

¿Y a qué está haciendo referencia, dicho caballero? Pues a dos encuestas en las que poniendo en contraste nuestra posición sobre el tema objeto de la pregunta, diametralmente opuesta a la  suya, lógicamente, publicó en su blog el pasado día ocho del corriente mes de Noviembre y en las que se planteaban dos cuestiones: en la primera de ellas se le preguntaba al lector, sobre lo siguiente:

¿Cree  usted que Abrahán (el padre de la fe) y el legendario rey David, serán meros súbditos, vasallos o plebeyos, en el reino davídico por restaurarse?”.

Ahora bien ¿cuál ha sido el resultado obtenido hasta ahora y casi tres días después de haber sido publicada? Pues en este momento en que vamos a publicar este escrito, veinte personas habían contestado no, cuatro habían contestado y dos, afirmaban no saberlo: en total, 26 personas se habían pronunciado.

En la segunda de las citadas encuestas, la pregunta formulada era la siguiente:

¿Cree usted que la única forma de reinar con Cristo, es muriendo en el martirio?

Y que en el momento de escribir estas líneas, el resultado arrojado era de veinte personas que habían dicho no, dos habían contestado y tres, afirmaban no saberlo: en total, 25 personas habían dado su opinión.

Y ya nos tienen al Sr. Olcese completamente eufórico, escribiéndonos el correo en cuestión, exultante ante tan “aplastante derrota” por nuestra parte, cuándo y por espacio de casi tres días (repetimos), solo 51  personas en total, han respondido a su llamado y ya pasando por alto, que lo más probable es que muchas de las que se pronunciaron en una encuesta, lo hicieran también en la otra y con lo cual, el número real de personas interesadas en semejante chorrada, fuera aún menor…… y este es el interés que suscita D. Mario entre sus lectores. Luego estaríamos hablando de un auténtico fracaso personal del Sr. Olcese, a pesar de tantos seguidores como dice tener, según propia afirmación acerca de los “innumerables” correos que diariamente nos cuenta que recibe; recordemos que en un artículo del pasado día cuatro y titulado “Para algunos individuos nada les es puro”, iniciaba el mismo diciendo lo siguiente:

Todos los días recibo mucha correspondencia de mis lectores que seguramente sería la envidia de muchos blogueros. Tan sólo al 10% de esa correspondencia me sería imposible responder!” (Negritas nuestras).

Sin embargo, queridos lectores, convendrán con nosotros que conciliar dicha afirmación, con la pírrica respuesta recibida en las citadas encuestas, algo dificilillo si está ¿o debemos de entender que una vez más, D. Mario nos ha mentido, al hacer semejante declaración? Porque lo que está claro, es que no ha sido precisamente una avalancha de gente la que ha atendido su petición…… y conste que el que nos da los resultados es él mismo, pues nosotros ni quitamos ni ponemos: solo tienen que hacer un clic sobre las palabras View Results que encuentran en la parte inferior del recuadro de la encuesta, para que se le abran los distintos resultados de la misma.

Pero veamos la otra parte de la cuestión (que es a lo que el Sr. Olcese quiere dirigir la atención) y que tiene que ver con la “estrepitosa” derrota de nuestros planteamientos, frente a la tesis contraria que defiende D. Mario. Pero veamos: de entrada, en la primera de esas encuestas, nosotros también nos sumamos al no, pues jamás hemos hecho semejante afirmación, sino más bien al contrario, siempre hemos manifestado que dichos personajes, lejos de ser meros súbditos, vasallos o plebeyos en el reino de Dios, ocuparán altísimos cargos y siempre según el Sal. 45:16:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Nosotros solo afirmamos que no ocuparan plaza de reyes entre Jesucristo y sus hermanos, tal como deja perfectamente claro dicho salmo, al colocar a los citados personajes (sus antepasados), como sus hijos, que no sus hermanosy por lo cual no pueden “heredar” el reino, al no ser Hijos de Dios…… esa es al menos, la idea que nos transmite dicho salmo. Y extremo que se lo hemos repetido al Sr. Olcese, hasta la saciedad en nuestros artículos y por ello, de nuevo está mintiendo descaradamente, cuando en esa primera encuesta da a entender que nosotros nos pronunciamos en el sentido de que serán simples y plebeyos súbditos; y puesto que no es así, dicha encuesta no tiene razón de ser…… como no sea para demostrar una vez más, que dicho caballero y ante su incapacidad para desmontar nuestras objeciones, mediante el uso de las Escrituras, recurre a las más peregrinas ideas y en una perfecta emulación del personaje de “el coyote” de la historieta “El correcaminos y el coyote” y por dicho caballero sacada a colación…… recuerden que a un servidor, el Sr. Oldese le adjudicó el personaje del “correcaminos”, en su artículo “Don Armando: el “correcaminos” ” (16/10/11).

En cuanto a la segunda encuesta y ante el formato de la pregunta, nosotros también responderíamos que no, puesto que no es el mero hecho de morir una muerte de martirio, lo que le da acceso a uno a reinar con Cristo: por ejemplo, Juan el Bautista murió una muerte de martirio y no reinará en el reino de Dios…… al menos eso es lo que dijo Jesús:

En verdad les digo: Entre los nacidos de mujer no ha sido levantado uno mayor que Juan el Bautista; mas el que sea de los menores en el reino de los cielos es mayor que él.” (Mat. 11:11).

Y lo cual aplicaría también, por ejemplo, a todos aquellos personajes citados en Hebr. 11:35-38 y anteriores al citado Juan, puesto que si este siendo el mayor nacido de mujer, no alcanzó el privilegio de reinar con Cristo, cuanto menos esos que, a tenor del citado pasaje, tenían que ser menores que el propio Juan…… y solo es asunto de lógica y sentido común. No obstante, si desean más información al respecto, pueden leer nuestro artículo “Jehová y la lógica” (22/01/11).

Sin embargo, lo que está claro, es que uno de los requisitos (hay más) para reinar con Cristo en el reino de Dios, sí pasa por tener una muerte de martirio, porque esta es la característica de todos aquellos que con Cristo gobiernan, tal como al envejecido apóstol Juan le fue mostrado en una visión:

Y vi tronos y hubo quienes se sentaron en ellos y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir y reinaron con el Cristo por mil años.” (Rev. 20:4).

Y nos imaginamos nosotros que si Jehová le mostró esa visión a Juan, con eso detalle resaltado, es porque realmente el Altísimo quería que el apóstol viera eso y así lo contara. Y que ello está además y como no podría ser de ninguna otra manera, confirmado por el apóstol Pablo en su carta a los romanos:

Porque si hemos sido unidos con él en la semejanza de su muerte, ciertamente también seremos unidos con él en la semejanza de su resurrección. (Rom. 6:5).

Luego la idea está clarísima: o se moría una muerte de sacrificio o martirio como él (Jesús), o no se tenía una resurrección como glorioso ser inmortal, como la que él tuvo e idea que el propio Jesucristo ratificó en las palabras que dirigió a los miembros de la congragación de Esmirna:

No tengas miedo de las cosas que estás para sufrir. ¡Mira! El Diablo seguirá echando a algunos de ustedes en la prisión para que sean puestos a prueba plenamente y para que tengan tribulación diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte y yo te daré la corona de la vida.” (Rev. 2:10).

Luego la condición impuesta no admite dudas: o uno moría mostrando integridad o no recibía el premio de la vida…… tal cual. Pero es que aparte de reunir este requisito, o sea, una muerte de sacrificio o martirio, hay otros requisitos envueltos en el asunto y que Jesús consideró como indispensables para reinar junto a él, tales como el nacer del agua y el nacer del espíritu:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.” (Juan 3:5).

Y Jesús lo pudo quizás haber dicho más alto, pero no más claro; ahora bien, no olvidemos que esos dos requisitos no estuvieron disponibles hasta el Pentecostés de 33 E.C., cuando los doce apóstoles fueron bautizados con el prometido Espíritu Santo (Juan 15:26) y reconocidos por tanto, como Hijos adoptivos de Jehová. Luego nadie anterior a los apóstoles, pudo recibir dicho reconocimiento y en consecuencia, reunir en una sola persona el estar bautizado en agua y en espíritu, con el morir una muerte de sacrificio por causa del testimonio dado de Jesucristo (Rev. 20:4). Y pasajes todos ellos, que nos muestran que esos personajes citados del AT, no pueden reinar con Cristo en el reino de Dios y extremo que ya hemos discutido en infinidad de ocasiones con el Sr. Olcese, por ejemplo, en el artículo “La obstinación como lema” (28/09/11), mientras que dicho caballero se limita, a modo de tabla de salvación, a decirnos que esos textos no dicen lo que todos entendemos que dicen, sino que les hace unas extrañas y raras interpretaciones personales y que para nada tienen que ver con el contexto general de las Escrituras.

Por lo tanto, lo que parece quedar claro y auténtica razón de esa indiferencia del personal hacia sus encuestas, es que ese señor ha perdido con su errática actitud, todo tipo de credibilidad y ya no se le hace caso. Y es que los temas bíblicos a debate, no se solventan mediante encuestas y encima, como hemos señalado, con preguntas mal planteadas y sobre todo muy subjetivas, sino con textos bíblicos bien traídos y dejando por tanto, que se la propia Biblia la que dé y quite razones. Pero como dicho caballero no puede defender su disparatadas enseñanzas, con una Biblia en la mano (no solo sosteniéndola, por supuesto), no le queda más remedio que recurrir al plebiscito, en un intento desesperado de que se le dé una razón, que le es imposible demostrar por sus propios medios…… y ahí tienen el resultado ¡y encima presume!

MABEL

¡Y NO LE SENTÓ BIEN!

Posted in Uncategorized with tags , , , on 07/11/2011 by Armando López Golart

Y desde este blog, entendemos perfectamente dicha actitud, por lo que nos parece razonable que D. Mario Olcese haya manifestado su desacuerdo con nuestro escrito del pasado día 4 del corriente mes de Noviembre “Una necesaria aclaración” y al que dicho caballero, dio respuesta inmediatamente con su artículo “Para algunos individuos nada les es puro” (el mismo día 4) a nuestra alusión y que si bien podemos entender su “mosqueo”, lo que no podemos sin embargo, es compartir los argumentos que emplea en el sentido de que el problema está en nosotros, que somos unos “individuos” de retorcidas y corrompidas entrañas y lo que nos lleva a formular semejantes y ofensivas “desconfianzas”, mientras él se pinta como la victima de tan nefastos “individuos”…… y para sostener dicha idea, cita de Tito 1:15, en dónde leemos  lo siguiente:

Todas las cosas son limpias a los limpios. Pero a los contaminados y sin fe nada les es limpio, sino que tienen contaminada tanto la mente como la conciencia.”

Y uno leyendo este pasaje y sin hacer otra consideración, podría pensar en tan “impoluto” caballero, como en la pobre víctima de tan malvados y pérfidos personajes (u séase, nosotros, por supuesto), pero resulta que no…… que no van por ahí los tiros. Porque no es el caso de que nosotros hayamos  planteado en nuestro artículo la posibilidad de que D. Mario nos la esté dando con queso, como causa de nuestra perversa y maléfica condición interior, sino porque a dicho caballero ya le hemos pillado en muchas mentiras (y por lo que ya no nos fiamos ni un pelo), todas ellas dirigidas a desviar la atención del lector de su manifiesta incapacidad para rebatir nuestros argumentos hacia nosotros y con toda clase de mentirosas artimañas, que lo único que hacemos ¡pobres de nosotros! es denunciar las disparatadas enseñanzas que promulga y tendentes a extraviar a quienes las leen (Mat. 24:4-5). Y peligro real, como queda probado por esos mismo correos que recibe y que tan ufanamente publica, en dónde algunos hasta le  agradecen el que les haya “arreglado” la vida con su enseñanza de que con solo bautizarse, uno ya pasa a calificar como Hijo de Dios, por tanto hermano de Cristo y en consecuencia, co-heredero del reino de Dios en calidad de rey y sacerdote…… lo cual es mentira obviamente, según nosotros continuamente estamos señalando en nuestros artículos y extremo que dicho caballero no nos ha podido rebatir hasta el momento; sin embargo y pertinazmente asentado en esa mentira, continúa publicando dicha enseñanza a pesar de su reconocida incapacidad para poder desmentir nuestras razonadas objeciones sobre la misma.

Pero también ha mentido, cuando en muchas ocasiones ha denunciado que nosotros rehuimos el responderle a determinados asuntos, cuando el caso es que le hemos tenido que recordar, que los tenía respondidos desde hacía tiempo y como ustedes pueden comprobar, por ejemplo, en un pequeño resumen de ello, publicado en nuestro escrito del 20/10/11, titulado “El “correcaminos”…… y “el coyote”” y del que por cierto, no ha rebatido ni uno solo de los argumentos expuestos en el mismo. Y continúa mintiendo, cuando afirma de que él es un “ungido” o un Hijo de Dios y cosa que seguirá siendo así, mientras no demuestre que nosotros estamos equivocados en lo afirmado en algunos de nuestros artículos y de entre los que destacamos “La Iglesia de Cristo…… ¿dónde está?” (12/07/11), o el más reciente “Pero…… ¿y quién nos bautiza?” (02/11/11) y a los que hasta donde conocemos , no ha presentado ninguna objeción; y siendo el caso que en ellos negamos de manera contundente, que en este momento existan sobre la tierra dichos Hijos de Dios y por tanto, la veracidad de la afirmación de dicho caballero, en el sentido de que él es un “ungido” o Hijo de Dios. Y miente, cuando en este mismo artículo que estamos considerando, afirma lo siguiente:

Pero sorprendentemente, el “ex-Testigo de Jehová”, el Sr. Armando López Golart, no ataca ninguna doctrina de la WT hasta el momento, y sólo ha dicho algunas palabras en contra de la secta cuando yo lo presioné a que lo haga. Después de decir algunas palabras sobre la WT, no le hemos visto publicar ningún artículo más en contra de la secta, y de hecho, no hay ningún tema publicado por él en contra los Testigos de Jehová desde que fundó su blog, salvo el que hemos ya mencionado, y que fue publicado sólo por exigencia mía.” (Negritas nuestras).

Luego no solo mintió en su momento en este extremo, sino que de nuevo vuelve a incidir en la misma mentira, porque veamos: D. Mario “el mentiroso”, hace referencia en ese párrafo a un correo que hace un tiempo nos mandó y que ya dimos a conocer anteriormente, expresado en los siguientes términos:

apologista commented on ¿Y QUÉ HAY DEL APÓSTOL JUAN?

Armandito, no te olvides de escribir algún artículo sobre los errores de la Watchtower, para que ayudes a muchos Testigos de Jehová. Y es que hasta ahora no te has preocupado en criticarlos como lo vienes haciendo conmigo…¿será que eres un TJ infiltrado? A ver si te atreves, por favor, y nos sacas de dudas.

Ingeniero Mario Olcese (Apologista)

(Negritas nuestras).

Y el cual fue inmediatamente atendido por los autores de este blog, con la reposición integra de un artículo que habíamos publicado el 30/12/09 (más de año y medio atrás en el tiempo) y en donde manifestábamos las razones del por qué no dedicábamos nuestro tiempo y energías en atacar a los Testigos de Jehová, pero en dónde dejábamos perfectamente clara nuestra posición en cuanto a lo que de ellos pensábamos…… y que por supuesto, continuamos pensando. Y artículo que ustedes tienen a su disposición, bajo el mismo título de su predecesor ya citado, “Una lanza en favor de los Testigos de Jehová” y publicado el día 16 del pasado mes de Octubre. Pero dicho caballero se muestra contumaz en el arte de la mentira, cuando de nuevo da a entender en el escrito que estamos considerando, que nosotros no nos hemos pronunciado nunca en contra de los TJ y algo que como podrán comprobar, si así lo desean y leyendo dicho artículo, es falso de toda falsedad. Pero es que además en muchos de nuestros escritos, hemos afirmado sin lugar a dudas y actitud  que mantenemos, asumir como nuestros los planteamientos que desde el blog de Lavasori (de D. Franco Olcese, hermano gemelo de D. Mario), se hacen en contra de dicha secta; es más, del mismo hemos afirmado y reiteramos nuestra afirmación, de ser el blog más serio, exacto y veraz de cuantos se publican en la red, acerca de los desmanes de la citada y fraudulenta organización…… y si eso no es pronunciarse o tomar uno determinada posición, pues en fin, que venga Dios y lo vea, que diría el castizo.

También es cierto, que siempre hemos hecho la salvedad de que nuestra coincidencia con D. Franco, es de un 99%, pues nosotros salvamos de la “quema” a los curritos de a pie de dicha secta (su base social, por llamarla de alguna manera), a diferencia del citado autor, que no hace excepciones y los mete a todos en el mismo saco. Y es que nosotros consideramos que la mayoría de esa base social (de anciano para arriba y que ya es clase dirigente, a nuestro entender la cosa ya cambia radicalmente), aunque engañada, está compuesta de buenísimas personas, de buena fe, honestas y honradas, que creen sinceramente estar al servicio a Jehová y que se esfuerzan lo indecible, para ajustar su vida a la normas de las Escrituras. Pero con todo y eso, ya en su día y como respuesta a un artículo del propio Apologista titulado “Los líderes Testigos de Jehová, son guías fraudulentos” (13/04/10), en dónde cargaba las tintas sobre los dirigentes de dicha secta, publicamos una réplica en donde poníamos a “caldo” a esa apoltronada clase dirigida, que nos continúan pareciendo buenas personas…… pero excesivamente cómodas; y titulándose el escrito en cuestión “A cada uno lo suyo”, que si lo desean leer, pueden encontrar publicado el día 14 de Abril de 2010. Y con lo cual queda probado, que nuestra posición al respecto está fijada desde hace mucho tiempo y lo que acentúa la capacidad de mentir del Sr. Olcese y que de manera artera, de nuevo deja caer la idea de que no nos hemos manifestado en contra de dicha fraudulenta organización, para como hemos dicho, apartar la atención de su “parroquia” de su manifiesta incapacidad para plantar cara a nuestras objeciones y poniendo con ello, como suele decirse, la pelota en nuestro tejado. Sin embargo, nuestra posición queda perfectamente clara y debidamente ratificada, en nuestro artículo “Los problemas de la falsa religión” (07/09/11) y más recientemente, ya señalando directamente a dicha organización, en el que publicamos el día 2 del corriente mes de Noviembre y del que ya hemos citado “Pero…… ¿y quién nos bautiza?”.

Y es ante tanta mentira y no porque nosotros seamos “individuos” corrompidos y de retorcidas entrañas, por lo que dudamos de la veracidad de esos correos que transcribimos en nuestro artículo y por lo cual demandamos la necesidad de una aclaración…… a la que creemos tener derecho, por vernos implicados en los mismos. Porque curiosamente cumplen con la finalidad perseguida por dicho personaje: por una parte se nos desacredita personalmente y a partir de determinada anterior pertenencia, lo cual se supone que vicia e invalida nuestras claras objeciones y por otra, se transmite la idea de que los lectores apoyan la tesis de D. Mario, como cierta y veraz. Pero nosotros, que no nos chupamos el dedo (como se dice coloquialmente), ya conocemos de las arteras artimañas del citado caballero para, ante su manifiesta incapacidad de responder a nuestro total descuerdo sobre sus enseñanzas y planteamientos, intentar desviar la atención de sus lectores hacia nuestra supuesta tendencia hacia dicha organización de los TJ. Con el lógico resultado de que peor se lo pone a sí mismo el propio D. Mario, pues a poco que uno lo razone por un momento, ya sería de escándalo que dos “infiltrados” de dicha secta, le sacaran los colores y le pusieran en ridículo (como realmente está ocurriendo) al obligarle a recurrir a todo tipo de estratagemas para justificar el no ser capaz de responder a lo que en contra de sus disparatadas enseñanzas publicamos…… ¿o es que nuestra condición de supuestos “infiltrados” de esa organización, va en menoscabo o desmerecen nuestras afirmaciones? ¿O es que el que D. Mario nos califique de “ex miembros” (noten el entrecomillado que usa en su escrito) de la citada secta, quita veracidad a los argumentos y a los textos que los apoyan, que en definitiva son los que valen, usados en nuestros escritos para demostrar la falsedad de sus enseñanzas?

Porque en definitiva de eso es de lo que se trata y no de que uno sea de una tendencia o de otra, pues como hemos dicho en alguna ocasión: “¿Qué más da que el gato sea blanco o sea negro, si a la postre caza ratones?”…… o dicho de otra manera y para entendernos ¿qué más da cuales sean nuestras tendencias religiosas (que no son las que el Sr. Olcese nos imputa, por supuesto), si de cualquier manera tenemos razón en nuestros planteamientos y lo cual queda probado, al no poder dicho caballero rebatir los argumentos en ellos expuestos? ¿O de qué estamos hablando aquí, de simpatías personales hacía determinada organización religiosa o acerca de enseñanzas bíblicas de todo punto incorrectas, como las que publica el Sr. Olcese y que es de lo que nosotros estamos tratando? O yendo al extremo ¿qué ocurriría si el que le dijera a dicho caballero que su enseñanza acerca del ungimiento “automático” como Hijo de Dios después del bautismo en agua, es una burrada que no enseña la Biblia? ¿Tendría menos valor la objeción por el mero hecho de que se la formule un TJ, que si se la formulara un católico, un adventista o un anglicano, por decir algo? Luego lo que está claro, es que solo busca excusas para justificar su falta de capacidad para dar respuestas a las cuestiones planteadas.

Porque claro, cuando D. Mario se toma la molestia de responder tan raudo y veloz, a esa alusión de la que es objeto en nuestro escrito, como mínimo sorprende el hecho de que aún no se haya pronunciado acerca de los artículos “¿Reinará Abrahán con Cristo, en el reino de Dios?” (26/10/11); o “Rev. 5:8-10…… y Apologista Mario Olcese” (30/10/11); o en su defecto, al ya citado del día 2 de este mes de Noviembre “Pero…… ¿y quién nos bautiza?” y en los que se alude a lo falso de su afirmación de ser un Hijo de Dios, así como a su manifiesta incapacidad para entender las Escrituras…… y hacerlo por supuesto como hay que hacerlo, o sea, tal como lo hacemos nosotros, señalando aquellos textos mal interpretados o en su defecto mal aplicados. Y no como tiene por costumbre el Sr. Olcese, de continuar publicando los mismos disparates, vez tras vez y a machaca martillo, como si por medio de repetir hasta la saciedad una burrada, esta llegue en algún momento a ser creíble…… o como acabamos de señalar, intentando desviar la atención del personal mediante escritos como el que estamos analizando. Cuando en realidad, la cosa no puede ser más fácil: sencillamente tiene que hacer un llamado a esos fieles seguidores, en el sentido que nos manden un correo a la siguiente dirección electrónica: habacuc-2@hotmail.com y señalando el hecho de que se hacen responsables de las citadas afirmaciones y lo cual nos permitirá el podernos defender y responderles con la atención que nos merecen tales comentarios.

Y no hace falta que se ponga hecho un basilisco contra nosotros, porque tengamos más que razonables dudas sobre la veracidad de esos correos, siempre en vista de los precedentes señalados. Pero permítannos que señalemos un párrafo de su escrito y en el que dice como sigue:

Creo que no vale la pena perder el tiempo debatiendo en lo que no admite mayores disquisiciones, y más bien he optado por no arrojar las perlas delante de los cerdos, tal como lo mandó Jesús. Y definitivamente he limpiado mis pies y me he retirado de los debates que no conducen a nada. Dice 2 Tim. 2:16: “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”.

Y en el que según parece, afirma su deseo de no perder el tiempo y por lo que parece haber optado por no desperdiciarlo, no continuando “echando perlas a los cerdos” según Mat. 7:6 (esperamos que no sea una indirecta), a la vez que para apoyar su decisión de cesar en la discusión entre ambas partes, usa 2 Tim. 2:16…… en una nueva muestra de deficiencia en su entendimiento de lo que dice la Biblia y en consecuencia, de la correcta aplicación de un texto bíblico. Porque en el primero de ellos, citado en el sermón del monte por Jesús, se hace referencia a personas que despreciaban  como de ningún valor la Palabra de Dios y que obviamente, nada tiene que ver en el caso que nos ocupa; y en la cita del pasaje de 2 Tim. 2:16, Pablo estaba haciendo referencia a no entrar en discusión con aquellas personas que, como argumentos principales para sus objeciones, usaban las filosofías paganas vigentes en aquel tiempo para apoyar sus creencias y algo que queda claro, cuando vemos lo que Pablo le había aconsejado en su primera carta a su joven discípulo Timoteo:

Oh Timoteo, guarda lo que ha sido depositado a tu cuidado, apartándote de las vanas palabrerías que violan lo que es santo y de las contradicciones del falsamente llamado “conocimiento.” (1 Tim. 6:20).

Y que tampoco es de lo que estaríamos hablando, porque veamos: en el primer caso, nosotros respetamos profundamente la Palabra de Dios y en el segundo, solo usamos textos bíblicos para hacer defensa de nuestros planteamientos y los cuales, hasta el momento, el Sr. Olcese no ha podido rebatir. Por lo tanto tenemos que pensar, que en esa aparente intención de dejar esta discusión (eso parece deducirse del contexto de su palabras), no hay más que el reconocimiento implícito de su impotencia para, mediante textos bíblicos correctamente usados, ser capaz de rebatir nuestras objeciones; y es que aún es el momento en que nos haya podido señalar algún pasaje de los innumerables que hemos usado en tanta discusión, como mal interpretado o en su defecto, mal aplicado…… y que es lo que realmente cuenta. Y circunstancia que tantas veces se ha producido en el caso de D. Mario, en donde le hemos tenido que rectificar, por ejemplo y para no ir más lejos, en el caso de Efe. 2:20 (07/10/11), o en el de Oseas 3:4-5 (10/10/11), o quizás en el de Rev. 5:8-10 (30/10/11); y ello por no hablar de salmos aplicados a unos, cuando estaban escritos para otros, o el caso de cierto salmo profético que aplicó a una persona que ya había fallecido, lo cual ya son narices…… y todo eso, que lo tienen ustedes publicado en nuestro blog, sigue sin ser respondido por el Sr. Olcese.

Pero que en todo caso, lo de menos importancia es el hecho en sí mismo de que dicho caballero no pueda o no quiera responder a nuestras objeciones y que sinceramente, nos tiene sin cuidado en lo personal, pues no es nuestra intención el ganar una batalla. Lo que deseamos tan solo y por ello nuestro constante consejo de que contrasten cualquier cosa que se les explique o se les pretenda hacer creer con su ejemplar de la Biblia, es desenmascarar falsas y engañosas enseñanzas (las de quién sean), mediante las cuales se está extraviando a muchas personas que, desconociendo el contenido de las Escrituras, se fían de lo primero que cualquier “iluminado” que se auto-identifica como “ungido” o Hijo de Dios les cuenta y sin apercibirse de que se las está apartando de la verdadera enseñanza contenida en el registro sagrado. Porque en resumidas cuentas, a quiénes compete el dar y quitar razones es a ustedes, los lectores que nos siguen en estos debates, pues de hecho nuestra intención al participar en los mismos no tiene otro objetivo que el de facilitar a quien así lo desee, el poder aprender de las Escrituras. Y con ello además, de lo que en realidad se nos dice acerca de nuestro futuro en ellas  y no esas milongas que nos cuenta Apologista Mario Olcese (como tantos otros), por ejemplo, que todos los bautizados reinarán con Cristo…… y que ya nos disculparán ustedes, pero ¡cuidadito que ya hay que ser lerdo, para creerse semejante estupidez!

MABEL