Archivo para agosto, 2011

MÁS PREGUNTAS PARA APOLOGISTA…… QUE NO RESPONDE.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 28/08/2011 by Armando López Golart

El día 25 de este mes de Agosto, D. Mario Olcese publicó un nuevo video “Los fieles del Antiguo Testamento y la iglesia neo-testamentaria”, reafirmándose en la idea que los patriarcas Abrahán y David, entre otros notables del AT, reinarían con Cristo en el milenario reino de Dios. Pero sabemos que los tales gobernantes, para heredar el reino, precisan de ser reconocidos como Hijos de Dios, según palabras del propio Jesucristo:

Jesús le dijo: “Deja de colgarte de mí. Porque todavía no he ascendido al Padre. Pero ponte en camino a mis hermanos y diles: “Asciendo a mi Padre y Padre de ustedes y a mi Dios y Dios de ustedes”.” (Juan 20:17).

Luego siendo así, los personajes del AT citados (Abrahán, David, etc.) y antepasados de Jesús, obviamente tuvieron y como afirma D. Mario, que ser nombrados Hijos de Dios y por tanto, hermanos de Jesucristo, para poder gobernar con él en el reino ¿no es así? Sin embargo, eso no es, lo que leemos en el Sal. 45:16:

En lugar de tus antepasados (o padres, según versiones) llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.” (Acotación nuestra).

Luego si pasan a convertirse en hijos de Jesucristo, que no hermanos y en consecuencia no pueden ser Hijos de Dios……

¿Cómo entonces, pueden heredar el reino en calidad de “gobernantes” del mismo?

Y por otra parte, tenemos el pasaje de Rom. 8:29 y que el Sr Olcese, incomprensiblemente, usa para apoyar su teoría y en el que Pablo, hablando de Jesucristo, nos dice lo siguiente:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.” (Notemos el formato en singular del texto y que nos habla de un solo Hijo),

Y por lo cual lo que nos dice este pasaje, es que Jesucristo fue el modelo a partir del cual otros fueron hechos a su imagen y siendo por tanto, el primogénito de entre ellos…… o sea, el punto de partida de algo. Luego, si los citados personajes realmente hubieran sido nombrados Hijos de Dios en su momento y por lo tanto, antes que lo fuera Jesucristo……

¿De qué manera entonces, podría ser Jesucristo el modelo de “otros” y además, el “primogénito” de entre muchos hermanos?

Y quedamos a la espera de su respuesta…… por cierto, que con estas dos preguntas, ya nos debe cinco. Pero no se preocupen, que estamos preparando un artículo para que ustedes, queridos lectores, vean la peculiar manera que tiene D. Mario de dar atención a las preguntas que le planteamos desde este blog.

MABEL

RESPONDIENDO A D. MARIO OLCESE.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 18/08/2011 by Armando López Golart

Como primera providencia, D. Mario, permítame decirle que si usted se ha sentido ofendido, le presento públicas disculpas…… pero también me permito señalarle, que una cosa es insultar y otra muy distinta, es constatar una realidad; que nos podrá gustar o no, cierto es, pero que continúa siendo una realidad. No obstante, ahí están mis disculpas.

En cuanto a su primera pregunta, debo responderle que esa situación por usted planteada, no se puede producir y por lo tanto no hay caso, porque los textos que usted usa para tan extravagante afirmación, cuando se sitúan en su contexto natural y lo cual tiene perfectamente explicado, en mi artículo “Otro “errorcillo” del Sr. Olcese” en el caso del Salmo 110  y en el anterior a este “¿De qué va usted, D. Mario?”, en el caso de Rev. 2:26-27; 12:5 y 19:15, para nada apoyan su disparatado planteamiento. Por lo tanto, yo emplazo a todos aquellos de sus lectores que deseen conocer mi respuesta a esta primera cuestión que me plantea, que visiten mi blog y leyendo ambos artículos, saquen sus propias conclusiones.

En cuanto a su segunda pregunta, acerca de Zac. 14:16 en adelante, es cierto que no le respondí a esa cuestión, pero espero que comprenda que llevo mucha tarea entre manos y que no disponía de suficiente tiempo para considerarla con la debida atención (hay muchas cosas que yo no sé y necesito prepararme) y pensé que respondiendo a las otras cuestiones que usted me formulaba y de las que tenía más conocimiento, había más que suficiente. Y es que yo entendí, que si tenía razón en mis planteamientos con respecto de ellas, obviamente aunque yo no conociera en ese momento el significado de ese pasaje de Zacarías, este no podía ir en sentido contrario de manera alguna, al significado de esas otras cuestiones y a las que sí di respuesta.

Por lo tanto, es muy sorprendente que mientras no me dice absolutamente nada sobre si tengo razón o no, en cuanto a esas otras cuestiones atendidas, se limite a llamarme la atención sobre el único pasaje al que no respondí…… qué curioso ¿no? No obstante, D. Mario y puesto que me lo demanda, yo me comprometo públicamente a responderle adecuadamente a esa cuestión de Zac.14:16, cuando usted me responda a las dos preguntas que con anterioridad le formulé:

Teniendo en cuenta de la categórica afirmación  de Jesús en Juan 3:5, en el sentido de que a menos que uno hubiera nacido del agua y del espíritu, no podía entrar en el reino de Dios……

¿A partir de cuándo, según usted, se hicieron accesibles dichos requisitos, para aquellos que desearan alcanzarlos?

Y como segunda pregunta y habida cuenta de que cuando inicia el milenio, en la tierra solo están, repito, solo están los gobernantes del reino, por una parte y la gran muchedumbre de sobrevivientes de la gran tribulación, por otra y que según usted, también tienen que gobernar en el reino junto a Cristo……

¿De dónde salen entonces, los “súbditos” de ese reino?

Ya después de eso, D. Mario, averiguaremos si se les trata a patadas o no; pero primero, creo que sería oportuno saber de quién estamos hablando ¿no le parece a usted?

Y es que con un mínimo de educación y caballerosidad, usted jamás me habría formulado estas preguntas, sin antes haber cumplimentado las mías, aunque solo fuera por el hecho…… de que yo pregunté primero. Por lo tanto, es usted un maleducado y un mal caballero; y de nuevo tengo que recordarle, que no estamos hablando de un insulto, sino de la mera constatación de una realidad…… ahí tiene la prueba. Lo que ocurre, es que mientras yo puedo contestar a sus preguntas, usted no puede contestarme las mías y si no es así…… pues adelante, esperamos todos encantados sus respuestas. Y procure ser conciso y probar sus afirmaciones con los debidos textos bíblicos de apoyo y no irse, como hace siempre, por los cerros de Úbeda. Y es que si usted no apoya sus argumentos con los pertinentes textos bíblicos, no pasan de ser simples opiniones personales sin valor alguno.

En cuanto a su tercera pregunta, no es nada difícil el saber a quién tiene uno por cabeza, por lo que no entiendo su ignorante actitud; y es que Pablo nos lo explicó de forma elocuente y sin ningún género de dudas:

Pero quiero que sepan que la cabeza de todo varón es el Cristo; a su vez, la cabeza de la mujer es el varón; a su vez, la cabeza del Cristo es Dios.” (1 Cor. 11:3).

Y por otra parte, no puede usted olvidar, que la humanidad y por derecho de “recompra”, en virtud de su sacrificio redentor, pasamos a convertirnos en hijos de Jesucristo (el segundo Adán) y que es lo que significa, el que Jehová le conceda el título, entre otros, de “Padre Eterno” (Isa. 9:6). Excepción hecha, claro está, de aquellos que Jehová elija para reconocerlos como Sus Hijos adoptivos, en consecuencia hermanos de Jesucristo y por lo tanto, herederos junto a él del reino en calidad de gobernantes y cuya cabeza, ya pasa a ser entonces, el propio Jehová, como Padre de ellos. Y si en el texto citado vemos a Jehová como cabeza del Cristo, obviamente por ser Su Padre…… pues más razón para Pablo, en el sentido de que Cristo es nuestra cabeza, por ser nuestro nuevo Padre (por decreto de Jehová, como hemos visto), al habernos comprado a todos por medio de su sangre…… ahora bien, si usted quiere cambiar el arreglo de Jehová…

Y en cuanto a la cuarta pregunta, tengo que partir de la base de que los dos estamos de acuerdo, en que la Biblia no se contradice. Por lo tanto, Pablo no podía estar hablando de ninguna manera de Abrahán como heredero de un mundo en calidad de gobernante, al igual que Cristo y sus asociados, dado que Abrahán no era Hijo de Dios, como tiene perfectamente probado en mi artículo antes mencionado “¿De qué va usted, D. Mario?” y por lo que de nuevo, me tomo el atrevimiento de emplazar a sus lectores y si realmente desean conocer mi respuesta, a leer dicho escrito…… y del que usted, por cierto, tampoco me ha dicho ni mu. Y es que el mundo, D. Mario, aparte de Cristo y sus asociados, también lo heredan, los sobrevivientes de la gran tribulación, así como aquellos que durante el milenio irán resucitando…… solo que en calidad de súbditos; más o menos cualificados, eso sí, pero súbditos en definitiva ¿o no sabe usted lo que es una herencia? Vea un pequeño ejemplo: un hijo mayor y sus hermanos heredan de su padre, una gran mansión y otros muchos bienes, mientras que los miembros de la servidumbre y por un fiel servicio, el derecho a un empleo vitalicio…… los hijos, encabezados por el hermano mayor, pasan a ser los nuevos amos y los sirvientes, pues continúan siendo sirvientes, pero “herederos” en cuanto al amo original y autor del testamento, de un puesto de trabajo vitalicio…… luego ¿son herederos o no?

Y ya que estamos metidos en harina y relacionado con este tema, permítame por favor, una nueva pregunta:

¿A quién se dirigía Jesucristo, cuando dijo aquello de “…… hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo”? (Mat. 25:34), ¿quiénes eran esos “ustedes”, D. Mario?

Espero que haya quedado complacido y con ello no quiero decir, que mis respuestas le hayan convencido, pero eso es lo que yo entiendo acerca de los asuntos que me plantea; y por cierto, volviendo a lo mío…… ¿para cuándo D. Mario, la respuesta a mis tres preguntas? Observará que yo he cumplido con la diligencia apropiada al caso.

Armando López Golart

EL PARTO DE LOS MONTES.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , on 17/08/2011 by Armando López Golart

Esta fábula, muy breve, relata cómo los montes dan terribles signos de estar a punto de dar a luz, infundiendo pánico a quienes los escuchan; sin embargo, después de señales tan asombrosas, los montes paren un pequeño ratón. Por lo tanto, la fábula y su enunciado “El parto de los montes”, hacen referencia a aquellos acontecimientos que se prevén como algo mucho más grandes o importantes, de lo que realmente terminan siendo. Y así nos ha pasado con el Sr. Olcese, que tras casi dos días (15 y 16) de silencio absoluto, nos hacía maliciar que estaba preparando algo gordo, en respuesta a las dos preguntas que le formulábamos el pasado día 12 y del artículo que le dedicamo temprano en el día 15; sin embargo, nada de eso ha sucedido. Porque lo único que ha publicado y a última hora del día 16, ha sido un raquítico artículo (tanto por extensión, como por nivel intelectual) titulado “¿Son amigos o enemigos de Jesús, los súbditos de su reino?” y en respuesta a no sabemos qué. Por lo tanto y como ya aseverábamos en su momento, no han sido atendidas las preguntas que el día 12 le formulamos, ni los argumentos que le presentábamos acerca del porque Abrahán y David no pueden ser Hijos de Dios, en el artículo del día 15 y que bajo el título “¿De qué va usted, D. Mario?”, colgamos en nuestro blog; y así…… suma y sigue. Y es que llevamos una serie de artículos rebatiendo muchas de sus enseñanzas y de ninguna manera ha sido capaz de responder a alguna de ellas como hay que hacerlo: desmontando los textos bíblicos usados en las citadas objeciones y con ello, por extensión, los argumentos que las acompañan.

Sin embargo, ahí tienen ese bodrio infumable, compuesto básicamente de textos que le citábamos en nuestro artículo, que colocados en su respectivos contextos, para nada apoyan su planteamiento, como por ejemplo el Sal. 102:2, o los de Rev. 2:27; 12:5; 19:15 y que en el citado artículo del día 15, le explicábamos con todo detalle y extremo, que D. Mario no nos ha podido negar. Lo que sí hace, en cambio, es contarnos una de mafiosos (sí, sí…… como lo oyen), a la vez que nos ofrece unas conclusiones dignas de la antología del disparate, como por ejemplo, en el primer párrafo de su escrito, en donde citando de Luc. 19:27, nos dice lo siguiente…… aunque primero leeremos el texto en cuestión:

Además, a estos enemigos míos que no querían que yo llegara a ser rey sobre ellos, tráiganlos acá y degüéllenlos delante de mí.”

Y ahora sí, vean la “brillante” conclusión del Sr. Olcese :

“…… ¿cómo debemos entender esto? ¿Reina Jesús sobre sus enemigos o no? La cuestión es: ¿Pero acaso dice Jesús que todos sus enemigos serán decapitados? NOOO! Sólo aquellos que no querían que él reinase sobre ellos, pues seguramente habrá enemigos que sí querrán que él sea rey sobre ellos, aunque los tendrá que regir de todos modos con vara de hierro.” (Negritas nuestras).

Y si no pega, pues le ponen un poquitín de cola y apañaos…… porque no nos negarán que la cosa tiene su guasa; y es que afirmar semejante estupidez, que habrá enemigos de Jesús “que sí querrán” que éste gobierne sobre ellos, no lo hace ni al que se le ocurrió asar la manteca y mira que ya era tonto. Porque no se trata de dar una simple opinión como mera posibilidad de que algo ocurra… “pues seguramente habrán enemigos que sí querrán……”, sino de sacar textos bíblicos que confirmen tal extremo y cosa que no puede hacer, porque no los hay; porque de haberlos habido, ya los habría sacado. Los que usa y colocados en sus respectivos contextos, ya les hemos dicho que no apoyan semejante disparate. Pero veamos otra y que sigue a continuación de la película de mafiosos y estableciendo una relación, entre el relato mafioso y el caso de Jesús, lo que ya tiene sus bemoles:

Del mismo modo, Cristo tendrá enemigos dentro de su reino, pues éstos aceptarán su invitación, su autoridad y poder, pero que serán de todos modos regidos con vara de hierro.”

Lo que ocurre es que nosotros (ignorantes que somos, ya nos sabrá disculpar tan “entendido” caballero), no sabemos de ningún lugar en las Escrituras, en donde se refleje semejante estrafalaria invitación, impropia de Jesús por otra parte…… y “pequeño” detalle que el Sr. Olcese, por supuesto, tampoco nos aclara. Porque la realidad, es que todo son simples ocurrencias desesperadas, a la par que disparatadas, sin ningún tipo de apoyo bíblico (de lo contrario ya nos lo habría mostrado), para mantener absurdos planteamientos en los que le hemos dicho que está equivocado y que se ve impotente para demostrar lo contrario.

Lo que sí sabemos (nosotros, claro, él no) es que al comienzo de la profética séptima semana de Dan. 9:27, dará comienzo la gran predicación de Mat. 24:14 y que tiene una duración de 1.260 días (tres años y medio), según Rev. 11:3 y espacio de tiempo en el cual las personas tiene que tomar posición: o aceptan el reino de Dios…… o lo rechazan, no hay término medio. Y circunstancia que confirman las palabras de Jesús, en Mat. 12:30:

El que no está de parte mía, contra mí está; y el que no recoge conmigo, desparrama.”

Luego se está en contra o a favor; por lo tanto y por coherencia, Jesucristo no puede extenderle a uno que manifiesta estar en su contra, luego enemigo suyo, la invitación de vivir bajo un reino que ese uno, acaba de rechazar.

Terminado ese tiempo, inicia la Gran Tribulación (Rev. 7:14) y en donde aquellos que hayan aceptado el reino, serán ocultados de la ira divina (Sof. 2:3; Gén. 7:16; Sal. 31:20; Sal. 91; Isa. 26:20), mientras que aquellos que lo hayan rechazado, serán abandonados (Mar. 24:40) y todos destruidos en la citada Gran Tribulación. Y ya que D. Mario soporta su argumento sobre la interpretación que hace del pasaje de Luc. 19:27, La Biblia de Jerusalén (la única que lo vierte de esa manera), nosotros le citamos de la versión, Traducción en Lenguaje Actual, que lo vierte de esta otra:

En cuanto a mis enemigos, tráiganlos y mátenlos delante de mí, porque ellos no querían que yo fuera su rey.”

Pero vean como es señor tergiversa las cosas, mediante manipulación y con lo que de forma consciente y repudiable, está engañando a todos sus lectores; lean con atención el siguiente comentario y que se encuentra en el tercer párrafo del artículo (perdón, queríamos decir del infecto bodrio que ha perpetrado) que estamos analizando:

También es interesante leer la Nueva Versión Internacional, que lo vierte, así: “Pero en cuanto a esos enemigos míos (no todos sus enemigos!) que no me querían por Rey…” (esto implica que hubo otros que si lo querían por rey!).”

Pero veamos lo que ustedes leerán, si no se fían de D. Mario y buscan en la citada traducción, por su cuenta y riesgo:

Pero en cuanto a esos enemigos míos que no me querían por rey, tráiganlos acá y mátenlos delante de mí.”

Luego prácticamente el mismo sentido de la versión Traducción en Lenguaje Actual y que nosotros les hemos señalado: los que no le querían como rey, eran considerados sus enemigos y por tanto, ejecutados…… y punto pelota; circunstancia que se desarrolla durante la batalla de Armagedón y que sucede antes de la instauración del reino…… y siendo en ese sentido, que se pronuncian todas las traducciones a nuestro alcance en lengua española y que nos hemos tomado la precaución de comprobar, una por una. Ahora bien ¿dónde está la diferencia de lo que D. Mario nos cuenta que dice la traducción Nueva Versión Internacional, sobre Luc. 19:27, con lo que realmente dice y que nosotros les hemos transcrito? Pues sencillamente en el paréntesis (-) que el Sr. Olcese coloca en ese texto y que no consta en el original; de tal suerte que el lector de ese bodrio/artículo escrito por dicho caballero, llegue a la conclusión que esa es una aclaración del traductor, autor de esa versión y que por lo tanto, las cosas son como se las explica D. Mario. Y es que cuando uno es honrado y siempre va con la verdad por delante, cuando coloca una aclaración de ese tipo, para ayudar al entendimiento del lector sobre el sentido de un texto, al final del texto o textos que se trate (y como siempre hacemos nosotros), se añade la coletilla “(Acotación nuestra)”, para no llevar al engaño al lector en cuestión. Pero claro, ya hemos dicho que eso lo hacemos los que somos honrados y siempre vamos con la verdad por delante y el Sr. Olcese, no es de esta cuerda…… y ahí tienen el ejemplo. Pero lean el artículo en cuestión rápido, porque igual es capaz de borrar ese paréntesis…… y es que sabemos de lo que les estamos hablando.

Pero es que para más inri, ese “señor” ha mandado a un servidor (Armando López Golart) y a mi correo personal, copia de ese bodrio con el siguiente encabezamiento: “Armandito, eso no tiene errorcillo!!!”. Y que no me negarán, que ya hay que ser estúpido para hacer esto; y les ruego perdonen nuestra salida de tono, pero es que con las cosas de Jehová, en este blog no admitimos ninguna broma. Porque es una broma de muy mal gusto, aparte de una burla a sus lectores y no hablemos ya, de un escarnio al propio Jehová, que con la cantidad de argumentos y textos que tiene rebatidos y a los que es incapaz de dar un sola respuesta medio coherente, se dedique a repetir vez tras vez, los mismos planteamientos, apoyándose en los mismos argumentos y textos que tiene rebatidos y con ello, tratándonos de imbéciles a todos…… y encima con retintín.

Por lo tanto y como conocemos nuestros límites, lo dejaremos aquí; pero nos comprometemos con ustedes, a dentro de poco, hablarles del pasaje de 1 Cor. 15:25 y con el que ese señor, inicia su exposición y como argumento “poderoso” para cimentar su planteamiento, porque claro…… “esa declaración no se puede borrar de la Biblia”. Es más, a nuestro entender no se debe de borrar de la Biblia, porque para los que entendemos dicha declaración, no representa ningún problema, pero para un analfabeto integral en las Escrituras como es el personaje en cuestión, no es más que otro obstáculo en donde meter la pata hasta el corvejón…… como ha hecho.

Por cierto y en línea con lo que acabamos de afirmar, el Sr. Olcese y al inicio de su escrito, establece una relación de causa entre el Sal. 110:2, con el Sal. 72:9 y lo cual es falso, porque no hablan de lo mismo; veámoslo y transcrito directamente del mismo artículo, por lo que ni hemos corregido las faltas de ortografía:

Salmos 110:2: Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder;Domina en medio de tus ENEMIGOS.

Salmos 72:9: Ante él se postrarán los moradores del desierto,Y sus ENEMIGOS lamerán el polvo.

Y como verán ustedes, lo único que tienen en común, es que en ambos aparece la expresión “enemigos” y que el caballero en cuestión, se cuida muy bien de resaltar. Pero si el primero sí tiene que ver con Jesucristo, el segundo en absoluto, porque este segundo salmo estaba dirigido al rey Salomón. Y es que si ustedes buscan este salmo en distintas versiones, verán que tiene una dedicatoria y que en la mayoría de esas traducciones, casi un 80%, dicha dedicatoria se vierte de la siguiente manera: “A Salomón”; “Para Salomón” o “Himno a Salomón”. Luego ante esta situación, ese salmo no puede ser usado para referirse a algo que implique a Jesucristo, aunque solo sea por un mínimo de precaución. Pero como ese caballero y como hemos afirmado, es un analfabeto integral en cuestiones bíblicas, esa circunstancia del Sal. 72:9 la ignora…… porque si no es así, la cosa ya es mucho peor.

MABEL

OTRO “ERRORCILLO” DEL Sr. OLCESE.

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 16/08/2011 by Armando López Golart

Y es que no para en su intento de convencernos que no tiene ni idea de que va la película, en cuanto a entender la Biblia se refiere, porque veamos: en su video del 10 de Agosto “Las bondades del reino mesiánico”, D. Mario nos menciona el Sal. 89:19-29 diciendo “que Etán, el salmista, habla del pacto davídico y proclama que será cumplido cuando Dios haga a su primogénito, el más excelso de los reyes de la tierra” y refiriéndose, por supuesto, a Jesucristo. Hasta aquí bien, porque estamos hablando de un salmo eminentemente profético y dirigido a nuestros días, pero es que resulta que en un artículo anterior titulado “¿Será el legendario rey David, un mero súbdito de su reino?”, en uno de sus párrafos, cita el mismo Sal. 89 y en este caso el verso 20, pero aplicándoselo a David, que para el tiempo en que se escribió dicho salmo y como tuvimos que recordarle, ya había muerto; pero vean le cita:

¿Pero acaso nos hemos olvidado que David fue un ungido de Dios, un hijo de Dios y un rey destacable en Su reino (Sal.89:20)?” (Negritas nuestras).

Pero fíjense también, que en su actual cita, D. Mario nos dice y en línea con el versículo 27  “cuando Dios haga a su primogénito, el más……”, luego reconoce a Jesucristo como el “primogénito” de Dios…… pero que tal cosa no podría ser, si como absurdamente afirma, Abrahán, David o cualquier otro, hubiera sido reconocido en su tiempo, como Hijo de Dios: porque si ello hubiera sido así y siempre según nos afirma dicho caballero, Jesucristo podría haber sido el  segundo, el tercero, el vigésimo quinto o el que hacía treinta y siete mil, tres cientos setenta y un Hijo de Dios, por decir algo…… pero nunca el primero y que es precisamente lo que significa el término “primogénito”:

“…… porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos.” (Rom. 8:29).

Pero esto y con ser un despropósito, muy propio de quién lo afirma, es una minucia al lado de lo que les queremos contar y razón por la que escribimos este artículo. Porque a continuación de lo que les acabamos de señalar, D. Mario nos plantea la siguiente conclusión:

“……. en el Salmo 110, David dice que vendrá un tiempo, cuando Dios pondrá a los enemigos del Mesías como estrado bajo sus pies; eso ocurrirá cuando el Mesías extienda su cetro de poder dese Sión. En ese tiempo, el dominará en medio de sus enemigos, es decir, los enemigos de Jesús serán súbditos de su reino…… el gobernará sobre sus enemigos……”

Y el pasaje de ese Salmo 110 al que hace referencia, es el comprendido en los versos 1-2:

La expresión de Jehová a mi Señor es: “Siéntate a mi diestra hasta que coloque a tus enemigos como banquillo para tus pies”. 2 La vara de tu fuerza Jehová enviará desde Sión, diciendo: “Ve sojuzgando en medio de tus enemigos”.”

Luego la citada conclusión, no es más que un puro disparate sin fundamento bíblico alguno del Sr. Olcese, porque el problema de este planteamiento ya empieza, en que para después de la gran tribulación y que culmina con la batalla de Armagedón, que es cuando inicia el reino y Cristo y sus asociados toman posesión del mismo, sobre la Tierra solo están ellos y la gran muchedumbre de sobrevivientes de eso catastróficos sucesos causados por “la ira de Jehová” (Rev. 19:15b) y en donde el resto de la humanidad, ha sido totalmente destruida: luego solo esos sobrevivientes pueden ser los súbditos del reino y por tanto, los “enemigos” de Jesucristo (según disparatada idea de D. Mario), porque repetimos, no queda nadie más. Pero es que resulta que de esa gran muchedumbre de supuestos “enemigos”, se nos dice lo siguiente:

Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. 15 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda (en señal de aprobación) sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a  fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:14-17). (Acotación nuestra).

Luego esas personas podrán ser cualquier cosa, menos “enemigos” de Jesucristo: son personas que han aceptado su sacrificio redentor y “por eso”, están sirviendo a Dios día y noche y reciben en correspondencia, el bondadoso trato que se les dispensa: eso es lo que dicen las Escrituras…… siempre y cuando D. Mario no nos salga, conque Jesucristo no entendió ni jota de la revelación de su Padre Celestial, o que el ángel que se la transmitió a Juan estaba “pirao”, o que éste, no se enteraba de la película…… viniendo del Sr. Olcese y visto lo visto, cualquier cosa.

Y quizás ustedes, queridos lectores, se preguntarán ¿dónde está pues, el problema de este contrasentido? Pues una vez más, en la falta de capacidad del Sr. Olcese de tratar la Biblia con el respeto que se merece, o sea, sacando una vez más y en beneficio de su particular ego, unos textos de su contexto natural, para que parezcan decir aquello que él necesita que digan, para sostener sus disparatados planteamientos. Porque el contexto de esos dos primeros versos del Salmo 110 y que ya les hemos citado, son los 4 siguientes y que para nada nos hablan de un tiempo de gobernación, sino de un tiempo de guerra, juicio y destrucción:

Tu pueblo se ofrecerá de buena gana en el día de tu fuerza militar. En los esplendores de la santidad, desde la matriz del alba, tienes tu compañía de hombres jóvenes justamente como gotas de rocío. 4 Jehová ha jurado (y no sentirá pesar): “¡Tú eres sacerdote hasta tiempo indefinido a la manera de Melquisedec!”. 5 Jehová mismo a tu diestra ciertamente hará pedazos a reyes en el día de su cólera. 6 Ejecutará juicio entre las naciones; causará una plenitud de cuerpos muertos. Ciertamente hará pedazos al que es cabeza (suponemos que el anticristo, como representante de Satanás) sobre una tierra populosa.” (Acotación nuestra).

Porque es que además, solo la lógica y el sentido común nos dicen que la batalla de Armagedón, se tiene que pelear por algo y que este algo solo puede ser, precisamente, el acabar con los enemigos de Jesucristo, como se nos muestra en el profético Sal. 2:1-3:

¿Por qué han estado en tumulto las naciones y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía? 2 Los reyes de la tierra toman su posición y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido 3 y dicen: “¡Rompamos sus ataduras y echemos de nosotros sus cuerdas!”.”

No olvidemos, por otra parte, cierta afirmación de Jesús en lo que se conoce como la parábola de las minas y registrada en Luc. 19:11-27 y en donde hablando del momento de su futura segunda venida, incluye dos textos que no parecen tener demasiada relación con el sentido general de la ilustración. Uno lo encontramos en el versículo 14 y que nos dice así:

Pero sus ciudadanos lo odiaban y enviaron tras él un cuerpo de embajadores a decir: “No queremos que este llegue a ser rey sobre nosotros”.”

Y Jesús finaliza la ilustración, con otro texto (el 27) que, repetimos, nada parece tener que ver con el sentido último de la parábola en cuestión:

Además, a estos enemigos míos que no querían que yo llegara a ser rey sobre ellos, tráiganlos acá y degüéllenlos delante de mí.

Y lo cual no deja de ser un aviso a navegantes, acerca de la finalidad última de la batalla de Armagedón. Porque  si los que entran al reino, continúan siendo “enemigos” de Jesucristo ¿qué objetivo tendría esa citada batalla? ¿No quedamos en este Sal. 2:1-3, que son las naciones con sus mandatarios al frente, las que están contra Jehová y su ungido y que por lo tanto, no quieren que él llegue a ser rey sobre ellos? Luego es contra estas personas, sus “enemigos” que no le quieren como rey, que pelea Jesucristo y su ejército para destruirlas:

Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército.” (Rev. 19:19).

No perdamos de vista el hecho, de que el sentido correcto de Rev. 7:9, cuando nos habla de la gran muchedumbre, es el de miembros individuales de las naciones y no de la totalidad de los componentes de cada nación.

Y es que toda la Escritura, va orientada a que la venganza de Jehová o el día de Su ira, tiene que ver con la destrucción de aquellos que se oponen a su gobernación, por tanto sus “enemigos”, mediante Jesucristo y sus asociados (Sof. 1:14-18), así como de la salvación de aquellos que con ansia nos apegamos y esperamos el momento de la instauración de dicha gobernación sobre la tierra. Porque veamos que nos dijo Jesús:

Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca;39 y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.” (Mat. 24:37-39).

Y la idea que nos queda de ese pasaje, es que solo se salvaron aquellos que eran amigos de Jehová y que lo probaron mediante colaborar en la obra encomendada y la cual oportunidad para hacerlo, se extendió por los aproximadamente 50 años que se supone duró la construcción del arca. Porque solo ocho personas fieles a Jehová, no enemigas por tanto, sobrevivieron a ese cataclismo; luego si Jesús nos dijo que así como fueron los días de Noé, serían los tiempos de su presencia o venida, tendríamos que suponer con toda lógica que tanto aquellos que se opongan radicalmente, como incluso aquellos que no manifiesten su expreso acuerdo en que Jehová tome las riendas del  asunto, mediante el establecimiento de su reino, serán destruidos. Tomemos nota, que si bien Jehová trajo el diluvio por la maldad del hombre y que degeneraba en violencia (Gén. 6:5; 13), Jesús puso el acento en otro aspecto: en el hecho de que los miembros de aquella humanidad perversa “no hicieron caso”, obviamente a una advertencia recibida, ya que a Noé se le llama “predicador de justicia” (2 Ped. 2:5). La predicación de justicia que Noé hizo antes del diluvio, probablemente incluyó una llamada al arrepentimiento y una clara advertencia de la destrucción venidera, como se desprende del citado comentario de Jesús, en el sentido de que las personas “no hicieron caso” (o “no escucharon”, según versiones).

Luego lo que queda claro, es que una vez más el Sr. Olcese falsea los hechos al asegurar que los súbditos del reino, serán “enemigos” de Jesucristo y que para sostener tan disparatado e ilógico planteamiento (todo el contexto bíblico está en contra), no duda en sacar textos de su contexto y adulterar su sentido natural, para seguir manteniendo su propio ego. Por lo tanto y ante tal actitud, nada de lo que pueda provenir de ese caballero en materia bíblica, puede ser tomado en cuenta ya que como hemos probado desde este blog y hasta la saciedad, carece de la capacidad necesaria para razonar con un mínimo de lógica y sentido común sobre el texto sagrado. Y ello demuestra a las claras, que carece del necesario espíritu guiador de la verdad y que debe de caracterizar a todo “ungido” o Hijo de Dios, como presuntuosamente afirma ser:

Sin embargo, cuando llegue aquel, el espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propio impulso, sino que hablará las cosas que oye, y les declarará las cosas que vienen.” (Juan 16:13).

Y dado que D. Mario parece estar más perdido que un pato dentro de un garaje, en cuestiones bíblicas, solo podemos concluir que estamos hablando de un falso maestro y enemigo de Jehová, no solo porque está tergiversando Su Palabra, sino porque tercamente y con toda clase de triquiñuela tramposa, rehúsa considerar la posibilidad de estar equivocado y con lo cual, contribuye a extraviar a otros…… a pesar de tener toda la evidencia en contra suya y por lo que no es más, que una de esas personas a las que menciona en sus palabras el apóstol Pablo:

Ahora, si las buenas nuevas que declaramos están de hecho veladas, están veladas entre los que están pereciendo, 4 entre quienes el dios de este sistema de cosas ha cegado las mentes de los incrédulos, para que no pase a ellos la iluminación de las gloriosas buenas nuevas acerca del Cristo, que es la imagen de Dios.” (2 Cor. 4:3-4).

MABEL

¿DE QUÉ VA USTED, D. MARIO?

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 15/08/2011 by Armando López Golart

El día 12 de este mes de Agosto, el Sr. Olcese publicó otro video, en el que supuestamente nos daba respuesta a unos cuantos artículos que últimamente le habíamos dedicado y en el que no nos rebatía nada, pero absolutamente nada de aquello que le habíamos planteado. El video en cuestión “Los verdaderos súbditos del reino de Cristo y losTestigos de Jehová”, es de nuevo un canto al disparate, o el contradecirse a sí mismo y de seguir en su estrafalaria línea de entender las Escrituras, en que o bien saca textos de su contexto, o bien aplica  textos bíblicos a personas que ya habían muerto al momento de escribirse los mismos o como en este caso en concreto, que nos habla del significado de unos textos, pero sin indicarnos cuales son e impidiéndonos así el poder averiguar si los tales, dicen aquello que D. Mario afirma que dicen…… sencillamente nos lo tenemos que creer, porque él lo dice. Y siendo el caso que los citados textos a los que alude, de ninguna manera dicen lo que ese señor afirma que dicen; pero lean ustedes mismos su afirmación:

“…… porque en la escritura, expresamente si leemos en el libro de Apocalipsis, se nos dice que los súbditos del reino, serán regidos con vara de hierro……” (Negritas nuestras)

Y partiendo de la base que ya le hemos discutido hasta la saciedad, que no pueden los súbditos del reino ser tratados como con vara de hierro, algo de lo que ni se ha enterado o se hace el tonto, para continuar con su absurdo y disparatado discurso, es que dicho caballero nos presume tan lerdos como a la mayoría de los que le leen (porque de lo contrario, no entendemos como no le ponen las peras al cuarto, por falso y embustero) y no tiene en cuenta que nosotros sí sabemos de qué textos nos está hablando y mira por dónde además, hasta los entendemos y todo; y por ello sabemos, que no dicen nada de lo que él afirma que dicen; pero veamos los únicos textos a los que puede hacer referencia el Sr. Olcese, del libro de Apocalipsis:

Rev. 2:26-27: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones, 27 y las regirá con vara de hierro y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre.”

Rev. 12:5: “Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arrebatado hacia Dios y hacia su trono.”

Rev. 19:15: “Y de su boca sale una aguda espada larga, para que hiera con ella a las naciones y las pastoreará con vara de hierro. Pisa también el lagar de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso.”

Pero es que resulta que los contextos de estos pasajes, nos sitúan antes del milenio, precisamente cuando se produce la batalla de Armagedón y que Jesucristo junto a sus hermanos co-gobernantes, pelean contra las naciones acaudilladas por Satanás. Por ejemplo, el contexto de ese último pasaje transcrito y que continúa con el verso 16 al 21, apoya nuestra afirmación y desmiente al Sr. Olcese en su planteamiento, al decir lo siguiente:

“16 Y sobre su prenda de vestir exterior, aun sobre su muslo, tiene un nombre escrito: Rey de reyes y Señor de señores. 17 Vi también a un ángel que estaba de pie en el sol y clamó con voz fuerte y dijo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: “Vengan acá, sean reunidas a la gran cena de Dios, 18 para que coman las carnes de reyes y las carnes de comandantes militares y las carnes de hombres fuertes y las carnes de caballos y de los que van sentados sobre ellos y las carnes de todos, de libres así como de esclavos y de pequeños y grandes”. 19 Y vi a la bestia salvaje y a los reyes de la tierra y a sus ejércitos (o sea, las naciones) reunidos para hacer la guerra contra el que iba sentado en el caballo y contra su ejército. 20 Y la bestia salvaje fue prendida y junto con ella el falso profeta que ejecutó delante de ella las señales con las cuales extravió a los que recibieron la marca de la bestia salvaje y a los que rinden adoración a su imagen. Estando todavía vivos, ambos fueron arrojados al lago de fuego que arde con azufre. 21 Pero los demás fueron muertos con la espada larga del que iba sentado en el caballo, la espada que salía de su boca. Y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Acotación nuestra).

Luego nada que ver con los súbditos del reino, que aparecen al iniciarse el milenio como una gran muchedumbre sobreviviente de la gran tribulación (que no de esta batalla citada y de la que no hay sobrevivientes) y que además, difícilmente pudieran ser “quebrados” o “heridos” por Jesucristo, cuando de ellos se nos dice lo siguiente:

Estos son los que salen de la gran tribulación y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero (luego han aceptado su sacrificio redentor y por lo que se les salva de la gran tribulación). 15 Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá (en señal de aprobación) su tienda sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, 17 porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.” (Rev. 7:14-17). (Acotaciónes nuestra).

Luego D. Mario ha vuelto a meter la pata hasta el corvejón, de nuevo atribuyéndoles un sentido que no tienen a unos textos determinados, solo para salirse con la suya y por lo tanto, demostrando una vez más ser un analfabeto integral en el entendimiento bíblico o lo que es peor, manifestando mala intención y una clara terquedad a aceptar el sentido correcto de la Palabra de Jehová, en función de sus bastardos intereses personales: quiere ser Hijo de Dios, sí o sí y ser rey en el reino, para gobernar “sobre muchas ciudades”; por lo visto en su casa no le dejan mandar y ha pensado que en el reino se puede poner las botas. Porque a ese caballero ya se le ha rebatido con anterioridad desde este blog y hasta la saciedad, por ejemplo, su disparate de que los súbditos del reino serán tratados como con vara de hierro, o que los santos del AT, David entre ellos, puedan gobernar como reyes con Cristo en el reino, o de la circunstancia que a día de hoy, Jehová no tiene ungidos sobre la tierra y nunca nos ha podido rebatir los argumentos presentados como debe hacerse: empezando por desmontar los textos usados, como hacemos nosotros y no en largas y enrevesadas peroratas, a la par que disparatadas, como es el caso que nos ocupa…… porque de revocarnos un solo texto ¡ni se atreve, vamos! Y cuando es el caso, que nosotros se lo estamos haciendo continuamente…… y ni se inmuta el hombre.

Pero ya que en el video en cuestión nos cita de Abrahán y David, como seguros futuros gobernantes  en el reino de Dios, vamos a hablar de esos dos personajes para que D. Mario aprenda un poco y deje de hacer el ridículo: en primer lugar, la promesa a Abrahán y que se conoce como “el pacto abrahámico”,  fue la siguiente:

Y Jehová dijo a Abrán después que Lot se hubo separado de él: “Alza los ojos, por favor, y mira desde el lugar donde estás, hacia el norte y hacia el sur y hacia el este y hacia el oeste, 15 porque toda la tierra que estás mirando, a ti y a tu descendencia la voy a dar hasta tiempo indefinido.” (Gén. 13:14-15).

También posteriormente le dijo que haría de él una gran nación, innumerable como las estrellas de los cielos y que mediante su descendencia “se bendecirían todas las naciones de la tierra” (Gén. 22:15-18), luego nada que hiciera pensar que fue adoptado como Hijo Suyo; por otra parte, no fue “ungido” como David y no hay constancia que el espíritu Santo, como en el caso de este, se hiciera operativo sobre él en algún momento y detalle que D. Mario usa como prueba indiscutible del reconocimiento de David como Hijo de Dios; pues bien, de dicho patriarca y como hemos dicho, nada se nos afirma de algo parecido en su caso.

En cuanto a David, fue “ungido” para ser rey sobre Israel, para nada más, ya que si dicha unción hubiera conllevado el reconocimiento como Hijo de Dios ¿qué razón habría para que hubiera sido ungido por tres veces, como rey de Israel? En la primera ocasión por Samuel según 1 Sam. 16:13; la segunda por los hombres de Judá, en 2 Sam. 2:4 y la tercera y de la que vamos a leer, 2 Sam. 5:1-3:

Con el tiempo todas las tribus de Israel vinieron a David, en Hebrón y dijeron: “¡Mira! Nosotros mismos somos hueso tuyo y carne tuya. 2 Tanto ayer como antes de eso, mientras Saúl se hallaba como rey sobre nosotros, tú mismo llegaste a ser quien hacía salir a Israel y lo hacía entrar. Y Jehová procedió a decirte: “Tú mismo pastorearás a mi pueblo Israel y tú mismo llegarás a ser caudillo sobre Israel(luego nada que indique que Jehová lo consideraba un Hijo suyo, sino solo un simple caudillo de Israel, a la semejanza de Saúl o cualquier otro). 3 Así que todos los ancianos de Israel vinieron al rey, en Hebrón y el rey David celebró un pacto con ellos en Hebrón delante de Jehová; después de lo cual ellos ungieron a David por rey sobre Israel”. (Acotación nuestra).

Y que sepamos nosotros, ni Samuel, ni los citados hombres de Israel, ni los sacerdotes de las tribus de Israel, tenían autoridad para transmitir el Espíritu Santo de adopción como Hijo de Dios, circunstancia que según el registro bíblico, solo se dio con los doce apóstoles de Jesús. Luego David fue elegido y posteriormente “ungido” como rey sobre Israel, exactamente lo mismo que el Sumo sacerdote, que era “ungido” para ejercer su ministerio sacerdotal, o como los jueces lo fueron para ejercer otras comisiones delegadas por Jehová, porque ¿qué significa la expresión “ungido”? Pues sencillamente “elegido” o “escogido” para una comisión divina…… la que fuere, pero nada más. Por otra parte y asunto importantísimo, ni Abrahán ni David, se contaban entre aquellos que, según Jesucristo, tenían que “vencer” si querían gobernar o reinar con él, en el reino de Dios:

Al que venza, le concederé sentarse conmigo en mi trono, así como yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.” (Rev. 3:21).

Ahora bien ¿qué se puede entender, por vencer como Jesucristo venció (Rev. 3:21)? Veamos cómo nos lo explica el apóstol Pablo:

Porque si hemos sido unidos con él en la semejanza de su muerte, ciertamente también seremos unidos con él en la semejanza de su resurrección.” (Rom. 6:5).

Y ello implicaba obviamente una muerte en sacrificio al igual que Jesús, en defensa de su lealtad a Jehová. Sin embargo, veamos como murieron ambos personajes:

Y estos son los días de los años de la vida de Abrahán que él vivió: ciento setenta y cinco años. 8 Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho de días (o “lleno de días”, o años, según traducciones) y fue recogido a su pueblo.” (Gén. 25:7-8). (Acotación nuestra).

Luego murió en la cama de muerte natural, exactamente como el rey David:

En cuanto a David hijo de Jesé, reinó sobre todo Israel; 27 y los días que él reinó sobre Israel fueron cuarenta años. En Hebrón reinó por siete años y en Jerusalén reinó por treinta y tres años. 28 Y por fin murió en buena vejez, satisfecho de días, riquezas y gloria; y Salomón su hijo empezó a reinar en lugar de él.” (1 Crón. 29:26-28)

O sea que “igualitico”, a la muerte que tenían que experimentar aquellos que con Jesucristo quisieran gobernar…… ¡“clavao”, oigan!

Por lo tanto y puesto que no murieron a la “semejanza” de Cristo y si Pablo no andaba pasado de copas cuando dijo eso, o que a Jesucristo no le hubiera dado “un aire” cuando estaba transmitiendo la Revelación a Juan…… puesto que no habían vencido como Jesús, no se podían levantar en una resurrección a la “semejanza” de Jesucristo, eso es, como perfectos Hijos de Dios y por tanto, herederos del reino en calidad de reyes y sacerdotes. Y lo cual cuadra perfectamente con lo que dijo Jesús en Juan 3:5, texto que D. Mario viola flagrantemente, con esa estupidez acerca de que Abrahán había renacido por el “agua de la palabra del evangelio que le fue predicado de antemano” y afirmación que no avala con ningún texto bíblico, luego otra vez hay que creerle porque él lo dice. Y es que en un video anterior y por eso decíamos al principio de este escrito que se contradice, vean lo que afirmaba de este pasaje de Juan 3:5 y en el artículo publicado el 24/07/11 bajo el título “Apologista; entendiendo el pacto davídico”:

“…… este reino va ser compartido por los santos, por la Iglesia, los conversos…… por los hijos de Dios y por eso Jesús aparece y dice que hay que nacer de nuevo para poder también entrar en este reino ¡no se puede entrar en el reino sin nacer de nuevo!…… ni siquiera asomarse al reino: uno tiene que nacer de nuevo… no hay otra forma para entrar… esto es muy importante: nacer de nuevo… no hay otra forma; y se nace desde el agua y del espíritu……”

O sea, tan importante, como que a David, Abrahán y otros, no les hizo puñetera falta para llegar a ser Hijos de Dios…… vamos bien Sr. Olcese… vamos bien.

Y que por otra parte, dicho caballero nos ha repetido hasta la saciedad, la necesidad de los siervos de Dios de tener que sufrir grandes sacrificios para poder alcanzar el reino, o sea, han de vencer (Rev. capítulos 2 y4) para alcanzar esta gloria y lo cual significa tener una muerte de sacrificio igual que Jesús (Rom. 6:5) y que es obvio, que este no fue el caso de esos dos personajes, Abrahán y David (entre otros), tal como ha quedado demostrado según el registro bíblico. Pero puestos a sacar falaces argumentos para salirse con la suya, nos sale afirmando que los TJ enseñan que esos personajes serán “meros vasallos” en el reino y cuestión en la que nosotros le desafiamos a que saque alguna Atalaya o cualquier otra publicación de esos señores que se manifiesten explícitamente en ese sentido. Porque lo que ellos siempre han dicho y nosotros apoyamos (no porque hayamos sido miembros de la secta, sino porque tienen razón), es que esos personajes prominentes del AT (junto a los miembros ungidos y algunos de los ancianos de la citada secta y punto, en el que ya no estamos para nada  de acuerdo) ocuparán puestos de privilegio, según el Sal. 45:16:

En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

Pero es que esto se lo acabamos de decir hace tan solo dos telediarios, concretamente en nuestro artículo del día nueve ¿o es de este señor no sabe leer? ¿O es que en su paroxismo ni se entera de lo que le dicen y tanto le da Juana, como su hermana? Y texto que por otra parte, continúa desmintiendo a D. Mario en su estrafalaria afirmación, ya que en él se nos dice que los antepasados (o padres, según versiones) de Jesucristo, pasan a convertirse en sus hijos; sin embargo sabemos, que los que heredan el reino con Cristo, son sus hermanos, en consecuencia, Hijos de Jehová. Por lo tanto, si esos antepasados de Jesucristo, los Abrahán, Moisés, Noé, Isaac, David, Daniel, etec., etc., pasan a ser hijos de Jesucristo, que no hermanos, es obvio entonces y a pesar de las absurdas y disparatadas ideas del Sr. Olcese, que no pueden ser Hijos de Dios y por tanto, heredar el reino en calidad de reyes y sacerdotes del mismo (Rev. 20:6). Porque además, si cualquiera de esas personas, por ejemplo David, como de manera tan enfática proclama dicho caballero, hubieran recibido el reconocimiento como Hijos de Dios ¿de qué manera hubiera podido ser Jesucristo, el “primogénito de entre muchos hermanos”? (Rom. 8:29).

Pero como nos tememos que de nuevo para nada servirán nuestros argumentos, puesto que ya el pasado día 12, el Sr. Olcese me mando un correo personal, intentando convencerme de la veracidad de ese despropósito que perpetra en el video que les señalamos al principio de este escrito, pero sin una sola referencia a los dos artículos que supuestamente pretendía rebatirme en el video citado al inicio de nuestro artículo, creemos que lo más sensato es dejarlo aquí, porque ante tanta idiocia no se puede discutir. Luego nos dedicaremos (como ya hemos hecho) a plantearle algunas preguntas y a las que estamos convencidos no nos va responder y que si lo hace, va a ser peor, porque probablemente será con un disparate superior al anterior y que le va a dejar más en evidencia de lo que ya está quedando; aunque para lo que a él eso le importa…… pues eso.

MABEL

¡SOLO ME FALTABA ESE……!

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 14/08/2011 by Armando López Golart

Y es que no salgo de una que ya me meten en otra y vean porque se lo digo: hace unos días y dándome un garbeo por Internet, me encontré que el Dr. Javier Rivas Martínez, había publicado en su blog un artículo (día 8 del mes en curso), titulado “El glorioso primer día de la semana” y en el que D. Javier hablaba de los Adventistas del Séptimo Día; yo, corazón de buen alma y pensando que siempre hay puntos o detalles que se deben conocer para ampliar horizontes y que además, le pueden servir a uno para usar en otro momento, me puse tranquilamente a leerlo. Y cuando menos me lo esperaba y sin venir a cuento, me encuentro de pronto con el siguiente comentario:

Tampoco somos unos encubiertos sectarios como el falso maestro, hereje e hijo del diablo que se hace llamar “ARMANDO LÓPEZ GOLART”, que desesperada e hipócritamente trata de persuadir con mañosa actitud al “cibernauta” serio e interesado en las Cosas de Dios, con una sarta de mentiras irrisorias religiosas, sino que somos, en buena lid, cristianos verdaderos que anhelamos con todo el alma que otros entiendan, que asimilen las verdades fundamentales salvíficas que reposan en la Santa Biblia.”

Reconozco que me costó reponerme de la impresión, ante tal manifestación de bilis y rabia incontenida, porque sinceramente no me esperaba esto; hacía mucho tiempo que no teníamos relación, o sea, que hacía mucho tiempo que no me había insultado y por lo tanto, me quedé un poco dudando sobre qué hacer ante semejante agresión: responder de igual manera no me es posible, ya que aun sin los estudios universitarios del citado caballero y a los que añade en el campo de lo religioso, tales como investigador, evangelista, erudito, maestro bíblico y no sé cuántas cosas más, resulta que en educación le doy sopas con honda. Mis padres no pudieron costearme una carrera, pero me dieron un exquisita educación que me impide bajarme a esos terrenos cenagosos en donde dicho caballero se encuentra a sus anchas. Por lo cual, no me quedaba otra opción que la que siempre he mantenido: callarme y dejar que cada uno se coloque en el lugar que le corresponde, consolándome con aquello de que el insulto no mancha a quién lo recibe, sino al que lo remite.

Pero la cuestión, es que hacía nada que me las había tenido con D. Mario Olcese y que en un artículo dirigido a los TJ, me metió a mí que ni siquiera pasaba por ahí y que ha originado la de Troya y que veremos como acaba. Pero hete aquí, que me sale ahora ese “caballero” y me lía con Los Adventistas del Séptimo Día y me suelta la que me suelta…… y es que como siga así, cualquier día se levanta D. Javier con los cables cruzados (o sea, más cruzados de lo que normalmente se tiene), me relaciona con el ganadero propietario del toro “Islero” y me acusa de la muerte de “Manolete”.

Pero “minucias” aparte, me permito señalarle al Dr. Rivas que hace unos días nuestro común amigo Mario Olcese, publicó un video titulado “Apologista: entendiendo el pacto davídico” (24/07/11) y en el que manda a hacer puñetas su enseñanza (la de D. Javier) acerca de que los santos del AT, gobernarán como reyes con Cristo y planteamiento que tiene su máxima expresión en el artículo “Una resurrección simultánea (los santos del antiguo y nuevo testamento)” y cuya conclusión final, dice así:

El orden cronológico de los acontecimientos en el programa de «la primera resurrección» (Ap. 20:6), quedaría entonces de la siguiente manera:

1. La resurrección de Cristo: «Las Primicias» ( 1 Co. 15:23).
2. La resurrección de los Santos del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento (Dn. 12:1, 2; Is. 26:19; 1 Ts. 4:16; Ap. 20:3-5).

«La resurrección de los muertos inicuos y rebeldes a Dios», «la segunda»: Tendrá su consumación hasta que el Reinado milenario de Cristo haya concluido (Ap. 20:5, 11-14).”

Pero claro, ello nos colocaría a los santos del AT en la primera resurrección y en la que participan solo aquellos que han de gobernar con Cristo (Rev. 20:6)…… y según el Sr. Olcese, eso no es posible porque esos personajes no reúnen los dos requisitos establecidos por Jesús en Juan 3:5, para todos aquellos que quisieran gobernar con Jesucristo en el reino de dios; vea, vea, D. Javier:

“…… este reino va ser compartido por los santos, por la Iglesia, los conversos…… por los hijos de Dios y por eso Jesús aparece y dice que hay que nacer de nuevo para poder también entrar en este reino ¡no se puede entrar en el reino sin nacer de nuevo!…… ni siquiera asomarse al reino: uno tiene que nacer de nuevo… no hay otra forma para entrar… esto es muy importante: nacer de nuevo… no hay otra forma; y se nace desde el agua y del espíritu……”

Y como el Dr. Rivas sabrá (suponemos), esos requisitos solo se hicieron accesibles a partir del Pentecostés de 33 E.C., cuando fue derramado el Espíritu Santo sobre los doce discípulos; por lo tanto, esos santos del AT no podían reunirlos porque habían muerto siglos antes y en consecuencia, no pueden gobernar con Jesucristo en el reino de Dios. Pero lo tanto ello significaría, que esas personas y según la original interpretación de D. Javier de Juan 5:28-29, serían levantadas en la segunda resurrección para destrucción eterna…… ¿o cómo es eso Sr. Rivas? Y si dicho caballero quiere más información, solo tiene que visitar nuestro blog y allí la tiene a su disposición, aunque me consta que ya lo ha hecho. Porque lo cierto es que desde este blog nosotros siempre hemos mantenido dicha postura, aunque nunca se nos ha tomado en cuenta.

Pero el problema en el caso del Sr. Rivas y de ahí esos “piropos” que sin venir a cuento me manda, es que leyendo como lee todo lo que publico (como acabo de decir) es incapaz de poder contra argumentar cualquiera de mis planteamientos y eso lo pone a parir. Cosa que viene ya de antiguo, ya que en vista de su total incapacidad bíblica para rebatir uno solo de los argumentos que en contra de sus planteamientos yo le formulaba, pues pasaba al insulto y a la descalificación personal, como han podido apreciar en el caso que nos ocupa y repito, sin que hubiera motivo para ello. Porque como ya les he dicho, llevábamos meses sin meternos el uno con el otro, pero claro, el cuelga en sus blogs casi todo lo que publica Olcese, como ese disparate en versión grabada “¿Qué es el paraíso?” y lo cual le hace, por colaboración, partícipe del desaguisado; y puesto que también lee lo que yo respondo a esa especie de agresiones al intelecto y al sentido común, que perpetra el amigo Mario…… pues como no puede meterle el diente por ningún lado (como siempre)porque es un analfabeto integral en cuestiones bíblicas, la rabia lo descompone y ya han visto lo que de ello se deriva: insultos y descalificaciones personales, impropias en una persona de su posición.

Pero lo que resulta cómico, es que alguien que se las da de Hijo de Dios y se supone por tanto, lleno del guiador espíritu de la verdad (Juan 16:13), aparte de evangelista, erudito, investigador, maestro bíblico y probablemente, presidente de la comunidad de vecinos de su área, no pueda mediante argumentos convincentes, responder a un “encubierto sectario, falso maestro, hereje e hijo del diablo” y ponerle las peras al cuarto, desmontando “sus mentiras irrisorias”, como según él, es mi caso. Por otra parte, conducta totalmente impropia de un “ungido” o Hijo de Dios, ya que no nos imaginamos a Pablo, por ejemplo, mandando a alguien a hacer puñetas porque discrepaba de alguna de sus enseñanzas…… al menos, no fue eso lo que aconsejó:

Pero el esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos, capacitado para enseñar, manteniéndose reprimido bajo lo malo, 25 instruyendo con apacibilidad a los que no están favorablemente dispuestos; ya que Dios quizás les dé arrepentimiento que conduzca a un conocimiento exacto de la verdad, 26 y recobren el juicio fuera del lazo del Diablo, ya que han sido pescados vivos por él para la voluntad de ese.” (2 Tim. 2:24-26).

“…… que no hablen perjudicialmente de nadie, que no sean belicosos, que sean razonables, y desplieguen toda apacibilidad para con todos los hombres.” (Tito 3:2).

O en el caso de Pedro:

Antes bien, santifiquen al Cristo como Señor en su corazón, siempre listos para presentar una defensa ante todo el que les exija razón de la esperanza que hay en ustedes, pero haciéndolo junto con genio apacible y profundo respeto.” (1 Ped. 3:15).

Luego cualquier parecido con el Sr. Rivas es pura coincidencia; entonces ¿qué ocurre? Pues nada, sencillamente que el citado “caballero” no es un “ungido” o hijo de Dios, sino que es un farsante presuntuoso y altanero, que solo sirve para lucir “pose” en el escaparate de sus blogs. Y si no es así, yo le desafío públicamente que haciendo frente común con otro que tal baila, el Sr. Olcese, entre los dos sean capaces de rebatir los argumentos que planteo en los artículos de los días 1, 9 y 11 de este mes de Agosto y que prácticamente son los mismos…… ¿a que no tienen lo que hay que tener? Y no se asusten queridos lectores, que solo me refiero a la necesaria capacidad de entendimientos bíblico…… ¿qué habían pensado ustedes?

Pero yo ya les garantizo que no lo harán: el Sr. Olcese, porque continuará con su “matraca” publicando los mismos disparates, como si la cosa no fuera con él, o defecando una de esas largas peroratas sin sentido y que nada nos aclaran, con las que pretende dar a entender que me ha dado oportuna respuesta, cómo siempre ha hecho; y cuanto al Sr. Rivas, pues a lo suyo, a llamarme hijo de Satanás, hereje, excremento watchtoweriano y otras lindezas por el estilo…… pero que quieren, cada uno vale para lo que vale. Pero por otra parte ¿qué más se puede esperar de una persona, que lleva dos años pendiente de responderme en que resurrección de las dos de Juan 5:28-29 y según su estrafalario entendimiento del citado texto, me coloca a Juan el Bautista? Y persona que como máximo logro de interpretación bíblica y refiriéndose a Rev. 21:1 y en su última frase “y el mar ya no existe” afirma la siguiente animalada:

«Y el mar ya no existía más», significa que la nueva creación no contará con océanos, con mares literales, habiendo sido éstos eliminados como parte de la antigua creación, y porque esta fuente de innumerables y variadas riquezas dejará de tener una importancia vital. El mar continuará existiendo en el Reino Milenario (léase Ez. 47:8, que es un verso escatológico-milenario).” (Negritas mías).

Y esta burrada, la tienen publicada en su blog el 24 de Julio de 2010, bajo el título “La nueva creación de Dios (cielos nuevos y tierra nueva)” y que yo le respondí el 1 de Agosto siguiente (me costó recuperarme de la impresión) con “Cuando el absurdo supera los límites” y…… ¿qué creen que me respondió el hombre? Pues un correo al día siguiente, o sea, el 2 de Agosto, en el que encima parecía echarme la culpa a mí de su fantasmada:

Autor : Javicho Rivas (IP: 201.143.10.174 , 201.143.10.174.dsl.dyn.telnor.net)
E-mail : javier_2400@hotmail.com
URL :
Whois :
http://ws.arin.net/cgi-bin/whois.pl?queryinput=201.143.10.174
Comentario:
Armando, que persona tan complicada y contradictoria eres, en serio. Me asombra que creas todos esos cuentos chinos inventados por tu alucinante mente descarriada y que escribes tan temerariamente. No vale la pena estar gastando letras para refutarte todas tus superfluas necedades. Para subir la barda, que no es muy alta, solamente se requiere una escalera chica y no un haz de luz para que logres encaramarte sobre ella. Te haces la vida muy pesada con tus ideas torcidas y personales. Bueno, sigue en tus locas convicciones, ya Dios te arreglara’. Como le platicaba a Mario, en lo cual acordamos, has dejado por fuera la WT. pero por dentro no la has dejado de venerar.
A pesar de todo lo que te hizo, no has tenido el valor de denunciarla. Muy raro el asunto; gato encerrado hay en esto.
Amor encontrado y enfermizo?
Yes!
Ay Armando, ay Armando.

Pero de responder al tema objeto de refutación y que es lo que cuenta, nada de nada…… pues esta es la calaña de semejante sujeto y que no merece otro calificativo, así como no lo merecen todos aquellos que estando al tanto del asunto, no tomaron parte señalándole  a ese señor que estaba escarneciendo la Palabra de Jehová y por tanto, dieron por buena semejante brutalidad. Por lo tanto y a pesar de sus muchos conocimientos y presuntuosas afirmaciones de hablar en nombre de Dios (en su calidad de presuntos “ungidos”), no son más que falsos maestros y de los que Jehová, por medio de Pedro, nos dice lo siguiente:

Sin embargo, llegó a haber también falsos profetas entre el pueblo, como también habrá falsos maestros entre ustedes. Estos mismísimos introducirán calladamente sectas destructivas y repudiarán hasta al dueño que los compró, trayendo sobre sí mismos destrucción acelerada.” (2 Ped. 2:1).

O sea que traerían confusión, por medio de sus disparatadas y distintas enseñanzas y que no resisten un mínimo de análisis bíblico. Y es cierto que cuando trato de estos temas, me salgo un poco de mis casillas y por lo que les ruego me disculpen. Pero es que cuando veo tanto fantoche suelto por ahí, atribuyéndose con todo descaro el ser “ungidos” o Hijos de Dios, luego atribuyéndose una autoridad que Jehová no les ha dado y que por lo tanto, no pueden demostrar de ninguna de las maneras y publicando esas burradas que solo contribuyen a desorientar a las personas de buena fe que les lee, me entra el “telele”. Pero no se preocupen, que les tendré al tanto de nuevos acontecimientos…… perdón, quería decir, de los nuevos insultos del Sr. Rivas.

Armando López Golart

UNA NUEVA PREGUNTA PARA APOLOGISTA.

Posted in Uncategorized with tags , , , on 12/08/2011 by Armando López Golart

Sr. Olcese:

Acabamos de visionar su última grabación “Los verdaderos súbditos del reino de Cristo y los Testigos de Jehová” y en donde usted afirma la condición de Hijos de Dios de personajes como Abraham o David y otros notables del AT (condición indispensable para heredar el reino) y los argumentos con que apoya su idea y que nos han hecho dudar un poco, porque usted de nuevo hace referencia a Juan 3:5:

Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.”

Por lo que debido a la categórica afirmación de Jesús, se nos ocurre la siguiente pregunta: ¿a partir de cuándo, según usted, se hicieron accesibles dichos requisitos, para aquellos que desearan alcanzarlos?

Creemos que es un factor clave para aclarar la duda que nos ha asaltado al visionar su artículo y por lo cual le agradecemos anticipadamente su atención al atendernos.

MABEL